El Tratado de la Pintura: 029

Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


§ XXIV.Editar

Nadie debe imitar á otro.

Nunca debe imitar un Pintor la manera de otro, porque entonces se llamará nieto de la naturaleza, no hijo; pues siendo la naturaleza tan abundante y varia, mas propio será acudir á ella directamente, que no á los Maestros que por ella aprendieron (Nota 2).

§ XXIV.