El burlador de Sevilla: 50

Pág. 50 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso_de_Molina


CATALINON:

            Hombre es de mucho valor,
            que él es piedra, tú eres carne,
            no es buena resolución.
    GONZALO hace señas, que se quite la mesa, y queden solos

JUAN:

            Hola, quitad esa mesa,
            que hace señas que los dos
            nos quedemos, y se vayan
            los demás.

CATALINON:

            Malo, por Dios,
            no te quedes, porque hay muerto
            que mata de un mojicón
            a un gigante.

JUAN:

            Salíos todos,
            a ser yo Catalinón.
            Vete.
Vanse, y quedan los dos solos, y hace señas que cierre la puerta
            ¿Qué cierre la puerta?
            Ya está cerrada, y ya estoy
            aguardando lo que quieres,
            sombra, fantasma o visión.
            Si andas en pena, o si buscas
            alguna satisfacción,
            aquí estoy, dímelo a mí,
            que mi palabra te doy
            de hacer todo lo que ordenes.
            ¿Estás gozando de Dios?
            ¿Eres alma condenada
            o de la eterna región?
            ¿Díte la muerte en pecado?
            Habla, que aguardando estoy.
                    Paso, como cosa del otro mundo

GONZALO:

            ¿Cumplirásme una palabra
            como caballero?

JUAN:

            Honor
            tengo, y las palabras cumplo,
            porque caballero soy.

GONZALO:

            Dame esa mano, no temas.

JUAN:

            ¿Eso dices? ¿Yo temor?
            Si fueras el mismo infierno
            la mano te diera yo.
                             Dale la mano

GONZALO:

            Bajo esa palabra y mano
            mañana a las diez, te estoy
            para cenar aguardando.
            ¿Irás?

JUAN:

            Empresa mayor
            entendí que me pedías.
            Mañana tu huésped soy.
            ¿Dónde he de ir?


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III