Abrir menú principal
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


§ CVII.Editar

De la perspectiva de los colores.

Puesto un mismo color á varias distancias y siempre á una misma altura, se aclarará á proporción de la distancia que haya de él al ojo que le mira. Pruébase asi: sea E B C D un mismo color; el primero E á dos grados de distancia del ojo A; el segundo B á cuatro; el tercero C á seis; y el cuarto D á ocho, según señalan las secciones de los circulos de la línea A R. Sea A R S P un grado de aire sutil, y S P E T un grado de aire grueso: síguese de esto que el primer color E llega al ojo pasando por un grado de aire grueso E S, y por otro no tanto S A: el color B llegará pasando por dos grados de aire grueso y dos del mas sutil: el C por tres grados del un aire y tres del otro, y el D finalmente por cuatro del grueso y cuatro del sutil: con lo cual queda probado, que la proporción ó diminución de los colores es como la de sus distancias á la vista; lo cual solo sucede en los colores que están en una misma altura; porque en siendo esta diversa, no rige la misma regla, pues entonces la diferencia de los grados del aire varía mucho en el asunto. Figura IX.


◄   § CVI.
§ CVIII.   ►