El burlador de Sevilla: 32

Pág. 32 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina



  Sale don DIEGO Tenorio, y la guarda con hachas

DIEGO:

            ¿Qué gente?

MOTA:

            Gente que aguarda
            saber de aqueste alboroto
            la ocasión.

DIEGO:

            Ésta es la capa
            que dijo el comendador
            en las postreras palabras.
            Préndanle.

MOTA:

            ¿Prenderme a mí?

DIEGO:

            Volved la espada a la vaina,
            que la mayor valentía
            es no tratar de las armas.

MOTA:

            ¿Cómo al marqués de la Mota
            hablan ansí?

DIEGO:

            Dad la espada,
            que el rey os manda prender.

MOTA:

            ¡Vive Dios!

                  Sale el REY y acompañamiento

REY:

            En toda España
            no ha de caber, ni tampoco
            en Italia, si va a Italia.

DIEGO:

            Señor, aquí está el marqués.

MOTA:

            ¿Vuestra alteza a mí me manda
            prender?

REY:

            Llevadle y ponedle
            la cabeza en una escarpia.
            ¿En mi presencia te pones?

MOTA:

            ¡Ah, glorias de amor tiranas,
            siempre en el pasar ligeras
            como en el vivir pesadas!
            Bien dijo un sabio, que había
            entre la boca y la taza
            peligro; mas el enojo
            del rey me admira y espanta.
            ¿No sabré por qué voy preso?

DIEGO:

            ¿Quién mejor sabrá la causa
            que vueseñoría?

MOTA:

            ¿Yo?

DIEGO:

            Vamos.

MOTA:

            Confusión extraña.

REY:

            Fulmínesele el proceso
            al marqués luego, y mañana
            le cortarán la cabeza.
            Y al comendador, con cuanta
            solemnidad y grandeza
            se da a las personas sacras
            y reales, el entierro
            se haga; en bronce y piedra párea,
            un sepulcro con un bulto
            le ofrezcan, donde en mosaicas
            labores, góticas letras
            den lenguas a su venganza.
            Y entierro, bulto y sepulcro
            quiero que a mi costa se haga;
            ¿dónde doña Ana se fue?