El burlador de Sevilla: 10

Pág. 10 de 60
El burlador de Sevilla Acto I Tirso de Molina




                          [En la playa de Tarragona]


  Sale TISBEA, pescadora, con una caña de pescar en la mano

TISBEA:

            Yo, de cuantas el mar,
            pies de jazmín y rosas,
            en sus riberas besa,
            con fugitivas olas,
            sola de amor exenta,
            como en ventura sola,
            tirana me reservo
            de sus prisiones locas.
            Aquí donde el sol pisa
            soñolientas las ondas,
            alegrando zafiros
            las que espantaba sombras,
            por la menuda arena,
            unas veces aljófar,
            y átomos otras veces
            del sol, que así le adora,
            oyendo de las aves
            las quejas amorosas,
            y los combates dulces
            del agua entre las rocas,
            ya con la sutil caña,
            que el débil peso dobla
            del tierno pececillo,
            que el mar salado azota,
            o ya con la atarraya,
            que en sus moradas hondas
            prende en cuantos habitan
            aposentos de conchas,
            seguramente tengo
            que en libertad se goza
            el alma, que amor áspid
            no le ofende ponzoña.
            En pequeñuelo esquife,
            ya en compañía de otras,
            tal vez al mar le peino
            la cabeza espumosa.
            Y cuando más perdidas
            querellas de amor forman,
            como de todos río
            envidia soy de todas.
            Dichosa yo mil veces,
            Amor, pues me perdonas,
            si ya por ser humilde
            no desprecias mi choza.
            Obeliscos de paja
            mi edificio coronan,
            nidos, si no a cigüeñas,
            a tortolillas locas.
            Mi honor conservo en pajas
            como fruta sabrosa,
            vidrio guardado en ellas
            para que no se rompa.
            De cuantos pescadores
            con fuego Tarragona
            de piratas defiende
            en la argentada costa,
            desprecio soy, encanto,
            a sus suspiros sorda,
            a sus ruegos terrible,
            a sus promesas roca.
            Anfriso, a quien el cielo,
            con mano poderosa,
            prodigó un cuerpo y alma
            dotado en gracias todas,
            medido en las palabras,
            liberal en las obras,
            sufrido en los desdenes,
            modesto en las congojas,
            mis pajizos umbrales,
            que heladas noches ronda,
            a pesar de los tiempos
            las mañanas remoza,
            pues con los ramos verdes,
            que de los olmos corta,
            cubiertos amanecen
            de flores sin lisonjas.
            Ya con vigüelas dulces,
            y sutiles zampoñas,
            músicas me consagra,
            y todo no le importa,
            porque en tirano imperio
            vivo de amor señora,
            que halla gusto en sus penas,
            y en sus infiernos gloria.
            Todas por él se mueren,
            y yo, todas las horas,
            le mato con desdenes,
            de amor condición propia;
            querer donde aborrecen,
            despreciar donde adoran,
            que si le alegran muere,
            y vive si le oprobian.
            En tan alegre día,
            segura de lisonjas,
            mis juveniles años
            amor no los malogra;
            que en edad tan florida,
            Amor, no es suerte poca,
            no ver, tratando en redes,
            las tuyas amorosas.
            Pero, necio discurso,
            que mi ejercicio estorbas,
            en él no me diviertas
            en cosa que no importa.
            Quiero entregar la caña
            al viento, y a la boca
            del pececillo el cebo.
            ¡Pero al agua se arrojan
            dos hombres de una nave,
            antes que el mar la sorba,
            que sobre el agua viene,
            y en un escollo aborda!
            Como hermoso pavón
            hacen las velas ola,
            adonde los pilotos
            todos los ojos pongan.
            Las olas va escarbando,
            y ya su orgullo y pompa
            casi la desvanece,
            agua un costado toma.
            Hundióse, y dejó al viento
            la gavia, que la escoja
            para morada suya,
            que un loco en gavias mora.


El burlador de Sevilla de Tirso de Molina
Elenco -

Acto I - Acto II - Acto III