El duro hierro agudo que la mano

El duro hierro agudo que la mano de Fernando de Herrera


 El duro hierro agudo que la mano,   
 rica de mis despojos por vos siente,   
 y la sangre esparció que amor ardiente   
 guardó cual néctar puro y soberano;   
 

 guiolo amor, y abrió manso y humano 
 lugar al dolor vuestro tiernamente;   
 que el mal que siento grave y vehemente,   
 blando siente el cruel pecho tirano.   
 

 La herida terrible que en mis ojos   
 de los vuestros entró, y causó mi pena,  
 venganza toma ahora en vuestro yerro.   
 

 No es culpa vuestra, es gloria a mis despojos;   
 y así, que os hiera el dulce amor ordena,   
 como a mí vuestros ojos, vuestro hierro.