El ajedrez/Capítulo XI

CAPITULO UNDECIMO.




DE LA SALIDA Y LA VENTAJA.


La mejor salida es la del peon real dos pasos, pues dá juego á la reina y al alfil de ataque.

Es tambien buena la del peon de dama, en cuyo caso suele convertirse su alfil en el de ataque.

Lo es tambien la de los peones de rey y reina ó de rey y su alfil dos pasos, que es el gambito.

Algunos hacen la de los peones de las torres.

Otros llevan el caballo real á la tercera casa de su alfil, para impedir que el contrario avance dos pasos el peon de rey.

En igualdad de fuerzas, el que sale gana.

Hay quien dice que el que sale gana á las nueve jugadas un peon, y á las trece un caballo.

La salida es por convenio, ó bien la primera partida á la suerte y despues alternativamente, ó bien el que ganó la anterior, ó bien, y es mas justo, el que la perdió.

El que dá ventaja tiene la salida, á no ser que esta sea la ventaja dada.

La ventaja que suele darse es: ó una pieza, ó un peon, ó la salida, ó un peon y la salida, ó un peon y dos jugadas, ó varias jugadas hasta cuatro.

Cuando se dá un peon de ventaja, suele ser el del alfil real.

El que dá una ó dos torres de ventaja, avanza un paso el peon de ellas, sin que le sirva de jugada, para no dejar ese ó esos peones indefensos.

El que tiene la ventaja de algunas salidas no puede pasar en ellas de sus cuatro filas.

El que la tiene de dos suele jugar dos pasos el peon real y el de la reina.

El que la tiene de tres añade á eso la jugada de alfil real á la cuarta casa del de dama.

El que de cuatro, amenaza además con la reina.

Una de las leyes del juego es que, si se olvidó en una partida la ventaja estipulada y el desaventajado la quiere seguir, no podrá perderla, pues aun la pérdida se le consideraria tablas.