El burlador de Sevilla: 45

Pág. 45 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina


ISABELA:

            ¡Calla, mujer maldita!
            ¡Vete de mi presencia, que me has muerto!
            Mas, si el dolor te incita
            no tienes culpa tú. Prosigue, ¿es cierto?

TISBEA:

            Tan claro es como el día.

ISABELA:

            ¡Mal haya la mujer que en hombres fía!
            Pero sin duda el cielo
            a ver estas cabañas me ha traído,
            y de ti mi consuelo
            en tan grave pasión ha renacido
            para venganza mía.
            ¡Mal haya la mujer que en hombres fía!

TISBEA:

            ¡Que me llevéis os ruego
            con vos, señora, a mí y a un viejo padre,
            porque de aqueste fuego
            la venganza me dé que más me cuadre,
            y al rey pida justicia
            de este engaño y traición, de esta malicia!
            Anfriso, en cuyos brazos
            me pensé ver en tálamo dichoso,
            dándole eternos lazos,
            conmigo ha de ir, que quiere ser mi esposo.

ISABELA:

            Ven en mi compañía.

TISBEA:

            ¡Mal haya la mujer que en hombres fía!

                          Vanse ISABELA y TISBEA

                         [En la catedral de Sevilla]

                     Salen don JUAN y CATALINON

CATALINON:

            Todo en mal estado está.

JUAN:

            ¿Cómo?

CATALINON:

            Que Octavio ha sabido
            la traición de Italia ya,
            y el de la Mota ofendido
            de ti justas quejas da,
            y dice que fue el recado
            de su prima le diste
            fingido y disimulado,
            y con su capa emprendiste
            la traición que la ha infamado.
            Dicen que viene Isabela
            a que seas su marido,
            y dicen...

JUAN:

            Calla.

CATALINON:

            Una muela
            en la boca me has rompido.

JUAN:

            Hablador, ¿quién te revela
            tanto disparate junto?

CATALINON:

            ¿Disparate?

JUAN:

            Disparate.

CATALINON:

            Verdades son.

JUAN:

            No pregunto
            si lo son, cuando me mate
            Octavio, ¿estoy yo difunto?
            ¿No tengo manos también?
            ¿Dónde me tienes posada?

CATALINON:

            En calle oculta.

JUAN:

            Está bien.

CATALINON:

            La iglesia es tierra sagrada.

JUAN:

            Di que de día me den
            en ella la muerte. ¿Viste
            al novio de Dos Hermanas?

CATALINON:

            Allí le vi, ansiado y triste.

JUAN:

            Aminta estas dos semanas
            no ha de caer en el chiste.

CATALINON:

            Tan bien engañada está
            que se llama doña Aminta.

JUAN:

            Graciosa burla será.

CATALINON:

            Graciosa burla, y sucinta,
            mas ella la llorará.

         Descúbrese un sepulcro de don GONZALO de Ulloa

JUAN:

            ¿Qué sepulcro es éste?

CATALINON:

            Aquí
            don Gonzalo está enterrado.

JUAN:

            Éste es a quien muerte di.
            Gran sepulcro le han labrado.

CATALINON:

            Ordenólo el rey ansí.
            ¿Cómo dice este letrero?

JUAN:

            "Aquí aguarda del Señor
            el más leal caballero
            la venganza de un traidor".
            Del mote reírme quiero.
            Y ¿habéisos vos de vengar,
            buen viejo, barbas de piedra?

CATALINON:

            No se las podrá pelar
            quien barbas tan fuertes medra.


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III