El burlador de Sevilla: 48

Pág. 48 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina



Toma don JUAN la vela, y llega a la puerta, sale al encuentro don GONZALO, en la forma que estaba en el sepulcro, y don JUAN se retira atrás turbado, empuñando la espada, y en la otra la vela, y don GONZALO hacia él con pasos menudos, y al compás don JUAN, retirándose, hasta estar en medios del teatro




JUAN:

            ¿Quién va?

GONZALO:

            Yo soy.

JUAN:

            ¿Quién sois vos?

GONZALO:

            Soy el caballero honrado
            que a cenar has convidado.

JUAN:

            Cena habrá para los dos,
            y si vienen más contigo,
            para todos cena habrá,
            ya puesta la mesa está.
            Siéntate.

CATALINON:

            ¡Dios sea conmigo,
            San Panuncio, San Antón!
            Pues ¿los muertos comen? Di.
            Por señas dice que sí.

JUAN:

            Siéntate, Catalinón.

CATALINON:

            No señor, yo lo recibo
            por cenado.

JUAN:

            Es desconcierto.
            ¿Qué temor tienes a un muerto?
            ¿Qué hicieras estando vivo?
            Necio y villano temor.

CATALINON:

            Cena con tu convidado,
            que yo, señor, ya he cenado.

JUAN:

            ¿He de enojarme?

CATALINON:

            Señor,
            ¡vive Dios que huelo mal!

JUAN:

            Llega, que aguardando estoy.

CATALINON:

            Yo pienso que muerto soy
            y está muerto mi arrabal.
                         Tiemblan los CRIADOS

JUAN:

            Y vosotros, ¿qué decís
            y qué hacéis? Necio temblar.

CATALINON:

            Nunca quisiera cenar
            con gente de otro país.
            ¿Yo, señor, con convidado
            de piedra?

JUAN:

            Necio temor.
            Si es piedra, ¿qué te ha de hacer?

CATALINON:

            Dejarme descalabrado.

JUAN:

            Háblale con cortesía.

CATALINON:

            ¿Está bueno? ¿Es buena tierra
            la otra vida? ¿Es llano os sierra?
            ¿Préciase allá la poesía?

CRIADO 1:

            A todo dice que sí
            con la cabeza.

CATALINON:

            ¿Hay allá
            muchas tabernas? Sí habrá,
            si Noé reside allá.

JUAN:

            ¡Hola, dadnos de cenar!

CATALINON:

            Señor muerto, ¿allá se bebe
            con nieva?
                      Baja la cabeza don GONZALO
            Así que allá hay nieve;
            buen país.