El burlador de Sevilla: 51

Pág. 51 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina


GONZALO:

            A la capilla.

JUAN:

            ¿Iré solo?

GONZALO:

            No, id los dos,
            y cúmpleme la palabra
            como la he cumplido yo.

JUAN:

            Digo que la cumpliré,
            que soy Tenorio.

GONZALO:

            Y yo soy
            Ulloa.

JUAN:

            Yo iré sin falta.

GONZALO:

            Yo lo creo. Adiós.

JUAN:

            Adiós.
                            Va a la puerta
            Aguarda, te alumbraré.

GONZALO:

            No alumbres, que en gracia estoy.


Vase GONZALO muy poco a poco, mirando a don JUAN,
y don JUAN a él, hasta que desaparece, y queda don JUAN con pavor

JUAN:

            ¡Válgame Dios! Todo el cuerpo
            se ha bañado de un sudor
            helado, y en las entrañas
            se me ha helado el corazón.
            Un aliento respiraba,
            organizando la voz
            tan frío, que parecía
            infernal respiración.
            Cuando me tomó la mano
            de suerte me la abrasó,
            que un infierno parecía
            más que no vital calor.
            Pero todas son ideas
            que da a la imaginación
            el temor; y temer muertos
            es más villano temor.
            Si un cuerpo con alma noble,
            con potencias y razón,
            y con ira, no se teme,
            ¿quién cuerpos muertos temió?
            Iré mañana a la iglesia,
            donde convidado estoy,
            porque se admire y espante
            Sevilla de mi valor.
                               Vase don JUAN

                    [Sevilla, el palacio real]

        Sale el REY, don DIEGO Tenorio, y acompañamiento

REY:

           ¿Llegó al fin Isabela?

DIEGO:

           Y disgustada.


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III