El burlador de Sevilla: 12

Pág. 12 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina


CATALINON:

            Quiero besarte
            las manos de nieve fría.

TISBEA:

            Ve a llamar los pescadores
            que en aquella choza están.

CATALINON:

            ¿Y si los llamo, vendrán?

TISBEA:

            Vendrán preso, no lo ignores.
            ¿Quién es este caballero?

CATALINON:

            Es hijo aqueste señor
            del camarero mayor
            del rey, por quien ser espero
            antes de seis días Conde
            en Sevilla, a donde va,
            y adonde su alteza está,
            si a mi amistad corresponde.

TISBEA:

            ¿Cómo se llama?

CATALINON:

            Don Juan
            Tenorio.

TISBEA:

            Llama mi gente.

CATALINON:

            Ya voy.

         Vase CATALINON. Coge en el regazo TISBEA a don JUAN

TISBEA:

            Mancebo excelente,
            gallardo, noble y galán.
            Volved en vos, caballero.

JUAN:

            ¿Dónde estoy?

TISBEA:

            Ya podéis ver,
            en brazos de una mujer.

JUAN:

            Vivo en vos, si en el mar muero.
            Ya perdí todo el recelo
            que me pudiera anegar,
            pues del infierno del mar
            salgo a vuestro claro cielo.
            Un espantoso huracán
            dio con mi nave al través,
            para arrojarme a esos pies,
            que abrigo y puerto me dan,
            y en vuestro divino oriente
            renazco, y no hay que espantar,
            pues veis que hay de amar a mar
            una letra solamente.

TISBEA:

            Muy grande aliento tenéis
            para venir sin aliento,
            y tras de tanto tormento,
            mucho contento ofrecéis;
            pero si es tormento el mar,
            y son sus ondas crueles,
            la fuerza de los cordeles,
            pienso que os hacen hablar.
            Sin duda que habéis bebido
            del mar la ración pasada,
            pues por ser de agua salada
            con tan grande sal ha sido.
            Mucho habláis cuando no habláis,
            y cuando muerto venís,
            mucho al parecer sentís,
            plega a Dios que no mintáis.
            Parecéis caballo griego,
            que el mar a mis pies desagua,
            pues venís formado de agua,
            y estáis preñado de fuego.
            Y si mojado abrasáis,
            estando enjuto, ¿qué haréis?
            Mucho fuego prometéis,
            plega a Dios que no mintáis.



El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III