Abrir menú principal
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


§ LXXVI.Editar

En qué parages no puede haber reverberación de luz.

Todos los cuerpos densos reciben en su superficie varias cualidades de luz y sombras. La luz es de dos maneras, primitiva y derivativa. La primitiva es la que nace de una llama; del sol ó de la claridad del aire. La derivativa es lo que llamamos reflejo. Pero para no apartarme del principal asunto, digo que en aquellas partes de un cuerpo que hacen frente á otros cuerpos oscuros, no puede haber reverberacion luminosa, como algunos parages oscuros de un techo en una estancia, de una planta ó de un bosque, sea verde ó sea seco; los cuales, aunque la parte de algún ramo esté de cara á la luz primitiva y por consiguiente iluminada, no obstante, hay tanta multitud de sombras causadas del amontonamiento de los ramos, que sufocada la luz con tal oscuridad, tiene poquísima fuerza; por lo cual dichos objetos de ninguna manera pueden comunicar á las cosas que tienen en frente reflejo alguno.


◄   § LXXV.
§ LXXVII.   ►