El Tribunal de Justicia

El matrero Luciano Santos
El Tribunal de Justicia​ de Antonio Lussich

Golviendo a lo que decía:
el machaso Trigunal
de nuestra Banda Oriental
es tal bochinche, este día,
que los Jueces que allí había
«declararon sin valor»
con la injusticia mayor
la Inscrición que habíamos hecho;
porque hoy tiene más derecho
el que goza más favor.

Y aura les iré nombrando
los que dieron ese paso,
y vayan viendo el atraso
a que ya vamos llegando:
el uno, es un estrangero
que jue blanco y colorao,
y hasta una corona ha dao
por la guerra de Quinteros.
Dispués, puso en el sombrero
la debisa colorada
el día mesmo de la entrada
de Flores, cuando trunfó,
y a su enemigo abrazó,
haciendo mil compadradas.

Como es hombre de gran sensia
le gusta la mescolanza,
con eya todo lo alcanza
el Dios de la conbenencia;
y con tan güena esperencia
alquirió el puesto que tiene,
en el cual tan bien se abiene
de ser Juez con la malicia,
y sabe hayar la justicia
en el lao que le conviene.

¿Del otro que les diré?
Como bola es de redondo,
tiene más vista que fondo
y de un corte acabaré;
yo les daba un puntapié
al sigundo y al primero,
pues el último es tan fiero
que nunca yo vide igual:
tiene cara de bagual
y lana como carnero.

El Tribunal de Justicia