Abrir menú principal
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


§ LII.Editar

En las cosas pequeñas no se advierten los errores tanto como en las grandes.

En las obras menudas no es posible conocer la cualidad de un error cometido, como en las mayores: porque si el objeto de que se trata es la figura de un hombre en pequeño ó de un animal, es imposible concluir las partes, cada una de por sí, por su mucha disminución, de modo que convengan con el fin á que se dirigen; con que no estando concluida la tal obra, no se pueden comprender sus errores. Por ejemplo, viendo á un hombre á la distancia de trescientas varas, es imposible, por mucho que sea el cuidado y diligencia con que se le mire, que se advierta si es hermoso ó feo, si es monstruoso ó de proporción arreglada; y asi cualquiera se abstendrá de dar su dictámen sobre el particular; y la razón es, que la enorme distancia disminuye tanto la estatura de aquella persona, que no se puede comprender la cualidad de sus partes. Para advertir cuánta sea esta diminución en el hombre mencionado, se pondrá un dedo delante de un ojo á distancia de un palmo, y bajándole y subiéndole de modo que el extremo superior termine bajo la figura que se está mirando, se verá una diminución increible. Por esta razón muchas veces se duda de la forma del semblante de un conocido desde lejos.


◄   § LI.
§ LIII.   ►