El burlador de Sevilla: 28

Pág. 28 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina


CATALINON:

            Fuése el viejo enternecido.

JUAN:

            Luego las lágrimas copia,
            condición de viejos propia,
            vamos, pues ha anochecido,
            a buscar al marqués.

CATALINON:

            Vamos,
            y al fin gozarás su dama.

JUAN:

            Ha de ser burla de fama.

CATALINON:

            Ruego al cielo que salgamos
            de ella en paz.

JUAN:

            ¡Catalinón,
            en fin!

CATALINON:

            Y tú, señor, eres
            langosta de las mujeres;
            ¡y con público pregón!
            Porque de ti se guardara,
            cuando a noticia viniera
            de la que doncella fuera,
            fuera bien se pregonara:
            "Guárdense todos de un hombre,
            que a las mujeres engaña,
            y es el burlador de España."

JUAN:

            Tú me has dado gentil nombre.

Sale el marqués de la MOTA, de noche, con MUSICOS y pasea el tablado, y se entran cantando

MUSICOS:

            "El que un bien gozar espera
            cuando espera desespera."

JUAN:

           ¿Qué es esto?

CATALINON:

            Música es.

MOTA:

            Parece que habla conmigo
            el poeta. ¿Quién es?

JUAN:

            Amigo.

MOTA:

            ¿Es don Juan?

JUAN:

            ¿Es el marqués?

MOTA:

            ¿Quién puede ser sino yo?

JUAN:

            Luego que la capa vi
            que érades vos conocí.

MOTA:

            Cantad, pues don Juan llegó.

MUSICOS:

            "El que un bien gozar espera
            cuando espera desespera."

JUAN:

            ¿Qué casa es la que miráis?

MOTA:

            De don Gonzalo de Ulloa.

JUAN:

            ¿Dónde iremos?

MOTA:

            A Lisboa.

JUAN:

            ¿Cómo, si en Sevilla estáis?

MOTA:

            ¿Pues aqueso os maravilla?
            ¿No vive con gusto igual
            lo peor de Portugal
            en lo mejor de Sevilla?

JUAN:

            ¿Dónde viven?

MOTA:

            En la calle
            de la Sierpe, donde ves
            a Adán vuelto en portugués;
            que en aqueste amargo valle
            con bocados solicitan
            mil levas; que aunque dorados,
            en efecto, son bocados
            con que las vidas nos quitan.


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III