El burlador de Sevilla: 43

Pág. 43 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina




AMINTA:

            Pues con ese juramento
            soy tu esposa.

JUAN:

            Al alma mía
            entre los brazos te ofrezco.

AMINTA:

            Tuya es el alma y la vida.

JUAN:

            ¡Ay, Aminta de mis ojos!,
            mañana sobre virillas
            de tersa plata, estrelladas
            con clavos de oro de Tíbar,
            pondrás los hermosos pies,
            y en prisión de gargantillas
            la alabastrina garganta,
            y los dedos en sortijas
            en cuyo engaste parezcan
            estrellas las amatistas;
            y en tus orejas pondrás
            transparentes perlas finas.

AMINTA:

            A tu voluntad, esposo,
            la mía desde hoy se inclina.
            Tuya soy.

JUAN:

            (¡Qué mal conoces
            al burlador de Sevilla!)

                          Vanse don JUAN y AMINTA

                     [En Tarragona, camino a Sevilla]

               Salen ISABELA y FABIO, de camino

ISABELA:

            Que me robase el sueño
            la prenda que estimaba, y más quería...
            ¡Oh, riguroso empeño
            de la verdad! ¡Oh, máscara del día!
            ¡Noche al fin tenebrosa,
            antípoda del sol, del sueño esposa!

FABIO:

            ¿De qué sirve, Isabela,
            la tristeza en el alma y en los ojos,
            si amor todo es cautela
            y en campos de desdenes causa enojos,
            y el que se ríe agora,
            en breve espacio desventuras llora?
            El mar está alterado,
            y en grave temporal, tiempo se corre;
            el abrigo han tomado
            las galeras, duquesa, de la torre
            que esta playa corona.

ISABELA:

            ¿Adónde estamos, Fabio?

FABIO:

            En Tarragona.
            Y de aquí a poco espacio
            daremos en Valencia, ciudad bella,
            del mismo sol palacio,
            divertiráse algunos días en ella;
            y después a Sevilla
            irás a ver la octava maravilla.
            Que si a Octavio perdiste
            más galán es don Juan, y de notorio
            solar. ¿De qué estás triste?
            Conde dicen que es ya don Juan Tenorio,
            el rey con él te casa,
            y el padre es la privanza de su casa.


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III