Abrir menú principal

El espejo engañoso
de Federico García Lorca



   Verde rama exenta
de ritmo y de pájaro.

   Eco de sollozo
sin dolor ni labio.
Hombre y Bosque.

   Lloro
frente al mar amargo.
¡Hay en mis pupilas
dos mares cantando!