El burlador de Sevilla: 15

Pág. 15 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina


GONZALO:

            Es Lisboa una octava maravilla.
            De las entrañas de España,
            que son las tierras de Cuenca,
            nace el caudaloso Tajo,
            que media España atraviesa.
            Entra en el mar Oceano,
            en las sagradas riberas
            de esta ciudad por la parte
            del sur; mas antes que pierda
            su curso y su claro nombre
            hace un cuarto entre dos sierras
            donde están de todo el orbe
            barcas, naves, caravelas.
            Hay galeras y saetías,
            tantas que desde la tierra
            para una gran ciudad
            adonde Neptuno reina.
            A la parte del poniente,
            guardan del puerto dos fuerzas,
            de Cascaes y Sangián,
            las más fuertes de la tierra.
            Está de esta gran ciudad,
            poco más de media legua,
            Belén, convento del santo
            conocido por la piedra
            y por el león de guarda,
            donde los reyes y reinas,
            católicos y cristianos,
            tienen sus casa perpetuas.
            Luego esta máquina insigne,
            desde Alcántara comienza
            una gran legua a tenderse
            al convento de Jabregas.
            En medio está el valle hermoso
            coronado de tres cuestas,
            que quedara corto Apeles
            cuando pintarlas quisiera,
            porque miradas de lejos
            parecen piñas de perlas,
            que están pendientes del cielo,
            en cuya grandeza inmensa
            se ven diez Romas cifradas
            en conventos y en iglesias,
            en edificios y calles,
            en solares y encomiendas,
            en las letras y en las armas,
            en la justicia tan recta,
            y en una Misericordia,
            que está honrando su ribera,
            y pudiera honrar a España,
            y aun enseñar a tenerla.
            Y en lo que yo más alabo
            de esta máquina soberbia,
            es que del mismo castillo,
            en distancia de seis leguas,
            se ven sesenta lugares
            que llega el mar a sus puertas,
            uno de los cuales es
            el Convento de Olivelas,
            en el cual vi por mis ojos
            seiscientas y treinta celdas,
            y entre monjas y beatas,
            pasan de mil y doscientas.
            Tiene desde allí a Lisboa,
            en distancia muy pequeña,
            mil y ciento y treinta quintas,
            que en nuestra provincia Bética
            llaman cortijos, y todas
            con sus huertos y alamedas.
            En medio de la ciudad
            hay una plaza soberbia,
            que se llama del Ruzio,
            grande, hermosa, y bien dispuesta,
            que habrá cien años y aun más
            que el mar bañaba su arena,
            y agora de ella a la mar,
            hay treinta mil casas hechas,
            que perdiendo el mar su curso,
            se tendió a partes diversas.
            Tiene una calle que llaman
            Rúa Nova, o calle nueva,
            donde se cifra el oriente
            en grandezas y riquezas,
            tanto que el rey me contó
            que hay un mercader en ella,
            que por no poder contarlo,
            mide el dinero a fanegas.
            El terrero, donde tiene
            Portugal su casa regia
            tiene infinitos navíos,
            varados siempre en la tierra,
            de solo cebada y trigo,
            de Francia y Ingalaterra.
            Pues, el palacio real,
            que el Tajo sus manos besa,
            es edificio de Ulises,
            que basta para grandeza,
            de quien toma la ciudad
            nombre en la latina lengua,
            llamándose Ulisibona,
            cuyas armas son la esfera,
            por pedestal de las llagas,
            que, en la batalla sangrienta,
            al rey don Alfonso Enríquez
            dio la majestad inmensa.
            Tiene en su gran Tarazana
            diversas naves, y entre ellas
            las naves de la conquista,
            tan grandes, que de la tierra
            miradas, juzgan los hombres
            que tocan en las estrellas.
            Y lo que de esta ciudad
            te cuento por excelencia,
            es, que estando sus vecinos
            comiendo, desde las mesas,
            ven los copos del pescado
            que junto a sus puertas pescan
            que, bullendo entre las redes,
            vienen a entrarse por ellas.
            Y sobre todo el llegar
            cada tarde a su ribera
            más de mil barcos cargados
            de mercancías diversas,
            y de sustento ordinario,
            pan, aceite, vino y leña,
            frutas de infinita suerte,
            nieve de sierra de Estrella,
            que por las calles a gritos,
            puesta sobre las cabezas,
            la venden; mas, ¿qué me canso?,
            porque es contar las estrellas,
            querer contar una parte
            de la ciudad opulenta.
            Ciento y treinta mil vecinos
            tiene, gran señor, por cuenta,
            y por no cansarte más,
            un rey que tus manos besa.



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III