El burlador de Sevilla: 11

Pág. 11 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina


Dentro gritos de "Que me ahogo!"

Tisbea

            Un hombre al otro aguarda,
            que dice que se ahoga.
            ¡Gallarda cortesía,
            en los hombros le toma!
            Anquises le hace Eneas
            si el mar está hecho Troya.
            Ya nadando, las aguas
            con valentía corta,
            y en la playa no veo
            quien lo ampare y socorra.
            Daré voces. ¡Tirso,
            Anfriso, Alfredo, hola!
            Pescadores me miran,
            plega a Dios que me oigan,
            mas milagrosamente
            ya tierra los dos toman,
            sin aliento el que nada,
            con vida el que le estorba.

             Saca en brazos CATALINON a don JUAN, mojados

CATALINON:

            ¡Válgame la Cananea,
            y qué salado es el mar!
            Aquí puede bien nadar
            el que salvarse desea,
            que allá dentro es desatino
            donde la muerte se fragua.
            Donde Dios juntó tanta agua
            ¿no juntara tanto vino?
            Agua, y salada. Extremada
            cosa para quien no pesca.
            Si es mala aun el agua fresca,
            ¿qué será el agua salada?
            ¡Oh, quién hallara una fragua
            de vino, aunque algo encendido!
            Si del agua que he bebido
            hoy escapo, no más agua.
            Desde hoy abrenuncio de ella,
            que la devoción me quita
            tanto, que aun agua bendita
            no pienso ver, por no vella.
            ¿Ah señor! Helado y frío
            está. Si estará ya muerto?
            Del mar fue este desconcierto,
            y mío este desvarío.
            ¡Mal haya aquél que primero
            pinos en el mar sembró
            y el que sus rumbos midió
            con quebradizo madero!
            ¡Maldito sea el vil sastre
            que cosió el mar que dibuja
            con astronómica aguja,
            causando tanto desastre!
            ¡Maldito sea Jasón,
            y Tifis maldito sea!
            Muerto está. No hay quien lo crea.
            ¡Mísero Catalinón!
            ¿Qué he de hacer?

TISBEA:

            Hombre, qué tienes?

CATALINON:

            En desventura iguales,
            pescadora, muchos males,
            y falta de muchos bienes.
            Veo, por librarme a mí,
            sin vida a mi señor. Mira
            si es verdad.

TISBEA:

            No, que aun respira.

CATALINON:

            ¿Por dónde, por aquí?

TISBEA:

            Sí,
            pues, ¿por dónde...?

CATALINON:

            Bien podía
            respirar por otra parte.

TISBEA:

            Necio estás.


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III