El burlador de Sevilla: 19

Pág. 19 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina


Sale TISBEA

TISBEA:

            ¡Fuego, fuego, que me quemo,
            que mi cabaña se abrasa!
            Repicad a fuego, amigos,
            que ya dan mis ojos agua.
            Mi pobre edificio queda
            hecho otra Troya en las llamas,
            que después que faltan Troyas,
            quiere amor quemar cabañas;
            mas si amor abrasa peñas,
            con gran ira, fuerza extraña,
            mal podrán de su rigor
            reservarse humildes pajas.
            ¡Fuego, zagales, fuego, agua, agua!
            Amor, clemencia, que se abrasa el alma.
            Ay choza, vil instrumento
            de mi deshonra, y mi infamia,
            cueva de ladrones fiera,
            que mis agravios amparas.
            Rayos de ardientes estrellas
            en tus cabelleras caigan,
            porque abrasadas estén,
            si del viento mal peinadas.
            ¡Ah falso huésped, que dejas
            una mujer deshonrada!
            Nube que del mar salió,
            para anegar mis entrañas.
            ¡Fuego, zagales, fuego, agua, agua!
            Amor, clemencia, que se abrasa el alma.
            Yo soy la que hacía siempre
            de los hombres burla tanta.
            ¡Que siempre las que hacen burla,
            vienen a quedar burladas!
            Engañóme el caballero
            debajo de fe y palabra
            de marido, y profanó
            mi honestidad y mi cama.
            Gozóme al fin, y yo propia
            le di a su rigor las alas,
            en dos yeguas que crié,
            con que me burló y se escapa.
            Seguidle todos, seguidle,
            mas no importa que se vaya,
            que en la presencia del rey
            tengo de pedir venganza.
            ¡Fuego, zagales, fuego, agua, agua!
            Amor, clemencia, que se abrasa el alma.

                              Vase TISBEA

CORIDON:

            Seguid al vil caballero.

ANFRISO:

            Triste del que pena y calla,
            mas vive el cielo que en él
            me he de vengar de esta ingrata.
            Vamos tras ella nosotros,
            porque va desesperada,
            y podrá ser que ella vaya
            buscando mayor desgracia.

CORIDON:

            Tal fin la soberbia tiene,
            su locura y confianza
            paró en esto.

          Dentro se oye gritando TISBEA "¡Fuego, fuego!"

ANFRISO:

            Al mar se arroja.

CORIDON:

            Tisbea, detente y para.

TISBEA:

            ¡Fuego, zagales, fuego, agua, agua!
            Amor, clemencia, que se abrasa el alma.

                             FIN DEL ACTO PRIMERO



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III