El Señor y lo demás, son cuentos