El burlador de Sevilla: 42

Pág. 42 de 60
El burlador de Sevilla Acto III Tirso de Molina



JUAN:

            Aminta, escucha y sabrás,
            si quieres que te la diga,
            la verdad, si las mujeres
            sois de verdades amigas.
            Yo soy noble caballero,
            cabeza de la familia
            de los Tenorios antiguos,
            ganadores de Sevilla.
            Mi padre, después del rey,
            se reverencia y se estima
            en la corte, y de sus labios
            penden las muertes y vidas.
            Torciendo el camino acaso,
            llegué a verte, que amor guía
            tal vez las cosas, de suerte
            que él mismo de ellas se admira.
            Víte, adoréte, abraséme,
            tanto que tu amor me obliga
            a que contigo me case.
            Mira qué acción tan precisa.
            Y aunque lo murmure el reino,
            y aunque el rey lo contradiga,
            y aunque mi padre enojado
            con amenazas lo impida,
            tu esposo tengo de ser,
            dando en tus ojos envidia
            a los que viere en su sangre
            la venganza que imagina.
            Ya Batricio ha desistido
            de su acción, y aquí me envía
            tu padre a darte la mano.
            ¿Qué dices?

AMINTA:

            No sé qué diga,
            que se encubren tus verdades
            con retóricas mentiras.
            Porque si estoy desposada,
            como es cosa conocida,
            con Batricio, el matrimonio
            no se absuelve, aunque él desista.

JUAN:

            En no siendo consumado,
            por engaño o por malicia,
            puede anularse.

AMINTA:

            Es verdad;
            mas ¡ay Dios!, que no querría
            que me dejases burlada,
            cuando mi esposo me quitas.

JUAN:

            Ahora bien, dame esa mano,
            y esta voluntad confirma
            con ella.

AMINTA:

            ¿Que no me engañas?

JUAN:

            Mío el engaño sería.

AMINTA:

            Pues jura que cumplirás
            la palabra prometida.

JUAN:

            Juro a esta mano, señora,
            infierno de nieve fría,
            de cumplirte la palabra.

AMINTA:

            Jura a Dios, que te maldiga
            si no la cumples.

JUAN:

            Si acaso
            la palabra y la fe mía
            te faltare, ruego a Dios
            que a traición y a alevosía,
            me dé muerte un hombre muerto.
            (Que vivo, Dios no permita).
Aparte



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III