El burlador de Sevilla: 35

Pág. 35 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina


GASENO:

            Venga el Coloso de Rodas,
            venga el Papa, el Preste Juan,
            y don Alfonso el onceno
            con su corte, que en Gaseno
            ánimo y valor verán.
            Montes en casa hay de pan,
            Guadalquivides de vino,
            Babilonias de tocino,
            y entre ejércitos cobardes
            de aves, para que los lardes,
            el pollo y el palomino.
            Venga tan gran caballero
            a ser hoy en Dos Hermanas
            honra de estas nobles canas.

BELISA:

            Es hijo del camarero
            mayor.

BATRICIO:

            Todo es mal agüero
            para mí, pues le han de dar
            junto a mi esposa lugar.
            Aun no gozo, y ya los cielos
            me están condenando a celos.
            Amor, sufrir y callar.

                        Sale don JUAN Tenorio

JUAN:

            Pasando acaso he sabido
            que hay bodas en el lugar,
            y de ellas quise gozar,
            pues tan venturoso he sido.

GASENO:

            Vueseñoría ha venido
            a honrallas y engrandecellas.

BATRICIO:

            Yo que soy el dueño de ellas
            digo entre mí que vengáis
            en hora mala.

GASENO:

            ¿No dais
            lugar a este caballero?

JUAN:

            Con vuestra licencia quiero
            sentarme aquí.

                   Siéntase junto a la novia

PATRICIO:

            Si os sentáis
            delante de mí, señor,
            seréis de aquesa manera
            el novio.

JUAN:

            Cuando lo fuera
            no escogiera lo peor.

GASENO:

            ¡Que es el novio!

JUAN:

            De mi error
            e ignorancia perdón pido.

CATALINON:

            ¡Desventurado marido!

JUAN:

            Corrido está.

CATALINON:

            No lo ignoro,
            mas, si tiene de ser toro,
            ¿qué mucho que esté corrido?
            No daré por su mujer,
            ni por su honor un cornado.
            ¡Desdichado tú, que has dado
            en manos de Lucifer!