Abrir menú principal
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


§ LX.Editar

De las sombras.

Las sombras que el Pintor debe imitar en sus obras son las que apenas se advierten, y que están tan deshechas, que no se ve donde acaban. Copiadas estas con la misma suavidad que en el natural aparecen, quedará la obra concluida ingeniosamente.


◄   § LIX.
§ LXI.   ►