El burlador de Sevilla: 52

Pág. 52 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina


REY:

            Pues ¿no ha tomado bien el casamiento?

DIEGO:

            Siente, señor, el nombre de infamada.

REY:

            De otra causa precede su tormento,
            ¿dónde está?

DIEGO:

            En el convento está alojada
            de las Descalzas.

REY:

            Salga del convento
            luego al punto, que quiero que en palacio
            asista con la reina, más de espacio.

DIEGO:

            Si ha de ser con don Juan el desposorio,
            manda, señor, que tu presencia vea.

REY:

            Véame, y galán salga, que notorio
            quiero que este placer al mundo sea.
            Conde será desde hoy, don Juan Tenorio,
            de Lebrija, él la mande y la posea;
            que si Isabela a un duque corresponde,
            ya que ha perdido un duque, gane un conde.

DIEGO:

            Todos por la merced, tus pies besamos.

REY:

            Merecéis mi favor tan dignamente,
            que si aquí los servicios ponderamos,
            me quedo atrás con el favor presente.
            Paréceme, don Diego, que hoy hagamos
            las bodas de doña Ana juntamente.

DIEGO:

            ¿Con Octavio?

REY:

            No es bien que el duque Octavio
            sea el restaurador de aqueste agravio.
            Doña Ana, con la reina, me ha pedido
            que perdone al marqués, porque doña Ana,
            ya que el padre murió, quiere marido,
            porque si le perdió, con él le gana.
            Iréis con poca gente, y sin ruido
            luego a hablalle, a la fuerza de Triana,
            por su satisfacción, y por su abono,
            de su agraviada prima, le perdono.

DIEGO:

            Ya he visto lo que tanto deseaba.

REY:

            Que esta noche han de ser, podéis decille,
            los desposorios.

DIEGO:

            Todo en bien se acaba;
            fácil será el marqués el persuadille,
            que de su prima amartelado estaba.

REY:

            También podéis a Octavio prevenille.
            Desdichado es el duque con mujeres,
            son todas opinión, y pareceres.
            Hanme dicho que está muy enojado
            con don Juan.

DIEGO:

            No me espanto, si ha sabido
            de don Juan el delito averiguado
            que la causa de tanto daño ha sido.
            El duque viene.

REY:

            No dejéis mi lado,
            que en el delito sois comprehendido.
                         Sale el duque OCTAVIO

OCTAVIO:

            Los pies, invicto rey, me dé tu alteza.

REY:

            Alzad, duque, y cubrid vuestra cabeza.
            ¿Qué pedís?


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III