El burlador de Sevilla: 60

Pág. 60 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina




MOTA:

            Pues es tiempo, gran señor,
            que a luz verdades se saquen,
            sabrás que don Juan Tenorio
            la culpa que me imputaste
            cometió, que con mi capa
            pudo él cruel engañarme
            de que tengo dos testigos.

REY:

            ¿Hay desvergüenza tan grande?

DIEGO:

            En premio de mis servicios
            haz que le prendan, y pague
            sus culpas, porque del cielo
            rayos contra mí no bajen,
            siendo mi hijo tan malo.

REY:

            ¿Esto mis privados hacen?
                            Sale CATALINON

CATALINON:

            Escuchad, oíd, señores,
            el suceso más notable
            que en el mundo ha sucedido,
            y en oyéndolo matadme.
            Don Juan, del comendador
            haciendo burla una tarde,
            después de haberle quitado
            las dos prendas que más valen,
            tirando al bulto de piedra
            la barba por ultrajarle,
            a cenar le convidó.
            ¡Nunca fuera a convidarle!
            Fue el bulto, y le convidó
            y agora, porque no os canse,
            acabando de cenar
            entre mil presagios graves
            de la mano le tomó
            y le aprieta hasta quitalle
            la vida, diciendo "Dios
            me manda que así te mate,
            castigando tus delitos.
            ¡Quién tal hace, que tal pague!"

REY:

            ¿Qué dices?

CATALINON:

            Lo que es verdad,
            diciendo antes que acabase,
            que a doña Ana no debía
            honor, que lo oyeron antes
            del engaño.

MOTA:

            Por las nuevas
            mil albricias quiero darte.

REY:

            ¡Justo castigo del cielo!
            Y agora es bien que se casen
            todos, pues la causa es muerta,
            vida de tantos desastres.

OCTAVIO:

            Pues ha enviudado Isabela,
            quiero con ella casarme.

MOTA:

            Yo con mi prima.

BATRICIO:

            Y nosotros
            con las nuestras, porque acabe
            "El convidado de piedra."

REY:

            Y el sepulcro se traslade
            en San Francisco en Madrid
            para memoria más grande.

                              FIN DE LA COMEDIA




El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III