El burlador de Sevilla: 25

Pág. 25 de 60
El burlador de Sevilla Acto II Tirso de Molina


MOTA:

            Y me escribe.

CATALINON:

            (No prosigas, que te engaña
Aparte
            el gran burlador de España).

JUAN:

            Quien tan satisfecho vive
            de su amor, ¿desdichas teme?
            Sacadla, solicitadla,
            escribidla, y engañadla,
            y el mundo se abrase y queme.

MOTA:

            Agora estoy esperando
            la postrer resolución.

JUAN:

            Pues no perdáis la ocasión,
            que aquí os estoy aguardando.

MOTA:

            Ya vuelvo.

CATALINON:

            Señor cuadrado,
            o señor redondo, adiós.

CRIADO:

            Adiós.

            Vanse el marqués de la MOTA y su CRIADO

JUAN:

            Pues solos los dos,
            amigo, habemos quedado,
            los pasos sigue al marqués,
            que en el palacio se entró.

             Vase CATALINON, habla por una reja una mujer

MUJER:

            Ce, ¿a quién digo?

JUAN:

            ¿Quién llamó?

MUJER:

            Si sois prudente y cortés,
            y su amigo, dadle luego
            al marqués este papel;
            mirad que consiste en él
            de una señora el sosiego.

JUAN:

            Digo que se lo daré,
            soy su amigo y caballero.

MUJER:

            Basta, señor forastero,
            adiós.

                             Vase la MUJER

JUAN:

            Ya la voz se fue.
            ¿No parece encantamiento
            esto que agora ha pasado?
            A mí el papel ha llegado
            por la estafeta del viento.
            Sin duda que es de la dama
            que el marqués me ha encarecido.
            Venturoso en esto he sido.
            Sevilla a voces me llama
            el burlador, y el mayor
            gusto que en mí puede haber
            es burlar una mujer
            y dejarla sin honor.
            Vive Dios que le he de abrir,
            pues salí de la plazuela.
            Mas ¿si hubiese otra cautela?
            Gana me da de reír.
            Ya está abierto el papel,
            y que es suyo es cosa llana,
            porque aquí firma doña Ana.
            Dice así: "Mi padre infiel
            en secreto me ha casado,
            sin poderme resistir.
            No sé si podré vivir,
            porque la muerte me ha dado.
            Si estimas, como es razón,
            mi amor y mi voluntad,
            y si tu amor fue verdad,
            muéstralo en esta ocasión.
            Porque veas que te estimo,
            ven esta noche a la puerta,
            que estará a las once abierta,
            donde tu esperanza, primo,
            goces, y el fin de tu amor.
            Traerás, mi gloria, por señas
            de Leonorilla y las dueñas
            una capa de color.
            Mi amor todo de ti fío,
            y adiós." ¡Desdichado amante!
            ¿Hay suceso semejante?
            Ya de la burla me río.
            Gozaréla, vive Dios,
            con el engaño y cautela
            que en Nápoles a Isabela.



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III