El hacha y el mango

El hacha y el mango de Félix María Samaniego

Un hombre que en el bosque se miraba
con un hacha sin mango, suplicaba
a los árboles diesen la madera
que más sólida fuera
para hacerle uno fuerte y muy durable.

Al punto la arboleda innumerable
le cedió el acebuche, y él, contento,
perfeccionando luego su instrumento,
de rama en rama va cortando a gusto
del alto roble el brazo más robusto.

Y a los árboles todos recorría,
y mientras los mejores elegía,
dijo la triste Encina al Fresno: "¡Amigo,
infeliz del que ayuda a su enemigo!"