Abrir menú principal

El Tratado de la Pintura: 278

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


§ CCLXXIII.Editar

Del Juicio que hace el Pintor de sus obras, y de las de otro.

Cuando la obra corresponde al juicio, es muy mala señal; y mucho peor cuando le sobrepuja, como sucede al que se admira de lo bien que le ha salido su trabajo. Pero cuando el juicio es superior á la obra, entonces es la mejor señal. Si un jóven se halla en semejante disposición, sin duda alguna será excelente artífice; y aunque haga pocas obras, estas serán de modo que hagan parar á los que las miran, para que las contemplen con admiración.