El burlador de Sevilla: 13

Pág. 13 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina


JUAN:

            A Dios, zagala, pluguiera
            que en el agua me anegara,
            para que cuerdo acabara,
            y loco en vos no muriera;
            que el mar pudiera anegarme
            entre sus olas de plata,
            que sus límites desata,
            mas no pudiera abrasarme.
            Gran parte del sol mostráis,
            pues que el sol os da licencia,
            pues sólo con la apariencia,
            siendo de nieve abrasáis.

TISBEA:

            Por más helado que estáis,
            tanto fuego en vos tenéis,
            que en este mío os ardéis,
            plega a Dios que no mintáis.

             Sale CATALINON, CORIDON y ANFRISO, pescadores

CATALINON:

            Ya vienen todos aquí.

TISBEA:

            Y ya está tu fuego vivo.

JUAN:

            Con tu presencia recibo
            el aliento que perdí.

CORIDON:

            ¿Qué nos mandas?

TISBEA:

            Coridón,
            Anfriso, amigos...

CORIDON:

            Todos
            buscamos por varios modos
            esta dichosa ocasión.
            Di qué nos mandas, Tisbea,
            que por labios de clavel
            no lo habrás mandado a aquél
            que idolotrarte desea,
            apenas, cuando al momento,
            sin reservar llanto, o sierra,
            surque el mar, are la tierra,
            tale el fuego y pare el viento.

TISBEA:

            ¡Oh, qué mal me parecía
            estas lisonjas ayer,
            y hoy echo en ellas de ver
            que sus labios no mentían!
            Estando, amigos, pescando
            sobre este peñasco, vi
            hundirse una nave allí,
            y entre las olas nadando
            dos hombres, y compasiva
            di voces que nadie oyó;
            y en tanta aflicción llegó
            libre de la furia esquiva
            del mar, sin vida a la arena,
            de éste en los hombros cargado,
            un hidalgo, ya anegado;
            y envuelta en tan triste pena,
            a llamaros envié.


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III