El cobarde más valiente: 32

Escena II
Pág. 32 de 93
El cobarde más valiente Acto II Tirso de Molina
  
Sale SANCHA, en hábito de hombre,
y BOTIJA.


SANCHA

¿Cuándo un alma enamorada
temió peligros de honor?
Los imposibles mayores
amor los convierte en flores
porque es lisonjero amor. 40
Buscando vengo a Martín
disfrazada en el vestido,
aunque amor, como advertido,
mal puede encubrirse en fin;
pues, por templar los enojos 45
que causa mi ardiente fuego,
pretende mostrarse luego
en el agua de mis ojos.
Y así en el disfraz mayor
con que amor cubrirme quiere, 50
verá quien mis ojos viere
que vengo muerta de amor.
Si, como es Martín gallardo,
sustenta el alma animosa
no habrá mujer más dichosa; 55
verle solamente aguardo
que entre las escuadras lidie
para dalle mis deseos
mil amorosos trofeos
que nuestra montaña envidie. 60
Estos son los pabellones
del pueblo cristiano, y pienso
que quieren lidiar.


BOTIJA

Suspenso
por más de veinte razones
me tiene el montañesillo 65
que está en el valle parado.


SANCHA

Hacia aquí viene un soldado;
como él quiera he de servillo
para encubrirme mejor.


BOTIJA

¡Qué bien la vista repara! 70
¡Par Dios! Cortada la cara
parece a Sancha.