El burlador de Sevilla: 27

Pág. 27 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina


JUAN:

            Bien se conoce,
            mas yo bien sé que a las doce
            harás mayores extremos.

MOTA:

            ¡Ay, prima del alma, prima,
            que quieres premiar mi fe!

CATALINON:

           (¡Vive Cristo que no dé
Aparte
            una blanca por su prima!)

          Vase el marqués de la MOTA, y sale don DIEGO

DIEGO:

            ¡Don Juan!

CATALINON:

            Tu padre te llama.

JUAN:

            ¿Qué manda vueseñoría?

DIEGO:

            Verte más cuerdo quería,
            más bueno, y con mejor fama.
            ¿Es posible que procuras
            todas las horas mi muerte?

JUAN:

            ¿Por qué vienes de esa suerte?

DIEGO:

            Por tu trato, y tus locuras.
            Al fin el rey me ha mandado
            que te eche de la ciudad,
            porque está de una maldad
            con justa causa indignado.
            Que aunque me lo has encubierto,
            ya en Sevilla el rey lo sabe,
            cuyo delito es tan grave,
            que a decírtelo no acierto.
            ¿En el palacio real
            traición, y con un amigo?
            Traidor, Dios te dé el castigo
            que pide delito igual.
            Mira que aunque al parecer
            Dios te consiente, y aguarda,
            tu castigo no se tarda,
            y que castigo ha de haber
            para los que profanáis
            su nombre, y que es juez fuerte
            Dios en la muerte.

JUAN:

            ¿En la muerte?
            ¿Tan largo me lo fiáis?
            De aquí allá hay larga jornada.

DIEGO:

            Breve te ha de parecer.

JUAN:

            Y la que tengo de hacer,
            pues a su alteza le agrada,
            agora, ¿es larga también?

DIEGO:

            Hasta que el injusto agravio
            satisfaga el duque Octavio,
            y apaciguados estén
            en Nápoles de Isabela
            los sucesos que has causado,
            en Lebrija retirado,
            por tu traición y cautela,
            quiere el rey que estés agora,
            pena a tu maldad ligera.

CATALINON:

            (Si el caso también supiera
Aparte
            de la pobre pescadora,
            más se enojara el buen viejo).

DIEGO:

            Pues no te venzo y castigo
            con cuanto hago y cuanto digo,
            a Dios tu castigo dejo.

                            Vase don DIEGO



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III