El burlador de Sevilla: 6

Pág. 6 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina


ISABELA:

            Sí, señor.

REY:

            No importan fuerzas,
            guardas, criados, murallas,
            fortalecidas almenas,
            para amor, que la de un niño
            hasta los muros penetra.
            Don Pedro Tenorio, al punto
            a esa mujer llevad presa
            a una torre, y con secreto
            haced que al duque le prendan;
            que quiero hacer que le cumpla
            la palabra, o la promesa.

ISABELA:

            Gran señor, volvedme el rostro.

REY:

            Ofensa a mi espalda hecha,
            es justicia y es razón
            castigalla a espaldas vueltas.

                              Vase el REY

PEDRO:

            Vamos, duquesa.

ISABELA:

            (Mi culpa
Aparte
            no hay disculpa que la venza,
            mas no será el yerro tanto
            si el duque Octavio lo enmienda).

                              Vanse todos

                      [En el palacio del duque Octavio]

               Salen el duque OCTAVIO, y RIPIO su criado

RIPIO:

            ¿Tan de mañana, señor,
            te levantas?

OCTAVIO:

            No hay sosiego
            que pueda apagar el fuego
            que enciende en mi alma amor.
            Porque, como al fin es niño,
            no apetece cama blanda,
            entre regalada holanda,
            cubierta de blanco armiño.
            Acuéstase. No sosiega.
            Siempre quiere madrugar
            por levantarse a jugar,
            que al fin como niño juega.
            Pensamientos de Isabela
            me tienen, amigo, en calma;
            que como vive en el alma,
            anda el cuerpo siempre en vela,
            guardando ausente y presente,
            el castillo del honor.

RIPIO:

            Perdóname, que tu amor
            es amor impertinente.

OCTAVIO:

           ¿Qué dices, necio?



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III