Abrir menú principal

El Oro, Historia de nuestra provincia


HISTORIA DE NUESTRA PROVINCIA

Dr. Virgilio J. Mendoza


HISTORIA DE NUESTRA PROVINCIA


El río Jubones ha sido desde los primeros tiempos el camino obligado para el tránsito de los primeros pobladores de la Provincia de El Oro; así lo manifiestan los vestigios de antiguas habitaciones indígenas encontradas desde el río Jubones hasta las costas de Machala y el Golfo de Jambelí. González Suárez es el historiador que con más certeza y conocimiento ha comprobado estos vestigios, que los ha presentado como una prueba evidente de lo muy poblada que estuvo la Provincia del Azuay por parte de los Cañaris. El mismo historiador González Suárez, asegura que las orillas del Jubones fue también el camino que siguió la inmigración Maya, luego de su penetración en el Azuay. A la vez, este mismo camino, que utilizaron los Mayas, posteriormente, sirvieron a los Cañaris para su traslado hasta las costas de Machala y otros lugares de la Provincia Orense.


Otro de los caminos que siguieron los Mayas para conducirse de Cuenca a Guayaquil, se dice que fueron los orillas del río Naranjal. Suponen los historiadores que por este camino penetraron los Mayas a las provincias australes, por donde a la vez, al transcurrir los años, los Cañaris y los Incas se dirigían a la Costa, siguiendo el camino de Machala para salir al mar, frente a la Isla Puna, que en aquellos tiempos era habitada por una nación belicosa, que hablaba su idioma propio distinto del quichua. Estas especulaciones se han comprobado también con el hallazgo de numerosas huellas de habitaciones encontradas a lo largo del camino antiguo, que, precisamente, seguían las orillas del río Naranjal hasta salir a Guayaquil.


Podemos concluir diciendo que, los indígenas utilizaban dos caminos para salir a la Costa: por el Jubones siguieron hasta llegar a Machala, y por el río Naranjal, partiendo de Cuenca salían a Guayaquil. Indudablemente, como toda la prehistoria se levanta aún sobre un andamiaje de meras suposiciones, se conjetura que los dos caminos, que dejamos expuestos, fueron las vías por donde avanzaron los Mayas, para luego establecerse en los valles abrigados de las tres provincias australes. Estos mismos caminos, años más tarde, utilizaron los Cañaris para salir a las costas de Machala y Guayaquil.


Los historiadores que han investigado las huellas y las ruinas de la Hoya del Jubones, coinciden expresando que, las orillas de este río, señalaron la ruta a los Cañaris, por donde avanzaron a Machala, como ya hemos manifestado, para luego posesionarse de distintas regiones de la Provincia de El Oro, tanto en la parte baja como en la alta, conformada esta última por los Cantones Piñas y Zaruma.


Rendón, en su Historia del Ecuador, anota también la posibilidad de que el río Jubones, pudo haber servido como guía para la penetración de los primeros habitantes orenses, a pesar de que no era navegable dice este historiador, aclarando de nuestra parte, que, indudablemente, el Jubones en aquellos tiempos fue más bien en gran parte navegable al descender a la Costa, lo que facilitó a los aborígenes incursionar hasta llegar sin dificultad a las tierras de la Provincia de El Oro para tomar posesión de ella en muchos lugares. Nuestras suposiciones pueden ser acertadas, al tomar en cuenta que el Jubones en tiempos pasados, llegaba hasta la población del Guabo formando un Puerto, que se llamaba Puerto del Guabo, ya que en esa orilla existía un árbol gigante de guabo, que servía para asegurar a las pequeñas embarcaciones que acoderaban en el pequeño Puerto. Con estos antecedentes, se comprueba claramente que, el Jubones era navegable hasta las poblaciones que quedaban bien adentro de la costa órense. Investigadores anteriores y, posteriormente vestigios encontrados en los alrededores de Machala por Rodrigo Chávez González, luego de haberlos estudiado, corroboraron con la hipótesis, ya aceptada, de que una cultura antigua, de origen Maya Centroamericana, pasó por estas zonas, especialmente por el valle del Jubones, y, bifurcándose en la Sección de Chaguarurcu (Santa Isabel), dio origen a la civilización Cañari de la Provincia del Azuay y Prepalta de Loja. Asimismo, Chávez González con Arturo Pazmiño Noblecilla, como ya hemos apuntado en otros trabajos monográficos, descubrieron y publicaron en "El Universo de Guayaquil, un relato sobre las ruinas de la CIUDAD DE PITAVIÑA, asegurando corresponder dichas ruinas a la desaparecida y discutida CIUDAD INCASICA DE TOMEBAMBA, donde nació el Inca Huayna Cápac y que debió estar situada en la Provincia de El Oro, según la relación de Cieza de León, en su Obra "Los Castillos Derruidos". Pitaviña se sitúa hacia la orilla izquierda del Jubones, entre la desembocadura de los ríos Quera y Casacay, ocupando el pintoresco poblado de Casacay, y que está a la distancia de diez kilómetros de la ciudad de Pasaje, en dirección noreste; en donde se ha encontrado una especie de tola hacia la cúspide del cerro, que los arqueólogos que han visitado este lugar suponen haber sido una fortaleza y tal vez la última avanzada de los Cañaris contra los pueblos costaneros, la misma que se halla a una altura de 205 metros sobre el nivel del mar. Cerca de las huellas de esta fortaleza, dicen los investigadores, se ha observado la existencia de ruinas que se conjetura corresponder a la desaparecida Ciudad Incásica de Tomebamba. En el sitio denominado Pucará, cercano a Santa Isabel, también se han encontrado ruinas de una fortaleza, que como la de Pitaviña o Pitahuiña, se supone custodiaban la entrada al valle de Yunguilla.


LA CIUDAD INCASICA DE TOMEBAMBA ESTUVO EN LA PROVINCIA DE EL ORO.- Existe hasta en la actualidad una verdadera confusión sobre el sitio y las ruinas de la Ciudad Incásica de Tomebamba, y los cronistas Castellanos antiguos, hablan, unas veces de Provincia, y, otras, de Ciudad. Esta es otra de las confusiones que sumada a la anterior, no se acierta a señalar el punto verdadero en donde estuvo edificada la ciudad. Algunos creen que estuvo fundada en donde ahora se asienta la ciudad de Cuenca. Max Uhle que llevó sus excavaciones, bajo los auspicios del señor Jacinto Jijón y Caamaño, en el año de 1922, además de demostrar que estuvo edificada en el lugar en donde hoy se levanta Cuenca, comprueba con los vestigios descubiertos, el esplendor y progreso de Tomebamba Incásica, gracias al empuje del grandioso Inca Huayna Capac que pone al servicio de su querencia todo su amor y entusiasmo, traducido en la realización de monumentales obras de adelanto y embellecimiento de la ciudad. Max Uhle, además, sostiene que Tupac Yupanqui funda Tomebamba, con la finalidad de convertirla en una segunda Cuzco para permanecer allí y vigilar muy de cerca las tierras recién conquistadas.


González Suárez, sostiene que, la ciudad de Tomebamba estuvo edificada en el Valle de Yunguilla, por haber encontrado muchas ruinas de edificios y se refiere a los relatos de los antiguos historiadores, que hablaban de que Tomebamba estaba edificada en la ribera de tres ríos caudalosos.


Las investigaciones históricas de Tomás Vega Toral, Octavio Cordero Palacios, Luis Cordero, ¡Remigio Crespo Toral, Jesús Arriaga, Alfonso A. Jérves, apoyan ampliamente la tesis de Max Uhle, e impugnan, a la vez, la teoría del Padre Velasco, que sostiene que aquella ciudad incásica, estuvo situada en las cercanías del río Jubones, basado, indudablemente, en el hecho de haber encontrado en Yunguilla ruinas incásicas, como canales de irrigación, señales de viviendas y de divisiones de predios cultivados por parte de los aborígenes.


El caudaloso Jubones tiene caseríos y orillas con paisajes que invitan al turismo. Un desfile de bananeras y cacaotales hacen el milagro de la riqueza órense, que sigue el curso de este río. La gráfica corresponde a la población La Iberia que fue convertida en Campo de Concentración, durante la invasión peruana. Los agresores diezmaron muchas vidas de nuestros compatriotas sin ninguna fórmula de juicio.


Surcando el caudaloso Jubones al N.E. de la ciudad de Pasaje, al autor de este libro observa y escribe la realidad vigorosa del desarrollo económico y social del promisorio Valle de las bananeras y cacaotales. Los señores Alberto Serrano Zambrano y Francisco Ochoa Valdez, personeros de la I. Municipalidad pasajeña, integran la expedición de estudio a través de todos los sectores de las riquezas agrícolas y arqueológicas de la Zona Costanera Orense.


El Jubones en otro sitio del Cantón Machala, avanza cauteloso e insondable en ciertas épocas del año; en otras invernales, es amenazante y furioso, pero siempre pasa cargado de plantíos y productos exportables.


Víctor Manuel Albornoz, insinúa que González Suárez, siguiendo a Velasco, incurre en esta misma equivocación, que la glosa Carlos Manuel Larrea como algo curioso y contradictoria al sentido común, ya que el mismo González Suárez presenta varios testimonios y pruebas, de que en el lugar en que hoy ocupa Cuenca, construyeron los Incas suntuosos palacios, argumentando su acierto con citas de Cieza de León, de Cabello de Balboa y hasta del mismo Padre Velasco, que había indicado, que, la hermosa capital azuaya, fue fundada, más o menos, en el mismo sitio en donde hoy se levanta la ciudad de los poetas (Cuenca).


Carlos Manuel Larrea, en vista de la Obra de Verneaud y Rivet, que estudian en forma exhaustiva el sitio en donde estuvo ubicado Tomebamba, concluye manifestando que, este asunto ya no admite discusión, menos réplica, porque está confirmada que la fundación de Tome-bamba incásica, se realizó en el lugar actual de Cuenca.


Volvemos otra vez a nombrar a Víctor Manuel Albornoz, quien acepta sin vacilaciones, que la ciudad de Tomebamba estuvo edificada en el actual sitio donde hoy se levanta Cuenca, razonando que, las ruinas encontradas en Pumapungo, así como los relatos de los primitivos Cronistas de Indias y las Actas iniciales de los Cabildos de Cuenca, han puesto en evidencia que la grandiosa Ciudad de Tupac Yupanqui y Huayna Cápac, estaba construida en el actual lugar de la ciudad de Cuenca, como afirma también el P. Cobo, al expresarse que: "Tumipamba es donde está ahora la ciudad de Cuenca, tierra tan apacible, que en templanza de cielo, fertilidad y hermosura, ninguna le hace ventaja en todo este Reino".


Remigio Crespo Toral, se expresa de esta manera: "Cuenca, es pues, la misma Tomebamba Cañari e incásica, y su fundación simplemente acto legal del Gobierno hispánico, no es proceso real cié fundación". El Dr. Jesús Arriaga, afirma que Tomebamba, estuvo en Cuenca y que fue construida con el deliberado propósito de que rivalice con el Cuzco. Otros historiadores aseguran que Tomebamba estuvo situada hacia el Oriente, en el sitio Huatana.


LA TEORÍA DE VELASCO Y GONZÁLEZ SUAREZ

El P. Velasco y González Suárez, aseguran que la incásica ciudad de Tomebamba, estuvo edificada en el Valle del Jubones, por haber encontrado muchas ruinas de edificios, en el espacio comprendido entre los ríos Jubones. Uchucay y Rircay. Los restos de habitaciones, dice González Suárez, que se encuentran en la orilla derecha del Rircay, hasta donde el Tomebamba, más concretamente, apunta González Suárez, que en el lugar donde el río se junta con el Jubones, existen todavía cimientos de un antiguo puente de los indios, llamado Huascachaca, o puente de cuerdas.


Allí mismo, en una llanura o plaza, existen otras ruinas notables, por lo raro del plan con que ha sido construido el edificio. Así también afirma Julio Matovelle, autor de la Obra "Cuenca de Tomebamba", en conformidad con la teoría de González Suárez y Wolf. González Suárez al afirmar de que Tomebamba estuvo edificada en el Valle de Yunguilla, ha seguido, a más de las ruinas encontradas, las relaciones de los antiguos historiadores castellanos, que hablan de que Tomebamba estaba construida en la ribera de tres ríos caudalosos. En toda esta extensión, hemos observado, efectivamente, de trecho en trecho, a la orilla del río Jubones, vestigios como de cimientos de antiguas habitaciones de los indios. Al frente de la orilla izquierda parece que han habido ruinas de casas en el sitio Sulupali, en las playas altas del Jubones y las de Uchucay; ambos se unen al Rircay, formando un río caudaloso, siguen hasta encontrarse el Minas, en el lugar en donde termina el Valle. En otra parte, continúa González Suárez, que de la famosa ciudad incásica de Tomebamba en la Provincia de los Cañaris, sólo conocemos la particularidad de que estaba asentada en la margen de tres ríos, y por las difusas ruinas que aún quedan en las orillas del Rircay, el Minas y el Jubones, se puede conjeturar que era extensa y populosa. Cabello de Balboa, anota que para llegar a este lugar, había un solo puente, por donde se podía entrar a la ciudad. En verdad y por el hecho de que conocemos en detallo, los espacios y señales que describe González Suárez y Velasco, concuerdan muy bien con el amplio valle de Yunguilla, donde aún se dibujan vestigios de una antigua población, según el plano que se observa.


Víctor Manuel Albornoz, en cambio, manifiesta al respecto, que a esta hora ya es innecesario discutir el lugar en que estuvo situada la ciudad de Tomebamba. Este asunto, insiste, está definitivamente resuelto y h pasado a la categoría de cosa juzgada, concluye, sumándose a los historiadores que han desechado por completo la teoría de Velasco, de que aquella ciudad incásica se establecía en las cercanías del Jubones. Víctor Manuel Albornoz sale al paso del célebre cronista, secundando los juicios emitidos por los historiadores de la Morlaquia, del sabio Max Uhle, con la única excepción de Julio Matovelle, Teodoro Wolf y González Suárez, que se alinean como defensores convencidos de la tesis del jesuita riobambeño; a pesar de que la Historia de Velasco, fue escrita en Italia, confiada a la memoria, sin más archivos ni bibliotecas, que los recuerdos que el autor tenía acaudalados en su cabeza, dice su mismo compatriota González Suárez, en su Libro "Notas Arqueológicas", pero que su teoría sobre la Tomebamba, coincide con los estudios arqueológicos realizados y con las conclusiones de una lógica, basada en los hechos y evidencias indiscutibles de la antigüedad.


LA CIUDAD INCASICA DE TOMEBAMBA O CIUDAD DE LOS CAÑARIS ESTUVO EN LA CUENCA HIDROGRÁFICA DEL JUBONES

Respetando las valiosas opiniones de los historiadores que han investigado la ubicación de la ciudad de Tomebamba, creemos que no existe equivocación sobre la teoría del P. Velasco, que la apoya ampliamente González Suárez, Teodoro Wolf, Julio Matovelle, señalando concretamente, que la ciudad Incásica de Tomebamba o la Ciudad de los Cañaris, estuvo edificada en la cuenca hidrográfica del río Jubones, hacia su orilla derecha. Nuestro argumento se basa en el hecho de que, los Cañaris buscaban para fundar sus pueblos los valles abrigados y las orillas de los ríos caudalosos, que era la tendencia innata, como descendientes de los Mayas, aquella de radicarse en los valles abrigados y a las orillas de los grandes ríos.


El autor de este estudio, frente a las acusaciones que se han lanzado en contra del P. Velasco y su obra histórica, considerándola puramente imaginativa y extremadamente fabulosa, a la vez que, señalándolo al autor como aferrado al error, cree definir la discusión histórica de la ubicación de la Cuidad Incásica de Tomebamba, como favorable a la teoría de Velasco, sin que por ello se considere parcializado con todos los datos que contiene su Historia del Reino de Quito, pero que, la simple lógica promueve fácilmente la idea de que, no podía ser otro el sitio de la Ciudad de Tomebamba, al considerar que la irradiación de la cultura Cañari, hizo su impacto directo, con mayor aplomo, sobre las provincias australes y parte de Loja, después de Azuay y Cañar.


Nuestra opinión, además, sobre la teoría del P. Velasco, tiene el argumento convincente de Balboa y Cieza de León, quienes manifiestan que en el valle de Paucar-bamba, donde está edificada Cuenca, existió, sin lugar a duda, algún palacio de los Incas, tal vez el levantado por Atahualpa, pero que no fue allí en donde estuvo ubicada la ciudad de Tomebamba, sino, propiamente, en las riberas del Jubones, discrepando un tanto en esta parte, con la situación que da Velasco, al nombrar el Valle de Yunguilla, como el sector más aproximado al Jubones.


CASACAY: CENTRO Y CAPITAL DE LA INCASICA CIUDAD DE TOMEBAMBA

De acuerdo con los indicios encontrados en Pitaviña o Pitahuiña, lugar cercano a Pasaje, que se ubica entre los ríos Quera y Casacay, a la orilla izquierda del Jubones, estamos en condiciones de opinar que, con toda seguridad, en este histórico lugar se levantaba la incásica Ciudad de Tomebamba, en donde nació HUAYNA CAPAC, célebre Inca hijo del formidable guerrero Tupac Yupanqui. El escritor y profesor universitario Dr. Benjamín Carrión compara a Huayna Cápac con Bolívar y dice que fue el americano que adquirió esta talla, la del Libertador de América; de sentido más universalista que Felipe II, porque consolidó y unificó todo el mundo que él, su época y su pueblo conocían. Fue el guerrero invencible, afirma Benjamín Carrión, pero también el organizador inigualable. Continúa comentando Benjamín Carrión, que Huayna Cápac entrará en la verdadera Historia Universal, entre las quince o veinte figuras más excelsas de la humanidad. Nació en una de las más bellas comarcas del Tahuan-Tin-Suyo, por él formado y consolidado. Por él inspirado y dirigido. Esa comarca, dicen los historiadores, se llamó Tumipamba, luego Tomebamba, aclarando posteriormente que, dicha comarca abarcaba el valle del Jubones que se extiende hasta la Provincia de El Oro. Finalmente, enfatiza Benjamín Carrión, que, "cuando vinieron los grandes disgregadores de nombres y de pueblos a quienes se glorifica y eterniza en mármoles y en el bronce", esa comarca se llamó Cuenca del Ecuador, lugar en el cual los historiadores Tomás Vega Toral, Octavio Cordero Palacios, Luis Cordero, Remigio Crespo Toral, Jesús Arriaga, Alfonso A. Jérves, han sostenido estaba edificada la incásica Ciudad de Tomebamba, apoyando la tesis de Max Uhle; grupo de historiadores de la Morlaquia que, a la vez, impugnaron la teoría del P. Velasco, González Suárez, Julio Matovelle y Wolf, asegurando que la mencionada Ciudad de Tomebamba estuvo situada en las orillas del río Jubones, discrepando ligeramente estos historiadores al anotar concretamente el lugar en donde se levantaba la Ciudad de los Incas, pero coincidiendo en decir que aquella se ubicaba en las cercanías del Jubones, en dirección al territorio orense, correspondiente al Cantón Pasaje.


De nuestra parte, volvemos a ratificar lo dicho anteriormente, que posiblemente la discutida Ciudad Incásica de Tomebamba, estuvo, en parte, acaso, edificada en el Sitio CASACAY y sobre la actual carretera Cuenca-Pasaje-Machala, a la distancia de diez kilómetros de la Ciudad de Pasaje en la Provincia de El Oro, en donde los investigadores han encontrado muchas evidencias antiguas, al juzgar por el promontorio que se ha descubierto entre los ríos Quera y Casacay, asignándole como la última fortaleza de los Incas, que con la de Pucará custodiaban el hermoso valle cálido de Yunguilla, a fin de mantener incólume su integridad territorial, vigilando las pretensiones que tenían las tribus extrañas de ollar sus dominios.


Es necesario aclarar que, conforme anotamos en otra parte de este Libro, lo que estaba situado en lo que ahora es el alegre Caserío de Casacay, era propiamente la Capital de la Provincia de Tomebamba, en donde estaba el Gobierno Central de los Incas.


NUESTRA TESIS SOBRE LA CIUDAD INCASICA DE TOMEBAMBA.- Aún hay otro razonamiento para ratificar la teoría del P. Velasco, apoyada por González Suárez, Teodoro Wolf y Julio Matovelle, y que se refiere a que, si en verdad, la incásica Ciudad de Tomebamba se situó en donde hoy es Cuenca, pero esta fundación como muchas de las antiguas, indudablemente, se la puede conjeturar como una SEGUNDA FUNDACIÓN, obligada por efecto de la erosión de los terrenos, como se advierte a lo largo de la hoyada del Jubones y porque esta comarca que fue asiento de la primera fundación no ofrecía tierras aptas para la agricultura. Esta causa y quizá el clima malsano de toda la hoyada del Jubones, seguramente obligaron a los Cañaris a buscar una nueva comarca, especialmente regada por los ríos, como es el fértil valle de Cuenca, para que sea la plataforma de la nueva ciudad, en donde se labre una nueva etapa de progreso agrícola, esencialmente.


LA OBRA DE HUAYNA CAPAC.- Sobre la segunda fundación de Tomebamba en la actual situación geográfica de Cuenca se afirma que acaso fue obra de Huayna Cápac, quien se dedica a engrandecerla con el cariño de hijo nativo. Víctor Manuel Albornoz cita, que Huayna Cápac erige su palacio de residencia en el lugar que se conoce con el nombre de Pumapungo, desde donde se domina el río y el Sur. Otro edificio contiguo apunta Cabello de Balboa, es el llamado Tumipamba, aunque se lo conoce propiamente con el nombre de Mullo-Concha, debido a que sus paredes tenían el revestimiento de mullos y piedras multicolores, comenta Víctor Manuel Albornoz. Entre otras ruinas se han mencionado los templos de Viracocha y del Sol. Tanto es más factible la segunda fundación de Tomebamba por Huayna Cápac en Cuenca, al tomar en cuenta que, el Inca está considerado como el más valioso conquistador y legislador. El Soberano quería, a todo trance, mantener su poderío, llevando sus acciones guerreras hasta los últimos términos de su Imperio paterno, con batallas tenaces y obstinadas; acometiendo a las naciones limítrofes, invadiendo y agrediendo tribus; ensanchando dominios y ampliando, cada vez más, su vasto Imperio. Así pondera González Suárez al hablar del poderío de los Monarcas del Incario, destacándolo a Huayna Cápac como el más valiente y afortunado Soberano, que reinó por más de medio siglo su grandioso y rico Imperio, que en ese entonces, no había otro en América y que la Historia lo menciona con notables progresos y extensión que no se puede comparar.


Con más aplomo se puede asegurar que, la primera Tomebamba estuvo en la planicie del Jubones, especulándose varios sitios, entre ellos el de Pitaviña o Pitahuiña en la Provincia de El Oro, en el lugar denominado Casacay, a diez kilómetros de la ciudad de Pasaje, en donde se abre una planicie alegre hacia Pasaje, con horizontes dilatados en la llanura del litoral, tendidos sobre el majestuoso Jubones que corre caudaloso y respetable hacia las márgenes izquierdas de este balcón natural, que se levanta entre los ríos Quera y Casacay. Tanto más acertada es esta suposición, al considerar, como ya se ha dicho, que los Cañaris preferían los valles abrigados para establecerse en sus poblaciones, las hoyas y ríos caudalosos: sitios que han favorecido el desarrollo progresivo de la cultura, de acuerdo con la teoría de los climas, que favorecen la aparición de inteligencias privilegiadas, indicándose los de climas cálidos y de radiación solar directa. Desde luego esta es una teoría como una de las tantas que se ponen en discusión. EL HECHO YA COMPROBADO.- Lo que ya es un hecho comprobado, anota Rodrigo Chávez González, es la característica "mayoide" que se acentúa en las cuitaras prehispánicas de los cantones orenses, confirmándose esta tesis con la opinión de Emilio Estrada Ycaza, que la sustenta en su obra "Prehistoria de Manato". Pero ya González Suárez mucho antes sostuvo esta teoría, de que la influencia Maya se dejaba ver claramente en las culturas pre-incaicas y talvez pre Cañaris del Azuay, la misma que penetró a la Provincia de El Oro, a través de sus ríos caudalosos, entre ellos el Jubones, como ya hemos indicado en forma documentada.


HUAYNA CAPAC NACIÓ EN LA PROVINCIA DE EL ORO.- Pitaviña o Pitahuiña es el lugar célebre e histórico por su riqueza arqueológica, que fue hace algunos años visitado por el historiador y arqueólogo Rodrigo Chávez González, quien en sus investigaciones encontró numerosos objetos de la antigüedad, correspondientes a la época del Incario. El estudioso investigador halló algunas tolas en los lugares adyacentes a PITAVIÑA o PITAHUIÑA, en donde se ha confirmado nació el imponderable Inca HUAYNA CAPAC, dentro del sector conocido con el nombre de CAÑARIBAMBA. Rodrigo Chávez González extrajo desde este lugar abundantes piezas arqueológicas, con las cuales inició el Museo Municipal de Machala.


Posteriormente, confirman estas riquezas arqueológicas de Casacay en donde está situado el sitio PITAVIÑA o PITAHUIÑA, que ya hemos dicho, dos científicos extranjeros: el Dr. Franz Spellman, que en asocio con el de apellido Pawilks, llevaron sus investigaciones durante los años 1940 y 1941. El primero de los nombrados fue, más tarde, descubierto como espía al servicio del Perú.


OTROS SITIOS DE RIQUEZA ARQUEOLÓGICA.- Se han señalado los sectores de "El Pasaje de las Nieves", al otro lado del río Jubones, Calichana (o Calizana como llaman los aborígenes); San Agustín y Río Negro, como lugares muy ricos en objetos y manufacturas de piedra. Sobre la ribera derecha del río Jubones, adentrándose por el carretero de verano hasta la población de Cañaquemada, y a una distancia de kilómetro y medio, más o menos, los investigadores han observado la existencia de dos oteros, conocidos con el nombre de "Cerro del Gallo" y "Loma Pelada", esta última elevación que se presenta como un balcón mirador, ubicada en la hacienda que fue del señor Enrique Coello Lecaro.


La notoriedad de estos pequeños cerros que se levantan en una llanura del litoral pasajeño, en un campo que aún es cenagoso, hace presumir que fueron construidos por los aborígenes de estas tierras y que en su interior, seguramente, están almacenados muchos objetos y hasta metales preciosos, se dice. En estos lugares ya deben estar presentes los hombres de ciencia, especializados en la materia, que, con el apoyo del Estado, se dediquen a serias investigaciones y más pistas para enriquecer la Historia Nacional y la de estos pueblos orenses, contando con estos valiosos testimonios de la antigüedad, que se están perdiendo entre las selvas tropicales y la incuria de los tiempos.


LOS CAÑARIS EN LA PROVINCIA DE EL ORO Y OTRAS PROVINCIAS AUSTRALES.- A lo largo de las relaciones que hemos hecho sobre los CAÑARIS, como descendientes legítimos de los Mayas de Yucatán, debemos puntualizar que éstos fueron los representantes legítimos en nuestras provincias australes, extendiendo su acción a la del Guayas y Manabí. Los Cañaris desde entonces, han desarrollado una civilización de tipo "mayoide", que nadie ha podido discutir, en virtud de haber llevado íntegramente una descendencia en línea recta de aquella. A los Cañaris se los alcanza a ver a mediados del siglo XV. Desde esta época principiaron a figurar en la Historia y a presentarse con acciones heroicas en el transcurso de la conquista de los Incas, manifestándose como una Nación organizada, fuerte y aguerrida. Los historiadores antiguos, afirman que en tiempo de los Shyris, los Cañaris constituían una Nación poderosa y dominante, a la vez que, rebelde y progresista. Se formaba por un conjunto de tribus unidas y confederadas entre sí, con la fisonomía de ser un solo Pueblo. Su Gobierno era semejante a sus vecinos Puruháes, que consistía en una monarquía federativa. Cada Curaca o Régulo gobernaba independientemente su propia tribu, pero en los casos graves, todos los jefes se reunían para afrontar el peligro, cuando se trataba de incursiones a su soberanía territorial.


El autor de este libro está, por consiguiente, de acuerdo con la teoría de Max Uhle, apoyada por González Suárez, que da un razonamiento de extraordinaria importancia a la civilización 'mayoide", descubierta en la región de Cuenca, con la cual declara enfáticamente que esta realidad histórica de la antigüedad, sobre las evidencias y prolongación indiscutible de la civilización "mayoide" en Cuenca, constituye "la llave, no sólo del origen de las antiguas civilizaciones, sino también de las peruanas, y, aún más, la llave del origen de todas las civilizaciones antiguas americanas".


No estamos de acuerdo, al mismo tiempo, con la opinión de Víctor Manuel Albornoz, que critica hasta cierto punto, la firmeza que da Max Uhle a su teoría, quien asegura, a través de sus investigaciones, que la civilización Maya "es una de las más vigorosas prolongaciones étnicas, como trazadas en línea recta, hacia las múltiples variedades de civilizaciones sudamericanas, que llegaron a la América del Sur en diferentes siglos". Max Uhle dice que la civilización "'Maya" tuvo su asiento en Cuenca y Cañar, aparte del resto del Ecuador, derivadas de las fuentes "mayoides" de Centro América, que fueron los países de origen.


En general, la influencia "mayoide" centro americana, inundó las costas del Pacífico de Sudamérica, dando origen a una serie de civilizaciones sudamericanas de carácter superior. Muchos restos de la civilización "maya" se han encontrado en Ancón, en las costas de Manabí, en Cuenca, Cañar, EL ORO, en donde se han evidenciado, dice Max Uhle, semejanzas comprobables de elementos de civilizaciones "mayas", representados por la NACION DE LOS CAÑARIS.

L O S C A Ñ A R I S

González Suárez al confirmar la teoría de Max Uhle, asegura que los Cañaris eran los descendientes de los Mayas de Yucatán, por las siguientes razones: PRIMERO.- Los Cañaris rendían culto y veneración a los papagayos, loros o guacamayas, en virtud de una antigua tradición bíblica, que conservaban acerca de su origen en estas aves. Esta tradición se ha comprobado con los objetos extraídos de los sepulcros encontrados en el Azuay y Cañar. Esta misma ave era objeto de culto por parte de los Mayas, figurando en los mitos y leyendas de Centro América. SEGUNDO.- Los Cañaris se creían descendientes de una culebra grande y misteriosa, que se sumergió en la laguna solitaria, llamada Leo-Quina y en otras lagunas del Azuay. En ofrenda a la culebra que les había dado el ser, los Cañaris acostumbraban arrojar al agua figuritas pequeñas o idolitos de oro. La laguna era considerada como un lugar sagrado y como un santuario. En Yucatán se han hallado esculturas gigantescas de culebras, conociéndose uno de los Países del País Maya, con el nombre de "IMPERIO DE LA SERPIENTE", figurando la serpiente como el TOTEM de varios pueblos, que la consideraban como su progenitor, y como tal, le rendían culto y le ofrecían sacrificios.


TOTEM. (Objeto de la naturaleza, generalmente un animal, que tienen por sagrado y protector algunas tribus, considerado como antepasado de la raza).

Por otra parte, las tradiciones, usos, costumbres y prácticas religiosas de los Cañaris, han llevado a los historiadores a establecer relaciones de procedencia con los mitos religiosos de los célebres Mayas y Quichés, pobladores de la Península de Yucatán y de Guatemala, respectivamente. La tradición del diluvio y del culto a las guacamayas, que se ha encontrado entre los Cañaris, es idéntico al de los Mayas.


Garcilazo de la Vega refiere que los Cañaris adoraban a piedras grandes, como si fueran divinidades particulares. Esta misma adoración, se afirma, la mantenían los Mayas, envolviendo a las piedras misteriosas con lienzos, para sustraerlas de la vista de los profanos. Todas estas costumbres religiosas ya hemos anotado en forma prolija en la Monografía del Cantón Machala, y si volvemos a repetir es solamente para concretar, una vez más, que los Mayas ejercieron influencia predominante en la cultura de nuestros pueblos, muy especialamente, del Austro Ecuatoriano.


Como conclusión lógica, nuestro historiador González Suárez, plantea la teoría de que los Cañaris, tuvieron su origen Maya-Quiché, afirmando más concretamente, que los Cañaris son de origen Maya, como consecuencia indiscutible de las relaciones de semejanzas que existen entre los Cañaris y los Mayas, que a continuación las vamos a afirmar más detalladamente. Víctor Manuel Albornoz al expresarse de acuerdo con el historiador González Suárez, deja constancia de que el criterio del sabio arzobispo quiteño, ha tenido confirmación y aceptación en su mayor parte, robusteciéndose inmensamente con las exploraciones arqueológicas, que en estos últimos años, se ha realizado, así como con los estudios que historiadores versados han publicado al respecto.


Al insistir Max Uhle en la innegable influencia "mayoide" en nuestras provincias australes, esencialmente, discrepa con la teoría de los Toltecas, que afirman algunos historiadores, con el argumento de que son los iniciadores del gran desarrollo de las civilizaciones americanas. En ningún momento Max Uhle se familiariza con esa teoría, porque manifiesta que, en el campo sudamericano no se ha comprobado la obra de la actividad tolteca, y, además, porque esta raza no ha sido tan privilegiada como los Mayas. Por el contrario, se ha manifestado con escaso genio para el desarrollo de una cultura, en contraposición con la civilización "maya, que ha seguido un desarrollo progresivo y de posesión delantera en el avance de las civilizaciones de Centro América y Sudamericanas.


Comenta Víctor Manuel Albornoz que en el Sexto Congreso de Americanistas que se reunió en Sevilla, se aceptó como incontrovertida la Tesis del Presidente Honorario de la Delegación Alemana, Sr. Max Uhle, de que, "una civilización de tipo "maya", mezclada con otros elementos centroamericanos, llenó en los primeros siglos de la era cristiana, la región de Cuenca, desde la ciudad de Cañar al Norte, hasta Sigsig al Sur, a una altura de 2.400 a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Esta cultura se compone técnica-estilista y ornamental de elementos puros "mayas".


Además, Max Uhle sostiene la similitud "maya" con las culturas antiguas del Azuay y Cañar, es decir, los Cañaris que propiamente fueron los descendientes legítimos de los Mayas, siguieron con un sentido "mayoide" en todas las viejas culturas del litoral órense, desechándose con esta aseveración el absurdo de Manuel de Jesús Andrade, anotando con lujo de detalles en su Monografía del Cantón Machala, afirmando el establecimiento de los Quichés de Guatemala en donde actualmente se asienta Zaruma; al consignar esta teoría que es propiamente lo imperdonable, como formulada por González Suárez, historiador que nada dice al respecto en su obra histórica del Ecuador. Explicamos en esta parte, que los Quichés de Guatemala, apenas representan una pequeña influencia de sangre, creencias religiosas y elementos idiomáticos, que viajó con los Mayas a las costas de Manabí.


Volvemos en esta ocasión a anotar esta clase de datos falsos que nos ha dado Andrade, Orellana, Madero y otros seguidores, indudablemente, con estos datos han desfigurado lamentablemente el sentido exacto de la Historia de nuestros pueblos orenses, para encontrarnos ahora frente a una época de dudas e incertidumbres, que estamos tratando de salvarlas en forma oportuna y tinosa pedagógicamente, con datos ciertos sobre las verdades históricas distorsionadas por los falsos historiadores, buscando, además, la manera de canalizarlas comprensiblemente en las conciencias de las nuevas generaciones. Nuestro deseo al insistir en estos errores es, aprovechar de estas publicaciones para dejar bien claro los verdaderos conceptos ciertos de la Historia. Es por esto aunque pecamos de pasar con los mismos comentarios, con pocas variaciones y novedades, sin embargo, esperamos hacer conciencia nueva y favorecer a las nuevas generaciones con los datos ciertos de nuestra Historia. Nos ratificamos en decir que, los Quichés de Guatemala no fueron los primeros pobladores de las Provincias del Azuay, Cañar y EL ORO, mucho menos de Zaruma, conforme anota Manuel de Jesús Andrade, también en su Monografía de Zaruma, asegurando que el historiador González Suárez, sienta esta teoría "de que guiado por conjeturas, en remotos tiempos, ganaron unos aventureros las costas de Machala por el Canal de Jambelí, y los nombra Quichés de Guatemala. Llegados al pié de la Cordillera Occidental e internados, se establecieron en las mesas y alturas de las hoyas de los ríos que forman el Túmbez".


Estas absurdas e infundadas afirmaciones que nos da Manuel de Jesús Andrade en su Monografía del Cantón Zaruma, página 17, para ser más precisos, no se encuentra en la Historia de González Suárez, como ya anotamos anteriormente, siendo solamente datos antojadizos, producto de una fantasía arbitraria y carente de la más mínima responsabilidad histórica. González Suárez, hemos de insistir, una vez más, por el contrario, al referirse a las naciones indígenas del Ecuador, dice que apenas se puede emitir algunas conjeturas, siendo imposible presentar conclusiones evidentemente ciertas. Nuestro historiador solamente se refiere a los vestigios de las poblaciones, que se encuentran principalmente mientras más nos aproximamos a la Cosca, manifestando que, estos vestigios constituyen una prueba del camino seguido por las inmigraciones. Nos habla González Suárez, únicamente de antiguas potaciones indígenas encontradas en el camino que conduce del Jubones a las costas de Machala y Golfo de Jambelí, pero en ningún caso afirma que fueron los QUICHES DE GUATEMALA los que arribaron, por las costas de Machala y Canal de Jambelí, a las hoyas de los ríos que forman el Túmbez, anota en su Libro "Estudios Históricos sobre los Cañaris".


CAÑARIS: PRIMITIVOS POBLADORES DE ZARUMA

Los primitivos habitantes y pobladores de Zaruma, hemos insistido, son los CAÑARIS, que adoptaron los nombres de los lugares en donde se establecieron, ocupando la extensión territorial correspondiente a las actuales provincias de Azuay, Cañar y El Oro. Remigio Crespo Toral, en su discurso de presentación al sabio Max Uhle, afirma que: "En Sudamérica después de la Comarca de Cuzco, tal vez no se presentará un núcleo más extenso de vestigios prehistóricos que el de la antigua región CAÑARI-TOMEBAMBA, desde Saraguro hasta Tiquizambi y desde Macas y Zuma hasta Machala y Balao".


La llegada de los Cañaris a la Hoya de Zaruma, entre otras causas, obedeció al arrasamiento de la ciudad incásica de Tomebamba, llevada por Atahualpa allá por los años de 1529 a 1530, incendiando templos, pueblos y toda la ciudad, otrora espléndida y soberbia, hasta convertirla en un solo haz de llamas ardiendo en la "llanura grande como el cielo", dice Víctor Manuel Albornoz. La venganza del Inca, por otro lado, se calcula, sacrificó unos 50.000 Cañaris, aparte de la persecución inexorable que obliga a un doloroso éxodo a grandes masas de Cañaris a diseminarse por todos los lugares en busca de refugio y protección a sus vidas. Huyendo de la crueldad de Atahualpa, un gran número de Cañaris llegan hasta la Hoya de Zaruma, irrupcionando las Cordilleras de Dumarí, Chilla y otras nororientales de la Hoya, tanto como por las costas de Machala y Canal de Jambelí, para luego establecerse en las alturas y valles de los ríos que conforman el sistema fluvial de la Hoya de los tradicionales lavaderos de oro. En esta forma los Cañaris poblaron lo que hoy es la Provincia de El Oro, dominando toda la Hoya de Zaruma y la de Túmbez, desde las costas de Machala, con diferentes nombres que los adoptaron de los lugares que ocupaban y edificaban sus pueblos. La tradición apunta, por ejemplo, que en la Hoya de Zaruma, vivían los zarumas, pacchas, vizhagüiñas, descendientes, a la vez, de Saraguros y Yulugenses, que, propiamente, eran los CAÑARIS, que se habían bautizado con el nombre de este lugar, se asegura, llegando hasta la Hoya de Zaruma para dominar su extensión territorial. La pequeña población de Yúlug, que queda hacia el norte y al otro lado de la Cordillera de Chilla, en la ribera derecha del Jubones y en el punto donde recibe las aguas del riachuelo Minas, fue, indudablemente, uno de los principales asientos de los Cañaris que poblaron la provincia del Azuay.


Rodrigo Chávez González apunta que, fundada Guayaquil, primero por Benalcázar y, luego por Orellana, que la dejó establecida definitivamente, los españoles que habían tenido noticias de los punáes, que ya se presentaban como un pueblo rebelde y rico, avanzaron en canoas y balsas hasta Puna y luego bordeando las costas de lo que ahora es Balao, llegaron a las costas oreases, encontrando habitantes ribereños de pescadores que poblaran hasta la desembocadura del Jubones, por donde los españoles penetraron y fueron estableciéndose con propiedades agrícolas, hasta que dieron con la tribu de los Machalt (formación mayoide) que se conjetura estuvo frente al mar, porque se ha u aducido como Noble o Gran Lindero. El mar para los Cañaris hacia el Occidente era el único lindero hasta cierto punto invencible y respetado por ellos.


Con estos antecedentes y las piezas arqueológicas encontradas y recogidas en las "tolas" de los lugares adyacentes a la ciudad de Máchala, se comprueba, una vez más, y definitivamente, que fueron los CAÑARIS LOS PRIMEROS POBLADORES DE LA PROVINCIA DE EL ORO, con distintas denominaciones como ya hemos dicho varias veces: Machalas, Machalt, Mochicas, Chimús, langas, como dice Juan ni. Durand; Póceos o Póseos, Machaláes, otras veces, pero todos estos nombres están comprendidos en la Gran NACION DE LOS CAÑARIS. Estos últimos afirma Pedro Fermín Cevallos, eran reliquias que formaban el pueblo de Machala. Sin embargo, los Póseos como escribe Pedro Fermín Cevallos, o Póceos como los anota el Dr. Francisco Campos, se asegura que era una tribu o tribus distintas de los Machalas, que poblaban el Cantón Santa Rosa, quienes se aliaron coa los Machalas para afrontar los casos de guerra y hacer causa común la defensa de sus naciones. El autor deja constancia al respecto que, los Póseos o Póceos de Santa Rosa, solamente respondían a un nombre distinto de las otras tribus Cañaris que poblaban la Provincia de El Oro, pero en ningún caso eran provenientes de otra nación aborigen, ya que como hemos dejado anotado, los Cañaris se bautizaban con una variedad de nombres de los lugares en donde se establecían, así como se presentan en la Hoya de Zaruma, con los nombres de Zarumas, Pacerías y Wüizhagüiñas.


No estamos de acuerdo, sin embargo, de lo que sustenta Ángel T. Barrera en su Obra "Compendio Histórico de Machala", al decir que, lo que hoy es Machala, fue primitivamente asiento de los Mochicas, Chimús o Yungas, porque como ya analizamos anteriormente, las relaciones comerciales, de culto y costumbrismo que se ha compilado hasta la saciedad, han sido solamente con los Mayas y, posteriormente, con los Cañaris, en su calidad de descendientes y continuadores de la civilización "mayoide", y nada se ha podido justificar relaciones de ninguna clase con los Mochicas, Chimús o Yungas, poderoso Imperio que, según Juan E. Durand, se extendió entre los paralelos meridionales 10° y 45°, río de Pitavilca y primero de latitud Sur, Bahía de Manta. Y menos se ha podido establecer semejanzas con los QUICHES DE GUATEMALA, ni confirmar la teoría de su establecimiento en donde hoy se asienta Zaruma, ya que, por una parte, la civilización de los Quichés de Guatemala, fue absorbida por la Maya en su mismo lugar de nacimiento y desarrollo, que fue Guatemala y Norte de Honduras. Los Quichés vinieron a las costas del Ecuador, una vez más repetimos porque es necesario refrescar la memoria a cada momento, solamente como elementos idiomáticos, en costumbres, prácticas religiosas, cultos y sangre, a través de la inmigración B5aya, de la que tantas veces hemos hablado en forma detallada, sin que la presencia real de esta civilización QUICHE haya sido comprobada en las costas y más lugares del territorio ecuatoriano. Por otra parte, todas las hipótesis que se han expuesto, en realidad no pasan de ser meras especulaciones, que se pierden de vista a través de mileños, en donde la existencia del hombre sólo aparece sobre un andamiaje de conjeturas y nada más que conjeturas, suposiciones e hipótesis. Pero, de todas maneras, nos ratificamos en concluir manifestando que los Quichés no llegaron a las costas del Pacífico, menos a las del Ecuador. Quien tenga documentos que puedan probar lo contrario, sería muy conveniente poner en claro esta tesis, no con el ánimo de polemizar, sino de asegurar la verdad de los hechos prehistóricos que han sido falseados en forma arbitraría desde los bancos de la Escuela.


Como ratificación de lo que venimos sustentando sobre la cultura "mayoide", en todos los pueblos orenses, se ha venido reconociendo la presencia de la civilización CAÑARI, con su sello característica de cultura "mayoide", observándose tanto en los cantones litoralenses, como en los de Pinas y Zaruma, estilizaciones típicas de la llamada cultura "mayoide", ya en los restos de los utensilios domésticos adornados artísticamente, que han si-do encontrados en algunos lugares de la Provincia, como en las construcciones de sus caminos, tolas y otros monumentos que se erigían para la defensa y el culto.


EL GRANDIOSO CAMINO A LA COSTA

Una de las pruebas evidentes e irrebatibles, donde ha quedado la huella CAÑARI, profundamente impresa con toda su alma de pueblo progresista, que levantó una civilización superior, como fiel reflejo hereditario del talento y genio de esta raza privilegiada, transportada a través de la cultura Maya, se ha comprobado en los restos encontrados de vasijas de uso doméstico, implementos de cacería, culto y armas para la guerra, en diferentes lugares de los cantones de Machala, Santa Rosa, Pasaje, Zaruma y Piñas; tanto como las huellas aún permanentes, que se hallan confundidas dentro del laberinto de los bosques seculares y montañas de Dumarí, de ese GRANDIOSO CAMINO A LA COSTA, que pasa bordeando la Cordillera de Dumarí, a través de las montañas de Birón hasta salir a Pasaje, por donde actualmente se está construyendo la carretera redentora para los pueblos de la provincia de Loja y el Cantón Zaruma, que partiendo de Zaruma enlaza ya a los pueblos de Malvas, Huertas, Paccha hasta llegar a Pasaje, trazando una línea recta hacia el mar, con un recorrido que empleará solamente hora y media. Esta carretera se había comenzado a trabajar hace algunos años y parece que actualmente está paralizada porque el forjador del progreso órense se fue a vivir a Loja. Fue el Dr. Ángel Tinoco Ruiz quien llevaba esta carretera, a más de levantar escuelas, templos, caminos y colegios.


LOS ESPAÑOLES.- Los españoles que fundaron Guayaquil, al venir desde San Miguel de Piura, siguieron por el llamado CAMINO DE LA COSTA, dice Rodrigo Chávez González, el mismo que se atribuye a los Incas, pero que, se ha comprobado posteriormente, haber sido iniciado antes por los CAÑARIS. EL CAMINO A LA COSTA ya adjudicado a los CAÑARIS, unía directamente el valle de Cata-mayo con el Norte del Perú, bordeando la Cordillera de Dumarí, para avanzar a Túmbez. Es decir, el CAMINO DE LA COSTA, pasaba desde el Sur por el pie de las estribaciones de la Cordillera de Dumarí en dirección al Norte del Perú.


De este camino tradicionalmente llamado "CAMINO A LA COSTA", se advierten claras huellas a través de la Cordillera de Dumarí, pasando por las montañas de Birón para ir hasta el mar con dirección a Túmbez, por el territorio de lo que hoy es Pasaje. Es un camino ancho, perfectamente empedrado que se puede observar en algunos trechos de la montaña; con sillares de piedra en los lugares abiertos y planos de las estribaciones, que, indudablemente, sirvieron para el descanso y acaso para realizar las fiestas aborígenes, que se daban cita en estos sitios amparados por la frondosidad de los bosques, en donde se realzaba la riqueza vegetal con sus productos derivados y un verdadero plantel de animales salvajes de toda clase, utilizados por los aborígenes para la alimentación, la pequeña industria y el adorno. En estos parajes sombríos, primitivos y salvajes, los CAÑARIS, durante su tránsito, encontraron cariñosa hospitalidad y atracción, por sus milagrosas producciones vegetales, como la guayusa, la hierba luisa, manzanilla silvestre, anís y otras tantas raíces y hierbas aromáticas; como granos, frutas, flores; maderas recinosas, cortezas medicinales como el condurando y la cascarilla. Así como la variadísima vegetación con el zoológico que se albergaba en esas montañas amenazantes e indómitas, permaneciendo como otras tantas tribus salvajes, rebeldes y sanguinarias.


A través de estas montañas que los madereros, cascarilleros y los que explotaban el condurango y la tagua, violando la virginidad de sus parajes, se suceden impresionantes y atractivos paisajes. Los que caminan se hunden hasta los tobillos, en muchos lugares, en una gruesa alfombra de hojas podridas que amortigua las pisadas y que es como un legajo recóndito que guarda los secretos seculares de mil generaciones vegetales. Estos colchones que se tienden siguiendo las montañas, constituyen el suelo maternal porque en su seno se disuelven los alimentos nutrientes de una nueva flora, que se levanta lozana y triunfante hacia el sol, a lo largo de los arcos del círculo vital cargado de clorofila y policromía. Con las alfombras de hojarascas, están los troncos deshechos en confusiones de ramas entrelazadas, de enredaderas que suben aprisionando los cilindros felpudos de musgos y líquines. Los hongos se asoman como orejas de perro pequinés y se pierden estas callambas entre un griterío tumultuoso de animales salvajes y una garrulería interminable de la naturaleza. Mientras más se adentra en la montaña, ésta se va oscureciendo, no porque falta luz en el cielo, sino porque las hojas altas son celosas de la madre tierra y no permiten que el sol profane la humedad y el descomponente sueño letal de las hojas muertas.


Las estribaciones de la Cordillera de Dumarí, por donde traficaron los Cañaris para salir a la Costa, en dirección al Pasaje, constituye un verdadero tesoro de reliquias prehistóricas de la antigüedad, al juzgar por los vestigios encontrados en el CAMINO A LA COSTA y los que seguramente deben estar enterrados en las faldas occidentales de esta Cordillera, en donde los mismos Cañaris fundaron el Pueblo de PACCHA en el lugar denominado HARIPOTO, conocido posteriormente con el nombre de Pueblo Viejo. Los Cañaris habían salido desde su parcialidad, hoy la Provincia de Cañar, soportando un doloroso y obligado éxodo, perseguidos por las huestes de Atahualpa, quien había ordenado su exterminación por traidores a la causa del Remo de Quito, al plegar a las tropas de Huáscar, su enemigo. En su huida, parte de esta tribu de los Cañaris entraron por el Nudo de Guagra-uma, que está engastado en la Cordillera Occidental de los Andes, luego por la Cordillera de Cuvilán, Cerro de Arcos, Cochacorta, Clavelillos, Langazhío, Chillacocha y Dumarí, hasta estacionarse en las faldas occidentales de esta última Cordillera, en donde fundaron le Pueblo de Paceña allá por los años de 1533 a 1534, época en que se derrumbaba el gran Imperio de los Incas, llamado TAHUAN-TIN-SUYO (los cuatro extremos de mundo), según los Incas.


Lo que antecede ya dejamos expuesto en el libro monográfico de la parroquia de Paccha, sin que con estos pocos datos que habíamos apuntado en la obrita monográfica de Paccha, se considere como que ya ¿e ha agotado la prehistoria de esta importante sección de nuestra Patria. De acuerdo con las investigaciones que ríe realizado en los archivos de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Matriz de Quito, la Historia y Prehistoria de Paccha es una de las más ricas de la Provincia de El Oro. Falta solamente que algunos estudiosos comiencen a desentrañar esta mina y exponerla como uno de los mejores tesoros arqueológicos del país. Sobre los Cañaris en nuevas publicaciones se ha afirmado lo que dejó escrito González Suárez, el primero que llegó a desentrañar el antiguo mundo azuayo, encontrando huellas "mayoides" en la cultura Cañari, asombrándose ante la exuberante maravilla metalúrgica de Chordeleg, muy especialmente, aparte de otros lugares. Más tarde en 1923, el notable arqueólogo alemán Max Uhle que tantas veces lo hemos nombrado, llegó a confirmar con alguna reciedumbre científica, los estudios y descubrimientos de nuestro ilustre historiador quiteño González Suárez. En definitiva, la oleada cultural que sentó reales en el Azuay y se diseminó por las demás provincias, entre ellas la de El Oro, fueron los Cañaris que especialmente parece que poblaron las orillas del Jubones, conforme aseguran los historiadores cómo Velasco, González Suárez, Wolf, Julio Matovelle y otros. Los mencionados historiadores han manifestado en forma concreta que la Hoya del Jubones se transformó en una vasta red de pueblos, con diferentes signos de otras civilizaciones, que algunos historiógrafos y sociólogos, como el Dr. Rafael Euclides Silva, plantea el origen de los Canarios como descendientes de los Yunga-Huancavilcas. Se dice que hasta la fecha no ha sido posible sentar la tesis en una forma definitiva sobre el origen de los Cañaris, moradores de las Hoyas del Azuay y del Jubones, añadimos nosotros. Sin embargo, a pesar de que han existido encontrados criterios, con deleznables fundamentos muchas de las veces, los historiadores más notables e investigadores de nuestro país han llegado a definir la tesis Cañari, concretándola a las provincias Azuay, Cañar, El Oro y parte de Loja. Desde luego, para los historiadores y arqueólogos que han solucionado esta controversia de criterios sobre los Cañaris, han tenido que rebasar los quiméricos moldes de la leyenda y buscar con paciencia benedictina la fría estructura de la ciencia, escrutando por todos los ángulos, en unión con el sabio alemán Max Uhle, los primigenios brotes de la civilización Cañari, sin que con estos quiera decir que tal descubrimiento ha quedado solamente en atisbos, sino que han estado enriquecidos por abundantes estudios arqueológicos y etnológicos.


Felizmente el Ecuador ya tiene un equipo valioso y muy capacitado, formado con doctísimos arqueólogos que prometen en el futuro una verdadera batida del enigma de las culturas ecuatorianas, porque, a más de sus conocimientos especializados, tienen entusiasmo, bríos, y una verdadera consagración científica en seguir hurgando los vestigios del Litoral. Lo único que habría que hacer es, pedir a estos sabios arqueólogos, visiten los lugares arqueológicos de la Provincia de El Oro, en donde permanecen como un cofre codiciable para la cultura.


GLORIOSA Y TRADICIONAL ESTIRPE CAÑARI

El apelativo CAÑARI, por lo que hemos visto, representa el alma del AUSTRO ECUATORIANO, por ser una raíz étnica que se halla metida en la misma sangre de las tres provincias: AZUAY, CAÑAR Y EL ORO, con todo el ímpetu caudaloso de una tradición milenaria y memorable de aquella estirpe, que se nutrió de seres místicos y vivió ligada a ellos, con los vínculos irrompibles de divinidades creadoras de su progenie. La guacamaya totémica y la serpiente animadora de la especie, forman con vehemencia e indeclinable fé, el glorioso y tradicional vocablo con que se apellidaron esas tribus geniales y gemelas, de habilidades artísticas innatas, valientes por herencia de sangre, astutos y con diplomacia de zorra; al mismo tiempo que, crueles y vengativos, con ferocidad de león. Los orenses, como los azuayos y cañarejos, debemos enorgullecemos en alto grado, el hecho de pertenecer a esa raza indomable y de especial organización cerebral y nerviosa, porque supo captar intuitivamente hasta aspectos de la civilización de este siglo, en lo referente a sus artes, escritura, matemáticas, astronomía, organización política-administrativa, etc., etc. Por esta razón, los pueblos que tienen aún esas grandes acciones e influencias hereditarias raciales y los que se refrescan con este baño de oro de la herencia de una raza y de una civilización que incendió con fulgores de sabiduría los horizontes del TAHUAN-TIN-SUYO; de heroísmo y amor indeclinable a su terruño, defendiéndolo hasta dejar campos cubiertos solamente con el sudario de sus huesos, diluyéndose a través del tiempo como interminables neblinas de una raza heroica. Por esta razón, decimos, al proclamar que las Provincias de El Oro, Azuay y Cañar, proceden de ese barro y linaje de los CAÑARIS, debemos hacer esta declaración como si estuviéramos sosteniendo nuestra propia Bandera: la Bandera de nuestra Patria: para significar que pertenecemos a una raza altiva y heroica al mismo tiempo; a una sangre aborigen que fue estímulo edificante de; patriotismo, porque defendió, palmo a palmo, la tierra donde se meció la cuna, el regazo materno que lo acarició y el campo santo donde se guardan con cariño los restos de los antepasados. Y al izar este Emblema Patrio, con el himno de estas páginas orenses, que corean; el nombre de los CAÑARIS; el Pueblo del AUSTRO ECUATORIANO, ve brillar en su frente la luz de la genial herencia racial, y en el pecho, el vigor y la pujanza de su porvenir, trazado con la cultura y las rebeldías de una raza, que dejó rayada la tierra, las líneas imborrables de sus monumentos y de sus regueros de sangre viril y tradicionalmente guerrera y sacrificada en la hoguera que atizaba la laboriosidad incansable de su tierra, que al mismo tiempo la defendían con pasión sus derechos inalienables.

Desde un pequeño islote de palizadas hacia el Noreste de la ciudad de Pasaje, se inició el recorrido por el caudaloso Jubones. Una Comisión de Personeros municipales acompañaron al autor de esta Obra, para describir la realidad agrícola de la Zona. Los señores Alberto Serrano Zambrano y Francisco Ortiz Valdez, Presidente Ocasional y Secretario de la I. Municipalidad de Pasaje, respectivamente, guiaron con ilustrado conocimiento el estudio del Cantón Orense.


ZONAS GEOLÓGICAS DE LA PROVINCIA La Provincia de El Oro, geológicamente se divide en dos grandes ZONAS diferentes, que conforman, la una, la Parte Alta o SIERRA, formada por los Cantones de Zaruma y Pinas, que tienen diversidad de climas y, por consiguiente, diversificaron de producciones; y, la otra, la LLANURA COSTERA que comprende los Cantones de Machala, Pasaje, Santa Rosa y Arenillas. Esta última ZONA se caracteriza por ser tierra, esencialmente agrícola y fértil. Contiene arena, limo, arcilla y sedimentaciones fluviales, acarreadas en gran cantidad por el río Jubones, formando un Valle de gran producción agrícola, que ha dado el más alto índice de exportaciones del país, en un tráfico a través de Puerto Bolívar que representa más del 50%, en especial, del banano exportado del Ecuador, como de la explotación de todo el desarrollo industrial de la Zona.


ZONA ORIENTAL LA HOYA DE ZARUMA.- La ZONA ORIENTAL de la Provincia de El Oro la forma, propiamente, la HOYA DE ZARUMA y sus áreas adyacentes, que da cabida a los Cantones de ZARUMA y PIÑAS. Esta zona, además de ser atractiva por sus paisajes, es rica por sus recursos naturales. Encierra una gran variedad de formaciones vegetales, desde los páramos de Chilla hasta las complejas formaciones boscosas de la Cordillera y sus estribaciones, que, sin embargo de la tala incontrolada, todavía existen áreas vírgenes. El recurso hídrico de la HOYA DE ZARUMA da la impresión de una amazonia con grandes perspectivas para el futuro, cuando se programe el aprovechamiento eficaz en beneficio de todos los pueblos vecinos, respecto de la alimentación, irrigación y la energía hidroeléctrica, así como también en favor de la piscicultura artificial. Es digno admirar la particularidad de que en esta región tienen cabida terrenos de zonas frías, como Chilla y Guanazán; zonas templadas, como Zaruma, Malvas, Huertas Paccha, Ayapamba y Piñas; zonas cálidas, como Balsas, Marcabelí y Portovelo. Por esta razón, sus productos son variadísimos en los reinos animal, vegetal y mineral. En esta misma región montañosa, que forma la Hoya de Zaruma, domina la riqueza mineral y agrícola. Sus industrias predominantes constituyen la agricultura con el cultivo extensivo de café y caña de azúcar, la ganadera y minera en regular escala. MAGIA EN LAS MONTAÑAS DE LA HOYA DE ZARUMA.- En la Monografía de la Provincia de El Oro, publicada en 1947, habíamos pintado la imagen atractiva y llena de encantos naturales de la zona montañosa de la Hoya de Zaruma. La sugestiva acuarela que la habíamos confeccionado para exponerla en la galería de este paraíso órense, más o menos quedó pintada así: La Hoya de Zaruma encierra una exposición permanente de emociones y sorpresas naturales cautivantes. En todos sus parajes se ha afincado el reinado de una vegetación enjoyada de orquídeas, entretejida de serpentinas y lianas, donde los árboles permanecen cubiertos de gráciles enredaderas. Sus Cordilleras son madres de muchas montañas y ríos, que se hallan albergando en la vastedad arcana y febril un sinnúmero de cubiles de sierpes venenosas, que se las encuentra, a veces, enroscadas en las ramas y troncos de los árboles, semejando vividos brazaletes, erizando los cuerpos de animales y humanos, que se aventuran por estos sitios en busca del ganado y para explotar el rezago que nos dejaron los gringos, sobre las maderas de cedro, aguacatillo, cascarilla, Bellamaría y sus productos, como la cascarilla roja, tagua, condurango, cera de palma, que en un tiempo no muy lejano dieron un filón de riqueza seccional. Esta riqueza vegetal por ahora está muy poco explotada y casi ha desaparecido, porque toda fue arrasada en tiempo que la South American Development y Cía. explotaba las minas de Portovelo. Entre las muchas plantas características de esta región, hace algunos años, llegó a una celebridad extraordinaria, pero pasajera, el condurango. Esta planta trepadora de la familia de las asclepiadeas, abunda en las montañas de Zaruma, como tal vez, en ninguna otra parte, y fue casi arrasada cuando era solicitada en grandes cantidades, como pretendido específico contra el cáncer. Pasada su explotación y sus especulaciones, sigue esta trepadora, como antes, festonando con sus hermosas guirnaldas las orillas de los bosques y ríos. A veces el contingente respetable de su fauna, entre ellos los de la familia felina, ursina, con sus tipos representativos del tigre y del oso, respectivamente, forman una barrera infranqueable para los hombres y el ganado vacuno y caballar. Sumándose a estas fieras, están las víboras como la equis, la coral, culebra verde y arañas venenosas de aspecto repugnante, que andan filtrándose por debajo de los árboles, devorando el espacio con las luces ígneas de sus ojos. Estas arañas, como los alacranes, son temidas, porque con sus aguijones venenosos pueden causar hasta la muerte. También mencionaremos muchas especies de animales o insectos venenosos: avispas, mosquiñanas, cubos, abejones, pertenecientes al orden de los himenópteros. Existen las abejas silvestres que dan buena cera y miel. Las hormigas cargadoras y las locas que devastan los campos, pero que al mismo tiempo, limpian las casa y los campos cultivados, destruyendo una multitud de animales nocivos a la agricultura. Entre los dípteros están los tábanos y las mascas, que desaparecen solamente a la altura de 3.000 a 4.000 metros. Libélulas, comejenes y polillas que destruyen todo lo que encuentran a su paso. Sin embargo, hay una fiesta eterna en medio de esta floresta. Es la fiesta de les picaflores, azulitos, loros, predicadores, solitarios, que ponen un acento de animación con sus orquestaciones polifónicas y con un signo de inocencia y esplendor. A veces la animación alada se silencia en estas montañas, pero en recompensa de esta falta, la mayor parce de las aves ostentan un plumaje esplendido y encantador, hay entre ellas una caprichosa combinación de colores para producir efectos sorprendentes; unos se visten de un traje austero, de terciopelo negro con adornos amarillos; otros, de escarlata o de verde azul; otros, como los arlequines, se viseen de siete colores, adornándose con vanidad la cola y la crestilla de la cabeza. Los pericos jóvenes tienen la túnica verde entera, los más viejos, se jerarquizan llevando sobre la cabeza un plumaje carmesí, como especie de gorro; estas aves parieras tienen el obispado de las montañas. Los chicos llevan como collares de zafiros, de topacios y rubíes, hermosos colores que adornan el cuello. La condición especial topográfica de múltiple relieve en donde se asientan los Cantones de Zaruma y Piñas, le proporciona diversidad de climas, como hemos ya anotado anteriormente dentro del marco subtropical, templado y frío, constituyendo virtualmente una gran producción de riqueza agrícola de apreciable variedad en lo tocante a frutas, hortalizas, tubérculos, cereales y maderas. Pero especialmente, en estos últimos años, se destaca la riqueza ganadera como otra fuente de economía segura, la misma que se sigue incrementando, no solamente en esta zona, sino en todos los Cantones de la Provincia. Aún esta riqueza ganadera está mejorándose notablemente, mediante la introducción de ganado de sangre fina que ha llegado a aclimatarse y reproducirse en forma satisfactoria. Se han establecido verdaderos criaderos de ganado vacuno en escala para atender demandas de otros pueblos. Para el efecto, a pesar de que, si por una parte, la formación de pastizales con la tala indiscriminada de bosques naturales, favorece amplia-mente la cría de ganado vacuno, por otro lado, se está atentando la existencia de los recursos naturales que originan la permanencia del caudal de aguas necesarias para la higiene y la alimentación de las poblaciones. LAS QUEMAZONES CUANDO SE VA EL VERANO Al término del verano los potreros aledaños a los pueblos, se ven acosados con janeiros resecos y cargados de garrapatas y garrapatillas, que están como racimos en el envés de las hojas y por el suelo. Es la amenaza fastidiosa en todos los potreros, especialmente de la costa, que consumen la sangre de los animales. Los campesinos han empleado tradicionalmente un remedio: el fuego en los pastizales. Durante los meses de Agosto y Septiembre, cuando se han realizado las cosechas, los potreros arden como los fuegos pirotécnicos, descubriendo tétricas figuras en las lomas, que incandescentes brillan rojizas en las lejanías. Allí en forma esqueletizada se abrazan carbonizados los troncos y ramajes. El crepitar del pasto seco, generalmente, se aumenta durante el silencio de la noche, y las chispas disparadas hacia un cielo cerrado, hace hasta peligrar las casitas próximas, aquellas que descansan en las faldas de las colinas. Por algunos días los incendios de rastrojos y pastos secos, dejan flotando un humo sucio que baja desde las lomas, esmerilando la luz solar, poniendo una capa púmblea sobre los techos de los caseríos. Después de fastidiar a las gentes el humo se tiende hacia el río seco y cristalino, que baja al descubierto a lo largo de extensos "playones de color marrón, donde decenas de lavanderas negrean más por entre la blancura de las ropas y de la espuma jabonosa. PRODUCCIÓN CAFETERA.- Hacemos oportunidad para manifestar que, especialmente, en esta zona y en otras de la Provincia, se produce el mejor café del Ecuador, que se cultiva con mayor esmero en los cantones de Zaruma y Piñas. El café llamado por antonomasia "CAFÉ DE ZARUMA", es un café privilegiado por sus condiciones aromáticas, su sabor agradable y más propiedades químicas saludables, que lo distinguen de sus similares cultivados en otras zonas. La bondad del "Café de Zaruma", aunque se lo cultiva con mayor esmero en el Cantón Pinas y en algunas parroquias del Cantón Zaruma, está en sus grados de cafeína, encontrados en mayor proporción, al compararlo con otros. En mayor cantidad posee principios grasos, celulosa, sustancias nitrogenadas, colorantes varios y azúcar, siendo para mejor ventaja de este grano, la presencia de menor cantidad de agua, de ácido tánico, cenizas y dextrina, que se halla en cafés de zonas bajas, dicen los analistas o químicos. La mejor explicación de la excelencia de este producto, la dan las condiciones naturales y privilegiadas de que goza esta zona cafetera, con suelos aptos, unidos a un clima de singular uniformidad, que le procura al árbol una actividad fisiológica especial, permitiendo así el refinamiento de las cualidades del fruto. Para conseguir las cualidades inmejorables del "café de Zaruma", se ha dado paso a la tecnificación del cultivo, con la Asistencia del Programa de Fomento Cafetero, en forma oportuna y capacitada. La realidad antaña, que estaba aniquilando la economía cafetera, con resultados de bajísimo rendimiento, debido a factores contraproducentes, entre ellos, el empleo en el cultivo de variedades criollas de escasa producción, se ha venido superando con la renovación de especies mejoradas, de alto rendimiento, de mayor precocidad, de resistencia a enfermedades y menor desarrollo aéreo, como las llamadas Caturro Rojo, Villalobos, Bouborn, etc., que han tenido gran aceptación. El programa cafetero, además, ha tenido el acierto de establecer criaderos de plantas para reemplazar a los llamados "lechuguines', de malas condiciones, que abundaban en el mercado, traídos desde las zonas cafeteras de Santa Rosa, con la desventaja hasta para la salud del pueblo trabajador, porque, juntamente con las grandes cargas de 'lechuguines", que se amontonaban en los lugares de venta los días feriados, venían miles de larvas de mosquitos como los jejenes, puyones, zancudos, mantas y anofeles, que infectaban las poblaciones, con el consiguiente desarrollo del paludismo y otras enfermedades de la piel. Oportunamente se ha hecho también la difusión de prácticas racionales en el cultivo de café; control de plagas y enfermedades, fertilizaciones, conservación de suelos, de humedad y rehabilitación de cultivos en general. Es menester ya, que el agricultor tenga conocimiento sobre el mejor beneficio del grano, que debe ser desde su estado húmedo, para evitar el desarrollo de malos olores y sabores, tanto como para prevenir la pérdida de las características que en forma potencial tiene el'-grano, cuidando y manteniendo esas magníficas cualidades de sabor y aroma del café de esta zona. Todo esto se logra garantizar, secando el grano en tendales de cemento, de acuerdo con el aceptado consejo de los técnicos, lo que, de manera general, se ha puesto en práctica por parte de los agricultores de este grano. ÍNDICE ECONÓMICO DE ESTA ZONA.- El índice económico de los dos Cantones de la zona-Zaruma y Piñas, lo forman, especialmente, las producciones de café y caña de azúcar en los valles; los cultivos de cereales en la región de los páramos; el arroz, maní, maíz, tanto como la elaboración de panela que se expende en grandes cantidades en los mercados de los dos Cantones y resto de la Provincia. Al rededor de estas producciones giran las actividades agrícolas de los Cantones de Zaruma, y Piñas, librando una gran batalla de permanente victoria económica, de satisfacción de necesidades primordiales y dando un bienestar social a estas comunidades, las zonas que se presentan como centros de producción halagadora, entre ellas: Paccha, Huertas, Moromoro, Capiro, Ñalacapac, Calera Grande y todo el valle de Piñas. INDUSTRIALIZACIÓN DE LA PANELA.- Se han hecho últimamente estudios minuciosos para industrializar la elaboración de la panela, que es la industria casera y de primera sustentación de las familias campesinas en los Cantones de Zaruma y Piñas. Se ha apuntado que el cultivo de la caña de azúcar y la producción de sus artículos derivados, están afectando seriamente la situación económica y social de las familias campesinas dedicadas a esta labor. Específicamente, en la tarea de la fabricación de la panela o "raspadura", los campesinos se ven en la necesidad de llevar largas jornadas de trabajo, que fluctúan entre las catorce y diecisiete horas, cada día, para llegar hasta la última etapa de empaquetar las panelas en hojas secas de plátano para llevarlas al mercado. Todo este largo proceso se caracteriza por rudimentario, el que se inicia primero con la cosecha de la caña, o el llamado "corte" que es muy peligroso porque los trabajadores tienen que enfrentarse a mil peligros, entre ellos los insectos y culebras venenosas. Luego, viene la recolección de leña para los hornos, transporte en acémilas, tanto de la caña cortada como de la leña; la molida en trapiches accionados por bueyes o mulares en la generalidad, y, excepcionalmente, por pequeños motores de explosión, en los que se pierde el cincuenta por ciento del producto. Posteriormente, se realiza la cocción de les jugos, hasta obtener el "punto" adecuado para la elaboración de la panela, apto para moldearla en artefactos de madera. Por fin viene la secada de la panela y la envuelta en hojas secas de banano. El procedimiento de la elaboración de la panela, como se puede suponer, se la hace sin normas de higiene y calidad, resultando el artículo con un precio elevado por el costo del proceso largo que tiene, con una rentabilidad insignificante para el campesino, que decrece por la explotación que hacen los comerciantes, quienes concurren a los lugares de producción y compran anticipadamente el producto a precios bajos. ESCENAS PINTORESCAS DE LA MOLIENDA.- A veces es la yunta de bueyes o el caballo mandadero que hace girar el trapiche de madera, maquinita rudimentaria que rechina como un alarido de perro herido. Un campesino mete la caña entre el par de rodillos, los que van ligeramente cediendo, dejando al otro lado montones de bagazo todavía jugoso, mientras debajo un arroyuelo de guarapo corre inclinadamente a través de un canal de madera, un hombre fuerte, especializado en la tarea, que lo llaman "melero", de pie frente al pailón de bronce, encajado en un horno de ladrillos tornado en pozo de fuego, limpia con unas bayetas la cachaza de la superficie del guarapo hirviente. Otro permanece alimentando el fuego. No hacen falta en estos escenarios campesinas bonitas que comparten la dura faena de la elaboración de la panela. Los campesinos antes que mirar el zapateo de la miel, se quedan contemplando a las chiquillas en sus momentos de descanso, quienes con ese rubor sencillo, impecable y silvestre clavan sus miradas solamente sobre los trojes de hormigas arrieras que abren sus caminitos estrechos. Allí hunden sus pestañas, viendo el ir y venir de las arrieras que curvan sin atropellarse, manteniéndose embanderadas las que regresan a la casa, trayendo trocitos de verdes hojas suaves cortadas en el monte, o cargadas de piezas comestibles. Miradas fugitivas se cruzan, pero siempre las féminas no apartan su vista de esos ejércitos colorados, que flanqueando puntales suben cerritos de tierra floja hasta perderse en las misteriosas galerías de sus palacios subterráneos. En esos momentos la paila de miel da su aviso chirriante porque está de "punto" para ser vertida en los moldes de tapas de panela. PRODUCCIÓN DE LA PANELA A NIVEL INDUSTRIAL.- La trágica estructura agro-social que tienen y soportan nuestros campos y campesinos, en donde también se ha desenvuelto el campesino dedicado al cultivo de la caña de azúcar, puede ser factible de transformación, mediante la producción de panela a nivel industrial se ha sugerido. ORGANIZACIÓN DE COOPERATIVAS.- El primer paso para conseguir este objetivo, sería la de que los cultivadores de la caña se organicen en Cooperativas, para tener acceso al crédito bancario y el consiguiente financiamiento industrial del producto, con lo cual, se obtendrían beneficios inmediatos como promociones de grandes producciones técnicas de caña, con notable reducción de costos, gracias a la agilidad y mejoramiento de la productividad en masa; favorecido, por otra parte, con transporte mecanizado desde el campo hasta la fábrica o moliendas, aprovechando la construcción de una infraestructura caminera. En esta forma, se aprovecharía sin desperdicios la extracción de los jugos, desde luego con equipos de trapiches en serie, que funcionarían con instalaciones eléctricas. Este acoplamiento de mejoras técnicas, unidas a las obras de infraestructura zonal o regional, daría el mejoramiento de la calidad del artículo y la apertura de nuevos mercados, que atraerían el producto con demandas crecientes. Si a todas estas circunstancias positivas que rodearan a los cañicultores, se agregaría la comercialización del artículo, así como el banano, por ejemplo, los ingresos de éstos se verían notablemente mejorados, deviniendo el consiguiente desarrollo rural, al que se aspira en todo tiempo. LAS MINAS DE PORTOVELO.- Al pie de Zaruma, a una distancia de cinco kilómetros, se halla PORTOVELO, tendido a las orillas del misterioso y tranquilo río Amarillo, cuyas linfas copiaron en su retina las siluetas de españoles y norteamericanos, posteriormente, que avanzaron a estas tierras para levantar sus tiendas explotación integral: de suelo y vidas. PORTOVELO.- fue siempre la tierra del oro, dentro del Distrito Aurífero de Zaruma, y está enclavado en las montañas del Austro Ecuatoriano. Se extiende en un vasto territorio del Cantón Zaruma, semejando ser un nido de perlas que yace a la escasa altura de seiscientos metros sobre el nivel del mar, con una temperatura de 18 a 23 grados centígrados. Además de su riqueza mineralógica, tiene Portovelo una Historia que se engasta en el tiempo, con ese brillo perenne y codiciado de sus yacimientos auríferos. Apunta Manuel de Jesús Andrade, en su Monografía del Cantón Zaruma, página 17, que algunos mineros españoles llegaron hasta el sitio denominado Huichi-Huichi (Güichi-Güichi), en donde se unen los ríos Calera y Amarillo, y, siguiendo por este último, por considerarlo de mayor riqueza, que originó su nombre dado por sus explotadores, llegaron hasta una planicie que la bautizaron con el nombre de PORTOVELO, por encontrar alguna semejanza topográfica con el Puerto marítimo del Istmo de Panamá, bautizado así por la exclamación de "Puerto Bello' que le dio Cristóbal Colón al contemplar la belleza de la Bahía. Esta relación no tiene fundamento sostenible, mucho menos, lo que afirma Andrade, de que estos españoles mineros emprendieron el ascenso de la pendiente del Castillo, que es el remate del ramal de Vizcaya y luego plantaron su campamento o tienda de campaña en 1549 para explotar en estas laderas empinadas su rico filón, que era la mina del SEXMO. En otra parte de este estudio como en la Monografía Descriptiva del Cantón Zaruma que se publicará próximamente, hemos probado, en forma documentada que, las niñas de Zaruma fueron descubiertas en el año de 1560, año en que se fundó por primera vez, una población pequeña, con el nombre de ASIENTO DE MINAS DE ZARUMA, gloria que le ha correspondido al Capitán SALVADOR ROMÁN, uno de los descubridores de Méjico y el Perú. No obstante, no se puede afirmar definitivamente que las minas de Zaruma fueron descubiertas en 1560. Incuestionablemente, el laboreo se había iniciado muchos años antes de la fundación de Zaruma. CAMPO AURIFERO.- La zona del oro que se halla formando las vetas mineralógicas, a través de la Hoya de Zaruma, no se ha podido determinar de un modo preciso, pero se extiende por lo menos, según los reconocimientos hechos, a más de seis leguas de Sur a Norte, desde El Tablón al Sur del río Amarillo, hasta las laderas de Paccha, al Norte de Minas Nuevas; y de Este a Oeste, no menos de cuatro leguas desde las faldas de Roma y margen izquierda del río Amarillo, hasta las vertientes de la Cordillera de Chilchiles en la orilla derecha del río Calera; abrazando así toda la región comprendida entre esos dos caudalosos ríos, cuyas respectivas cuencas hidrográficas están divididas por las cadenas de Vizcaya y Sichacay, que van al N. E., a unirse con la Cordillera de Chilla. Formando una zona central de Sur a Norte, con esta región han sido reconocidos los filones de cuarzo aurífero desde El Tablón, siguiendo por El Castillo, Zaruma, El Calvario, Yuquillas, Vizcaya, Arcapamba y Minas Nuevas. Algo al Oriente corren las vetas por Sansón, Roma, Sinsao, Pacay-urcu, hasta las cimas de las Cordilleras. Y al Occidente, corren igualmente por El Salto hasta Ayapamba; y por Zaruma-Urcu, Laritaca y Buza hasta Paccha. Como ha afirmado Wolf, este campo llamado de fractura se extenderá mucho más en el futuro. Hacia el Norte, seguramente, por las faldas Septentrionales de la Cordillera de Chilla en su descenso hasta el río Jubones; por el Sur, hasta Catacocha, o sea, a más de setenta kilómetros desde Zaruma, donde se ha reconocido la existencia de varios filones. Son numerosísimas las vetas auríferas de Zaruma, tan cercanas entre sí, que muchas de las veces están separadas solamente por una distancia de tres o cuatro metros. La matriz o el rellenamiento de todas estas vetas auríferas es el cuarzo, que es de aspecto muy parecido en todas las vetas auríferas, porque son de un mismo sistema y de idéntica formación, anota Sáenz de Tejada, en su estudio "El Distrito Aurífero de Zaruma". Lo que llama la atención en Zaruma, dice Wolf, es de que, en ninguna otra parte se encuentran tantas labores de minas antiguas, y aunque faltaran las tradiciones constantes, solamente la presencia de los socavones, serían una prueba suficiente de que las minas eran buenas, porque se ha razonado que, en caso contrario, hubiera sido incomprensible que los primeros explotadores hubieran trabajado, con tanta constancia y un número tan grande de minas. Todos estos pozos y galerías abandonadas han facilitado en todo tiempo, el estudio de las vetas, porque con ellas se ha orientado su potencia, calidad, rumbo, buzamiento y los minerales que contienen. Según lo que dice Wolf, al no haber existido los vestigios de minas trabajadas, hubiera sido difícil descubrir nuevas vetas. Las más contienen óxido de hierro, que tiñe de rojo o pardo, o también pirita amarilla. Las características de las vetas, cuando son de un espesor considerable, forman prominencias, crestas y cuchillas en las faldas de las montañas, ya que estas vetas arman sobre el cuarzo, que es un mineral muy resistente a las fuerzas destructoras químicas y mecánicas. Así, algunas montañas aparecen desde lejos como escalonadas, deduciéndose, con seguridad, que esas costillas, al ser examinadas resultan vetas de cuarzo. Desde luego, para saber si las vetas contienen minerales explotables, es necesario, previamente, proceder al respectivo examen mineralógico y químico, conforme lo hizo detenidamente Wolf, en las vetas del Distrito Aurífero de Zaruma. Las características que Wolf expone sobre la existencia que aflora cuando hay vetas de cuarzo, se observa en los antiguos caminos de herradura que conducía desde Zaruma a Santa Rosa, pasando por las montañas de Sambotambo Las Escaleras El Cucho hasta la Chonta, al descender a la parte plana y en donde se extiende el río y forma un verdadero valle ya de carácter tropical. Pero lo único que anotó el geólogo alemán fue, que todos los trabajos antiguos de estas minas, fueron ejecutados sin técnica ninguna y siguiendo un plan ineficaz, que impedía un trabajo de rendimiento que albergue una área subterránea considerable. La finalidad de los españoles, al explotar las minas, según se deduce, fue el de enriquecerse en el menor tiempo posible, sin pensar en un porvenir minero, con la organización de un trabajo ordenado y técnico. Sin embargo, las minas de Zaruma no se han agotado, existen buenos filones de vetas auríferas, especialmente en las antiguas labores, aunque subsisten muchas dificultades para una nueva explotación metódica. Esto se afirma hasta cuando no se pruebe lo contrario. Los antiguos mineros comenzaban la explotación de un filón vertical, abriendo una; galería muy angosta, que bajaba siguiendo siempre la veta más rica en oro. Como no usaban maderaje para asegurar las minas, pronto se derrumbaban en las capas del terreno deleznable del pórfido descompuesto, y entonces, se abandonaban las labores, para ir a poca distancia a abrir otro pique con el mismo sistema de la mala construcción. Salvando todas las opiniones en contrario, en esta ocasión debemos afirmar que aún Zaruma puede desempeñar un gran papel en la industria minera, renovando las promesas que pronosticó Wolf en 1877, pero siempre como antaño se dijo, si se contara con capitales suficientes para la explotación, con ingenieros especializados y con un espíritu emprendedor. He aquí los tres requisitos necesarios para que la minería tome vuelo y sea beneficiosa para el país. Un caso curioso que llama la atención en los habitantes del Distrito Aurífero, es la creencia infundada de que, las señales inequívocas de la existencia del oro, o de las minas, se delata en las llamadas "ardiciones". Al rededor de estas "ardiciones", se han tejido los cuentos y las fábulas, que se han trasmitido de generación en generación, constituyéndose estas imaginaciones febriles, en una de las tradiciones más generalizadas del Cantón Zaruma. En cada pueblo de este Cantón, persiste la creen-tía mareada de que arde el oro por las noches, o en ciertas noches del año, lo que solamente se funda en la ignorancia completa acerca de la naturaleza y propiedades de los minerales. El vulgo afirma que, lo que arde es el antimonio del oro y la plata, pero nadie puede explicarse lo que es el antimonio, dándote el contenido a este término, un sentido espiritual maléfico, misterioso e incomprensible.

LA TRAGEDIA DE LAS MINAS DE PORTOVELO En el próximo Libro que se publicará bajo el título de ZARUMA-PORTOVELO: SUS MINAS, Y CADÁVERES, hemos anotado una serie interminable de problemas que nos dejó la Compañía SOUTH AMERICAN DEVELOPMENT Y Co. El alegato que presentó ante el Gobierno y el Congreso Nacional de 1948, de memorable recordación porque fue cómplice de todas sus injusticias, fue de que se habían terminado los yacimientos de las minas de Portovelo, impresionando con esta falsa propaganda al pueblo ecuatoriano. La alarma que cundió al declarar la Compañía la terminación de los trabajos mineros, por agotamiento del mineral, que era el argumento falso de la Empresa, hizo un fuerte impacto en el pueblo trabajador, que miró a su alrededor un enorme vacío derramándose en el infinito de las desesperanzas. Tras este vacío que se advirtió por parte de la Empresa Minera, quedaba ya otro vacío de grandes magnitudes, de factores negativos para la tierra, porque ésta había permanecido descuidada y arrasada en todos sus elementos de producción. Era solamente el mero capricho capitalista lo que estaba imponiéndose y que a nadie le importó por esos momentos las lamentaciones que comenzaron a hacerse, porque tanto el Gobierno de ese entonces como los usufructuarios de la Empresa, lo único que hacían era defender sus intereses millonarios. Pronto, entonces, se advertía la desocupación de miles de ciudadanos y problemas posteriores de la misma tierra, que quedaba para siempre erosionada y sin las fuentes de aguas que surtían las montañas por el descuajamiento de las mismas para enmaderar las minas. El artificioso argumento de los gringos no lo aceptamos los hombres que sentíamos ya en carne viva las consecuencias trágicas del abandono de las minas por parte de la Compañía Extranjera. Teodoro Wolf el sabio alemán que había estudiado a fondo la situación minera de Portovelo había sostenido que estas minas eran inagotables. El único fin que perseguía la Empresa Explotadora era eludir los pagos legales a los trabajadores, osea las indemnizaciones del despido intempestivo y otras obligaciones pecuniarias a que tenían derecho los laboriosos mineros. Pero, a pesar de que la existencia del oro en las minas de Portovelo y su potencialidad en otros lugares del Cantón estaban intocables, el Gobierno y el Congreso Nacional de ese entonces se hizo cargo de esta alarma y encubrieron en forma de cómplices los daños y perjuicios que la Compañía irrogó al Cantón Zaruma, sin preocuparse de tomar medidas preventivas para saldar el colapso que sufrieron estos pueblos con la suspensión del laboreo de las minas. No hubo una sola voz en el Congreso Nacional que reclame en parte las grandes pérdidas ocasionadas a Zaruma y a todo el país, en su suelo y en la población. Sobre el agotamiento de las minas de Portovelo que fue el argumento de los gringos escribimos en firma detallada en el próximo Libro que se publicará, analizando minuciosamente y con datos estadísticos la verdadera tragedia que ocasionó al pueblo ecuatoriano la South American Development y Co. Otro Capítulo digno de comentarse es el relacionado con la actitud del Gobierno y el Congreso Nacional de 1948, frente a los reclamos de la Compañía Minera de Portovelo. A nadie le constó las millonarias ganancias que obtuvo la Compañía Minera en sus cincuenta años de explotación, porque los gobiernos no dudaron de la palabra evangélica de los dirigentes de la Empresa Minera de Portovelo; y hasta llegó al colmo, que el Gobierno aceptaba el engaño descarado que le planteó la Compañía Minera, al decirle que estaba perdiendo en la explotación de las minas. Para resarcirle en parte las pérdidas que argumentaba la Compañía, nuestro infantil Gobierno dictó una sabia resolución al asunto minas, en el sentido de que nuestros tuberculosos obreros compren las maquinarias y las cajitas de fósforos que las usaban como viviendas, para que mediante un soplo divino transformen en un verdadero paraíso las tierras resecas y erosionadas por las inmensas filtraciones de aguas. Toda esta relación que nos causa indignación y levanta una protesta airada en forma violenta, la hacemos en el próximo Libro que ya hemos anunciado, para que el Ecuador llegue a conocer el misterio y el cáncer que nos dejó la Compañía Minera Extranjera. Un capítulo aparte y muy explicado lo hemos escrito acerca de las millonarias ganancias que obtuvo la Compañía Minera Extranjera, desde que se hizo cargo en el año de 1892, luego de que desocupó el Asiento Minero una Compañía Francesa. La SOUTH AMERICAN DEVELOPMENT Y COMPANY, puso en práctica un sistema que engañó a todos los Gobiernos durante sus cincuenta años de explotación. Exportaba el oro y otros minerales, como "tierra mineral" a fin de no despertar sospechas en las enormes ganancias que tenía cada año de explotación. Con el consabido sistema de pérdidas en la explotación logró hacer un Convenio con el Gobierno, que le exoneró el impuesto que debía pagar por Patente de Minas, a cambio de un camino que se obligaba construir desde Santa Rosa hasta Portovelo. El camino de herradura mal construido y con muchos precipicios lo llegó a terminar después de VEINTE AÑOS, que fue también el tiempo que se le exoneró el Impuesto por Patente de Minas. Sin embargo, las ganancias crecían cada año en forma escandalosa para La Compañía Extranjera, porque los Contratos le beneficiaban en toda La amplitud del término. En primer lugar, la amortización del capital invertido en la exploración, no sólo se limitaba al dinero, sino también al llamado agotamiento de la riqueza mineral. La Compañía consideraba como gastos el empobrecimiento de los piques que explotaba anualmente. Preguntamos en esta parte ¿Había en realidad agotamiento de las reservas auríferas? Esto era infantil aceptarlo. Por el contrario, se dieron casos de haber descubierto minas con grandes rendimientos auríferos, como ocurrió en la mina EL SEXMO, cercana a Zaruma. Otro capítulo de ironía que lo explicamos detalladamente en la Monografía de "ZARUMA-PORTOVELO: SUS MINAS Y CADÁVERES", es el relativo a que la Compañía imputó como gastos los impuestos que pagaba al Gobierno. Las sumas por este concepto, fueron consideradas como capital amortizado, como si con estos dineros se hubieran mejorado los servicios del Campamento. Aún se dice que llegó al colmo, incorporar a las cuentas de amortización hasta los gastos particulares de los gringos. Una forma original y curiosa que empleó la Compañía para reducir el valor de los impuestos que tenía que pagar anualmente, fue el hecho de hacer partícipe las GANANCIAS a su personal ejecutivo. Pero, ¿quiénes eran los que se beneficiaban con estas ganancias?. Eran los mismos accionistas de la Empresa. A estos accionistas se les concedió primas en proporción de las utilidades. Con este engaño y pretexto ladino, que no beneficiaba a los trabajadores mineros que se rompían los pulmones en las galerías oscuras de las minas, ni a sus empleados subalternos, quienes ni siquiera sabían de este artificio que se ponía en práctica para evadir los impuestos. La Compañía Minera, hizo tabla rasa las leyes ecuatorianas. Consiguientemente, el costo de la producción aumentó notablemente, porque los gastos habían crecido con latisueldos, primas y bonificaciones que recibían los mismos accionistas de la Compañía. Con este sistema propio de los gringos, naturalmente, disminuyó las ganancias líquidas y también el capital que estaba sujeto al IMPUESTO A LA RENTA. El ingenio de los financistas extranjeros, se desplegó como un talento extraordinario en el Campamento de Portovelo, en tiempo de la SOUTH AMERICAN DEVELOPMENT Y COMPANY. Tuvo, además de la explotación de las minas otras ganancias seguras, que en forma breve las vamos a enumerar y que, como repetidas veces hemos dicho, las dejamos desarrolladas con datos exactos en el próximo Libro "ZARUMA-PORTOVELO: SUS MINAS Y CADÁVERES". Enumeramos las siguientes fuentes de grandes ganancias: el Almacén, la Fonda Nacional. Con estos dos buenos negocios la Compañía logró importar todo lo que quería con la liberación absoluta de todo derecho aduanero desde 1896. Desde luego, en forma hábil e ingeniosa estos dos negocios en gran escala, los disfrazaba con el pretexto de ayuda al minero. Es decir, la Compañía fue beneficiada con liberaciones impuestarias de toda clase de importación de maquinaria; otro audaz pretexto para introducir al país mercaderías en general y montar un comercio de volumen, de indiscutible competencia con el nacional y en una forma abierta. Aún el comercio que establecieron los gringos luego a copar todos los mercados del Austro Ecuatoriano y hasta de otras provincias del Ecuador. A estas dos minas de explotación, se añadió el Hospital de "Curipamba", equipado con instrumentos modernos de la ciencia médica y las especializaciones necesarias tropicales, que tuvo una lama que traspasó los linderos patrios; convirtiéndose en un codiciado filón de explotación. Con este Hospital comerció a precio de oro la salud de los pueblos. UNA VERGÜENZA NACIONAL LOS CONTRATOS CON LA COMPAÑIA MINERA DE PORTOVELO.- El capitulo que merece la recordación especial, en cuanto se refiere a la Compañía Extranjera que abandonó las minas en 1950, es el de los CONTRATOS, celebrados entre los Gobiernos del Ecuador y la Compañía. A través de estos Contratos, se trasluce nada más que meras concesiones, que por su naturaleza, han sido lesivos y atentatorios a la misma Soberanía del Estado. La Compañía entró en posesión de las minas desde 1896. Hasta 1910, dicha Empresa introdujo maquinaria, telas, herramientas y hasta artículos de lujo, sin reconocer ningún impuesto aduanero. El Gobierno de entonces le dio toda clase de garantías y las leyes se hicieron so-lamente para dar hospitalidad generosa a la Compañía Minera. Una irrisoria suma anual recibía el País en concepto de Patente de Minas. Para dar una idea de sus abonos al Fisco, anotamos que en 1910 pagó s/. 4.670 sucres. Esta suma de dinero se la destinó a la construcción de un camino de herradura para beneficiar a la misma Compañía. En el transcurso de ese mismo año (1910), el Gobierno de Alfaro celebró un Contrato con la Compañía, para la construcción de un camino de herradura, desde Portovelo a Santa Rosa. Este era otro camino que necesitaba la Compañía para transportar, desde Guayaquil, víveres, material de trabajo, maquinarias, etc., etc. La extensión del camino era de SETENTA Y CINCO KILOMETROS y debía estar concluido en 1917, según se estipulaba en el respectivo Contrato. Entre las condiciones favorables a la Compañía se hallaba la siguiente: "EN CASO DE GUERRA INTERNACIONAL O CIVIL O DE OTRO MOTIVO CUALQUIERA DE FUERZA MAYOR, EL PLAZO SE AMPLIARA POR EL DOBLE DEL TIEMPO DE LA INTERRUPCION". Otra de las cláusulas del leonino Contrato, hacía constar que: "EL GOBIERNO FACULTABA A OCUPAR PARA EL CAMINO, LOS TERRENOS DEL ESTADO, Y CUANDO LA VIA PASARE POR TERRENOS PARTICULARES, AQUEL EXPROPIARIA POR SU CUENTA LO QUE FUERE NECESARIO. Obsérvese la redacción de esta cláusula. Todas ellas con el carácter de dedicatorias. La Compañía tomó como pretexto de interrupción para justificar su incumplimiento, todas las guerras, revoluciones y motines que se sucedieron en el mundo. Parece que se quiso averiguar si en la luna también había intentos de guerrear, para seguir alimentando la burla al país. Preguntamos ahora: la guerra europea podía afectar un Contrato particular?. Sin embargo, el mínimo movimiento, hasta una huelga, sirvió de pretexto para obtener la prórroga del Contrato. Con estos falsos argumentos la Compañía no cumplió su Contrato, hasta que se hizo una reforma especial al mismo Contrato de 1910, como para favorecer mejor a la Compañía Minera. Pero, si el primer Contrato fue lesivo, la reforma acusó ignorancia y un complejo de inferioridad ecuatoriana ante los "gringos". Se dio nueva prórroga para la construcción del camino, que fue de SEIS AÑOS, con esta graciosa cláusula que se agregó: "QUE LA JUNTA DEL CAMINO LÓJA, ZARUMA, SANTA ROSA, EN EL QUE LA COMPAÑIA DEBIA INVERTIR DIEZ MIL SUCRES ANUALES, EN FORMA OBLIGATORIA SE COMPROMETE AHORA, A ENTREGAR QUINCE MIL SUCRES ANUALES A LA COMPAÑIA"; es decir, que, en este caso, la Compañía ganaba CINCO MIL SUCRES AL AÑO, tan solo por prestar su nombre social en las aspiraciones de la vialidad del País. Si la Junta, por cualquier situación imprevista, no daba ese dinero, la Compañía no debía emplear DIEZ MIL SUCRES, sino solamente CINCO MIL. A pesar de estas reformas generosas para la Compañía, en su Contrato de construir el camino Portovelo-Santa Rosa, no cumplió, ni siquiera con actividades de farsa. En 1924 el Gobierno del Dr. Tamayo, celebra un Contrato de transacción, anotando el incumplimiento del Contrato de 1910 y 1917. Este Contrato se refería a la enrieladura de 130 kilómetros, desde Puerto Bolívar al Río Amarillo, o sea propiamente Portovelo. Cabe anotar que, si los contratos anteriores fueron indignos a la Soberanía Nacional, el de 1924 significó un verdadero abuso y una manifiesta abdicación de los derechos nacionales. Anulaba algunos beneficios que el Estado percibía por concepto de la explotación de las minas, Impuestos Aduaneros y otras obligaciones hasta 1960, a cambio de un ferrocarril idealista que debía unir Puerto Bolívar con Portovelo. ¿Cumplió este Contrato la Compañía? No lo cumplió conforme estaba estipulado, apenas entregó una parte en condiciones de vía férrea. Lo importante de estos Contratos, que los destacamos para hacer notar la falacia y las fabulosas ganancias de la Compañía, está, en que la Empresa Minera quedó exonerada de todos los impuestos por CINCUENTA AÑOS. Asimismo, las expropiaciones de terrenos por donde pasaba el camino que debía construir dicha Compañía,, corría su valor por cuenta del Estado. Además, el privilegio singular que tenía la Compañía, era la exención de Servicio Militar para sus obreros y empleados. En esta forma se rodeó de garantías especiales. Se dictaron Decretos con dedicatoria y los Contratos, como el que comentamos, eran nada más que concesiones que llevaban el espíritu profundamente leal y avasallador a los dueños y amos de la Compañía Minera de Portovelo. ¿Cuánto gastó la Compañía para cumplir a medias este Contrato? En el Contrato de 1910 y 1917 (camino de herradura) invirtió s/. 334.027 sucres, y en el de 1923 (enrieladura) que quedó en la mitad de la obra, gastó s/ 527.047 sucres. Total la gran suma que gastó era solamente de s/. 861.074 sucres. Mientras esta cantidad empleó en caminos para su propio «servicio, sus utilidades líquidas en ese mismo año, eran de s/. 2'247.492 sucres. EL FAMOSO HOSPITAL DE "CURIPAMBA".- Un Cuerpo Médico especializado en enfermedades tropicales, estuvo al frente del Hospital, que se caracterizó por su organización, servicios varios y por las operaciones de alta cirugía que se realizaban. Sin embargo, el famoso Hospital que atrajo a centenares de pacientes hasta del exterior, no contaba con un Departamento para el tratamiento de las enfermedades infecto-contagiosas que proliferaban en el Campamento. No existía la Sala de Aislamiento para el tratamiento de la endemia de estas enfermedades. Medianamente, se llevaba una reducida atención externa, con tratamientos a largo plazo, que no terminaban la curación de los centenares de enfermos, los que ya inválidos por la tuberculosis y sifués, sin consejos ni precauciones porque en este estado de postración concurrían a aumentar el foco de contagio establecido en Osorio, retornaban al fin a sus pueblos de origen para morir, sin protección social y debatiéndose en la miseria. La Compañía ligeramente disimulando su exagerada codicia de dinero, había encontrado en el Hospital de "Curipamoa7', un nuevo filón de explotación. A más de las minas, donde extrajo el oro con golpes de pulmones, encontró la salud de los pueblos para comerciar con ella. Esta era la razón para que haya puesto especial interés en organizar un Hospital con todos los progresos de la medicina moderna. Los centenares de hombres, mujeres y niños que concurrían a buscar la rehabilitación de la salud, no eran trabajadores ni familiares de empleados y mineros. Concurrían de otras provincias, desde lejanas ciudades de la República y del exterior, atraídos por la fama de este Hospital, que en verdad contaba con médicos eminentes. Cuando visitábamos el Campamento de Portovelo, enviados por el Diario "El Mercurio", de Cuenca, constatamos con asombro el movimiento del Hospital y el personal médico, Enfermeras, Técnicos Laboratoristas, Rayo "X", de primera categoría, con un tren de empleados entrenados en la administración de los diferentes Departamentos. La demanda de atención médica por personas de las ciudades de nuestro país y del extranjero, tenía para la Compañía una fuente inagotable de fuertes ingresos a la Caja, ya que el movimiento mensual de pacientes, avanzaba a más de cuatro mil, con un promedio mensual de operaciones que fluctuaba entre los 25 y 30, entre adultos y menores. Los servicios se destacaban por muy caros, y, por consiguiente, inaccesibles para las personas de escasos recursos. Los pobres mineros y más trabajadores del Campamento, tenían que resolverse a morir, inevitablemente, porque el Hospital de "Curipamba" era como el suplicio de Tántalo. Los miserables asalariados de las minas vivían solamente contemplando las maravillosas curaciones, pero ellos no podían tratarse, porque ni siquiera les era dable llegar a las puertas de la Casa de Salud, que tenía precio por concepto de piso. Además, los pobres mineros, todos ellos procedentes de los pueblos de la serranía y de sus campos, nunca reclamaron nada a la Compañía, porque permanecieron, años de años, encerrados en su trágico mutismo. Cuando las enfermedades les consumía el organismo, se dirigían a la casa familiar del altiplano para morir muy conformes con su tragedia. Oña, Nabón, Saraguro, San Fernando y otros pueblos de las provincias de Azuay, Cañar y Loja, fueron los que surtieron la matera prima humana, con su calidad de sana, fuerte y robusta, como para resistir a las inclemencias duras y sacrificadas de las minas, a prueba de roca. Esta fuerza muscular pujante y joven de nuestros pueblos se vendió en Porto-velo, sin ninguna condición retributiva, sin perder nada y sin modular la más leve protesta en los días de la desgracia. La Compañía financista no aceptaba trabajadores de los pueblos de la Costa, porque sabía que sus hombres son de constitución débil, pero de espíritu revoltoso. Esta materia y fuerza de energía humana era rechazada. En cambio, tenía gran aceptación el indio robusto, el cholo fornido, porque había que arañar la roca y porque éste rendía más en el trabajo y costaba menos a la Compañía, ya que se conformaba con una ración alimenticia pobre, de escasa panela y guineo, y con un hospedaje de la calidad de un cubil. Este rebaño de topos que agujereaban las minas de Portovelo, nunca conocieron el Hospital de "Curipamba", el mejor equipado y progresista en la Ciencia Médica, cuya fama traspasó los linderos patrios. EL ALMACEN PARA LOS OBREROS.- Los gringos llamaban "Tienda", al Almacén que se surtía con toda clase de víveres, para repartir a los obreros del Campamento a precios bajos. Con este pretexto se importaban otros artículos para el vestido, siempre a precios bajos, en relación a los que se expendían. Aquí cabe anotar la razón de "los precios bajos, en los artículos alimenticios e importados. La Compañía tenía grandes sembríos de arroz en la Hacienda "EL TABLON", que era de su propiedad, cercana al Campamento Minero. El azúcar adquiría en grandes cantidades para algunos meses. De manera que, los "precios bajos" que repartía a los obreros, no dejaba para la Compañía ninguna pérdida, sino hasta ganancias. Para los artículos importados tenía la liberación de Aduana en forma incondicional, así como para importar toda su maquinaria del laboreo de las minas, por más de VEINTICINCO AÑOS. LA FONDA NACIONAL.- En nuestra gira de estudios de las minas de Portovelo y en misión periodística por "El Mercurio", de Cuenca, durante el año 1948, a más de haber hecho una observación completa del desarrollo de los trabajos del subsuelo, habiendo llegado hasta el noveno "nivel" de las minas, en donde el minero trabajaba envuelto en una especie de fango y arrastrándose por el suelo, siguiendo la veta de oro, horadando la roca con la máquina sujeta al pecho; también en esta gira visitamos todos los trabajos de la superficie del Campamento, llegando hasta servirnos un almuerzo en la Fonda Nacional, juntamente con los obreros de las minas, en el afán de tocar con el dedo la llaga, para poder creer todo lo que nos decían acerca de la vida de los mineros. Nada podemos decir en ese entonces del aseo de la llamada "Fonda Nacional", que así la llamaban los gringos para poder distinguirla de la "Fonda Extranjera", que tenía, cada día, un menú nutrido en alimentos, suficientes en materias proteicas, substancias grasas y calorías; con abundante leche, legumbres, hortalizas y frutas de todas las regiones del país. Eran comidas millonariamente ricas en vitaminas. Durante los días que habíamos permanecido en Portovelo con la finalidad exclusiva de estudio, también saboreamos las comidas de la "Fonda Extranjera", por invitación expresa de uno de los altos dirigentes de la Compañía. La comparación entre las dos alimentaciones, tenía un resultado de pesimismo para los obreros del Campamento. La alimentación de la "Fonda Nacional", se caracterizaba por su pobreza en vitaminas, en hidratos de carbono y grasas; dando como resultado un escaso porcentaje de calorías, lo cual hacía imposible que el minero pueda rendir por mucho tiempo en los trabajos fuertes y prolongados. Pero la peor situación en lo que se refiere a la alimentación, la llevaban los mineros de Oña, Saraguro, San Fernando, etc., gentes acostumbradas a pasar solamente con una escasa ración de "mote" y "máchica", y con el afán de hacer dinero en Portovelo vendían las fichas que les daba derecho a su alimentación, pasándose estos hombres con raciones de panela y guineo. En este caso la Compañía nada podía hacer y no era culpable de la desnutrición y enfermedades de estos mineros ignorantes, quienes al retornar a sus hogares, durante sus vacaciones anuales, se entregaba a grandes orgías hasta por ocho días, haciendo derroche de todas las economías que les había costado su trabajo sacrificado en las minas y la privación voluntaria hasta de comer en la "Fonda Nacional". POLITICA SABIA DE LA COMPAÑIA.- Para la práctica de todos los deportes, se contaban con canchas apropiadas y con implementos completos para los jugadores. El establecimiento de grandes y modernos campos deportivos que programó la Compañía, gastando fuertes sumas de dinero, tenían la exclusiva finalidad de hacer eficaz la tarea colectiva del taller, la fábrica, la mina y el campo. Con el deporte se trataba de desarrollar la agilidad y fortalecimiento del cuerpo humano y también inculcar, paralelamente, disciplina, firmeza de carácter y aplomo de voluntad. A la Compañía lo único que le interesaba era contar con hombres robustos, de músculos fornidos y de carácter preciso, no enredados en el laberinto de las incertidumbres. Además, así alejaba al obrero de los vicios parasitarios que le debilitaban, y, por consiguiente, rendían menos en el trabajo. Este programa de actividades deportivas con la organización de valiosos equipos y disponiendo de halagadores premios para los eventos deportivos, era la política sabia de la Compañía que redundaba con creces en beneficio de la explotación minera.

EL ORO DE PORTOVELO NOS CUESTA MILLARES DE VIDAS.

Además de haber quedado carcomida la tierra, escarbada su última entraña por la codicia imperialista y entregada a un destino canceroso de erosión; allí en Portovelo, en una especie de hoguera mecánica, parlera, inquisitorial y soberbia, se han tronchado miles de vidas compatriotas. Desde 1896, con la Compañía Minera, se estableció en ese ángulo de la ecuatorianidad, una raza de ENCOMENDEROS que llamaron a nuestros hombres para diezmarlos en las galerías subterráneas del oro. Desde aquel año, solamente comenzó a latir un sueño medioeval, con el cual una especie de mineros embrutecidos, debía alimentar la soberbia y el capitalismo extranjero. Un término medio de cuatro mil personas trabajaban en distintas categorías, solamente dentro del propio Campamento. Estas personas servidoras han sido las que han permanecido inalterablemente en las casas de la Compañía. Pero, como el Campamento Minero estaba integrado también por barrios anexos, como son: Faique, Soroche, El Castillo y Máchala, propiamente los hombres al servicio de la Compañía eran de 4.630, según censo practicado por la misma Empresa. Esto en cuanto a la población del marco minero. A los 4.630 hay que agregar 3.000 más que fueron campesinos al servicio de la Empresa, por diversos asuntos: madereros y gentes que tenían relaciones directas con la Compañía. En esta cantidad de hombres se supone que los 3.000 eran casados con un término medio de cinco personas de familia lo que redondeaba una población de 15.000 servidores. Tomando en cuenta las cifras anotadas, se tiene como re-sumen total 22.630 personas que vivían dependientes íntegramente de la Compañía Minera de Portovelo. Esta población fue en todas los años, víctima de muchísimas enfermedades, en especial, de la tuberculosis. Muy pocas personas llegaron a envejecerse en el Campamento. En 1917, según una estadística oficial, había en Portovelo 69 personas de 50 años, y de 70. La edad que siempre ha predominado, ha sido la de 20 a 30 años. La Compañía prefería esta edad y buscaba la forma de conseguirla, porque lógicamente es la que rinde satisfactoriamente en el trabajo de las minas; la que no puede acusar síntomas de dolencias contagiosas, y la que, no está expuesta a los peligros que puede tener un individuo de cincuenta o sesenta años. Otra de las acuciosidades que tuvo la Compañía Extranjera, al dar trabajo a los que recurrían al Campamento, fue el seleccionar los lugares de origen. En este sentido las poblaciones que han surtido incansablemente la materia prima -el hombre- han sido Zaruma, Cuenca, Loja, Saraguro, Oña, Nabón, San Fernando y sus aldeas aledañas. Los hombres de estos pueblos han tenido marcada preferencia en el trabajo minero, por dos razones: primero, por su constitución muy resistente a prueba de toda enfermedad; luego, porque son elementos pasivos, conformes y humillados, quienes ni siquiera son capaces de reclamar sus derechos, menos de protestar las injusticias. En esta forma, estos hombres, anotando sobre todo los de Saraguro, Oña, Nabón y San Fernando, antes que modular un reclamo, han preferido regresar a sus pueblos, mutilados y tuberculosos, sin gravar un solo centavo a la Compañía, en concepto de indemnización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

NUESTROS PUEBLOS TUBERCULOSOS Y MUTILADOS NO PROTESTARON.- Más que cualquier otro pueblo del Ecuador, al Azuay, Loja y El Oro, les correspondía, en estos momentos, elevar su voz de reclamo ante los Poderes Públicos, para arrancar alguna reparación económica a favor de sus pueblos sureños, que siguieron en marcha progresiva hacia la degeneración de sus núcleos poblacionales. Esas Provincias del Sur, al irse la Compañía, quedaron solamente con desfiles de tuberculosos y de otras enfermedades infecto-contagiosas. Con montañas taladas. Con inválidos físicamente. Con traumas psicológicos y con una tierra que proclamaría la paz del cementerio por boca de sus gusanos y de sus pestilencias, pero sin el consuelo sugerente de un Sanatorio para sus enfermos, de un Hospicio para sus ancianos, ni de una Casa Cuna para sus huérfanos.

CRÍMENES Y MASACRES EN EL CAMPAMENTO MINERO DE PORTOVELO.- Muy frecuentes se hicieron las denuncias ante los Poderes Públicos, reclamando por hechos delictuosos que se los llegó a comprobar plenamente en el Campamento, cuyos autores fueron, sin lugar a duda, los mismos dirigentes de la Compañía, las autoridades cotizables y los que han rodeado en forma arrebañada a la Empresa Explotadora. Para cometer estos actos sin ningún escrúpulo, que luego pasaremos a relatarlo, primó el afán único de defender los intereses económicos de la citada Compañía Extranjera. El Hospital "CURIPAMBA", fue, hasta cierto punto, el patíbulo para liquidar la vida del trabajador que se encontró por fuerza del trabajo, en las entrañas de la tierra, como si se dijera, en calidad de desperdicio humano que era necesario hacerlo desaparecer cuando se encontraba enfermo, por constituir un estorbo y un peso muerto para la Caja de la Empresa. Los tuberculosos eran declarados sin "ninguna enfermedad", por parte de los médicos, quienes, solamente, trabajaban con la consigna de defender los intereses de la Sociedad Minera. Así se explica que no haya existido un Pabellón para el tratamiento aislado para esta enfermedad crónica e incurable en aquellos tiempos. La declaración de que los tuberculosos estaban en buenas condiciones de salud, escuchada por parte de los Médicos, alentaba sobre manera a estas personas ingenuas y sencillas, y les obligaba a seguir trabajando más en las gaterías pestilentes de las minas. Cuando ya la Compañía advertía, de que estos tuberculosos estaban marcando la última etapa de vida, entonces, hábilmente se les ofrecía unas vacaciones en la sierra, dándoles unos quinientos o mil sucres. Naturalmente, estas pobres gentes incautas, se marchaban alegres hacia Ambato, Riobamba o Quito, a hacer descansar sus tuberculosis; mas al regresar se encontraban con la desagradable sorpresa de la "escasez de trabajo", hecha como una fórmula de engaño hasta que el, obrero se canse y abandone el lugar. De esta manera, la Compañía despidió, anualmente, a centenares de obreros tuberculosos, librándose pagar algunos centenares de miles de sucres, por concepto de indemnizaciones de Ley. Se hicieron otras denuncias que acusaron a los Médicos de la Compañía, al haber usado, de acuerdo con las instrucciones recibidas, drogas calmantes, para dar pasaporte a la eternidad a los postrados con la tuberculosis y la sifués. En nuestra gira de estudios que hicimos a Porto velo en los años 1944 y 1946, escuchamos de los obreros, narraciones de actos imperdonables, que nos transportaron mentalmente a los parajes de los caníbales y a las danzas macabras de África. Estos hechos han sido denunciados públicamente, pero nunca escuchados por los Gobiernos, menos reprimidos oportunamente, ni siquiera advertidos con una ligera amonestación. LA MASACRE DE 1936.- El 22 de Octubre de 1935, los obreros de Portovelo demandaron a la Compañía su atención a algunas de sus peticiones de la Clase Laboriosa, incluyendo la de los madereros. La Compañía rechazó de plano las peticiones, argumentando puntos insostenibles que no son del caso comentarlos. El 10 de Noviembre de este mismo año, por resolución de más de 300 obreros sindicalizados, se decretó la huelga. El movimiento huelgario siguió progresando, pero causó algunas víctimas en la pista del triunfo para los trabajadores, que reclamaban sus derechos. La misma victoria inclinada a lado de los obreros, que marchaban debidamente organizados en una respetable entidad jurídicamente constituida, hizo que alentara nuevos pro-pósitos de lucha en pro de las reivindicaciones justas de los obreros. Esta misma presencia calificada de los laboriosos, estimuló en la mente de la Compañía, la idea de aplastar su triunfo y liquidar, a toda costa, la organización que tenía progresos visibles, en su número y en su carácter institucional.

	LA MATANZA DE OBREROS.- Un día sábado, 18 de Enero de 1936, a las once de la mañana, poniendo en juego una hábil estratagema la Compañía acribilló con ametralladoras a un centenar de indefensos curiosos, que se habían agolpado para presenciar el escándalo que pro-movían dos individuos, con sus vociferaciones en contra de la Empresa, pagados por los intereses de la Compañía para provocar el tumulto y extraer el motivo que justifique, cobardemente, el crimen y el derramamiento de sangre. Hubieron muchos muertos y heridos, como resultado del ataque inaudito, salvaje y sombríamente premeditado en las celdas del despecho que causó el triunfo de la tesis obrera, frente a los intereses imperialistas del extranjerismo. Este hecho, escenificado por la misma Compañía, con protagonistas verdugos del país y de sus compatriotas, sirvió de feliz coyuntura para que ésta, por medio de su POLICIA ARMADA, que se la disfrazaba con el nombre de GUARDIAS DEL CAMPAMENTO, tomara represalias con hechos criminales. Luego del incidente, la POLICIA ARMADA (no GUARDIANES), comenzó a cometer toda clase de atropellos en el Barrio Machala, en donde vivían los dirigentes de la huelga del año 35. Se inició con saña de persecución y expulsión de aquellos que habían reclamado anteriormente. Muchos obreros de la huelga, como criminales vulgares fueron conducidos a Guayaquil, en forma harto denigrante para nuestro país. La Sociedad de Obreros que en ese entonces llevaba esta razón social fue exterminada transitoriamente. De este bochornoso incidente, que en el mismo momento se lo interpretó como una provocación planeada de la misma Empresa  Minera, se aprovechó para despedir a centenares de obreros tuberculosos e inválidos y justificar la masacre.

En esta ocasión, quedaron como siempre satisfechos de la masacre, tanto los empresarios extranjeros, como el Gobierno y los sicarios del Campamento.











El "PIQUE AMERICANO" QUE NOS DEJO LA SOUTH AMERICAN DEVELOMENT COMPANY Por este túnel los mineros avanzaban a la profundidad de 300 metros movidos por la profundidad de 300 metros bajo la superficie del suelo. Ascensores movidos por fuerza eléctrica, daban acceso al conjunto de galerías, que corrían superpuestas en sentido horizontal, en número de once con "nueve niveles útiles". Hasta la presente fecha en que las minas están explotadas por una Compañía Nacional (CIMA), los puntos de penetración a los niveles, son los mismos desde hace décadas. La situación minera de esta Zona, ha dejado a los pueblos de la superficie, asentados sobre un deleznable cascarón. La explotación de siglos y, especialmente, la de la época republicana, ha dejado carcomida las entrañas de la tierra y destruí-dos los pulmones de los mineros de un pueblo.

Miles de nuestros compatriotas mineros al descender a las minas, siguiendo las vetas de cuarzo aurífero, para saciar la ambición imperialista, por debajo de los lechos de los ríos y quebradas, de poblaciones y campos cultivados, no retornaron nunca a la superficie, porque quedaron atrapados por la mina traicionera que se derrumbó; asfixiados por los gases de las explosiones y enterrados bajo las maderas que durante muchos años se transportó a Portovelo, descuajando montañas de nuestros suelos adyacentes, transformándolos en campos resecos y erosionados, que antes eran agrícolas y centros de producción agro-industrial, con cuyas tareas sanas, se dignificaba la vida de los pueblos de la Hoya de Zaruma, con una población robusta y sin las taras de enfermedades que ocasionaron el laboreo de las minas.


LA REPUBLICA DE PORTOVELO.- Después de pocos años de establecida la SOUTH AMERICAN DEVELOPMENT COMPANY, en el Distrito Aurífero de Portovelo, ésta comenzó a izar solamente la bandera Norteamericana, como afirmación de un supuesto dominio territorial que creía tener derecho la citada Compañía.

La impresión que daba Portovelo a los ojos del turista, al viajero y al mismo habitante del Campamento, era la de un Estado, o una República Yanqui. Pues, contaba con todas las características de Estado debidamente organizado e independiente. Además de tener la POLICIA ARMADA, llamada ladinamente CUERPO DE GUARDIANES, había organizado un Cuerpo Pesquizador, como la GESTAPO de ALEMANIA, que debía vigilar el mínimo movimiento obreril y oficial, que se le suponía contrario a los intereses de la Empresa. Incluido en este Organismo, en calidad de POLICIA SECRETA, se contaban algunas personas que tenían residencia en el mismo Campamento.

Cabe advertir que, no solamente la Compañía contaba con su Policía perfectamente armada, también tenía a las órdenes, la Fuerza Armada Ecuatoriana. Los Gobiernos anteriores, siempre se inclinaron incondicionales para resguardar los intereses de la Compañía. Siempre que ésta pedía refuerzos para aniquilar, masacrar y perseguir a los obreros, que reclamaban el mejoramiento de sus condiciones de vida, los Gobiernos del pasado se aprestaron para aumentar la dominación extranjera en ese pedazo de tierra cautiva por la codicia de los imperialistas. El Gobierno de Páez-Bayas, históricamente está señalado como un Gobierno funesto para los obreros de Portovelo, porque ordenó el asesinato de indefensos mineros, mujeres, niños y ancianos, el trágico primero de enero de 1936. Fue el Gobierno que más hizo comprender su empeño por defender exclusivamente, los intereses de la extinguida Compañía. No le importó el asesinato en masa, los vejámenes que se hicieron a los valores del obrerismo, ni el éxodo forzoso de las familias. Con el cañón y la metralla voló a Portovelo, para aniquilar a dentelladas las carnes mil veces flageladas por el despotismo imperialista succionador.

Si en el transcurso de los años, debido, indudablemente, a los reclamos de los obreros, a las protestas de todo el país y al civismo de los últimos Gobiernos, algo se consiguió, en eso de morigerar la actitud de la Compañía, en lo que se relacionaba al trato para con sus servidores y a medianas conquistas de orden social; sin embargo, nadie puede negar de que Portovelo seguía constituyendo un Estado dentro del territorio nacional, y que la Compañía se imponía como un Régimen Autocrático. Este Estado Yanqui abarcaba una considerable extensión territorial, al tomar en cuenta sus campos y barrios anexos. Y llamábamos a Portovelo un Estado, porque allí se impusieron regímenes en contra de las leyes ecuatorianas. Existían Contratos Especiales para la ocupación de las viviendas del Campamento; disposiciones de un verdadero Municipio. La Compañía llegó a legislar hasta en el terreno de los impuestos. Se le cobraba al comerciante, al ambulante, a las vivanderas, fruteras, y los puestos del Mercado tenían un precio por cada metro cuadrado. Habían otros impuestos en el Barrio "colorado" de Máchala, que no los descubrimos para no ruborizarnos, ni provocar un sentimiento de inferioridad en los lectores de estas verdades amargas para los ecuatorianos.

LOS GRINGOS DESPRECIARON NUESTRA MONEDA Y PISOTEARON SUS LEYES.- Uno de los hechos indignos que caracterizó al Campamento de Portovelo, manifestado como una República dentro de la República Ecuatoriana, fue la circulación que hizo de "cartones" con valores nominales, en vez de moneda ecuatoriana. Tácitamente la Compañía llegó con este sistema arbitrario a despreciar y desconocer nuestra moneda, y, por consiguiente, a pisotear sus leyes inherentes. Con estas "fichas de cartón", que valían: cinco, diez y veinte sucres, se pagaba a todos los trabajadores del Campamento. La circulación de estos "cartones", en la misma tierra del oro y la plata, alcanzó límites insospechados. Abarcó las provincias de El Oro, Loja y Azuay, realizándose en sus mercados todas las transacciones comerciales con estos "cartones nominales", impuesto por el despotismo de los extranjeros. Pero había que pensar algo más en la circulación de estos "cartones". No solamente era la intención poner de manifiesto una burla a las leyes de la moneda ecuatoriana. Tenía indudablemente, planes preconcebidos. La finalidad de los "gringos" era atraer más a los pueblos hacia las actividades comerciales extranjeras, puesto que, los tales "cartones" quedaban en las mismas fauces financistas de los extranjeros, por concepto de compras que hacían obligadamente en el Asiento Minero de Portovelo, toda vez que, ese era el único lugar en donde se aceptaban los "cartones" a cambio de mercaderías y víveres.

Los Gobiernos de ese tiempo, impávidos al ultraje y al menoscabo económico que se hacía al Estado Ecuatoriano, no dictaminaron ninguna sanción para la Empresa abusiva, que hacía gala la violación a las leyes ecuatorianas. Fue necesario esperar mejores tiempos, para reprimir en parte los actos delictivos de la Compañía.

EL GOBIERNO DEL GENERAL ALBERTO ENRIQUEZ G., SALVÓ LA DIGNIDAD NACIONAL EN 1937

Durante el año de 1937 la Compañía fue notificada por parte del Gobierno, para entrar en una revisión prolija de sus Contratos. Al año siguiente -1938-, el 26 de Enero, se promulgó un Decreto, que imponía la multa de Cincuenta Mil Sucres a la Compañía, por haber burlado las leyes ecuatorianas, en la parte pertinente a su moneda.

La valiente y aplaudida empresa de revisar todos los Contratos con la Compañía Extranjera, le correspondía en alto honor al Gobierno del General Alberto Enríquez G., que ha pasado a la Historia con el merecido estímulo y aplauso de la ecuatorianidad comprensible.

Con este Gobierno se mejoró notablemente el porcentaje sobre la producción bruta de la "tierra mineral", el mismo que pasó a beneficiar a los pueblos de la Provincia de El Oro.

Sea cual fuere la ideología de un hombre o de un Gobierno, los pueblos y en nuestro caso el Ecuador, tiene que reconocer que, el Gobierno del General Enríquez, además de haber salvado la dignidad nacional, concretó las aspiraciones de los obreros de Portovelo, y con ellos, dio el nombre a la Justicia y al Derecho Ecuatoriano.

LAS LLAGAS AL DESCUBIERTO.- El estudio que hemos venido desarrollando alrededor de la triste situación de la vida ecuatoriana que se deslizaba en las minas de Portovelo, si en verdad ha constituido la renovación de un dolor nacional, que se lo ha llevado anestesiado por la traición de los mismos ecuatorianos, y, en especial, por la indolencia de nuestros Gobiernos, en cambio, nos ha dado la oportunidad de satisfacer una protesta, que la alimentábamos silenciosamente, denunciando a los ecuatorianos, aunque tardíamente, el dolor de los mineros, que ha sido también nuestro dolor. Ese pueblo hermoso, joven y grande por su contenido de aspiraciones; prestigioso por sus hombres de talento, que se llama ZARUMA, al nacer a su vida de minería, no solamente contempló la visión de siluetas extrañas que Legaban para constreñirlo y congestionarlo de problemas con alma de oro, sino que, a través de su palpitante mina entrañable, miró prematuramente a su espíritu adolorido y atormentado de fatigas hereditarias.

A través de estas páginas, más que hablar de injusticias para con el Estado Ecuatoriano, hemos recordado con pena innumerables males físicos, causados por el laboreo de las minas, al respetable conjunto de ecuatorianos que demoraba con urgencias trágicas en ese airoso rincón tropical de tierra ecuatoriana, pero cautiva por problemas que creó la codicia del capitalismo extranjero. Los males físicos y psíquicos que hemos recordado, se han desprendido desde las galerías tétricas del oro, de un laberinto de máquinas y aceros jadeantes de porfía industrializada. Desde ese pedazo de tierra ecuatoriana, que los incondicionales la llamaban cariñosamente YANQUILANDIA; desde allí, juntamente con el desfile del oro, han desfilado también ejércitos de palúdicos, porque el desarrollo de la malaria ha sido alármame en aquellos tiempos. Estos palúdicos se han sumado a los tuberculosos, que según datos estadísticos, alcanzaba a un 57% entre todos los Obreros, En orden de categoría, ha seguido el grupo de los enmaderadores, ostentando la hernia.

Pero no vamos solamente a pensar que desde Portovelo han salido nuevos pueblos inválidos. No solamente desde las tembladeras oscuras del oro, que explotaba la Compañía Extranjera. También han salido torturados física y espiritualmente, desde otros antros de capitalismo extranjero, que han venido operando en el territorio nacional. El petróleo de Ancón de la Compañía ANGLO-ECUADORIAN, ha constituido el oro negro para carcomer y manchar la dignidad nacional. La extinta SHELL MERA, fue otra de las Compañías que se adueñó del Oriente Ecuatoriano, como las que operan actualmente en gran escala, y esta Compañía al abandonar nuestro Oriente dejó secretamente sellados los pozos. La STANDAR OIL COMPANY, aprisionaba el vientre fecundo de la Costa Ecuatoriana, extrayendo el oro negro, en forma incansable y abundante, como lo están haciendo las Compañías petroleras últimas. LA UNITED FRUIT COMPANY, llamada astutamente COMPAÑIA BANANERA DEL ECUADOR, se ha llevado el producto más seleccionado, bajo el imperio de un verdadero monopolio comercial. La ECUADOR LAND COMPANY, que también ha aprisionado la tierra tropical, ha disfrutado de privilegios y riquezas. Y otras, como La COMPAÑIA DEL CABLE, etc., etc., han significado nada más que despotismos para los derechos de la Soberanía Nacional.

En esta forma, los Gobiernos han realizado concesiones ilimitadas de territorio nacional, sin llevar una mínima política de celo para precautelar la Soberanía del Ecuador. Las Compañías Extranjeras explotadoras de oro, petróleo y otras riquezas de nuestro país, se han llevado nuestra producción al exterior como ríos interminables, agotando nuestros recursos y mermando la extensión territorial. La invasión peruana de 1941, obtuvo con el Protocolo de Río de Janeiro un avance sobre tierras de indiscutible ecuatorianidad, que significó la pérdida de DOSCIENTOS MIL KILÓMETROS CUADRADOS, que sumada a las exageradas Concesiones, han venido restringiendo que casi, podemos decir, nos han dejado solamente en el callejón Interandino y parte del Litoral. Llegará un momento en que, por haber cedido nuestras tierras, tensemos emigrar a otros países y extrañar para siempre el único legado de nuestros ante pasados. Pero no solamente deberíamos lamentar, el hecho de no haber podido disfrutar de nuestras propias riquezas. En donde verdaderamente anotamos las pérdidas que hemos sufrido, es cuando reflexionamos en las grandes pérdidas de la salud de miles de compatriotas.

Hasta ese año del colapso, proveniente de la suspensión de los trabajos de explotación minera, por parte de la South American Development y Co., y la Shell Mera, y después de la psicosis del oro, advino una ligera panacea de ilusión lejana, que nos acarició levemente, con; el engaño de nuestro mismo Gobierno, al decir que se iban a iniciar nuevas industrias con las maquinarias que nos dejaba la compañía de Portovelo y la petrolera del Oriente. El Gobierno pensó paradójicamente en instalar fábricas de calzado mientras que en esos mismos momentos se cerraban otras similares, debido a la súper-producción del artículo y al costo subido de la materia prima. Se pensaba en un Plan Agrícola, en las tierras en donde los trabajos mineros consumieron toda el agua y convirtieron en erial la zona que fue prodigiosa en un principio. Se pensaba en rehabilitar la Comarca, en donde ya no existía salud: aquel capital más preciado de los pueblos, como si se pensara vivir cómodamente dentro de un edificio derruido, que permanece solamente como un montón de escombros. Así pensaba el Gobierno en ese año, con el exclusivo fin de anestesiar el dolor de las antiguas y con una mentalidad dirigida a obtener solamente impuestos y la riqueza para el Fisco. Nada significó la Soberanía Nacional, ni el obrero y su salud, menos su porvenir muerto prematuramente. Pero, quienes hemos observado el cuadro doloroso de los mineros, en el mismo terreno en la trágica realidad y asistido a sus funerales no hemos podido callar por más tiempo, para ejercitar un derecho aunque tarde, de modular con todas las fuerzas, de nuestra alma, la más enérgica protesta, por esa doble explotación miserable de que ha sido víctima el País: de la tierra nuestra y de la existencia de sus hijos, con el apoyo de sus cómplices de la antipatria.









Autocarriles que hacían el servicio de Puerto Bolívar a Pasaje, que enseña la gráfica, fueron suprimidos en 1972 y arrasadas sus pertenencias por el vandalismo oficializado de ese año.










Servicio de autocarriles de Machala a Piedras, suprimidos por ía voracidad gubernamental en 1972. Los bienes fueron objeto de oscuros negociados y los obreros quedaron con sus familias en la miseria. La gráfica nos muestra una de las elegantes unidades de esta línea.







Estación de Ferrocarriles de El Oro, servicio liquidado en 1972.


LOS FERROCARRILES DE EL ORO SE LIQUIDARON EN 1971, MEDIANTE UN DECRETO QUE NOS AVERGÜENZA.- En 1971 se cometió el atropello más infamante a los trabajadores orenses del riel, consumado con la expedición del Decreto Supremo de 22 de Enero de 1971, para que se liquide los Ferrocarriles de la Provincia.

La liquidación de este servicio tradicional de El Oro, el más importante y costoso, daba por terminado y sin reconocimiento de un mínimo de justicia, al esfuerzo patriótico del pueblo órense y de sus entidades municipales, que ejecutaron la obra vial para salvar a los pueblos de su aislamiento y retraso. Se puso en la desocupación y sin la protección del contrato jubilar que había pactado la Empresa, a centenares de obreros y honorables empleados y funcionarios, como los Jefes de Estación, que por más de 25 años habían trabajado tesoneramente y con cariño al suelo natal, recibiendo como ironía del destino, juntamente con la burla despótica a sus derechos adquiridos y desprecio a sus vidas, la irrisoria cantidad de un sueldo mensual como indemnización. No se tomó en cuenta el clamor de los pueblos orenses y la propuesta oficial que se hizo al Gobierno, en el afán de salvar el servicio ferrocarrilero, planteada por Arenillas, ofreciendo administrar por su cuenta y riesgo el ramal a Piedras. Tampoco se dio atención a la resolución de los trabajadores que mantenían la tesis de la supervivencia del servicio, bajo su exclusiva responsabilidad y sometido al control de un organismo cooperativo, vigilado al mismo tiempo por el Poder Público. Todas estas gestiones que hicieron los trabajadores para evitar que la liquidación deje aislada a las poblaciones costaneras y para que los agricultores prosigan movilizando su riqueza agrícola, esencialmente, la bananera, fracasaron rotundamente.

EL GOBIERNO DECRETO EL SAQUEO.- El Gobierno sin dar oídos a los pueblos orenses que clamaban por la continuación y rehabilitación del servicio ferrocarrilero, decretó el más descarado saqueo de sus equipos, materiales y bienes muebles e inmuebles. Cinco locomotoras, en buen estado de servicio, gran cantidad de ejes de acero, ruedas y una apreciable cantidad de quintales de cobre, con un costo mayor, en ese año, a los s/. 50O.O0O sucres, se entregó a un Carlos Rubio por la irrisoria suma de s/. 21.000 sucres, ante las protestas de los funcionarios del Ferrocarril asaltado por la voracidad del Gobierno.

DIECIOCHO KILÓMETROS DE RIELES EN EL SACO DEL "NEGOCIADO".- Después de unos meses de la entrega de los materiales rodantes, se levantaron los rieles de la vía Machala a Puerto Bolívar, con una longitud de SEIS KILOMETROS. Como la enrieladura era de doble vía, dio un total de DIECIOCHO KILOMETROS DE RIELES, los mismos que fueron, por segunda ocasión, entregados a Carlos Rubio por la suma de s/.... 60.000 sucres.

El resto de los rieles tendidos hasta Piedras, pasando por Machala, Santa Rosa, Arenillas y otras poblaciones y que cubrían una extensión de 88 kilómetros, fueron también posteriormente levantados. Seguramente el saldo de estos rieles que sería 82 kilómetros, restando los Seis de Puerto Bolívar a Machala, irían a beneficiar otros talleres de Acerías en Guayaquil.

LOS TERRENOS DE LA ESTACION FERROVIARIA.- Los terrenos de los talleres en la Estación de Machala, estaban avaluados en s/. 2.000.000 sucres y los dirigentes del Comité Laboral sugirieron oportunamente que se proceda a la parcelación, con cuyas ventas se hubiera obtenido un total de s/. 4.000.000 de sucres. No es aventurado decir que el rato menos pensado llegue desde Quito la orden fantasma para que se entreguen estos terrenos a un alto funcionario, luego de pactar un nuevo atraco en Quito, que ha sido siempre la sede de los negociados y "amarres deshonestos. Ya se dio el caso curioso de que el Gerente de la Cooperativa "11 de Junio', de Machala, adquirió una parcela de 230 metros cuadrados del patio ferroviario en donde funcionaba la Estación de El Oro, por la irrisoria suma de s/. 46.000 sucres. La salida infantil que se dio a las protestas y reclamos de los trabajadores y dirigentes, fue de que se habían vendido "considerando que se trataba de una Entidad de Servicio Social".

Los dirigentes no suponen como se hizo este negociado en el Despacho del Gerente General de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado.

Así se liquidó el Ferrocarril de El Oro, con un escandaloso "negociado", que se consumó a vista y paciencia del pueblo órense. Las piezas de las locomotoras ruedas, ejes y rieles fueron a parar en una Acería de Guayaquil. El Gerente General de los Ferrocarriles Nacionales y los Fiscalizadores de la Empresa, daban solamente órdenes telefónicas y nada quedó como constancia del atraco en los Archivos Nacionales. Las entregas y recepciones que se hicieron de las pertenencias de los Ferrocarriles de El Oro, fueron siempre misteriosas y tuvieron el sello de la intervención de los altos funcionarios del Gobierno, que actuaban bajo la venia de los de "arriba", desde donde venían las resoluciones bien "amarradas".

LOS DIRIGENTES DEL SINDICATO FERROVIARIO COMITE LOCAL DE MACHALA QUIEREN FINANCIAR EL SERVICIO.- Los dirigentes del Sindicato Ferroviario del Ecuador en Máchala, considerando el grave problema social que se avecinaba con la liquidación del servicio ferrocarrilero, que había sido el medio más eficaz de transporte en la Provincia, con un recorrido de 88 kilómetros de vía, solicitó al Gobierno Central la autorización para financiar el servicio y rehabilitarlo por sí sólo, cobrando Cinco Sucres por concepto de peaje a todo vehículo que pase por el puente sobre el río "Arenillas", propiedad de la Empresa, calculándose, en ese año de 1971, en 200 vehículos diarios que daba el ingreso de s/. 30.000 sucres mensuales. Otro ingreso se planteaba con la venta de 816 metros cuadrados del terreno que ocupaba la Estación de Machala, a razón de s/ 1.000 sucres cada metro, lo que iba a producir s/. 816.000 sucres.

A esta proposición tampoco dio oídos el Gobierno y como réplica a los clamores de los ferroviarios que ya se les adeudaba seis quincenas, el Gerente General de los Ferrocarriles de la Nación, con órdenes del de "arriba", vendió al Gerente de la Cooperativa "11 de Junio", de Machala, una extensión de 230 metros cuadradas del patio ferroviario, con frente a la calle Junín, para construir su edificio social, por la suma de verdadero atraco que era de s/. 46.000 sucres, perdiendo la Empresa s/. 84.000 sucres, ya que el precio catastral del metro cuadrado en esta área urbana estaba fijado en s/ 1.000 sucres.

Los ferroviarios defendieron tenazmente hasta el último momento los bienes del fenestrado Ferrocarril de El Oro. En un afán desesperado por salvar los bienes y detener el reparto que se hacía en forma audaz y escandalosa, con órdenes dictatoriales del Gobierno, que aparecían con simulaciones de ventas a precios irrisorios de valiosas máquinas, rieles, terrenos, mediante órdenes verbales, el Comité Ejecutivo del Sindicato Ferroviario Ecuatoriano en Machala, presidido por su Secretario General, Señor Carlos León Escudero, pidió al Gobierno se inicie información sumaria para que se sancione a los autores, cómplices y encubridores del atraco y robo de materiales de la Empresa de Ferrocarriles de El Oro.

EPILOGO DE LA LIQUIDACION.- Contra viento y marea y a pesar de que los trabajadores del riel lucharon tenazmente por mantener el servicio de los Ferrocarriles de El Oro, el Gobierno echó por tierra todos los clamores y gestiones y mató en la misma cuna en donde nació con los desvelos y auspicio de los orenses y Municipios una Obra Vial de primera categoría e importancia en nuestra Provincia, sepultando con cinismo, al mismo tiempo, las aspiraciones de los agricultores que se vieron privados, de un momento a otro, en forma inesperada, de este medio de transporte. Con ellos quedaron en la desocupación y sujetos a trágicas eventualidades, frente a un incierto porvenir de medios de sustentación, centenares de trabajadores y empleados que no fueron pagados oportunamente sus miserables sueldos y salarios, a quienes también se les había negado el subsidio familiar, las indemnizaciones y la protección del contrato de jubilaciones a muchos de ellos que ya habían cumplido 25 años de trabajo sacrificado y honorable.

Y LA INVESTIGACION QUE SE PIDIO DEL ATRACO...?.- El Gobierno no respondió a ninguna petición de los trabajadores, porque no tenía argumento medianamente razonable para satisfacer los justos reclamos de los ferroviarios. Después del Decreto de Liquidación no se ordenó formular el inventario de las pertenencias que debían salir a pública subasta, previo el avalúo por parte de la Contraloría General de la Nación. No se inició la investigación sumaria que solicitó el Comité Ejecutivo de la Empresa, para descubrir a los autores de este atraco, el más escandaloso en los anales de la Historia de El Oro, que ha cubierto de vergüenza la dignidad nacional y ha manchado la más elemental noción de ecuatorianidad. Todo quedó cubierto bajo los escombros de una clamorosa inmoralidad administrativa en aquel año, que repugna a la conciencia recordar, porque el espíritu de decoro y altivez que aún lo izamos algunos ecuatorianos, como pendón de rebeldía y libertad, desfallece en estos momentos de recuerdos aciagos y parece descender a los más bajos planos de la humillación y derrotismo.

El pliego de peticiones que los dirigentes del Comité Local de Máchala dirigieron al Presidente de la República y Ministro de Obras Públicas, en legítima defensa de sus intereses económicos y de la integridad moral de la Empresa, contenía la resolución, entre otras, la de no permitir se saque de los patios y bodegas de la Estación el material ferroviario, mientras no se cumplan con los requisitos establecidos por la Ley, para vender los bienes del Ferrocarril en pública subasta, según las normas que el Código de Procedimiento Civil establece para el remate, con intervención de los funcionarios correspondientes, y mientras no se solucione la situación de los trabajadores de El Oro, creada a raíz de la Liquidación del Servicio.

EL ATRACO QUEDO OFICIALIZADO Y LOS VANDALOS SIN SANCION.- Pliego de resoluciones, denuncias de los hurtos con el amparo oficial y peticiones de los obreros al Gobierno, para que se inicie la investigación y se castigue a los autores del atraco de los bienes del Ferrocarril de El Oro, quedaron solamente como voces lanzadas al aire, sin ningún eco de respuesta. Los vándalos prosiguieron en el saqueo y abriéndose paso por entre un pueblo digno de respeto, que ya fue ultrajado por la bota del invasor del país del sur en el 41 y arrasadas todas sus expresiones de progreso en aquel año, de recordación luctuosa anualmente para los ecuatorianos que sintieron en carne viva la afrenta y la humillante derrota.

Naturaleza, vida y economía de los Páramos de Chilla, Chillacocha, Corredores y Clavelillos

En los páramos de la Cordillera de Chilla, especialmente, de Corredores y otros lugares, el viajero se divierte contemplando el vuelo rápido de los picaflores, que se lanzan en el espacio como chispas eléctricas de varios colores, para luego ir a zumbar en una chuquiragua, en una flor de "tipo" y aumentar el ruido que produce el viento, el andar entre las pajas de una multitud de torcazas, tórtolas y cuculíes.

Es característico en los páramos las aves de rapiña, como el cóndor, los buitres comunes, como los gallinazos, especialmente el de la cabeza negra y el de la cabeza colorada. Los halcones persiguiendo siempre a las aves pequeñas, culebras y reptiles. La lechuza que vive en la cueva de los páramos, y que los indios la llaman "cuzcungo". Los pájaros de los páramos se visten generalmente de un color ceniciento o pardo uniforme, en plena armonía con los pajonales tristes. De esta regla general, hacen una excepción los picaflores o quinces, que precisamente en la región sub-andina y andina destacan todo su brillo. Podríamos decir, que el picaflor de los páramos, esencialmente, es la maravillosa compensación que ha dado la naturaleza en medio de esas extensas agonías grises paraminas, que parecen que se extienden hasta el infinito. En cada flor pálida y ultrajada por los vientos, esta libélula con plumas, enciende as ascuas de tornasol, de brillos fugaces de oro y de piedras esmeraldinas, dejando armonías de trinos azules en su vestiginoso vuelo de cohete de mil luces de bengala.

En estos páramos y pajonales no hay primavera, ni otoño, ni invierno; Andrade Marín apunta, sólo hay eternamente lo mismo. Los pajonales tienen un período casi interminable, consolidándose sus tallos a medida que transcurre el tiempo. Y aunque están muertos siguen resistiendo más a las causas destructoras, esperando solamente del tiempo, lo que no puede sobre ellos la inclemencia demasiado mitigada de las estaciones, y entre tanto, ofuscan y afean con sus >ojos deslucidos y amarillentos el brillo de las recientes generaciones. Dos terceras partes de las hojas de la paja, siempre están secas con un color parduzco o amarillento, las nuevas de un verde azulejo, producen con aquellas, un aspecto de manto aceitunado que se llama pajonal y cubre todas las montañas. Un desierto completo no hace en el .viajero las impresiones tan tristes y melancólicas, como el yermo de los páramos o pajonales que se destacan en la Cordillera de Chilla y Cerro de Chillacocha.

Esos páramos como todas las localidades de esta clase, llenen, generalmente, una temperatura mediana más baja de diez grados, temperatura que no permite el cultivo de los cereales; observándose que el termómetro desciende con frecuencia a uno o algunos grados bajo cero grados centígrados. Humboldt, admire para los páramos, en general, la altura media de 3.500 metros, con una temperatura media de 4 o 5 grados centígrados; desde aquí principian los arenales con algunos representantes aislados de la flora. Como toda regla tiene su excepción, en el Ecuador se encuentran algunas plantas por encima de la línea de las nieves perpetuas, en las laderas de los peñascos casi siempre. Afirma Wolf, una vez más, que, la vegetación arbórea y fruticosa termina generalmente con la altura de 3.500 metros, salvo el caso de algunas quebradas abrigadas, en donde sube la vegetación algo más de altura.

LA RIQUEZA DE LOS PÁRAMOS.- Bajo el punto de vista económico los páramos constituyen un país de pasto, y como cal, tienen una importancia indiscutible para los pueblos aledaños. La riqueza de muchas haciendas consiste únicamente en kilómetros de páramo, o mejor dicho, en tantos miles de cabezas de ganado, caballar y ovejuno, que pasen en los páramos con una alimentación segura para todos los tiempos, que como ya hemos dicho, no hay cambio de estaciones, todo el tiempo es lo mismo: El pobre indio que tal vez no tiene, no posee una gleba de terreno en propiedad, mantiene a sus animales en el páramo; de suerte que, la existencia de millares de animales y de centenares de propietarios que rodean los páramos de Corredores, especialmente, está íntimamente conexionada con esta suprema y fría región prolongada de la Cordillera Oriental de los Andes.

En las montañas que quedan bajo los páramos, se sucede, a diferencia de las alturas yermas y frías, una verdadera fiesta alada y sensual, con un despliegue de hermosos colores, propios de las regiones tropicales y subtropicales. En medio de esta fiesta de cantores, el viajero llega a olvidar la maldad, el veneno y la impureza de las montañas, en las cuales, está constantemente purificándose la belleza del sonido, del color y la forma.

SOCIOLOGÍA DE LOS PUEBLOS PARAMEOS

De las Cordilleras del Chilla y Dumarí y del Nudo de Guagra-uma salen numerosos ramales con dirección hacia el Norte, hasta las orillas del río Jubones. En las faldas inferiores de estos ramales se recuestan las pequeñas poblaciones de Manú, Yúlug, Guanazán y Chilla, las dos últimas pertenecientes a los cantones de Zaruma y Pasaje, respectivamente. Pueblos humildes que viven sin hastíos, sin aberraciones e inquietudes odiosas y, solamente encareciendo su amor a la tierra; preservados de lirismos infecundos y estériles, de ideales de fortuna que es la aspiración mecánica de los últimos tiempos. Estas poblaciones de influencia paramina, aún viven estacionarias en su cultura y progreso material; gimiendo su atraso a la sombra del olvido y del silencio por parte del Gobierno Central; donde parece que se ha detenido la marcha del tiempo, para solamente contemplar la vida dolida de estos pueblos grises como sus páramos, en los cuales transcurre su trágica existencia mimetizada.

Un eco triste de lamento, de angustia y desesperación se levanta en estas poblaciones, implorando al Gobierno Central mejores caminos pilotos, más escuelas; usa de la salud y sanidad ambiental; servicios entes de correos y telégrafos, para ponerse en contacto rápido con los centros poblados, de amplia capacidad comercial, cultural y llevar así la animación, la cultura y la vida mismo a sus pueblos abandonados y construidos en desorden. Son pueblos dirigidos por una vetusta iglesia, la única que envuelve el ambiente pueblerino con sus poemas de pena y tristes recuerdos. La voz del bronce sonante de la humilde iglesia, a veces, lleva el consuelo a sus habitantes, y, de vez en cuando, rompe el tedio, la monotonía de sus pueblos, dormidos en las soledades de inmensos páramos. Es el Templo con su aguja que niñea el cielo, el que señala el Norte de esos pueblos, con su profunda fé encendida por su masa humana creyente y devota, que vive extendida por sobre todos sus dolores, con la ternura y armonía de una beatificación. Es el templo el que representa la energía, el vigor, la grandeza del pueblo, la plenitud humana, nutrida íntimamente, con la convicción religiosa, a cabalidad sentida y practicada. Estos pueblos han encontrado el consuelo interior de la mística, con la cual han levantado sus corazones, fortificado su voluntad y humanizado su carácter. Con su Templo y Religión, han comprendido el dolor y con ese dolor de su sentimiento se ha hecho eterna su religión: alma de su alma, carne de su espíritu. Mientras sus generaciones sean sensibles al dolor, su Religión será más sentida y eterna, como la verdad de su mismo Templo y como la realidad sociológica de sus pueblos postergados.

A través de estos pueblos de páramo místico, de tiempo en tiempo, la quipa bronca de lindigenismo hace temblar el alma del paisaje; flautas y rondadores pastoriles expresan la pena de estas soledades yermas, de todo lo rural y lo salvaje. Páramos que son campos de batalla, donde celebran su fiesta de victoria salvaje las feroces aves de rapiña, al hincar las férreas arpas en las crías tiernas, aún húmedas y sangrantes, del ganado vacuno, lanar y cabrío, única industria que constituye para estas poblaciones un halago y un principio de economía.

Hace pocos años recién fue inaugurado un ramal de carretera, trabajada desde la troncal Cuenca-Machala (Girón-Pasaje), hasta Guanazán, la población del páramo. El pueblito arropado por décadas con su manto de vientos helados, ya ha escuchado las estridencias del motor y ha apercibido el olor acre de la gasolina. También Chilla cuenta con una cinta carrozable, aunque mala, intransitable en invierno y solamente de tráfico veraniego.

Como recompensa a tantas imperiosas necesidades, los hijos de estos pueblos han reconstruido los hábitos primitivos que se despertaron en la raza; es decir, mantienen su amor al surco que es hervor de vida. Cultivan la tierra para hacer emanar la economía que propiciará su subsistencia. Con ahínco se han preocupado de sembrar los cereales y de identificarse con sus cultivos, con una obra de abundancia y fraternidad, representando mediante el arado el simbolismo del bienestar económico-regional. En la época de la recolección de las mieses, o de las cosechas, vulgarmente llamadas así, se repiten las mismas escenas serraniegas de las provincias del Azuay y Cañar: las grandiosas citas de mingas, ebrias de regocijo y alcohol, reunidas en la soledad agraria, junto a los apacibles júbilos, cerca a sus eclógicas fiestas estimuladas por la vendimia anual, que llena los trojes y satisface plenamente la vida familiar. Es una fiesta saturada de alma aborigen, con lloriqueos de flautas, que corta las doradas espigas, que cava la tierra bien hondo para extraer el fruto, preciado tesoro, con que la tierra recompensa sus trabajos y sinsabores de días sacrificados... Y entonces, todos los años hay el resurgimiento de una vida abundante y rica en paz, salud y honra. El bienestar se dibuja en cada hogar, por más humilde que sea, y es como un rayo de luz solar que llega como una sonrisa en medio de la melancolía indígena y de su incógnito cerco silencio en que se encierra.

Estos pueblos constituyeron en el pasado, los graneros del Cantón Zaruma y Pinas. En sus días feriados y más fiestas llegaban a estas plazas cientos de quintales de granos: arveja, fréjol, maíz, harinas de toda clase; papas y ganado: vacuno, lanar, cabrío, juntamente con sus industrias derivadas, como los tejidos de lana y la elaboración de quesos. En la actualidad, los cereales que llegan a estos dos cantones, provienen de las provincias de Loja, Azuay y Cañar. La ganadería no hace falta que sean traídas de otras provincias, en esta zona se ha incrementado notablemente, así como la industria quesera, hasta para satisfacer la demanda de los pueblos costaneros de El Oro y Guayas.


VISTA PARCIAL DE ZAHUMA La Villa Real de San Antonio de Zaruma, que la naturaleza la levantó sobre rocas con filones de oro, se la observa en una topografía quebrada y alta. Hasta allí llegó la codicia del capitalismo extranjero, para explotar el mineral precioso y la vida de este Pueblo, dejando el trágico inventario de innumerables males psíquicos y fatigas hereditarias, causadas por el intenso laboreo de las minas.

COMPOSICION GRÁFICA DE DOS SECTORES DE LA CIUDAD DE PIÑAS PIÑAS logró sustraerse al laberinto de máquinas y aceros que industrializan el oro de las minas de Zaruma, a pesar de estar muy cerca al Asiento Minero, porque las entrañas de su tierra no tuvieron filones de oro, sino yacimientos de ricos abonos naturales para la producción agrícola, esencialmente, la cafetera. Zaruma y Pinas conforman la Parte Alta o Sierra. Es la Zona Oriental de la Provincia de El Oro, formada, propiamente, por la Hoya de Zaruma, que da cabida a los dos Cantones.

ZONA OCCIDENTAL COSTANERA

	ZONA BANANERA.- La ZONA OCCIDENTAL, llana, costanera, propiamente tropical, comprende cuatro Cantones: Machala, Pasaje, Santa Rosa y Arenillas, en donde sobresale el cultivo del BANANO, especialmente en los Cantones de Machala, Pasaje y Santa Rosa. Estos cantones orenses merecen el enaltecimiento y la gratitud de todo el País, por su positiva contribución a la riqueza y prosperidad nacional, ofrecida patrióticamente por sus hijos, mediante sus esfuerzos de plausible consagración a la producción del BANANO, que no solamente ha ceñido la preocupación de la intensificación de los cultivos, sino el esmero en producir una fruta de calidad excepcional, que ha merecido la mejor aceptación y demanda en los mercados de ultramar.

Machala se ha constituido en estos últimos años, en un centro de especial importancia para la economía de la Provincia y del País, debido a la preocupación que paso, juntamente con los demás cantones litoralenses, en realizar cultivos de plantas refractarias al Mal de Panamá, empleando una técnica que se impuso por sus consejas, experiencias y métodos, hasta levantar plantaciones bananeras vigorosas, que luego rindieron insospechables producciones, que, al mismo tiempo que se beneficiaron los productores y exportadores de la fruta, con ganancias halagadoras, se intensificaron las labores de esta línea agrícola, incrementándose grandes capitales y dando una nueva fisonomía a las poblaciones orenses, en especial, a Machala, que cambió como por arte de magia su presencia con múltiples expresiones de progreso, de adelanto urbanístico y bienestar económico, transformación que también se anota en las ciudades de Pasaje y Santa Rosa.

La agricultura dirigida del banano, abrió a Machala y demás cantones del litoral los mejores caminos de progreso, que unido al esfuerzo, perseverancia y talento de sus hijos, labró la transformación de sus pueblos, con una halagadora superación económica y cultural. Está reconocido ya que la Provincia de El Oro se ha convertido en un Centro principal de exportación del banano, aprovechando las facilidades que le brinda su Muelle de Hormigón Armado, al cual acoderan los barcos negociadores de la fruta. Puerto Bolívar, con este motivo, se desarrolla con un movimiento intenso frente al arribo de numerosos barcos extranjeros, que esperan recibir el cargamento bananero para transportarlo a Estados Unidos de Norte América, a algunos países de Europa, al Japón, Rusia y países de América del Sur como Chile.

EL AÑO DE 1975, SEÑALADO COMO EL AÑO DE LA EXPORTACION DEL BANANO.

Durante el año de 1975 el Ecuador exportó 959.095 toneladas métricas de banano, hacia los mercados tradicionales de consumo, y también hacia otros nuevos, en el lapso de seis meses, o sea desde Enero a Agosto. La exportación correspondió a las dos variedades que produce el país: Gross Michel 115 mil toneladas y Cavendish, 843 mil toneladas.

Se ha calculado que las divisas logradas por el Ecuador, con el comercio de la fruta, llegaron a los 107 millones de dólares, acusando, por consiguiente, el incremento de 27 millones de dólares (675 millones de sucres), sobre los 80 millones que se obtuvieron en el mismo lapso en el año anterior (1974).

Lo que ha favorecido al Ecuador para el incremento de las exportaciones del banano, ha sido los huracanes, especialmente, el que fue llamado como "Fifí", que durante 1974 causó graves daños a las bananeras de los países centroamericanos, cuyos productos habían competido siempre con el que se produce en el Ecuador.

El informe oficial ha señalado que Europa ha sido el mayor adquirente del banano en estos últimos meses, con el volumen de 493 mil toneladas métricas, siguiendo luego, en orden de importancia, América con 335 mil toneladas, Asia con 87 mil toneladas, Oceanía con 23 mil toneladas y África con 19 mil toneladas.

PAÍSES QUE COMPRAN EL BANANO DEL ECUADOR.- De modo específico los países que compran el banano ecuatoriano, han sido Estados Unidos que ha seguido manteniendo el liderazgo en todo el mundo, con adquisiciones que llegaron hasta las 319 mil toneladas métricas. En Europa el país más importante comprador de la fruta ha sido Alemania Occidental, con 105 mil toneladas, ocupando de manera simultánea, el segundo sitio en el mundo. Por otra parte, Irán, que es un nuevo mercado de la fruta, ha resultado el mejor adquirente del continente asiático, ocupando el sexto sitio, entre los importadores mundiales, con el total de 56 mil toneladas métricas. Otros países importantes han correspondido a Italia, con 94 mil toneladas; Bélgica, con 78 mil toneladas; Alemania Oriental, con 67 mil toneladas; Yugoeslavia, con 28 mil toneladas; Japón, con 28 mil toneladas; Nueva Zelandia, con 23 mil toneladas y Rusia con 22 mil toneladas. Países que han efectuado compras con mayor consideración, están Austria, con 485 mil toneladas, en Europa; Argentina en América, con 52 mil toneladas, incluyendo Chile con un tonelaje casi idéntico.

Los datos de exportaciones del banano corresponden al año de 1975, correspondiente a los meses de Enero a Agosto.

El movimiento de Puerto Bolívar, en estos últimos años, se ha incrementado en forma inusitada por el embarque del banano, habiendo, por otro lado, decaído el movimiento de pasajeros que iban y venían desde Guayaquil, utilizando los barcos de carrera entre estos dos Puertos. Propiamente, está liquidado el transporte de pasajeros y hasta de carga que realizaban las Motonaves Olmedo, Jamben, Colon, Dayce y otras, por dos razones: porque la movilización actual de pasajeros y carga se hace por la carretera, en unidades motorizadas cómodas y rápidas; y, luego, porque las Motonaves significaron para los que viajaban el mayor ultraje a la cultura y dignidad humana, por el trato soez y denigrante que se daba a los pasajeros que tenían la desgracia de viajar, en forma obligada, ocupando estos barcos.

Muelle de hierro de Puerto Bolívar que utilizaban los barcos de carrera entre este último Puerto y Guayaquil. Estos transportes de pasajeros, propiamente, está liquidado y por muchas décadas significó el mayor ultraje a la cultura y dignidad humana, por el trato soez y denigrante que se daba a los pasajeros. Barcos exportadores del banano, surtos junto al Muelle de Espigón de la Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar. Por estos buques de alto calado es transportado el Banano Orense a los mercados extranjeros de todo el mundo.


Además, mientras que por barco desde Puerto Bolívar a Guayaquil se hacía nueve horas y más en la mayoría de los viajes; en los transportes terrestres se emplea tres horas, con la notable ventaja, que ya anotamos más arriba, de que, las unidades motorizadas de las diferentes Cooperativas de Transportes que tienen a su cargo el servicio de pasajeros a toda hora del día y de la noche, son elegantes, muy cómodas y el pasajero recibe la magnífica impresión del trato culto y comedido.

Con el banano los cantones costaneros de El Oro, han levantado una admirable y remunerativa fuente de riqueza nacional, cuyo producto tiene preferencia por su calidad excepcional en todos los mercados del mundo y porque llega a estos mercados en magníficas condiciones todas sus variedades exportables, en razón de que la fruta no sufre maltrato, porque sus centros de producción más importantes se hallan ubicados a corta distancia de Puerto Bolívar y el producto es trasladado a través de carreteras asfaltadas, bajo celosos cuidados de buena conservación. Todas estas circunstancias favorables que han rodeado a la producción bananera de El Oro, han hecho que la Provincia se convierta en una potencia económica de primer orden, con el índice de grandes realizaciones en su progreso general.

Sin embargo, el esfuerzo de los orenses no ha sido estimulado suficientemente por los Poderes Públicos con la atención que han demandado los productores del banano. En muchas épocas sus plantaciones comenzaron a desmejorar, ya por la falta de fumigación o por no haberse realizado esta labor sanitaria en tiempo oportuno y con las pesticidas recomendadas; ya por omisión en algunos casos de esta asistencia o por haber sido defectuosamente realizada, en otros, causas éstas que han facilitado, ineludiblemente, la incidencia de la Sigatoka, produciendo, por consiguiente, pérdidas invalorables a los productores, que se vieron en el caso de arrojar al mar grandes cantidades de racimos desechados por la calificación que se hace previamente al embarque. Por otra parte, las inundaciones de los ríos ha causado grandes destrozos en las plantaciones bananeras, que han debilitado un tanto la economía de la Provincia, aunque sea transitoriamente, porque bajó la curva ascendente de la misma, dando origen al malestar social en general. El peligro del Jubones, por ejemplo, se mantiene inalterable para las plantaciones del banano en sus riberas; así como se cierne furtivamente, cada año, el peligro hasta para las poblaciones en los lugares ¿e bajo nivel del lecho del río.

Los peligros que el Jubones y otros ríos como el Buenavista, Caluguro, Santa Rosa han ocasionado en las plantaciones bananeras, en estos últimos años, se ha debido, en gran parte, al absurdo de haberse cultivado bananeras y cacaotales, a lo largo de las riberas de las par.es bajas de estos ríos, sin considerar de que las áreas aseguradas son relativamente pocas y los terrenos, como ya se ha dicho, son muy propensos a la desintegración. Por estas causas, el Jubones ha cambiado siempre de cauce. Si se aspira al mejor desarrollo económico de la Provincia, lo primero que hay que hacer es, estabilizar firmemente el curso de los ríos, entre ellos, el Jubones, principalmente, y confinar los puntos de desbordes con murallas o las defensas que aconsejen los técnicos.

LA SOLUCIÓN AL PROBLEMA BANANERO.- Las soluciones de los problemas bananeros no solamente concierne al agricultor, ni los productores por sí sólo pueden, acaso, salvar sus plantaciones con fumigaciones aisladas y desconectadas del resto. La solución dentro de los cultivos debe ser definida en la realización de una amplia campaña fitosanitaria, que proteja igualmente a todas las plantaciones de una región determinada, porque la que no se defiende de los embates de la peste, puede convertirse en foco de contagio para las demás. Entonces, es obligación del Estado precautelar esta riqueza, porque es coopartícipe de las utilidades derivadas de la negociación de la fruta; es una responsabilidad de los organismos especializados, a los que se debe confiar la ejecución de todas las actividades tendientes a cuidar y salvar la riqueza bananera de la Provincia, con la intervención de programas concretos y constantes campañas para su saneamiento; en primer lugar, de sus plantaciones, y luego, para asegurar las cotizaciones justas al producto, propiciar el incremento de las exportaciones y la ampliación de los mercados en el extranjero. Urge que el Gobierno, por intermedio del Ministerio respectivo, siga afrontando con seriedad y sentido patriótico este problema, manteniendo una política comprensible respecto de los gravámenes que pesan sobre la producción bananera, si es posible, la suspensión de éstos en los casos críticos en que se colocan las exportaciones y cuando la naturaleza con el desborde de sus ríos arrasa los cultivos. Se trata ante todo, defender esta fuente de riqueza nacional, de bienestar y de trabajo de una Provincia, que no debe desestimarse por los riesgos de cualquier descuido o postergación, que puede trocar en ruina o pobreza lo que hasta ayer ha sido florecimiento y progreso. Las actividades relacionadas con la producción y mercadeo del banano, que constituye el renglón de exportación más importante en el país, merecen las mayores preocupaciones dentro de un clima de invariable comprensión y entendimiento con quienes forjan y exportan la riqueza bananera. Por lo mismo, esta riqueza debe encontrarse debidamente garantizada contra los intereses perjudiciales a su desarrollo y demanda. Lo que se impone por el momento es, adentrarse sin perjuicios en el examen de todas sus dificultades actuales que cercan al productor, para dominarlas y allanar los caminos; mejorar aquello que ha sido afectado sin discrimen, acaso, por la injusticia, el descuido y por una defectuosa visión de los problemas que surgen en el agro ecuatoriano.

Se puede salvar la riqueza del banano en cualquier tiempo, si se pone a su servicio una investigación concienzuda y profunda al rededor de sus problemas, aplicando certeras soluciones a las dificultades de los pro-ductores, que han venido clamando la atención gubernamental y esperando una respuesta eficaz a sus plantaciones y al incremento de las exportaciones, que en algunas ocasiones han decrecido, defraudando notablemente los esfuerzos y esperanzas de una de las zonas bananeras más importantes, del Ecuador, que conforman los Cantones de Máchala, Pasaje y Santa Rosa.

	RECONVERSION DE LAS ZONAS BANANERAS.- No obstante la riqueza que ha aportado al país el cultivo del banano, el mismo que ha labrado una prosperidad notable para los tres cantones costaneros y la Provincia en general, sin embargo, por la inestabilidad de los cupos de exportación que, de cuando en cuando, se presentan con miras a decrecer y restringir el área de los mercados de consumo, es hora ya de proceder a la RECONVERSION DE CIERTAS ZONAS BANANERAS A OÍROS CULTIVOS aconsejables por los organismos técnicos encargados de vigilar la industria agrícola. Hay dos razones para que se piense con tiempo en esta reconversión de cultivos: primero, al considerar que algunas zonas bananeras han sido gravemente afectadas por tradicionales pestes, que han tornado descalificable la producción; y, otras ocasiones, como segundo punto, por el costo y los riesgos que tiene esta producción, que está por encima de las aspiraciones de un relativo beneficio para los agricultores. Se debe puntualizar con satisfacción que, en la Provincia de El Oro no se han acentuado con desventaja las causas que exponemos para pensar inmediatamente en la reconversión de los cultivos en sus áreas agrícolas, porque no ha habido en forma aguda ni la peste arrasadora ni los altos costo de la producción, toda vez que el Puerto de embarque, no está alejado de los centros bananeros, como para subir los fletes en los precios de exportación. Sin embargo, tomando en cuenta que todo monocultivo conlleva el peligro de una inesperada suspensión de la demanda, en razón de la competencia que se presenta cada año, por parte de otros países del exterior, que tratan superarse en sus producciones y rebasar los mercados que actualmente están consumiendo la fruta de la Provincia; ante estas consideraciones, hay que tratar de conjurar a su debido tiempo, con la asistencia técnica del caso, el peligro que puede avecinarse para el banano, mediante la instauración de nuevos cultivos.

La zona central del país, que tradicionalmente ha sido productora y generadora de la riqueza bananera, parece que está en trance irreversible, para dejar de ser una productora del banano, debido a la incapacidad de producción a un costo de competencia que no da ganancias de ninguna clase, por estar alejados los centros bananeros de los Puertos de embarque y por el alto costo que representa su transporte. En primer lugar, es criterio recomendado por los técnicos, auxiliar a estas zonas alejadas, con programas de nuevos cultivos. En el caso de los cantones costaneros de El Oro, que es la zona bananera por excelencia, aunque no se confronta con los problemas de peste y distancia al Puerto de embarque y exportación, hay que tomar en cuenta también, dos peligros inminentes: la falta oportuna de asistencia técnica y la desatención gubernamental, así como las advertencias procedentes de los países centroamericanos, de Austria y del Extremo Oriente, de convertirse en serios opositores a nuestro mercado, aunque situaciones climatéricas en los países bananeros de Centro América, de tiempo en tiempo, con sus ciclones, arrasen las plantaciones y hacen resolver a sus empresarios agrícolas, abandonar tales cultivos. Este examen de la futura realidad bananera, nos debe hacer actuar inmediatamente con una política seria, poniendo en práctica un programa de reconversión de varios cultivos, como pastizales, oleaginosas, yuca o maíz para la extracción de almidón que desplace el similar importado y que demanda algunos millones de dólares anuales, cuando por ser un producto de tan fácil producción e industrialización, nuestros agricultores están en condiciones de satisfacer la demanda del consumo nacional, con magníficos resultados y ganancias. A esto se debe, añadir el cultivo de la uva para instalar una producción vinera que cierre hasta cierto punto las fronteras de la importación, así como la producción e industrialización de otros productos recomendables como la elaboración de la harina de plátano, del producto que es rechazado por la calificación exportable. El cultivo de la uva en estos últimos años está dando magníficos resultados, que ya han estimulado buenos proyectos, como la producción de vinos' en primer lugar y otros derivados.

Volviendo al problema del banano, aunque el Gobierno, de tiempo en tiempo, estimula esta producción, ya rebajando los impuestos, ya ayudando en el desarrollo de los cultivos con la asistencia técnica y empréstitos bancarios, aquello no obsta de ninguna manera, para dar paso a una nueva mentalidad sobre la producción bananera, relativa a que los agricultores se libren de cantos problemas y angustias en el cultivo del banano, resolviéndose llevar a la práctica la reconversión de las zonas bananeras de la Provincia, luego de haber meditado previamente todos los inconvenientes y gastos la producción, tanto como el futuro discutible para exportación del producto. Habría que entrar en seria reflexiones hasta llegar a llevar a la laboriosa clase bananera a una nueva etapa, que ya la anotamos, de nuevos cultivos, a fin de que no se vean abocados a circunstancias imprevisibles difíciles, que agravarían la situación económica y social del pueblo, con la inesperada paralización de la demanda del banano por parte de los mercados extranjeros, que preferirían concurrir a los centros productores del exterior, halagados por las conveniencias de los precios de la fruta.

Sin embargo, al continuar con los cultivos del banano, paralelamente a su exportación, habría también que pensar en sus industrias derivadas que podrían dar un apreciable y satisfactorio rendimiento económico para las poblaciones bananeras. Por lo pronto, el Gobierno, en previsión de un desenlace inesperado y crítico económicamente, que pudiera sobrevenir a este monocultivo, con la disminución de la exportación de la fruta, debido al de crecimiento paulatino de la demanda por parte de los mercados extranjeros, en algunas épocas del año, ha limitado las nuevas plantaciones; es decir, ha prohibido se siga ampliando este monocultivo, en previsión, como ya anotamos, de una terminación fatal para la economía órense y nacional, al verse abocada al gravísimo problema de la falta de mercados suficientes en el exterior para la venta de la fruta. Por estas consideraciones, hemos mirado razonable, hasta cierto o, la medida gubernamental, pero a condición de que se desarrolle un amplio programa de reconversión de cultivos e industrialización de la fruta, mediante el procesamiento del banano en productos alimenticios o en materia prima para la industria química, con la cual, se vislumbraría una acertada solución al problema, muy especialmente, al excedente no exportable del producto.

Ya se han realizado valiosos estudios sobre el proceso de tecnología en la elaboración del banano y que i nuestro país podrían tener una aplicación práctica, como las siguientes: la obtención del banano deshidratado o banano pasa, cuyo producto ya se encuentra en el mercado, pero en pequeña escala, en razón de su aspecto negruzco poco atrayente. Sin embargo, los industria-les investigadores están utilizando los procedimientos clásicos para otras especies de frutas y han logrado mejorar rápidamente su calidad. Ahora se puede producir banano deshidratado o redondelas de banano deshidratado del color deseado, entre blanco, crema o amarillo naranja, de consistencia buena para una fácil masticación y colocados en empaques flexibles e impermeables.

Hay otros procedimientos que se presenta en tajadas o redondelas fritas, conocido con el nombre de "chips ", que se las produce en base del banano "plátano y constituye una posibilidad de exportación industrial a condición de disponer de cantidades regulares de fruta de calidad; en efecto, se requiere ya no de rechazos o sobreproducciones temporales, sino de frutas verdes, cuyo contenido en azúcar no pasa de cierto porcentaje, que puedan al cocinarse parecer tajadas de papas y absorber su peso en grasa, adquiriendo un aspecto y un sabor agradable, diferente del sabor característico del banano maduro.

Entre otras utilizaciones del banano, están las aventuales del seudo tallo (almidón) y de las hojas de algunas variedades, de las cuales se podría sacar fibras textiles, celulosa, papel, clorofila y proteínas. Estas posibles industrias han sido solamente inventariadas, pero no han sido objeto aún de realizaciones específicas. Por otra parte, la fermentación de la pulpa de las frutas ha da:-f), cerno se podría esperar, tantos vinos como aguardientes, alcoholes, vinagres y levadura, como subproducto alimentación para los cerdos, el banano es irremplazable, porque ha dado excelentes resultados. Se ha conseguido el aumento de peso en los animales y se ha mejorado la calidad en la carne. Estos alimentos justifican la implantación de porquerizas en las regiones donde se dispone de cantidades regulares de desperdicios bananeros.

POYECTO DE AGROINDUSTRIA BANANERA.- Existe el proyecto de producir miles de toneladas de harina de banano verde, para consumo animal. Lo importante de este proyecto está en que, la harina de banano no solamente estará destinada al mercado nacional, sino, principalmente, al mercado externo, que está ya requiriendo los alimentos proteínicos para el mantenimiento animal, debido al déficit que se acentúa en los países como Estados Unidos, Japón y algunos de Europa.

Hay dos ventajas que se ganarían con este proyecto: Trabajo para miles de personas hoy en la desocupación y, generación de una buena cantidad de divisas, toja vez que, se tiene asegurada la aceptación del producto en el mercado externo.

Se ha considerado plantear y concretar en realidad b que ahora es proyecto de industria harinera de banano verde, para conjurar los problemas existentes del monocultivo, que han trascendido en grandes desventajas para los productores de la fruta. En primer lugar, para orientar la línea agrícola hacia la diversificación de los cultivos e industrias del campo, y, luego, para reducir la superficie de estos cultivos y utilizar las diferencias marginales en otra clase de explotaciones agrícolas.

El banano es en la actualidad el segundo producto exportable, generador de un apreciable volumen de divisas. Pensamos de que, después de unos treinta años, más o menos, durante los cuales la exportación del petróleo comenzará a decaer, al decir de los técnicos, el banano volverá, otra vez, a ocupar su liderato de exportación, porque esta riqueza industrial no tiene límites de tiempo, ya que la tierra bananera de la costa órense es una mina inagotable en la producción de la fruta. Bajo estas consideraciones, sería necesario prestar mejor atención a este renglón de riqueza agraria órense, especialmente, mediante la búsqueda de nuevos caminos de utilización económica del banano, en vista de que su exportación siempre seta sujeta a muchos riesgos y contingencias, tales como la inestabilidad de los precios en los mercados extranjeros, la competencia de productores de otros países, problemas de transporte y la cantidad de banano que se desperdicia, como consecuencia del rechazo que se hace para la exportación, poniendo en juego el método de la calificación previa de la calidad de la fruta. Precisamente, con el proyecto de industrialización de la fruta, para transformarla en harina, tiende a evitar la pérdida de esta producción duradera e importante del Ecuador, recogiendo la actual superproducción y lo que se ha llamado, generalmente, "rechazo", o sea la cantidad destinada a perderse en las cunetas de carreteras y espacios de las bananeras.

Entre otras consideraciones alrededor del banano, a más del esfuerzo que se debe poner para mantener una buena exportación, a base del aumento de la productividad y del mejoramiento de la técnica del mercadeo, se debe pensar en satisfacer la necesidad doméstica del ecuatoriano, aprovisionando la despensa con esta fruta y sus productos derivados, previamente haciéndole conocer los altos valores nutrientes del banano. Las necesidades en materia alimenticia que experimenta el país, con presiones sociales que claman medidas gubernamentales deben ya dinamizar gestiones de nuevos proyectos y caminos de desarrollo agroindustrial del banano, en primer lugar, como el proyecto que luego se hará realidad, lo que implicaría la utilización de un 10% de la superficie cultivable en la producción del banano, para usos industriales. Con esta nueva industria harinera del banano, la Provincia de El Oro, entraría en una fuerte línea exportable, a más del banano, duplicándose las divisas, que generarían estos dos renglones económicos del agro. En esta forma, el banano está calificado como un alimento completo y vale tomar en cuenta los rechazos que se dicen para que se beneficie, produciendo algunos productos que pueden ser exportables, como el almidón, vino y otros derivados.

MILAGRO Y CADENA MONOPOLISTA DEL BANANO.-El cacao había fracasado en la exportación, debido a los precios que descendieron en forma desesperante, frente a la competencia de otros países que habían ganado los mercados para este producto; tanto más, al tomar en cuenta las enfermedades que comenzaron a diezmar las plantaciones. Entonces, apareció como milagro, podemos decir en un principio, y a la vez, como maldición, en estos últimos años, el cultivo del banano en las áreas costaneras de los tres cantones litoralenses de El Oro. En un principio como para hacer experiencia del cultivo del banano, no se afrontó únicamente esta línea agrícola, sino que también se cultivaron otros productos como arroz, café, caña de azúcar y frutas. De todas maneras, se comenzó ya a destruir las huertas de cacao que habían dado nombre y prestigio especialmente a Machala. La competencia, como ya dejamos anotado, por parte de África y las enfermedades, por otra parte, llevaron a los agricultores a abandonar sus huertas y transformarlas con otros cultivos.

PLANTACIONES DE BANANO.- Como una ilusión y a la vez, visión económica futurista, todos los agricultores se entregaron a la tarea de cultivar en gran escala las bananeras. También con esta nueva línea de carácter industrial, comenzaron a abandonarse otros cultivos valiosos del pasado, entre ellos el café y la industria maderera que había dado una de las ocupaciones importantes de la Provincia con la presencia de la Compañía Minera Extranjera de Portovelo.

LOS TENTACULOS DEL MONOCULTIVO BANANERO.- Después de que por muchas décadas se había cultivado con esmero el cacao en forma exclusiva, se pasó en forma brusca al cultivo del banano, especialmente en los Cantones de Machala y Pasaje, extendiéndose en años posteriores a los Cantones de Santa Rosa y Arenillas, en parte. Pero hay que tomar en cuenta que este cultivo que advino en forma masiva, atrayendo la atención de todo el país, llegó al fin a una especie de cadena monopolista de funestas consecuencias hasta añora. En la Obra inédita hasta el momento "EL LIBRO DE ORO DE LA CIUDAD DE MACHALA", que fue contratada por la Municipalidad de Máchala, apuntamos en forma detallada y documentada los males que se han derivado de este monocultivo, con la pérdida para una mayoría del pueblo órense y una ganancia fabulosa para unos pocos, en donde se asoma la garra de las Compañías Bananeras Exportadoras que han hecho su "agosto" en la Provincia, porque la han sumido en una esclavitud de trabajo, bajo el capricho de Empresas Trans-nacionales, que operan en gran escala y abarcando todos los artículos exportables; a la vez que, haciendo de nuestros pueblos, mercados para feriar los débiles músculos humanos y elaborados de nuestras materias primas, que se las llevan en forma abundante y a precios bajísimos.

Una investigación sobre esta industria agrícola nos podría decir si estamos perdiendo o ganando con este monocultivo del banano, no podemos desconocer que el desarrollo preponderante que ha adquirido el cultivo del banano, ha dado la riqueza a la Provincia de El Oro, porque los monopolistas han levantado otras fuentes de riqueza, y se ha erguido dos frentes irónicos en las ciudades bananeras de El Oro: Machala, Pasaje y Santa Rosa: Un frente, con imponencia de millonadas, y, el otro, formado por ejércitos de trabajadores mal pagados y enredados en problemas de insatisfacciones de vida, vivienda y hasta de vicios, traídos por los traficantes extranjeros que también ha introducido la empresa de la "droga" para seguir envenenando a los trabajadores orenses. Hay que anotar en justicia que la prosperidad de la industria bananera se ha debido a la alta calidad nutritiva de la fruta, que ha merecido la mejor acogida en todos los países de Europa, África, Japón y América del Sur. Asimismo, tuvo aceptación general y mundial el cacao de Máchala, que estuvo favorecido por sus magníficas condiciones de aroma y calidad. La mesa de los Reyes de España y de otras Cortes del Viejo Mundo, siempre tuvieron en sus banquetes el famoso cacao de Máchala, con razón llamado por todos los monopolistas exportadores la "pepa de oro", y por los que se alimentaban con este producto "el manjar de los dioses".

LA REPUBLICA DEL BANANO EN LA PROVINCIA DE EL ORO.- Del cacao monopolista en tiempo de la Colonia, hemos pasado al cultivo masivo del banano. En razón de que Machala es la Ciudad de las Empresa exportadoras que operan en el mundo con fuertes guarismos económicos, cabe dar el nombre a la Provincia El Oro de "REPUBLICA DEL BANANO", porque parece que la soberanía de esta Provincia ha pasado a la esclavitud de poderosas Compañías Extranjeras, que han llegado a controlar toda la economía y el desarrollo de la industria agrícola bananera y aún las que se han levantado con el esfuerzo sacrificado de los particulares. Una prueba del poder de las Compañías Monopolistas del Banano, está en el hecho de que, a pesar de que el Gobierno ha prohibido el cultivo de nuevas plantaciones del banano, decretando la diversificación de otros cultivos, han seguido con el apoyo de los Bancos de Fomento, incrementando hábilmente el monocultivo del banano, con el fin de obtener la superproducción y estimular el monocultivo de esta fruta, porque así pueden extraer grandes ganancias, consiguiendo el producto a precios bajos que les ofrecen los pequeños agricultores en su desesperado afán de salvar la pérdida de sus racimos de corte por falta de aceptación en las Casas Exportadoras.

Mientras que por una parte, los exportadores han conseguido todo para prosperar sus negocios, como: dinero para los cultivos, ofrecidos en préstamos a los bananeros; carreteras asfaltadas en todos los sitios de producción; riego en abundancia, canales de drenaje, equipos de auxilio, represas, empacadoras, transporte barato, fumigación, etc., etc., en cambio los productores se han puesto una soga al cuello, porque no han podido pagar muchos de ellos los préstamos al Banco de Fomento y han perdido hasta sus viviendas; la salud la han dejado en girones en los laberintos del "oro verde", y una mayoría han quedado hundidos en la miseria; porque parece que todo "oro" lleva la maldición de hacer más pobres a los pobres. Ayer fue el oro de las minas de Portovelo que dejó a un pueblo carcomido hasta en sus entrañas, con desfiles de tuberculosos y de inválidos por la hernia. Hoy mismo el "oro negro", que se explota en el Oriente Ecuatoriano ya tiene en la miseria al pueblo ecuatoriano con la carestía de la vida y una inflación monetaria que ha devaluado al sucre hasta un 46 por ciento. Y por fin, el "oro verde" está matando las energías de un pueblo viril y enlazándolo a la tragedia de un monocultivo, con el cual, una mayoría ha fracasado económicamente y ha perdido la oportunidad de incrementar la riqueza con otros productos, como el cultivo de la uva, maíz, café, cacao y el establecimiento de industrias, derivadas del mismo bananoque es rechazado por la calificación de las Compañías Exportadoras.

OTRO FANTASMA DEL BANANO: "EL CUPO".- El productor pequeño ha llegado a tener una especie de miedo a las ofertas o ventas que tiene que hacer a los exportadores de su producto. Todo está al capricho de las Compañías Exportadoras, y ellas son las que decretan las cantidades de cajitas de banano que se deben comprar a cada productor. Es una trágica comedia llamada "cupo", en donde se diluye todo lo bueno que tiene aún la pobre humanidad: hasta su misma dignidad, no se diga las grandes necesidades de supervivir. El agricultor pequeño tiene que hacer colas en las Casas Exportadoras, para que les compren un poquito de su producto, que está perdiéndose en las mismas bananeras y amontonados en los filos de las carreteras. Hay mucho que hablar de este fantasma, pero pediremos apoyo moral al mismo agricultor, al trabajador, al pueblo que sufre para poner al descubierto este fenómeno, que nadie parece tener. No tratamos de inculpar a nadie sino de mejorar la industria, mediante la intervención directa del Gobierno para que preste toda ayuda y protección a los bananeros orenses.

OTRAS RIQUEZAS DE LA ZONA COSTANERA Y DE LA PROVINCIA.- La producción bananera nó es la única que vigoriza la economía de la zona costanera órense y de la Provincia en general. La pujanza económica se hace también en base de la expoliación del cacao y café. Especialmente, el cacao tiene una página de historia escriba desde el tiempo de la Colonia. Machala se hizo célebre por el cacao de sus haciendas, estimado como el mejor en calidad y sabor. El prestigio de Machala y el resto de los cantones litoralenses se elevó y viajó hasta los países extranjeros en tiempo de la Colonia, por el cacao, llamado con razón "la pepa de oro". Las grandes haciendas pertenecieron a capitalistas avecindados en Guayaquil, y su exportación fue motivo de que se mezclara en la política de aquellos tiempos, en que las Colonias americanas aspiraban a su independencia. La revolución independentista del 9 de Octubre de 1820, justamente fue llamada la "revolución del cacao"; fue el origen y la génesis de las nuevas ideas, porque las exportaciones de este producto, estaban amordazadas con mil trabas que ponía la Corona de España, con el fin de cobrar más impuestos y obtener mejores ganancias económicas por medio de este renglón económico que salía al exterior, comenta Rodrigo Chávez González.

CACAO Y BANANO: DOS GRANDES EXPLOTACIONES Y GARRAS EN LA PROVINCIA DE EL ORO.- Estos dos productos que han hecho la riqueza de la Provincia de El Oro, también dieron el nombre de nuestra Provincia en otros Continentes, por ser productos de especial calidad y demanda mundial. Los dos productos de la tierra órense, a la vez que han labrado la riqueza de la zona, muy especialmente de Machala en lo relativo al cacao, como de Pasaje, tanto como del banano; también han hecho la tragedia del pueblo órense, porque el explotador Extranjero al arrancar desde las entrañas de la cierra estos dos productos valiosos de nuestra economía; igualmente arrancaba a dentelladas las entrañas dolientes de una humanidad desheredada, sin garantías ni protección de ninguna clase. Los proletarios, los miserables y abandonados del Instituto de Seguridad Social y de los Bancos de Fomento, han seguido, solamente esperando en los pasillos de las Casas Exportadoras el mendrugo de pan para poder sobrevivir y apaciguar la loba hambrienta que ruge en los estómagos de los suyos.

Ayer se agruparon alrededor del cacao de Machala los españoles en los años de la Colonia. Los Peninsulares vivían en Guayaquil con las comodidades de terratenientes y dueños de todas las huertas de cacao de Máchala. En esos trágicos años, el pobre Cantón Machala solamente aparecía ante los ojos del que visitaba esta tierra ubérrima, como una gran hacienda cacaotera con grandes e interminables secaderos del fruto; pero teniendo bajo la coyunda de la esclavitud a un elevado centenar o centenares de peones cacaoteros que tenían que entregar el fruto en las mismas fauces de los hacendados.

	LOS CACAOTEROS DEL PASADO SE VOLVIERON FILANTROPOS.- Lo curioso de los cacaoteros de la Colonia, para explotar con más provecho a sus intereses, se camuflaron con ese fingimiento de falsos filántropos de los indios, que los tenían reducidos a la esclavitud de interminables cuentas de un denigrante concertaje. Mientras tanto, en esos tiempos de las prósperas huertas de cacao, entregaban a manos llenas grandes riquezas en esterlinas de oro, que los dueños de las huertas las pusieron a buen recaudo en Bancos Extranjeros. Al mismo tiempo que la riqueza cacaotera avanzaba con el incremento de insospechables riquezas, las espaldas y pulmones de los indios y peonada que permanecía en la esclavitud al pie de las huertas cacaoteras, moría abandonada y en medio de un verdadero infierno de enfermedades y plagas del trópico; entre ellas el paludismo, la desnutrición, tuberculosis y degeneración de la raza por falta de una alimentación y vivienda, que les ampare de la intemperie inclemente y diezmadora de vidas y pueblos enteros. Allá al otro lado del Canal de Jambelí, en la ciudad de Guayaquil, estaban los terratenientes, repetimos, gozando de sus castillos y mimando su humanidad en medio de una soberbia ilímite como el mismo mar.

No podemos desconocer que el nombre de Machala de ayer brilló como el oro de las mismas esterlinas en el exterior y la fama se extendió en alas del "manjar de los dioses". En Europa nos conocían, especialmente en España, como un pueblo rico en cacao, en oro, porque se volvía oro todo ese trajín exportador. Pero con el esfuerzo de un pueblo débil, sumiso, humilde, que aún quería granjearse la voluntad y las miradas de soslayo de la "Madre Patria", conforme la llamaban cariñosamente los que amontonaban riquezas a costa del cacao, tanto como los que vivían en estas tierras en calidad de "hijos pródigos".

LA IRONIA DE UN PUEBLO EXPLOTADO QUE SE RENDIA AL MOVIMIENTO EMANCIPADOR, SUGERIDO POR LOS EXPORTADORES DEL CACAO.- Como todas las Colonias de España, Machala también se adhirió a la causa independentista que proclamaban en Guayaquil, precisamente, los falsos apóstoles; aquellos que querían liberarse de las extremadas medidas arancelarias que les imponía España en la exportación del producto. Estos terratenientes y propietarios de las huertas de cacao, hábilmente tomaron la bandera de la independencia de Guayaquil el 9 de Octubre de 1820, camuflados con ese mimetismo de sagacidad y con el membrete de "patriotas". Con el color de "iguanas" que pasan inadvertidos ante los demás, pero sí aplaudidos, ordenaron a la peonada de Machala para que secunden el movimiento de la revolución, que en el fondo les era muy beneficioso, porque, como ya habíamos dicho, les libraría de los exigentes controles arancelarios que ejercía el Gobierno Real de España.

EL PUEBLO INGENUO DE MACHALA COLONIAL CREYO EN LOS PATRIOTAS.- Machala como si fuera un pueblo de niños sumisos y obedientes, secundó con todo entusiasmo la revolución del 9 de Octubre de 1820, proclamada en Guayaquil, que la habían preparado no los verdaderos patriotas y sedientes de justicia, sino los propietarios de las huertas de cacao de Machala.

Si en verdad la separación definitiva que proclamó Machala junto a Guayaquil, rompiendo la oprobiosa esclavitud a los peninsulares y obteniendo el triunfo de la libertad, significaba la adopción de una nueva personalidad para nuestros pueblos humillados; sin embargo, la revolución, propiamente, dice Rodrigo Chávez González era la "revolución del cacao", y los "próceres", cuyas siluetas años más tarde aparecieron consagradas en el mármol, fueron simplemente los propietarios y emperadores de las huertas de cacao de Machala. Los llamados "próceres" no fueron los que se sacrificaron en la "revolución del cacao , sino el auténtico pueblo engañado, los verdaderos y genuinos patriotas de la causa que la alimentaban con cariño. Ellos, los poderosos del cacao y que luego pasaron a la categoría de "próceres", solamente dirigían el movimiento; lo ordenaban y contemplaron impasibles y estoicos desde las ventanas de sus castillos palaciegos, los ríos de sangre que corría por las calles de la ciudad y los campos en donde se presentaba la resistencia de los españoles.

Después de tanta sangre derramada surgió airosa la Bandera Independiente de Guayaquil, que la levantó el pueblo trabajador debido al influjo del factor económico de los hacendados de los cantones costaneros de El Oro, que administraban sus intereses desde Guayaquil.

Los seudos '"próceres" una vez conseguida la libertad para exportar libremente su producto, continuaron en su calidad de señores feudales y de Encomenderos de los predios máchatenos, siempre unidos a los poderosos de Guayaquil.

BRILLO LA SINCERIDAD PATRIOTICA DE MACHALA.- A pesar de que el cacao de Machala fue el caballo de batalla para conseguir la independencia de nuestros pueblos; empero, en los pechos del pueblo se sentía en verdad la aspiración patriótica de librarse definitivamente del tutelaje ultrajante y sistemático de los peninsulares. Machala, tierra de hombres patriotas en todo tiempo, sentía la necesidad de obtener sus legítimos derechos y organizar una nueva vida política más humana y sensible a los sentimientos del suelo que les sirvió de cuna. Además, Machala vivía lacerada con el ultraje de la bota peninsular que pisoteaba sin respeto ni dignidad todo lo que se amaba en la comunidad: la familia, el trabajo, los intereses económicos y la soberanía territorial. De este gran sentimiento que ya se había izado como una bandera gigante en todo lo que hoy es el Ecuador, se aprovecharon los falsos líderes para librarse con todo el torrente de sangre de un pueblo patriota, las exigencias de la Corona de España, que cada día ponía más trabas arancelarias en la exportación del cacao de sus huertas.

LA INDUSTRIA PESQUERA.- La pesca es otra fuente de ingresos para los cantones costaneros de la Provincia de El Oro. En Puerto Bolívar se ha intensificado la pesca con el auxilio de numerosas embarcaciones, que tiene a cargo esta explotación alimenticia. Para ampliar esta actividad, se han seguido construyendo más embarcaciones apropiadas, con el fin de incrementar la industria pesquera, cuyo producto se entrega en Guayaquil para la elaboración y exportación.

CRIADERO DE CAMARONES.- Por otra parte, técnicamente se han establecido algunos criaderos de camarones en la zona de Puerto Pitahaya, perteneciente al Cantón Arenillas y en las proximidades al Balneario de Bajo Alto. La industria está desarrollándose satisfactoriamente, dando trabajo y magníficos resultados. Se gestiona ya la exportación del camarón, para lo cual, una de las empresas exportadoras está instalando un frigorífico. Al mismo tiempo se ha perforado un pozo en él Puerto marítimo de La Pitahaya, para fomentar el criadero de estos cetáceos. En los criaderos se está poniendo mayor interés para llegar al conocimiento completo del ciclo biológico de los camarones, habiéndose establecido áreas de estudio de las diferentes fases del ciclo vital de las principales especies en explotación.

Otro de los renglones de esta industria lo constituyen los recursos langosteros, aunque para esta explotación aún no se han hecho estudios detenidos sobre el ciclo de vida de la especie. Las conchas prietas y los moluscos sedentarios abundan en la zona manglar de la Provincia y es una verdadera mina que ha estado en explotación desde tiempos antiguos. Las conchas en general y la llamada concha prieta es una de las principales fuentes de alimentación para la población litoralense de El Oro y, consiguientemente, una de las importantes actividades pesqueras. Lo único que hace falta en la explotación de este valioso recurso alimenticio es, que los explotadores tengan un conocimiento completo del estado del recurso, la debida preparación para el manejo racional de la utilización de estas especies, mediante, al mismo tiempo, de una explotación controlada que asegure la reproducción y recuperación de las colonias de los moluscos, en vez de una exterminación continuada, conforme se ha venido haciendo con algunas especies marinas y de la fauna.

LA POLITICA QUE HA DADO LA RIQUEZA ORENSE.- La Provincia de El Oro desde que recibió la acción benéfica de la construcción de canales de riego, aprovechando las aguas de los ríos Jubones, Santa Rosa, Caluguro, Buenavista, Arenillas, poco a poco, ha ido incrementando sus cultivos de oleaginosas, cacao, café, frutales, especialmente del banano, que ha llegado a constituir la principal fuente de riqueza de los Cantones de Machala, Pasaje, Santa Rosa y, últimamente, también de Arenillas, que ha impulsado su producción con bombas de riego en la frontera, utilizando pozos especialmente construidos. Con estos canales de riego, se han transformado grandes extensiones de tierras antes improductivas, que actualmente siguen vivificadas con una verdadera red de canales de irrigación.

El banano se lo exporta directamente desde Puerto Bolívar, que cuenta con un magnífico Muelle de Espigón Armado, con capacidad para poder atender al despacho simultáneo de dos buques. Los países compradores más importantes del banano de El Oro, son los Estados Unidos de Norte América y el Japón. En menor escala está Alemania, Italia, Rusia y otros. En la América del Sur, Chile es el país que compra el banano. Para conducir este producto al exterior, con mucha frecuencia, se alinean cuatro, seis y hasta ocho barcos en Puerto Bolívar.

COMPAÑIAS NACIONALES Y EXTRANJERAS EXPORTADORAS DEL BANANO.- Algunas Compañías nacionales y extranjeras, establecidas en la ciudad de Machala, han venido realizando la exportación de la fruta. Mencionamos las que se establecieron desde un principio y que algunas de ellas han suspendido sus negocios. Las que operan actualmente serían las siguientes: Standar Fruit Company, Exportadora Bananera Noboa, Unión de Bananeros Ecuatorianas, National Fruit Co., Exportadora Quirola, Ecuatoriana de Negocios, Consorcio de Bananeros de El Oro, Imperial Bananas, Consorcio de Bananeros Machala, Bananeros Asociados, Consorcio Bananero Guabo. Esta es la lista de las Casas Exportadoras que tienen sus oficinas en la ciudad de Machala, encargadas de la exportación del banano órense. Algunas de estas Compañías, seguramente han cambiado de nombre. No estamos muy seguros de su número actual. Estas Compañías al organizarse en la Provincia de El Oro, dieron especial importancia a la exportación del banano de esta zona, en vista de poseer sus canales de riego, que año por año, han ido extendiéndose con ramales y sub-ramales, ampliando el número de áreas de cultivo; tanto como por la variedad resistente del producto que ha dado buenos resultados. A esto se agregan las circunstancias favorables del buen mantenimiento de los cultivos, con la oportuna cantidad de abonos y asistencia fitosanitaria; las magníficas carreteras pavimentadas y la proximidad de las bananeras, que no exceden de treinta kilómetros de distancia a Puerto Bolívar, que es el Fuerte de embarque con destino a los diferentes países extranjeros.

Características de la Zona Occidental Costanera La Zona Occidental Costanera que sirve de plataforma a los cantones de Machala, Pasaje, Santa Rosa y hasta a Arenillas, a pesar de que en la generalidad está casi desprovista de una vegetación abundante y continua, guarda y vigila con mucho celo, en algunos puntos, trechos completamente verdes, que se aprecian desde las distancias como islas en medio de un mar de bananeras y otros cultivos. Son retazos de "selva virgen", que librándose de las acometidas del hombre, se mantiene intangible y sagrada, ataviada de las más hermosas joyas naturales.

Existe a través de esta zona una gran variedad de impresiones de luz y colores, las que divierten al viajero que se detiene a observar el escenario brillante de la naturaleza. A veces se presenta una vegetación verde, hermosa y poblada de gigantescos árboles que están vestidos de capas de enredaderas; adornados con guirnaldas, cascadas y trepadoras. Otras veces, es el bosque o la selva inclemente y traicionera, que injustamente se venga con el que avanza a sus lares, mordiendo con la fiebre atizada por el veneno de sus animales y plantas. Allí la garra, el colmillo y el aguijón venenoso del paraje milenario, es el poder terrorífico y soberano de los dominios 'aún inalienables, en donde no ha entrado la acción del hombre y la civilización, permaneciendo desafiante frente al cultivo de la dulzura y bondad que se refugia en otros lugares vecinos de las plantaciones.

En las extensas pampas llama la atención, la presencia de los majestuosos ceibos, que se ramifican como brazos fuertes y nervudos, exhibiendo escasas flores y capullos de sedosa lana. Estos ejemplares vistosos se levantan en medio de colonias de ramificados arbustos y zarzales, que se arrastran lamiendo el suelo en promiscuidad con plantas parasitarias, cuyas hojas, por la acción de un sol canicular, ponen las expresiones de una faz quemada, mustia y seca, junto a la melancolía de medanales, sabanas y tembladeras de aquellos que siguen bordando las proximidades de las poblaciones.

La zona de los ceibos, podemos decir, se extiende con raras colonias de ejemplares, hacia la frontera suroccidental, después de Arenillas y a través de la parroquia de Chacras y otras localidades pequeñas del Cantón Arenillas. Su explotación casi ha desaparecido y no tiene mayores atractivos económicos porque hay otros cultivos, como el banano y las actividades comerciales, que están generalizadas en la frontera suroccidental, las que han ocupado la atención mayoritaria de los habitantes de los pueblos fronterizos.

En algunos puntos cercanos a la frontera con el Perú, los ceibos se proyectan a la distancia, como esqueletizados y con los brazos hacia arriba, duramente castigados por la acción climatérica de pampas desérticas, que avanzan hasta nuestros pueblos fronterizos con el signo trágico de arenales resecos.

Bajo la sombra de estos bosques vive, sin embargo, un colmenar zoológico, confundido con sus vidas y colores, en mezcla rival de mieles y venenos; en constantes batallas con la táctica de sus armas de defensa, hasta el inofensivo mimetismo, bajo un cielo de cantos y vistosos plumajes de sus aves, que hacen de esta zona tropical, un lugar atrayente y bello, junto a la fertilidad de sus tierras en algunos lugares y la alegría paisajista de sus ríos, que dan a la zona todo estímulo y vigor natural.

En contraste de altura y color, corren cubriendo las Islas de Jambelí y haciendo sombra a la verde uniformidad del paisaje, en distintos lugares, las gráciles palmeras de cocos, cuyos talles cimbreantes se yerguen como símbolos de fecundidad, abundancia y pureza campestre.

VIRAJE BRUSCO DE IMPRESIONES FRENTE A LA REALIDAD DE VIDA MONTUBIA.- Cuando se recorre bordeando las poblaciones distantes, se observa con bastante pena casitas esqueletizadas que corren a lo largo de las carreteras, como formando una linderación entre la manigua y los caseríos campestres. No faltan en estas escuálidas viviendas, durante las noches, la lumbre aunque mortecina, con su característico chisporroteo de leña de guabo, pacay blanco, faiques y arbustos resinosos, unido al permanente espiral de humo que sale de improvisados fogones construidos con ceniza, lodo y barba de palo. Qué dura parece ser la vida de esas gentes que tienen como hogar casuchas inseguras, con paredes de caña guadúa y que por las noches se conviertan en una especie de "infierno", porque hay un tránsito incontrolado de alacranes, salamanquejas, hormigas, grillos, que aparecen y desaparecen por sus agujeros, especialmente, durante la época invernal. El color terroso y la figura repugnante de estos bichos, casi no son divisados con sus llamitas tibias y borrosas por momentos, no auxilian la visibilidad suficiente. El rato menos pensado el aguijón venenoso de los alacranes, chinchorros y la mordedura furtiva de culebras que se enroscan hasta debajo de las almohadas, dejan en la agonía a los montubios, abandonados de toda protección social y en medio de destartaladas casuchas que medianamente se defienden de la intemperie rigurosa del trópico, con medias paredes de caña brava y techos porosos de hojas de bijao.

Al acercarse a estas casuchas que siguen a los ríos y rodean los esteros y sabanas, alineándose, a veces, a una capilla con su torre alta que sobresale el follaje, los nervios se crispan ante el huir inusitado de cucarachas, chinches y otros insectos que permanecen acosando al hombre en todo tiempo. Estos invertebrados tienen allí el medio para la supervivencia: la vetustez de las viviendas armadas con palos cruzados que en otro tiempo mantenían débilmente erguida una vieja casucha en escombros; un suelo cubierto de excrementos secos de gallinas y plumas envejecidas, mezcladas con malas hierbas, bejucos y lianas silvestres rastreras que crecen cubriéndolo todo. Más allá, ciénagas con esa agua contenida que vuelve incómodos y enfermos a los habitantes. El que mira esos escenarios de angustia, parece que siente la tibia y pegajosa sensación de aquellas aguas estancadas, de donde se levantan nubes de plagas. Al frente, nuevas selvas densas, interceptadas de rastrojos antiguos se asoman con perfiles de luz por sobre matas de platanillos y pambilares. Sin embargo, en los alrededores de estas casuchas, aisladas unas de otras, existe en contraste, como sonrisa al que visita, una multitud de plantitas aromáticas y multicolores lamiendo la pobre vivienda y salpicándola con conos pintorescos. Son las amapolas, la malva, la hierba buena, la chilanga y achiran las que se tienden al rededor de la querencia campestre, separándola de las crueldades de la selva inclemente.

Muecas cosas y escenas desgarradoras se observan al pasar por estos desfiles de casuchas montubias. Allí está el alma montubia introvertida y mezquina que se debate en mil problemas, ahogándose en sentimientos disímiles y paradójicos. Allí la montubia en actitud pensativa sentada sobre algún escombro de la selva, hincando su ojos vagamente más allá; hierática y con las manos puestas en las mejillas, inquiriendo algo bajo el cielo de plomo que cae sobre sus hombros y en su pelo suelto que permanece al viento, abundoso, oscuro y tupido como las bananeras de su vecindad. Allí la trigueña de labios pulposos color de mamey, senos brincones como venados pamperos, con ojos de tinte aromo, cuello frágil como una espiga tierna de arroz. Allí también, montubios enterrados sus pies en el lodo de las pepas de corozo, sueltas de sus racimos, maduradas y desprendidas de la mata, esquivando el sol fuerte bajo las palmas sombrías de la tagua; engañando el hambre, de rato en rato, con las frutas tiernas de la tagua; comen el corozo y toman con avidez el agua de la tagua todavía no endurecida, saboreando alegres todo un sabor de coco. Así los antiguos tagüeros utilizaban la palma de tagua, sirviendo el líquido delicioso desde das bóvedas, que con el tiempo toman la blanca dureza del marfil: fuente de una magnífica industria de juguetes y adornos caseros. De pronto el turista contempla, en el fondo de estos escenarios, algo que no ha llegado a sospechar: al erguirse alguna montubia joven mira la presencia de una divinidad bronceada surgida desde la manigua, que destaca con mayor vigor sus líneas modeladas visiblemente con los últimos rayos del sol, que llegaron hasta ella quebrando el silencio de la fronda.

La hermosa figura montubia se levanta airosa en ese escenario de luces filtradas por entre las copas humedecidas del plantío y el celaje vaporoso de la selva, que permanece vibrante y bullicioso con vuelos de insectos y de pájaros.

En medio de este espacio tibio, de verdolagas menuditas que están sirviendo de alfombra a los pies, con aromas de flores silvestres diluyéndose en las caliginosas tardes sin sol, está siempre el paradisíaco escenario de las montubias bonitas, que se yerguen con difusas siluetas de palmeras, envolviendo toda la naturaleza con sus miradas de fuego y ofrecidas por esa misma naturaleza inclemente como una melodía jugosa para alegrar un tanto el ritmo tedioso de la vida sacrificada de nuestros pueblos costeños, que se debaten defendiéndose de la crueldad agreste de su medio geográfico.

Muchas emociones tienen los caseríos que se pierden en la exhuberancia de los plantíos. Algunos permanecen como recostados al pie del mar de bananeras que rodean a Machala y Pasaje, esencialmente, como mujeres en espera, dormidas y ajenas al mundo. Los Balnearios como Bajo Alto divierten al turista al contemplar abigarrados grupos de bañistas desaprensivas, con sus bustos fuera del agua, toreando a las olas enconchadas del mar; con sus talles transparentes e improvisadas mallas y -ataviadas con telitas vaporosas floreadas, que cada vez más ciñen las esculturas cimbreantes, entregadas al vaivén de las olas y de ambientes mariscosos que se mezclan con suaves olores y aromas de afuera.

La zona de los ceibos, podemos decir, se extiende con colonias de robustos ejemplares, hacia la frontera suroccidental, después de Arenillas y a través de la parroquia de Chacras y otras localidades pequeñas del cantón Arenillas. Su explotación casi ha desaparecido y no tiene mayores atractivos económicos porque hay otros cultivos, como el banano y las actividades comerciales, que están generalizadas en la frontera suroccidental, las que han ocupado la atención mayoritaria de los habitantes de los pueblos fronterizos.

CASITAS DE PESCADORES.- Orillan también Esteros que ciñen como un cinturón la Bahía de Puerto Bolívar, casitas de pescadores, construidas ligeramente con caña guadúa, tablas y planchas de zinc envejecido. Las casitas se levantan sobre pilotes de mangle o cemento con una altura hasta de dos metros, para dejar espacio al aguaje de las mareas que se introducen como lenguas hacia adentro de la tierra salobre y cargada de materiales calcáreos.

Cerca del Malecón llegan emanaciones de cabo mojado, frutas podridas, pinturas frescas de algún casco, aceites y petróleo regado por algún embarque. Más allá, sobre el perfil marino y cerca a las reventazones de las olas, se asoman aletas de escuálidos tiburones, que avanzan husmeando el olor humano de las orillas. Una multitud de canoítas y barquitas entran y salen de la Bahía. Algunas acoderadas y bien cargadas de plátano y cocos y sandías. Las balandrita cubiertas de lienzos descoloridos, mantienen volutas de humo azulino de estopa. Otras se mecen inestables torturadas por las olas y azotadas con sus chicotes espumosos que van a morir en la orilla. Las mañanas de la Bahía tienen el desfile de estas canoítas impulsadas por los bongos, que van rompiendo aguas y cortando horizontes. En el curso de sus recorridos se cantean un poco con el movimiento, pero se enderezan y resbalan raudas, silenciosas y equilibradas sobre el palmo lustral.

Al retornar los pescadores timoneando sus canoas, el sol va poniéndose y enviando su abanico de rayos luminosos que lame la brillantez de la superficie marina. No hacen falta los bufeos cuando salen los motoveleros y van adelante, cabrillando y avanzando juntamente con el motovelero, a veces, hacia la ola iluminada de la lejanía, devorando viejos nudos de recuerdos que se pierden en el infinito, mientras el barco hace sus recodos poniendo proa hacia la infinidad.

El Malecón se mantiene siempre en fiesta de trabajo: pescadores, bananeros, fruteros y preparadores de platos típicos con productos del mar. El paisaje se pinta con decenas de alcatraces de buche y pico gigante, que se entretienen lanzándose en varias direcciones; mientras que un pato cuervo aparece como una flecha que cae desde arriba se sumerge violentamente cortando las aguas para volver a surgir más allá de las canoas orilleras.

Una población de pescadores rodea la bahía, viviendo una buena parte de ella en sus balsas transportadoras de banano y en balandrista que permanecen chicoteando con las olas juguetonas de las orillas. Pero existe como una especie de fiesta orillera con el ir y venir de canoas sin rumbo, con pescadores semidesnudos que saborean todo el día los vientos salobres. Junto a ellos está incansable el fogoncito con sus hilos de humo que sale en espiral al viento, para ahuyentar la plaga, a los necios jejenes que se dispersan momentáneamente. Ellos los pescadores luchan con estas plagas y con el mar mostrando bustos desnudos y músculos fortalecidos con el ejercicio de fuertes palancas que conducen hábilmente a tas canoas por aguas encajonadas, curvas cenadas ende manglares, buscando siempre orillas para evitar los oleajes. Es el esfuerzo diario y nocturno que se aferra en canaletes guías, haciendo gala de destreza y afirmándose sobre el lomo lustral de las aguas de los esteros. La canoa familiar de los esteros conoce mucho de las tragedias de las malezas marinas, desde donde mujeres desaliñadas y agenciosas acarrean agua para el aseo, en tanto que niños y adolecentes verdosos como la pulpa de las papayas tiernas, juegan a los cocos y a las bolas de cristal, debajo de miserables casuchas que escasamente hacen compañía a la desalmada playa, tupida de zarzales y palizadas, de un trémulo y humeante verdor mojado y salobre.

Que tragedias se observan y viven en la intimidad de los esteros: promiscuidad audaz en convivencia con la desadaptación; insalubridad y ambiente antihigiénico dándose la mano con la delincuencia y la morbosidad herencia! de una población marginada y sin protección social. Sin embargo, esta población a veces tiene días plateados, porque como sigue viviendo y apegada a las orinas pesqueras, recibe afortunadas sorpresas en su diana tarea de lanzar el anzuelo por popa. A pesar de que la espumante estela es inestable y permanece en un estado de burlona complicidad con el que viola sus olas, le ayuda a picar la corvina y liza dorada que agoniza tornasol frente al pescador. Entonces se dibuja en los labios una sonrisa de felicidad porque ya tiene pan para su familia; la alegría del pescador sé incendia de luz, frente a la agonía del sol que se hunde en el horizonte marino, dejando un abanico de luces doradas intensas. En la casuchita esqueletizada que permanece sobre zancos de mangle la familia pescadora tiene fiesta con el halago de lo que cosechó en el mar. Esta es la vida silenciosa y sacrificada de este héroe nocturno que cabalga y galopa con sus canoas las olas marinas, tras la riqueza etiológica con su herramienta de trabajo: el anzuelo y la atarraya.

LOS BALNEARIOS.- Los balnearios son otros lugares pintorescos y bulliciosos. Tienen la sonrisa de casitas agrupadas que se acercan hacia el mar, dejando un amplio espacio como avenida en dirección a la playa. El pueblito de construcciones precarias y ligeras, con materiales de caña guadúa y pambilares, ofrece saloncitos de baile y bebidas para los turistas. Allí en la amplia playa, cubierta de arena viva hasta bien adentro de la ensenada, se pasean parejas, que cogidas las manos acarician con los ojos, por mementos, la convulsa superficie del mar, aspirando profundamente el yodo y la sal, que el viento en sus alas trae. Es un viento travieso que se pega y ciñe las formas, como brazos lujuriosos invisibles, permaneciendo aferrado sobre las carnes y las playas, contra todo sol y embestida marina.

Como vestigios de la actividad pesquera, existen, de trecho en trecho, enormes canoas rumbeadas, boca abajo, protegidas por la sombra de una palmera mediana, prematuramente perforada por las gualpas. Más allá, siguen orillando el mar palmas jóvenes que están condenadas a morir prematuramente como algún genio ignorado o como una mujer bella atrapada por el tráfico de las drogas. Esas bellas palmeras que atraen por sus perfiles a la lejanía, siguen mostrando un millón de raíces rojas, peladas, como hato de culebritas y gusaneras, siempre aferradas a un supremo intento de supervivir en su lucha contra la bravura del mar. Un viento sano y mariscosos sopla constantemente por sobre las playas, erizando el agua y sugiriendo la fantasía de hallarse frente a un mar borrascoso, lo que en verdad es un perfil marino de suavidades sonoras.

MANGLARES.- Los manglares principian desde la ensenada de Túmbez, que forma parte del Golfo de Guayaquil, y se extienden a lo largo del Estero Grande, el cual principia en la Boca de Capones. Siguen, a continuación, los manglares orillando el Estero de Santa Rosa, que va a la Boca de Jambelí, abarcando las Islas de Jambelí. Luego continúan por las desembocaduras de los ríos Jubones, Chaguana, Pagua hasta el río Siete, límite del Cantón Machala con la Provincia del Guayas.

Esta subzona o región que llamaríamos de los manglares y salitrales, está sujeta a las inundaciones ocasionadas por las mareas en tiempo de los aguajes y pertenece a la región árida de la Costa, la misma que se extiende desde Túmbez hasta la Bahía de Caráquez, cuyas características son: un verano prolongado, invierno corto y copioso y un calor muy excesivo. Ligeramente, esta subzona árida está interceptada por una faja de tierra húmeda, que solamente llega hasta Machala.

Debemos agregar también, que, lo que caracteriza a esta región que venimos estudiando, es una interrupción prolongada de la vegetación, como efectos de la acción rigurosa del verano. Como consecuencia, las plantas pierden sus hojas gruesas y coriáceas, que impide la evaporación del jugo y asegura la resistencia de la planta en la sequedad. En esta región se anota la ausencia completa de helechos, así como la escasez de plantas parasitarias y epíficas, pero en cambio abundan las lianas y enredaderas, como una característica esencial de esa zona seca. Es notable en esta región los cambios visibles que se verifican en la vegetación. Mientras en los últimos meses del año, la sequedad del aire y del suelo llegan a sus extremos, matando la verdura y lozanía del paisaje; abrazando a la región un calor sofocante, que hace caer en el letargo a la naturaleza, a los animales, presionando hasta la vitalidad del hombre; pero conforme comienza la estación 4e las lluvias, tanto el hombre como los animales y plantas, se yerguen con placer y vigor lozano al respirar un ambiente húmedo, recobrando de inmediato la energía y el color clorofílico. Las sabanas se cubren de un color atrayente y se carminan con la impresión de flores y capullos, surgidos al beso de las aguas. Las aves, los animales y la naturaleza toda, vuelve a rimar trinos, melodías y rugidos.

Sin embargo, no podemos decir que durante el invierno el ambiente se satura de una temperatura agradable y fresca; por el contrario, el calor es sofocante y las brisas son muy escasas. Si en los campos se advierte la verdura de la naturaleza, allí en donde los terrenos se resquebrajaron por la acción permanente de los fuertes rayos del sol y el tráfico de animales; en cambio, en las poblaciones se siente, con la estación lluviosa, el desfallecimiento bajo un sol de plomo y aire enrarecido.

Los árboles y arbustos de mangle es la vegetación específica de esta región, como de otras del litoral. El mangle es el más útil de la zona costanera, porque da una madera muy resistente y apreciable en alto valor para las construcciones de puentes, diques, obras acuáticas en general y aún para la combustión. El mangle es también árbol tintóreo y, como tal, un artículo de mucha demanda y exportación. En las construcciones del siglo pasado fue utilizado como cemento.

MINA DE CRUSTACEOS EN LAS RAICES DE LOS MANGLARES.- Estos verdaderos anfibios vegetales prosperan mientras duran los tiempos de los aguajes. Al descubrirse sus raíces estudiformes, salta a la vista una rica morada zoológica de crustáceos, compuesta de cangrejos, camarones, vermes, moluscos, ostiones, almejas y mejillones, que se incrustan en las raíces y se esconden entre la vegetación baja y espesa de las gramíneas, ciperáceas y helechos palustres, que a la vez, sirven de filtro, cirniendo entre las hojas y raíces, las partículas de lodo que el agua lleva en suspensión.

Por entre la vegetación de las avicenias, palmitas, arbustos y lianas de los manglares, acechan constantemente a sus codiciadas presas una multitud de habitantes alados y palmípedos, como el alcatraz, el piquero, la tijereta, la gaviota, los patos y patillos marinos. No hacen falta en estos lugares las tortuguillas, y en la orden de los saurios, rondan y acechan a los pescadores, lagartos y culebras venenosas. La iguana de parecido idéntico al lagarto, se halla junto a los ríos, especialmente en las desembocaduras. Por ser de carne muy sabrosa el montubio la ha llamado "carne de gallina".

Los habitantes que explotan los bosques de mangle y los que se dedican a la pesca, muchas de las veces, se fastidian con la audaz y tenaz competencia cotidiana que hacen los animales de este lugar, hasta las aves como el gracioso martín o pescador, las garzas blancas y los pitillos, las gaviotas o patos marinos. A ello se suma el peligro de insectos y animales venenosos, como el llamado "agua mala", que hincha y enroncha las manos del pescador. En las orillas marinas existe el peligro del camarón brujo, la tintorera, el tiburón y las culebras de agua.

Otro vegetal de esta zona es el algarrobo, de características y empleo casi idéntico al mangle. La orchilla planta tintórea. El ceibo es el ejemplar típico de esta zona árida, producto que fue muy utilizado en la industria textil. Hasta hace algunos años, constituyó una regular fuente de riqueza nacional, ahora casi abandonada su explotación debido a otros cultivos y ocupaciones comerciales, esencialmente.

Entre las plantas resinosas se encuentra la higuerilla, utilizada para la fabricación de jabones y aceites. El tamarindo, algodón salvaje y añil, son otras plantas que dan utilidad a los agricultores de cada zona y constituyeron el alivio económico en años pasados.

LOS INDIOS PUNENOS EXPORTADORES DEL MANGLE A GUAYAQUIL.- Se ha llegado a decir por parte de algunos historiadores, que los puneños fueron los que ejercieron dominio en todo el territorio que ahora conforma los Cantones de Machala y Pasaje, dedicados exclusivamente a la explotación de la madera de mangle para transportarla a Guayaquil, en donde era empleada en la construcción de puentes y viviendas acuáticas. Los puneños mantuvieron por algunos años un activo comercio de madera de mangle con la ciudad de Guayaquil. Como esta era la única actividad de trabajo, arrasaron los bosques de mangle y levantaron riquezas con este comercio maderero. Hay que notar que, todo el territorio que hoy ocupan los dos cantones: Machala y Pasaje habían estado cubiertos por aguajes marinos, propiamente, el mar había permanecido por algunos siglos en esta vasta llanura, uniéndose al Jubones con sus grandes correntadas y desbordamientos, río que se abrió como un abanico desde Puerto Pital hasta el norte de Machala en la actualidad, desembocando en varios puntos de la Costa.

PUNEÑOS Y CAÑARIS.- LOS historiadores llegan a especular que los puneños se posesionaron de los dos actuales Cantones: Machala y Pasaje, en virtud de que el Rey les cedió estas tierras en pago a sus servicios prestados en las obras de construcciones y provisión de maderas de mangle. Sobre todo en el territorio de Machala y Pasaje, ejercieron señorío por algunos años, sin dejar penetrar a ninguna otra clase de aborígenes. Sin embargo, se ha llegado a comprobar que ya los Cañaris mucho antes fueron los primeros pobladores de Machala y Pasaje, quienes atacaron a los puneños y les obligaron a abandonar estas tierras, en donde habían permanecido talando solamente bosques de mangle. Como los Cañaris eran propiamente los dueños y primitivos pobladores, combatieron con temeridad a los puneños y a otras parcialidades, que llegaban con el afán de invadir estos territorios para explotar sus riquezas.

LA OBRA DE LOS CAÑARÍS.- Los Cañaris muy celosos de sus territorios y con el justo derecho que tenían de ser los primeros pobladores y fundadores de todos los pueblos de la Provincia de El Oro, después de fundar Machala, edificaron la actual y progresista Ciudad de Pasaje, bajo el nombre de "PASAJE DE LAS NIEVES". En la parte alta de la Provincia, que está formada por la Hoya de Zaruma, fundaron: Zaruma, Paccha, Ayapamba, Piñas y otros pueblos, que aun conservan sus tradiciones y la herencia brillante de ser los descendientes directos de los Mayas. En esta forma, los CAÑARIS, a través de los años, llegaron a consolidar y a hacer respetables los inalienables derechos territoriales que, en la Provincia de El Oro, les correspondía por derecho y justicia, enalteciendo a través de la Historia de sus pueblos, los testimonios valiosos de la cultura "mayoide", que se enraizó profundamente en la tierra con una prodigiosa mezcla de cuerpos e ideas; de nobles gestas patrióticas y episodios rebeldes; de índicas glorias y acerados nervios. Desde la esencia de nuestra bendita arcilla del café, cacao y banano, surgió el ímpetu del espíritu CAÑARI hecho tea y llamarada para iluminar el cerebro y la grandeza civilizadora, que la hemos heredado con todo su inventario de oro, frutos y excepcionales virtudes cívicas.

SALITRALES.- Tras de los manglares y, especialmente, en el territorio comprendido entre el cauce seco del río Zarumilla y el río El Potrero, de occidente a oriente, siguiendo las costas de los Esteros del Salto, Huaquillas, Cayancas, Estero Grande, Pongal, Jumón y el Estero de Santa Rosa, se extiende una llanura que es el salitral, llanura anegada periódicamente por la acción de las mareas y que lleva el carácter de los desiertos peruanos, por la ausencia total de las .cordilleras que son influyentes en la humedad del clima. De trecho en trecho, bordean estos salitrales una vegetación escasa y raquítica, representada por plantas gramíneas, espinos aislados, algarrobos y cactus.

Los salitrales continúan a las islas Payanas, Pongal, Tembleque, Sombrero y Jambelí, y de éstas hacia un grupo de islotes pequeños, formando un verdadero laberinto, en cuyo estudio los pescadores de aquellos sitios son les únicos guías seguros.

SABANAS.- Las sabanas son los lugares o fajas de tierras que se inundan de agua en el invierno, presentando un serio peligro para la salud de las poblaciones, por constituir un criadero de mosquitos y de toda clase de larvas infecciosas. Las sabanas de invierno, generalmente se han acercado a las ciudades, y las permanentes están situadas en algunos lugares próximos al río Jubones y otros ríos que atraviesan los cantones costaneros de El Oro.

Durante muchos años, las sabanas constituyeron verdaderas trincheras de los dípteros, de aquella clase más odiosa de los insectos, porque surgían en cada estación invernal, millones de mosquitos, que luego atacaban a las poblaciones y succionaban las escasa sabia vivificante, que circulaba en esas eternas víctimas del paludismo, de la anemia, la desnutrición y la anquilostomiasis en aquellos tiempos. La campaña antimalárica que ha venido desarrollando una labor permanente y eficaz, ha logrado destruir, en gran parte, este foco irreductible de enfermedades endémicas del 'litoral, hasta el punto de haberse extinguido las fiebres palúdicas que azotaron despiadadamente a los pueblos litoralenses en las décadas pasadas.

Las fiebres palúdicas que se enseñoreaban en los campos vecinales a las poblaciones del litoral, invadiendo las mismas ciudades, era el mayor peligro para la salud de los habitantes, el mismo que impedía la llegada de familias de los pueblos andinos, por el temor de ser presa del paludismo. La tierra machaleña, pasajeña y santarroseña se veía privada involuntariamente dar hospedaje a los que llegaban con la resolución de establecerse y pertenecer como hijos adoptivos. En aquellos tiempos y cuando aún la campaña antimalárica no llegaba para redimir la salud de los pueblos, a lo largo de las sabanas, de los ríos y de los bosques inundados, rondaban los jejenes, zancudos, manta blanca, trompetilla, anofeles, lambiojos y la turula, este último con la particularidad de chupar la sangre y arrojarla inmediatamente. Este cortejo acosaban durante el día a los viajeros de los autocarriles que hacían el servicio de pasajeros entre Puerto Bolívar y Machala, Santa Rosa, Arenillas y Piedras, quienes se defendían desesperadamente de la hincada dulce e irritante de estos insectos, con abanicos y pañuelos. Por las noches, nubes de estos mosquitos acudían a las casas para terminar su labor de explotación de sangre.

Sin embargo, de que el DDT y otros insecticidas fueron aclamados al principio como salvadores de la salud de los pueblos costaneros, librando al hombre de enfermedades temidas como el paludismo y la fiebre amarilla; aumentando la producción de las cosechas al destruir a los insectos, a pesar de ello, por ahora se tiende a desplazar el uso de estas substancias que se las considera nocivas para la vida de animales, plantas y aún del hombre. Se ha descubierto que esta sustancia está destruyendo mucha vida animal, y algunas especies están en camino de la extinción. Con la contaminación del DDT, esparcida por toda la tierra, se ha llevado un grave peligro de muerte, encontrándose vestigios de su acción destructora hasta en los animales de la Antártida. Los investigadores han comprobado que no hay agua, ni tierra, ni vida de clase alguna que no haya sido afectado por DDT., incluyendo hasta el hombre.

El terreno de las sabanas no se presta para la agricultura, pero sí para la cría de ganado. El pasto natural es abundante y exuberante. En estas llanuras pasen tranquilos el ganado vacuno y caballar, recogiendo la vegetación gramínea que cubre como una alfombra la superficie de las sabanas. De trecho en trecho, se observan árboles aislados o formando pequeños bosques, donde predominan los algarrobos, gigantones, mimosas y bosquecillos aislados de guabos. A veces, se forman bosques extensos a cuyas orillas moran bandadas de alabastrinas, garzas, que, como flechas disparadas cruzan de una orilla a otra. Las canciones y gallaretas son aves de estos lugares. Por otra parte, los patillos se mecen con temblor de mariposas en las algas acuáticas, en í las lentejuelas, lechuguillas, mates y colonias de hidras, vegetación que también cubre la superficie de las sabanas; lo mismo que los garrapateros, amigos inseparables i del buey y del caballo, jamás descansan en su labor de 1 higienización, limpiando" las larvas parasitarias del ganado vacuno y caballar. También se tienden como mantos blancos sobre estos lugares cenagosos, los patillos y garzas pequeñas, formando verdaderas colonias zoológicas de estas aves. Debemos anotar que, a más de los insectos de la orden de los dípteros que rodean las sabanas, existen en abundancia las graciosas libélulas, las langostas y grillos de la orden de los ortópteros, que en algunas regiones causan destrozos en la agricultura cubriendo los sembríos como nubes viajeras.

Cuando llega la época del verano las sabanas quedan secas, presentando un terreno arenoso y puramente arcilloso, atravesado de plantas muertas y arbustos espinosos. La marcha por estos lugares es dolorida para bestias y humanos. Durante este tiempo emigran los mosquitos a los bosques cercanos y hacia las tembladeras, lo mismo que el ganado se encamina a las lomas. Es necesario hacer hincapié, de que el suelo de las sabanas, se cubre generalmente de arena mezclada con una liga espesa de lodo negruzco, donde se dibujan venas blancas y un tanto rojizas. Esta mezcla se la denomina arcilla, ya seca por la acción solar, se torna en un suelo duro como piedra, semejante a una capa de brea y se presenta con hendiduras diferentes y en promontorios de partes filudas, dispersas y duras como acero; en este estado se denominan sartenejales, que molestan mucho la marcha de , los animales y humanos. La vegetación de estos sitios es rala y está caracterizada por arbolitos de espinos y plantas rastreras. Debemos explicar que también en los salitrales se forman sartenejales, pero solamente en los terrenos que son arcillosos, libres completamente de arena.

LAS TEMBLADERAS.- En el orden de las sabanas también está las tembladeras, que son grandes extensiones de agua que permanece estancada en todo tiempo. Debemos anotar las tembladeras alimentadas por los ríos de Buenavista, Negro, Caluguro, Santa Rosa y Jumón. Las tembladeras que se extienden cerca de la unión de los ríos ya nombrados al río Santa Rosa; continuando éstas por el Estero de Pomarrosa hasta la desembocadura del río Pital. Las tembladeras de San José, formadas por el Estero de Pinto, que va a desembocar en la poza llamada "LA TEMBLADERA. Las tembladeras y lagunas de San Antonio, canalizadas por el Estero de Damas. Las tembladeras del sur de Pasaje, alimentadas por el río Raspa y Motuche que van a desembocar en el Estero de Guarumal, el cual revela haber sido, en una época no muy remota, el antiguo cauce del río Jubones. Estas tembladeras abarcan el territorio comprendido entre las poblaciones de Buenavista y Pasaje. El Estero de Guarumal desemboca en el Estero de Santa Rosa. Por fin, están las tembladeras de María Teresa, comprendidas entre el río Tendales al Sur y el Canal La Risa, al Norte. Al occidente se extienden las extensas huertas de cacao de la misma hacienda. La extensión de estas tembladeras se ha calculado en cinco kilómetros de norte a sur, y treinta y dos kilómetros de oriente a occidente, cuyo terminal al occidente lo hace con tupidos pambilares del río Pagua. La superficie de estas tembladeras están casi ruralmente cubiertas de totorillas y por batallones de guaramos, de trecho en trecho, donde descansan muchas aves de rapiña.

Todo el territorio que abarca a los manglares, salitrales, sabanas y tembladeras, comprendido entre los ríos Zarumilla, ya seco en su cauce y el Siete, y entre las Islas de Jambelí y las poblaciones de Carcabón, Arenillas, Bellavista, La Victoria, Buenavista, Pasaje, Machala, etc., solamente alcanza una altura de cincuenta metros sobre el nivel del mar. Desde luego hay que aclarar que la mayor parte de manglares que poblaban estas zonas han desaparecido casi, debido a la explotación que se ha venido haciendo por algunos años con fines de construcción y otros menesteres. Entonces, la faja que actualmente cubren los manglares se reduce a una línea que apenas sigue las orillas marinas y la desembocadura de los grandes ríos como el Jubones.

Las tembladeras y sabanas, generalmente, recorren la región húmeda de la costa, que llega a cubrir gran parte de los ríos y tierras de cultivo, que se caracterizan por tener lluvias prolongadas y atmósfera muy cargada de humedad. Las tierras adyacentes a las tembladeras, constituyen la "patria del cacao", de la palma real, bijao, cadi, palo de balsa, etc. Las tembladeras ofrecen, generalmente, abundante pasto para el ganado, cuando las sabanas se han evaporado por la acción de los abrazadores rayos solares veraniegos. Rodean las tembladeras, los bosques de pambilares, amancayes, guarumales, matapalos, palo prietos, cuya raigambre fuerte le da firmeza al terreno. Al centro tapizan las aguas las gramíneas y ciperáceas en formas desarrolladas, mezcladas con numerosas plantas palustres y acuáticas.

Viven junto a esta vegetación las típicas garzas blancas, el martín o pescador, las gaviotas, patillos, tijeretas y los piqueros. Las canciones semejantes al pavo común. Los jojoyos de plumaje blanco y cuello negro, semejantes al cóndor por su tamaño. En las partes hondas de las tembladeras, existen numerosas plantas nadadoras, que semejan extensas llanuras. En otras, se despejan dando el aspecto de lagunas insondables que permanecen dormidas, desprovistas de toda vegetación, pero albergando en su arcanidad multitud de saurios o lagartos y numerosos peces que dan avidez a su fauna alada.

A excepción de la parte cultivada adyacente a tembladeras, hay pampas de pastizales, bosques de carrizos, caña brava y plantas espinosas que forman un laberinto impenetrable. Descuellan como vegetales importantes la palma real, muy parecida al cocotero, de tronco elevado y cilíndrico. La palma africana que se está cultivando en forma abundante por ser una planta industrializada de gran valor en los actuales tiempos. El pambil, semejante al cocotero, de menor tamaño y muy empleado en la fabricación de casas. La paja toquilla, el cadí para el estrechado de casas, cuyo fruto que es la tagua tenía inmenso valor industrial. Entre las maderas finas encontramos, las mismas de la región árida, donde tiene cabida la subzona de los manglares y salitrales. Añadiremos por su importancia el palo de balsa, el guabo gigante cultivado por sus frutos y por la sombra protectora a los cafetales y cacaotales. El palo de leche, caucho o jebe, de indiscutible importancia económica, abunda también en esta región.

RIQUEZAS AURIFERAS.- En la parte montañosa de los cantones litoralenses se han encontrado yacimientos auríferos muy apreciables por su riqueza, ya explotados antaño con el sistema de lavaderos de los metales auríferos, arrastrados por los ríos como el Jubones, Santa Rosa, Caluguro, Birón, Arenillas y otros. En el Cantón Santa Rosa se está explotando las minas de oro situadas en el Sitio Torata, con resultados halagodares, a pesar de que la empresa explotadora no cuenta con los adelantos técnicos y la maquinaria para que la extracción del oro sea beneficiosa y satisfaga los intereses económicos de los explotadores y del Cantón.

MINAS DE MANGANESO.- Muy cerca de la ciudad de Pasaje se halla una extensa zona de manganeso, cuyo yacimiento está situado más concretamente a cinco kilómetros de la ciudad de Pasaje. Según se anota en la Monografía de Madero, y en el estudio correspondiente al Cantón Pasaje, estas minas fueron denunciadas en el año de 1920, por el señor Emeterio Rodríguez Madero, explorador infatigable de esta clase de riquezas. Se anota como facilidades que podrían dar un rendimiento satisfactorio al explotar estas minas, el hecho de que esta zona está regada por el riachuelo Puerto de Balsa y los ríos Sacachispas y Bijaoyacu, cuyas aguas ayudarían al funcionamiento y desarrollo de los trabajos de explotación de este metal.

Según los análisis químicos que se han hecho de este metal, se ha llegado a establecer que, además de que el metal predominante es manganeso, también se halla asociado con otros valiosos minerales, como el wolfram o tungasteno, caolín en grandes depósitos, que podrían dar origen a la manufactura de utensilios de lozas. MINAS DE SAL EN LAS ISLAS DE JAMBELÍ.- En la Parroquia de Jambelí, perteneciente al Cantón Santa Rosa, existen las riquísimas minas de sal de fama tradicional, que durante muchos años han abastecido los mercados del país, mediante cosechas anuales que han llegado hasta cien quintales. Otro producto notable que ha hecho la riqueza de la zona costanera de El Oro, proveniente de las Islas de Jambelí, han sido los cultivos de extensas zonas de cocos y sandías, al igual que la pesca en cantidades apreciables para el consumo nacional, tanto como esa otra riqueza millonaria que se traduce en objetos arqueológicos, aún inexplotados y por estudiar.

LAS ISLAS DE JAMBELÍ: PARAISO Y BALNEARIO DEL ECUADOR.- Las Islas de Jambelí constituyen un hermoso y atrayente balneario que está considerado por muchos turistas nacionales y extranjeros que llegan hasta allá, como uno de los mejores que tiene el Ecuador. Mil sorpresas agradables esperan al que visita ese mundo órense casi exótico, que se pierde bajo la inmensidad de un cielo canicular y sobre la plataforma de una indefinida planicie bruñida como de plata.

Junto a los cristales de sus aguas que llegan a linderar con la arena, el sol tuesta la piel de los turistas dejando un color canela-bronceado, y en el espíritu millonarias impresiones por doquier. Allí se divisa hacia las lejanías las barcas de parchadas velas que son asediadas con el incansable revoloteo de gaviotas, las que caen en picadas violentas hacia el vaivén de las olas agitadas por el viento. Pero el sol baja hacia las lustradas aguas y pronto es decapitado por el mar en el infinito. Viene entonces la angustiosa soledad y la prolongada melancolía, que hace pronto alejar a los pescadores pensando en algo muy querido que dejaron en los arenales de la playa: su hogar.

Más allá: pozos de sal; emporios de cloruro de sodio que vistos desde la distancia, fingen ser espejos gigantes donde se retrata la imagen del paraíso verde de las soledades marinas, ligeramente trazadas con guiones interminables de aves viajeras que buscan sus nidos.

Las Islas de Jambelí para el que las conoce es todo un paraíso, un completo oasis de belleza natural hecha por la mano del Creador; que es al mismo tiempo, realidad y espejismo, riqueza arqueológica insospechada, ensoñación; vida abundante y plena con sus manantiales permanentes de efluvios de sanidad ambiental, de brisas yodadas, de moralidad y estética, de lecciones puritanas. La inmensa fronda de cocoteros, es otra atracción isleña, en medio de una fecunda y vasta arcilla-arenosa que bien puede ser un verdadero cofre y venero de antigüedades y tesoros arqueológicos escondidos, en donde aún no llega la mano del investigador y del que acuña para que no se desperdicie estas incalculables riquezas prehistóricas que nos legaron nuestros antepasados.

Gritos de aves, paso de bandadas de gaviotas y zambullidas repentinas de peces fieras, hacen disparar la atención del turista por todas direcciones, con mil emociones y sorpresas. Este es el rincón marino ecuatoriano que verdaderamente da asilo cariñoso y filial a todo el que lo visita. Su naturaleza es tan buena que se torna como una tierna madre para arrullar a los visitantes y mimarlos, y todos sus sonidos se vuelven melodías en la cuna de esa madre tierra nuestra, que tiene más cariño junto al mar, como aquel que solamente la madre tiene para su niño junto a la cuna; más oxígeno sonoro en los pulmones y más caricias melifluas de esa naturaleza de sensible belleza y bondad.

Si los orenses pensaran alguna vez que junto a sus costas está el Paraíso de las Islas de Jambelí, las Municipalidades de toda la Provincia afrontarían con decisión j patriotismo el desarrollo de un turismo diario de alcance nacional y extranjero, haciendo constar en sus presupuestos partidas suficientes para dotar de los servicios Indispensables que se requiere: agua potable, luz eléctrica, hoteles confortables, restaurantes, carreteras estables, puertos, transportes terrestres y marítimos a toda hora. La Isla de Costa Rica, por ejemplo, es una de las islas ricas en mariscos a donde con mucha frecuencia llegan familias de la costa órense y de otras provincias, para mitigar el cansancio y el martirio de la prisa emotiva. Todas sus islas son bellos estanques de paz y que se recrea el firmamento con bandadas de aves marinas. Un enorme y límpido cielo luminoso que no conoce nubes, se abre como un abanico para oxigenar todos los pulmones y confortar el espíritu con esas escenas de gaviotas viajeras y pertinaces que van llevándose pedazos de orilla costera en sus picos, como las algas que viajan en corrientes locas llevando brumas y colonias viajeras, perdiéndose como barcos náufragos con destino al infinito y a la deriva.

Mil emociones en tumulto divierten al viajero y al turista que visita ese PARAISO ORENSE, llamado: LAS ISLAS DE JAMBELI. La Isla de Costa Rica: girón órense que atrae por su delicioso clima, riqueza pesquera, cocos y sandías. Falta agua dulce y Hoteles para ofrecer facilidades al turista y comodidad residencial a las familias que concurren a este bello Balneario, en la época invernal.


Las Islas de Jambelí: PARAISO ORENSE

Costa Rica, la Isla qua recibe cariñosamente a todos los ecuatorianos que la visitan. Es la Isla de las grandes emociones par la belleza de su ambiente y las mil impresiones que brinda al turista y familias que van a invernar.


Otro de los rincones de la Isla Costa Rica, en donde las familias orenses se entregan en los brazos de un mundo exótico de belleza paisajista, para gozar de sus riquezas marisqueras y delicioso clima.

Un perfil atractivo de la Isla de Costa Rica, desde donde despegan diariamente las canoas de los pescadores, que son los únicos que se lanzan con su atarraya a las entrañas maternales del mar. La pesca es la única actividad de los isleños de Jambelí.


ESTUDIO ESTADISTICO SOCIO-ECONOMICO DE LA PROVINCIA DE EL ORO

La Provincia de El Oro se halla situada al Suroeste del Litoral Ecuatoriano, en el Hemisferio Austral, hacia el Sur de la Línea Equinoccial o Ecuador y en la Zona tórrida, entre los Paralelos "3°-30' y 56", y los Meridianos "81°-44' y 82°-36'-40".

La Provincia adopta la forma irregular de un rectángulo y sus cuatro vértices se alzan en los siguientes puntos geográficos: la desembocadura del Río Siete que la separa de la Provincia del Guayas, al Norte. El Nudo de Guagra-uma, que la separa de la Provincia de Loja, al Este. La Cordillera de Tagüín y el Río Zarumilla, la separa del Perú, al Occidente.

LÍMITES CON PROVINCIAS.- Está limitada la Provincia de El Oro, al Norte con las Provincias de Guayas y Azuay. Al sur y al Este, con la Provincia de Loja. Al Occidente, con el Océano Pacífico, y al Suroeste, con la República del Perú.


DESCRIPCION Y LÍMITES DE LA PROVINCIA.

Al Norte: Desde Punta Payana situada al Norte de la Isla Payana, la línea de costa hacia el Nor-Oeste, que pasa por las Bocas de Payana, Chupaderos, los Puertos, Pongal y la desembocadura de los Esteros El Bravito y Jambelí y su extensión por la línea de costa al Nor-Este, hasta alcanzar la Punta de Jambelí, la línea de costa del Canal de Jambelí, que pasa por la Boca del Estero de Jambelí, la desembocadura de los Ríos Jubones y Jubones Viejo, La Puntilla y la desembocadura de los Ríos Pagua y Siete; de la desembocadura del Río Siete en el Océano Pacífico, el curso de este Río, aguas arriba, hasta la afluencia de sus formadores, el Estero Vainillo en el Río Margarita; de esta afluencia, la línea imaginaria al Sur-Este, hasta alcanzar el curso del Río Machalera; el Río Machalera, aguas arriba, que luego toma el nombre de Río Mirador, hasta sus orígenes en la cumbre del Cerro Mirador, del Cerro Mirador, la línea de cumbre al Sur-Este y en corto trecho, hasta alcanzar los orígenes del Río Las Juntas; de estos orígenes, el Río Las Juntas, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río Florida, formadores del Río Mullopungo, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río Jubones; el Río Jubones, aguas arriba, hasta la afluencia de la Quebrada Canacay.

Al Este.- De la afluencia indicada, la Quebrada Canacay, aguas arriba, hasta sus orígenes; de estos orígenes, la línea de cumbre a las nacientes de la Quebrada Yanancay; la Quebrada Yanancay, aguas abajo, hasta su confluencia con la Quebrada Japraloma, formadoras de la Quebrada Ganacay; la Quebrada Ganacay, aguas abajo, hasta su afluencia en el Río Verseta; de esta afluencia, la línea imaginaria al Sur, a la cima de la Loma Leca; de esta loma, la línea de cumbre hacia el Sur, que pasa por las Lomas Peña Blanca, Guindiyucu, Huajel, Rambran, Picata y los Cerros Torno y Chinchal y la cumbre de la Loma Shatapal; de la Loma Shatapal, el divisor de la Cordillera Rumipamba hacia el Sur, que pasa por el Cerro Rodeo y su extensión por el divisor de la Cordillera de Rumi Corral, de la Cordillera de Rumi Corral, la línea imaginaria al Sur, a la confluencia de los Ríos Negro y Negro Saracapa, formadores del Río Huapamata; de esta confluencia, la línea de cumbre hacia el Sur, que pasa por la cumbre de las Lomas Chachacu y Sabadel; de la cumbre de la Loma Sabadel, la línea longitudinal hacia el Sur, hasta alcanzar el curso del Río Palenque; el Río Palenque, aguas arriba, hasta sus orígenes; de estos orígenes, la línea imaginaria al Este, a la confluencia de las Quebradas Chinchillo y Huatihuiña; la Quebrada Huatihuiña, aguas arriba, hasta sus nacientes en la cumbre de Cerro Negro; del Cerro Negro, el divisor de la Cordillera Chorro Blanco hacia el Sur, que pasa por la Loma Tiopamba y la Laguna Surihuiña; de esta laguna el divisor de las Cordilleras de Trencilla, Tun-Tun y Palmas al Sur, hasta alcanzar los orígenes del Río Susares.

Al Sur: De los orígenes del Río Susares, el curso de este Río, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río Granadillo, formadores del Río Ambocas; el Río Ambo-cas, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río San Luis, formadores del Río Pindo; el Río Pindo, aguas abajo, que luego toma los nombres de' Río Puyango, Pindo y nuevamente de Río Puyango, hasta la afluencia de la Quebrada Trapazola.

Al Oeste: De esta afluencia, la Quebrada Trapazola, aguas arriba, hasta sus orígenes, la línea de cumbre hacia el Norte y en corto trecho hasta alcanzar las nacientes de la Quebrada Cotrina; la Quebrada Cotrina, aguas abajo, hasta su confluencia con la Quebrada Las Lajas; la Quebrada Las Lajas, aguas abajo, hasta su confluencia con la Quebrada Pálmales, formadoras del Río Zarumilla; el Río Zarumilla, aguas abajo, hasta la altura latitudinal de los Hitos de Frontera denominado Dos Bocas; del Río Zarumilla, el Canal Internacional, y la Quebrada Aguas Verdes, aguas abajo, hasta su desembocadura en el Estero de Hualtaco; el Estero de Hualtaco, hacia el Norte, hasta su unión con el Estero Grande; de esta unión, el Estero Internacional hacia el Oeste, de acuerdo al Protocolo de Río de Janeiro de 1942, hasta Boca de Capones en el Océano Pacífico; de Boca de Capones, la línea de costa que corre al Occidente de la Isla Payana ligeramente al Nor-Este, hasta alcanzar Punta Payana, situada al Norte de la Isla de este nombre.

SUPERFICIE.- Según cálculos estimativos derivados de las cartas censales, el territorio de la Provincia es de 5.816 Km2., con una población de 260.218, según el Censo de Población y Vivienda de 1974. Número de viviendas en la Provincia avanza a 53.931.


(Datos tomados del Compendio de Información Socio Económico de la Provincia de El Oro, publicado por las Oficinas de los Censos Nacionales, correspondientes a 1974).



Machala: la Ciudad noble, festiva y rebelde, está al frente de la mejor Bahía del Ecuador. Tiene esta hermosa Ciudad algo especial en su tierra y en sus hijos, que la distingue y la hace aparecer exclusiva, atrayente y única. Su Fiesta de la Feria Mundial del Banano -24 de Septiembre-, es el pregón de la tierra ubérrima, blasón y símbolo de su Historia, de su Cultura y Civilización. Es el inventario anual de su progreso y el trofeo de su trabajo en el surco.

Al amanecer de cada día, se viste con un panorama de impetuosa corriente de actividades múltiples, de trabajo y simpatía. Diríamos nosotros, es una Ciudad taller y colmena, que forja su propia grandeza y el progreso patrio. A la vez, es un Centro Laboratorio de Ideas, Iniciativas, Creaciones y Obras grandes.

Hablar de Machala y con su nombre en la pluma, es recordar devotamente el nombre de sus héroes y adalides conductores, que no sólo nos legaron el tesoro invalorable de la emancipación redentora, sino sus lecciones que nos dieron el poderío invencible de la Cultura.

Pueblo hecho de ancestros libertarios, forjado de grandezas en los CIENTO CINCUENTA AÑOS ya recorridos. Es el Pueblo que ha modelado su inmortal destino Victorioso, para ahora ser el propietario de su alma, de su misma vida, porque se abastece a sí mismo y brinda sus producciones a los demás, traspasando hasta los linderos patrios Allí está su Historia. Pueblo único, que se ha tejido y entretejido en cruentas lides defensivas de su suelo y en arduas tareas del trabajo que dignifica y humaniza su vivir.

En todos los tiempos los machaleños fueron los impulsadores de su progreso. Su espíritu ha tenido la canción del motor y se ha identificado con su Río Jubones, porque ha canalizado brillantemente su porvenir. Los caminos de su impulso creador y fecundo, se pierden en las profundidades lejanas de su Historia, así como las corrientes impetuosas de su Río se han derramado como un gigante abanico por sobre el limo de la Costa Orense, destruyendo, pero, al mismo tiempo, haciendo más rica a la tierra y relievando mejor la magnificencia de su Naturaleza: plena de sol y desbordante de clorofila.

Como en otras publicaciones, volvemos, una vez más, a recordar el dolor y el sacrificio que costó soportar la injusta agresión peruana del 41. Ese dolor está distante y casi olvidado para algunos. Para nosotros tiene la tortura de un espejismo. Mientras más trascurren los años, parece que se nos acerca más. Es entonces cuando renovamos nuestra actitud de protesta y rebeldía frente a esa falsa vecindad que transcurre furtiva los años, sin dejar de enseñarnos sus armas traicioneras y homicidas; su faz descompuesta y envanecida de vanos laureles. Sin embargo, aunque es cierto e infatigable ese dolor y recordaciones amargas, más palpable, pujante y llena de coraje ha sido la marcha irrefrenable del trabajo gigante que han llevado los hijos de esta gloriosa ciudad. Después del ultraje y luego de que la bota sureña abandonara el solar nativo, los machaleños como los demás pueblos ocupados por la codicia peruana, se levantaron y siguieron esforzados en la búsqueda de las metas rehabilitadoras de su vida; en la conquista del actual nivel progresista y Cultural que ha alcanzado Machala, especialmente, en el que sigue empeñada, hoy y mañana.

Machala es amplia y acogedora. Tiene abiertas sus puertas para brindar a todos su excelsa trilogía: el triunfo de la naturaleza con su laboratorio incansable de la masiva producción del "oro verde"; el brillo de su nombre que ha viajado a través de otros Continentes, con el sonido de sus minas de oro, tesoros ocultos y corazones enjoyados de sinceridad y amor al trabajo; y el oro blanco de la belleza espiritual de sus mujeres.

Confort, hospitalidad, cielo brillante y paisaje sugestivo, forman el marco ideal que aprisiona espiritualmente a los que la visitan; extendiendo sus manos de exquisita cultura y brindando junto con su corazón un escenario pleno de hermandad, para el desarrollo de los eventos académicos, deportivos, industrial-económico, cultural, artesanal, artístico y musical.

Machala es la Ciudad familiar del Ecuador, porque todos los que llegan a Ella son machaleños. Nadie pregunta donde son ni quiénes son. Solamente late un gran corazón hidalgo que recibe con sonrisas y franqueza a todos, y a todos retiene con un fuerte abrazo familiar. Para todos hay el mismo pan, con el mismo brindis de su Himno Musical: "AMOR Y ESPERANZA"; de su paisaje, de su espíritu y alegría cordial.

En sus calles, en sus plazas, avenidas y estacionamientos motorizados, amanece siempre con una fiesta de trabajo, de trajín inusitado, de producción y vendimia, que atrae, fascina y estimula, porque con estas virtudes que se ven y se palpan, que se saborean y se hacen riquezas, se forja el progreso generalizado y se exalta más bella la silueta de la Capital Bananera: Machala.

Machala es la ciudad capacitada económicamente; la ciudad acogedora; la sembradora de Historia y la Turista, porque en Ella hay intensa circulación de actividades económicas. Allí está el hombre de empresa, el inversionista y el industrial, contribuyendo al auge económico y dando realce a las normas y costumbres de las relaciones sociales del medio, para que se perfeccionen las iniciativas y se reviertan en aporte efectivo al pueblo; para que el espíritu de comprensión esté presente en su labor de eliminar las barreras cantonales, provinciales, a fin de formar la integración regional, en un apretado puño de intereses comunitarios.



MACHALA

RESEÑA HISTÓRICA.- Machala es la Capital de la Provincia de El Oro, en la República del Ecuador.

La antigua Nación indígena, conocida con el nombre de CAÑARIS, a no dudar, anota González Suárez, fue la que primitivamente pobló Machala. El sabio historiador quiteño, llega hasta señalar los límites probables del territorio que ocupaba la Nación de los CAÑARIS, concretada, más o menos, a la extensión territorial de s Provincias de Cañar, Azuay y El Oro.

Con el estudio realizado por Teodoro Wolf, González Suarez, Marshall Saville, y, muy especialmente, del arqueólogo Max Uhle, se ha comprobado la influencia predominante de la Civilización Maya Centroamericana, que pasó por las zonas costaneras de Manabí, Guayas y llegó al Valle del Jubones, dando origen a la Civilización Cañari de la Provincia del Azuay y Prepalta, de Loja.

Aquí en esta parte hacemos una oportuna aclaración, con el sentido de réplica a las temerarias afirmaciones que hace Manuel de Jesús Andrade en sus Monografías de esta Provincia (El Oro), al consignar que, los primeros habitantes de Zaruma fueron los Quichés de Guatemala. Este dato lo anota Manuel de Jesús Andrade como teoría de González Suárez, que en ningún Tomo de su Historia menciona tal absurdo.

Lamentablemente todas las publicaciones que se han hecho, han incidido en continuar afirmando que, Machala y los demás pueblos de la Provincia, como Zaruma, de manera especial, fueron poblados, primitiva-mente, por los Quichés de Guatemala. Nosotros seguimos insistiendo, conforme ya hemos anotado en las Monografías de Piñas, Machala y Zaruma, que, los Quichés de Guatemala, apenas representan una mediana influencia idiomática de sangre y creencias religiosas, porque tanto los Mayas como los Quichés de Guatemala tenían rasgos comunes, en razón de que, primero los Mayas desarrollaron su Civilización central en el Norte de Guatemala y Occidente de Honduras, o sea en la tierra de los Quichés. Allí se amalgaron las dos civilizaciones, siendo, posteriormente, absorbida la Civilización Quiche por la Maya.

De Guatemala los Mayas emigraron a Yucatán, llevando consigo solamente sangre Quiche y más elementos sociales y de lengua, que más tarde, al pasar los años, cuando la Civilización Maya vino a la América Meridional, transportó la fusión y todos los elementos de dos civilizaciones, con predominio de la de los Mayas, que llegaron realmente a las costas ecuatorianas e inundaron las del Pacífico.

El historiador jesuita riobambeño P. Juan de Ve-lasco, apunta en el 29 Tomo de su Historia del Reino de Quito, que en las costas marítimas que rodean a Machala, existían los Estados aborígenes independientes de los POCEOS Y MAOHALAES. El mismo historiador, en el 3er. Tomo de su Historia, hace constar las Naciones de los LAPUNAES Y MACHALAS. Al respecto, comentamos, que, todos estos nombres de pueblos que anota Velasco, son exclusivamente de origen CAÑARI, que solamente adoptaron los distintos nombres tomados de las localidades en donde vivían y se desarrollaban.

No descartamos también la posibilidad, conforme anotamos en la Monografía Descriptiva de la Provincia de El Oro, publicada en 1947, de que el origen, en parte, de los primeros pobladores de Machala, se atribuya a los isleños de PUNÁ, tanto por las cercanías como por el deseo de irrupcionar nuevas tierras, pero sin aceptar aquella teoría de que los isleños de PUNÁ, avanzaron hasta lo que hoy es Machala por la pesca y atraídos por la fertilidad de los terrenos adyacentes al río Jubones, que en ese entonces y después de muchos años, corría por las inmediaciones de la ciudad. Al comentar las especulaciones que se hace sobre los isleños de Puna, nos remitimos al estudio de Ángel T. Barrera, que lanza esta teoría, aunque es fácil deducir de que, estos presuntos primeros pobladores, fueron absorbidos por los CAÑARIS, que avanzaron por el Jubones, Canal de Jambelí y las montañas nororientales de la Hoya de Zaruma.

Concluimos esta discusión, de que los Punáes no fueron los primeros pobladores de Machala, ya que esta tribu avanzó a lo que hoy es Machala y Pasaje únicamente para explotar la madera de mangle, tratando desalojar a los CAÑARIS que, propiamente, eran los primeros pobladores de todos estos pueblos de las dos zonas orenses. Los Punáes se presentaron en la primera etapa de la vida de nuestros pueblos, como industriales madereros del mangle y, con esta finalidad invadían los territorios en donde existían estos materiales de construcción, que eran, precisamente, las costas de Machar la y Pasaje. Las construcciones acuáticas puentes y planchones sobre las orillas marinas, se construían, en el siglo pasado, con madera de mangle y fueron los Punáes los que se dedicaron a esta industria, de surtir con el material necesario al Puerto de Guayaquil, para sus construcciones, que en el presente, se ha reemplazado con el cemento y el hierro.

MACHALA EN LA COLONIA.- En 1573, Machala dependía de la Tenencia de Puna, que a la vez, pertenecía al Corregimiento de Guayaquil. Su primer indio Gobernador, se llamó Ambrocio Gumal.

EL CAMBIO del Guabo: floreciente Parroquia que lleva su mismo nombre y se levanta en una zona bananera. La carretera Machala-Guayaquil la atraviesa por el centro poblacional, como se puede apreciar en la gráfica. Se halla a 10 kilómetros de la ciudad de Machala.









TENDALES: Puerto del éxodo de los orenses durante el 41, por donde las familias de Máchala y Pasaje salieron hacia Guayaquil, huyendo del tradicional enemigo del Sur, que cobardemente, la aviación peruana, bombardeó poblaciones indefensas. Está unido Tendales a Machala por una magnífica carretera de primer orden, que la enlaza como una Avenida con un marco de bananeras, cacaotales, cocoteros y frutales.








La gráfica representa el histórico Pueblito de Barbones, cabecera de la Parroquia de su mismo nombre. Aquí los machaleños derrotaron a las fuerzas "floreanas" el 11 de Julio de 1852, tras un reñido combate que tiñó los campos de esta planicie de abundantes cultivos de bananales, cacaotales, pastizales y frutales. Una espaciosa carretera, esmeradamente asfaltada, cruza esta población, uniéndose a la Capital Orense con una distancia de 24 kilómetros.

Barbones es un pueblo histórico, en donde los patriotas machaleños concentraron todos sus efectivos, convirtiéndole ?n un Cuartel General, en espera de las tropas de Flores, a las que derrotaron triunfalmente, impidiendo para siempre el retorno del "floreanismo" al Ecuador, poniendo al frente un ejemplar y ardoroso empeño patriótico y el holocausto de sus vidas. En 1808, Machala estaba erigida en Tenencia de la Provincia de Guayaquil, con 720 habitantes. Su Anejo Pasaje con 100 habitantes.

MACHALA EN LA INDEPENDENCIA.- En 1820, Machala se adhirió al movimiento independentista, proclamado en Guayaquil el 9 de Octubre de ese año, haciéndose representar con una estrella en la primera Bandera de Guayaquil Independiente.

En 1822, se proyecta la creación de la Provincia de TOMALA, formada por los Cantones, entre ellos, el de Machala y por las Parroquias de Puna, Balao y Naranjal. La capital de la Provincia debía ser Santa Elena y su cabecera cantonal el pueblo de Machala. El proyecto no prosperó y quedó como una aspiración más de Machala.

El 25 de Julio de 1827, Machala se adhiere al Estado de Guayaquil Independiente, que se declaró en Estado Federal de Colombia.

En 1829, los machaleños se suman al Ejército de Sucre y pelean invencibles en las llanuras del Pórtete de Tarqui, derrotando a una poderosa División de tropas peruanas, que combatían al mando del cuencano LA MAR, al servicio del Perú en su calidad de Presidente.

MACHALA EN LA GRAN COLOMBIA.- Guayaquil con la adhesión de Machala, comisionó a Flores para que proclame la separación de los tres Departamentos del Sur, desmembrándolos de la Gran Colombia, con el fin de erigir un Estado autónomo e independiente, con el nombre de República del Ecuador. Esta comisión se encargó a Flores, a condición de que Riobamba se constituya en Capital del nuevo Estado, y Guayaquil ejerciera autonomía dentro del mismo Estado. Después de haber realizado el movimiento separatista con resultados favorables, Flores no cumplió su compromiso, surgiendo, en consecuencia, el impasse entre Flores y los guayaquileños que estaban apoyados por Machala. Ante esta situación, Guayaquil encarga al Genera] Luis Urdaneta, prócer de la revolución del 9 de Octubre de 1320, para que someta al General Juan José Flores y termine con su dominación militarista. Machala se suma a este movimiento y se apresta a combatir a Flores, juntamente con los patriotas guayaquileños. La súbita noticia, en este año, de la muerte de Bolívar, suspendió las actividades de los dos bandos, cuando ya las tropas de la Costa habían triunfado notablemente, vengando la traición que Flores había hecho a Bolívar, al proclamar la separación de los tres Departamentos del Sur, con el premeditado fin de establecer su dictadura militar en el Ecuador. MACHALA EN LA REPÚBLICA.- Machala apoya y se adhiere al líder revolucionario Vicente Rocafuerte, que encabezaba en Guayaquil una poderosa oposición al militarismo de Flores.

SEIS DE MARZO DE 1845.- Machala se pronuncia en favor del movimiento armado contra la Presidencia de Flores, que aspiraba a la reelección y a ampliar el período presidencial a Ocho Años.

MACHALA Y EL GOBIERNO DE URBINA.- Machala ofrece todo apoyo a Urbina para terminar con el "floreanismo". Es digno consignar que, el pueblo de Machala siempre ratificó su resolución "antifloreanista", juntamente con una general promesa de ideas genuina-mente liberales.

HISTORICO COMBATE DE BARBONES.- El pueblo de Machala libró un reñido combate en el sitio de Barbones, el 11 de Julio de 1852, frente a los agresores "floreanos", llegando a derrocar triunfalmente a las huestes de Flores, a pesar de la desigualdad de fuerzas y de armamento bélico entre los dos bandos. Con esta acción gloriosa, los machaleños pusieron punto final a la sistemática amenaza del floreanismo militar extranjero.

MACHALA EN EL GARCIANISMO: 1861.- En 1861 los machaleños se rebelaron, mediante un movimiento armado, contra la tiranía y opresión de García Moreno, apoyando incondicionalmente a los Generales Robles y Urbina, que combatían al "garcianismo". Mayor indignación se levantó en Machala, al saber que García Moreno, en su afán de dominar al Ecuador, había propuesto a Francia, adopte a nuestro País en calidad de "Protectorado", a cambio de obtener su regencia, bajo el sistema de Colonia. Con altiva y viril protesta, Machala proclama a José María Urbina Jefe Supremo de la Nación.

COMBATE DE LOS MACHALEÑOS EN PUERTO JELÍ 30 DE SEPTIEMBRE DE 1864.- En este año, los machaleños al darse cuenta del avance de las tropas de García Moreno, que se habían dirigido a Santa Rosa para desembarcar por su Puerto Fluvial y ganar terreno, comandadas por el General Juan José Flores, acudieron apresuradamente para darles el encuentro, las mismas que ya habían tomado posiciones cerca de Puerto Jelí, a poca distancia de Puerto Pital, que queda al Sur de la ciudad de Santa Rosa. Es entonces, cuando en los campos de Jelí, Pital y en las calles de la actual ciudad de Santa Rosa, los machaleños combatieron sin mirar los sacrificios y la muerte, hasta derrotar a las fuerzas de García Moreno, que estaban dirigidas por Flores, quien herido mortalmente por un combatiente machaleño murió cuando era conducido a Guayaquil, frente a la Isla Puna. Fue el célebre machaleño CARLOS CHALEN el que liquidó la vida del venezolano, que agredió por largos años y sin tregua al Ecuador, en su afán de perpetuarse como Dictador Vitalicio. Como consecuencia de la muerte de Flores, cundió la desorganización en las tropas del "garcianismo". Aquí en este histórico campo de Jelí, Pital y en las mismas calles de la ciudad de Modesto Chávez Franco y Filomeno Pesantez, se terminó para siempre el extranjerismo floreano.

24 DE JUNIO DE 1865.- Los machaleños secundaron en este año la revolución que preparaban Urbina, Robles y Franco contra García Moreno. Se incorporaron los liberales machaleños a las fuerzas "urbinistas" y combaten en las calles de Santa Rosa con los gobiernistas "garcianos" el 24 de Junio de 1865.

DON LEANDRO SERRANO, GENERAL MANUEL SERRANO Y TENIENTE CORONEL FILOMENO PESANTEZ, CONTRA LA DICTADURA DE VEINTIMILLA.- Don Leandro Serrano y su hijo el General Manuel Serrano, unidos al Teniente Coronel Filomeno Pesantez, prestigioso militar santarroseño, se sublevaron contra la dictadura de Veintimilla, el 2 de Junio de 1882. Con esta oportunidad, se declaró la erección de la Provincia de El Oro, con los Cantones de Santa Rosa, Zaruma y Machala.

MACHALA PROCLAMA A ELOY ALFARO JEFE CIVIL Y MILITAR.- Los machaleños urbinistas, proclamaron a Eloy Alfaro Jefe Civil y Militar de la Plaza, ratificando así su conciencia liberal, profundamente convencida y alfarista.







Señor José Ugarte Aguilar, Alcalde de Machala, designado por el actual Régimen de Gobierno, viene en funciones de su cargo desde el 16 de Septiembre de 1975 en que asumió aquella dignidad.









Palacio Municipal que construye la actual administración, presidida por el Señor José Ugarte Aguilar, Alcalde de Machala. La etapa de la estructura que está al terminarse se aprecia en la gráfica, y será el más alto, moderno y funcional de las Municipalidades del Ecuador.





	GENERAL MANUEL SERRANO LIDER DE LA REVOLUCION ALFARISTA.- El prestigioso militar machaleño, General Manuel Serrano, apunta la Historia Patria, es el auténtico líder alfarista, que desde temprana edad atizaba la fé revolucionaria del pueblo machaleño, con fuertes raigambres de ideas liberales. El 2 de Mayo de 1894, el General Manuel Serrano puso de pié al pueblo liberal de Machala y desconoció al Gobierno de ese entonces, confiándosele el nombramiento de Jefe de Operaciones de la Campaña de El Oro, con la misión de que enrole a los pueblos de esta Provincia a las filas revolucionarias alfaristas.

EL COMBATE DE LAS PAMPAS DE PILO O DE LAS "CARRETAS", 9 DE MAYO DE 1895.- Con un grupo de valientes machaleños, de esencia liberal alfarista, el General Manuel Serrano dispuso que sus tropas tomen la ciudad de Machala, que estaba guarnecida por 100 soldados a las órdenes del Capitán Baquero, Coronel Juan Villavicencio y Teniente Coronel Luis Lazo. Esta acción de armas se la ha llamado de las "carretas", porque el Gobierno de Luis Cordero era acusado en esos momentos de traición a la Patria, por haber autorizado el uso de nuestra Bandera Ecuatoriana, para que navegue el Buque "Esmeraldas", desde Valparaíso al Japón, llevando armamento para que este último País sostenga la guerra con China. Luis Cordero había ordenado que desde Guayaquil se traslade a Puerto Pilo el Grupo de Artillería para sofocar los levantamientos y enérgicas protestas que condenaban a su Gobierno como traidor a la Patria. De esta explosión cívica nacional, surge nuevamente el nombre de Eloy Alfaro, como bandera para proclamar la revolución liberal; y cuando las fuerzas del Gobierno transportaban en carretas el armamento, desde el Vapor "Sucre", acoderado en Puerto Pilo en dirección a Machala, para reforzar esta Plaza, los patriotas machaleños, tras un breve combate, se apoderaron de las carretas en donde llevaban las piezas bélicas, ultimando a filo de machete a los soldados gobiernistas.

A esta hazaña histórica de los machaleños, se la conoce con el nombre de la TOMA DE LAS CARRETAS. El General Manuel Serrano, presidiendo victorioso este triunfo, siguió hasta Machala y tomó la Plaza Gobiernista, enarbolando, desde esa fecha gloriosa, el triunfo de la revolución liberal, que más tarde culminó rotundamente el CINCO DE JUNIO. Con el histórico combate del 9 de Mayo de 1895, librado por los liberales en las pampas de Pilo que rodean a la ciudad de Machala hacia el Occidente, el mismo que significó el triunfo de la revolución liberal en el Ecuador, se exaltó la figura extraordinaria del militar, valiente por tradición, patriota y de convencida fé liberal radical, encarnada gloriosamente en el General Manuel Serrano.

MACHALA MARCHO A DEFENDER LAS FRONTERAS DE LA PATRIA EN 1910.- En este año 1910, en que el Perú amenazó irrupcionar la frontera Sur occidental de nuestra Patria, los machaleños alineados bajo el mando del General Manuel Serrano, como Comandante General de la División del Sur, designado por Eloy Alfaro, llegaron hasta los linderos de las fronteras, insinuando al célebre Caudillo Liberal, atacar al Perú y castigar su felonía y ambición expansionista. Una oportuna mediación gestionada por el país sureño, suspendió el peligro de una guerra entre dos países, con la cual, al Ecuador le hubiera tocado el triunfo.

MACHALA EN LA INVASIÓN PERUANA.- Machala, Pasaje, Santa Rosa y Arenillas, son los pueblos que sufrieron el mayor impacto doloroso de la injusta invasión peruana. Los hijos de Machala y Santa Rosa, muy especialmente, valientes por tradición y fraguados en las luchas fratricidas contra el floreanismo, esencialmente, se aprestaron con decisión y coraje para ofrecer sus vidas, si era necesario, en los linderos de la Patria, al lado de los defensores abandonados y hábilmente traicionados por el Gobierno de Arroyo del Río. Cuando ya nuestros pueblos sacudidos por la codicia sureña, no pudieron resistir ante la superioridad numérica de los enemigos y de sus armas, prefirieron abandonar las querencias, antes que rendirse a los agresores, dejando sus comodidades, riquezas y bienes, para seguir a través de fragosos caminos aventurados, llevando un forzoso éxodo con sus familias, improvisando y cavando tumbas para sus seres queridos, cuyas vidas se tronchaban en los precipicios, al trajinar senderos llenos de peligros y carentes de alimentos, hasta llegar a las ciudades de Guayaquil, Cuenca y Quito, en demanda de hospedaje y para convertirse, muchas de las veces, en una figura harapienta, triste, abatida, pero bravía, revestida de altiveces cívicas y de profundo amor a su Patria Ecuatoriana. Esta era la figura del "refugiado órense", que no se rindió al enemigo del Sur, ni se quedó contemplando el símbolo de su interés mezquino de sus bienes, acallando su conciencia de ecuatorianidad y obediente a la bota del insolente invasor; sino que siguió adelante, hacia el Norte de su Patria, para reunirse con sus compatriotas y aglutinarse con ese dolor solidario de hermanos, en aquellas horas aciagas del 41, y con ellos,# levantar en coro vibrantes protestas ante la conciencia americana; y, al mismo tiempo, formular nuevas promesas de reivindicación de la dignidad y soberanía nacional, ultrajadas por los Caínes de América.

25 DE JUNIO DE 1824: CREACIÓN DEL CANTÓN. La Ley de División Territorial de la Gran Colombia, erigió el 25 de Junio de 1824 el CANTÓN MACHALA, designando a la población de Machala como cabecera Cantonal.

El 25 de Junio de 1974 la Ciudad de Machala cumplió CIENTO CINCUENTA AÑOS DE VIDA. En esta histórica fecha la I. Municipalidad presidida por el Ing. Eddie Muro Bonilla, Alcalde y el Gobierno Nacional, celebraron con nutridos programas su Sesquicentenario de erección Cantonal, proclamando su grandeza económica y virtualidades cívicas-políticas, alcanzadas con esfuerzos sacrificados y laboriosidad incansable en el surco, hasta llegar pujante, progresista y airosa a perfilarse como Ciudad Cosmopolita y Capital del Sur Ecuatoriano.

LÍMITES: Los límites que se van a anotar de los Cantones de la Provincia, se ha aclarado en el Compendio de Información Socio-Económica, referente a todas las Provincias del Ecuador, no implican el reconocimiento oficial de linderación, sino la información de las autoridades y pobladores de cada uno de los pueblos, que las Oficinas de los Censos Nacionales ha utilizado para describirlos, con aproximaciones, dentro de cada jurisdicción cantonal político-administrativa.

MACHALA: Calle "9 de Octubre", hacia, el Oriente de la Ciudad

Estación de los Buses de la Cooperativa de Transportes El Oro, que hacen el servicio diario a Puerto Bolívar, Guabo, El Cambio, Pasaje, Santa Rosa y Huaquillas






Calle "Juan Montalvo", arteria central del movimiento comercial, de negociantes y turistas.









Antiguo edificio de la Casa Municipal, en donde se construye un funcional de hormigón armado.


Algunos Cantones de la República y, particularmente, los Cantones Machala y Pasaje, mantienen sin solución sus puntos limítrofes, quedando sitios como tierra de nadie y a los cuales concurre la Autoridad de uno y otro Cantón, en una incierta competencia jurisdiccional.

Con estas aclaraciones, anotamos a continuación los Límites jurisdiccionales de los Cantones de la Provincia de El Oro.

LÍMITES DEL CANTÓN MACHALA: Al Norte: Desde la desembocadura del Estero Juncal en el Canal de Jambelí, el Estero Juncal, aguas arriba, hasta sus orígenes; de estos orígenes, el sendero Pampas de Chalacal. Hacienda La Jardinera al Sur-Este, hasta el cruce con el Estero Soledad.

Al Este: De este cruce, el Estero Soledad, aguas abajo, hasta la altura latitudinal de la hacienda La Raquel; del Estero Soledad, la línea imaginaria al Sur-Oeste, a un punto del Río Jubones, situado a la altura longitudinal de las nacientes del Río Patucho; el Río Jubones, aguas abajo, hasta el empalme de la Vía que viene del Norte de la Hacienda La Florida; del Río Jubones, la línea imaginaria al Sur-Este, hasta el Estero Limón, a la altura latitudinal de la localidad El Limón; del Estero Limón, la línea longitudinal hacia el Sur, hasta alcanzar el Estero Macho; del Estero Macho, la línea imaginaria hacia el Sur-Oeste, hasta un punto de la Vía El Cambio-Machala, a la altura latitudinal de la Hacienda Las Mercedes; de la Vía El Cambio-Machala, la línea imaginaria ligeramente al Sur-Oeste a un punto del sendero Cañas Nuevas-Cañas Viejas, situado a la longitud intermedia entre estas dos localidades; del sendero Cañas Nuevas-Cañas Viejas (San Luis), la línea imaginaria al Sur-Este, hasta alcanzar la Vía Tomatal-Santa Rosa, a la altura latitudinal de la localidad La Isla; de la Vía Tomatal - Santa Rosa, la línea imaginaria al Sur-Oeste, hasta un punto de la Vía Buenavista-Santa Rosa, al Sur Oeste de la localidad El Retiro; de la Vía Buenavista-Santa Rosa, la línea imaginaria al Sur-Este, hasta alcanzar el curso del Río Buenavista, a la latitud intermedia entre las localidades Cumandá y Cooperativa Paraíso N° 1.

Al Sur: El río Buenavista, aguas abajo, hasta el cruce con la Vía Santa Rosa-Buenavista.

Al Oeste: De este cruce, el curso del Río Buenavista, aguas abajo, hasta confluir en el Estero Rompido, hacia el Oeste, hasta alcanzar el borde Oriental de la Isla de los Atajos y su extensión hacia el Nor-Oeste con el nombre de Estero Pital, hasta confluir con los Esteros Guarumal y Santa Rosa; de este punto, el Estero Santa Rosa hacia el Norte, hasta su desembocadura en el Canal de Jambelí y su extensión por la línea de costa, hasta alcanzar la desembocadura del Estero El Juncal.

Superficie: El Territorio Cantonal tiene 949 Km?.. con una Población de 979.037, según Censo Nacional de 1974. La Superficie de la Cabecera Provincial, contando con la Parroquia Urbana de Puerto Bolívar, es de 255 Km2. La Población del Área Urbana de la Ciudad de Máchala, incluyendo la Población de la periferia, asciende a 69.235 habitantes, con 20.153 Viviendas, de acuerdo con el mismo Censo Nacional de 1974.

PARROQUIAS DEL CANTÓN MACHALA:

Barbones: 71 Km2.; 2.703 habitantes y 503 Viviendas El Cambio: 96 Km2.; 9.824 habitantes y 1.921 Viviendas El Guabo: 171 Km2.; 10.758 habitantes y 2.222 Viviendas Tendales: 256 Km2.; 4.517 habitantes y 1.199 Viviendas

Nota.- Indudablemente, hay equivocación al haber anotado 255 Km2., la Superficie del Área Urbana de Machala, en vez de 355).

Avenida 9 de Mayo: arteria central de la Capital Orense.

Machala: Ciudad Moderna y Antigua









Machala es ya un pueblo extraordinario, porque ha tenido hijos con capacidad suficiente para hacer realidad sus anhelos. Vive constantemente inspirada en grandes pasiones purificadoras y vehementes propósitos de labrar el progreso para su suelo patrio.

Las dos gráficas primeras de esta página, nos muestra la moderna visión de una ciudad que avanza, progresa, se desarrolla y se expande con el trabajo tesonero de sus hijos.

La última gráfica es la ciudad de ayer, que no se estancó en las páginas de la antigüedad, sino que arrancó con un despegue airoso y gallardo, con solamente el esfuerzo noble y creador de los machaleños, que está latente como un motor para nuevas conquistas gloriosas y alcanzar un destino cabal. El espíritu que vive y late en este pueblo, tiene el impulso de hélice, que asciende haciendo peldaños las nubes y lo que para otros pueblos es imposible. Por eso es que Machala sigue progresando. Todos los machaleños están en comandita genial luchando en lides maravillosas, buscando nuevos laureles, con nuevos pensamientos y patrióticas acciones virtuales y ardorosas.

LA FERIA ANUAL DEL BANANO es su Fiesta vernácula, muy propia de su estirpe laboriosa, porque emerge desde su misma tierra, desde sus fructificaciones y ancestros de trabajo. Con su Fiesta se escucha por todas partes la eufórica canción del Trabajo, el sabor dulce de esa conserva que se enfunda en racimos de oro, junto con el júbilo general de las virtudes del esfuerzo que redime y crea la riqueza; que hace el bienestar satisfactorio en cada hogar.

La bella Ciudad se asienta altiva, engalanada con atuendos de Reina, sobre el vistoso y amplio mosaico de campos bananeros, a través de un Valle majestuoso, rayado con canales de Irrigación, que reparte en marcha triunfal el histérico Jubones.

En las gráficas de esta página se aprecian dos épocas: Machala antigua y Moderna. La Torre y Reloj Público han venido mirando pasar el tiempo por más de 70 años. En el mismo sitio hoy se levanta la construcción del nuevo Palacio Municipal. La Catedral representa el nuevo perfil de la Ciudad Moderna, que se conserva con sus sitios históricos y bustos de los machaleños ilustres con toda devoción y reverencia que se merecen.

Machala marcha en el tiempo como dueña de sí mismo, de su porvenir y de su alma. Su destino ha sido tejido con vocación y paciencia, en hilos finísimos, a través de grandes y gloriosas lides del pensamiento; afrontando arduas tareas del trabajo, con una actividad cordial y progresista, de intensa actividad comercial y forjando el primer puesto de riqueza agraria nacional con la exportación del banano.

Aquí en esta Ciudad, nunca morirá el esfuerzo, su impulso que ha movido la conquista de su bienestar. En sus campos y dominios, los machaleños han seguido izando la bandera de su amor al terruño, de su tradición histórica y de su naturaleza pródiga.

Para visitar a Machala, sentirla y vivir en Ella, no se necesita traje de etiqueta, porque su clima tropical justifica toda presentación personal. Sus promedios de temperatura entre 30 y 28 grados centígrados todo el año, dan satisfacción a los visitantes y turistas.
















MACHALA: PAISAJISTA Y MONUMENTAL


Parque de La Madre en la Av. 9 de Octubre, al Sur de la Ciudad




     General Manuel Serrano
         Edificio del Comando Militar de El Oro                     Ismael Pérez Pazmiño

Columna de los héroes del 41







La Municipalidad de Machala tiene las siguientes obras en plena ejecución

Palacio Municipal, casi terminada la estructura (9 pisos), cuyo costo total está presupuestado en s/. 30'064.551,18. Esta obra con financiación de un préstamo hipotecario de S/. 27'000.000,00, con Cédulas del 12% más un 2% de comisión bancaria, que a 10 años plazo a partir del mes de enero de 1975 asciende a s/. 51' 172.180,00, está permitiendo su desarrollo normal, y a la fecha, ya está prácticamente terminada la estructura. Aunque el contrato dice 30 meses de plazo a partir del 20 de marzo de 1975 en que se firmó el contrato de construcción con la Compañía General de Construcciones C. Ltda., de Guayaquil, se espera que esté terminada en junio del año próximo, por razones obvias; fundamentalmente, la escasez de cemento. En lo relativo a cifras, es interesante conocer que la obra tiene un costo de s/. 30΄064.551,18, y la financiación total es de s/. 51'172.180,00, o sea que los intereses que el First National City Bank, Sucursal Guayaquil, que concedió la financiación, gana s/. 21'107.628,92 de intereses en 10 años. El edificio se levanta majestuoso con sus 9 pisos y resulta ahora el más alto y moderno de las Municipalidades del Ecuador.


PALACIO MUNICIPAL Edificio de hormigón armado, donde actualmente funcionan las Dependencias Municipales: Alcaldía, Secretaría General, Dirección de OO. PP. Municipales, Departamento de Educación Municipal, Departamento de Rentas, Auditoría, Archivo, Bodegas y otras oficinas.


CANALIZACIÓN, PAVIMENTACIÓN, REPAVIMENTACIÓN Y BACHEO DE CALLES.- Estas obras se están realizando con visión futurista. Es decir, que de una vez se está colocando las tuberías de aguas lluvias y aguas negras con proyección al futuro y aprovechamiento posterior. En la Avenida Central (antes calle 9 de Octubre) está colaborando el H. Consejo Provincial de El Oro con un trabajo definitivo.

AGUA POTABLE.- Este viejo o mejor dicho secular problema que ya cumplió 106 años de gestiones, está produciendo, últimamente, graves molestias debido a que la tubería de aducción (la que sale de los pozos profundos Pubenza y Corralitos) tienen fuertes fugas y hay que suspender el servicio hasta reparar los daños, sufriendo la escasez del líquido la población.

Este es un sistema provisional inmediato hasta construir la planta regional de agua potable que se ha proyectado hacer para resolver en forma integral el problema. Consiste el plan provisional en construir tres pozos profundos: Pubenza, Corralitos y El Cambio. El primer pozo Pubenza y Corralitos, ya están funcionando. El primero que fue calculado para 60 litros por segunde, en la práctica han sido sólo 40 litros por segundo; y Corralitos, tiene un caudal de 80 litros por segundo; y El Cambio, 40 litros por segundo. La actual planta procesador a de agua de La Lucha, tiene 40 litros por segundo, que ya no abastecía al consumo loca!. Es decir, que el plan consultaba no menos de 200 litros por segundo en que se calcula el abastecimiento para las necesidades de la ciudad de Máchala y Puerto Bolívar. Este sistema fue contratado con el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Salud Pública, y éste, por medio del Instituto Ecuatoriano de Obras Sanitarias (IEOS) a quien las entidades públicas le hacen tanto reclamo por su incumplimiento.

CANALIZACIÓN.- Este trabajo se vuelve a exponer en capítulo aparte porque corresponde a otros sectores en donde hay que hacer canalización para resolver problemas de carácter ambiental; es decir, que la actual canalización es por zanja abierta, que atraviesa importantes sectores urbanos y que es ocioso comentar el grave estado de cosas. El Concejo está resolviendo este grave problema.

Hay una serie de obras pequeñas en las que se puede incluir el mantenimiento de las existentes.

También la actual administración tiene proyecciones de obras reproductivas. Esto es, construcción de un terminal terrestre; de un Centro Comercial para concentrar a los comerciantes de puestos, kioscos y tendidos que tanto han proliferado en las ciudades y que cierran el paso peatonal por las principales calles de la ciudad.



La Universidad Técnica de Machala (U.T.M.)

Fue creado el Primer Centro de Educación Superior de Machala, la UTM, por Decreto Legislativo N° 69-04, el 14 de Abril de 1969. La consecución de esta conquista para la Provincia de El Oro, se originó en un arrollador movimiento multitudinario, que surgió desde el alma estudiantil. Con pasión fervorosa y noble, el movimiento se contagió a todo el pueblo órense y se levantó una sola barricada popular, desde donde se clamaba por la creación de la Universidad Técnica de Machala. Con una sola aspiración -la cultura-, se izó al tope esta nueva bandera reivindicatoria, agitándose en todas las manos estudiantiles la sagrada insignia fructificadora del noble propósito: contar con el Centro Superior para la formación profesional de sus hijos. Los estudiantes de los Colegios "9 de Octubre", "Ismael Pérez Pazmiño", "Kléber Franco Cruz", de Machala y el Normal, en ese entonces, "Zoila Ugarte de Landívar", de Santa Rosa, fueron los portaestandartes de esta consigna dignificante de la comunidad órense.

A pesar de las disimuladas oposiciones que venían desde arriba, tratando truncar los anhelos, fue incontenible el torrente impetuoso de la voluntad popular; de la población estudiantil, que irrumpió frenéticamente todos los obstáculos, llevando adelante encendida la llama de una rebelión incontenible en pos de su ideal: la UNIVERSIDAD TÉCNICA PARA MACHALA.

Mientras se sucedían enfrentamientos dolorosos del pueblo y estudiantes con la Fuerza Pública, la opinión crecía rebasando intolerante los niveles del orden y la tranquilidad ciudadana, pero justificándose como medios para llegar a conseguir el fin propuesto: la nobilísima causa de la Educación Superior.

El pueblo machaleño desfiló abriéndose paso por entre el silbar de las metrallas y el resplandor de los sables, con la frente hacia el sol de su meta. No importó los ataques de los uniformados que cumplían simplemente una orden. Todos avanzaban abriéndose camino por entre el despliegue de fuerzas dictadas por dos Ministros de Estado, llevando como armas, solamente el coraje, el re-pudio y el ímpetu de sus ideales, ante los cuales, el Gobierno cedió y concilio comprensiblemente, invocando con las aspiraciones de los orenses, el Derecho y la Justicia que les asistía en su noble cruzada de cultura y civilización.

ALUMNOS DE LA FACULTAD DE AGRONOMÍA Y VETERINARIA, EN PLENAS CLASES EN LA GRANJA “El CAMBIO” ACOMPAÑADOS POR SUS PROFESORES

En 1941 el Pueblo Orense se levantó sobre un campo de ruinas, luego de que las hordas destructoras del bien y la justicia habían asolado su territorio provincial. En 1969, nuevamente, el pueblo órense, especialmente estudiantil, con decisión y sacrificio y por sobre un holocausto de sangre, hizo nacer a la Universidad Técnica de Machala, librando duras jornadas de lucha tenaz y patriótica con Miembros del Consejo Nacional de Educación Superior, en última instancia, que ponían reparos y mantenían en la incertidumbre a las aspiraciones de la Provincia de El Oro. Fue la Universidad Estatal de Guayaquil el escenario propicio para que se vislumbre el éxito de esta campaña en favor de la Universidad Machaleña. Allí, en su Casona, se levantó el bastión indeclinable y fraterno de la hermandad estudiantil de todas las latitudes ecuatorianas, desde donde se sacó avante y con gloria, los nobles propósitos de la lucha órense; aquella que confirmó definitivamente el derecho a iniciar una nueva época de vida universitaria para sus generaciones.

El 23 de Julio de 1969, se inauguraba solemnemente y en forma oficial la Universidad Técnica de Machala, bajo el merecido y honroso encargo para su organización y funcionamiento del Ledo. Diego Minuche Garrido, Presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de El Oro, en ese año. La Universidad pronto se abrió con paso firme por un esperanzado camino educativo, gracias al talento organizativo y de Educador del Lcdo. Minuche Garrido, cuyas brillantes iniciativas se compaginaron en forma fructuosa con los once Catedráticos que dieron vida a la flamante Universidad machaleña, abriendo sus puertas el 4 de Agosto de ese mismo año inaugural con la asistencia de 144 alumnos matriculados.

La UTM., hasta 1973 estaba integrada por dos Facultades: la de Agronomía y Veterinaria, y de Ciencias y de Administración de Negocios, más el Instituto de Sociología. Dispone de Laboratorios de Idiomas y de Suelos; Gabinetes de Química, Zoología, Botánica, etc.; equipos de microscopios, Estación Meteorológica, maquinaria agrícola; equipos audiovisuales y transportes para los estudiantes.

Cuenta con dos campos de experimentación: la Granja El Cambio, de treinta y cinco hectáreas, que fue obtenida del Ministerio de Agricultura y de la extinguida IFEIA; la Hacienda Pagua en la Parroquia Tendales, de ciento veinte hectáreas, adquirida mediante el pago de trescientos mil sucres al Ministerio de la Producción; la donación Quirola, que está dedicada al Instituto de Pesca.


COLEGIO NACIONAL "NUEVE DE OCTUBRE" (Machala)


La Historia ha reconocido que la fundación del Colegio Nacional "Nueve de Octubre", se debe al esfuerzo e iniciativa del Dr. José Ochoa León, quien con el apoyo del Gobernador de ese entonces, don Joaquín Febres Cordero y distinguidos ciudadanos machaleños, fundaron el Primer Plantel de Enseñanza Secundaria en la Provincia, en 1886, en homenaje a la histórica fecha de la Independencia de Guayaquil.


Perfil frontal del antiguo edificio del Colegio Nacional "Nueve de Octubre", de Machala, construido por su Primer Rector, Dr. José Ochoa León e inaugurado el primero de Enero de 1891. La construcción la realizó el Dr. José Ochoa León, con la eficaz y patriótica ayuda del señor José Madero.

Desde ese año, el cargo de Rector del Colegio lo desempeñó el Dr. José Ochoa León, sin remuneración alguna y con la colaboración de otros Profesores que prestaron sus servicios gratuitamente, hasta el año de 1888 en que comenzaron a ser remunerados. El Dr. José Ochoa León, cedió sus sueldos para la construcción del edificio del Colegio.

La misma Historia también hace mención del patriotismo y desinterés de un distinguido machaleño que puso la primera semilla de esta obra cultural para contar con un Centro de Educación Secundaria. Se afirma que, el señor José Madero fue el que primero vislumbró la necesidad de fundar un Colegio en Machala. Para hacer realidad su proyecto se asoció con el Ilustre Sacerdote cuencano, quien emprendió en esta obra educativa que requería la Provincia.

Reconociendo a los dos patriotas: Dr. José Ochoa León y Sr. José Madero, el Primer Colegio de la Provincia de El Oro, fue fundado el 9 de octubre de 1886, culminando con esta obra una de las aspiraciones más reclamadas en la ciudad de Machala.

El 17 de Octubre de ese mismo año de su fundación, se iniciaban las matrículas y en el Acta del Año Escolar 1886-1887, constan inscritos para el Primer Año de Humanidades, los siguientes aspirantes: Carlos A. Castro, Camilo Mora, Eulogio Serrano, José B. Castro, José C. Serrano, Indalecio Pazmiño, Juan T. Pazmiño, Sergio T. Enríquez, Guillermo Cabrera, Ramón Madero, Ramón Manrique, Antonio Ochoa, Tranquilino Montealegre y Jacinto Bustamante. En la misma fecha se matriculó para el Segundo Año de Humanidades, Víctor B. Castro, que había cursado el Primer Año en uno de los Colegios de Guayaquil. El Plantel de Profesores quedó integrado así: Dr. José Ochoa León, Rector; José Santos Ortiz, Vicerrector. Profesores: doctores: Adolfo B. Serrano y Mariano Mera.

OFICIALIZACIÓN DEL COLEGIO.- El primero de Septiembre de 1887, se expidió el Decreto Legislativo que establecía legalmente el Colegio Nacional "Nueve de Octubre", funcionando desde el primer año en la Casa Parroquial, cedida por el Dr. José Ochoa León, Párroco de Máchala y Rector del Plantel. Posteriormente, pasó el Colegio a ocupar el edificio de la Casa Municipal.

Después de que el Colegio atravesó por una serie de dificulta des económicas para su funcionamiento y hasta de incomprensión por parte de los bandos políticos lugareños, se estableció definitivamente en su local propio, inaugurado el primero de Enero de 1891, cuya construcción la inició el Dr. José Ochoa León con la ayuda patriótica del Ilustre machaleño señor José Madero, a quien se le atribuye la creación de esta obra de cultura, por haber sido el gestor de la misma, tanto como el continuador de su progreso en los años posteriores, junto al infatigable Sacerdote Dr. José Ochoa León.


ABOGADO LUIS ALBERTO LEÓN L. Rector del Colegio



El Dr. José Ochoa León, a más de haber canalizado su política en la fundación de este Colegio, escuelas, creó, además, Parroquias, Cantones y Puertos A este Ilustre Sacerdote se debe la Cantonización de Pasaje en 1894, cuando integraba el Congreso Nacional de la República como Diputado por la Provincia de El Oro. RECTORES DEL COLEGIO "NUEVE DE OCTUBRE".- El Dr. José Ochoa León fue el primer Rector en 1886. Le sucedieron: Dr. Daniel Jaramillo, Dr. Miguel J. Buenaventura, Dr. Temístocles J. Aráuz, Dr. David A. Monroy, Dr. Eulogio Serrano, Dr. Manuel A. González, Dr. Reinaldo Piedra, señor Aurelio Zamora, Dr. Lautaro Castillo. Esta lista es inalterable hasta 1965. A partir de este año, se sucedieron prestigiosos educadores y profesionales, como el Dr. Napoleón Mera, señor Amando Ugarte, Ledo. Diego Minuche Garrido, Dr. Colón Tinoco Pineda y actualmente el Abgdo. Luis Alberto León L., Ex-Alcalde de Machala y Director de EL DIARIO Machaleño.


COLEGIO NACIONAL DE SRTAS. "MACHALA

En esta gráfica consta el Personal Docente en servicio activo del Colegio Nacional de Señoritas MACHALA, durante el año lectivo 1972- 73.

De izquierda a derecha, sentados: Sr. Norberto Kow P., Srta. Dayce Villacís M., Sra. Dora Cruz de Madero, Vicerrectora; Sra. Luz Victoria Ribera de Mora, Rectora del Plantel, Sra. Elida Montalvo de Unda, Srta. Gloria Herrera Zerna, Secretaria-Colectora, Sr. Tranquilino Aguilar S. En el mismo orden de pié: Sra. Italia Pizarro de Sares, Sr. Germán Jácome E., Sra. María S. de Bravo, Inspectora, Sr. Mariano Solano C, Srta. Isabel Arcentales S., Sr. Wilfrido Rodríguez N., Srta. Victoria Carrillo E., Sr. Winston Franco V., y Sra. Mercedes Orellana Q. Faltan en la gráfica los Sres. José Tenesaca B. y Víctor Cabrera J.

El 30 de Enero de 1975, el Colegio Nacional de Señoritas "Machala", regentado por la distinguida educadora Sra. Luz Victoria Ribera de Mora, entregó a la Sociedad y a la Patria la PRIMERA PROMOCION DE BACHILLERES EN HUMANIDADES MODERNAS, en un acto solemne que congregó a profesores, padres de familia y autoridades en general, con el cual culminó el ya prestigioso Plantel su primer lustro de una fecunda vida de estudios, organización y disciplina.

Este joven Colegio que a tan temprana edad ya está ubicado entre los más prestigiosos de la Provincia, nació mediante Acuerdo Ministerial N° 1272 de fecha 18 de Abril de 1969 en que, como un niño que da los primeros pasos, con alegría y emoción desbordante sus seis Profesores junto a las cincuenta alumnas fundadoras iniciaron el primer día de clases entonando como ofrenda y promesa a la Patria las notas marciales de nuestro Himno Nacional. Este hecho sencillo pero que constituye el primer hito de la vida de este Colegio tuvo lugar en el viejo edificio que junto al no menos vetusto Palacio Municipal servía de albergue al Colegio Nocturno de Comercio y Administración Kléber Franco Cruz, que como buen hermano mayor acuñó la infancia del Colegio de Señorita "Machala" brindándole su alero acogedor.

El Colegio se creó con el Primer Curso de Ciclo Básico contando con las opciones prácticas de Manualidades Femeninas y Artesanía Artística.

Los Profesores fundadores de nombramiento fueron: Sra. Dora C. de Madero, quien desde entonces ejerció el Vicerrectorado hasta el año de 1973, Sr. Wilfrido Rodríguez N., Srta. Victoria Carrillo E., y señores Pedro Medina y Mercedes Orellana. Prestaron también sus servicios, desde el primer día de fundado el Colegio, con todo patriotismo y eficiencia, el distinguido Maestro jubilado Sr. Floresmilo Rodríguez A., quien honró al Plantel solamente por un año; los señores Profesores Norberto Kow P. y Germán Jácome E., el primero incorporado al grupo de Profesores titulados.

El Ministro de Educación por intermedio de los Sres. Dr. Rodolfo Vintimilla Flores y Eloy Velásquez C, en ese entonces Legislador de El Oro y Director General de Educación del Ministerio del Ramo, respectivamente, encargó las funciones de Rectora organizadora del flamante Colegio machaleño a la Sra. Luz Victoria Ribera de Mora, Catedrática del Colegio Nacional "Nueve de Octubre", en ese año, quien declarada en Comisión de Servicios, una vez que se le recomendó tan noble responsabilidad, entró de inmediato a iniciar sus primeras labores en la tarea organizativa, , contando, desde el primer momento, con la colaboración decidida de la Srta. Isabel Arcentales Silva desde las funciones de Secretaria a tiempo completo.

En el curso de 1970-71, gracias a los esfuerzos de la Rectora y Consejo Directivo, el Ministerio autorizó el funcionamiento de una nueva Opción Ciencias de Comercio y Administración, ampliándose así el campo de actividad educativa del Plantel.

Desde la iniciación del Colegio Rectora y Consejo Directivo, trabajaron hasta conseguir la adquisición de dos terrenos, que posteriormente fueron donados mediante escritura pública al Plantel, uno por parte de la Municipalidad de Machala y otro por el destacado hombre de negocios Sr. Esteban Quirola F. Sin embargo, hasta la fecha el Colegio no tiene edificio propio, a pesar de las insistentes gestiones que se han hecho ante los Poderes Públicos (Gobierno, Consejo Provincial y Municipio).

Desde el 13 de Mayo de 1970 pasó el Plantel al edificio de la Confederación Obrera de Machala, en donde se aloja hasta la presente fecha, sin vislumbrarse ni la más remota esperanza de adquirirse un local funcional para el Colegio, al cual acuden, en crecido número, cada año, la juventud de Máchala y de la Provincia.

A pesar de estar en un local reducido e incómodo, como institución el Colegio ha alcanzado robustez, fuerza creativa y merecido prestigio por su labor cultural y afanes de mejor preparación por parte de sus Profesores. Cuenta ya con Talleres de Manualidades, Artesanía, Sala de Mecanografía, Biblioteca, Gabinete de Química y Biología y Banda de Guerra.


Investigador estudioso de los vestigios arqueológicos, que ha seguido la ruta trazada por distinguidos guayaquileños, como Francisco Huerta Rendón, Julio Viteri Gamboa, Emilio Estrada Icaza, Rodrigo Chávez González y otros no menos notables investigadores de la antigüedad, que han definido su vida a través de la intensa búsqueda del pasado.

El Sr. Maldonado Elizalde, al mismo tiempo que ha venido cumpliendo delicadas funciones de servicio público, ha fugado con su espíritu de investigador, durante los días de descanso, hacia el campo, a lo largo de los lugares históricos, reteniendo con pasión su vocación para la prehistoria y sumergiéndose con su alma en el mundo del pasado órense, hasta entregar a Machala un inventario de piezas arqueológicas, que vislumbran a sus primeros pobladores. Museo, diríamos nosotros, que lo ha organizado en la misma Oficina de su trabajo, como testimonio de aporte científico a la Provincia y patriótico homenaje a la cultura de la Ciudad de Machala.




SR. DAVID RODAS MALDONADO Exponente valioso de la intelectualidad machaleña, que lleva una brillante Hoja de Servicios Públicos, desempeñados en forma exitosa y altamente recomendable, a través de honrosas dignidades y cargos, confiados a su talento, responsabilidad y vasta experiencia administrativa. El Sr. Rodas Maldonado, actualmente, es Secretario de la I. Municipalidad de Machala.



Sr. David Rodas Maldonado



El 25 de Julio de 1941 es una fecha gloriosa para la Marina Ecuatoriana, que ha pasado ya a la Historia con el justo reconocimiento y ponderación del pueblo ecuatoriano. En esta fecha el histórico Cañonero "Calderón", con su valiente tripulación, comandada por el Héroe de la Acción Naval, Capitán Moran Valverde, escribió una brillante página de Historia Patria, que ha testimoniado el valor del marino ecuatoriano Con nuestro Héroe que alcanzó la gloriosa victoria en el combate de Jambelí, se reivindicó el ultraje inferido a la dignidad naciona1, consumado con la invasión peruana a nuestra Provincia.








SR. BOLÍVAR S. MADERO VARGAS

El recuerdo de su vida misionera del bien, perdurará siempre, no solamente en el corazón filial de los suyos, sino en el corazón mismo de la sociedad macha-leña, que contempló en la vida de ese Apóstol un verdadero paradigma de virtudes cívicas, sociales y humanitarias. El pueblo órense que tanto se benefició de su vida, seguirá honrando la noble savia del roble, alimentando las huellas del bien, que el patricio las dejó como raíz y fronda durante su vida.




SRA. CARMEN MORA DE ENCALADA

Matrona órense que ha sabido honrar con su ejemplo y sus obras, la savia del prestigioso tronco familiar. Ha seguido las huellas de las Mujeres Ilustres que hicieron entregas totales de su existencia para el cumplimiento del bienestar de los demás. El bien de la educación, es la obra de la distinguida Damita Sra. Carmen Mora de Encalada, que la ha seguido cuidándola con la pasión noble de su alma, hasta verla erguirse sustentada con bases de profundas (raíces y levantada frondosa en la senda del progreso educativo de la Provincia de El Oro. El prestigioso Colegio Nacional de Pasaje, que lleva honrosamente su nombre, es uno de los mejores testimonios de la estirpe calificada de su espíritu: de ser esposa ejemplar, madre y forjadora de la educación órense. Su temperamento delicado y la aguda espiritualidad, que sintió correr en sus venas desde muy temprano de su vida, le impuso la misión del apostolado, de ayudar a cuidar la formación de las juventudes. Diríamos, que la respetable Damita Carmen Mora de Encallada, había nacido con la vocación de Educadora, para fomentar la cultura del pueblo, a la cual se entregó con alma y cuerpo. Su noble cruzada ha sido la cultura integral, porque, además, la Provincia de El Oro, tiene en su haber un Cuadro Deportivo que se ha bautizado con su nombre, el cual, por su brillante desempeño en las lides de primera categoría, se ha grabado en el fondo del espíritu admirativo del País, en alto relieve de comprensivo cariño. La dignísima Damita, es una gallarda continuadora de la fervorosa campaña educativa que mantiene el Ecuador, habiéndose unido al misionerismo de los Maestros ejemplares de la Obra Educativa Nacional, con su ayuda y estímulo moral, conforme se ha inventariado públicamente su obra. Planteles Primarios y de Educación Media, como el Colegio Nacional "Carmen Mora de Encalada", de Pasaje, están forjando la cultura de las generaciones del mañana. La Educación es, esencialmente, la obra que ha realizado la Sra. Carmen Mora de Encalada; obra de bondad jesucristina; bondad de realizaciones fructíferas. Es la obra que 'ha levantado los corazones, porque ha tenido la bondad de la mano que ayuda, uniéndose a la mano que modela esa arcilla plástica que se deja moldear en respuesta a los imperativos de la evolución de la personalidad humana. Con esta ardua labor sacrificada, la Damita Orense ha venido prendiendo la llama de la esperanza para que continúe la curva evolutiva de la educación, mediante su preocupación y pasionismo noble por las tareas del intelecto y su preparación.

Su hogar es taller de grandes inquietudes en beneficio de los demás; cenáculo comprensible de que la existencia humana tiene que cumplir la finalidad del bien social. Es el taller que, al mismo tiempo labra la riqueza material y la espiritual, que sustenta la alegría; cenáculo en donde se recoge la contemplación del vivir de los demás y se planifica lo que el espíritu ¡requiere: educación y comprensión.


SEÑORA CARMEN MORA DE ENCALADA PATRONA DEL COLEGIO NACIONAL "CARMEN MORA DE EENCALADA", DE PASAJE-EL ORO

La señora Carmen Mora de Encalada nació en la ciudad de Santa Rosa y desde muy temprana edad, parece que su espíritu sufrió torturas al contemplar los locales de la educación de ayer, y hasta que sus posibilidades económicas le permitan apoyar la obra educativa de la Provincia, llevó, indudablemente, frente a sus ojos, el recuerdo de esa silueta sombría de la Escuela y el Colegio de antaño, cargada de hostilidades para el niño y el joven, porque se desenvolvía en una especie de presidios, tarados de enseñanzas rutinarias y flagelaciones. Por esto es que, junto a su esposo, entró de lleno a cooperar, poniendo al servicio de la educación órense, locales para Escuelas y Colegios, con aire de un nuevo espíritu. Y desde entonces, a través de Puerto Bolívar, Pasaje, etc., se observan sus locales, insinuando una permanente alegría juvenil que rebasa al exterior, con abundancia de aire, luz y colorido para el sano vivir de los educandos. Allí florece el optimismo en los rostros risueños y en los ojos inquietos de los escolares y colegiales. La distinguida Damita Orense, Carmen Mora de Encalada, propiamente, llegó con su mano de bondad para llevar a los niños y jóvenes a sus locales. Es la bondad que ha captado la gratitud del pueblo órense, la admiración, la confianza y la estimación de las generaciones que forman su porvenir y el de la Patria, porque es la bondad que ha estimulado nuevas esperanzas, que está haciendo el milagro de brotar el progreso educativo y cultural de la Provincia, desde esos nuevos talleres ofrecidos por su filantropía y la de su esposo, desde donde se están forjando los nuevos constructores del mañana, como guión continuativo de la vigorosa y progresista curva evolutiva y ascensional de nuestra Provincia de El Oro.


SR. MANUEL ENCALADA ZUÑIGA

Es una personalidad sobresaliente en el campo de las actividades agrícolas. Su sol en la vida y su felicidad es la Madre Naturaleza, porque con ella ha venido extrayendo la riqueza del suelo pródigo, en duras y sacrificadas faenas de la agricultura e industrias anexas, para mantener el área de un hogar virtuoso en las tareas, con una familia que ha honrado a la Provincia de El Oro, alejado completamente de las pretensiones de la gloria vana; sin perseguir los anhelos de una existencia agitada y sin la fiebre de todos los grandes complejos actuales.

Trabajo y honradez, es el lema de su existencia. Sobre estas dos columnas graníticas se ha levantado el Sr. Manuel Encala Zúñiga, conquistando una satisfactoria holgura económica, que la ha hecho partícipe a la sociedad, en obras materiales y de educación, en unión de su digna esposa, la distinguida Matrona Sra. Carmen Mora de Encalada.

Su prosperidad y la de los suyos, la labró gracias al esfuerzo propio, con el sudor noble de su frente, con una lucha cotidiana heroica y limpia, hasta alcanzar el justo galardón que se merecía: la tranquilidad de su propia conciencia, que, como premio, ha encendido en su espíritu la sana y perenne alegría, propiciando, a la vez, la felicidad de su hogar, que ha venido enrumbándose por los caminos rectos de la vida y en pos de la dignidad humana; izando, al amanecer de cada día, su bandera de lucha, la que ha flameado como una gran bandera de e virtudes de trabajo y talento, digno de ser imitado por todos aquellos que conocen la misión del bien que trae el hombre a la tierra.

El Sr. Manuel Encalada Zúñiga, ha pasado la vida, no indiferente a la sociedad que reclama dosis de humanitarismo, sino ayudando a los demás con la mano del trabajo, con el ejemplo de su vida consagrada a la brega diaria en el surco. Ha seguido su camino de prosperidad para su familia y para los demás, sin sembrar espinas en el sendero del vecino. Ha pasado con esa misión de los hombres necesarios para el ejemplo fructificador, aquella de vivir exornando las frentes con más perlas de sudor y altivez, y, galardonar el perfil de los pueblos con nuevas edificaciones que los destaquen como civilizados e ingenieros de su progreso material y cultural, al mismo tiempo.

Sus campos de trabajo fecundo. Sus múltiples actividades creativas y fomentadoras de la riqueza nacional, en donde ha rendido, junto con los suyos, su fervoroso culto al trabajo y a la superación, constituyen el mejor testimonio de sus virtudes, en cuya entraña sublime y espiritual, permanece la indeleble lección de su ejemplo fructuoso; lección consagrada solamente al bienestar y progreso de su cuna natal y Provincia de El Oro.

La modestia y el trabajo son sus dos virtudes que le caracterizan. Huye de las falsas glorias, pero se acerca más, cada día, a su tierra para acrecentarla en su prestigio fructificador. Es un hombre múltiple e incansable, porque desde la mañana a la noche su mente y sus brazos están en acción, con esa máxima que la lleva silenciosamente en su vida de que "el trabajo no es maldición divina, sino una bendición divina" y el que huye del trabajo solamente se convierte en un ser despreciable para la sociedad. Y no podía ser de otra manera, porque el señor Manuel Encalada Zúñiga se formó en un ambiente familiar de trabajo, aprendió de sus antepasados a encariñarse con el bregar diario y con estos hábitos ha dignificado su vida y su hogar, convirtiéndolo en un oasis de sus luchas, en modelo y remanso de sus fatigas, como si fuera un premio a su honradez y a su hombría de bien. Jamás ha intervenido en el plano del fango, de la política destructiva, sino de la que construye y dignifica a la humanidad. Se lo admira como hombre bueno, como admirable padre de familia y esposo; como el Maestro de la energía vitalizadora del porvenir económico; de la voluntad acerada que no se retrae ante las dificultades y como el foco de la dinamia que genera movimiento, alienta y labra el bienestar desde los campos de tierra que es suya porque la trabaja y la ama.

FILANTROPO Y HUMANITARIO QUE APOYA DECIDIDAMENTE A LA EDUCACION CONSTRUYENDO LOCALES PARA ESCUELAS Y COLEGIOS

Sus hijos, señor Manuel Encalada Mora (fallecido), Ex-Alcalde de Machala; Dr. Miguel Encalada Mora, Dr. Hugo Encalada Mora, señor José Encalada Mora, señor Rolando Encalada Mora, señor Jorge Encalada Mora, señor Luis Encalada Mora, señora Celia Encalada Mora de Córdova, casada con el señor Edgar Córdova, Ex-Alcalde de Machala; señora Maruja Encalada Mora de Moreno, casada con el Dr. Miguel Moreno; y, señora Yolanda Encalada Mora de Rojas, forman la distinguida familia del hogar virtuoso y ejemplo de trabajo de los esposos señor Manuel Encalada Zúñiga y señora Carmen Mora de Encalada.

Muelle de Hormigón de la Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar

Puerto Bolívar, no progresó en ninguno de los años posteriores, encontrándose hasta la presente, topográficamente, con su mismo paisaje y conformación natural. Ha transcurrido el tiempo con su mismo rústico malecón, que es un barranco petrificado y consistente, formado, a través de los siglos, por la amalgama natural de barro salino con el sedimento calizo de conchas, proveniente de variadísimas especies de moluscos.

Esta sedimentación caliza se ha venido aglomerando en una especie de capas, fuertemente cohesionadas, desde enormes profundidades del subsuelo, que no se puede aún calcular los metrajes de espesor, constituyéndose en verdaderas canteras de material calizo, que se ha extraído mediante excavaciones de esos barrancos, para que sirva de lastre en las carreteras vecinales, como es el caso del camino carrozable de Puerto Bolívar a Machala, en el que se empleó este material.

PUERTO PILO.- SUGERENCIA TURISTICA.- Hoy el histórico y legendario Puerto Pilo, que permanece abandonado, reteniendo su característico paisaje agreste, arropado con el manto de una soledad melancólica, con lentas agonías azul-marinas en sus riberas y lánguidas blanquecinas calizas en tierra firme, apenas tiene el graznido y abaniquear de alas de esa inmensa variedad de aves marinas, que interrumpen su silencio y consumen, sin tregua, nuestra riqueza marisquera del manglar.

Los 1talingos" o cholitos pescadores, en ruda competencia con las aves marinas, que tienen suave y cómodo vivir en estos campos almacenados de mariscos, son los que explotan este inagotable tesoro de vida, que ofrece provisiones para la subsistencia de pobres y ricos, nobles y plebeyos.

Machala, y concretamente, la Municipalidad, debería hacer la promoción de este histórico lugar, elevándolo a la categoría de "lugar turístico", para que nuestros pueblos orenses, recojan los gratos recuerdos de las gentes de antaño, que vivieron y concurrieron a este Puerto marino, para recibir la civilización que venía de las demás ciudades de la República, por intermedio de este eslabón portuario que enlazaba amistades, inquietudes culturales y actividades comerciales, forjando el progreso económico e industrial de los pueblos costaneros de El Oro.

Por este Puerto salió el cacao de Machala, considerado en esos años, como la "pepa de oro", por su valor y calidad excepcional. Las tropas de Flores, de García Moreno, Bolívar, Sucre, Al-compatriotas machaleños, arribaron desde la Sierra por Puerto Pilo, para avanzar a los campos de batalla en Jelí, Pampas de Pilo, Barbones y Tarqui.

Por ser un lugar muy cercano a la ciudad de Machala, podría ofrecer Puerto Pilo a los turistas, su brazo de mar, de imponente belleza solitaria, para invitarlos al regocijo, a la distracción sana y moralizadora en sus pampas refrescadas por el aire yodado del manglero, a la vez, que para otros, sería el lugar de meditación y recogimiento espiritual, porque allí se respira tranquilidad, in-dependencia del ruido y de la agitación congestionada del urbanismo acelerado de este siglo.

Las facilidades del transporte actual y la ancha vía abierta a todos los horizontes que conduce a Puerto Pilo, está haciendo la invitación cordial para llegar a ese lugar de reposorio espiritual, que cicatriza las heridas del éxodo de los orenses, con la evocación histórica del pasado y el acogedor ambiente marino. Estos y otros motivos más de sugerencia renovadora con la promoción turística de este Puerto, debería ya despertar iniciativas y realizaciones, por parte de la Municipalidad, Consejo Provincial, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de El Oro y Empresas Privadas, para hacer de este bello lugar portuario del pasado, un LUGAR DE TURISMO, a donde podrían concurrir las familias de Máchala, Pasaje, Santa Rosa, Puerto Bolívar, Guabo, para beneficiarse con ese clima recuperador, satisfaciendo, al mismo tiempo, todas las avideces de renovar impresiones, alimentación, distracciones y relaciones de amistad entre los orenses.

Aquí Machala tiene una nueva fuente de riqueza, cuando llegue a explotar esta mina inagotable, que tiene como yacimientos el ambiente espiritual que ofrece la localidad de la que fue Puerto Pilo: paisaje, alegría, variada gama de impresiones, llenas de luz y color; calor y humedad salina; brisas y abundante oxígeno yodado para los pulmones, para las vidas cansadas del urbanismo multifásico, lleno de ruidos ensordecedores e infectado con la combustión de máquinas y motores, que permanecen poniendo en el aire exhalaciones intoxicantes de óxido de carbono.

Para que Puerto Pilo se constituya en lugar turístico, provincial y nacional, es necesario crear allí condiciones favorables, para que el visitante, las familias, los estudiantes y literatos, encuentren motivos gratos que satisfagan su sed de aventuras, su interés de conocimiento de la realidad y los afanes de profundizar sus impresiones en los más variados aspectos que se promoverían en ese rincón marino.




Majestuoso edificio del Malecón de Pto. Bolívar, del Sr. Manuel Encalada Zúñiga




PASAJE

RESEÑA HISTORICA.- Durante algunos años la comunidad indígena que residía en Machala, afrontaba la difícil situación de sus terrenos los más desfavorables de toda la Provincia, especialmente para la cría de animales y la agricultura. Las continuas y rabiosas inundaciones del río Jubones hacían un lugar temido e inhóspito, convirtiéndose sus tierras en extensas ciénegas infructíferas y estériles, que daba origen a un limo nocivo que destruía y corrompía los cascos del ganado. En tan incómoda situación, y en virtud de una Ley del mismo Plan del Pueblo, comenzaban a establecerse, poco a poco, los indígenas en el áspero de la montaña, libre de inundaciones para edificar una nueva población.

PASAJE DE LAS NIEVES.- Los aborígenes procedentes de Machala, llegaron entonces hasta un sitio sin ninguna importancia, que se asegura ya había existido en remotos tiempos, conocido con el nombre de PASAJE DE LAS NIEVES, situado a la margen derecha del río Jubones, cuya extensión territorial avanzaba hasta las primeras estribaciones de la Cordillera. Los mencionados indios de Machala se posesionaron de este sitio, llevando una vida primitiva, perdida en el laberinto de los tiempos, de la cual, casi nada se ha podido saber.

ORIGEN DEL NOMBRE: "PASAJE DE LAS NIEVES".- Manuel de Jesús Andrade manifiesta que el origen del nombre de PASAJE DE LAS NIEVES, se debe a que, antiguamente existía un camino de herradura casi intransitable, que descendía desde el altiplano y llegaba a la llanura litoralense hasta las vegas del río Chaguana, atravesando el espacio comprendido entre lo que hoy se llama Guabo-Playa y las estribaciones de Mollopongo o Mollepungo, que se levanta sobre la margen derecha del Jubones. A este espacio se llamó PASAJE DE LAS NIEVES, porque atravesaba por un sitio denominado LAS NIEVES, que conducía hasta la hacienda Chaguana. Ese paso o camino real que cruzaba el sitio LAS NIEVES, dio origen al nombre con el cual, posteriormente, se bautizó a la actual Ciudad de Pasaje, suprimiendo el resto de la primitiva denominación, en virtud de la ley del menor esfuerzo, que en los modernos tiempos ha hecho breve y casi lacónico muchos nombres de pueblos de la antigüedad colonial que fueron fundados por los españoles.

Para mejor comprensión transcribimos lo que apunta Manuel de Jesús Andrade en su Monografía Cantonal, y que dice lo siguiente: "Había haciendas en Chaguana en la época de las composiciones (títulos) citados de 1704 y 1709; así rezan los documentos que confrontamos, y que existía camino real a ella de los lugares altos de Pucará y Cañaribamba, cruzando los sitios entregados a Ignacio Núñez como uno de los herederos de doña María de Achoteguí: la Enramada, Mollepongo o Mollepungo, el Pogyo, los Potreros de Quesada confinantes con dos caballerías de tierras que se hallan en el Pasaje; es decir, en la vía, camino real a Pasaje que conducía por Las Nieves a la hacienda de Chaguaría. Este es, continúa, a nuestro entender, el origen del nombre de Pasaje, de aborígenes seculares".

PASAJE: PRECARIA POBLACION INDIGENA. - Como antecedente, debemos anotar que, en el lugar en donde hoy se ubica la ciudad de Machala, vivía la tribu de los MACHATLS. El escritor Rodrigo Chávez González explica que MACHALT es un nombre de formación "mayoide", conforme ha comprobado en las variadas piezas arqueológicas recogidas en una tola de ese lugar. Todas estas muestras, pertenecieron, afirma el escritor, a la civilización 'mayoide", que ha quedado bien caracterizada en los pueblos que fundaron y habitaron, en donde también, se ha comprobado, en forma indiscutible, la civilización de la tribu CAÑARI, que fue la continuadora y descendiente directa de los Mayas.

Consecuentemente, se ha llegado a comprobar, una vez más, que los Cañaris poblaron toda la zona donde ahora se levanta la ciudad de Máchala, bajo la denominación de MACHATL, MACHALAS, MACHALAES, nombres todos que compendiaron a la Nación de los CAÑARIS, continuadores y herederos consanguíneos de los Mayas.

El mismo apellido CAÑARI, dice González Suárez, se interpreta como un vocablo compuesto, propio del idioma Quiche. La civilización Quiche, tesis que la hemos expuesto en publicaciones anteriores, fue absorbida por Los Mayas, confundiéndose en sus elementos idiomáticos, usos, costumbres, religión, pero al fin con predominio de esta última. De manera que, Los Mayas a más de haberse fusionado con sangre Quiche, también asimilaron su lengua en parte y la mezclaron con su idioma.

Todos los historiadores concuerdan en manifestar que, las inmigraciones que arribaron a las costas ecuatorianas, tenían como característica peculiar, sus puntos de semejanza, especialmente en las prácticas religiosas, usos, costumbres, estableciéndose una identidad meridiana entre los Cañaris de América y los Mayas de Yucatán. Cabalmente, conforme anota González Suárez, la millonaria tradición de todos los tiempos, las costumbres, creencias religiosas y métodos de vida de los aborígenes de América, han dado una pista a nuestros historiadores, por la cual, se han guiado para sentar sus teorías sobre su origen.

LA CIVILIZACION MAYA: PUNTO CENTRAL MATRIZ DE LAS CIVILIZACIONES DE AMERICA MERIDIONAL

Max Uhle indica que la variedad de civilizaciones en Centro América y otros lugares, está basada en la de Los Mayas, constituyendo esta Nación el foco y la génesis de la inmensa variedad de naciones de la antigüedad. Sobre este principio coinciden casi todos los historiadores, excepto ciertos extravagantes como Ingenieros y Ameghino, quienes llegaron a opinar que fue de América desde donde partieron las primeras migraciones que fueron a Europa y Asia, desde donde, a su vez, y al transcurrir de los tiempos, salieron las que arribaron creyéndolas descubrir, cuando en realidad volvían al lugar de origen.

Tanto González Suárez como Max Uhle, destacan a los Mayas como los prototipos y pioneros de las civilizaciones de Centro América y del Nuevo Mundo, señalando como él centro y cuna de las civilizaciones y de todos los lazos históricos, que han tejido una especie de maraña etnográfica impenetrable y difícil de descubrir.

Según Max Uhle, a fines del siglo II de nuestra era, aparece la civilización "mayoide" en Cuenca, que abarcaba las provincias azuayas (actualmente Azuay y Cañar). El florecimiento de esta cultura está señalada por las ruinas de Chordeleg, Guangarcucho, Cañar, Azogues, Chaullabamba, Sigsig, el Valle del Jubones y la Sección contigua perteneciente a Loja.

Max Uhle manifiesta, además, que son determinantes las influencias "mayoides" en las antiguas civilizaciones sudamericanas, las mismas que han afianzado una posesión delantera y superior, especialmente, sobre las tribus CAÑARIS.

Con todos estos razonamientos, Max Uhle y otros historiadores como González Suárez, nos hablan de una civilización "mayoide" bien caracterizada, que tuvo su asiento en Cuenca y Cañar, aparte de otros lugares del Ecuador, destacándose esta civilización como una de las más vigorosas prolongaciones étnicas, que han hecho su fuerte impacto en las múltiples civilizaciones sudamericanas primitivas.

En todas las costas del Pacífico se han encontrado vestigios de la civilización "mayoide", adentrándose con mayor proporción en Cuenca y Cañar, en donde se presentó una mezcla de tipos y elementos de civilizaciones "Mayas", que dieron como resultado una viril representación étnica, bajo el nombre de NACION DE LOS CAÑARIS.

Con estos antecedentes, podemos concluir afirmando, una vez más, que los CAÑARIS eran descendientes de los MAYAS de la Península de Yucatán, a la vez que, sus representantes legítimos en nuestras provincias, como Guayas, Manabí, Azuay, Cañar, El Oro. Los CAÑARIS desde entonces, han desarrollado una civilización de tipo "mayoide", en virtud de llevar íntegramente una descendencia en línea directa de aquella.

De acuerdo con las investigaciones que hemos hecho sobre el pronunciamiento de Max Uhle, estamos muy de acuerdo con su teoría, que da extraordinaria importancia a la civilización "mayoide" descubierta en la región de Cuenca, declarando con énfasis que esta realidad histórica de la antigüedad, sobre las evidencias y prolongación indiscutible de la civilización "mayoide" en Cuenca, constituye "la llave, no sólo del origen de las antiguas civilizaciones ecuatorianas, sino también de las peruanas, y aún más, la llave del origen de todas las j civilizaciones antiguas americanas". Así volvemos a insistir, una vez más, en el planteamiento que ha dejado expuesto Max Uhle.







La ciudad de Pasaje cultivada por bananeras, cacaotales y, frutales que la estrechan por todos sus linderos urbanísticos marginales



.







El Jubones hacia el Sur de El Guabo, a 30 kilómetros de la ciudad de Machala, haciendo una curva solemne en el Sitio La Bocatoma









Los grandes cultivos de banano en el Cantón Pasaje














SECTOR PINTORESCO DEL ESTERO DE HUAYLA, QUE MARGINA AL HISTORICO PUERTO BOLIVAR POR EL LADO DERECHO DE LA POBLACION



Una parte del Muelle de Espigón de la Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar, en el sector que se está ampliando.


Durante el desarrollo que experimentan estos seres invertebrados, comienzan a secretar cal, edificando en su torno una formación dura, semejante a una costra, en la cual se esconden para protegerse de los enemigos. En esta etapa, se propagan y se multiplican por miles y millones, dejando por su base montones de esqueletos vacíos, que suman toneladas de peso, fuertemente compactados, que, a la vez, forman verdaderos bancos consistentes y pétreos, y hasta islas.

PUERTO PILO: SINONIMO DE FERIA PARA MACHALA CUANDO LLEGABA EL "OLMEDO".- Puerto Pilo quería a la distancia de tres kilómetros del Golfo de Guayaquil; a un kilómetro, más o menos, del Estero de Salinas que también sirvió de Puerto para Machala, en dirección a Puerto Bolívar y a menos de cuatro kilómetros de la ciudad de Machala.

El escritor y poeta Gómez González dice que, el "Olmedo" tenía en sus tiempos, un pito agudo, sonoro y familiar para los machaleños; de estridencias muy finas, que se dejaba escuchar como una especie de clarín y se dejaba oír desde cuando el Vapor pasaba por la Boca del Estero de Salinas con rumbo a Puerto Pilo. Cuando los machaleños escuchaban la pitada larga del "Olmedo", la población salía de ese silencio rutinario en que vivía, ausente del rechinar de máquinas y ruidos del siglo actual, transportándose a un ambiente de bulliciosa alegría y dinámica actividad, con el inusitado movimiento de autoridades, comerciantes, pasajeros y pueblo, en general, que se encaminaba a recibir al "Vapor".

La llegada del Vapor "Olmedo" a Puerto Pilo, era, propiamente, un día de fiesta, tanto en la ciudad como en el mismo Puerto Pilo, ya que la caleta se veía inundada de alegría y bullicio, porque era el día en que se recibían cartas, encomiendas, mercaderías y periódicos de una se-mana. Constituía un verdadero acontecimiento festivo y jubiloso, porque traía noticias del resto del país, familias, amigos, nuevas gentes y pro-visiones para el incremento agrícola-comercial de los orenses, concluye relatando el distinguido escritor Coronel Gómez González.

PUERTO PILO: REGALO DE LA NATURALEZA A MACHALA.- Durante esos años, Puerto Pilo era una obra formada por la misma naturaleza, obsequiada a la noble ciudad de Machala, para la navegación marítima de entrada y salida hacia Guayaquil, sin la intervención de la mano del hombre. No existía, en esos años, ninguna obra portuaria, ni menos, un rudimentario Muelle de madera. Solamente para el embarque y desembarque de pasajeros y carga, se utilizaba un tablón ancho de madera, que se tendía entre la tierra firme y el portón de la nave, que atracaba hasta muy cerca del barranco calizo, porque el estero era profundo y su orilla acantilada.

A pesar de que este Puerto prestó muchos servicios a El Oro, hasta cuando se estableció

PUERTO PILO HISTORICO.- Durante los años 1894-95, Pilo o Pilos, era el principal Puerto de acceso a Machala, a donde acoderaban los barcos procedentes de Guayaquil, entre ellos el "Olmedo", que hacía el servicio de transporte de carga y pasajeros, entre Machala y Guayaquil, cada ocho días, penetrando a la pequeña caleta que permanecía escondida en ese rincón geográfico, tupido de manglares y salitrales. La ensenada que formaba Puerto Pilo, provenía de un brazo de mar que, después de un largo recorrido sinuoso a través de canales, llegaba hasta las cercanías de la ciudad de Machala, separando una distancia de menos de cuatro kilómetros desde el parque central "Juan Montalvo".

El acceso a Puerto Pilo, además de ser un trayecto largo, tiene pasos muy peligrosos a lo largo de tantos canales sumamente estrechos, que se suceden en una serie de vueltas y revueltas, hasta arribar a la caleta o ensenada, donde se ha ubicado al Puerto. En esos tiempos de constante tráfico marítimo por este Puerto, el Vapor "Olmedo" tenía que entrar de popa a la ensenada, a fin de poder salir fácilmente al retornar a Guayaquil, en vista de la estrechez de los canales intermanglares, que se caracterizaban por ser de mucha profundidad, los que pre-sentaban dificultades para que el barco zarpe y gire con proa a su destino: Guayaquil.

SIGNIFICADO DEL NOMBRE DE PUERTO PILO.- El nombre de Puerto Pilo, ha sido originado de ese mismo inmenso banco costanero, formando a través de los siglos, por numerosas capas superpuestas de materiales marisqueros, que se han venido incrustando fuertemente entre las raíces de los manglares, constituyendo verdaderos "pilos" de conchas prietas, ostiones, mejillones y otras tantas variedades de moluscos, formando "montones'5 calcáreos del material que depositaban los moluscos a las orillas de la ensenada, empujados violentamente por aguajes de las mareas y la acción acarreadora de materiales desde las estribaciones del Río Jubones que ha desembocado a lo largo de la costa orense.

Las orillas de esta ensenada como de Puerto Bolívar y de los lugares adyacentes al mar, están generalmente formadas de animales muertos y de la desintegración de los esqueletos por la acción del agua y del tiempo. La serie interminable de moluscos que arriban y mueren a las orillas del mar, deteniéndose con preferencia en las bahías, son los verdaderos arquitectos de la formación de los malecones que disponen naturalmente los Puertos. Estos pequeños animales marinos, han venido trabajando metódica y meticulosamente, durante siglos, las construcciones naturales, de las que se ha aprovechado el hombre primitivo, como es el caso de Puerto Pilo. Después de una breve etapa larval, durante la cual nadan libremente los moluscos y los corales, se establecen en los lugares en donde existen residuos esqueletizados, a los cuales se adhieren firmemente, palpitando con una vida incipiente de rigidez, para seguir alimentándose de lo que hay alrededor de ellos y desarrollarse paulatinamente.


La hermosa Bahía de Puerto Bolívar, abierta hacia el Occidente. Barcos extranjeros permanecen surtos al fondo












Marginal marítimo de la Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar, en construcción.







PUERTO BOLÍVAR.- Hasta 1898 se mantenía el tráfico marítimo entre Guayaquil y El Oro, por Puerto Pilo, pasando este servicio desde este año, al flamante Puerto Bolívar. Allá por los años de 1800 a 1801, el afortunado agricultor terrateniente, órense, Sr. Apolinario Gálvez, propietario de extensas huertas de cacao, ubicadas en los Sitios Paraíso y Monterrey y otros, pertenecientes a la Parroquia del Guabo, se vio obligado a buscar un lugar apropiado y amplio para secar sus abundantes cosechas de cacao. En su constante búsqueda llegó a encontrar una hermosa pampa próxima a Puerto Salinas. En esta pampa, el agricultor Gálvez secaba el cacao de sus huertas, descubriendo inesperadamente el Puerto que hoy se llama Puerto Bolívar, por donde comenzó a traficar toda clase de embarcaciones con dirección a Guayaquil y viceversa.

Otra de las versiones, anota el nombre del "chatero" de apellido Chalen, quien saliendo en sus acostumbrados recorridos, desde Puerto Pilo con rumbo a Guayaquil en su "chata", pequeña embarcación de "velas", que hoy se llama "balandra", porque ésta lleva la vela mayor en el mástil central, para facilitar los movimientos y cambios de dirección, de acuerdo también con la dirección que corren los vientos; el mencionado Chalen, al enfrentarse a una marea agitada por efecto de los fuertes vientos marinos, se vio obligado a arribar a la bahía que hoy es Puerto Bolívar. Desde aquí se dirigió a Machala, saltando primeramente por una playa compacta de arena, construida por los primeros pobladores de Machala, que eran, propiamente, los Cañaris. La hermosa playa había sido construida por los gentiles con materiales calizos y acarreos de arena del Río Jubones, que se habían acumulado a través de siglos. El Río Jubones por esos años cruzaba por el centro de lo que hoy es la ciudad de Machala. Hasta los últimos años del siglo pasado, se dice que el Río Jubones cruzaba frente a la Catedral de Machala, en donde formaba un Puerto navegable. Esa planicie que la descubrió el "chatero" Chalen se la conocía en ese entonces ya con el nombre de "La Calzada de los Gentiles", y que, seguramente, para las tribus (Cañaris), fue el Puerto de arribo a la Provincia, desde la Isla Puna y otras poblaciones de la costa ecuatoriana.

Se afirma que el Coronel José Madero Díaz, adoptó como obra suya el descubrimiento de este Puerto, abriéndolo como una de las principales rutas de progreso para el desarrollo comercial y de pasajeros de la Provincia de El Oro.

Se comenta que el afortunado y patriota José Madero Díaz, con perspicaz visión del futuro órense, luego de invitar a lo más selecto de la sociedad de Machala, inauguró en forma solemne Puerto Bolívar, señalándolo como única vía marítima de primer orden para enlazar y fomentar el progreso de Machala con otros pueblos, y en especial, con el Puerto principal de Guayaquil.

Desde entonces, la hermosa Bahía que hoy ostenta el nombre de Puerto Bolívar, bautizado con el nombre glorioso del Libertador, quedó definitivamente al servicio de la Provincia y de los demás pueblos sureños, como uno de los mejores Puertos, construido con Muelle de Hierro y servicio de Ferrocarril a Machala, Pasaje, Santa Rosa y Arenillas, hasta Piedras, liquidado a pesar de las protestas del pueblo órense en 1972, con una sola plumada del Gobierno, que prefirió y amparó el saqueo de sus pertenencias, antes que la rehabilitación del mismo, que se ofrecía por parte de los mismos trabajadores y la Municipalidad del Cantón Arenillas, para que siga este histórico y tradicional servicio, administrado y financiado por los puebles orenses, con la supervisión del Gobierno Central. VISTA PARCIAL DE PUERTO BOLÍVAR

Vista del Malecón de Puerto Bolívar, con el templete. Faro al fondo, captada de Norte a Sur de la población En primer lugar, se debería proyectar, como ya han sugerido otros escritores, que Machala imperativamente extienda su urbanismo hasta Puerto Pilo, para que la población avance a ubicarse en una área de mejores condiciones climáticas, alejándose, un tanto, de la influencia negativa de sabanas y tembladeras y de ese ambiente actual, cargado de humedad, con mosquitos y calor insoportable en la época invernal, porque las brisas marinas no avanzan a la ciudad. Además, esta gestión debería tener prioridad, al considerar que el Río Jubones siempre es un peligro para la ciudad en su parte norte, debiéndose, por consiguiente, tomar con tiempo medidas precautelatorias, para evitar posibles y futuras tragedias, por efecto de sus desbordamientos, que por muchas ocasiones ha causado destrucciones de sembríos y arrasamientos de viviendas.

LAS HISTORICAS CARRETAS DE PUERTO PILO.- Las carretas o carretones que se utilizaban para conducir carga, equipajes y piezas de maderas pesadas, desde Puerto Pilo a Machala, eran susceptibles de ampliación o disminución de su longitud, de acuerdo al volumen de lo que se transportaba. Este era el vehículo generalizado de transporte en aquellos tiempos, que servía, además, para la distribución de agua en la ciudad, durante los días que no había trabajo portuario. En ese tiempo el agua era el problema de preocupación para la población de Máchala, y que se la conducía por medio de estas carretas, desde las pozas y otras fuentes cercanas.

Aparte de este vehículo, los adinerados disponían de coches cerrados (berlinas), tirados por caballos de sangre fina, que era el transporte distintivo de los aristócratas y plutócratas, heredado desde la Colonia,

Sobre estas carretas que conducían el armamento bélico desde Puerto Pilo a Machala, los patriotas machaleños, comandados por el General Manuel Serrano, dieron el célebre asalto liberal del 9 de Mayo de 1895 en las históricas Pampas de Pilo, liquidando a los enemigos gobiernistas a filo de machete y capturando íntegramente el botín de guerra de los adversarios.

El combate de las CARRETAS, es una gloriosa gesta que ya ha recogido la Historia, para exornar sus páginas más brillantes e ilustradas con figuras de épicas hazañas.

La histórica jornada del NUEVE DE MAYO DE 1895, en las PAMPAS DE PILO, rubricaron para siempre la rebeldía y el patriotismo de los orenses, abonando con sangre esa vasta extensión salina; sangre que ha sido savia fecunda para que espigue arrogante el Cuerpo Libertario de la Patria.

Con orgullo pueden decir los machaleños, que el NUEVE DE MAYO DE 1895, es la fecha precursora del Liberalismo Ecuatoriano. La fecha luz y guía del pensamiento libre en el Ecuador. La antorcha de la Libertad que con llamaradas de reivindicación nacional, se impuso en el País, levantada sobre ese pedestal que formaron los cuerpos de los mártires, sacrificados bárbaramente el 28 de Enero de 1912, en la Pira Sacrosanta del Ejido, que incendió todos los horizontes de nuestra Patria, iluminando con más claridad el camino de las Libertades Públicas.

El 9 de Mayo de 1895 es la fiesta cívica predilecta para los orenses, que se celebra anualmente con sentida devoción patriótica. Con esta gloriosa fecha la Revolución Liberal triunfó en la Provincia de El Oro, veintiséis días antes de que, definitivamente, se afianzara en Guayaquil el movimiento de transformación nacional que se operó el CINCO DE JUNIO.

PASAJE RESEÑA HISTORICA.- Durante algunos años la comunidad indígena que residía en Machala, afrontaba la difícil situación de sus terrenos los más desfavorables de toda la Provincia, especialmente para la cría de animales y la agricultura. Las continuas y rabiosas inundaciones del río Jubones hacían un lugar temido e inhóspito, convirtiéndose sus tierras en extensas ciénegas y estériles, que daba origen a un limo nocivo que destruía y corrompía los cascos del ganado. En tan incómoda situación, y en virtud de una Ley del mismo Plan del Pueblo, comenzaban a establecerse, poco a poco, los indígenas en el áspero de la montaña, libre de inundaciones para edificar una nueva población. PASAJE DE LAS NIEVES.- Los aborígenes procedentes de Máchala, llegaron entonces hasta un sitio sin ninguna importancia, que se asegura ya había existido en remotos tiempos, conocido con el nombre de PASAJE DE LAS NIEVES, situado a la margen derecha del río Jubones, cuya extensión territorial avanzaba hasta las primeras estribaciones de la Cordillera. Los mencionados indios de Machala se posesionaron de este sitio, llevando una vida primitiva, perdida en el laberinto de los tiempos, de la cual, casi nada se ha podido saber. ORIGEN DEL NOMBRE: "PASAJE DE LAS NIEVES".- Manuel de Jesús Andrade manifiesta que el origen del nombre de PASAJE DE LAS NIEVES, se debe a que, antiguamente existía un camino de herradura casi intransitable, que descendía desde el altiplano y llegaba a la llanura litoralense hasta las vegas del río Chaguaría., atravesando el espacio comprendido entre la que hoy se llama Guabo-Playa y las estribaciones de Mollepongo o Mollepungo, que se levanta sobre la margen derecha del Jubones. A este espacio se llamó PASAJE DE LAS NIEVES, porque atravesaba por un sitio denominado LAS NIEVES, que conducía hasta la hacienda Chaguana. Ese paso o camino real que cruzaba el sitio LAS NIEVES, dio origen al nombre con el cual, posteriormente, se bautizó a la actual Ciudad de Pasaje, suprimiendo el resto de la primitiva denominación, en virtud de la ley del menor esfuerzo, que en los modernos tiempos ha hecho breve y casi lacónico muchos nombres de pueblos de la antigüedad colonial que fueron fundados por los españoles. Para mejor comprensión transcribimos lo que apunta Manuel de Jesús Andrade en su Monografía Cantonal, y que dice lo siguiente: "Había haciendas en Chaguana en la época de las composiciones (títulos) citados de 1704 y 1709; así rezan los documentos que confrontamos, y que existía camino real a ella de los lugares altos de Pucará y Cañaribamba, cruzando los sitios entregados a Ignacio Núñez como uno de los herederos de doña María de Achoteguí: la Enramada, Mollepongo o Mollepungo, el Pogyo, los Potreros de Quesada confinantes con dos caballerías de tierras que se hallan en el Pasaje; es decir, en la vía, camino real a Pasaje que conducía por Las Nieves a la hacienda de Chaguana. Este es, continúa, a nuestro entender, e! origen del nombre de Pasaje, de aborígenes seculares". PASAJE: PRECARIA POBLACION INDIGENA.- Como antecedente, debemos anotar que, en el lugar en donde hoy se ubica la ciudad de Machala, vivía la tribu de los MACHATLS. El escritor Rodrigo Chávez González explica que MACHALT es un nombre de formación "mayoide", conforme ha comprobado en las variadas piezas arqueológicas recogidas en una tola de ese lugar. Todas estas muestras, pertenecieron, afirma el escritor, a la civilización 'mayoide", que ha quedado bien caracterizada en los pueblos que fundaron y habitaron, en donde también, se ha comprobado, en forma indiscutible, la civilización de la tribu CAÑARI, que fue la continuadora y descendiente directa de los Mayas. Consecuentemente, se ha llegado a comprobar, una vez más, que los Cañaris poblaron toda la zona donde ahora se levanta la ciudad de Máchala, bajo la denominación de MACHALT, MACHALAS, MACHALAES, nombres todos que compendiaron a la Nación de los CAÑARIS, continuadores y herederos consanguíneos de los Mayas. El mismo apellido CAÑARI, dice González Suárez, se interpreta como un vocablo compuesto, propio del idioma Quinché. La civilización Quiche, tesis que la hemos expuesto en publicaciones anteriores, fue absorbida por los Mayas, confundiéndose en sus elementos idiomáticos, usos, costumbres, religión, pero al fin con predominio de esta última. De manera que, los Mayas a más de haberse fusionado con sangre Quiche, también asimilaron su lengua en parte y la mezclaron con su idioma. Todos los historiadores concuerdan en manifestar que las inmigraciones que arribaron a las costas ecuatorianas, tenían como característica peculiar, sus puntos de semejanza, especialmente en las prácticas religiosas, usos, costumbres, estableciéndose una identidad meridiana entre los Cañaris de América y los Mayas de Yucatán. Cabalmente, conforme anota González Suárez, la millonaria tradición de todos los tiempos, las costumbres, creencias religiosas y métodos de vida de los aborígenes de América, han dado una pista a nuestros historiadores, por la cual, se han guiado para sentar sus teorías sobre su origen. LA CIVILIZACION MAYA: PUNTO CENTRAL Y MATRIZ DE LAS CIVILIZACIONES DE AMÉRICA MERIDIONAL.- Max Uhle indica que la variedad de civilizaciones en Centro América y otros lugares, está basada en la de los Mayas, constituyendo esta Nación el foco y la génesis de la inmensa variedad de naciones de la antigüedad. Sobre este principio coinciden casi todos los historiadores, excepto ciertos extravagantes como Ingenieros y Ameghino, quienes llegaron a opinar que fue de América desde donde partieron las primeras migraciones que fueron a Europa y Asia, desde donde, a su vez, y al transcurrir de los tiempos, salieron las que arribaron creyéndolas descubrir, cuando en realidad volvían al lugar de origen. Tanto González Suárez como Max Uhle, destacan a los Mayas como los prototipos y pioneros de las civilizaciones de Centro América y del Nuevo Mundo, señalando como el centro y cuna de las civilizaciones y de todos los lazos históricos, que han tejido una especie de maraña etnográfica impenetrable y difícil de descubrir. Según Max Uhle, a fines del siglo II de nuestra era, aparece la civilización "mayoide" en Cuenca, que abarcaba las provincias azuayas (actualmente Azuay y Cañar). El florecimiento de esta cultura está señalada por las ruinas de Chordeleg, Guangarcucho, Cañar, Azogues, Chaullabamba, Sigsig, el Valle del Jubones y la Sección contigua perteneciente a Loja. Max Uhle manifiesta, además, que son determinantes las influencias "mayoides" en las antiguas civilizaciones sudamericanas, las mismas que han afianzado una posesión delantera y superior, especialmente, sobre las tribus CAÑARIS. Con todos estos razonamientos, Max Uhle y otros historiadores como González Suárez, nos hablan de una civilización "mayoide" bien caracterizada, que tuvo su asiento en Cuenca y Cañar, aparte de otros lugares del Ecuador, destacándose esta civilización como una de las más vigorosas prolongaciones étnicas, que han hecho su fuerte impacto en las múltiples civilizaciones sudamericanas primitivas. En todas las costas del Pacífico se han encontrado vestigios de la civilización "mayoide", adentrándose con mayor proporción en Cuenca y Cañar, en donde se presentó una mezcla de tipos y elementos de civilizaciones "Mayas", que dieron como resultado una viril representación étnica, bajo el nombre de NACIÓN DE LOS CAÑARIS. Con estos antecedentes, podemos concluir afirmando, una vez más, que los CAÑARIS eran descendientes de los MAYAS de la Península de Yucatán, a la vez que, sus representantes legítimos en nuestras provincias, como Guayas, Manabí, Azuay, Cañar, El Oro. Los CAÑARIS desde entonces, han desarrollado una civilización de tipo "mayoide", en virtud de llevar íntegramente una descendencia en línea directa de aquella. De acuerdo con las investigaciones que hemos hecho sobre el pronunciamiento de Max Uhle, estamos muy de acuerdo con su teoría, que da extraordinaria importancia a la civilización "mayoide" descubierta en la región de Cuenca, declarando con énfasis que esta realidad histórica de la antigüedad, sobre las evidencias y prolongación indiscutible de la civilización "mayoide" en Cuenca, constituye "la llave, no sólo del origen de las antiguas civilizaciones ecuatorianas, sino también de las peruanas, y aún más, la llave del origen de todas las civilizaciones antiguas americanas". Así volvemos a insistir, una vez más, en el planteamiento que ha dejado expuesto Max Uhle.

La Ciudad de Pasaje cautivada por bananeras,  cacaotales y frutales, que la estrechan por todos sus linderos urbanísticos marginales.




El Jubones hacia el Sur del Guabo, a 30 kilómetros de la ciudad de Machala, haciendo una curva solemne en el Sitio La Bocana




Los grandes cultivos de banano en el Cantón Pasaje



CIVILIZACIONES SUPERIORES EXTRATERRESTRES En esta parte debemos intercalar algo muy importante, con respecto a la civilización de los Mayas y las otras progresistas que llegaron a la América del Sur. Se afirma que la cultura de los Mayas, de los fenicios, babilonios, etc., no nació entre ellos, no fue el producto de su evolución, sino que advino de civilizaciones superiores extraterrestres. Muchos hechos históricos y prehistóricos tienden a probar que seres muy evolucionados vinieron a la Tierra en el pasado, para enseñar su cultura a nuestros antepasados. Existen relatos, dicen los investigadores, que hablan de la llegada de estos extranjeros, cosmonautas, que según las tradiciones, afirman eran venusianos. Se comenta que hace unos cinco mil años, aproximadamente, los cosmonautas venusianos llegaron hasta la Península de Yucatán e hicieron despuntar la Civilización Maya en Méjico. El mismo fenómeno se –afirma-, se produjo entre los Incas del Perú, los asirios, babilonios, fenicios y los persas. Parece que existe bastante lógica en estas afirmaciones, porque, prácticamente, hubiera sido imposible explicar el súbito nacimiento brillante de las respectivas civilizaciones de estos pueblos, si no hubiera habido el aporte civilizado venido de otros mundos; tanto más que, todas las civilizaciones de la Tierra están marcadas con el signo de Venus, con "dioses", es decir, con seres superiores, que eran considerados venusianos; tales como Quetzalcóatl, Orejona, Viracocha, Yshtar, Astarté y Anita. Una prueba indiscutible y fehaciente es aquella de que hace 10 mil años, un milagro idéntico hizo florecer la civilización egipcia con "reyes magos", venidos del cielo. Sin embargo, para muchos historiadores, todo esto no es más que fantasía, algo inverosímil. Como réplica a estas últimas consideraciones, hace 100.000 años se practicaban difíciles intervenciones al corazón, que se comprobó en una exploración por el Asia. Los investigadores de las Universidades de Leningrado y de Achkabad, durante el año de 1969, descubrieron una necrópolis en una gruta con treinta cadáveres cuyos esqueletos tenían aproximadamente 100 mil años, habiendo descubierto como caso extraordinario, en catorce cadáveres, huellas de una intervención quirúrgica en los huesos que rodean la cavidad del tórax.





Huertas exuberantes de cacao forman el marco paisajista de la Ciudad de Pasaje

	Las últimas investigaciones realizadas durante el año de 1975, acerca de la existencia del hombre en el planeta Venus, parecen dar por tierra con las teorías, o por lo menos, tendrán que cambiar, según afirman los científicos.

La presión atmosférica aplastante con 90 veces más fuerte que la tierra y las chamuscantes temperaturas de la superficie del planeta de 500 grados centígrados, han hecho desintegrar los aparatos de investigación que se hicieron descender sobre el planeta. Las conclusiones a las que han llegado los científicos soviéticos que llevaron a cabo el programa Venus-9, durante el mes de septiembre de 1975, colocando a la nave en el planeta Venus, son de que estamos frente a serias consideraciones de las teorías y más nociones previas acerca de la superficie y vida del planeta venusino, en virtud de las terribles condiciones de calor y presión atmosférica en la superficie de dicho planeta, que es el más cercano a la Tierra. Como ya hemos expuesto durante el desarrollo de las civilizaciones antiguas, todas las teorías caen dentro de las meras especulaciones y los relatos que se han hecho no pasan de ser sino comentarios con escaso o ningún fundamento científico. LOS ESPAÑOLES LLEGAN HASTA LA TRIBU DE LOS MACHALAS.- Los conquistadores españoles, al decir de Chávez González, avanzaron en canoas y balsas, luego de fundar Guayaquil, arribando, a continuación, a la desembocadura del Jubones, por donde penetraron y fueron lentamente estableciendo propiedades, hasta dar con la tribu de los MCHATL, o MACHALAS, que eran propiamente, los CAÑARIS, que habían derivado su nombre de MAH-CHATL, que significa "NOBLE O GRAN LINDERO, con el cual bautizaron a su tribu afincada en esta región, nombre sugerido, indudablemente, por el hecho de que esta tribu vivía en el área de terrenos adyacentes al mar, considerado, naturalmente, como el Gran Lindero Definitivo para los CAÑARIS, hacia el Occidente. MACHALAS FUERON LOS QUE FUNDARON "PASAJE DE LAS NIEVES.- Los aborígenes provenientes de la tribu de los MAOHATL o MACHALAS, de los que hemos hablado en líneas anteriores largamente, fueron poco a poco, con el transcurrir del tiempo, llegando al sitio "PASAJE DE LAS NIEVES" y se iban estableciendo, con la resolución de afincarse definitivamente labrando la tierra, que se presentaba apta para los cultivos. El empeño de los aborígenes de la tribu de los MAH-CHATLS, era posesionarse de estas tierras ubérrimas, previamente fundando un pueblo, con la determinación de afrontar todas las dificultades que se interpusieran en el camino de sus aspiraciones. Con este firme propósito, el 16 de Noviembre de 1758, el indio Gobernador de Machala, Ambrocio Gumal y el Apoderado del Protector de Naturales, Don Ambrocio Serezo, se presentaron ante el Gobernador de Guayaquil, para solicitar estas tierras y formar en ellas un pueblo para los machaleños, quienes estaban incómodos en su pueblo. A la vez, los dos representantes de los naturales, sentaron la defensa más enérgica del sitio de PASAJE que lo habían elegido para su pueblo, contrarrestando la intención de Manuel Escandón y Manuel Sánchez Daza, que tenían para adquirir este sitio por el sistema de remate. El Juez de Tierras, Capitán Don Antonio de Argote, señaló con verdadero espíritu de justicia el sitio de "PASAJE DE LAS NIEVES", para que los naturales procedentes de la tribu de los MACHALAS o MACHALAES, formen un pueblo, pero bajo la condición de fundarlo en un plazo de dos años; en caso contrario, al no dar cumplimiento a esta condición, se sacaría a remate dicho sitio para beneficio de su Majestad. El 30 de Junio de 1759, el Presbítero Doctor Don Manuel Illescas posee título de propiedad del predio colindante "PASAJE DE LAS NIEVES", con algunas huertas de cacao. DOCUMENTOS QUE EXPLICAN EL ORIGEN DEL NOMBRE DE "PASAJE".- Este es el documento histórico que explica claramente el origen de PASAJE, suscrito en Guayaquil en el año de 1758, y que dice así: "Yo Don José Ignacio Moreno, Escrivano del Rey Nuestro Señor Mayor de Cabildo de Minas y Real Hacienda de esta Ciudad de Santiago de Guayaquil y su jurisdicción por su Majestad, etc. Certifico Doy fé y verdadero testimonio a los señores y demás que la Presente vieron, como ante mí y en mi registro corriente de escrituras y contratos públicos, hoy día de la fecha se otorgó la escritura de convenio del tenor siguiente. En la Ciudad de Santiago de Guayaquil, en Diez y Seis del mes de Noviembre de mil setecientos cincuenta y ocho. Ante mí el escribano y testigos pareció presente Don Antonio Serezo, Apoderado del Protector de Naturales de la Jurisdicción de este Gobierno, en Vos y en nombre del Común de Indios del Pueblo de Machala, y asimismo compareció Don Ambrocio Gumal, Indio Gobernador de dicho Pueblo; Ildefonso Sungate, Alcalde, y Juan Espinosa y dijeron que por cuanto Ignacio Escandón y Manuel Sánchez Daza, han hecho postura a un Sitio, a orillas del río nombrado el Pasaje en la jurisdicción de dicho Pueblo de Máchala, y estando dado los pregones se citó para remate, a lo cual se opuso el Protector pidiendo dicho sitio para en él formar Pueblo de dichos Indios por estar incómodos en el que ahora se hallan. Informado el Señor Juez de Tierras, Capitán Don Antonio de Argote los perjuicios que de lo contrario se dimanan a dichos Indios, y los Derechos que les pertenecen por obviar litigios a las Partes como en señalarles dicho sitio del PASAJE a los referidos Indios de Machala bajo la calidad y condición de que dentro de Dos años y seis meses término perentorio, han de conseguir licencia para formar Pueblo en dicho "PASAJE", y que dentro del referido término han de tener formado dicho Pueblo, y vivir en él, porque de lo contrario se a de sacar a venta y pregón el referido sitio, rematándose en el mayor Postor a beneficio de su Majestad; y en caso contrario de que los referidos Indios lo necesitasen para otros fines que no sea el de hacer Pueblo, se le Declara que en el remate que se hiciere, será suyo por el tanto debiéndoles pagar el dicho Ignacio Escandón y Manuel Sánchez Daza, los Costos de Pregón y demás diligencias actuales sobre la postura y esta escritura, que todo tienen pagado, etc.- Antonio de Argote.-Ambrocio Serezo.- Ante mí Joseph Ignacio Moreno".

CONTINGENCIA DEL PUEBLO QUE NACIA CON EL NOMBRE DE "PASAJE" EN 1760. Primera Fundación.- Los Indios de Machala comenzaron a desfilar hacia el Sitio "PASAJE DE LAS NIEVES", una vez que estas tierras fueron cedidas para que en ellas formen un Pueblo. Los cimientos que levantaban la nueva población, estaban hechos con girones de sus propias vidas, porque tuvieron que luchar hasta el sacrificio en un medio hostil y amenazante por las furiosas crecientes del Jubones, especialmente durante la estación invernal, que les impedía avanzar hacia otros sitios vecinos. En compensación de la naturaleza inhóspita, los moradores sentían el fluir de una vida llena de abundancia, y, a la vez, risueña por las mil emociones que recibían por sus paisajes agrestes. La agricultura se desenvolvía con promesas de abundantes cosechas, y la proliferación de animales de caza, almacenaba en la rústica vivienda la alimentación necesaria para la comunidad que iba arraigándose cariñosamente a la tierra. Así se iba extendiéndose el precario pueblito a través del camino real, llamado "PASAJE DE LAS NIEVES", adoptando su nombre y configurándose con las habituales actividades rudimentarias de sus habitantes, dirigidas a la agricultura y caza, esencialmente, dentro del ámbito de la región. El río Jubones, sin embargo, era su pesadilla y él traía en sus rabiosas crecientes e inundaciones, el peligro de muerte para su primitivo pueblo, que no pudo establecerse por mucho tiempo en el Sitio PASAJE DE LAS NIEVES, porque era acometido por sus desates impetuosos, que venían desde las alturas paramunas, arrollando a su paso toda expresión de progreso y vida. LO QUE DICE JACINTO JIJON Y CAAMAÑO.- EL ilustre arqueólogo Jacinto Jijón y Caamaño, hace algunas especulaciones alrededor de la primera fundación de PASAJE DE LAS NIEVES, y afirma, en forma convencida, que, el pueblo de PASAJE DE LAS NIEVES ya existía años antes de 1760, porque en el mes de Noviembre de este año, un grupo de españoles llevaron hasta este Sitio, la Sagrada Imagen que correspondía a Nuestra Señora de la Luz, Patrona del Pueblo, que hasta los actuales tiempos le rinden culto religioso, afirmándose su rectoría espiritual, a través del tiempo y del espacio, como lógica consecuencia de una convencida fé tradicional religiosa, que se arraigó desde el tiempo de los españoles, en que la presentaron para el culto de los aborígenes. Sin embargo, hay que admitir que, el mencionado pueblo de PASAJE antes de 1760, solamente pudo haber sido un grupo disperso y amorfo de casuchas en desorden, abandonadas en los vericuetos de la jungla traicionera, el mismo que tomó fisonomía de población, con ribetes de incipiente vida social, religiosa y comercial en 1760, contando con un número aproximado de cincuenta habitantes, plantean en forma hipotética los historiadores; tesis que se sustenta con visos de verdad, al mencionar la llegada de la efigie de la Santa Nuestra Señora de la Luz, conducida por los españoles para que los pasajeños le rindieran culto y se diera paso a la re cristiana-católica, mediante la consagración reverencial religiosa a la Divinidad, que era una de las finalidades de los peninsulares al arribar a las tierras de la Amerindia. Aunque nada dicen los Cronistas de la Colonia, ni los historiadores nacionales, sobre la fecha precisa de la fundación de PASAJE, se ha llegado a la conclusión definitiva de que, PASAJE fue fundado en el año de 1760 con el nombre de "PASAJE DE LAS NIEVES", que lo adoptó del Sitio que tenía esta denominación al atravesar el camino real que venía desde Machala, pero aclarando que, dicho pueblito aborigen, había comenzado, poco a poco, a organizarse desde 1758 con la llegada de los Indios procedentes de la tribu de los MAH-CHA-TLS. La Ciudad de Pasaje, circundada de bananeras, cacaotales y ornamentales a través de la Avenida Rocafuerte. Se yergue como la SOBERANA DEL PAISAJE ORENSE, con el cetro de su abundante y variada fructificación tropical y el epitalamio de generosas cosechas que colma la despensa hogareña, sobre un extenso regazo de territorio plano, de verde amazonia y armonía humana altamente digna; haciendo gala de vanidosos atuendos que visten a la Ciudad Orense más paisajista del Austro Ecuatoriano Avenida RIO JUBONES, siguiendo, por su margen derecha, el curso del Canal Matriz, proveniente del Río Jubones, hacia el S. E. El Canal que es el mayor, riega los Cantones de Pasaje, Machala y Santa Rosa.

El pueblito "PASAJE DE LAS NIEVES", seguía un desarrollo lento y permanecía como aletargado en su marcha de progreso, por sobre ese tranquilo regazo de tierra orense, abandonado a la intemperie de una vida primitiva y perdida en la noche de los tiempos. Las faenas agrícolas con sistemas rudimentarios, eran las únicas que mantenían un débil latido de vida regional, satisfaciendo solamente las urgencias de una vida vegeta-uva, caracterizada por la rudeza casi primitiva y promiscuidad de los incipientes núcleos familiares de la población aborigen. INVASIONES FORANEAS A LAS TIERRAS DE PASAJE EN 1765.- Inesperadamente en 1765, algunos indios foráneos mestizos y españoles, invadieron las tierras de PASAJE, con el propósito de desalojar a sus propietarios y adueñarse de sus querencias. Ante este hecho inaudito, resuelven viajar a Quito tres indios del lugar, para solicitar ante la Real Audiencia el debido amparo a sus tierras y frenar la ambición de los invasores, que pretendían afianzarse definitivamente en sus territorios. El Teniente General, Gobernador y Juez de estos pueblos, Capitán Don Ignacio de Vera, en vez de acoger con emoción de justicia los reclamos de los indígenas, pobladores y dueños de estas tierras, atropello el justo pedimento con procedimientos indignos. LOS ISLEÑOS DE PUNÁ EN PASAJE.- En estas mismas tierras de PASAJE, se afirma que, también ejercieron dominio los indios puneños, quienes se apropiaron de estas comarcas en virtud de haber sido cedidas por el Gobierno español, como pago a sus servicios prestados en obras públicas. La extensión de tierras cedidas, apuntan los historiadores, abarcaba desde Jambelí hasta la Boca de Pital, siguiendo por Puerto Jelí, Puerto Pital, Buenavista, Palenque y río Totora, y de allí al mar. Es decir, los puneños se apropiaron de la extensión territorial de los dos Cantones actuales: Machala y Pasaje. OTRAS VERSIONES HISTORICAS.- En los apuntes monográficos de Delfín Orellana, se dice que las Secciones que hoy constituyen las parroquias de Pasaje y Chilla, fueron las primeras en recibir colonos. En la primera se establecieron varios industriales de cascarilla y caucho, procedentes de Cuenca; y a la segunda, vinieron vecinos de Zaruma y Loja. A continuación insertamos un documento histórico del 25 de Marzo de 1779, que confirman lo anterior, y es el que sigue: "SITUACION DE LOS PUEBLOS DE PASAJE Y PUENTECILLA": "Se hallan éstos, en los confines que hizo esta ciudad, según su demarcación a la parte del Noroeste, entre los términos que se divide con la Puná y descensos que caen de la Villa de Zaruma a esta parte del Río Jubones, que vaxa dividiendo esta Comarca en los vaxos de las Montañas que siguen del Distrito de Cañaribamba, con cuyos términos continúa". "Havitaban en ellos, cuatrocientas personas con varias reducciones, y la principal Población, se halla en el citado PASAJE. Por las distancias, y terminan allí las Comarcas dé la Jurisdicción se experimenta que los bandidos de unos y otros pasan a él, y se há constituido un Palenque o Precidio, en que descansan los delincuentes y vagabundos; y más que otro ningún Lugar, necesita este Juez Pedáneo. Reside en él Don Antonio Yllescas, único sujeto de formalidad, y sana conducta que puede desempeñar por aora esta confianza como lo hizo de la extirpación del Tabaco, que se sembraba en aquellos terrenos, que haviendo ordenado el Señor Regente a este Gobierno, que la practicase, se la comunicó y dio cumplimiento, como se informa lo haze en otros asunptos, por lo que propongo a dicho Don Juan Antonio Yllescas. Cuenca 25 de Marzo de 1779. José Antto de Vallejo". (Rubricado). Los Yllescas aparecen, según este documento, como personas muy importantes en los pueblos orenses del litoral, porque además, se ha encontrado en los archivos del Cabildo de Máchala, según refiere Rodrigo Chávez González, una comunicación firmada por J. M. Yllescas, dirigida el 15 de Enero de 1821 al Presidente de la Junta de Gobierno de Guayaquil, informándole el buen orden que existía en la región, desde que Guayaquil proclamó su independencia. Indudablemente, se trataba de un hermano o pariente de Don Antonio Juan Yllescas, candidatizado para el cargo de Juez Pedáneo de Pasaje en 1779. De acuerdo con el documento anterior, se pone en claro que, Pasaje fue puesto de Cuenda, habitado en años anteriores a 1779, en que ya necesitó de Juez Pedáneo, según el documento arriba transcrito. Se trata propiamente de los primeros colonos naturales que se establecieron en la margen derecha del río Sucu-Yacu, muy cerca a su desembocadura en el Jubones, cuyo sitio se llama actualmente BARRANCO PARDO. Los citados ríos Sucu-Yacu y Jubones, en sus acometidas iban devastando continuamente todo el perímetro donde se hallaban edificadas las pequeñas tía-bañas de los colonos, acercándose más a su destrucción siguiendo la margen izquierda del Jubones. EL RIO JUBONES ARRASO PASAJE EN 1760.- Las constantes y violentas acometidas del Jubones a las propiedades y vidas del pueblo de PASAJE, fundado en 1760, mantenía la zozobra de sus habitantes y presionaba su espíritu, debilitándolo con el temor frente a la inevitable tragedia que se cernía con pasos furtivos sobre el poblado. La idea de abandonar a aquel pedazo de tierras donde se habían ya cultivado huertos y hogares, era una sentencia inapelable y de última instancia. Así tenía que suceder porque el destino estaba escrito para el precario pueblito pasajeño. Una noche que la historia no anota fechas, el incipiente pueblito de PASAJE, casi desapareció bajo el rabioso y turbulento Jubones, que bajó desde las alturas paraminas, cargado de caudales impetuosos, embistiendo como un cerril embravecido al pequeño poblado. La tierra orillera trepidó con el resoplido de enormes fauces espumosas que, al mismo tiempo ahogaban a la naturaleza y vida timorata regional, irrumpiendo la llanura con estruendosas extorsiones epilépticas de lodo, piedras, raíces y árboles descuajados desde sus márgenes. En pocos momentos, el encrespado lomo de las aguas iracundas, se llevó a la humilde aldea, confundida entre palizadas, animales grandes y deslaves que aumentaban las fuerzas incontroladas del río salvaje. Así desapareció el primer pueblito de PASAJE, que se había iniciado con el golpe de duros sacrificios, a través de la selva inclemente e inhóspita. El destino de la Aldea estaba señalado para desaparecer en la vorágine del río más inconforme de la geografía órense y rebelde a todo empeño de mejoramiento comarcano, que ha subsistido por parte de sus hombres retemplado en este crisol de calamidades naturales, que se han generado, en todos los tiempos, desde el Jubones. Y nuevamente sus habitantes continuaron errantes, siempre buscando un lugar más seguro y libre de los desates violentos e implacables del río, para establecer sus querencias y seguir amando a la tierra nativa. SEGUNDA FUNDACION DE PASAJE: 1780.- Llevando un éxodo forzoso, después del aluvión del Jubones, llegaron hasta el Sitio UZHAPLAYA, hacia la orilla izquierda del río, para edificar por segunda vez su pueblito, cuando ya habían transcurrido 20 años de su primera fundación. Y nuevamente creció la Aldea, portando el nombre de PASAJE. Y allí en este Sitio risueño y polícromo, que les pareció más tranquilo y un tanto seguro para la supervivencia de la comunidad, plantaron sus viviendas y conformaron una población durante el año de 1780, pero sin perder de vista al río veleidoso y traicionero, que amanecía, unas veces, quieto, con solemnes sosiegos lústrales, insinuándose con parajes hospitalarios y fructificaciones de amazonia; y, otras, intempestivamente, con faz huraña y turbulenta, tratando irrupcionar con los potros desbocados de sus aguas anarquizantes las heredades marginales, para obstruirlas y borrar sus expresiones de economía agraria y hogareña de aquellas franjas litorales de lo que más tarde fue la Provincia de El Oro. En el naciente pueblo de PASAJE que se ubicó por segunda vez en el Sitio UZHAPLAYA, vivieron hombres progresistas, oriundos de Cuenca, como Don Gabino Serrano, abuelo de Don Andrés Corsino García, ciudadano honorable y prestigioso pasajeño, que han honrado a la hidalga CIUDAD REINA DEL PAISAJE ORENSE: PASAJE. A Don Gabino Serrano le cupo el honor de brindar hospedaje en su casa, al General Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre, cuando en 1822 avanzaba hacia Quito, con sus tropas libertadoras para sellar la independencia del Ecuador, en la gloriosa Batalla de Pichincha, el 24 de Mayo de este mismo año. TERCERA Y DEFINITIVA FUNDACION DE PASAJE EN 1800.- Otra vez los habitantes que vivieron por algunos años en el Sitio de UZHAPLAYA, conformando el núcleo poblacional con el nombre de PA¬SAJE, se vieron obligados a buscar una nueva ubicación, que les ofrezca seguridad para su vida y facilidades para sus trabajos agrícolas; a la vez, que los aleje de las pertinaces acometidas del Jubones. Existían en este Sitio, los mismos inconvenientes y dificultades anteriores para la vida de la población, la que trataba, a todo trance, huir del alcance del río, de aquella especie de psicosis con la cual, se sentían perseguidos los moradores; agravándose el malestar e inconformidad, frente a un clima malsano, en medio de terrenos y caminos cenagosos, cubiertos de sabanas e y tembladeras, que impedían la crianza del ganado y a el desarrollo de la agricultura regional. Por otra parte, las sorpresas peligrosas que ofrecía el río con sus a crecientes inesperadas, no dejaban tranquila a la comunidad pasajeña, para que siga forjando el progreso poblacional.





Guaboplaya la zona agrícola más rica de Pasaje, que permanece bajo la amenaza de los caudales impetuosos del Río Jubones


Bocatoma del Canal de Riego desprendido del Jubones, que riega extensas zonas bananeras de Pasaje y Machala





Puerto Garzón en el Río Jubones, al servicio del Canten Pasaje.

El día menos pensado y que amanecía hasta con promesas para los habitantes, el río se abalanzaba como un felino cebado por sobre los predios cultivados y sembrado de hogares humildes, y hacía languidecer todo el latido de vida comarcana, estrangulando los retazos de la rica gleba ubérrima. Aquel tradicional río Jubones, sindicado como criminal por la Historia, continuaba indiferente ante los clamores y calamidades de la vida rural, porque nadie había pensado ponerle diques a sus violencias ni normas pétreas controladoras del desate anarquizante a sus aguas. Y ha corrido desde los tiempos incásicos hasta los actuales momentos, ahogando vidas y sepultando grandes riquezas de producciones marginales. Con razón se le ha dado el nombre de COMEDOR DE HOMBRES". Este cúmulo de circunstancias adversas y contingencias climatéricas desfavorables, determinaron el nuevo traslado de la población de PASAJE, desde el Sitio de UZHAPLAYA, al actual lugar, en donde ahora, la progresista y laboriosa CIUDAD, se yergue como la SOBERANA DEL PAISAJE ORENSE, con el cetro de su abundante y variada (fructificación tropical y el epitalamio de generosas cosechas que colma la despensa hogareña, sobre un extenso regazo de territorio plano, de verde amazonia y fructificación humana; haciendo gala de vanidosos atuendos que visten a la Ciudad Orense más paisajista del Austro Ecuatoriano, con sus frondosos plantíos de bananales, cacaotales, árboles frutales y jardines multicolores. Hacia el año de 1800 se ha calculado la fundación de PASAJE en el actual lugar en donde hoy se encuentra, comprobándose, posteriormente, esta fecha en 1808, con lo que apunta Manuel de Jesús Andrade, al manifestar de que en este año, Pasaje era un Anejo de 100 habitantes, según el Censo que se realizó en Machala, Tenencia en ese entonces de Guayaquil. La nueva ubicación de PASAJE se fijó definitivamente en donde se asientan actualmente la Ciudad, sobre una planicie extendida a las orillas occidentales del Jubones. La infancia de la Ciudad de PASAJE, se ha desarrollado en medio de extensos cultivos de cacao, café, banano y frutas, bajo la protección paternal de honorables pasajeños, que han acuñado su nombre, "con el oro de sus virtudes cívicas y consagración ejemplar al trabajo: constituidos con el prestigio de haber sido los primeros forjadores de su desenvolvimiento progresivo y modeladores auténticos de la fisonomía urbanística, cuyos nombres los registra la Historia de PASAJE, como ejemplo de virtudes heroicas por el trabajo y sus acciones patrióticas. Allí están, don Anselmo Aguilera, don Crisóstomo Ruiz, don Manuel Larrea, don Felipe Alba y un Señor González, Síndico de la Iglesia por muchos 3 años, quienes fueron entre otros, los primeros en avecindarse en la naciente población de PASAJE, distinguiéndose como factores de progreso y prestigio, don t Anselmo Aguilera, señalado como el primer ciudadano i que dirigió la gran cruzada de progreso seccional pasajeño.

PASAJE DE ERIGE EN PARROQUIA: 1824.- En virtud de la Ley de División Territorial de la Gran Colombia, PASAJE se eleva a la categoría de PARROQUIA CIVIL del Cantón Machala en 1824, después de haber permanecido por 25 años en su simple condición de ALDEA y en el sitio de su segunda ubicación, que era UZHAPLAYA. Durante este año, la Gran Colombia, al dictar su Ley de División Territorial, elevó a Machala a la categoría de Cantón, dando simultáneamente a PASAJE la jerarquía de PARROQUIA CIVIL jurisdiccional del nuevo Cantón. Comenzó entonces la población de PASAJE a crecer, estimulada por sus riquezas que procedían de valiosas haciendas que le rodeaban, paralelamente a los esfuerzos de una influencia inmigratoria, que llegaba desde las provincias azuayas, de Loja y otros pueblos, atraídos por la fertilidad de su suelo y la fecundidad asombrosa de sus campos, que aún tenían el trajinar de toda clase de animales de caza, como los zainos, osos, tigres e infinidad de aves comestibles, entre ellas, las pavas del monte, gallinas silvestres, perdices, etc. Hasta el 23 de Abril de 1884, año en que se creó la Provincia de El Oro, con los Cantones de Machala y Santa Rosa, PASAJE seguía con su categoría de Parroquia del Cantón Machala, pero rodeándose de un progreso alentador y de una producción agrícola floreciente, que labraba una economía de grandes riquezas, patrimonio pujante de numerosas familias pasajeñas con el devenir de los años. El cacao era la principal producción, a través de extensas huertas que cubrían la llanura tropical; agregándose como complemento de la prodigalidad de la tierra ubérrima, un activo comercio que transportaba los productos agrícolas, la madera y frutos en general hacia Guayaquil y pueblos aledaños. Con la categoría política parroquial se mantuvo PASAJE durante setenta años, hasta el PRIMERO DE NOVIEMBRE DE 1894, en que quedó oficialmente inaugurado el NUEVO CANTON PASAJE, creado por Decreto Legislativo de 2 de Agosto de 1894, sancionado el 7 del mismo mes, del mencionado año, por el Dr. Luis Cordero, Presidente de la República en ese entonces. PROYECTO DE CANTONIZACION: 1890.- Desde 1890 comienza a germinar en la mente de los pasajeños la idea de cantonización de PASAJE. Un selecto grupo de patriotas pasajeños, unidos bajo la denominación de "COMITE PASAJEÑO", se dedicaron a trabajar tenazmente por el ideal de elevar a Cantón a su Parroquia. Integrando el Comité estaba el Dr. David Antonio Monroy, como Presidente; Rafael Flores, Vicepresidente; Manuel Echeverría, Secretario; y los Vocales: Agustín Pazmiño, Andrés Corsino García, Tomás Larrea, Rafael Acevedo y Horacio Eras. Hay que notar, además, la actuación patriótica de un ilustre Sacerdote, el Dr. José Ochoa León, quien en su calidad de Representante de la Provincia de El Oro, puso al servicio de la causa pasajeña toda su vehemencia e interés, además de una apreciable contribución económica de 600 pesos, invertidos en gastos para conseguir la simpatía y apoyo de sus colegisladores. Con su brillante gestión el Dr. Ochoa León consiguió el 7 de Agosto de 1894, la expedición del Decreto, por el cual, PASAJE SE ERIGIA A LA CATEGORIA DE CANTÓN, luego de afrontar la resistencia que puso el Dr. Luis Cordero, Presidente de la República, esgrimiendo con cierto egoísmo y resentimiento mal disimulado, bajo el pretexto poco y nada justificable, de que Pasaje le había hecho campaña a su candidatura presidencial, durante los comicios electorales que lo llevaron al Solio Presidencial. CANTONIZACION DE PASAJE: 1894.- Regía los destinos nacionales como 'Presidente de la República el Dr. Luis Cordero, quien se había negado a autorizar la ejecución del Decreto de Cantonización de PASAJE, guardando resentimiento por la oposición que le hizo en los comicios electorales que le llevó a la Presidencia de la República. En esta campaña cívica se destaca el Sacerdote patriota Dr. JOSÉ OCHOA LEÓN, que integraba el Congreso Nacional en ese año, en calidad de Diputado por la Provincia de El Oro, a quien se debe la erección de PASAJE a su actual vida política CANTONAL. El Dr. José Ochoa León intervino en forma activa y patriótica para obtener del Presidente Cordero el Decreto de Cantonización, poniendo en juego su amistad personal y paisanaje con el Primer Magistrado de la Nación, insinuándole a que suscriba el Decreto Legislativo, mediante ruegos, ante el cual, el Dr. Cordero, que había tenido en un principio la resolución de objetarlo, accedió solamente en homenaje al paisanaje y ante las exigencias sagaces de su amigo Dr. José Ochoa León. El Dr. Luis Cordero, Primer Magistrado de la Nación, anota la Historia, decretó la cantonización de PASAJE, en aras de la amistad y cordialidad afectuosa que mantenía con el prestigioso Sacerdote Dr. José Ochoa León. Decreto Legislativo de la Erección del Cantón Pasaje EL CONGRESO DE LA REPUBLICA DEL ECUADOR C O N S I D E R A N D O: 1°.- Que para el progreso y mejor administración de la floreciente Provincia de El Oro debe efectuarse la conveniente división territorial; y, 2°.- Que el Pasaje cuenta con suficiente elemento para constituirse en Cantón, D E C R E T A: Art. Primero:- Se establece el nuevo Cantón de El Pasaje, compuesto de las parroquias de Pasaje, que será la capital, Buenavista y Chilla. Art. Segundo:- El nuevo Cantón quedará constituido desde el Primero de Noviembre del año en curso. Art. Tercero:- Las elecciones de Concejales se practicarán en la fecha designada por la Ley y hará los escrutinios, por primera vez, la Municipalidad de Machala. Dado en Quito, Capital de la República, a dos de Agosto de mil ochocientos noventa y cuatro. El Presidente de la H. Cámara del Senado, Elias Laso.- El Presidente de la H. Cámara de Diputados, Carlos Casares.- El Secretario de la H. Cámara del Senado, Julio H. Salazar.- El Diputado Secretario de la H. Cámara de Diputados, Luis C. de Vaca. Palacio de Gobierno en Quito, a 7 de Agosto de 1894. EJECUTESE. Dr. Luis Cordero. El Ministro de lo Interior y Relaciones Exteriores, Pablo Herrera. (Es fiel copia de su original).

INAUGURACION DEL CANTON PASAJE: PRIMERO DE NOVIEMBRE DE 1894:- El Primero de Noviembre de 1894, se inaugura oficialmente el nuevo Cantón, en el local en donde actualmente funciona la Escuela Fiscal de Niños "Abdón Calderón. El Teniente Coronel don Pompeyo Vaquero, Gobernador de la Provincia, a nombre del Gobierno, declara inaugurado el nuevo Cantón PASAJE, mediante solemne ceremonia y actuando como Secretario el Dr. Gonzalo S. Córdova, quien años más tarde ocupó la Primera Magistratura de la Nación. El Cantón Pasaje se creaba con el mismo nombre tradicional que se conocía desde que emergió en 1760 y con tres parroquias: Pasaje, urbana; Buenavista y Chilla, rurales. ACTA DE INAUGURACION DEL CANTON PASAJE:- "En San Antonio de Pasaje, a Primero de Noviembre de mil ochocientos noventa y cuatro. Reunidos en el Salón de la Casa Municipal los Señores Teniente Coronel don Pompeyo Vaquero, Gobernador de la Provincia, Dr. David A. Monroy, Presidente del Comité Pasajeño; Rafael Flores, Vicepresidente; Manuel E. Echeverría, Secretario; y Agustín Pazmiño, Andrés C. García, Tomás Larrea, Rafael L. Acevedo, Horacio Eras, Vocales del mismo Comité; y ante una numerosa concurrencia compuesta de las personas más distinguidas del lugar y de la capital de la Provincia dióse principio al acto de la solemne inauguración, con el Himno Nacional, que fue ejecutado por la Banda de Música del Pueblo. Luego el Presidente del Comité invita al Gobernador de la Provincia, para que declarase instalado el Cantón de una manera oficial, el cual así lo hizo en un breve y patriótico discurso, manifestando que, como colaborar y agente inmediato del Supremo Gobierno, se complacía por el exacto cumplimiento que acababa de darse al Decreto expedido por el Soberano Congreso, el 2 de Agosto del presente año. El mismo Presidente del Comité indicó al público la necesidad de que se nombrase un Secretario para el acto de inauguración; indicación que fue acogida por unanimidad. Enseguida hicieron uso de la palabra los señores doctor David A. Monroy, Dr. Méliton Ochoa, don Tomás Larrea, don Benigno Dávila Romero, Dr. Adolfo Benjamín Serrano y el infrascrito Secretario. Con lo cual terminó el acto, firmando la mayoría de los concurrentes. Lo certifico. P. Vaquero. El Presidente del Comité Pasajeño, D. A. Monroy. El Vicepresidente, Rafael Lorenzo Serrano, Primer Vocal. A. Pazmiño, Segundo Vocal. A. C. García, Vocal. R. L. Acevedo, Vocal. Tomás Larrea, Vocal. Manuel de Jesús Andrade, Manuel E. Echeverría, Méliton Ochoa, B. Dávila Romero, Esteban Andrade, José R. Vaca, Antonio Monroy, Francisco Ochoa, D. Verdesoto, Miguel A. García, David Betancourt, A. Emiliano C. de la Serna, R. M. González Rubio, Javier R. Borja, Emeterio R. Madero, Ángel Coello, J. Luis Berrezueta, J. Nicanor Reinoso, Camilo A. Delgado, Juan Pablo Palomino, José Pío Pazmiño, Leandro Serrano, J. A. Manrique, José María Ontaneda, Luis Cobos, M. Aparicio Valdivieso, Antonio E. Ortiz, Juan R. Ugarte, Ezequiel González, A. Solís Rivas, Vicente A. Matamoros, Telésforo Pazmiño, Ignacio Rivas, A. B. Serrano, Santiago P. Crow, Eleodoro Moreno, Félix Aguilera. El Secretario. (f.). Gonzalo S. Córdova". AUTORIDADES DEL CANTÓN:- Primer Jefe Político del Cantón fue designado el señor Andrés Corsino García. El Ilustre Concejo Cantonal quedó constituido con fecha 20 de Diciembre del mismo año en la siguiente forma: Presidente, Dr. Méliton Ochoa; Vicepresidente, don Augusto Pazmiño Mendoza; Concejales: Juan Terreros, Miguel Antonio García y Dr. David A. Monroy. Secretario de la Sesión inaugural y luego designado en forma interina, fue el Dr. Gonzalo S. Córdova, (Ex-presidente de la República), hasta que tome posesión el titular, Coronel Tomás Larrea; Procurador Síndico, don José Manuel Vivar, y Tesorero, don Camilo A. Delgado. PODER JUDICIAL.- El Poder Judicial quedó organizado en la siguiente forma: Alcaldes; don Darío Ortiz y don Rafael Acevedo. Jueces Civiles de las Parroquias Urbanas: don Anselmo Aguilar y don Elias León. Jueces Civiles de las Parroquias, Rurales: de la Buenavista, don Darío Ruiz y don Manuel Berrezueta; y de la de Chila, don Prudencio Morocho y don Ignacio Velepucha. Alguacil, don Aníbal Aguilera. Defensor Público del Cantón, don Amadeo Alba. Las designaciones judiciales en ese entonces las hacía el Ayuntamiento y los juzgados eran desempeñados por personas legos en la materia, y muchas ocasiones, estas designaciones recaían en aquellas que ni siquiera habían terminado la educación primaria, quienes se hacían asesorar por entendidos. Asimismo, los aranceles judiciales eran pagados íntegramente por los interesados y litigantes, debido a que la justicia no tenía el membrete de gratuidad. Desde el Gobierno de Facto del Ing. Federico Páez, se estableció la llamada "justicia gratuita", con el disfraz de apariencia, aunque en la realidad resultaron más onerosos los gastos judiciales, por el alto costo de las imposiciones, eme había previsto la misma Ley y otros impuestos adicionales. CREACION DE LA PARROQUIA RURAL "LA PEAÑA".- Por Acuerdo Ejecutivo N9 318, de 30 de Noviembre de 1956, se aumenta una estrella a la Bandera Cantonal, mediante la creación de la Parroquia Rural "La Peaña".

UZHAPLAYA: En este Sitio se realizó la segunda fundación de Pasaje en 1780, hacia la orilla izquierda del Río Jubones, después de que este Río arrasó la primera población, fundada en el Sitio PASAJE DE LAS NIEVES, en 1760. En este Sitio risueño y polícromo nació la Aldea, portando el nombre de PASAJE, que a los habitantes les pareció más tranquilo y un tanto seguro para la supervivencia de la comunidad. Plantaron viviendas y conformaron una población vistosa, alegre y dinámica, pero sin perder de vista al río veleidoso y traicionero, que amanecía, unas veces, quieto, con solemnes sosiegos lústrales, insinuándose con parajes hospitalarios y fructificaciones abundantes, y, otras, intempestivamente, con faz huraña y turbulenta, tratando irrupcionar con los potros desbocados de sus aguas anarquizantes, las heredades marginales, para destruirlas y borrar sus expresiones de economía agraria y hogareña de aquellas granjas litorales de lo que ahora es la floreciente Provincia de El Oro.


Histórico Puente de Uzhcurrumi (piedra negra), construido sobre estribos naturales; límite con la Provincia del Azuay por el lado Norte, a 39 kilómetros de la Ciudad de Pasaje, en dirección Noroeste del Cantón. UZHCURRUMI, cabecera poblacional de la Parroquia de su mismo nombre, en sus días feriados –domingos-, 35 a kilómetros de la Ciudad de Pasaje y hacia el Noreste. Centro Comercial al que concurren las poblaciones vecinas de El Oro y Azuay. CREACION DE LA PARROQUIA RURAL "SAN ESTEBAN DE CAÑA QUEMADA".- En 1958, el I. Concejo aprobó la creación de la Parroquia Rural "San Esteban de Caña Quemada". EL PROBLEMA LIMÍTROFE DEL CANTÓN PASAJE.- Pasaje como muchos Cantones de la República, mantienen sin solución su problema limítrofe con el Cantón Machala, desde su creación el año de 1894, debido a que en el Decreto de erección a Cantón, no se fijó los límites del nuevo Municipio. Las peticiones que se sucedieron para que se llegue a determinar la linderación cantonal, dio lugar a un nuevo Decreto Legislativo, después de haber transcurrido cinco años de cantonizado Pasaje. Fue dictado por el Congreso Nacional el 7 de Octubre de 1899 y sancionado por el Presidente de la República, General Don Eloy Al-faro, con fecha 12 del mencionado mes y año. El Decreto es el siguiente: DECRETO LEGISLATVO QUE FIJA LOS LÍMITES DIVISORIOS ENTRE PASAJE Y MACHALA: 12 de Octubre de 1896.

El Congreso de la República del Ecuador, en vista de los documentos respectivos y en uso de las atribuciones concedidas por el Art. N°18 de la Constitución, D E C R E T A Art. 1°- Se fija como límite divisorio, entre los cantones de Machala y Pasaje, una línea que recorra, con la posible rectitud, desde la parte más alta del Cerro "PALMAR", hasta las sabanas del río "Palenque', pasando por los puntos conocidos con los nombres de "Bocana", "Zanja", "Puentecita", CORRALES DE RIVERA y "La Peaña". Art. 2°- Los terrenos que quedan al lado occidental de la área señalada, pertenecerán al cantón Machala y los del lado opuesto, al de Pasaje. Dado en Quito, Capital de la República, a 7 de Octubre de 1899. El Presidente de la Cámara del Senado, (f.). Luis A. Dillon. El Presidente de la Cámara de Diputados, (f.). José Luis Tamayo. El Secretario de la Cámara del Senado, (f.) Celiano Monge. El Secretario de la Cámara de Diputados, (f.). Delfín B. Triviño. Palacio Nacional, en Quito, a 12 de Octubre de 1899.

E J E C U T E S E (f.) ELOY ALFARO. EL MINISTRO DE LO INTERIOR, (f.).A. MONCAYO.

Setenta y siete años han transcurrido desde que Alfaro dictó el Decreto de fijación de límites, y sin embargo, se mantiene sin solución, hasta la presente fecha, el problema de límites con el Cantón Machala. Por algunas ocasiones se ha intentado proceder a la delimitación, con las resoluciones de un posible entendimiento de las partes, cediendo al amojonamiento de los linderos, de conformidad con los puntos referenciales que constan en el Decreto Legislativo de 7 de Octubre de 1899. Para arreglar este viejo litigio limítrofe, los Gobernadores, don Aurelio Real y don Rafael González Rubio en su respectivo tiempo, ofrecieron sus buenos oficios, pero sin que hayan culminado con éxito las gestiones de estos dos prestigiosos patriotas, porque sus buenos propósitos siempre se estrellaron contra las incomprensiones y falta de conciliación de los personeros municipales de los dos pueblos. Estas gestiones se habían llevado antes del aciago año de la invasión peruana de 1941, sin que se haya hecho realidad los anhelos de estos intereses seccionales. La Asamblea Constituyente de 1946 dictó un Decreto, con el cual se creaban las llamadas Juntas Delimitadoras, que se dedicarían a arreglar los problemas pendientes entre Provincias y Cantones de la República. Con esta oportunidad, de acuerdo con el Decreto y los Acuerdos complementarios expedidos por el Ministerio de Gobierno y Municipalidades, Pasaje y Machala trataron arribar a la solución de su pleito limítrofe, agotando sus mejórese gestiones con una política conciliatoria. Pero en esta vez, tampoco se concretaron las dificultades y solicitudes en el curso de las reuniones que tuvieron en Machala, debido a. la intransigencia de los personaros municipales, que no se responsabilizaron ante el futuro, prefiriendo dejar intacto el punto neurálgico de límites entre Pasaje y Machala, como trágica herencia para los pueblos hermanos, haciendo prevalecer solamente caprichos personales. Durante el año de 1957, la sinceridad patriótica de los dos Ejecutivos Cantonales y en sus momentos meridianos de plausible comprensión administrativa intermunicipal, por parte de Don Carlos Verdaguer Coello, Alcalde de Machala, y Don Aurelio Prieto Muelas, Presidente del I. Concejo de Pasaje, se intentó, nuevamente, reveer el viejo litigio limítrofe, con el propósito de concluir este enojoso asunto que entorpecía la marcha administrativa de los dos Cantones. Se trató el problema en forma pacífica, bajo los auspicios del Gobernador Accidental- de la Provincia, Dr. Jorge Murillo ligarte, y a pesar del ambiente propicio que en ese año se presento para el arreglo amistoso de límites, no se llegó a ninguna conclusión positiva durante las reuniones que se sucedieron, con la concurrencia de las partes.

CASACAY.- Alegre poblado situado hacia ambos lados de la Carretera Cuenca-Machala (Girón-Pasaje), a 12 kilómetros de la Ciudad de Pasaje y a 27 de Machala, es ya una población atractiva por su paisaje, clima y variedad alimenticia. Los arqueólogos aseguran haber encontrado en este Sitio las ruinas de la CIUDAD DE PITAVIÑA o PITAHUIÑA, en donde, a la vez, estuvo edificada la discutida CIUDAD INCASICA DE TOMEBAMBA, cuna del célebre conquistador Inca Huayna-Cápac. Pitaviña o Pitahuiña, está situada hacia la orilla izquierda del Jubones, entre la desembocadura de los ríos Quera y Casacay, En la parte alta de la actual población se ha encontrado una especie de TOLA, que se supone haber sido una fortaleza para custodiar el Valle de Yunguilla y toda el área adyacente al Río Jubones, con el fin de impedir las incursiones foráneas. La fortaleza se hallaba situada a 205 metros sobre el nivel del mar. Casacay y todo el territorio que conforma el Cantón Pasaje, perteneció a Machala. Los investigadores anotan que Túpac-Yupanqui, padre de Huayna-Cápac, FUNDO LA CIUDAD DE TOMEBAMBA EN LA HOYA DEL JUBONES, siguiendo la orilla derecha, cuya cabecera poblacional con sus palacios y templos, estuvo edificada en el histórico Sitio PITAVIÑA o PITAHUIÑA, siendo ésta la PRIMERA FUNDACION. La SEGUNDA FUNDACION DE TOMEBAMBA, se situó en donde hoy está la CIUDAD DE CUENCA. En este célebre lugar: PITAVIÑA o PITAHUIÑA, Sector de CASACAY, Provincia de El Oro, nació HUAYNA-CAPAC, a quien Benjamín Carrión lo compara con Simón Bolívar, Libertador de América, porque consolidó y unificó todo el mundo, que en su época conocían. Guerrero invencible, legislador y organizador inigualable, fue hijo del formidable guerrero Túpac-Yupanqui. A esta grandiosa figura excelsa, indomable y voluntad de cristal de roca, que no se dejó rayar por nada ni nadie, que fue HUAYNA-CAPAC, pertenecemos con mucho orgullo los orenses; por eso es que la Provincia de El Oro, se ha levantado heroica y rica, rebelde y emprendedora, tentando siempre la ambición de los enemigos sureños.

LOS PUNTOS DE CONTROVERSIA.- De acuerdo con los documentos presentados por los Delegados de Machala y Pasaje, los mismos que reposan en los Archivos de la Gobernación, los puntos de discusión están concretados en el sitio CORRALES DE RIVERA. Este es el punto neurálgico de la controversia, alrededor del cual, se han desarrollado reuniones, gestiones y los buenos oficios de algunos Ejecutivos Provinciales, sin que se haya podido dar término al problema, que ha dado origen a dificultades múltiples para las autoridades jurisdiccionales y paso a una verdadera anarquía a los contribuyentes de las generaciones que se han sucedido hasta la fecha, porque no pueden precisar con exactitud la línea referencial que delimitará a los dos Cantones. Todos los vestigios que debían informar en forma precisa el nombre de este Sitio, conocido con el nombre de CORRALES DE RIVERA, han desaparecido por la acción del tiempo. Como consecuencia de esta imprecisión limítrofe, los dos pueblos mantienen un Statu-quo en este punto y no pueden ejercitar su jurisdicción Cantonal. NUESTRAS SUGERENCIAS.- Para dar por concluido a este problema limítrofe que entorpece actividades y funciones, habría que tomar en cuenta los testimonios de viejos moradores cercanos al Sitio CORRALES DE RIVERA, que, estamos seguros, deben existir, o por lo menos, guiarse por los comentarios tradicionales de personas actuales vecinas, que han captado de sus antecesores versiones al respecto. Esta información recogida en los mismos predios rurales, próximos al punto del litigio, darían indudablemente, una pista para aclarar el problema y dilucidarlo con razonamientos lógicos, con los cuales, se establecería equidad entre las partes, sin olvidar, además, que mucha luz pueden aportar en este caso, las escrituras antiguas de las propiedades de ese Sector.

	Por otra parte, una prueba fehaciente arrojarían los Archivos de las Notarías Públicas y de Registraduría de la Propiedad de Machala y Pasaje, porque en estos documentos se podrían vislumbrar las referencias geográficas, se establecería el lugar más aproximado, y, hasta se llegaría, previamente rindiendo homenaje a la comprensión y espíritu conciliatorio de las partes, a trazar la línea definitiva entre los dos Cantones. Estos documentos podrían arrojar mucha luz en la búsqueda de la solución al ya secular litigio limítrofe que mantienen los Cantones de Pasaje y Machala.

DIFICULTADES ORIGINADAS DEL PROBLEMA LIMÍTROFE.- El problema limítrofe sin solución hasta la fecha, ha traído otros que han incidido en lo político, electoral, judicial, municipal y administrativo. Es notable la desventaja que ha ocasionado este Sitio que ha permanecido como "tierra de nadie", al tomar en cuenta, especialmente, el registro demográfico y el cobro de las contribuciones impuestarias por los respectivos Municipios, porque los moradores de este Sitio CORRALES DE RIVERA, no saben a ciencia cierta hasta donde llega su jurisdicción, ni a qué Cantón pertenecen, manteniéndose, consecuentemente, en la imprecisión y duda, sometidos por esta causa a la primera exigencia de uno de los dos Municipios, en lo relacionado al pago de impuestos municipales, entre otras. Este litigio entre Machala y Pasaje, indudablemente, está causando serios problemas a sus habitantes y a los dos Municipios, y se hace necesario y urgente, nuevamente, se intente dar término para eliminar .en forma satisfactoria este obstáculo administrativo en general, dando cauce a la justicia y aspiraciones de las partes litigantes. Aún más se hace grave el problema limítrofe, al considerar la inseguridad que experimentan los habitantes inmediatos a la población de la UNIÓN ECUATORIANA, que antes se llamaba UNIÓN COLOMBIANA, que se situaba entre los kilómetros 16 y 18 del Ferrocarril al Pasaje, servicio ya extinguido en la Provincia, y siguiendo hacia la hacienda El Carmen, en donde se asegura quedaba el Sitio CORRALES DE RIVERA. Estos habitantes que ocupan el área indicada no saben hasta la fecha a cuál de los dos Cantones pertenecen, y mantienen, por consiguiente, dualidad de sentimientos nativistas. A veces son sorprendidos por las autoridades de Machala y se someten con docilidad a sus exigencias; otras, a la Municipalidad de Pasaje, respondiendo asimismo, con flexibilidad a las imposiciones contributivas y otros trámites administrativos, judiciales, políticos, municipales y electorales. DESCRIPCION DE LÌMITES GEOGRÁFICOS-CENSALES: AL NORTE: Desde un punto de la Vía Pasaje-El Guabo a la altura latitudinal de la ciudad de Machala, la línea imaginaria al Este, a la cumbre del Cerro El Vergel; del Cerro El Vergel, la línea latitudinal hacia el Este, hasta alcanzar el curso del Río Chaguana; el Río Chaguana, aguas arriba, hasta sus orígenes; de estos orígenes, la línea imaginaria al Nor-Este, a la afluencia de la Quebrada sin nombre en el Río Mirador; el Río Mirador, aguas arriba, hasta sus orígenes en el Cerro Mirador; de la cima del Cerro Mirador, la línea de cumbre tal Sur Este, a las nacientes del Río Las Juntas.



Huertas frondosas de cacao a los alrededores de la ciudad de Pasaje




AL ESTE: De estas nacientes, el Río Las Juntas, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río Florida, formadores del Río Mullopungo; el Río Mullopungo, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río Jubones; aguas arriba, hasta su confluencia con el Río Putudel; el Río Putudel, aguas arriba, hasta la confluencia de sus formadores los Ríos Muinucay y Lecher; el Río Lecher, aguas arriba, hasta sus nacientes; de las nacientes del Río Lecher, la línea de cumbre hacia el Sur, que pasa por el Cerro Negro y su extensión a los orígenes del Río Salado. AL SUR: De los orígenes del Río Salado, el divisor de la Cordillera de Corredores al Oeste y su extensión por el sendero hacia el Sur, que conduce a la localidad Guano, hasta la altura latitudinal del Barrio Huairapungo; del sendero, el divisor hacia el Norte a la afluencia de la Quebrada sin nombre en el Río Salado, por la margen izquierda; el Río Salado, aguas abajo, hasta la afluencia de la Quebrada de las Chinchas; la Quebrada de.las Chinchas, aguas arriba, hasta la altura latitudinal de la cumbre del Cerro Saladillo; de la Quebrada de las Chinchas, el divisor de la Cordillera el Pinyo al Oeste, que pasa por la cima del Cerro Saladillo, origen del Río San Agustín; el Río San Agustín, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río Chillacocha; el Río Chillacocha, aguas abajo, hasta la confluencia con el Río Raspas, formadores del Río Buenavista, aguas abajo, hasta el cruce con la Vía Victoria-Máchala; de este cruce, la Vía indicada hacia el Oeste, hasta su empalme, con la Vía Santa Rosa-Machala. AL OESTE: De este empalme, la Vía hacia el Norte en dirección a Máchala, hasta el cruce con el Río Motuche; el Río Motuche, aguas arriba, hasta el cruce con el sendero La Envidia-La Rosita; el sendero hacia el Norte en dirección a Rosita, hasta el cruce con la Vía transversal que corre al Sur de la localidad La Rosita; la Vía transversal al Oeste y en corto trecho, hasta la altura longitudinal aproximada de la localidad La Rosita; de la Vía transversal, la línea imaginaria al Nor-Este, y en corto trecho hasta alcanzar y seguir por la Vía que pasando al Occidente de La Peaña, alcanza el Río Jubones, a la altura latitudinal de El Cambio; del Río Jubones, la línea imaginaria al Nor-Este y en corto trecho hasta alcanzar un punto de la Vía Pasaje-El Guabo, a la altura latitudinal aproximada de El Cambio; por esta Vía hacia el Norte y en dirección al Guabo, hasta un punto situado a la altura latitudinal de la Ciudad de Machala. SUPERFICIE DEL CANTÓN: La superficie cantonal e> de 804 Km2. Población de 36.561 habitantes y 7.847 viviendas, según el último Censo Nacional de 1974. La Cabecera cantonal abarca 368 m2. La población Urbana y Periférica de la Ciudad, es de 24.954 habitantes, con 5.03U viviendas, repartidas así: 4.140 en el Área Urbana y 890 la Periferia de la Ciudad. La población se reparte también así: 20.822 en el Área Urbana y 4.132 en la Periferia.

POBLACIÓN, SUPERFICIE Y VIVIENDAS DE LAS PARROQUIAS DEL CANTÓN PASAJE Buenavista: 4.043 habitantes; 46 Km2. y 880 viviendas Chilla: 3.500 habitantes; 325 Km2. y 208 vivienda La Peaña: 1.841 habitantes; 18 Km2. y 346 viviendas Uzhcurrumi: 2.223 habitantes; 47 Km2. y 383 viviendas

El Río Jubones atraviesa caudaloso y zigzagueante el Sitio El Playón, lamiendo bananeras e irrupcionando impetuoso los cultivos en la época invernal.


PASAJE: LA CIUDAD DEL JUBONES Parque Central de la Ciudad de Pasaje de las Nieves. Al fondo, la Iglesia Matriz y hacia la izquierda de la gráfica, el moderno y funcional edificio del Palacio Municipal.

Pasaje es la Ciudad del Jubones: Bananales extensos por doquier; riqueza forestal codiciable; planicies interminables de producción; vegas y huertas de cacao, cercando a la ciudad con fascinantes cultivos frutales y de palmeras, constituyen la dádiva que ostenta la Tierra del Jubones, en donde ríos, suelo y raza de cepa Cañari, se conjugan armoniosamente, con el más febril y excitante colorido tropical, enredado en la lujuriante belleza boscosa, en cura arcanidad aún se guarda con celo salvaje el cofre millonario de leyendas, tradiciones y tesoros. Se ha operado en esta tierra pasajeña algo así como un mil a* gro geográfico. La Naturaleza obsequió aquí todo para el hombre: riqueza potencial para sus generaciones; clima suave tropical sedante; riego por todas partes, desprendido de esa gigantesca gar ganta de cristal del Jubones; vida abundante y altamente dignificada por la producción exportable y grandes extensiones fértiles de la tierra siempre húmeda y exhuberante del hermoso Valle del Jubones Pasaje tiene muchos lugares turísticos que están estimulando el sentimiento Patrio Allí; Casacay, Porotillo, Loma Pelada y Cerro del Gallo, entre otros, que son los grandes incentivos turísticos, por la significación de cada uno de estos lugares. Porotillo: Sitio de sucesos heroicos y gloriosos del 41. Casacay, Loma Pelada, con un contenido de fabulosas riquezas arqueológicas. Desde estos últimos lugares, se desentrañaron muchos objetos artísticos de las culturas antiguas, que enriquecieron Museos. Con estos retazos geográficos arqueológicos, se ha caracterizado la personalidad legendaria de los Cañaris, herederos de la Civilización "mayoide". Con estas raíces y testimonios históricos de nuestra raza Indómita, se ha perpetuado la calidad del linaje órense, dentro del rol de los pueblos ecuatorianos. La extraordinaria hospitalidad que brinda Pasaje, Machala, Santa Rosa, se complementa con esa ventaja de brindar al turista sus múltiples medios, facilidades de transporte y buenas carreteras.

	Entre Machala y Santa Rosa, podríamos decir que Pasaje ya es un imán: por sus características de Ciudad de trabajo, de brega diaria en los campos aledaños; por su espíritu ennoblecido a largo de sus constantes años de esfuerzo creador de riqueza seccional; por la hidalguía de sus habitantes y su incomparable paisaje, que ha sido la inspiración permanente de sus poetas y visitantes. Cada día se levanta acogedora y cosmopolita y va dejando como estela de recuerdos imborrables, las costumbres tradicionales del ayer. Hoy es la ciudad inquieta, febril, emocionada que está invitando al trabajo creador y fecundo. Ciudad que cada día se hace acción en potencia; sentimiento tropicalista y batallador, y laboriosidad en actitud de lucha en los campos productivos del Jubones.

Aquí a los pies de la Ciudad está el Río Jubones: río nervio y alma del paisaje tropical atrayente, que labra una tierra pródiga y frondosa; que solamente pasa hablando del creciente desarrollo económico; del valor del músculo y del esfuerzo mancomunado órense. Es el Río testimonio triunfal de una naturaleza pujante en riquezas, que ha logrado cimentar la existencia de un progreso en ascensión permanente. Pasaje con su Río, ha cautivado y retenido al visitante, porque además de que le ha ofrecido su campiña y tibieza de sus aguas por todas partes de la llanura, también le ha extendido el sabor exquisito de la fruta fresca tropical que viaja a los mercados de ultramar. Solamente se hace necesario alzar las manos para aprisionar el fruto que permanece en fundas de oro, matizando la armonía verde de los bananales que se pierden de vista. Ismael Pérez Pazmiño, Alejandro Campoverde Andrade y otros poetas de sensibilidad delicada, en forma luminosa, han venido entregando sus ofrendas líricas a la Ciudad de Pasaje y su Río, cristalizadas en las iridiscencias y armonías de floridos versos, que reposan como vendimias de abundancia y fraternidad en los archivos intelectuales orenses, constituyendo el patrimonio estético y afectivo de nuestra Provincia de El Oro.

REDENCIÓN Y PROBLEMA: EL RÍO JUBONES:- Al iniciar su nacimiento en el páramo de Tinajillas, toma el nombre de río León, porque los historiadores apuntan que en ese lugar tenían sus cubiles el puma o leopardo, manteniendo un dominio absoluto de temores y garras en todas estas yermas soledades, para no permitir las incursiones que podrían intentar llegar a sus predios. Al bajar por la pendiente y a través de los páramos de Silván y Alpachaca, luego de descender de las alturas de Paquishapa y Moriré, va aumentando su caudal con numerosas vertientes hasta tomar el nombre de río Nabón, que unido al Saraguro y al confluir con el Rircay toma el nombre de JUBONES, en un Sitio erigido en caserío y que se bautiza con su nombre. González Suárez anota que el nombre de Jubones responde al suceso que les ocurrió a los conquistadores al atravesar este río, el mismo que les arrebató una carga en donde llevaban "jubones', que eran prendas de vestir en forma de chaqueta de los militares de la Conquista. Desde entonces, los conquistadores llamaron a este río con el nombre de JUBONES. TAMAL-AYCHA era el nombre que el río Jubones tenía en la lengua de los Cañaris, y que quiere decir: el COMEDOR DE HOMBRES. Este nombre aborigen se mantuvo a través de la tribu Cañari, hasta cuando llegaron los españoles que lo llamaron Jubones, a raíz de la pérdida que sufrieron en sus caudales enfurecidos. Desde la confluencia arriba indicada el Jubones recibe por la margen derecha al 4'San Francisco y Mollepongo o Mollepungo, los de mayor caudal, a más de otros menores como el Minas, Vivar, Galayacu, Mollepongo o Mollepungo. Por la margen izquierda a los ríos: Uchucay, Cuni o Porotillo, Quera y Casacay. Entre la desembocadura de los ríos Quera y Casacay se encuentra una especie de tola sobre las orillas del Jubones, en el lugar denominado PITAVIÑA o PITAHUIÑA como llaman algunos otros historiadores. Los geólogos suponen que este promontorio existente en la actualidad, son ruinas de una antigua fortaleza, que Wolf la considera como la última avanzada de los Cañaris contra los pueblos costeños. Es decir, que desde aquí se mantuvo el Gobierno de los Cañaris para dominar las provincias adyacentes. Pitaviña está a 250 metros de altura sobre el nivel del mar, a cuarenta kilómetros de Machala y a 10 kilómetros de la ciudad de Pasaje. Cerca de esta fortaleza los historiadores Juan de Velasco. González Suárez, Teodoro Wolf, Julio Matovelle, con ligeras discrepancias en cuanto al lugar preciso en el marco del Valle de Yunguilla, han asegurado la existencia de ruinas de una ciudad incásica, que se ha comprobado corresponder a la discutida Ciudad Incásica de TOMEBAMBA. Pero lo más importante es la opinión que han hecho algunos historiadores, manifestando que en este lugar nació HUAYNA CAPAC, el célebre Inca hijo del formidable guerrero Tupac Yupanqui, como ha comentado el escritor nacional Benjamín Carrión. A unos veinte kilómetros más abajo de Pitaviña, comienzan las llanuras de Pasaje y Machala, por donde ha corrido con anarquizante cauce el río Jubones, que tantos perjuicios económicos ha causado a los Cantones de Machala y Pasaje. El río Jubones al llegar a las llanuras litoralenses, se arrastra manso, huidizo y transparente. El viajero es capaz de mirar hasta los guijarros y arenillas un tanto brillantes de su fondo, durante el verano; mientras en invierno es agitado, amenazante y turbión devastador, con aguas rugientes que descienden estrepitosamente desde las alturas andinas, arrastrando todo lo que encuentra a su paso hasta llegar a los umbrales marinos, para dominar en su inmensidad su furia milenaria incontrolada. Por el número de ríos que van a desaguar en el Jubones, este río va adquiriendo en el transcurso de su recorrido un respetable caudal de aguas, y si a esto se añade el descenso violento con que va bajando a la llanura, con una corriente de sismo, cargada de materia: les deleznables de su cauce rocoso, es fácil comprender que a través de los siglos, ha sido siempre el río fantasma, que ha aterrorizado a las poblaciones de Machala y Pasaje, durante las épocas de invierno. La rebeldía salvaje de sus aguas, desatadas con furia en las llanuras, ha dejado el tatuaje de indelebles huellas, hechos al empuje indomable de sus energías incontroladas. Manuel de Jesús Andrade manifiesta que el río Jubones desciende, juntamente con sus numerosos tributarios, desde una altura cerca de 4.000 metros, desde donde se precipitan sus aguas en caídas violentas, cruzando en su curso medio por terrenos abruptos y de rocas movedizas. Al aproximarse a su curso inferior, el río imprime mayor energía y fuerza en su corriente, que no la tiene ningún otro río del Ecuador. Por estas razones, el poder de mil caballos de fuerza acumulados en el seno hirviente de su impetuosa corriente y por el hecho de que atraviesa, generalmente, por terrenos suaves, propensos ai constante desgaste, debido a la acción de las aguas y de los vientos, se hace incontrolable sus desates en los inviernos.


La generosidad de la tierra pródiga pasajeña, ha permitido el desarrollo abundante de numerosas plantaciones de banano, que conforman la base de un fuerte renglón económico de divisas para el Cantón y la Provincia.




La elevación que se yergue sobre la mesa amplia de la llanura pasajera y que perteneció al territorio Cantonal de Machala en el siglo pasado, llamada "LOMA PELADA', se presenta como un hermoso balcón mirador, para captar todos los horizontes de la gran llanura litoralense, que se extiende hacia el infinito, hasta las líneas que se incendian como llamas allá en los términos del mar en dirección al Golfo de Jambelí. La industria turística puede aprovechar este bello y extraordinario balcón que nos dejaron los CAÑARIS, para hacer un lugar de distracción, con el clima sedante para la rehabilitación del cuerpo y del alma. Así como puede tornarse en él mirador más cotiza do de la zona, porque además del abrazo cordial de esta naturaleza vestida de verde seda banano, tendría la hospitalidad cariñosa y fraternal de un confortable Hotel, piscinas adyacentes y campos deportivos entre los carmines de la llanura nutrida de riego y plantío. Hacia la derecha de la gráfica se aprecia un poco visible el Otero "CERRO DEL GALLO", que está casi al frente del anterior ya nombrado. No han tenido explicación la procedencia de estos dos Oteros, que fueron prefabricados por los Cañaris, en donde, se especula, guardaron tesoros, vasijas y sus muertos. "Loma Pelada" está a la distancia Ce cuatro kilómetros de la ciudad de Pasaje.

LATENTE PELIGRO DEL JUBONES.- Desde hace años atrás, se ha planteado como solución al peligro que ha entrañado la furia del Jubones en la llanura y para salvar al Cantón Machala, como al Pasaje, la necesidad inaplazable del dragado del río. Lamentablemente, según la experiencia que se tiene y las observaciones de los técnicos, ni el dragado es la solución como para disciplinar las aguas de este río dentro de un cauce determinado, debido a que existe una permanente sedimentación que viene desde las partes rocosas del Pachamama, y, aún más arriba, produciendo en la parte baja el consiguiente embancamiento, que ha sido la causa para que las corrientes se precipiten por terrenos que no ofrecen mayor resistencia a lo largo de las extensiones en declive. El río Jubones en su curso medio sigue el rumbo de Oriente a Occidente, y al salir de las montañas próximas al Pasaje, hace un viraje al Sureste acercándose al Pasaje en actitud de acometida violenta a la ciudad; luego gira su curso de Oriente a Occidente, llevando una dirección normal con diferentes inclinaciones. Desde que el río abandona Pasaje, al decir de los antiguos geógrafos, toma el nombre característico de El Rompido, porque se asegura que, durante el siglo XVII o a principios del pasado, este río rompiendo un nuevo cauce después de dejar Pasaje, siguió por otro nuevo. De aquí se origina el nombre de El Rompido, el mismo que ha pasado inadvertido, a pesar de la evidencia de los vestigios del cauce antiguo y la explicación tradicional de que el Jubones se ha desatado como mil serpientes a través de la llanura del litoral de los Cantones de Machala y Pasaje. No obstante, las revelaciones que se han hecho últimamente, están confirmando que el nombre de El Rompido tomó el Jubones, según informa Wolf, al desviar su curso desde Pasaje durante el siglo XVII, no corresponde al nuevo cauce que llevó desde que abandonó su desembocadura por Bajo Alto, durante el año de 1924, sino, propiamente, a otro desvío del Jubones que se realizó en aquel siglo. Tanto más aceptable es esta versión, al tomar en cuenta que el servicio de la línea férrea hasta el Guabo, cuyo ramal fue destruido por el Jubones, se instaló en El Oro a principios de este siglo. Con este nuevo cauce que tomó el Jubones desde Pasaje, asistido por un cortejo grandioso de producción, en plenitud de abundancia, favorecida por su tierra ubérrima, regó campos que antes habían permanecido cubiertos de salitrales y manglares. FURIA SUELTA DEL RIO JUBONES A TRAVES DE LOS CANTONES DE MACHALA Y PASAJE. Wolf apunta que el río Jubones, allá por el año de 1700 desembocaba al sur de Machala en el Estero de Jambelí, según las informaciones de los mapas antiguos y aún de la Carta Geográfica de Villavicencio. Cuando este río corría por estas zonas se asomaba por el Estero Pital, que queda al pie de la ciudad de Santa Rosa, para luego seguir a desembocar en el mar, en los Esteros de las Costas de Payana, formando las Islas de Jambelí con el acarreo incesante de materiales que arrastraba desde las alturas. Indudablemente, la formación geológica de las Islas de Jambelí se hizo a través de muchos siglos, contribuyendo para la misma, el empuje creciente de arena, madera y materiales adyacentes que ha venido realizando el Jubones en forma permanente. Con este mismo acarreo de materiales rocosos que sigue haciendo el Jubones, Wolf ha pronosticado la probabilidad de que, al transcurrir los tiempos, las Islas de Jambelí llegarán a integrarse al Continente, después de empujar las aguas marinas con la sedimentación que trae desde las alturas. Desde que el Jubones desembocaba por el Estero de Jambelí, se ha desplazado por toda la extensión de la llanura que conforman los Cantones de Machala y Pasaje, abriéndose como un abanico al señalar nuevos cauces siguiendo hacia el Norte. El mismo geólogo Wolf, dice que en 1802 el Jubones aparece corriendo muy al Norte de Machala, deduciéndose que el cambio del cauce lo realizó allá por los años en que corría por el pie de Santa Rosa, siguiendo el Estero de Pital para desembocar al mar a través de los Esteros de la Costa de Payana. De aquí se explica claramente el nuevo nombre de El Rompido, porque, efectivamente, se supone que el mencionado río para hacer su giro brusco hacia el norte, en dirección a Bajo Alto, tuvo necesidad de romper todos los obstáculos que se presentaban en el terreno por donde se desplazaba. Aunque las Cartas Geográficas antiguas son tan defectuosas, en las que no se puede apreciar con certeza el antiguo cauce del Jubones, sin embargo, en el mapa de Wolf se comprueba la conjetura de que el Jubones haya pasado por las tembladeras del S. O. del Pasaje y por el río Motuche, para desembocar en el Estero de Guarumal durante el siglo pasado. Probablemente, continúa Wolf, estos cauces no fueron los últimos para el Jubones. Se ha llegado a afirmar que este río, después de dejar el Estero Pital, avanzó por el Estero de Bijagüal al norte de Puerto Pital, luego por los Esteros de Guarumal, Robalo, Caza Camarón, Pilo o Machala, que antiguamente formaba Puerto Pilo, cercano a la ciudad de Machala y a la distancia de tres kilómetros desde el parque central "Juan Montalvo" y a un kilómetro, más o menos, de Puerto Bolívar. Después de Machala ha seguido sus cauces y desembocaduras más al norte de Machala, a través de Puerto Grande, el Estero de Huaylá, próximo a Puerto El Coo, Río Nuevo. La Vela y finalmente para desembocar más al norte de la hacienda de Puerto Grande, por las pampas de Jacho, siguiendo el Canal de Chalacal, en una ensenada que se halla actualmente embancada, por efecto del limo y arenas que han sepultado los bancos de ostiones. Más o menos el río Jubones desemboca a unos siete kilómetros en línea recta hacia el norte de Puerto Bolívar. BAJO ALTO.- El río Jubones después de desembocar por el Estero de Guarumal, al norte de Puerto Pital, siguió por el Estero de Bajo Alto, para desembocar en donde se ha formado el Balneario de su nombre, sobre una hermosa playa, que se abre como un gran escenario con vista al mar. Las aguas siempre agitadas en tumulto, llegan a las playas de este atractivo rincón tonificante y recreativo, muriendo en grandes cordones de espuma a los pies del bello Balneario que hasta 1968 se establecía como una lujosa ciudadela, agrupando a pintorescos chalets y casitas esmeradamente fabricadas de madera, que ofrecían al turista salones y pistas de baile. Durante este año -1968-, la furia del mar con un fuerte oleaje arrebató a las villas y otros servicios que daban expansión y comodidad a los turistas, provocando el éxodo de las familias que tenían sus villas para invernar. Quedaron solamente a las orillas, cuatro palmeras altas, aleteando a los horizontes como mudos testigos de la destrucción del Balneario, que hasta ese año era muy visitado por las familias de Máchala, Pasaje y de otras ciudades, convirtiéndose los fines de semana en una verdadera fiesta de hermandad, con la concurrencia hasta de seis mil turistas. Un grupo de casitas un tanto descuidadas, han quedado hacia dentro de la playa, manteniendo la vida de este rincón, junto a una Escuelita que labora en esa lejanía, haciendo sacrificadamente la formación de los ciudadanos orenses del agro. El nuevo Bajo Alto que se edifica, está dividido por el Estero de su nombre, por donde desembocaba el río Jubones. Sobre el Estero se tiende un esbelto puente de madera con líneas de mangle, que enlaza las dos orillas con una curvatura de lomo de felino. Desde la ciudad de Machala hay 35 kilómetros a este Balneario, a través de una amplia carretera, provista de todas las obras de arte, que va enlazando después de Machala, las poblaciones de El Cambio del Guabo, cabecera parroquial de su nombre, a 10 kilómetros; La Iberia, a 12 kilómetros; Guabo, a 20 kilómetros y otros caseríos hasta llegar a Bajo Alto. Bajo Alto, además de ser una playa atractiva y saludable para el visitante, transportada como una clínica natural para prolongan la vida y mantenerla con vigor en la longevidad; es una mina de riqueza alimenticia por sus mariscos: camarones, concha prieta, almeja, mejillones, corvina, robalo, lisas, etc., etc., que está junto a esa otra riqueza vegetal de cocoteros, madera de mangle y pambil. Hay sin embargo, el pequeño inconveniente de las olas agitadas de su playa y el paso incesante de colonias de algas y palizadas que viene sobre el lomo de las aguas, lo cual, representa un peligro para los bañistas; sumándose a éste, los cubiles de tiburones que merodean constantemente este paradisíaco lugar turístico de Machala. Bajo Alto no solamente ha sido azotado por los fuertes oleajes del mar. Cuando el río Jubones desembocaba por el Estero próximo al Balneario, arrasó sus playas y suprimió par varias ocasiones su incipiente caserío de pescadores. No obstante sus peligros, es un Balneario que atrae por su belleza paisajista, riqueza marisquera y el ambiente yodado con brisas y elementos ambientales que rejuvenecen y prolongan la vida. EL AÑO DEL DESASTRE.- Desde 1700 el Jubones ha recorrido la superficie territorial de dos Cantones: Machala y Pasaje, partiendo desde el río Pital, al Sur de Machala, que sirve de límites con el Cantón Santa Rosa hacia el Suroeste. Con una continua acción sedimentaria el río de nuestro estudio, se ha desbordado a través de la llanura de los dos Cantones, arrasando valiosas haciendas ribereñas y poniendo en peligro a las poblaciones próximas, debido a que su cauce ha sido inestable por el embancamiento sucesivo que ha experimentado, con el empuje de toneladas de arena y otros materiales rocosos, arrastrados desde las alturas y rocas deleznables con el Pachamama.


Balneario LA COCHA, a la distancia de 12 kilómetros de la ciudad de Pasaje. Este Balneario está formado por el Río Casacay y se sitúa a pocos metros de la población de su nombre y hacia la orilla izquierda del Río Jubones. El Río Casacay pasa por el centro de la población de Casacay a desembocar en el Jubones. De este Río se provee agua para Pasaje, Buenavista y La Peaña. Años atrás, proveía agua a Machala. A lo largo del Sitio y población de Casacay, los investigadores han afirmado la existencia de una millonaria riqueza arqueológica y un depósito considerable de metales preciosos, enterrados por los Incas y Cañaris, al saber la muerte de Atahualpa.


BALNEARIO "SAN LUIS", en el Sitio WIZHO, junto a la Carretera Cuenca-Machala y hacia la margen izquierda del Río Jubones, a siete kilómetros de la Ciudad de Pasaje.

	Sin embargo de los grandes perjuicios que ha ocasionado el río Jubones, a través de dos siglos de haber recorrido con rabiosas crecientes, las zonas por donde ha seguido su curso las ha convertido en una verdadera Amazonía, porque sus aguas siempre agitadas en impetuosos desbordamientos, han movido el terreno de las playas, dejando el material acamado en suspensión desde las cordilleras, (formándose, por consiguiente, feraces vegas, donde han verdegueado exuberantes plantíos anuales y perennes, que han enriquecido la vida de las poblaciones. Generalmente, los terrenos por donde ha atravesado el Jubones han sido arenosos y ricos en tierra vegetal, aptos para el desarrollo de una agricultura con grandes rendimientos económicos para los pueblos de Machala y (Pasaje.

Es realmente estimulante al contemplar la fecundidad que sigue al Jubones, con playas bien cultivadas de árboles frutales, bananeras, cañaduzales, cafetales y cacaotales, que han dado al hombre de estas comarcas una vida abundante, rica en paz y honra y dignificada por el trabajo creador de la riqueza provincial. Con laderas de franciscana vegetación; de extensos bosques de caucho en estado silvestre, de palma real que es la reina de nuestras montañas; de pambilares para las construcciones de las casitas campestres; palmas pequeñas de calidad africana, de tronco pequeño, robusto y de follaje parecido al de las chontas; chontas y chontillales; cadí, paja toquilla, alisares y maderas útiles en general. Plantas de la variedad de las euforbiáceas, malváceas, ciruelos y jobos que se emplea paira cercas vivas. Bosques recamados de musgos y tejidos de bejucos y lianas. Entre esta naturaleza viven aves de rapiña que junto con los cuadrúpedos de la familia canina, como el zorro, cuzumbos, cuchucho, y la felina como el puma, tigrillo, hacen un lugar temido para los hombres y animales domésticos. Hay también en medio de esta naturaleza, poseída de fauna abundante, una infinita alegría de sus aves, con sus cantos armoniosos y artísticos tocados de arco iris en sus plumajes. Aunque la gritería disonante de los loros y periquitos, a veces, ponen un acento de melancolía en el espíritu del que irrumpe esta vegetación, hasta causar aburrimiento; la alegría, en otros trechos, no se halla ausente y parece que corre danzando a sus orillas, vestida de luz, de colores y gorjeos y humeantes jaculatorias, en medio de una especie de paraíso de eterna fisonomía tropical, que está codiciosamente incrementando el oro verde que ha labrado la prosperidad y riqueza de la Provincia de El Oro. PAGINAS DE DESTRUCCION ESCRITAS POR EL RIO JUBONES.- En esta forma el Jubones ha recorrido por una serie de cauces, haciendo de las pampas de Pasaje y Machala, una gigantesca página, en donde ha escrito sentencias de muerte para el agro y las poblaciones, cuando sus aguas se han desbordado con estrepitosas corrientes turbias desde las alturas andinas en tiempo de invierno. La prueba evidente de la batalla que ha librado el Jubones con los elementos de su misma naturaleza, se observa en las pampas que se extienden entre Machala y Pasaje, Guabo y Buenavista, en donde se encuentran huellas antiguas de cauces secos, gran cantidad de arena muerta, cascajo y materiales rocosos arrastrados por crecientes furiosas e incontenibles. Wolf llega a decir que el Jubones tenía dos bocas al mismo tiempo, o sea, dos desembocaduras en el mar. La actual de El Rompido que siguió al norte de Machala, y la antigua que desembocaba por el Estero de Guarumal. En esta parte, el sabio geólogo está muy de acuerdo con la tesis sustentada por A. Baleato, publicada en 1820, según la cual, el Jubones tiene dos brazos y dos desembocaduras, que se dividió después de pasar el pueblito de Yúlug. Él un brazo que se dirigía al norte y formaba el río Jumar o de Máchala, desembocaba en la costa de la población; y el otro brazo que se dirigía hacia el Sur desembocaba en los Esteros de Papaya, siguiendo por el actual Estero de Santa Rosa o Pital. A. Baleato dice lo siguiente al respecto: "En el límite austral de la Provincia está el río de la Sabanilla o del Jubones, que baja al distrito de Cuenca, y pasando por el pueblo de Yúlug, a poca distancia se divide en dos brazos: el del norte forma el río Jumar o de Machala, que desagua en la costa de este nombre; y el del sur es el río de Sabanilla que desemboca por el Salto de Túmbez, en los Esteros de la costa de Payana". Cuando el Jubones abrió su cauce para desembocar en la costa de Puerto Grande, interpuso su caudal de aguas entre Machala y el Guabo, amagando de muerte a ambas poblaciones. Fue entonces que se originó con este desbordamiento en la parte occidental, el río San Francisco que avanzó a bañar la zona noroeste de la Capital Orense, hasta obligar a sus habitantes a desbaratar sus casas, dice Manuel de Jesús Andrade. El nombre de San Francisco que se dio a este brazo del Jubones, se debió a que Don Francisco Serrano, trabajó el desvío del río frente a la hacienda de Santa Rita, constituyéndose el llamado río San Francisco, que incursionó como un gran lago entre Machala y el Guabo, a costa de muchas haciendas, que fueron arrasadas y suprimidas por el eterno devastador de riquezas agrarias. El río Jubones después de correr por el ¡río de Pital, siguió al Guabo pasando por esta población y desembocando en Bajo Alto, pueblito muchas veces desaparecido como ya hemos apuntado, a causa de las acometidas del mar y del mismo río Jubones. HASTA 1925 EL JUBONES FORMABA UN PUERTO ACTIVO AL PASAR POR EL GUABO.- Desde la Bocatoma se dirige al norte el cauce antiguo del río Jubones, y aún están las huellas destacadas en las orillas del cauce ya seco, que va pasando por los pequeños caseríos de Santa Rita, La Playa, Costa Rica, Santa Gertrudys, el Guabo, La Loma, Santo Domingo, San Carlos, San Francisco, La Victoria, Santa Cruz, Dos Bocas, La Maravilla, Bocana, El Palmar, San Pablo, hasta el lado del pueblito de Bajo Alto. En esos tiempos el río llegaba hasta la población del Guabo y constituyó un Puerto que se llamaba PUERTO DEL GUABO, ya que en esa orilla existía un gigante árbol de guabo, que servía para asegurar a las pequeñas embarcaciones que acoderaban en este pequeño Puerto. En ese tiempo había un ramal de la línea férrea que llegaba hasta el Guabo, partiendo desde el antiguo caserío llamado CAMBIO DEL GUABO, hoy cabecera parroquial de su mismo nombre. Este ramal fue destruido por el cambio del curso del río Jubones en el año de 1925, según afirman los conocedores y habitantes de esta zona. El cambio del Guabo era el partidero de la línea férrea, desde donde se dividía en dos ramales, dirigiéndose el uno al Guabo, y el otro, a Pasaje. LA FURIA DEL JUBONES SIGUE EN PIE.- Durante el año de 1973 el Jubones, debido al desate de sus crecientes en la época invernal, realizó un desvío frente al Pasaje, arrasando enormes plantaciones de banano que orillaban su cauce. En ese año, los agricultores sufrieron grandes pérdidas en sus cultivos y animales. No es aventurado predecir que en los próximos años, antes de que se concrete el Proyecto Jubones, este río de una sorpresa inesperada al hacer algún cambio brusco en su cauce. Durante siglo y medio el Jubones lleva ya cinco cambios de curso y desembocadura. Conforme hemos anotado en páginas anteriores, el Jubones ha devastado la zona costanera órense, llevándose fortunas bien cimentadas, que costaron una labor honrosa y ejemplar por el trabajo de muchos años, dentro de las faenas agrícolas orenses. Las llegadas turbulentas e incontenibles del río, dejaron en la miseria a los agricultores más encariñados a la tierra y hasta provocó el éxodo de los mismos, a otros lugares y provincias, en busca de acogida a sus habituales preocupaciones de trabajo. Los años que más ha arrasado a los campos cultivados orenses han sido desde 1922 a 1925, hablando de este siglo, pero con mayor volumen de destrucción se había presentado en el siglo pasado, según las narraciones históricas. No obstante, los peligros y ruinas causadas, el Jubones, en los últimos años, ha sido el río que ha restaurado la riqueza agraria de El Oro, con el emporio del banano que se ha extendido a los tres cantones litoralenses; fruta que ha sido acogida por los exportadores y bien cotizada en los países del exterior. PAISAJES QUE FORMA EL JUBONES.- En tiempos en que el Jubones corre tranquilo en su curso, se presenta como una niña quinceañera, con una belleza caudalosa, riente y bucólica; desplazándose, de trecho en trecho, un tanto turbión y medroso bajo las frondas que se cargan de lloviznas ligeras. Frente a la ciudad de Pasaje el no pasa oneciendo aguas mansas y claras, repartiendo sus caudales en canales primos: Pasaje-Machala-Corralitos, el uno; Pasaje-Guabo-Barbones, el otro, desde donde se ramifican como serpientes, numerosos canales secundarios, que dan a les campos adyacentes, bocanadas de riego permanente, convirtiendo las múltiples propiedades agrícolas, antaño manifestadas como yermas, resecas y sin valor, hoy tornadas, por la caricia mimosa del agua de este gran río órense, en tierras de codicia porque guardan en su seno el tesoro de las mejores fructificaciones del Ecuador. Pero el bello y caudaloso río que hemos apuntado en sus momentos de reposo, diríamos, durante el verano, se torna negro y espumoso, como si fuera una fiera que baja desde los páramos, trayendo sobre su lomo bloques de tierras arrancadas con la furia de su desate. El lamento de las vecindades que miran el desastre, solamente tiene que conformarse mirando la tragedia, porque cor masas informes de tierras movedizas orilleras, vienen las humildes chocitas montubias cubiertas de bijao y su desgracia hermanada con las matitas de plátano. Apenas las familias montubias tienen lugar para ponerse a salvo en la pequeña piragua, que está siempre a la mano como el machete. La avalancha nocturna, especialmente, a más de haber cargado sus menesteres de labor diaria, su choza, también arrebata en su hora pavorosa a sus miembros íntimos de la familia, porque el turbión arrollador, que desde su cuna paramera se desbordó sobre la llanura costera, no dio tiempo para recoger ni a sus tiernos familiares. Con sus desbordes sus aguas salieron de madre y llevaron en una especie de locura sin camisa de fuerza, todo lo que encontraba a su paso: plantaciones de cacao, platanales, árboles gigantescos y vidas humanas. PUEBLOS DEL JUBONES SE TRANSFORMABAN EN UNA VENEClA.- El suceso trágico de los desbordes del Jubones, hacían amanecer a los pueblitos que orillaban su cauce como una Venecia, en donde la canoíta trabajada de balsa hacía el transporte de los damnificados que buscaban víveres, la protección de un alero provisional y deseos de reanudar sus trabajos agrícolas, para hacer un balance de las pérdidas. El flagelo pintaba en todos los rostros, que habían permanecido en vigilia y asustados, huellas de una aguda monotonía del vivir, con tristezas arraigadas y casi de desesperación, al pensar de que tenían que volver a afrontar ese trágico vivir agrario aldeano. PASAJE EN LAS GUERRAS DE LA INDEPENDENCIA.- Durante el año de las guerras de la Independencia, Pasaje fue escogido como Cuartel General de las tropas de los libertadores. La Historia dice que al llegar a esta Plaza el General Antonio José de Sucre, para seguir hacia adelante hasta culminar su jornada histórica y gloriosa con la Batalla de Pichincha, exclamó con admiración al contemplar la belleza de lo que hoy es la ciudad. Sus expresiones: "Oh, bello paisaje" al mirar a la población rodeada de huertos y su caudaloso río Jubones, ha calado muy hondo en el sentimiento órense, al haber coincidido con la emoción de Sucre, porque realmente la Ciudad de Pasaje es la Ciudad Soberana del Paisaje Austral. El Mariscal de Ayacucho, jerarquía que la alcanzó años más tarde en los campos del honor, después de salir de Pasaje llegó a "Uzhaplaya", la segunda ubicación de la población, y allí se hospedó en la casa de don Gabino Serrano, abuelo de don Andrés Corsino García, el primer Jefe Político del Cantón. Sucre demoró algunos días en este sitio hasta concentrar sus tropas y organizar la marcha hacia el interior de lo que hoy es el Ecuador, con las tropas libertadoras, que el 24 de Mayo de 1822 sellaron la independencia con la victoria de Pichincha. PASAJE EN EL AÑO DE 1919.- En este año el Gobierno del Ecuador presidido por el General Eloy Alfaro, se apresta para defender las fronteras patrias, amenazadas por los enemigos del Sur, que desconoció el fallo arbitral que iba a dar el Rey de España sobre el diferendo limítrofe entre los dos países. El General Eloy Alfaro, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, estableció en la ciudad de Pasaje su Cuartel General. En esta ciudad órense, el Líder revolucionario de la causa liberal radical, concentraba a sus tropas y las arengaba con valentía de héroe para despacharlas hacia la frontera. La oportuna mediación de los países amigos, suspendió el peligro de una guerra fratricida entre el Perú y el Ecuador, en donde el Perú hubiera perdido y él Ecuador retenido en sus páginas de Historia Patria, una jornada más, triunfal y gloriosa, como la de Pichincha. PASAJE EN LAS REVOLUCIONES DE -1912 a 1916- Durante las épocas revolucionarias de 1912 a 1916, Pasaje fue el lugar de concentración de las tropas que se levantaron en acción de armas. Dos destacados liberales Alberto Cruz Murillo y Daniel Rodas Cuervo, que habían permanecido ligados ideológicamente y en las filas del General Manuel Serrano, bárbaramente sacrificado en Quito, iniciaron una fuerte oposición al Gobierno del General Leónidas Plaza Gutiérrez, recrudeciendo con este motivo las rivalidades políticas y la indignación de los vengadores de los asesinatos de Quito. La ciudad de Pasaje fue el Cuartel General, en donde se concentraron los patriotas para retar a los enemigos en los campos del honor.


Un sector de la Feria Mundial del Banano que se celebra en Machala el 24 de Septiembre. Los racimos de la presente gráfica simbolizan la pujante economía de los agricultores de esta fruta.







Dos hermosos y corpulentos racimos de banano, calificados en la VI y VII FERIA MUNDIAL DEL BANANO, como los mejores ejemplares entre los concursantes. Recibieron el Primer Premio, consagrando el éxito de los grandes productores del banano en El Oro.


Con el oro verde que nos enseña esta página se engalana el Certamen de la Feria Mundial del Banano, que se celebra en la Ciudad de Machala, el 24 de Septiembre, la hermosa Capital Orense, una de las más ricas y laboriosas de nuestra Patria. PASAJE EN EL ACIAGO AÑO DEL 41.- El 3 de Agosto de 1941, a las cuatro de la tarde, las fuerzas peruanas ocuparon la ciudad de Pasaje. El temor que dominaba a los invasores al irrupcionar la Ciudad de José Ochoa León, Tomás Larrea, les llevó a avanzar disparando contra todas las casas y la arboleda que rodeaba a la población, aduciendo la presencia de franco-tiradores de nuestra parte. Las frondosas huertas de cacao que hacen marco a la ciudad, se vieron acometidas por las ráfagas de los cobardes invasores, produciéndose una verdadera lluvia de hojas y frutos aún tiernos. El mal recordado Coronel Rodríguez que huyó en derrota desde Arenillas, donde estaba el Cuartel General, había llegado también a Pasaje, alojándose en casa de unos alemanes, que se hacían pasar como científicos, dice Rodrigo Chávez González, los que respondían a los nombres de Paulik y Spellman. Estos seudos científicos de convicciones nazistas, resultaron ser espías del Perú, quienes con premeditado fin, ofrecieron al fugitivo Comando Ecuatoriano, toda clase de apoyo y comodidad para su estadía. Esta fue una de las gran-des equivocaciones de nuestro militar Coronel Rodríguez, quien en sus horas de confusión y aturdimiento que le imponía su derrota, se entregó como un ingenuo a los enemigos, dándoles todos los datos de su Comando: número de defensores en la ciudad y la posición que ocupaban cada uno de ellos. Con estos datos que obtuvieron los peruanos, por intermedio de sus espías, las tropas peruanas al entrar al Pasaje, fustigaron duramente a los Oficiales ecuatorianos, tratando de hacerlos prisioneros. Ante esta situación inesperada y peligrosa, el Coronel Rodríguez y sus Oficiales, huyeron precipitadamente por entre las huertas de cacao con dirección a la ribera opuesta del Jubones, y desde aquí, continuaron en retirada hacia Cuenca. En esta forma, al dejar en completo abandono a las ciudades costaneras de El Oro, los encargados de defenderla y asistirla hasta el último momento, como era el Jefe de Operaciones Coronel Rodríguez, Oficiales y tropa, que fueron los que huyeron adelantándose a la población civil, los habitantes quedaron abandonados. Las provisiones para los combatientes de la frontera, quedaron embodegadas en Santa Rosa, así como en Puerto Bolívar quedó abandonado un convoy de carros del ferrocarril, con una fuerte dotación de armamento, que había sido enviado para reforzar los destacamentos fronterizos, juntamente con más víveres y medicinas. Es digno consignar la actuación valiente, de profundo humanitarismo y cariño a la ciudad de Pasaje, por parte del Dr. Humberto González Peralta, dice Rodrigo Chávez González, quien al tener conocimiento que se acercaban los peruanos a la ciudad, se apresuró sacar del hospital el material quirúrgico de la Sala de Cirugía y trasladarlo al otro lado del río Jubones, para luego llevarlo al Guabo y Tenguel con destino a Guayaquil, a bordo del vapor "Bolívar". EL HISTORICO "POROTILLO" DE PASAJE.- El nombre de Porotillo, ha sido dignamente escrito en las páginas de la Historia Patria. En sus campos estratégicos, un grupo de valientes ecuatorianos enviados desde Cuenca por el Teniente Coronel Albán Borja, supieron castigar con justicia la afrenta que habían sufrido los ecuatorianos en esos funestos días de la invasión peruana. Treinta Oficiales de la Caballería peruana, fueron liquidados casi en su totalidad, cuando exploraban el terreno, pretendiendo llegar hasta Uzhcurrumi, para determinar el avance de sus tropas de caballería, que según declaraciones de los mismos peruanos, debían entrar a Cuenca al amanecer del 15 de Agosto de 1941. Uzhcurrumi está situado hacia la parte nororiental del Cantón Pasaje y a la distancia de 35 kilómetros de la ciudad cabecera cantonal. El puente de Uzhcurrumi que oprime como un collar la garganta del río Jubones en ese sitio, era el punto clave para la invasión peruana del 41. En este histórico lugar el río pasa profundo y estrechamente a través de un cauce enclavado al pie de las montañas rocosas, que descienden desde el pie del valle de Yunguilla. Apenas son rumorosas sus aguas y el tránsito por ese lugar, en donde se ha tendido el puente, es temeroso que provoca la psicosis de una especie de persecución, con la idea de maleantes y asaltadores. Hasta esa especie de "nudo" que forma el puente de Uzhcurrumi, la laboriosidad órense ha poblado con caseríos dinámicos en actividades agrícolas y comerciales, formando una magnífica población que lleva este nombre, UZHCURRUMI, que, a la ve27 es cabecera de esta parroquia pasajeña. El Escuadrón peruano "Veintiocho de Julio' avanzaba por los desfiladeros de Porotillo, en la seguridad de seguir hasta la Provincia del Azuay. Los invasores estaban plenamente convencidos de que el Ecuador se hallaba en derrota, incapaz para hacer el último esfuerzo y frenar la codicia febril de los agresores. Nuestros soldados, a pesar de la traición del Gobierno, se mantenían a la altura de su sagrado deber, velando la imagen de la Patria hasta el último momento, desde los lugares señalados por los invasores, en complicidad con las Naciones Mediadoras. Nuestros soldados se habían ubicado estratégicamente, en las alturas de ambos lados del río Jubones, por donde obligadamente tenían que pasar los peruanos. Los sitios de ubicación de nuestro ejército, vigilaban un sendero muy estrecho, encajonado y pendiente, que apenas se podía divisar un gran abismo profundo, que se abría a los pies, hacia el cauce del Jubones, no sin antes sentir un escalofriante vértigo al mirar su arcanidad oscura. Un relato publicado en una de las Revistas de la Provincia de El Oro intitulada "Fronteras de mi Patria", por el Comité Femenino "PRO HEROES DEL 41 EN POROTILLOS", hace constar que la Batalla de Porotillo se llevó el 11 de Septiembre de 1941. De acuerdo con este relato histórico los Sitios Porotillo y La Unión, estaban al mando del Mayor Miguel Ángel Estrella Arévalo, con la obligación de defender estos dos puntos, que se tienden a través de la carretera


En la gráfica se aprecia dos enfoques del lente del artista: de la parte superior se captan la cúpula y las dos hermosas torres de la Iglesia Matriz de Pasaje; la inferior es una vista panorámica parcial de la Calle Diez de Agosto, arteria central de la zona comercial más intensa y dinámica de las transacciones comerciales de la ciudad.


PASAJE, es la Ciudad acogedora por excelencia, porque en su regazo de ardiente hospitalidad; de apacible sencillez y cordialidad, retiene calor familiar. Conserva la Ciudad paisajista, las magníficas tradiciones de exquisita cultura y gentileza, como normas invariables que le han permitido aceptar, sin restricciones sociales, muchas corrientes foráneas, especialmente morlacas, con amplia generosidad y amistad colectiva. Es la Ciudad sembradora de Historia, porque en su tierra antes que sembrar cacao y banano, cultivó semilleros de hazañas históricas. En sus tierras casi siempre devastadas por él Río Jubones, se hizo el milagro de la fructificación de sus pueblos. Creó energías con los contrastes primorosos de sus campos, llenos de caprichos y emociones de belleza natural, que se reflejan cristalinamente en las pupilas de su gran Río Jubones, incesante en su carrera hacia el mar, cuyas orillas está adornado por diademas de bosques, bananeras y cacaotales. Ciudad turista, porque está haciendo conciencia, con la pujante riqueza y belleza paisajista, la verdadera promoción de su suelo, con el aumento del número de visitantes que llegan afanosos a sus lares para conocerla. Con esta actividad turística y creciente movimiento comercial-agrícola, derivado de su finura espiritual y la generosidad de su tierra, ha vitalizado un fuerte-renglón económico y de bienestar social, eminentemente democrático, porque estimula el aumento de la producción y Mega en forma halagadora a todos los bolsillos. Así vive PASAJE, febril en el camino de sus conquistas, al ritmo de un presente inquieto y con rumbo hacia la prosperidad, meditando seriamente en sus problemas sociales, porque tiene corazón sensible, piedad y filantropía perdurable, como su mismo Templo que se levanta airoso y gallardo en medio de la hermosa y bella Ciudad pasajeña.

	Girón-Pasaje, (que propiamente debía llamarse, dicen, CUENCA- PASAJE-MACHALA).

El día 11 de Septiembre el Mayor Estrella Arévalo, anota el relato, tiene aviso de que un grupo de soldados peruanos sin respetar la Zona Desmilitarizada, irrumpieron por ésta con la determinación de atravesar estos dos puntos peligrosos: La Unión y Porotillo, y luego llegar hacia el puente de Uzhcurrumi, punto clave para penetrar en forma libre y sin dificultades a Cuenca, ya por sus carreteras a Loja. Continúa el relato, manifestando que de inmediato el Mayor Estrella Arévalo despachó dos pequeñas fracciones de avanzada a LA UNION, con la orden de que les dejaran pasar adelante y le comuniquen la hora que los peruanos acabaran de cruzar por ese lugar de La Unión. Los grupos de avanzada también tenían la consigna de que, una vez de que los peruanos pasen ^a Unión, corten la retirada, es decir, se enfrente en caso de regresar los peruanos ante la suposición de un posible peligro para ellos. Mientras tanto, el Mayor Estrella Arévalo prepara a sus tropas para el enfrentamiento a los enemigos en un lugar estratégico que era, precisamente, Porotillo. Casi de inmediato el Mayor Estrella Arévalo recibe aviso de que los peruanos habían pasado el caserío La Unión y avanzaban hasta el río Cune, que cruza Porotillo y desemboca en el Jubones. Tiene conocimiento el Mayor Estrella Arévalo que los peruanos eran en número de 66 y estaban al mando del Capitán Noboa Cava, perfectamente armados y con dotaciones suficientes para un combate reñido. Al comenzar los invasores a vadear el río Cune y cuando eran las once y veinte minutos de la mañana, suena un disparo hecho por el Teniente Ángel Zurita, que era la señal de ataque. Los soldados ecuatorianos, desde sus estratégicas posiciones se lanzan sorpresivamente con el fuego de sus fusiles sobre los invasores, llegando hasta liquidarlos, con la pasión de un heroísmo heredado de Pórtete de Tarqui, cuando Sucre derrotó a los peruanos en su lucha por llegar hasta Cuenca al mando de La Mar. De los 66 soldados peruanos solamente se salvó uno que se lanzó al río Jubones y salió milagrosamente luchando con las aguas de este río y, fue el que, posteriormente contó a los invasores la destrucción completa que sufrió la tropa peruana. Un Sargento peruano, se supo posteriormente, llamado Tapia Díaz, fue hecho prisionero. En esta forma heroica y ejemplar, como excepción del ejército ecuatoriano, el Mayor Estrella Arévalo cumplió con su sagrado deber, al defender con profundo cariño a su Patria, poniendo relevantes conocimientos estratégicos al señalar el lugar clave y medular al que aspiraba posesionarse el ejército peruano. La soldadesca peruana contaba con grandes efectivos en su ejército que permanecía en la ciudad de Pasaje. En el pintoresco caserío de Casacay había dos batallones y en Pasaje, en forma escalonada, los peruanos mantenían 14.000 soldados enemigos. TEMOR Y COBARDIA DE LOS PERUANOS.- El castigo que recibieron los peruanos en Porotillo fue ejemplar. El Mayor Estrella Arévalo, pundonoroso militar que sintió en carne viva el golpe del infortunio, recibido por nuestra Patria en sus fronteras, se vengó la vergüenza que habían sufrido, entregando sangre ecuatoriana en el histórico Porotillo para hacer respetar los linderos patrios y anestesiar, por lo pronto, el doloroso ultraje que habían recibido nuestras poblaciones fronterizas. Con la derrota de los peruanos el pánico cundió en las filas de los invasores, hasta el extremo de que tres Escuadrones de Caballería y un Escuadrón de Infantería de Casacay, peruanos, se negaron completamente a enfrentarse con los ecuatorianos, y abandonaron a su Jefe el Teniente Coronel Hernán López, de quien se asegura que en sus momentos de desesperación e impotencia se suicidó con su misma pistola. Otra versión, manifiesta que, uno de los 700 soldados coman-dados por López, cuando éste trataba de imponerse y obtener obediencia a sus órdenes, lo mató. IRONICO HEROISMO DE LOS PERUANOS.- El suicidio y la muerte que se daban entre ellos en los angustiosos casos de su derrota, como la de Porotillo, fue el "heroísmo de los peruanos". La Historia peruana que la han escrito falseando la verdad y desfigurando los valores humanos, no tiene nada de qué vanagloriarse. Su acción agresora en el 41, fue de violencias, traición por parte de nuestro Gobierno y cínico engaño, como la burla que hicieron a la tregua del 31 de Julio del 41. En tanto que el Ecuador sí tiene páginas gloriosas en su Historia y en los trágicos sucesos de la invasión peruana del 41. El mismo ejército peruano ha admirado el heroísmo del soldado ecuatoriano. Allí está escrito con caracteres de gloria el heroísmo del Teniente Hugo Ortiz, del Teniente Galo Molina, del Mayor Vega Dávila, del Capitán Rafael Moran Valverde, el héroe del combate de Jambelí. RECORDEMOS A UZHCURRUMI.- A esa subtropical población de Uzhcurrumi como al puente que se tiende sobre el majestuoso Jubones, hay que recordar con cariño, por ser el lugar estratégico que nos brindó la naturaleza a los ecuatorianos, para que nos defendamos de nuestros enemigos del Sur. El Mayor Estrella Arévalo supo descubrir a Uzhcurrumi para protegernos y contener allí a los agresores, y antes de que llegaran a esta garganta liquidarlos. De haber cruzado los invasores el histórico Uzhcurrumi e invadido el Azuay, el Protocolo de Río de Janeiro acaso ni siquiera hubiera contenido cláusulas de concesiones del Ecuador, sino capitulaciones a -la tierra de nuestros antepasados, porque los futuros acontecimientos hubieran cambiado completamente al seguir los peruanos hacia el Azuay y Loja. EPOPEYA ECUATORIANA: EL COMBATE DE "POROTILLO".- El 11 de Septiembre del 41, figura en la Historia de nuestra Patria, como una fecha heroica del Ejército Ecuatoriano, que se forjó, con caracteres novelescos, bajo la hermosa insignia sagrada de nuestro Pabellón Nacional. Allí en ese filo de las breñas que se sitúa en el descenso de los ríos Cune-Jubones, denominado POROTILLO, fue duramente castigado el ejército peruano y destruido casi en su totalidad, al tratar de avanzar para seguir hollando nuestro territorio. En esos días la ciudad de Pasaje se había convertido en Cuartel General de los peruanos, porque se encontraban más de 14.000 soldados de todas las armas, con la pretensión de incursionar por el puente de Uzhcurrumi-Santa Isabel, hacia Cuenca y luego toda su Provincia hasta prolongarse a Loja. El Mayor Miguel Ángel Estrella Arévalo, Comandante de la Guarnición, estaba acompañado del Capitán Julio Cabrera Vega, de los Oficiales Capitán Mogrovejo y Capitán Nelson Chiriboga, Teniente Jorge Gortaire y Teniente Ángel Zurita, así como de otros defensores.





CIUDAD DE PASAJE.- La Ciudad de Pasaje está situada a las orillas del Río Jubones, a la distancia de un kilómetro, más o menos, del perímetro urbano, ocupando una extensa planicie arenosa; por donde han cruzado las rabiosas crecientes del Jubones, en furiosa peregrinación, destruyendo campos de cultivos, trabajados por sus hijos con nobleza y sacrificio para el incremento de la riqueza de su suelo natal. La actitud amenazante de su Río, no ha sido motivo suficiente como para dominar la voluntad acerada de los pasajeños, la misma que, frente al peligro y dificultades que ha ofrecido, se ha trocado en troquel de diamante, donde se han estrellado todas sus furias arrasador as. Más bien, sus hijos han marchado unidos y con la frente hacia el sol, en la conquista de un auténtico progreso para su suelo patrio; convirtiendo las márgenes esterilizadas por los aluviones de su Río en campos de prodigio de extensas huertas de cacao, café, bananales y sazonadas fructificaciones que amanecen con racimos de abundancia, cubriendo como oro la tierra tropical extendida hacia el infinito. La Ciudad semillero de hombres ilustres y patriotas, que han hecho marco de honor a su imagen, se halla ceñida con una alegoría lustral y verde de fecundas huertas cacaotal eras, de bananeras y frutales que se alargan haciendo sombra y ambiente acondicionado a la CIUDAD DE LOS HUERTOS Y PAISAJES, como la hemos bautizado cariñosamente. Bella Ciudad de alma típica, que lleva en sus venas sangre serrana, mensajes fraternales de Azuay anidad; besos de cumbres y, al mismo tiempo, armonías de trópico y de costa marisquera. Tiene alma serrana, porque muchos azuayos han sembrado en su tierra hogares felices, junto al furor de su vegetación tropical y en medio de ese plantío que es riqueza y abundancia regional. La Ciudad se recuesta sobre un brazo musical del Jubones y permanece mirando impasible su continente que cruza el Valle; ya llevando pretensiones de furia con caudales turbios, ya rompiendo encajes de verdura; otras, veces, deslizándose suave, silencioso, pero recordando siempre historias de salvaje dolor. A veces el Río es para los pasajeños, fantasma que aterra, haciendo crugir la arboleda y sollozar los campos. Son los inviernos que entornan con rostro siniestro, de oscura corriente y carácter huraño. En este tiempo ya no es el espejo que retrata siluetas de dinamismo pasajeño; ni copia los cielos, ni el paisaje verde florecido. Es verdaderamente un fantasma con voz de ultratumba, que pasa crispando los nervios, arrasando la tierra y amenazando la vida. Otras veces, es el estanque dormido donde navegan silenciosamente barcos níveos de espuma. Apenas rumorea en los recodos, y en cada caída va dejando montones de cristales quebrados, que hincan los cielos con su gama de luces. Una estela de agua lustral va describiendo en su ruta viajera; entonces es agua que cura el cansancio y cicatriza las heridas espirituales del éxodo y la fatiga cotidiana. Es tan quieto y sosegado en verano, como si dijéramos, casi un cordero, que apenas alcanza a besar el perfil de sus orillas y abrazar la arboleda que corre con bullicio de alados, vigilando incansable su sueño solemne. Ciudad agraria de alma montubia, porque el músculo, el machete y la lampa, están escribiendo incansables el progreso acelerado en la gran página verde, rayada de surcos y cruzada de caudales de riego, haciendo sin treguas la riqueza seccional con el incremento de su cacao, banano y ganadería en auge. Ciudad, propiamente, montubia y morlaca, porque hay fusión de dos regiones geográficas y vida fraternal, estrechada por la brazo formado de la Carretera Cuenca-Pasaje-Machala. Ciudad Princesa, porque en el cerebro de sus hijos se ha explotado inagotables minas del pensamiento y de rebeldías cívicas; y en el corazón, las siembras más bellas de sus virtudes de trabajo y dignificación social. Ciudad Heroica y sacrificada, porque su frente se ciñe con laureles de acciones libertarias y glorias de progreso, que se han escrito en las páginas de su Historia, con caracteres perdurables, que tienen el fulgor de los rubíes y la perpetuidad de las cumbres.

El Mayor Estrella Arévalo, el Teniente Coronel Jorge Gortaire, que comandaba un aguerrido pelotón de los bravos de Jaramijó y del Grupo de Caballería Yaguachi, que en la fecha ya mencionada, atacaron a los invasores en la desembocadura de los ríos Cune y Jubones, en el histórico sitio Porotillo, derrotándolos completamente. LUCHA PASAJE POR LA LIBERTAD.- El pasajeño en todos los tiempos ha sido un guardián celoso de la libertad de su Patria. En forma resumida apuntamos a continuación sus brillantes campañas contra el General Juan José Flores en 1852, derrotando al tirano que se aferraba al País con su soldadesca militar venezolana. Otra de sus páginas históricas destacadas, están escritas con acciones patrióticas ejemplares contra García Moreno en el año de 1884. Asimismo, los pasajeños se unieron como un solo hombre a los defensores de la constitucionalidad, contra la dictadura de Ignacio Veintimilla en 1883. En 1895, plegó Pasaje al movimiento revolucionario contra el Presidente Cordero, apoyando al liberalismo alfarista, cuyo triunfo culminó en ese año. Lo curioso en esta parte es que, apenas habían transcurrido seis meses de la cantonización de Pasaje, hecha por el Presidente Cordero, los pasajeños no quisieron ser cómplices de sus errores y plegaron al movimiento reivindicador, proclamado por los liberales, para castigar al que acusaban de haber vendido el Tricolor Nacional. El 28 de Mayo de 1944 el pueblo de Pasaje, apoyó en forma delirante al pronunciamiento general en el país, que derrocó al Gobierno de Arroyo* del Río, como réplica a su traición durante los sucesos del 41, año en que el Ecuador fue arrebatado de más de doscientos kilómetros cuadrados de su territorio por parte de los invasores peruanos. PASAJE APOYO LA CAUSA DEL LIBERALISMO.- Como acto de justicia y página histórica del pasajeño, hay que dejar constancia de que el valeroso pueblo de Pasaje apoyó y tomó parte activa en el glorioso movimiento armado del 9 de Mayo de 1895, comandado por el General Manuel Serrano. Los valiosos y patriotas hijos pasajeños estuvieron en el combate llamado de las "Carretas"', que, con los machaleños y santarroseños, dieron el asalto liberal del 9 de Mayo de 1895, en las históricas pampas de Pilo, liquidando a los enemigos gobiernistas a filo de machete y capturando íntegramente el botín de guerra de los adversarios con la "toma de las Carretas". La histórica jornada del 9 de Mayo de 1895, en las pampas de Pilo, fue la rebeldía, el patriotismo y la sangre ofrecida como contribución a la Patria, del pueblo más atrayente por su hospitalidad y paisaje: PASAJE. En esta forma, los orenses de los actuales cantones litoralenses, forjaron la fecha luz y guía del pensamiento libre del Ecuador: "9 de Mayo de 1895", fecha precursora del Liberalismo Ecuatoriano, con la cual, días después, la antorcha de la Libertad con llamaradas de reivindicación, se impuso en el País, levantada sobre el pedestal que formaron los cuerpos de los mártires sacrificados bárbaramente el 28 de Enero de 1912, en la Pira Sacrosanta del Ejido, que incendió todos los horizontes de nuestra Patria, iluminando con más claridad el camino de las Libertades Públicas. El 9 de Mayo de 1895 es la fiesta predilecta para los orenses, que se la celebra anualmente con profunda devoción patriótica. Con esta gloriosa fecha la Revolución Liberal triunfó en El Oro, veintiséis días antes de que, definitivamente, se afianzara en Guayaquil el movimiento de transformación nacional que se operó el CINCO DE JUNIO. Se ha hecho conciencia nacional y ha quedado ya en las páginas de la Historia Patria, de que la acción armada que en las pampas de Pilo derrotó a las fuerzas gobiernistas, hizo profunda influencia libertaria y agitó como una gran llamarada de luz el espíritu del pueblo ecuatoriano, estimulando a los dirigentes del movimiento liberal, el pronunciamiento y la proclamación de la Libertad política del pueblo del Ecuador. El 9 de Mayo de 1895, que se fecundizó con sangre machaleña, pasajeña y santarroseña, abrió el surco vital e hizo reventar la cimiente que ya venía germinando, a través de in-tensas luchas de los patriotas liberales, en forma generosa, estimulando los acontecimientos que rubricaron el glorioso movimiento nacional del 5 de Junio de 1895, fecha con la que enarboló en el Capitolio de la Patria el Liberalismo Nacional. Los historiadores ecuatorianos, con justicia han apuntado de que, sin el 9 de Mayo, como acción patriótica armada que asaltó a los gobiernistas en las pampas de Pilo, no habría advenido con tanto éxito y triunfos el CINCO DE JUNIO. Esta fecha gloriosa órense, incorpora con alto honor y gloria en las páginas de la Historia Ecuatoriana, el patriotismo y valentía del pasajeño, con cuyos atributos se hizo júbilo nacional la transformación liberal. PASAJE EN EL 41.- El patriotismo del pueblo pasajeño ha seguido un curso brillante en todos los acontecimientos del país. Estuvo este pueblo altivo y rebelde en los sucesos trágicos del 41, con su aporte valioso y espontáneo, ya ofreciendo sus servicios, sus bienes y hasta sus vidas. Estaba presente y enrolado en las Juntas Patrióticas de Defensa y como soldados voluntarios en las filas del ejército, para concurrir a la prueba de fuego en las fronteras de la Patria. Sus mujeres han hecho otra página de historia con ese innato fervor y alto espíritu patriótico que les ha caracterizado. Prestaron sus servicios a la Patria en sus días de luto, incorporándose a los Cuerpos de Enfermeras de la Cruz Roja, con una posición firme, abnegada y en actitud de marcha para cumplir hasta dando su vida en cumplimiento de su deber. Las históricas fechas de 1910 y 1941, registran el patriotismo y desprendimiento hasta de sus mismos hogares de la mujer pasajeña, cuando los peruanos llegaban hasta los pueblos nuestros, como fue durante el año de la invasión. Pasaje siempre ha sido noble en virtudes de patriotismo. En 1941 toda su juventud acudió a los cuarteles para ofrecerse y pedir que se los reciba como un soldado más, para defender a la Patria amenazada por los vecinos del Sur. El hombre de la ciudad, del campo, el artesano, el labriego, el profesional, el empleado, el pobre, el rico, todos como un solo hombre, al ver que el Perú avanzaba para saquear a las poblaciones orenses y pisotear su dignidad, resolvieron abandonar su casa, su finca y su querencia, antes que mirar al enemigo y sentirse humillado con su bota invasora. Con esta resolución que despreció el interés mezquino de sus casas y fincas; que abandonó todo lo que había adquirido con muchos años de trabajo, se marchó con coraje hacia otros pueblos, a través de una selva inclemente, cruzando ríos y pantanos peligrosos; escalando breñas y hundiéndose en hondonadas, en donde dejaba la vida de sus tiernos hijos y la de sus padres, esposas, ofreciendo en todos estos laberintos montañosos hostiles, solamente la suprema ofrenda de sangre, vidas de su familia y días de intenso sufrimiento, que la dejó llorando de cariño en los altares de la Patria ultrajada por la bota de nuestros seculares enemigos peruanos. Al llegar a las ciudades los orenses, se convirtieron en exilados, en su calidad de refugiados que no quisieron aceptar convivir con los enemigos. Pero aquí no termina el éxodo forzoso del pasajeño, machaleño y santarroseño, como de otros pueblos del litoral órense. Siguió en los meses subsiguientes como el errante heroico por todos los pueblos de la Patria, que en algunos de ellos fue incomprendido. Era simplemente el "refugiado", se decía con desprecio, sin razonar que ese "refugiado" fue el que prefirió abandonar su bienestar y sus riquezas para llegar hasta los demás pueblos de nuestra Patria aunque sea como mendigos; cuando en el fondo era ese "refugiado" el ecuatoriano rebelde, altivo y orgulloso, que desafiaba en las aceras y hospedajes de la confraternidad nacional todos los prejuicios y egoísmos de la antipatria, dando ejemplo noble y elevado, en todas las latitudes nacionales, de que el órense se ofreció como un Cristo para sacrificarse por la Patria, en holocausto de amor y fé; para reivindicar su honor, su libertad y su destino de grandeza y respetabilidad. ARQUEOLOGIA E HISTORIA ANTIGUA DE PASAJE.- Lo que se destaca en Pasaje ha sido su riqueza arqueológica, ya comprobada en varios lugares y por científicos de reconocido prestigio. Se ha venido citando en primer lugar con argumentos convincentes y excavaciones en la misma geografía cantonal, las numerosas tolas encontradas en el sitio Pitaviña o Pitahuiña, que se ubica según las observaciones que personalmente realizamos, sobre el pintoresco poblado de Casacay, que está situado entre los ríos Quera y Casacay. Hace algunos años el escritor Rodrigo Chávez González hizo algunas investigaciones sobre estas tolas, desde donde extrajo numerosos objetos con los que inició el Museo Municipal de Machala. El historiador y arqueólogo llegó a comprobar que los objetos encontrados correspondían a las épocas del Incario. Calle "Sacre", zona comercial dinámica y vigorosa que mantiene un movimiento inusitado de turistas, negociantes y comerciantes, dando a Pasaje la fisonomía de Ciudad moderna y progresista, creadora de riqueza y con capacidad suficiente para conquistar la libertad económica de su pueblo.

Las tolas de Pitaviña o Pitahuiña están ubicadas en los lugares adyacentes, donde los historiadores han afirmado estaba Cañaribamba, que conformaba la incásica Tomebamba. Propiamente, Pitaviña o Pitahuiña, está hacia la parte superior y coronando el sitio y extenso barrio actualmente llamado Casacay, señalado por los historiadores como el lugar de nacimiento de Huayna Cápac. Las investigaciones que realizaron el arqueólogo Dr. Franz Spillman, en asocio de un científico de apellido Pawliks, durante los años 1940-41, confirmaron las riquezas arqueológicas de Casacay que se han situado en forma inequívoca en las tolas de Pitaviña o Pitahuiña. Dentro del Cantón Pasaje se han indicado otros lugares de riqueza arqueológica, entre ellos: "Pasaje de las Nieves", que está al otro lado del río Jubones y en donde los Cañaris procedentes de Machala hicieron la fundación de Pasaje. Calichana (o Calizaña como llamaban los aborígenes). San Agustín y río Negro. Uzhaplaya que también fue el lugar escogido para la segunda fundación de Pasaje. En todos estos lugares se han advertido numerosos objetos y manufacturas de piedra. Hasta estos últimos años dos campesinos que viven en estos sitios han seguido recogiendo una serie de utensilios y objetos que los aborígenes empleaban en la guerra, la caza y labores de la agricultura, que los venden a los aficionados y comerciantes de estos objetos, que siempre recorren estos lugares para adquirirlos. LOS HISTORICOS OTEROS DE "LOMA PELADA" Y "CERRO DEL GALLO".- Dos miradores como llaman los pasajeños se levantan en la llanura cultivada de banano actualmente, hacia la ribera derecha del río Jubones, en dirección a la población de Cañaquemada, siguiendo por el carretero, más o menos a un kilómetro y medio de distancia. El otero "Loma Pelada" es el que está muy próximo al carretero que conduce a Cañaquemada, y hacia al frente el otro, llamado el "Cerro del Gallo". "Loma Pelada" es el otero que mejor destaca la visión panorámica de toda la inmensa llanura de Pasaje, que rodea al cerrito como un mar verde, que se halla acuarelado de frutos, racimos y flores cultivadas esmeradamente por el poblado vecino. Sobre el Cerro la vista se tiende hasta el límite marino, hacia el occidente, en donde se contempla paisajes de extraordinaria belleza natural, matizados con cultivos y bosques espontáneos o naturales. Existen en su cúspide numerosas huellas de una especie de ensamble de piedras con alguna mezcla que solamente un análisis especializado puede descubrir la clase de mezcla que utilizaron los aborígenes para levantar este otero. Se han hecho algunas excavaciones muy superficiales y en éstas se observan capas superpuestas de materiales rocosos y piedras labradas. Los historiadores han afirmado que estos dos oteros fueron prefabricados por los Cañaris con materiales traídos desde las alturas de la llanura, o sea desde los lugares rocosos y pétreos del cauce del Jubones en donde ahora se tiende el puente de Uzhcurrumi y desde los sitios que bajan hacia la llanura bananera actualmente. Como toda esta llanura, fue en la antigüedad anegada por aguajes marinos, nutrida de inmensos bosques de mangle, se especula que los Cañaris, construyeron estos dos oteros para esconder tesoros que llevaban desde los distintos templos de los dioses incaicos, como ofrenda áurea hacia Cajamarca para rescatar a Atahualpa, en satisfacción al pedido de los españoles, como condición previa para libertad al Monarca prisionero en esa ciudad peruana. Pero, al saber la infausta noticia de la muerte de Atahualpa por orden de Pizarro, todas las contribuciones de oro que se llevaban a Cajamarca, desde distintos lugares del Reino de Quito, fueron escondidas en forma misteriosa por los súbditos de Atahualpa. Se adjudica a los Cañaris la prefabricación de los dos oteros: "Loma Pelada" y "Cerro del Gallo", que están frente a frente, bordeando el carretero de verano que conduce a la población de Cañaquemada. Lo curioso de la construcción de estos dos cerritos está en que, los Cañaris los levantaron sobre una base de mangle, como actualmente se 'levantan las construcciones en la costa sobre pilotes y en la sierra sobre piedra y Cemento. Los Cañaris tuvieron que afirmar la base de estos dos Cerros, debido a que la llanura era inundada de aguajes marinos que obligaba utilizar balsas para conducirse de un lugar a otro. Y no solamente eran los aguajes marinos los que cubrían esta llanura, sino las inundaciones del Jubones, que tenían su imperio sobre todos estos sitios bajos, hasta haberse formado el Puerto de Guabo en donde ahora se levanta la progresista población de Guabo. Una prueba clara y elocuente de que por aquí estuvo el mar y el Jubones cubriendo las áreas ahora cultivadas de banano, es la presencia de arenales por todos estos sitios, tanto como ciertas corrientes de agua y filtraciones que pasan aún por debajo de las construcciones y calles de las poblaciones de los cantones de Machala y Pasaje. En Machala existe en algunas de sus calles hundimientos por efecto de corrientes subterráneas y el agua se encuentra al cavar más o menos un metro y medio. Lo mismo en Pasaje, especialmente en la parte central de la ciudad.

	Se ha llegado a decir que en nada justifica la presencia de estos dos cerros en medio de la llanura tropical. Los historiadores que han visitado esta zona también han opinado que estas prominencias en el llano, no pueden ser consecuencia de la misma naturaleza de los terrenos. Con estos antecedentes y razonamientos, se ha llegado a la conclusión de que, los dos oteros fueron construidos por nuestros aborígenes, y los -aborígenes que llegaron y poblaron por primera vez esta comarca, fueron los Cañaris. Los Cañaris que estaban llevando su contribución del oro de sus templos para conseguir la libertad de su Monarca, al saber que Pizarro había dado muerte a Atahualpa, guardaron los tesoros, se dice, en estos dos Cerros.

Sobre la parte alta del "Cerro del Gallo", que la visitamos se observa una excavación en su lado lateral hacia la parte nororiental. En el "Libro de Oro de la Ciudad de Machala", hemos apuntado en forma detallada los datos que recogimos sobre esta excavación, con la novedad de que la entrada de la excavación ha sido asegurada y esmeradamente hecha, como si se tratara de una puerta adornada con umbrales y dinteles de piedra labrada. Parece que esta excavación tiene alguna profundidad que sigue en forma oblicua o de espiral, pero que ha sido ya obstruida por el tiempo y rellenada por materiales rocosos que han venido desmoronándose constantemente desde la parte alta de este cerro. En conclusión, los dos cerros guardan en su interior alguna riqueza arqueológica y mineral, que está delatada por la conformación que se ha dado a estas dos prefabricaciones y por los muchos vestigios encontrados en estos lugares. Sobre estos Cerros hace falta que se realicen investigaciones de carácter oficial, muy especialmente, por parte de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, matriz de Quito, a fin de rescatar la riqueza arqueológica que está perdiéndose en medio de una intemperie destructora por las condiciones climatéricas y hasta de los mismos pobladores de esta zona. "LOMA PELADA" COMO LUGAR DE TURISMO PROVINCIAL.- El Otero que tiene el nombre de "LOMA PELADA" que está a unos tres kilómetros de la ciudad de Pasaje, hacia el noroeste, se levanta como un elefante rugoso y alargado, en medio de una extensa llanura tropical, que es una tierra arcillosa de muchos siglos de laboriosa gesta. Allí sus primeros pobladores los Cañaris depositaron sus sueños de progreso, sacudiéndose de los nervios con todos sus fuerzas, hasta que la tribu se hizo dueña de sí misma y consciente de sus derechos a la tierra, que con sacrificios y sangre de su ser llegaron hasta ella. Desde la cúspide de este cerrito, de una altura que no pasaría de unos ochenta metros, se divisa la llanura litoralense del Cantón Pasaje en todas sus direcciones. Es un balcón atractivo que transporta al que mira desde aquí a un nuevo mundo de emociones. Se observa extendida como una alfombra la tierra costeña, nutrida con sus campos de pan; así llamaríamos a los racimos jugosos del banano, del guineo de seda, que al beso del sol se madura en sus fundas de oro. Por otro lado, impresiona con alegría las selvas lejanas como hechas por la mano del hombre; los artificiales bosques de cacao, cafetos, frutales variados, que encierran potenciales secretos de riquezas, definiendo incansables el progreso material y el júbilo comarcano. A pesar del intenso sol que desciende sobre este otero y por sobre la llanura verde, sin embargo, apenas parece un abanico de luz en esta altura, que torna a todo su aire con esa suavidad de "acondicionado" para proporcionar la mejor estadía al que visita este hermoso Cerro mirador. Abajo el mar de las bananas se hace color verbena y se hermana con el color de las selvas próximas. Por ser un lugar que descubre selvas, áreas milenarias de portentosa flora y fauna variada; cultivos prolongados de banano y variedad de otros productos, y por constituir, propiamente, una especie de jaula musical; vivo museo de un mundo de animales pequeños y pájaros cantores. En fin, por las mil emociones que despiertan el turista y al que visita este lugar desde esta colina, llamada "LOMA PELADA", hemos sugerido que por sobre el cono se construya un Hotel provisto de piscinas y campos deportivos, para promover el turismo e incrementarlo, el mismo que llegaría a tener un alcance provincial y hasta nacional, en vista de las facilidades del transporte que se establecería y la proximidad a las ciudades orenses. PASAJE, con el esfuerzo de sus hijos tiene muchos edificios modernos que conforman un todo urbanístico elegante y gallardo, levantado sobre la plataforma física más hermosa y feraz de la Región. El tramo del Palacio Municipal que se destaca en la gráfica, como la Maqueta que integrará la CASA MUNICIPAL, es una prueba evidente del acelerado cambio progresivo de la Ciudad. Pasaje ya vive al ritmo de un presente inquieto y con rumbo hacia la prosperidad, meditando seriamente en sus problemas sociales, porque tiene corazón sensible en sus mujeres piadosas y filántropas. Vive la Ciudad, agitada, febril en el camino de sus aspiraciones y realizaciones económicas; en los proyectos y faenas de levantar su riqueza con el cultivo permanente de las bananeras. Pasaje, vive cautivante y atractiva, con campos en donde se levanta hermosa la labor cotidiana agraria, inundando de verde clorofila y de adorable verdor todas las horas laborables, a parte de sus variados encantos naturales; sus obras para el desarrollo económico; carreteras pavimentadas y transportes cómodos y agües para llegar a sus balnearios; a sus lugares riquísimos de folklor montubio y preponderante aires arqueológico, como Casacay y los Oteros de "Loma Pelada" y "Cerro del Gallo", que se yerguen en medio de la extensa planicie bananera que conforma el Cantón Pasaje, con una posición geográfica expectante, convertida en centro de grandes y ágiles actividades económicas que se irradian en toda la Provincia y el País. El que llega a la hermosa Ciudad de Pasaje, saborea toda la dulzura de su vivir en tierra fecunda, de clima que dora prematuramente las mieses y con gentes que llevan a flor de labios cordialidad a torrentes, porque saben compartir fraternalmente los dones exquisitos de su llanura tropical exuberante y las sonrisas de sus frondosos paisajes que corren las orillas del Jubones.

Esta sugerencia le hemos dejado apuntada en "EL LIBRO DE ORO DE LA CIUDAD DE MACHALA", que el Concejo de Machala publicará próximamente, en homenaje y recordación histórica del Sesquicentenario de la creación Cantonal de la Capital Orense, que se conmemoró apoteósicamente el 25 de Junio de 1974. RIO JUBONES: ES RIO NUESTRO Y DE NUESTRA HISTORIA.- El río Jubones ha sido río nuestro, algo así como la sangre que corre por nuestras venas, porque ha significado el enlace fraternal entre los pueblos, intereses y aspiraciones del Austro Ecuatoriano. A sus ataduras líquidas; a su sangre de cristal y espuma, los pueblos orenses del Azuay se han cohesionado en un vecindario grato, cordial y de mutua ayuda, para el logro de beneficios, ayer como hoy. Con los recuerdos gratos del ayer, que proyectaba la esperanza que no tuvo realidad, del Ferrocarril Puerto Bolívar-Cuenca; del Ferrocarril Puerto Bolívar-Loja; y, a pesar de que el Austro Ecuatoriano se abraza con la carretera Cuenca-Machala (ayer llamada Girón-Pasaje), el río Jubones ha seguido con su carrera sin obstáculos, haciendo acrobacias y saltos de singular destreza, recreando el espíritu poblacional y estimulando su riqueza agraria. Sus aguas claras, dulces, transparentes que ruedan sin cesar por los flancos y llanuras; que a ratos se cuelgan de las rocas como grandes espejos y se duermen en los arenales de la costa, durante los veranos, ha seguido siendo sueños de erranzas y aventuras de los primitivos pobladores de la Provincia, porque para ellos los CAÑARIS, como para los ESPAÑOLES, fue el Jubones el camino seguro para llegar hasta las llanuras orenses de la Provincia de El Oro, en donde fundaron sus pueblos, los primeros, y, transformaron la imagen poblacional Cañari, los segundos. El río Jubones ha continuado, aunque con torrentes de colosal pujanza en los inviernos, como páginas de Historia Nacional, describiendo con el desliz heroico de sus aguas, el Norte de los Incas y Cañaris, que trazaron sus caminos para unir los dos imperios de Huayna Cápac. El filo vertical de su lecho fue el camino que siguieron los conquistadores; la ruta que siguió Sucre para tomar la revancha y llevar el desastre y derrota a los españoles, al coronar el Pichincha con la gloriosa Batalla del 24 de Mayo de 1822. Fue, asimismo, el camino de los patriotas revolucionarios de Eloy Alfaro, por donde se abrieron paso hacia el Capitolio, para izar la Bandera roja y dejarla prendida como antorcha, alumbrando las conciencias de las generaciones. Con el Jubones nuestros soldados se vengaron del ultraje inferido por los invasores del Sur, durante el aciago año 41. Fue en el histórico sitio Porotillo, que queda junto al Jubones, en donde los peruanos recibieron la mortal lección de su alevosía y audacia; de su insaciable sed de riquezas y desmembraciones a nuestros territorios. El río Jubones, a pesar de que se ha desatado en desafío sobre la esmeralda llanura inmensa de la comarca costera órense, sembrando el dolor y la miseria, de tiempo en tiempo; sin embargo, lo hemos llamado río Jubones, río nuestro, porque nos ha dado la caricia nutricia de sus aguas para vivificar los campos agrícolas. Es el río que nos da el "pan nuestro de cada día". Es para los orenses el río de la caridad Samaritana, que ha mitigado la sed que tuvo el suelo órense por décadas; la sed que sintió la linfa que luego cantó la poesía de la abundancia, el júbilo de la cimiente que se desarrollaba en racimos, de la vendimia generalizada y la sazón apetitosa; que hizo renacer la vida jubilosa y prosperar la economía de la Comunidad Orense, en forma satisfactoria en los hogares y plena de comodidades. TURISMO.- El Turismo en la Provincia de El Oro merece un capítulo especial, porque cuenta con lugares atractivos por sus riquezas arqueológicas, como Casacay y los Oteros de Loma Pelada y Cerro de El Gallo en el Cantón Pasaje. Marcabelí y Balsas en el Cantón Pinas. Las-montañas de Dumarí, Pueblo Viejo y las Huacas en la Parroquia de Las Islas de Jambelí, pertenecientes al Cantón Santa Rosa, se ofrecen como una clínica de terapia espiritual, con sus mil emociones que se desbordan en las playas, en los inmensos bosques cocoteros, en las pampas playeras y en los gigantes espejos" de las salinas de Payana. A través de las orillas del Río Jubones, desde cuando sale de la garganta del puente de Uzhcurrumi, se extienden caseríos alegres, cultivos diversos con predominio de frutales y bananeras, que dan la impresión, estas últimas, de un mar vasto y tranquilo, exornado con multicolores de alados y bullicio de cantores, dinamia de herramientas en el surco y reflejos verde-amarillo de racimos enfundados en bolsas celestes de plástico, para impedir el picoteo de los azulitos, chirocas, carpinteros, amarillos y otros emplumados, que viven solfeando alegrías al borde del vitamizado y proteico alimento que les proporciona el banano orense. Es el Río Jubones en el que caben dos grandes heroísmos: la sangre de la raza Cañari-Española que recorrió empapando sus abismos, y, la idealista esperanza que se mantiene como alimento del espíritu órense, a través del Proyecto Jubones, que va cada día haciéndose conciencia y realidad. Los paisajes que siguen orillando su cauce, a veces y de trecho en trecho, torna al río como una oveja símbolo de obediencia y mansedumbre. En algunos de sus recodos sus aguas se duermen tranquilas a los pies de las ensenadas, como duerme el estaño fundido en un rústico crisol de tierra. Desde el puente de Uzhcurrumi el río nuestro sigue un tanto encalmado pero turbión. De Casacay hacia adelante en dirección a la ciudad de Pasaje, las aguas como que se tornan serenas, pensativas, asomándose como gigantes espejos olvidados en las parles soleadas y amplias del cauce. Hay que* visitarlo al río en invierno para apreciar sus locos torrentes que a través de la llanura inmensa llegan galopando sobré campos de arena muerta, mientras más se acerca a la bella ciudad de Pasaje, ciudad sobre la que en otrora se paseó altivo y pisoteó su regazo con precipitados caudales y turbulencias impetuosas. Por donde quiera que se observe al Jubones, siempre se destaca con su belleza característica: de llanura tropical bananera, de montaña y altura paramina gana, llegando a los pueblos costeros con mensajes cordiales de melodías aladas que parecen emerger de las gargantas de sus piedras enormes que van quedando en su descenso. Y los orenses necesitamos sus aguas roncas, sus canciones de protestas turbias, la soberbia permanente de sus serpientes de cristal que descienden desde las cumbres perpetuas del Azuay, para tornarse en bálsamo de los valles, alimento de la tierra, cimiente de sus entrañas y concreción del Proyecto Jubones: que es sueño y esperanza del mañana. Los técnicos del Proyecto Jubones han resuelto retener en el sitio Minas a las aguas veloces del río, que se deslizan con cierto furor sobre los flancos duros de la alta cordillera. Estamos luchando y tratando dominar sus fuerzas naturales. Y llegaremos a hacer la parada definitiva de esos corceles de caudales bravíos, que por milenios son los dueños de la pradera y han corrido en forma libérrima, con voces de piedra y fuerzas indomables. Se hará realidad la irrigación de 35.000 hectáreas de la zona agrícola del valle del Jubones. La electrificación calculada en 168.000 kilowatios de energía eléctrica. Los trabajos y servicios de drenaje para prevenir los peligros de las inundaciones; y las obras de defensa para proteger a las ciudades de Pasaje, Machala y Puerto Bolívar de las acometidas del Jubones que cada invierno se ciernen furtivamente con amenazas de destrucción. El Proyecto Jubones se está acariciando como un gran Ideal y el Pueblo Orense lo ha desplegado como una Bandera de Redención Económica para el Austro Ecuatoriano

Proyecto de Represa en el Sitio Minas del Río Jubones

Los últimos estudios del Río Jubones han considerado como obra urgente y vital para el desarrollo de la Provincia, la construcción de una Presa y Embalse para el almacenamiento de agua, destinada al riego del Valle que forma el Río Jubones, a través de los Cantones de Machala y Pasaje. Esta misma obra se proyecta para regular los caudales de crecidas y estabilizar los tramos del Río, mediante el bloqueo de los arrastres sedimentarios que el Río Jubones los acarrea desde las alturas de su cauce rocoso y erosionado. Este estudio definitivo que ha ocasionado el Proyecto Jubones, comprende, por consiguiente, la Presa y el Embalse del Río Jubones en un sitio clave que se llama Minas, que se sitúa en la parte noroccidental del País, a 24 kilómetros de la ciudad de Pasaje, sobre los límites provinciales del Azuay, Loja y El Oro. Esta parte baja de la Provincia que regaría la Presa o Represa, constituye la zona central agrícola bananera. El Sitio Minas se ubica en la confluencia del Río Minas con el Jubones. En este lugar el Jubones corre por un cañón estrecho y con una profundidad de 550 mts., de longitud por 18 a 25 mts., de ancho. Los que han elaborado el Proyecto Jubones, han manifestado que este Sitio se presenta como una obra ofrecida por la misma naturaleza para la gigante obra que se hará realidad en la Provincia de El Oro. Lo interesante de este Sitio es que, las paredes del cañón o garganta son rocas volcánicas, macizas y compactas de cuarzo, que están unidas sólidamente, hasta el punto de que, los embates del siglo por las crecientes del Río, no han podido destruirlas. Al contrario, parece que se han cimentado más, las mismas que se elevan perpendicularmente a una altura aproximada de 80 mts., para a continuación, en el descenso, operarse la disminución paulatina de las laderas que se alargan desde las pendientes y siguen orillando el Río.

MONUMENTO A LOS HEROES DE POROTILLO


Lugar histórico en donde se ha perennizado la acción gloriosa de la Patria con el artístico Monumento a los Héroes del 41, que representa la gálica. Fue realizado por el Comité Femenino PRO-MONUMENTO A LOS HEROES DEL 41 EN POROTILLO, bajo la Presidencia de la distinguida Matrona pasajeña, Doña Perpetua Vaca Heredia, en homenaje y recuerdo de la Gesta Heroica de nuestro Ejército, que frenó definitivamente la ambición peruana el 11 de Septiembre de 1941. Porotillo se halla a 28 kilómetros de la ciudad de Pasaje.

	El Comité Pro-Monumento de los Defensores de la Integridad Nacional, se organizó con las siguientes Damitas:

Sra. Perpetua Vaca Heredia, Presidenta; Sra. Olga Quinde Peralta, Vicepresidenta; Sra. Rosa Ugarte de Poveda, Secretaria; Sra. Margarita de Guarnan, Tesorera; Sr. Luis Poveda Orellana, Asesor. Vocales: Sra. Bertha Cabrera de Chang; Rosa de Aquin; Sra. Esilda Ugarte de Muñoz; Sra. Mariana de Vaquero; Sra. Felicia de Ugarte; Sra. Agripina de Fadul; Sra. Carlota de Correa; Sra. Ángela de Garzón; Sra. Mayra de Vaca; Sra. Aramanita de Aquin; Sra. Dorila de Nieto; Srta. Rosa Delia Fadul; Sra. Nelly de Castro y Srta. Pepita Mosquera Cedillo.


La Damita Sra. Perpetua Vaca Heredia, Presidenta del Comité PRO-MONUMENTO A LOS DEFENSORES DE LA INTEGRIDAD NACIONAL, recibe la Condecoración de la ASOCIACION DE COMBATIENTES AZUAYOS, con ocasión de la entrega a la Patria del Monumento en Homenaje a los HEROES DE POROTILLO, al conmemorarse el XXVIII aniversario de la heroica acción guerrera del 11 de Septiembre de 1941. El Monumento fue inaugurado el 11 de Septiembre de 1969. El nombre de Porotillo ha sido dignamente escrito en las páginas de la Historia Patria. En sus campos estratégicos, un grupo de valientes ecuatorianos, enviados desde Cuenca por el Teniente Coronel Albán Borja, castigaron ejemplarmente y con justicia la afrenta que habían sufrido los ecuatorianos en los funestos días de la invasión peruana. Treinta Oficiales de la Caballería peruana, fueron liquidados casi en su totalidad, cuando exploraban el terreno, pretendiendo llegar hasta Uzhcurrumi, para avanzar con sus tropas de Caballería y entrar a Cuenca al amanecer del 15 de Agosto de ese año de la invasión, según declaraciones de los mismos peruanos agresores.

Reseña Histórica del Colegio Nacional "CARMEN MORA DE ENCALADA" de la Ciudad de Pasaje




	La gráfica capta el momento en que el Dr. Enrique Noboa Arízaga, Delegado del Ministerio de Educación Pública, impone la Condecoración AL MÉRITO EDUCACIONAL DE PRIMERA CLASE, a la distinguida Matrona, Dña. CARMEN MORA DE ENCALADA, Patrona del Plantel, durante el año de 1973, en reconocimiento del Gobierno, por sus relevantes servicios prestados a la Cultura Orense.

Pasaje, el progresista Cantón de la Provincia de El Oro, con la urgencia de su halagador adelanto y anhelos de cultura, necesitaba de otro Centro de Educación Media para atender las aspiraciones de la juventud que deseaba su preparación. Fue entonces la Ilustre Corporación Edilicia, presidida por el señor Alberto Serrano Zambrano, la que captó con sensibilidad patriótica y de lealtad al terruño, los anhelos de cultura de la generación que vivía a mediados de la década del sesenta. El Ilustre Concejo inició las gestiones para la fundación de un nuevo Colegio y en sesión de 3 de Febrero de 1965, resolvió la creación del Colegio de Comercio y Administración, con el nombre de CARMEN MORA DE ENCALADA, como testimonio de gratitud y homenaje, que la Ilustre Municipalidad, rendía a la filántropa y patriota Damita Orense, por su apoyo a la educación pasajeña, mediante la contribución de la suma de DOSCIENTOS CUARENTA MIL SUCRES, para la construcción del local del Colegio que se fundaba.

Fue nombrado Rector del Colegio el prestigioso Educador pasajeño, señor Juan Arévalo Ordóñez, quien inició la vida del Establecimiento educacional con los Profesores: Guillermo Figueroa, Sara Amaya de Serrano y Ricardo Juca. El distinguido Maestro Arévalo Ordóñez laboró en el Colegio hasta 1968, separándose para pasar a otra dignidad educativa en el Colegio Nacional "Ochoa León, luego de haber dejado un Plantel organizado y en camino hacia el progreso, porque se habían incrementado el número de Profesores a diez y del alumnado a 177 hasta ese año lectivo. Asume el Rectorado otro notable educador pasajeño que regenta la vida del Colegio hasta la actualidad, y que es el Prof. señor Carlos Falquez Batallas, quien ha inventariado muchas obras sobresalientes para el Plantel, que está catalogado como uno de los principales y prestigiosos de la Provincia. NACIONALIZACION DEL COLEGIO "CARMEN MORA DE ENCALADA" El primero de Octubre de 1969, mediante Decreto Ejecutivo N? 2.009, se oficializó el Colegio, gracias a las gestiones de Estudiantes, Profesores y Padres de Familia y el valioso apoyo del Dr. Rodolfo Vintimilla Flores, que luchó abnegadamente desde las Cúrales Legislativas, en su calidad de Diputado por la Provincia de El Oro, hasta conseguir la legalización oficial del Colegio "Carmen Mora de Encalada". LA PRIMERA PROMOCION DE BACHILLERES EN 1971.- Al concluir el año lectivo 1970-71, el Colegio "Carmen Mora de Encalada", hace la entrega a la ciudad de Pasaje, su Primera Promoción de Bachilleres en CIENCIAS DE COMERCIO Y ADMI-NISTRACION, en la especialidad de CONTABILIDAD. El mejor Egresado de esta promoción, fue el destacado estudiante señor Wilson Prado Aguilar. La promoción del año lectivo 1972-73, es de mucha importancia para la vida del Plantel. Egresan los primeros Bachilleres en CIENCIAS SOCIALES y los de COMERCIO Y ADMINISTRACION, en las especializaciones de CONTABILIDAD y ADMI¬NISTRACION. Fue declarada la mejor Bachiller la Srta. Rosa Delia Sáenz Merchán, haciéndose acreedora a la Medalla de Oro "CARMEN MORA DE ENCALADA" y al Premio económico "EDGAR CORDOVA POLO", que el Colegio tiene instituido. Año tras año el Colegio va surgiendo con el concurso de todos. Con el apoyo que han prestado los pasajeños y personas amantes del progreso provincial y de la cultura de sus hijos, se ha adquirido edificio propio, construido en forma elegante y funcional, con una extensión de tres y media hectáreas de terreno, en donde se levanta con un amplio patio y servicios indispensables, situándose en el corazón de la bella ciudad pasajeña. Sin embargo, la afluencia de estudiantes que ingresan cada año al Plantel, concurriendo desde otras ciudades de la Provincia, han planteado la necesidad imperativa de la construcción de un nuevo edificio más amplio y dotado de todas las comodidades para la educación, que ahora se ve constreñida por la estrechez del local y la falta de aulas, como de otras dependencias para los servicios de Biblioteca, Educación Física y Gabinetes de Química y Biología. Desde entonces, ha surgido un entusiasta y apasionado empeño por esta causa: la construcción de un nuevo edificio para el funcionamiento del actual Colegio, que ha conformado en estos últimos años una nueva categoría, de especial importancia, dentro del rol de los Establecimientos de Educación Media de la Provincia de El Oro.


SEÑORA CARMEN MORA DE ENCALADA

El Colegio honra esta página con la efigie de la distinguida Matrona, SRA. CARMEN MORA DE ENCALADA, Patrona del Plantel, en homenaje de gratitud y admiración a su valiosa obra de filantropía, patriotismo y apoyo decidido a la educación de la Provincia de El Oro.

PERSONAL DOCENTE DEL COLEGIO NACIONAL CARMEN MORA DE ENCALADA" Sentados en primera fila, de derecha a izquierda: Antonieta, Yépez, Ana Valle del Pino, Alexi Ramírez, Blanca Carmona de Aguilera, Leda. Elizabeth Beltrán, Alejandro Vintimilla, Francisco Amaya García, Ledo. Juan Díaz Peralta, Carlos Falquez Batallas, RECTOR DEL COLEGIO; Pilar Saldaña, Piedad Ordóñez Jara-millo, Francia Maldonado, Ana Ramón de Serrano, Antonieta Fajardo de Ugarte, Teresa Salvador de Hidalgo, Gloria Orellana de Encalada y Marcia Mosquera Ramón. De pié en el mismo orden: Vicente Cordero, Pericles Ávila, Jaime Aguilar, SECRETARIO; Ángel Valarezo C, Pedro González G., Wellington Márquez A., Leonardo Aguirre Ochoa, Julio Rengel Barrera, Zoila Peñaranda, Beatriz Linares, Marina Yépez de Carmona, Jack Garzón Padilla, Pedro Rodríguez, Rodrigo Flores, Nicolás Cobos A., Enrique Márquez T., Williams Urdiales R., Carlos Corella V., Ledo. Ignacio de la Vega García y José Velepuche. Faltan en la presente gráfica entregada para su publicación, los Profesores Jorge Carmona F., Jorge Serrano M., Luis A. Guerrero Gómez y Manuel Rosales T.






Abogado ALFONSO UGARTE MOLINA Presidente del Ilustre Concejo Municipal de Pasaje


El Abogado Alfonso Ugarte Molina nació en la ciudad de Pasaje el 15 de Agosto de 1920, y está casado con la señora Germania García de Ugarte, con quien ha formado un hogar dignificado con los atributos del trabajo y el ejemplo de las tradicionales costumbres moralizadoras ancestrales de sus antepasados. Sus hijos: Alfonso Abel, estudiante universitario de Ingeniería, y Abelina Beatriz Ugarte García, que sigue estudios en el Colegio de los SS. CC, de Guayaquil, forman el marco de un hogar distinguido por su talento y nobleza espiritual de la familia Ugarte García.

El Abogado Ugarte Molina se ha caracterizado por llevar una vida de servicio, fecunda y fructuosa en los campos en donde ha actuado. La Administración Pública ha sido favorecida con su labor capacitada, patriótica y de ejemplar dinamia. Ha desempeñado los siguientes cargos: Pagador de la Junta de Reconstrucción de El Oro; Comisario Nacional de Pasaje; Presidente del Tribunal Electoral de El Oro. Entre las dignidades, confiadas a su talento y preparación, figuran: Presidente, por tres ocasiones, de la Cámara de Comercio Cantonal, siendo el fundador de esta Institución pasajeña; Presidente del Directorio del Banco de Machala; Vicepresidente del Centro Agrícola Cantonal de Pasaje; y, Gerente Propietario de la Casa Comercial de Agencias y Representaciones. Desde el 26 de Diciembre de 1975 desempeña la Presidencia del I. Concejo Municipal de Pasaje. Es oportuno dejar constancia que el Abgdo. Alfonso Ugarte Molina, en su calidad de Presidente de la I. Municipalidad de Pasaje, está desarrollando una labor constructiva y de beneficio generalizado para Pasaje, La sagacidad, el tino político, exquisita cultura y agilidad que está dando a los trámites en el desenvolvimiento administrativo municipal, están recomendando su nombre, con funciones exitosas en todos los campos de la administración. Las Obras Municipales que ha emprendido el Concejo que preside el Abgdo. Ugarte Molina, son pocas, pero de especial significación y trascendencia; continuación de los trabajos de construcción del BLOQUE N? 2 del Palacio Municipal; Pavimentación de las Calles Sucre, entre Juan Montalvo y 9 de Mayo; de la 9 de Mayo, entre Sucre y 4 de Agosto, por un valor de ONCE MI-LONES DE SUCRES, a base de un préstamo con aplicación al Fondo Nacional de Desarrollo Municipal; y, la continuación de los trabajos de la Nueva Red de Agua Potable.

El Sr. Abgdo. Ugarte Molina, a más de haber desempeñado posiciones relevantes en la Administración Pública, con ejemplar labor patriótica y consagración total de servicio a la comunidad pasajeña, se ha destacado, también, como propulsor de las actividades agrarias y comerciales, desde donde ha aportado verdaderas lecciones edificante de sacrificio para, su Patria Chica y la Provincia de El Oro, teniendo como lema y bandera de su existencia, solamente la lucha por las causas nobles, su brega tenaz, honrada y sincera en todos sus actos. Desempeña, asimismo, con espíritu de sacrificio para su pueblo, su profesión de Abogado, desde su Estudio Profesional, situado en la Calle Juan Montalvo N9 309 y Bolívar. Su Título de ABOGADO de los Tribunales y Juzgados de la República, ha sido el nuevo galardón de su vida impoluta y patriótica, alcanzado exitosamente el 22 de Marzo de 1974 en la Universidad Estatal de Guayaquil.

Nos place manifestar, porque conocemos al Abgdo. Ugarte Molina, actual Presidente del I. Concejo Municipal de Pasaje, que, en él, solamente se advierte trabajo, honradez, patriotismo y capacidad: perfil espiritual que lo expresan meridianamente sus obras realizadas y sus actos personales. Por estos dones, muy propios de su persona, el Abgdo. Alfonso Ugarte Molina, tiene solamente en su continente personal las expresiones de una bonanza de limpia conciencia, de deber cumplido a satisfacción, que conforta, diariamente, su espíritu para continuar en la obra superadora que está emprendiendo desde la Presidencia del Concejo Municipal. Esta genuina caracterización suya, ya significa la mejor presea que la lleva colocada en su pecho, junto al homenaje de reconocimiento y gratitud que le ha manifestado tácitamente el pueblo pasajeño; estímulos, con los cuales, han recompensado sus servicios, con una verdadera fiesta de alegría para su espíritu cordial, que, únicamente pulsa el apasionado progreso para Pasaje: su Ciudad Natal.


PERSONAL DEL I. CONCEJO MUNICIPAL DE PASAJE EN FUNCIONES DESDE OCTUBRE DE 1975 HASTA LA FECHA

Sr. Abgdo. Alfonso Ugarte Molina Presidente, Sr. Dn. Carlos A. Regalado Ortíz Vicepresidente, Sr. Dn. Juan Carlos Barzallo Mosquera Pdte. Ocasional, Sr. Dn. Rogerio Juca Narváez Concejal Principal Sr. Dn. Vicente López Segura Concejal Principal Sr. Dn. Hugo Amaya Mosquera Concejal Principal Sr. Dn. José Beltrán Cobos Concejal Principal Sr. Dn. Francisco Ortíz Valdez Secreta.rio Municipal


CUERPO EDILICIO 1972-1975 Presidente: Sr. Mayor (r) Jorge W. Narváez Salas Vicepresidente: Sr. Aurelio Prieto Calderón Presidente Ocasional: Sr. Alberto Serrano Zambrano Concejales Principales: Sr. Prof. Juan Arévalo Ordóñez, Sr. Felipe Castro Vivar, Sr. César Prado Aguilar y Sr. Vicente Aquin Ruíz Secretario Municipal: Sr. Dn. Francisco Ortiz Valdez





COLEGIO NACIONAL "JOSE OCHOA LEÓN" PASAJE El Colegio fue creado por el Ministerio de Educación Pública, el 1° de Julio de 1948, con la categoría de COLEGIO TÉCNICO PARTICULAR DE ARTES E INDUSTRIAS, bajo el nombre del ilustre sacerdote Dr. JOSE OCHOA LEÓN, que en 1894 consiguió el Decreto da la Cantonización de Pasaje, tras una lucha tesonera, patriótica y con cariño de hijo adoptivo, desde su elevado sitial de Diputado por la Provincia de El Oro, ante el Congreso Nacional de ese año. Se inició el funcionamiento del Colegio con la Rectoría del Eximio Sacerdote Dr. Antonio Bermeo, fundador de este Centro prestigio de cultura que irradia saber por todos los ámbitos de la Provincia y que Pasaje está en deuda del BRONCE, como testimonio de gratitud y reconocimiento a su egregia figura, para perennizar la memoria y el ejemplo de su vida y misión de educador, y conducta espiritual de las generaciones. El Prof. Miguel Maldonado Mena, Rector del Plantel, ha venido impulsando la realización de la grandiosa obra del nuevo edificio del Colegio, con esa dinamia de talento que la ha puesto en su Cátedra y funciones de Rector. Su espíritu organizador de las actividades educativas; la responsabilidad de verdadero Maestro sincero en la noble tarea y su característico temple de fuerza espiritual, que ha transcurrido con pasión sembrando y afirmando valores morales y patrióticos, ha enrumbado con notable progreso las actividades múltiples y variadas realizaciones del Colegio "José Ochoa León", que pulsa el ritmo acelerado de prestigio creciente y nuevas conquistas culturales, dentro del rol calificado de los demás 'Colegios distinguidos de la Ciudad de Pasaje y la Provincia de El Oro. NOTA: Hacemos oportunidad de estas líneas para rectificar que el Dr. JOSE OCHOA LEÓN no es fundador del Colegio que lleva su nombre en la ciudad de Pasaje, conforme hemos anotado en su semblanza biográfica -sexta línea-. Fue el autor de la brillante obra heroica por sus esfuerzos y aplaudida por su patriotismo, de la Cantonización de Pasaje en el año de 1894, cuando integraba la Cámara de Diputados en calidad de Representante por la Provincia de El Oro.


HIMNO A PASAJE (por Víctor Gerardo Aguilar)


CORO

¡Gloria al sol que te mira y fecunda, Gloria al mar que en tus olas te canta, al Jubones que besa tu planta y a tí, oh, tierra materna y feraz!

ESTROFA

Salve tierra de tórrida entraña 

que, en la cuna sin par del paisaje, diste al mundo el altivo Pasaje, hijo augusto del sol tropical.

Pueblo libre de libres y fuertes, de la Patria el honor y el consuelo, en las noches de sangre y de duelo y en los días de gloria y de paz.

Desde Oriente, los Andes aspiran capitosa tu fértil fragancia y, ondulando su azul de distancia, te consagran su beso fluvial.

El Jubones beso es de la Sierra, que, al hundirse embriagado en tu aroma,

hace el dulce manjar del theobrama 

y la carne del oro frutal.

De Occidente, la mar de Balboa, bajo el sol gesta el alma de una ave que, con alas de un céfiro suave, llega a tí como un beso de sal.

Y estremece el verdor de tus frondas el cantar de la brisa marina, que condujo la estirpe latina a su autóctona entraña feraz.

Para tí, pueblo fuerte, el Progreso labra y pule sus ruedas, sus alas, para tí ya las glorias, sus galas teje, austera, en su raudo telar. ..

¡Oh, ciudad que lavaste esforzada, con sudor, no con llanto, el ultraje, en la paz eres puerta y PASAJE y en la guerra, muralla tenaz!

Si la sangre sudor es de muertos, los sudores son sangre de vivos, que fecundan laureles y olivos de tu fresca corona triunfal

En tu esfuerzo la Patria amanece, mientras tu himno resuena en el coro del Jubones pujante y sonoro, y el bramido distante del mar



SEÑOR FRANCISCO ORTÍZ VALDEZ Secretarlo del H. Concejo Municipal de Pasaje


El señor Francisco Ortiz Valdez, que está desempeñando la Secretaría de la I. Municipalidad de Pasaje, representa una garantía de eficiencia y preparación en la Administración Municipal. Los Cursos de Adiestramiento que ha seguido en varias Instituciones del País, le acreditan como un prestigioso valor dentro del Ramo Administrativo en general. Su vida de estudio tiene la compensación honrosa de haber obtenido testimonios y documentos oficializados: Diploma que le acreditan haber concurrido al Curso de Administración Municipal y Elaboración de Presupuestos, organizado por la Junta Nacional de Planificación y Coordinación Económica. Diploma de la Facultad de Ciencias Administrativas y Económicas de la Universidad Central, por intermedio del Instituto de Estudios Administrativos y la Oficina de Desarrollo Administrativo de USAID. Diploma de Asistencia al Curso de Adiestramiento Básico en Cooperativismo, organizado por la Federación Nacional de Cooperativas. Diploma del Curso de Sindicalismo y Cooperativismo, organizado por INESE, SEOLS y la Federación Nacional de Choferes del Ecuador. Diploma del Seminario de Interrelación Estructural en la Administración Pública y Privada, organizado por 'CIPCO", en la Ciudad de Machala. Diploma del Primer Curso de Administración de Empresas, organizado por "SENACO" Cía. Ltda. Certificado de haber asistido al Primer Curso de Periodistas, a nivel Nacional, organizado por la Universidad Técnica de Machala. Certificado del Primer Curso Básico de Capacitación en Cooperativismo de Viviendas, organizado por el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social y la Dirección Nacional de Cooperativas.

	Este es en síntesis los campos de su preparación, en mérito de los cuales ha sido requerido para el desempeño de varios cargos y dignidades, dejando en cada uno de sus funciones, la huella de una imborrable obra en beneficio de la comunidad pasajeña. El señor Francisco Ortiz Valdez ha seguido en el desempeñe de sus cargos un brillante escalafón de servicios. Surgió como amanuense del H. Tribunal Electoral Provincial del Chimborazo, desde 1944 a 1946, y sus servicios se sucedieron luego como Amanuense Archivero de la Secretaría Municipal de Riobamba, desde el 47 al 48. Amanuense del H. Consejo Provincial del Chimborazo, en 1946. Ayudante Oficial Pagador del Batallón de Infantería N° 5, del 48 al 52. Cadenero-Ayudante-Operador Rodillo. Jefe de Trabajo de la Carretera Girón-Pasaje, del 52 al 55. Amanuense de la Secretaría-Ayudante Evaluador y Jefe de Comprobación de la 1. Municipalidad de Pasaje, del 55 al 67. Secretario del Colegio Técnico Nacional "José Ochoa León", de Pasaje, del 67 al 70. Secretario de la I. Municipalidad de Pasaje, desde 1970. Inspector General de la Escuela de Capacitación de Choferes Profesionales de Pasaje, desde 1972.

Las dignidades que ha venido desempeñando, han recomendado su nombre y ya consta en la Galería de la Gratitud pasajeña, como un exponente valioso, capacitado y patriota. Se le han confiado las siguientes dignidades en la Ciudad de Pasaje: Síndico de la Liga Deportiva Cantonal; Secretario del Centro agrícola Cantonal, y Presidente de la Asociación de Empleados Municipales, por los Periodistas. El señor Francisco Ortiz Valdez nació en la Ciudad de Rio-bamba el 5 de Junio de 1925; fueron sus padres: don Rafael Tomás Ortiz y doña Baltazara Valdez, ya fallecida. Con su esposa, señora Raquel H. Pesantez Duran de Ortiz, ha formado su respetable hogar, con seis hijos: Betty Margot, Raquel Cecilia, Ligia Jeannen, Francisco Rafael, Elizabeth del Carmen y Patricio Fernando Ortiz Duran, que siguen sus estudios, estimulados con el ejemplo de sus padres. El señor Ortiz Valdez siguió sus estudios primarios y de nivel medio en su ciudad natal, a la que también la sirvió con cariño de hijo propio, para luego trasladarse a nuestra Provincia de El Oro, en donde ha sido acogido como hijo adoptivo, con demostraciones de gratitud por el pueblo pasajeño, en reconocimiento a su vida de entrega patriótica y de trabajo por el progreso de Pasaje. Al hacer ligeramente la referencia de los valiosos servicios prestados a Pasaje por parte del señor Francisco Ortiz Valdez, nos place decir que está considerado como un factor de progreso pasajeño, no solamente por sus virtudes cívicas y patrióticas, sino por su acervo de conocimientos, esencialmente en el de la administración municipal, haciendo el desarrollo de las labores institucionales, en forma ágil, eficaz y sencilla, sin las trabas de la pérdida de tiempo, esfuerzo y economía que tienen que soportar pacientemente otros Cantones, cuyos Municipios retardan la marcha administrativa, con el consiguiente perjuicio a sus mismos intereses económicos y desprestigio para la Corporación Edilicia. Sin subestimar a los demás Municipios de la Provincia, la opinión pública provincial tiene el mejor concepto de la dinamia, capacidad y obras realizadas por parte de la I. Municipalidad de Pasaje. Los turistas y visitantes que llegan a la Ciudad, advierten solamente con su presencia de belleza paisajista y moderna arquitectura en sus construcciones que la conforman, el patriotismo y desinterés de sus hijos, tanto como el amor a la tierra nativa, por propios y extraños que se han aquerenciado en su regazo, atraídos por su cordialidad fraternal y apoyo moral que el pueblo pasajeño brinda a todos los que llegan a sus lares.


CANTON PIÑAS

	FUNDACIÓN DE PIÑAS.- El Bachiller Juan de Loayza, aparece como el primer fundador de Piñas allá por los años de 1815 a 1816, quien había sido enviado a principios del siglo XIX por el Gobierno de España, para que estudie las minas de Zaruma. Luego de recorrer el Distrito Aurífero de Zaruma pasó su Informe al Rey español, haciendo hincapié en las grandes riquezas de, este Distrito. Una vez cumplida su comisión fundó una  población precaria y se estableció definitivamente con su familia, dándole el nombre de PIÑAS, para perpetuar el nombre del pueblo en donde había nacido. La historia dice que el Bachiller Juan de Loayza fue oriundo del Anejo LAS PIÑAS, de la Provincia de Cádiz, Región de Andalucía, en España. Hay dos versiones históricas sobre el lugar natal del Bachiller Juan de Loayza. La primera, se refiere a que fue el Anejo de LAS PIÑAS de la Provincia de Cádiz, y, la segunda, supone que fue nativo de Piñas, de la misma España, pequeña ciudad perteneciente a la Provincia de Pontevedra, en la Región de Galicia.

Sin entrar a discutir cual de las dos poblaciones españolas fue la cuna del Bachiller Juan de Loayza, debemos concluir que, el fundador le dio el nombre de LAS PIÑAS, en homenaje y recuerdo de su lugar natal. Los conquistadores españoles tenían la costumbre de conservar el recuerdo de la tierra nativa y exaltarla como propia, dando el nombre de sus pueblos de origen a todos los que fundaron en la América Meridional. LUGAR EN DONDE SE REALIZÓ LA PRIMERA FUNDACIÓN.- Los antiguos habitantes aseguran que el primer Pueblo de Piñas, fundado por el Bachiller Juan de Loayza, estuvo ubicado hacia el Norte de la actual ciudad, sobre la parte superior de la Carretera Panamericana y abarcando el camino de herradura que conduce desde Piñas, a los Barrios de Calera Grande, Calera Chica, Ayapamba y otros caseríos. Como vestigios se observa hacia el pie del Cementerio antiguo y a través de esta pequeña planicie, por donde sigue el camino de herradura que hemos mencionado, una especie de plaza, que se ha venido afirmando fue la plaza principal de la población, en donde, posteriormente, se situó el primer Cementerio de la población. EVOLUCIÓN POLÍTICA-ADMINISTRATIVA DE PIÑAS.- En 1822, Piñas se encuentra constituida en Barrio de la Parroquia de Paccha, antes había permanecido como Barrio del Cantón Zaruma, según consta en las Actas Municipales de este Cantón. Hasta 1839 Piñas seguía como un insignificante Barrio de Paccha, integrando esta Parroquia con los Barrios de Buza, Calera y Piedra Blanca. En 1845 Pinas solicita a la Villa de Zaruma su erección a la categoría de Parroquia Civil. La Municipalidad de Zaruma aceptando la petición para que se erija en Parroquia, independientemente de la de Paccha, eleva este Acuerdo al Soberano Congreso de la Nación, para que decrete la parroquialización del Anejo de LAS PIÑAS. En 1846, vuelve Zaruma a insistir lo solicitado en 1845, para dividir la Parroquia de Paccha con la erección de la de Pinas, fijando como lindero la Quebrada de Higuerones, entre los Barrios de Buza y Calera.

	El 21 de Octubre de 1846, el Anejo de LAS PIÑAS se eleva a la categoría de Vice-parroquia, integrada con el Barrio de Calera. El Jefe Político de Zaruma solicita la aprobación del nombramiento de Teniente Político Principal, creado por el Cabildo para la Vice-parroquia de Piñas.
	En 1862, los vecinos de la Vice-parroquia de Pinas, solicitan e insisten ante el Concejo de Zaruma, la creación de la Parroquia de Piñas. El Concejo niega la petición por falta de los datos exigidos por la Ley. El 17 de Julio de este mismo año, (1862), el Concejo de Zaruma, en sesión de esta fecha y en vista de que la solicitud se había aparejado con las exigencias legales, emite su informe favorable a la solicitud de los vecinos de Piñas y es elevada a la categoría de Parroquia Civil, con \ el nombre de MERCED DE LAS PIÑAS, designándose como primer Teniente Político Principal al señor Tomás Romero; Suplente, al señor José María Zambrano, uno de los fundadores de Pinas. Los Barrios de la nueva Parroquia eran los siguientes: Capiro, La Cría, Piedra Blanca, Calera, Chilchil, PIÑAS y Moromoro. La Parroquia se organiza legalmente con esta categoría en 1869, conforme consta en la Ley de División Territorial de 30 de Agosto de este año, perteneciente al Cantón Zaruma, Provincia de Loja.

LÍMITES DE LA PARROQUIA.- Los límites de la Parroquia de Pinas quedaron fijados así: "Por el Sur, desde la confluencia de los ríos que forman el Túmbez, aguas de este río hasta el Puyango, abajo limítrofe con la Parroquia de Chaguarpamba, Cangonamá, Guachanamá y Alamor. Por el Occidente, parte «con los terrenos de la Provincia de Túmbez y de la Parroquia de Chacras. Por el Norte, tomando de la Cordillera de Tagüín recta por Playas en el río Arenillas, vado Ducupalta en el río Santa Rosa hasta el alto de Caluguro, línea que las separa de las Parroquias de Arenillas y Santa Rosa. Por el Oriente, la Cordillera alta de Dumarí, baja ésta hasta las Cochas, de este lugar a la izquierda en línea recta a una Quebrada o aguada, sigue este curso hasta el río Calera, demarcación que la separa de la Parroquia de Ayapamba y de la de Zaruma, el Calera aguas abajo hasta el punto de partida, o sea la formación del río Túmbez en la unión de los ríos Pindo y Güichigüichi". BARRIOS DE LA PARROQUIA.- La nueva parroquia de LA MERCED DE LAS PIÑAS, tenía como Barrios: Capiro, La Cría, Piedra Blanca, Chilchil, PIÑAS y Moromoro. En 1868, Piñas se organiza en Parroquia Eclesiástica, teniendo como Primer Párroco a P. Fray Antonio Zapata. Desde que Piñas adquiere la jerarquía de Vice-parroquia, en 1846, se suprime la palabra LAS, para quedar constando solamente de LA MERCED, suprimiendo el de PIÑAS. El nombre primitivo de PIÑAS sufrió posteriormente las modificaciones impuestas por la costumbre de los españoles, en razón de la ley del menor esfuerzo, al llamar al Pueblo solamente con el nombre de PINAS, en vez del primitivo LAS PIÑAS. FUNDACION DE PIÑAS EN 1870.- En 1870 el Dr. FRANCISCO HIDALGO, ilustre Sacerdote que había venido desempeñando su Ministerio Religioso en la Parroquia, realiza la fundación definitiva de PIÑAS en el lugar en donde hoy se ubica, distante hemos calculado, tres kilómetros del antiguo asiento, que fundara por primera vez el Bachiller Juan de Loayza. El Sitio de la primera fundación allá por los años de 1815 a 1816, se ha asegurado, estaba situado en las proximidades del antiguo Cementerio, en la parte superior de la actual ciudad y sobre la Carretera Panamericana que cruza la población por su cabecera, abarcando el camino de herradura, que conduce a Ayapamba y los Barrios de Calera Grande, Calera Chica, en dirección Noroeste de la población. Piñas fundado por el Bachiller Juan de Loayza, ha pasado a la Historia como una especie de leyenda, porque no han quedado ni vestigios de esa hazaña heroica en aquellos tiempos, en que la naturaleza era, a todo trance, indómita y rebelde en ceder paso, ni siquiera a un metro de civilización, menos a permitir se yerga un pueblo con fisonomía humanizada y culta. Algunos dadores pintan la primera fundación de Piñas he por el Bachiller Juan de Loayza, como una acuarela vistosa en medio de la frondosidad verde de una montaña que permanecía virgen y celosa de sus tesoros naturales. Se ha llegado a decir que, acaso, la primera fundación de Piñas estaba simbólicamente representada por una vieja casa solariega, o casa de hacienda de señorío español, incrustada en el corazón de un bosque intocable por la mano del hombre. Comenzaron a formar la incipiente población un contingente de colonos que se agrupaban alrededor del Bachiller Juan de Loayza, quien había sido ya propietario de la hacienda Moromoro, adjudicada por el Rey en pago de sus servicios prestados a la Corona Española, después de haber cumplido su comisión con el informe sobre las minas del Distrito de Zaruma, enviado a Madrid en 1815. Manuel de Jesús Andrade anota en la página 102 de su Monografía del Cantón Zaruma, lo siguiente: "1870. TRASLACION DEL PUEBLO (PIÑAS) AL SITIO DONDE SE ENCUENTRA, DISTANTE MEDIO KILOMETRO DEL ANTIGUO. LA VERIFICO EL CURA PARROCO DR. FRANCISCO HIDALGO CON EL APOYO DE LOS PATRIOTAS JUAN Y JUAN MARIA LOAYZA, TOMAS Y JUAN VICENTE ROMERO, JUAN ANTONIO JARAMILLO. ESTOS SEÑORES COMPRARON EL TERRENO, CONSTRUYERON CASA DE DOS PISOS PARA OCUPARLAS CON SUS FAMILIAS Y GRATUITAMENTE DIERON LOTES A QUIENES QUIERAN EDIFICAR". De acuerdo con lo que indica Manuel de Jesús Andrade y otras versiones autorizadas que se han pronunciado ratificando el dato histórico, la fundación definitiva de PIÑAS la realizó el DR. FRANCISCO HIDALGO, cuando ya la población había adquirido la categoría de Parroquia Civil, con el nombre de LA MERCED DE PIÑAS, en el año de 1866; y, de Parroquia Eclesiástica en 1868, bajo la conducción espiritual y material del ilustre Sacerdote DR. FRANCISCO HIDALGO. El DR. FRANCISCO HIDALGO.- fue el Sacerdote que acometió como un héroe el apostolado de su estirpe gloriosa con el signo de Varón Ilustre, al haber hecho realidad la gigante obra de la fundación definitiva de PIÑAS en 1870; una obra casi imposible, diríamos, por-que ya Pinas había permanecido en su primer lugar desde 1822, en calidad de Barrio de la Parroquia de Paccha, y años antes, como Barrio del Cantón Zaruma. HACIA LA CANTONIZACIÓN.- Siguiendo ese mismo perfil de evolución histórica, Piñas desde que se funda en 1815 y apareció como Barrio de la Parroquia de Paccha en 1822; en Cantón, de vida precaria que solamente duró dos años, con el nombre de INDEPENDENCIA en 1895, es erigida en forma definitiva en CANTÓN, el OCHO DE NOVIEMBRE DE 1940, luego de una brega tenaz intensamente patriótica y sacrificada de sus hijos, para hacer realidad el sueño dorado que se había mantenido a través de algunas generaciones, alumbrando el destino de este pueblo como una llama de pasión inextinguible. EL OCHO DE NOVIEMBRE DE 1940 fue la fecha cívica que rubricó Pinas con el desbordante fervor de todos sus hijos, que la levantaron sobre el trono de oro de sus corazones, con la Majestad de Pueblo invicto, bajo el arco triunfal de una cruzada gloriosa de patriotismo, que tuvo como trinchera la gallarda alma de sus mujeres, y como bandera, el civismo y la constancia de sus hombres. Desde entonces, Piñas, ha llevado esa libertad, como una gran bandera de paz y unión de todos sus hijos de noble estirpe, haciendo posible, al transcurrir los años, los mejores toques de luz para su progreso y las más claras ideas en el camino de sus inalienables derechos. Desde esa fecha histórica, Piñas es profunda, elevada y febril, con alma de bandera, con cielo de paz y progreso, con nervios de fuego, que a veces, se vuelve hoguera con intensas llamaradas de anhelos supremos y realizaciones fecundas.

DESCRIPCIÓN DE LIMITES GEOGRAFICOS CENSALES DEL CANTÓN.

AL NORTE.- Desde la afluencia de la Quebrada De Lobos en el Rio Piedras, la línea imaginaria al Nor-Este, a la cumbre del Cerro Reventador; del Cerro Reventador, el divisor hacia el Este que pasa por la Loma El Guayabo y el Cerro Mirador; de la cumbre del Cerro Mirador, la línea imaginaria al Sur-Este, a los orígenes de la Quebrada Naranjas (Naranjo); la Quebrada Naranjas, aguas abajo, hasta la confluencia con la Quebrada Del Placer; de esta confluencia, el divisor de las Cordilleras de Dumar y Chinchiles hacia el Este, hasta alcanzar los orígenes de la Quebrada Copa Rosa; de estos orígenes, la Quebrada Copa Rosa, aguas abajo, hasta su afluencia en el Rio Calera. AL ESTE.- El Río Calera, aguas abajo, hasta su confluencia con el Río Pindo. AL SUR.- El Río Pindo, aguas abajo, que luego tema sucesivamente los nombres de Río Puyango y de Río Pindo, hasta la afluencia de la Quebrada De Aldea. AL OESTE.- La Quebrada De Aldea, aguas arriba, hasta sus orígenes Orientales; de estos orígenes, el divisor de la Cordillera de El Oso al Norte y su extensión por el divisor de la Cordillera de Batanes, hasta alcanzar las nacientes de la Quebrada De Lobos; la Quebrada De Lobos, aguas abajo, hasta su afluencia en el Río Piedras.






Un artístico recorte de la Ciudad hacia el Noreste, ligeramente sombreado al Oriente con los toques vesperales del día, en dónde la gráfica destaca la estilizada Torre y la blanca Cúpula de la Iglesia Matríz, haciendo esta última, armonía con los edificios del conjunto topográfico.


Al Noreste de la ciudad cruza la carretera Panamericana, dónde está la Estación y Control de los Transportes Provinciales e Interprovinciales, que se aprecia en la gráfica. Un intenso movimiento de pasajeros y turistas ponen una nota de fiesta y colorido a este Sector de la Urbe, con intensas y dinámicas actividades hoteleras y de salones, durante el día y la noche.











La gráfica muestra uno de los bloques terminados del nuevo edificio del Mercado Municipal que se halla en construcción.


NOTA. Los datos de límites cantonales no implican ningún reconocimiento oficial, porque son únicamente censales, correspondientes al año de 1974. SUPERFICIE. El Cantón tiene la superficie de 766 Km2., con una población de 28.675 habitantes, según el Censo Nacional de 1974, y 5.926 viviendas. CABECERA CANTONAL. La ciudad de Piñas, Cabecera Cantonal, tiene 128 Km2. de área urbana; 10.618 habitantes y 2.071 viviendas, incluyendo la periferia de la Ciudad. PARROQUIAS RURALES. BALSAS: 89 Km².; 3.696 habitantes y 760 viviendas. CAPIRO: 101 Km2; 2.356 habitantes y 482 viviendas. LA BOCANA: 94 Km2.; 1.949 habitantes y 426 viviendas. MARCABELI: 127 Km2.; 4.407 habitantes y 884 viviendas. MOROMORO: 72 Km2.; 1.955 habitantes y 448 viviendas. PIEDRAS: 102 Km2., 2.117 habitantes y 480 viviendas. SAN ROQUE: 5 3 Km2.; 1.577 habitantes y 375 viviendas.

PIÑAS: CIUDAD HOGAR. En Piñas se vive sin sentir el tiempo, porque es la ciudad que atrae como un imán, nido recostado a la ribera de su Río que corre con emoción, a través de praderas esmaltadas de yerbabuena fragante. A veces, de trecho en trecho, su Río va por tupidos cañaduzales, y otras, por debajo de umbrosos plantíos de platanales esbeltos, cuyo follaje satinado se copia en el seno tembloroso de su agua lustral. Por su paisaje risueño y por su alma afectuosa, nadie quiere decirle adiós a Piñas, porque hay en cada corazón, por lo menos, la esperanza de volver y hasta la resolución de morir en su regazo. El que toca sus puertas se adentra en su alma, en su atracción invencible y en todos los manantiales de su existencia hospitalaria, hasta llegar a confundirse en un solo ser con él alma y la vida de Piñas y formar parte de su dinamia social. Piñas es Ciudad pequeña pero deliciosa, como fuego de pasión noble en cada corazón, en cada fruto y en cada uno de sus seres. Aunque enclavada en el surco de su Río y arropada por sus montañas y colinas, pero es fantástica en hospitalidad y grande en paz y alegría. Se la encuentra en todo tiempo, exquisita como una gota de miel en los labios; amplia y adaptada para cuna de todos los que la visitan, con tierra acogedora hasta en el Cementerio; grácil, buena y llena de ternura, como crisálida prendida en una rama lustral de pomarrosas que enjoyan las orillas de su Río. Piñas se caracteriza por ser culta y hospitalaria; alegre y cordial, en donde viven todas las almas enlazadas en guirnaldas y los pechos apretados en racimos. Por eso es que todos llegan a sus lares, con fuerza de Río de cristal luciente, con escoltas de espigas y hombres del agro que llevan en la frente el lucero de sus ideales; con sanidad de montañas y enormes plantíos de café; con madurar de frutas; luz; ideales, pasiones y un desfilar de bellas mujeres, que tienen ojos que cautivan y corazones que encarcelan. Y hombres con frentes sudorosas y las manos encallecidas, están diariamente librando combates de trabajo y de honor; reteniendo con alma ennoblecida, todo el acervo de su Historia y la tradición de su progenie hospitalaria y buena. Así como llevan en sus frentes los ideales de progreso, transportan, al mismo tiempo, en sus manos, las herramientas para roturar el surco y hundir la semilla en el vientre de la tierra; pero nunca llevan la mancilla del arma fratricida, de los dardos inhumanos, de la venganza y el odio que corroe las almas. En la mesa de cada hogar, de cada familia, no falta el pan, en vez del despotismo; no falta el vino de la hidalguía, cambiado con el veneno de las rivalidades que llevan otros pueblos. En las madrugadas está incansable la voz de la campana, esprimida en todos los corazones católicos como jugo de fruta madurada en el silencio y en la paz de las alboradas; en las tardes la luz de la alegría, reflejándose en los semblantes; en las noches, la actitud bondadosa para el hospedaje al visitante, y al amanecer de cada día, desfila una colmena humana que solamente enseña ejemplos, con labios frescos de afecto y corazones piadosos, acercándose a su Templo para la comunión con Dios. Piñas es un pueblo que teje su vida sin descanso y labra en su orfebrería, una diadema con sangre de su corazón, para proteger la vida espiritual y humana del peligro de los rigores del estío proletario y del fuego innoble con carnes de miseria moral. Pueblo que trabaja día y noche; que se agita incesante como una abeja obrera y que nunca se derrota, porque en su alma hay el vigor de la idea, de la iniciativa feliz para las actividades creadoras de la riqueza económica, que está palpitando sin cesar, como el palpitar del acero de sus máquinas que hacen la vida industrial de su región. En este laboratorio de energías, se han levantado espíritus e ideas, que antes de entronizarse en el bronce y en el mármol, se han erguido en el corazón de todo un pueblo, para que las nuevas generaciones, sigan esculpiendo con diamante, en las páginas humanas, el esfuerzo de sus hijos, la bondad y belleza de sus mujeres; la hospitalidad y alegría de todos, con la luz heráldica de sus triunfos; con el talento de sus hombres y «mujeres, el esfuerzo de sus músculos y el contenido virtual de la tierra del Bachiller Juan de Loayza y de la actual Ciudad progresista del DR. FRANCISCO HIDALGO. FISONOMIA DE LA CIUDAD DE PIÑAS. Entre los Barrios de Chilchiles al Norte; Coronita, Piñas Grande Matalanga, al Noroeste; y, Guiricuña, al Este, se encuentra la Ciudad de Piñas, recostada sobre las últimas estribaciones de los dos ramales de Chilchiles que descienden de la Cordillera de Dumarí y bajan por las cabeceras de Ayapamba, alargándose al interior de la Hoya de Zaruma, como si fueran dos dedos índices prolongados sobre la frente de la población, para luego continuar hasta el Pórtete de Piñas, en donde se levanta el pequeño Cerro de la Chuva, término de los ramales y del Valle. La Ciudad tiene al Norte los ramales de Chilchiles: al Sur el Cerro de la Independencia o Pata Grande; al Occidente Matalanga o el Prado, y al Este, Sesteadero-Guiricuña. TOPOGRAFÍA DE LA CIUDAD.- Sobre una localidad de suave declive, que baja hasta el Río de su mismo nombre, en medio de vistosos Barrios nutridos de población, que se esconden como alegres chiquillas por entre el furor de sembríos de cañaduzales, cafetales, aguacates, limoneros, pomarrosas, y a lo largo de un Valle abigarrado, promisorio de fructificación subtropical, se levanta la Ciudad de Pinas, con sus múltiples construcciones blancas, bajo un inmenso cielo azul por las mañanas; encerrada por una cadena de montañas y cerros, que estrecha con lujuria clorofílica su determinismo geográfico y significan la unión fraternal de los espíritus de ese colmenar de abejas humanas, que no sienten cansancio ni dan tregua a su ingeniería de progreso.



PIÑAS MODERNA Fachada y Torre de la Iglesia Matriz, frente al Parque Central "Independencia". La hermosa Torre de arquitectura española, está provista de un potente Reloj Público y Sirena. Es la obra heroica remodeladora del Templo, interior y exteriormente, emprendida con ejemplar constancia y dinamismo, por el Rvdmo. Sacerdote Dr. ANGEL TINOCO RUIZ, cuando regía los destinos espirituales del Cantón.




Parque Central "Independencia", situado en el corazón de la Ciudad, frente a la antigua Casa Parroquial, posteriormente, Municipal, en donde se construye el nuevo edificio del Palacio de tal Municipalidad. Está pendiente la petición dirigida el 20 de Julio de 1975, al I. Concejo, presidido por el Sr. Víctor Murillo Herrera, en ese año, para que la Municipalidad gestione la erección del Monumento al Ilustre Sacerdote DR. FRANCISCO HIDALGO, en el Parque que registra la gráfica, en homenaje de admiración y gratitud por ser el autor y propulsor de la FUNDACION DE PIÑAS EN 1870, en el lugar actual que ocupa la Ciudad.

	Es la actual Ciudad de Piñas con sus airosos edificios modernos; con calles longitudinales y transversales muy bien arregladas y pavimentadas; avenidas amplias y escalinatas de cemento; servicios higiénicos, piscinas y baños públicos; Parque Central "Independencia, Mercado Central Moderno; Coliseo Municipal de Basquet Ball, Estadium Municipal, campos deportivos libres, Hoteles, Teatros, Hospital, Escuelas, Colegios, Almacenes con grandes capitales para el expendio de telas, locería, ferretería, maquinaria, herramientas, medicinas, considerados como los mejores de la Provincia; Piladoras de café y arroz; fábricas de hielo, materiales de construcción, curtiembres, aserraderos; talleres de manualidades varias; estudios profesionales; barrios ya constituidos en ciudadelas, y el estímulo de sus Ferias dominicales de apreciables transacciones económicas, con la cita de todos los pueblos provinciales e interprovinciales, destacándose las Ferias del Café, que arroja el mejor índice económico de la Provincia, constituyendo la atracción y concurrencia de las provincias de Loja, Azuay y Guayas.

Piñas es la Ciudad que celebra, anualmente, con mu-solemnidad, su Fiesta principal Religiosa-Social-Comercial, el 24 de Septiembre, con la concurrencia de comerciantes y turistas que se volcán a los pies de la Sagrada Imagen de Las Mercedes. Ciudad del "8 de NOVIEMBRE", fecha de recordación cívica aniversario de su Cantonización. La fisonomía de Piñas es así: de vida intensa como pueblo culto y civilizado. Vive con el ritmo acelerado de sus manifestaciones espirituales, a través de las inquietudes de sus organizaciones deportivas, sociales y obreras. Con las modelaciones que imprimen sus centros educacionales bien organizados; con la orientación eficaz del saber y de las vocaciones profesionales; con el concurso de sus Colegios: "8 de Noviembre y "Leovigildo Loayza". Provista de medios de cultura: Bibliotecas y certámenes intelectuales; Círculo de Periodistas; defendiendo sus bienes materiales y su salud, con su Cuerpo de Bomberos, Hospital y Cruz Roja; con organizaciones económicas robustas: Centro Agrícola Cantonal, Cámara de Comercio; con servicios de primera categoría: Luz y Energía Eléctrica que genera su potente Planta Hidroeléctrica; Agua Potable, Canalización, Cementerio moderno, Camal, Campos y Centros de formación y diversiones sanas. Todo este conjunto armoniosamente enlazado de obras materiales de embellecimiento y ornato; de salubridad, de servicios públicos; de educación, de cultura, de defensa de la propiedad, sanidad, de manifestaciones sociales; de instituciones y organizaciones que se reclaman en este siglo de civilización, dan a la Ciudad de Piñas, la fisonomía de una Ciudad Moderna y Confortable, por sus condiciones materiales, culturales; por el medio ambiente social de vida y aspiraciones de refinamiento espiritual. La estructura integral de la ciudad, se halla sostenida por medio de una robusta columna vertebral económica, basada en sus grandes producciones agrícolas y ganaderas; en su intensa movilización comercial y cotizables Ferias del Café y más productos, que informan un alto índice de riqueza seccional, con la concurrencia de todos los factores de la economía y la cita en sus Ferias Dominicales de las Provincias de Loja, Azuay, Guayas y pueblos costaneros de El Oro. SUSCINTO INFORME DE LAS OBRAS REA-LIADAS POR EL I. CONCEJO MUNICIPAL DE PIÑAS, DESDE EL 17 DE MARZO DE 1974 HASTA EL MES DE OCTUBRE DE 1976, DURANTE LA ADMINISTRACION PRESIDIDA POR EL SEÑOR DON VICTOR MURILLO HERRERA. Un codiciado anhelo se cumplió en 1975 al haber obtenido considerable incremento de rentas, con las cuales se ha impulsado las edificaciones del Palacio, Mercado y proyección del Camal Municipales. La cuantía de este significativo incremento es de s/. 6'400.000,00 que se transfiere en 5 alícuotas desde Agosto a Diciembre en el bienio 1975-1976. PALACIO MUNICIPAL, MERCADO Y CAMAL.- El Palacio Municipal está construido una tercera parte y el Mercado en un cincuenta por ciento. Se tramita la expropiación del terreno necesario para la construcción del Camal. La construcción de estas tres obras, durará muchísimo tiempo por la modalidad en que se lo realiza, por etapas, para superar este inconveniente hemos encaminado las gestiones pertinentes ante el Banco del Pichincha, Sucursal Mayor de Guayaquil para la concesión de s/. 8'000.000,00, con los cuales será factible concluir estas tres obras en un lapso no mayor de 2 años. La petición fue aceptada y están en trámite los documentos pertinentes. EDUCACIÓN.- En materia de educación, nos satisface manifestar que en el transcurso de nuestra gestión administrativa, se han construido 9 locales escolares en los siguientes sitios: San Antonio de Marcabelí, La Libertad, Bella María, Lozumbe, Nueva Esperanza, Guayacán, Loma Larga, Conchicola y San Pedro, cuyo monto total asciende a s/. 408.636,38 y próximo a suscribirse nuevo convenio con el DECE para edificación de 10 locales más a un monto aproximado de s/. 1΄320.000,00; asimismo, se ha obtenido el auspicio de este Organismo para proseguir los trabajos del Centro Pre-Escolar, único en su género en el país y que se aspira concluirlo el próximo año. Hemos obtenido parte del financiamiento para construcción de nuevo muro de contensión de la escuela Fiscal "Cristóbal Colón" de esta ciudad. El aporte del H. Consejo Provincial de El Oro es de s/. 50.000,00 y el hierro lo suministra el DECE. Mediante decidido apoyo del I. Concejo, los profesores a los cuales se les hace entrega de las subvenciones a través de los Comités de Padres de Familia, 16 de ellos acaban de obtener el Bachillerato en Ciencias de la Educación, permitiéndoles a que en breve puedan incorporarse al Magisterio Nacional y obtengan los consiguientes beneficios de la Ley. TERRENO PARA EL COLEGIO NACIONAL NOCTURNO "LEOVIGILDO LOAYZA".- Al adquirirse 59.900 m2. de terreno para ampliar el perímetro urbano de la ciudad de Pinas, se ha señalado el espacio necesario para la edificación del Colegio Nacional Nocturno "Leovigildo Loayza Loayza"; finalmente, se subvenciona a los Colegios de Balsas, Moromoro y Marcabelí y a 25 Establecimientos primarios para que puedan desenvolver normalmente sus actividades educativas. HOSPITAL DE PIÑAS Y SUBCENTROS DE SALUD PARROQUIALES.- Con mucha satisfacción, nos cabe manifestar que en nuestra administración y tras tenaces gestiones obtuvimos la inauguración de 4 Subcentros de Salud en las Parroquias Marcabelí en donde se construye su edificio funcional, Moromoro, Capiro y Balsas; y, en Febrero de 1974 inauguramos el flamante Centro de Salud Hospital de Piñas en cuya edificación y equipamiento el I. Municipio hizo derroche de cooperación.


Piñas con sus elegantes calles pavimentadas, es la Ciudad noble por su trabajo y laboriosidad. La gráfica capta la principal calle Juan León Mera, que cruza la urbe de Norte a Sur.




Lugar de esparcimiento constituye la Piscina Municipal, en donde se desarrollan eventos deportivos de natación. Está provista de tribuna y pista de baile para que la recreación sea completa para el pueblo.

PLAN DIRECTOR DE DESARROLLO URBANO DE LA CIUDAD DE PIÑAS.- Merece destacarse la realización del Plan Director de Desarrollo Urbano de la ciudad de Piñas, cuya ejecución está a cargo de la Universidad Estatal de la ciudad de Cuenca, sin que a la I. Municipalidad le signifique egreso alguno con esta labor altamente técnica y de la que depende el futuro de Piñas. Citaremos el ejemplo de que al I. Municipio de Quevedo la realización del Plan Director de Desarrollo Urbano le significa el costo de s/. 5'000.000,00. COMPLEJO FERIAL TURISTICO (40.000 M2.).- En Marzo del año anterior, el I. Concejo adquirió la superficie de 40.000 M2. de terreno en la zona urbana para destinarlo al Complejo Ferial Turístico compuesto de Coliseo Cubierto, museo, stands para exhibición de ganado, áreas de recreo y parqueamiento, piscina, espacio abierto para lidia de toros, circo, etc. Para que no sea mayor el egreso en concepto de estudios y planificación, se están encaminando las gestiones ante la Universidad de Guayaquil a fin de que los futuros arquitectos próximos a obtener el título académico hagan los estudios como Tesis de Grado. INCREMENTO DEL SERVICIO ELECTRICO (225 Kva.).- Para superar la deficiencia del servicio eléctrico, se adquirió en Octubre del año inmediato anterior a la Casa Melley Energy Sistems Inc. de Lauderdale, Florida Estados Unidos de América, en el transcurso de la Feria Internacional de Guayaquil, un Generador termoeléctrico de 225 kva., con el cual quedará superada la deficiencia actual, consecuencia del insospechado progreso de nuestra urbe. La Inauguración oficial tuvo lugar el 10 de Agosto de 1976, al cumplirse las Bodas de Plata de Inauguración de la Planta Hidroeléctrica Municipal. AGUA POTABLE.- En materia de agua potable, con fecha 23 de Agosto del año en curso, se suscribió con el IEOS el contrato por el cual este Organismo suministrará a la I. Municipalidad de Pinas 2.120 mts. de tubería de asbesto cemento de diferentes diámetros y los accesorios requeridos para aumentar el caudal a la Planta de Tratamiento y consecuentemente a la ciudad. La causa que ha motivado la escasez del líquido elemento está cuestionada en el acápite anterior. Está en estudio de la Corporación el convenio con el IEOS por la cual este Organismo va a realizar los estudios para nueva Planta de tratamiento de agua potable a un costo de s/. 600.000,00. La financiación está a cargo del IEOS. Plazo de entrega de planos y memorias es de 9 meses a contarse de Enero de 1977. ALCANTARILLADO DE LA CIUDAD DE PIÑAS.- En este mismo Organismo se realizan los estudios para un Sistema Integral de Alcantarillado en la ciudad de Piñas y mientras la Universidad Técnica de Machala realiza los trabajos de campo en las cabeceras Parroquiales de este Cantón, se está considerando la ampliación del Convenio con el IEOS para que prosigan los estudios para suministro de agua potable y alcantarillado a las mismas. CARRETERAS DEL CANTÓN.- Es por demás conocido que el éxodo rural está intensificando los problemas en grandes y pequeñas ciudades. El abultamiento de estos problemas, el torbellino político y el hombre como tal en las zonas urbanas en desarrollo, son elementos que amenazan la formación de una urbe que promete estabilidad. Para frenar el éxodo, nada más edificante y patriótico que entrelazar el país de carreteras. El hombre del agro por idiosincrasia y por conveniencia, seguirá aferrado a la tierra; sin vías, no le queda otra alternativa que emigrar. Como es lógico su-poner, las carreteras incentivan la comercialización y el intercambio socio económico. En este Cantón existen zonas tan exuberantes cuya producción se desaprovecha por la falta de vías, y en afán de que el Ministerio, considere la presupuestación, año tras año se ha venido recabando en la atención, pero desafortunadamente se posterga y posterga indefinidamente este anhelo. Me permito consignar a continuación como prioritarias de atención únicamente dos vías que serían factor preponderante para el desarrollo y progreso de vasta zona de nuestro Cantón. LA BOCANA-MARCABELI-BALSAS.- La longitud total de esta vía es de 38,50 km Por petición del I. Municipio de Piñas, los estudios de La Bocana-Marcabelí fueron realizadas por Obras Públicas y de Marcabelí-Balsas por el H. Consejo Provincial recientemente. No hace falta abundar en detalles sobre la importancia de esta vía que conecta a 4 parroquias de este Cantón, porque en líneas anteriores dejo claramente establecido de que un factor de progreso generan las vías de comunicación. PIÑAS-SAN ROQUE-CAPIRO-RIO GRANDE.- Esta carretera que tiene una extensión de 37 km, es sin lugar a dudas de mayor importancia que la anterior, en razón de que por ella fluirían poblaciones lojanas de Santa Rufina, Orianga, Vicentino y otras del Cantón Paltas ávidas de intercambio, brindándoles oportunidades para que subsistan en sus propios lugares de origen y se detenga el éxodo que tantos problemas causan a las ciudades a donde se dirigen, y si lo hacen es debido a que carecen de vías que les permita el intercambio que hoy no lo tienen. Esta vía está construida en gran parte con el esfuerzo del I. Municipio de Piñas, pero requiere de ensanchamiento, obras de arte y afirmado. No puede ser mejor la oportunidad para encarecer a los señores periodistas que honran a la ciudad de Piñas se hagan eco de este pedido que es impostergable para el futuro de nuestro Cantón. Hay tantas vías por abrirse que servirían para incentivar el desarrollo agropecuario, pero no queremos pecar de ambiciosos y nos limitamos a pedir que solamente estas dos vías sean tomadas en cuenta para un futuro inmediato. Mediante gestiones ante el H. Consejo Provincial, en 1974 obtuvimos la donación de un tractor nuevo Caterpillar D4 que se lo utiliza en varios trabajos en el Cantón; finalmente, acaba de suscribirse convenio con este mismo Organismo para arreglo de todas las vías del Cantón. PAVIMENTACIÓN DE NUEVAS CALLES.- En lo atinente a pavimentación, se ha realizado esta mejora urbana en las calles Juan León Mera y se ha cerrado el circuito en las calles Juan León Mera y Rumiñahui entre García Moreno y González Suárez. INCREMENTO DE 150 APARATOS TELEFÓNICOS.-Hemos obtenido de IETEL en 1974, el aumento de 50 aparatos telefónicos, para ello, el I. Municipio cooperó con el transporte de la postería desde la Provincia del Guayas, perforación y colocada de la misma además de la pintada y tendida de las líneas, y se nos ha aceptado nueva petición para incremento de 100 aparatos más con los cuales la ciudad de Pinas estaría bien servida. En lo referente a las relaciones obrero patronales, éstas se han mantenido inalterables en todo este lapso habiéndose suscrito el II Contrato Colectivo de Trabajo el 7 de Diciembre del año anterior. (1975).

SR. VICTOR MURILLO HERRERA

La hoja de servicio público y de dirigente de las actividades agro-industriales, que tiene en su haber el señor Víctor Murillo Herrera, ya |o consagran como un patriota progresista, que ha venido trabajando tesoneramente para que se consoliden las obras primordiales de su pueblo y se incrementen las tareas de la producción agrícola de la región. Ha servido lealmente a Pinas con espíritu emprendedor y profundo sentido cívico con las siguientes dignidades: Presidente Ocasional del Municipio en 1962-67; Vicepresidente en 1972-74; y, Presidente, durante el período 1974-76, dejando una obra de progreso local, mediante una administración pulcra y recomendable por sus actuaciones honestas y de plausible desprendimiento Un capítulo aparte de su vida de exponente meritorio del trabajo, constituye su lucha tenaz y dinámica, enfocando con éxito el problema cafetero, que gracias a su temple de ánimo, carácter de empresario y vigorización de su voluntad, se han desarrollado las grandes empresas industriales de este grano, mediante su inteligente dirección desde las diferentes dignidades, de mucha responsabilidad, que han sido confiadas al señor Murillo Herrera, tales como Presidente, en la actualidad, de UNCOOPORO (UNION DE COOPERATIVAS CAFETALERAS DE MERCADEO "EL ORO LTDA."); Presidente de la Cooperativa Cantonal de Pinas; Presidente de FENACAFE (FEDERACION NACIONAL DE COOPE-RATIVAS CAFETALERAS DEL ECUADOR), en 1970, 71 y 1975; Vocal del Comité Interministerial de Comercialización del Café en 1972; actual Vocal por los Centros Agrícolas de El Oro ante la Cámara de Agricultura de la II Zona. El aporte valioso que ha dado el señor Víctor Murillo Herrera para el desarrollo progresivo que ha experimentado el Programa de Fomento Cafetero en El Oro, se debe a su esfuerzo patriótico y consagración ejemplar para alcanzar su tecnificación en el cultivo y tratamiento en la exportación; a los conocimientos adquiridos en su gira de observación y estudio a los Centros Cooperativos Cafeteros de Costa Rica y Estados Unidos de Norte América, auspiciada por la O.E.A., en calidad de becario para que adquiera la capacitación necesaria sobre el mejor beneficio del grano y la difusión de las prácticas racionales del cultivo, control de plagas y enfermedades, fertilizaciones y la rehabilitación de los cultivos en general, que tanto necesitan nuestros agricultores en las zonas cafeteras de la Provincia. El señor Víctor Murillo Herrera está satisfaciendo a cabalidad las aspiraciones de la Provincia y el interés de los Gobiernos, al haber levantado el índice económico Cantonal y Provincial, especialmente, con las producciones del café. En la ciudad de Piñas se ha instalado la Procesadora, o sea el beneficio seco del café, en donde se hace la selección del grano de mejor calidad para la exportación, librando una batalla de permanente victoria económica que ha dado bienestar a la comunidad social, con el trabajo para las tareas de escogitamiento y compras del grano a los productores de la zona. Al mismo tiempo que el señor Murillo Herrera se ha dedicado a |as tareas productivas de la tierra, con direcciones eficaces y cariño a la patria chica, ha tomado también la pluma para hacer opinión pública desde las columnas de "El Universo", "El Telégrafo", "El Nacional" y el Diario "Ahora", de Machala, "La Verdad", de Loja; el Semanario "La Justicia", de Zaruma, y la Revista "La Calle", en cuyas columnas ha rubricado sus colaboraciones con el seudónimo de JUAN SEVERO. Así ha alternado los esfuerzos por crear la riqueza y los acervos de la producción, con la obra intelectual de la información, la sugerencia oportuna y las direcciones talentosas de su ramo, tomando con esa misma mano y pulso que no ha dejado su habitual trabajo de realizaciones agroindustriales, ni la herramienta que ha dado fisonomía halagadora y de promesas económicas a la Provincia de El Oro.


VISTA

  PARCIAL
      DE LA

CIUDAD DE PIÑAS


PROF. RODRIGO ALMEIDA VALAREZO Presidente del I. Concejo Municipal de Piñas


El Prof. Rodrigo Almeida Valarezo, designado Presidente del I. Concejo Municipal del Cantón Piñas, desde el 12 de Noviembre de 1976, es un prestigioso educador que ha venido honrando al Magisterio Nacional por el lapso de 13 años. Responsabilidad en la tarea educativa, consagración y fuerza espiritual en la siembra diaria del saber, son las características de su Magisterio, llevado con inquietudes pedagógicas y renovación de sistemas en las jornadas educativas que le ha tocado desempeñar en las prestigiosas Escuelas de su ciudad natal, como son las Fiscales: "Gonzalo Abad Grijalva" y "Federico González Suárez", en las que ha laborado por el tiempo de trece años, con una actividad plausible y de nuevas bases para levantar el espíritu de la niñez con nobles sentimientos y conciencias sensibles al deber de cooperar por el bienestar del rincón patrio. El Prof. Almeida Valarezo nació en la ciudad de Piñas el 4 de Octubre de 1944. Su primera enseñanza la recibió en la Escuela "González Suárez", a la cual, años más tarde, retornó con una vasta preparación y espíritu de vocación al apostolado de la enseñanza, para ofrecer sus lecciones y el ejemplo de su vida honorable, forjada solamente a través del sacrificio, la preparación pedagógica y el fiel cumplimiento de su misión, así como sus anhelos por servir a su pueblo con definida mentalidad de patriotismo y propósitos de conquistar nuevos escalones de progreso educativo para su Ciudad. Cumplida su etapa primaria continuó sus estudios en los Colegios "26 de Noviembre", de Zaruma, y Normal "Zoila Ugarte de Landívar", de Santa Rosa. Sus Títulos: Bachiller en Humanidades Modernas y en Ciencias de la Educación; sus intensos afanes por cimentar el haber de una vasta capacitación pedagógica que la ha conseguido, y la experiencia recogida en su diaria labor de Profesor, han certificado con crédito de prestigio la reciedumbre de una personalidad de reconocida valía en el campo del Magisterio Nacional. Ha sido solamente la labor cumplida a conciencia en dos Escuelas, pero a prueba de relevantes inquietudes y preparación, las que han conformado su brillante Hoja de Servicio Profesional, exornado con el mérito de su Calificación Promedia! de SOBRESALIENTE, que ya constituye un significativo galardón de HONOR AL MERITO EDUCATIVO, conquistado silenciosamente por su labor de Educador, en los pocos años de Magisterio que lleva. A más de su obra educativa, el Prof. Rodrigo Almeida Valarezo, también ha levantado la bandera de una amplia labor social y profesional, que ha hablado de justicia, humanismo, bienestar colectivo y conquistas de Clase. Cuando desempeñaba las funciones de Presidente de U.N.E. Cantonal de Piñas, durante el período 1971-1973, su lucha clasista defendió con acierto y talento las aspiraciones del Magisterio. Luego llegó con siembras de nuevas inquietudes de progreso y cariño a su Tierra Natal, hasta el Centro Social de mayor prestigio y tradición en Piñas, denominado Club Social "Unión y Progreso", que ha venido agrupando a la flor de las mentalidades progresistas, profesionales y de las diferentes actividades patrióticas y creadoras del Cantón. El Profesor Almeida Valarezo presidió esta Entidad Decana de Piñas por el tiempo de dos años consecutivos: 1974-75; 1975-76, dejando un inventario de labores que han recomendado su nombre. Actualmente desempeña las funciones de Presidente del I. Consejo Municipal de Piñas, con beneplácito general ciudadano, y ha iniciado, con el apoyo de los Munícipes que le acompañan, un Plan de Acción, magníficamente orientado, que promete un nuevo y vigoroso impulso de las obras básicas para del Cantón Piñas. PLAN DE ACCIÓN DEL I. MUNICIPIO DE PIÑAS PARA 1977

1. Con préstamo de Banco del Pichincha a) Terminación del nuevo Centro Comercial. (Mercado Municipal b) Terminación del edificio del Palacio Municipal. 2. Convenio con el D. E. C. E. (Departamento Ecuatoriano de Construcciones Escolares). a) Continuación y terminación del Centro Preescolar "Melvita Ochoa de Proaño". Funcionamiento del mismo en forma temporal con 3 aulas, desde Mayo/77. b) Continuación del Programa de Construcción de 14 aulas (1/3), en diferentes sectores del Cantón. c) Nuevo Convenio con D. E. C. E., a mediados del presente año. 3. Con el I. E. O. S. (Instituto Ecuatoriano de Obras Sanitarias). a) Financiamiento de los Estudios y Construcción del .Alcantarillado Sanitario de la Ciudad. b) Crédito del I. E. O. S., para e| financiamiento de los Estudios de lo que será la nueva Planta de Agua Potable de la Ciudad. c) Financiamiento del Agua de las Parroquias de Marcabelí y Balsas. d) Programa de Agua "entubada", en diferentes sectores del Cantón. 4. Con PREDESUR. (Programa de Reforestación del Sur). a) Iniciación del Programa de Reforestación del Cerro "Pata Grande", con miras a un Parque Forestal. b) Estudios y Proyectos del Centro Múltiple, (antes Recinto Ferial). c) Planificación de los Graderíos y Cubierta de| Coliseo Cerrado de Deportes. 5. Ministerio de Obras Públicas. Gestiones conseguidas: a) Partida para la Carretera Calera-Ayapamba. (Continuación de la Obra). b) Construcción de la Carretera San Roque-Capiro, proyectados sus trabajos para llegar al Río Pindo. c) Construcción de la Carretera Marcabelí-Balsas. d) Rubros para mejoras de las Carreteras Piedras–La Bocana - Marcabelí.


Pabellones y Oficinas de Administración del moderno Hospital, que Piñas lo ha bautizado con el nombre de LUIS MOSCOSO ZAMBRANO, distinguido filántropo, humanitario y patriota piñasiense. El nombre del Benefactor aún no ha sido reconocido oficialmente, pero ya está entronizado mentalmente en el frontispicio de la Casa de Salud, como homenaje de reconocimiento y gratitud al eximio hombre público, que solamente hizo bienes a sus semejantes al paso por su fecunda vida. Está construido el Hospital al pie del Cerro "Pata Grande", al Sur de la Ciudad y a la margen derecha del Río Piñas.


Edificio y Canchones de la Planta de Beneficio Seco de Café (PROCESADORA), que se sitúa en el Barrio Industrial, hacia el Occidente de la Ciudad. La Planta Procesadora da trabajo, temporalmente, a más de 300 mujeres, en las tareas dé escoger el café de alta calidad para la exportación.

Casa de Máquinas y Oficinas de la Planta de Agua Potable Municipal, ubicada en la parte superior de la Carretera Panamericana (Av. Kennedy), al Norte de la Ciudad.


    FRACISCO GALLARDO LOAYZA

Satisfactorio es manifestar que, son muy pocos los hombres que ostentan páginas de una vida pulcra y laboriosa. El señor Francisco Gallardo Loayza es uno de estos hombres jóvenes, de vida vertical y profunda, consagrada y talentosa. Viene de un hogar distinguido que llevó en su sangre el sello de la nobleza de alma y corazón. Antepasados que solamente izaron la bandera del trabajo, no como maldición, sino como una bendición divina. El hogar modelo de sus padres: señor Segundo A. Gallardo Añasco y Sra. María Teresa Loayza de Gallardo, constituyó el oasis y la Escuela que formó al señor Francisco Gallardo, desde donde emergió a la vida aureolado con la promesa de honradez, talento y hombría de bien. Con estas brillantes virtudes, se puso al servicio de su hidalga Ciudad de Piñas, incorporándose a la plenitud de una vida experimentada, serena, de intensa lucha cotidiana; de esfuerzo inteligente por superarse y de que su cuna natal no sea solamente la ciudad risueña, enjoyada de bellezas paisajistas y atractiva por su cordialidad, sino la comercial activa y que avance hacia el proceso de su industrialización. Estos han sido sus anhelos, sus ideales y acaso sueños, porque aún no se ha pensado en un proyecto de instalación hidroeléctrica suficiente para afrontar la industrialización y resolver los problemas regionales. Así planificaba el señor su padre, don Segundo Gallardo Añasco. Y con este civismo que apasiona y llena de esperanzas, el señor Francisco Gallardo Loayza, brega diariamente, después de haber puesto ya su granito de arena en el progreso de su ciudad, desde diferentes sitiales públicos y honrosas dignidades. En 1947 desempeñó la Concejalía del Cantón. Su obra realizada recomendó su nombre, y en 1958 fue elegido Presidente de la I. Municipalidad de Piñas. Las dignidades ocupadas lo caracterizan al señor Gallardo Loayza como un valor de genuino quilataje, decente y caballeroso. He aquí el inventario de su intensa vida cívica al servicio de las organizaciones sociales con programas reivindica-torios: Presidente del Club "Unión y Progreso"; Presidente de la Sociedad "Unión Obrera"; Presidente de la Casa de Dios; Primer Jefe del Cuerpo de Bomberos, desde su fundación en 1954, a favor de cuya Institución dejó obras notables que perduran con la invocación grata de su nombre; tales: construcción del edificio de cemento armado; adquisición de una motobomba, 60 extinguidores; instalación de h ¡tirantes y más implementos contra incendio; adquisición de 30 instrumentos para organizar la banda de música del Cuerpo de Bomberos de Pinas; construcción del Mausoleo del Cuerpo de Bomberos; adquisición de 60 hectáreas de terreno por el valor de 110.000 sucres, que fuera donado al Colegio "8 de Noviembre", para prácticas de su Departamento Agropecuario. Al ligero apunte de sus actividades de patriota, fervoroso ecuatoriano y piñasiense, redondean su personalidad, con perfiles sobresalientes; a! ser considerado el señor Francisco Gallardo Loayza, como el ciudadano honrado y culto; el comerciante activo y de intachable ética en sus negocios; y, el industrial esforzado que ha puesto marco de prestigio a su continente personal.

TERESA MOLINA DE MUÑOZ

Nació en Piñas el 10 de Agosto de 1888. La educación primaria la recibió en Catacocha (Loja); la secundaria en el Colegio Mariana de Jesús de la ciudad de Loja, en donde obtuvo el Título de PRIMERA CLASE. Fueron sus padres: la distinguida damita lojana, doña Eloísa Celi y el patriota zarumeño, don Manuel J. Molina. El Sr. su padre, don Manuel J. Molina, se había radicado muy joven en Piñas, constituyéndose en propulsor del progreso e interviniendo decididamente en las gestiones de su cantonización en esos años. Desde ese hogar virtuoso y de servicio público, surgió la que más tarde fue la notable educadora, escritora, poetisa y artista del pentagrama: TERESA MOLINA DE MUÑOZ. Desde sus primeros años se inició en el Magisterio, prestando sus servicios en Portovelo (Zaruma): continuó en Quito en el Colegio "Fernández Madrid" y "Simón Bolívar"'; en la Escuela Anexa "Guayaquil" y en el Normal "Manuela Cañizares", como catedrática de Inglés. Comenzó a escribir desde los diecisiete años en la Revista Hogar Cristiano y en "El Universo", de Guayaquil, bajo el pseudónimo de ORQUIDEA, con el cual bautizó a su tierra natal con el simbólico nombre de PIÑAS: LA CIUDAD ORQUIDEA DE LOS ANDES. Sus obras inéditas son: "POR EL MILAGRO DE LA CIENCIA", "MI HIJO" y la "NOVELA DE LOS SALMOS". Una serie de artículos están desperdigados en Revistas, periódicos y apuntes manuscritos, que hacen una obra fecunda y de verdadera reciedumbre literaria.

A su intensa labor de educadora, escritora y poetisa, unió su alma al arte musical. Se entregó de lleno al estudio de las armonías y en ellas vació su dolor y sentimentalismo de años, surgiendo la brillante artista del pentagrama. Murió en Quito el 24 de Noviembre de 1950, ceñida su frente con los laureles frescos de múltiples y ponderados méritos.

PIÑAS de ayer vivió alejada y casi ignorada durante su historia. Vivió enclavada en una especie de regionalismo fabricado por su misma naturaleza accidentada. Apenas tenía la noticia mensual, semanal de la prensa. Faltaban caminos expeditos para la rápida intercomunicación. Faltaban los forjadores de su progreso y de su vida amplificada, para, que se torne hacia afuera y extrovertida. Sin embargo, en compensación a su retiro, se vio siempre acariciada por paisajes que corrían espontáneamente por su frente, como se aprecia en la gráfica. Vivió exornada con manojos de sus plantas naturales y arboledas de frutas. Con sus plantíos nació el soneto diamantino alado que se escucha en todos sus rincones, hacia las cordilleras y junto a su Río, que como otros manojos floridos y de verdura primaveral, hacen la síntesis de intensas emociones, cautivando siempre la realidad telúrica y espiritual piñasiense, muy característica de este bello girón órense.

PIÑAS de hoy es ya la Ciudad que surge sonriente en cada mañana y se extiende con líneas arquitectónicas en sus edificios que forman el marco urbanístico. Ciudad noble por su trabajo y laboriosidad, a la vez que, hermosa por sus paisajes, bellos campos radiantes de flora y cultivos de café.

Así era Piñas de ayer. Frente a la señorial Casa Parroquial, que se ve en la gráfica, la plaza principal, hoy convertida en parque, se la utilizaba para las ferias dominicales de víveres. Hacia la izquierda atravesaba una de las calles principales, alineada con casitas bajas, deterioradas y en desorden. Sobre la población se imponían las últimas estribaciones del Cerro de Chilchiles, hacia el Norte, en cuyas faldas el Bachiller Juan de Loayza fundó Pinas entre los años 1815 a 1816.


Estación y Control de carros del ayer, en la Carretera Panamericana, al Norte de la población. Se la llamaba "La Cadena", porque en principio se estableció una cadena para impedir el paso de los mulares que conducían carga, cuando aún no se terminaban los trabajos de la vía. La gráfica enseña dos casas destinadas para el hospedaje de pasajeros y turistas.











El Barrio Industrial, que expresa la gráfica, al Occidente de la ciudad, durante los años de vida parroquial en sus inicios, cuando aún se rodeaba de cañaverales, moliendas, fincas cafetaleras y de variados cultivos.



PERSONAL DEL I. CONCEJO MUNICIPAL DE PIÑAS 1977 Constan en la gráfica de izquierda a derecha: Dr. César Augusto Romero Espinoza, Concejal; Ledo. Víctor Monfilio Sotomayor Valarezo, Concejal; Dr. Vicente Bolívar Loayza Valarezo, Vicepresidente; Prof. Rodrigo Oswaldo .Almeida Valarezo, PRESIDENTE; Prof. Albino Cleofé Aguirre Tinoco, Presidente Ocasional; Ing. Jorge Oswaldo Torres León, Conceja1; y, Sr. Silvio Alfredo Moscoso Molina, Concejal. SUPLENTES: señores: Máximo Alcibiades Feijóo Loayza, Milton Vicente Serrano Ledesma, Patricio Néstor Guzmán Loayza, Servio Polivio Toro Espinoza, Próspero Severo Sánchez Loayza, Prof. Alfonso Demetrio Romero Ruilova y Prof. Jorge Iván Carrión Andrade.


SR. CESAR ARIAS UGALDE Nos place publicar en esta sección de nuestro libro, la efigie del Señor CESAR ARIAS UGALDE, que, además de proporcionarnos la especial satisfacción de dejar constancia del homenaje que se merece por sus brillantes ejecutorias en calidad de Secretario de la I. Municipalidad de Piñas; ameritamos al mismo Secretario Municipal de Piñas tiempo, esta obra que entregamos a nuestra Provincia. El Sr. Arias Ugalde, con esta modestia propia de los espíritus grandes y nobles en la acción extendida como mano para apoyar a los demás, ha sido el ciudadano que ha honrado a la patria chica, con el haber de su preparación, capacidad, patriotismo y amor al terruño.

El Sr. César Arias Ugalde ha venido desarropando, desde la Municipalidad, una labor de empresa, que tiene el contenido de su alma ascensional y la vitalidad de su actividad múltiple y selecta en el pensamiento. El Informe y Plan de Acción que se publica en otras páginas, están manifestando la dinamia, el talento progresista, que lleva como ejemplo, el I. Municipio, con el aporte y trabajo mentalizador del Sr. CESAR ARIAS UGALDE, distinguido intelectual que tiene un inventario profesional en otras importantes ramas del saber, a más de la Administrativa Municipal, que ha hecho realidad valiosas obras del actual y anterior Concejo, mediante el moderno sistema de la Planificación: sistema científico que los Estados y las Instituciones emplean como estrategia, proceso y acción inmediata para resolver eficazmente los problemas complejos del momento. Estudioso por temperamento y dedicado a la tarea misionera del bienestar colectivo, ha venido investigando las perspectivas del porvenir de Piñas, a base de planeamientos aconsejados por la técnica, alejado completamente del camino político negativo a los intereses del Cantón. Con esta línea de conducta humanizada y patriótica se ha constituido en el colaborador sincero, versado y necesario de la Institución Municipal.

Como reconocimiento a sus méritos y talento organizador y forjador del progreso local, los Concejos que se han venido sucediendo, han ratificado su nombre en el eje de la Administración Municipal, que es la Secretaría, en la cual, año tras año, se ha destacado el aval brillante de sus virtudes cívicas y de su preparación especializada en los trámites de la Municipalidad.

Su vida de estudio acredita valiosos títulos que conforman su personalidad de Técnico en Artes Gráficas, como el de MASTER, optado en el Instituto Técnico Salesiano "Cornelio Merchán, de Cuenca. El de LIDER COOPERATIVISTA, en un Seminario de San José de Costa Rica. Entre otras funciones, fue Regente del Diario "EL TELEGRAFO", de Guayaquil, y con esta calidad concurrió a uno de los Congresos de Periodismo, realizado en New York.

Esta es en síntesis su obra de estudio y las funciones desempeñadas, con las cuales, el Sr. Arias Ugalde, ha venido escribiendo páginas rotundas de triunfos, de labores cumplidas, que se han definido a fuerza de talento, de hombría y de lucha. Aún es una promesa para el futuro, porque, a más de su preparación, mantiene un hervor de energías espirituales que se agitan en el torrente de sus venas, con reciedumbre de voluntad y méritos indiscutibles. Delicado y de sensibilidad exquisita, se ha encariñado definitivamente con sus altas funciones municipales, que las ha tomado como el apostolado del magisterio, solamente para ofrecer la deliciosa contemplación de las almas que sienten júbilo al servir a los demás. Vida pulcra y laboriosa que sigue significando para Pinas un perenne superarse, la realización de sus proyectos, el ideal y la luz de sus más caras aspiraciones.


CANTÓN ZARUMA

	El Cantón Zaruma se halla situado dentro de la Hoya de su mismo nombre y hacia el Noroeste de ¡La misma. Las Cordilleras que forman la amplia Haya de Zaruma, se desprenden del Nudo de Guagra-Uma, que a la vez, se halla engastado en la Cordillera Occidental de los Andes. Desde este punto se dirigen los dos ramales formando un gancho abierto, los mismos que se bifurcan, el uno con el nombre de Chilla, Dumarí y Tagüín, hacia el N.O., y el otro ramal, con los nombre de Guaira-Urcu, Ambocas y Alamor, hacia el S.O.

Dentro de este gancho de Cordilleras que tiene la forma de una herradura, se encuentra el Cantón Zaruma, en gran parte, entre los Cantones de Pinas y Santa Rosa, al Occidente; el Cantón Saraguro, al Oriente; los Cantones de Pasaje, Santa Rosa y nuevamente Saraguro, al Norte; los Cantones de Loja y Paltas, al Sur. POSICIÓN ASTRONOMICA.- La posición astronómica de Zaruma es de 81 grados, 55" al Occidente de Paris. Está a una altura de 1.200 mts., sobre el nivel del mar. SUPERFICIE.- La Superficie del Cantón Zaruma, según los Censos Nacionales levantados en 1974, es de 1.359 Km2. La superficie de la Cabecera Cantonal: 180 Km2. POBLACIÓN TOTAL DEL CANTÓN.- Asciende a 38.368 habitantes, incluyendo la del Área Urbana y Periferia, que es de 8.264. Viviendas: 7.929, incluyendo las del Área Urbana y Periferia que es de 1.607. POBLACIÓN, SUPERFICIE Y VIVIENDAS DE LAS PARROQUIAS RURALES DEL CANTÓN:

ABAÑIN: 1.773 Hab.; 53 Km2.; 359 Viviendas. AYAPAMBA: 3.300 Hab.; 289 Km2.; 685 Viviendas. CURTINCAPA: 1.565 Hab.; 101 Km2.; 320 Viviendas. GUANAZAN: 3.848 Hab.; 224 Km2.; 919 Viviendas. GUIZHAGUIÑA: 2.616 Hab.; 168 Km2.; 530 Viviendas. HUERTAS: 1.866 Hab.; 30 Km2.; 395 Viviendas. MALVAS: 2.851 Hab.; 39 Km2.; 540 Viviendas. PACCHA: 3.694 Hab.; 92 Km2.; 752 Viviendas. PORTOVELO: 5.954 Hab.; 36 Km2.; 1.327 Viviendas. SALATI: 2.637 Hab.; 147 Km2.; 515 Viviendas.

ORIGENES PREHISTÓRICOS DE ZARUMA.- Sobre los orígenes prehistóricos de Zaruma, Manuel de Jesús Andrade asegura que el historiador González Suárez, sienta esta teoría: de que guiado por conjeturas, en remotos tiempos, ganaron unos aventureros las costas de Machala por el Canal de Jambelí, y los nombra QUICHES DE GUATEMALA. Llegados al pie de la Cordillera Occidental e internados, se establecieron en las mesas y alturas que dominan las hoyas de los ríos que forman el Túmbez". Al respecto, hemos tenido que lamentar el error de Manuel de Jesús Andrade, consignado en su Monografía del Cantón Zaruma, página 17, como teoría del célebre historiador González Suárez, que ningún Tomo de su Histeria menciona tal dato antojadizo. El sabio historiador solamente se refiere a los vestigios de las poblaciones, que se encuentran principalmente mientras más nos aproximamos a la Costa, manifestando, que, estos vestigios constituyen una prueba del camino seguido por las inmigraciones. Nos habla González Suárez, solamente, de antiguas poblaciones indígenas encontradas en el camino que conduce del Jubones a las costas de Machala y Golfo de Jambelí, pero en ningún caso afirma que fueron los QUICHES DE GUATEMALA los que arribaron, por las costas de Machala y Canal de Jambelí a las hoyas de los ríos que forman el Túmbez, anota en Estudios Históricos Sobre los Cañaris, pág. 60. LOS CAÑARIS: PRIMITIVOS POBLADORES DE ZARUMA.- Los primitivos pobladores de Zaruma, sin temor a equivocarnos, son los Cañaris, que adoptaron los nombres de los lugares en donde se establecieron. Los Cañaris era una antigua Nación indígena que se formaba de un conjunto de tribus unidas y confederadas entre sí, formando un solo pueblo que habitaba, según afirma González Suárez, desde las cabeceras del Nudo del Azuay hasta Saraguro, y desde las montañas de Gualaquiza hasta las playas de Naranjal y las costas del Canal de Jambelí. Se puede aún determinar los límites que tenía la Nación de los Cañaris al tiempo de la conquista de los Incas, señalando al Norte el Nudo del Azuay, que la separa de los Cacicazgos de Alausí y Tiquizambi; al Sur se encontraban las tribus de los Paltas; al Oriente la Cordillera de los Andes, que separa a los indios salvajes, conocidos hasta ahora con el nombre genérico de Jíbaros, y por el Occidente se extendía el territorio hasta las costas del Pacífico, pobladas en ese tiempo por los Huancavilcas, insiste González Suárez. El mismo González Suárez, apoyándose siempre en la autoridad de los Cronistas más fidedignos, como Cieza de León, señala que la extensión territorial que ocupaban los Cañaris, correspondía, más o menos, a la de las provincias de Cañar, Azuay y EL ORO. Remigio Crespo Toral, en su discurso de presentación al sabio arqueólogo Max Uhle, afirma que, "En Sudamérica, después de la comarca del Cuzco, tal vez no se presentará un núcleo más extenso de vestigios prehistóricos que el de la antigua región Cañar-Tomebamba, desde Saraguro hasta Tiquizambi, y desde Macas y Zuma hasta Machala y Balao. Concluimos que Zaruma y toda la Hoya de su nombre, participó de la influencia directa de los CAÑARIS, confirmando esta hipótesis con la existencia de numerosos nombres quichuas en los Cantones de Zaruma y Piñas. Nuestra tesis que refuta la afirmación de Manuel de Jesús Andrade, al decir lo que no dice González Suárez: QUE LOS QUICHES DE GUATEMALA SE ESTABLECIERON EN LAS MESAS Y ALTURAS QUE DOMINAN LAS HOYAS QUE FORMAN EL TÚMBEZ, incluyendo tácitamente la Hoya de Zaruma, puede ser tomada, por lo menos, como punto de partida para iniciar nuevos estudios de investigación histórica, con el fin de esclarecer la verdad sobre los primeros pobladores de Zaruma y de su Hoya. FUNDACIÓN DE ZARUMA El P. Juan de Velasco al referirse a la fundación de Zaruma en sus Historia del Reino de Quito, Tomo 39, pág. 140, dice: "La tercera fundación de la Provincia de Zaruma, la hizo el mismo Mercadillo en el año de 1549, con título de Ciudad de Zaruma que quedó después con el nombre de Villa sobre el Río Amarillo, en 3 grados 40 minutos de latitud meridional; y en 50 minutos de longitud occidental". Esta fundación, según Velasco, se realizó después de que Mercadillo había fundado, por orden de Gonzalo Pizarro, la ciudad de la Zarza sobre la misma vía real, en la principal provincia de Zarza, en el año de 1546. Gonzalo Pizarro había quedado de dueño absoluto de todo el Perú, luego de haber vencido y dado muerte al Virrey Blasco Núñez de Vela, en la sangrienta batalla de Iñaquito, durante el año de 1546, hacia el Norte de la ciudad de Quito, en donde se encontraron los dos bandos. Después del combate que dio el triunfo a Gonzalo Pizarro, éste resolvió emprender en nuevos descubrimientos y fundaciones, tanto por la ambición, como por la necesidad de dar ocupación a la gente de tropa que le había acampanado. Con este fin, Gonzalo Pizarro comienza a impartir órdenes a sus Capitanes para que funden nuevos pueblos, con la consiguiente designación de las provincias en donde debían establecerse. Al respecto dice Velasco que, sobrándole gente, mandó parte de ella con el Capitán Alonso de Mercadillo, para que fundase en la Provincia de la Zarza la Ciudad de Loja. Pedro Fermín Cevallos dice que, a Alonso de Mercadillo le tocó hacer fundaciones en la Zarza, limitada con la de Yaguarzongo, por el Norte, y con la de Paca-meros, por el Sur. La Zarza, llamada ZARZA GRANDE, se componía de provincias pequeñas, como la de Paltas, Zarza, propiamente, y ZARUMA, en donde ya el mismo Mercadillo había fundado Loja en 1546. No se trata sin embargo, de la fundación de Loja en el año de 1546, como dice Pedro Fermín Cevallos y Velasco. Esta fundación, conforme aclaramos más adelante, se refiere a la ciudad de la Zarza, en el Valle de Canga-Chamba, ejecutada por Mercadillo. También Velasco anota que la provincia de la Zarza, confinante con la de Yaguarzongo al Oriente y con la de Pacamoros, al Sur, que le tocó al Capitán Alonso de Mercadillo, era la más extendida y menos rica en minerales que la de Yaguarzongo. Hace hincapié, además, que la provincia de la Zarza consta de diversas provincias menores, que se refieren a las de Paltas, Zarza y ZARUMA, todas ellas llamadas vulgarmente bajo el denominador común de ZARZA. Que luego de reducir estas provincias menores, en el año de 1549 fundó la Ciudad de Zaruma, sobre la ribera occidental del Río Amarillo. Estableció en su inmediato contorno diversos reales de minas, que aunque de oro bajo, han sido las que han trabajado con más constancia, desde la con-quista hasta los tiempos presentes, bajo la inspección de un Alcalde Mayor de dichas minas, continúa Velasco en el Segundo Tomo de su Historia del Reino de Quito El geógrafo Manuel Villavicencio, sigue a Velasco, y dice: "En el año de 1549 se hizo la fundación de Zaruma, que quedó después con el nombre de Villa, y deteriorada en lo material porque estando fundada sobre minerales de oro, por explotar las vetas de este metal, se volcaron muchas casas y calles que se hallaban a las faldas de la montaña de Zaruma. Sáenz de Tejada, apunta que Alonso de Mercadillo al llegar al actual Distrito Aurífero de Zaruma en 1549, fundó la Villa de Zaruma y el Real de Minas de ese, nombre.

	González Suárez, al hablar de la fundación, anota lo siguiente: "Hecha la fundación de Loja, el mismo Mercadillo pasó a hacer la de Zaruma, con el nombre de Villa; al principio tuvo el título de Ciudad, pero no prosperó, antes decayó grandemente. Estaba Zaruma edificada sobre el Río Amarillo, en terreno desigual; su clima es ardiente y mal sano y la tierra rica en minas de oro, aunque de baja ley".

Pío Jaramillo Alvarado, al hablar de Zaruma, se expresa así: "Que por las relaciones tiene conocimiento que Alonso de Mercadillo realizó la fundación de la Villa de Zaruma, como se afirma por nuestros historiadores, pero que ésta fue de precaria existencia por la falta de población que se trataba de trasplantar, y por esto el Rey en varias Cédulas, ordenaba la fundación de una Ciudad o Villa. Y también se comprueba, una vez más, que el horror de las MITAS tuvieron en Zaruma el mismo resultado, esto es, que se sacrificó sin piedad millones de indígenas hasta el punto del agotamiento en el distrito de Loja, y se arbitró entonces formar una población en el mismo Asiento minero de Zaruma, con el secuestro de dos mil indígenas vagabundos, miserables, que se hallaban dispersos en todas partes del país". Confirman posteriormente, la fundación de Zaruma el colombiano Manuel de Jesús Andrade, en su Mono grafía del Cantón Zaruma, página 18; Mauro Madero en su obra "La Provincia de El Oro en 1934"; Delfín. Orellana en su Libro "Estudios Monográficos", ciñendo la frente de Alonso de Mercadillo con las glorias de ser el fundador legítimo de ZARUMA, quedando su nombre hondamente calado en el pueblo zarumeño, en la mente y en los textos, con toda la fuerza de una didáctica convincente y de una dialéctica indiscutible, que cada año, agiganta las glorias de ser Mercadillo el descubridor y fundador de la Villa de Zaruma en 1549.

Ciudad de Zaruma Zaruma es la ciudad concebida en una geografía excepcional, saturadas sus entrañas con yacimientos de oro y grandes depósitos de calina o tierra de porcelana. Se levanta la españolísima Ciudad casi al centro del Distrito Aurífero, sobre una grada de la Cordillera de Vizcaya, a la altura absoluta de 1.200 metros. La ciudad se prende en una localidad áspera, arrugada con desigualdades profundas y está atalayada por los Cerros "Gordo" y "Calvario de la Cruz", así llamados tradicionalmente. Hacia los pies siguen un tanto caudalosos los ríos Calera y Amarillo, arrullándola como a una Reina Soberana del Distrito Aurífero Minero. La parte más interesante del Cantón Zaruma, al referirse a las Cordilleras que forman (la Hoya de Zaruma, está constituida por la gran variedad de alturas relativas, de formas denticulares, con cumbres agrias, diseñadas sobre un fondo azul-claro fulgurante, como la talla del característico Cerro de Chillacocha, que se eleva hasta la altura de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Estas Cordilleras que se desprenden como brazos abiertos desde la Cordillera Occidental de los Andes, dan a la zona un carácter fisonómico muy pintoresco, recordando vivamente, dice Teodoro Wolf, a los Alpes de la Suiza, faltando solamente las nieves perpetuas en las cimas empinadas para hacer una analogía completa.

	En medio de estas Cordilleras, de naturaleza accidentada, a veces árida, y, otras, con impresionismos alpinos en las estribaciones, hasta llegar a los páramos de Chilla, de abrumadora soledad, donde los fuertes vientos hacen tambalear al viajero y lo fastidian con su largo gemir entre las pajas, se levanta ZARUMA, como estrechada con lujuria por dos fuertes brazos vegetales, sobre una topografía rebelde en sus formaciones y desigualdades físicas, con trechos de bosquecillos y praderas que dan holgura de tapiz y clima temperado, en una zona donde el oro de sus minas ha significado abundancia y miseria, al mismo tiempo; yugo opresor y torturantes ansias de hombres por adquirir el codiciado metal, que ha salido por toneladas para incrementar el poderío del imperialismo extranjero; haciendo de nuestro atraso y subdesarrollo una marginación denigrante, que nos ha convertido en una raza de mineros, incapaces de aprovecharnos de nuestras propias riquezas.

Entre Zaruma y Portovelo parece advertirse dos mundos distintos; con dos climas, temperamentos, reacciones, espíritu, costumbres y trabajos. ZARUMA, cariñosamente llamada LA SULTANA DE LOS ANDES, está abrazada a los montes empinados y junto al plantío que hace un reto a los precipicios. Permanece como midiendo horizontes y bebiendo auroras frescas, porque se ha hermanado con las brumas y casi toca las cumbres. Lleva orgullosa el recuerdo de la Gesta Heroica del 26 de Noviembre de 1820 que la liberó definitivamente; la actitud noble y la belleza gallarda de espíritus que luchan y sostienen en alto sus esperanzas progresistas y una profunda fé reflorecida después del colapso de la mina; nuevas ideas que son lumbre confortable y brújula viviente que pasa marcando siempre el Norte de sus destinos. En su suelo discurren ambientes cargados de color y de intenciones puras, patrióticas, haciendo armonía con la riqueza de sus campos que tienen aroma de frutos y panales que cooperan en ese laboratorio de febriles afanes, trabajo incesante, mieles y dulzura espiritualizada. Es la tierra del oro y del café, que está arriba, mirando el cielo del Ande, como un nacimiento navideño multicolor, vistoso, solemne, inmenso y, propiamente, andino, entronizado en las últimas lomas, desfiladeros y quiebras de la Cordillera de Vizcaya, la más metalífera del Ecuador, que remata en las Minas del Sexmo sobre Zaruma, explotada activamente por los peninsulares en tiempo de la Colonia, como por los imperialistas del Norte, en las últimas décadas de la República, desde donde se han extraído grandes cantidades de oro. Allí, después de que los explotadores extranjeros abandonaron el Distrito Aurífero, dejando como tara la psicosis de la mina, ha comenzado a renacer el aliento musical de la espiga y a multiplicarse el grano más codiciado por su calidad, sabor y aroma, el café de Zaruma; tanto como la impresión que se siente del incesante cruzar del polen a través de la ala viajera, para hacerse semilla nueva de variadas producciones en las estribaciones y riberas de sus ríos. Así, también, ha cruzado en su cielo una gloriosa estirpe natal con semilleros de distinguidos Profesionales y Maestros. Del suelo zarumeño han surgido hombres notables que han pasado como alucinados por los campos de la educación y las letras, arrastrando glorias, encariñados a la cuna y con la ofrenda áurea mental de sus lecciones, del verso y la poesía autóctona ambiental. Zaruma ha sido la fecunda arcilla de oro, que en despliegue caprichoso de Cordilleras, forjó en su clorofila y cuarzos, a distinguidas personalidades llamadas a mucho, que han sido sombra de roble para sus generaciones; émulos de prestigio y riqueza espiritual ¡para el gran Pueblo zarumeño. GUILLERMO MALDONADO VALENCIA.- Durante décadas, fue la figura verdadera de Maestro, en cuyo espíritu ardía la llama de lo genial: del Maestro y Periodista. Desde estas aristas brillantes, su existencia se deshojó como un poema cordial y lleno de dulzura; vaciando en los moldes de la enseñanza sus luchas cotidianas, sus anhelos y experiencias didácticas; deleitándose con ese sol de la inocencia que la retenía en sus aulas, para enseñar la letra, el número y la libertad humanizada; el civismo y el trabajo creador. Y su frente se rindió al fin, pero ceñida con el laurel inmortal de la gratitud de su pueblo, que al correr de los años, se hace más encendida y hermosa, porque es la inspiración espontánea del reconocimiento al ilustre Maestro, como fue el reconocimiento masivo del ayer y del primer día en que se apagó su brillante existencia. MIGUEL SANCHEZ ASTUDILLO S. J.- Dejó una obra ponderada, fecunda y de ferviente académico de la Lengua. Siguió el camino de los grandes estilistas exquisitos, que le señalaron el alto sitial de destacado escritor de apostura gallarda y elegante. Llevó en su espíritu una verdadera biblioteca de los grandes intelectuales del mundo actual, proyectándose como ejemplo de perseverancia en el estudio, en la reflexión y en las conclusiones robustas y atrayentes, que puso con acento de sabiduría en todo lo que llevaba su nombre y en el tratamiento de las disciplinas encaminadas a la purificación del idioma. Fue, al mismo tiempo, académico y poeta. Cultivaba el verso y burilaba la crónica periodística con la iluminación genial de su galantería académica, haciendo cátedra del 'bien decir en todas las páginas en donde corría su pluma. Su obra literaria y de biógrafo crítico, incursionó con arrogancia y en forma exitosa, los campos del ensayo, de la poesía, la crítica y la traducción de las lenguas clásicas. Presentó la vida intelectual de los grandes virtuosos de la lírica de nuestra Patria, con una relación de excepcional claridad meridiana, a través de la investigación documentada y abundante del personaje, poniendo debidamente el aval de los toques de luz de su honestidad literaria y pureza del idioma. Miguel Sánchez Astudillo, Maestro universitario. Maestro de juventudes, dejó inventariada el imperio de su fortuna intelectual, para honra del País y de su suelo natal: ZARUMA, Ciudad Orense que está en deuda del Bronce, para hacer perdurable el ejemplo del Maestro, Poeta, Crítico y Escritor en la conciencia de su Pueblo. HECTOR A. TORO B.- Es Otro Maestro y Poeta, que representa el alma del pueblo zarumeño, porque además de que su vida se ha definido en el campo de la educación, también se hicieron sus actividades intelectuales música y estrofa con poemas que cantan a su Tierra, revoloteando como libélulas de luz a través de Diarios, Revistas, y Libros; suavizando con sus cantos poéticos los eriales del oro y los campos arrasados de su Tierra Nativa. EDUCACION Y POESIA, han sido las dos gemelas de su vida intelectualizada, que ya han llegado a la cima de la gloria, acopladas y unidas las dos, en un dístico de latido rítmico fructuoso, derramándose en los estadios mentales, como cascadas de altura, para que germine la fecundidad espiritual en todas las riberas de su cuna hogareña. Profesor GUILLERMO A. CELI ROMERO

El Prof. Guillermo A. Celi Romero desde temprana edad se coloca en la senda del magisterio, senda compleja, que es de arte y modelación. Así ha caminado por la ruta vocacional, preparándose en la difícil ciencia pedagógica, para avivar la sacra llama de los espíritus nuevos; para enseñar con la sinceridad de su ejemplo de educador a los párvulos y jóvenes, con la palabra convincente y cordial y con la presencia de su vida honesta y la experiencia madurada en racimos del sentido de la vida. Nació en la hidalga ciudad de Zaruma el 5 de Septiembre de 1918 y recibió, desde su infancia, el premio a su hambría de bien, con el ejemplo de un hogar modelo, que fue oasis de luchas honestas y remanso de fatigas por el bienestar común, formado por sus padres: Don Carlos Andrés Celi Gálvez (ya fallecido) y de Doña Peregrina Romero de Celi. El Prof. Celi Romero se graduó de Bachiller en Ciencias de la Educación, en el Colegio Normal Juan Montalvo", de Quito, el 24 de Julio de 1945. Desde entonces fue llegando con harto prestigio a la actual calidad de Profesor intachable, blasonando de superioridad su misión magisterial. Aún va más allá con el deseo de prepararse. En 1963 es becado por la UNESCO para realizar estudios de Pedagogía, Filosofía y Supervisión de Educación, en la Universidad de Michigan y en la de San Francisco de California. En 1968 es seleccionado y becado por Abilene Christian College, de Texas, para estudios de Filosofía y Economía de la Educación. Así se conformó su magisterio, incursionando el campo mental, pleno de metodologías y técnicas de la enseñanza, para no ser simplemente un Profesor más, sino aquel que ha constelado de tributo admirativo su Título Profesional, con el cual, está honrando las filas de la Pedagogía del Ecuador. SU OBRA DOCENTE.- El Prof. Celi Romero anota, exitosamente, tres campos educativos hasta el presente año. Desde el primero de Agosto de 1945 en el Centro Escolar Municipal "Guillermo Maldonado", de la ciudad de Zaruma; con la designación de Profesor-Supervisor Provincial de Educación, desde el 9 de Marzo de 1959 hasta Abril de 1963; y, desde este año, pasó a prestar sus servicios en el Colegio Nacional 4'26 de Noviembre", como Profesor hasta la actualidad. Solamente estos tres estadios de la educación, ya el Prof. Celi Romero ha definido exclusivamente su vida para' la enseñanza. En este camino las preseas que ha recibido son apreciables cosechas de su vida múltiple e incansable en la ardua tarea I de la educación, que la ha entregado con el material didáctico de su propio espíritu: constancia, talento, vocación, temperamento y sensibilidad exquisita en el diálogo con los alumnos, consiguiendo el rendimiento de comprensión cabal de todo el acervo de conocimientos impartidos en el aula. Se ha encariñado definitivamente con el apostolado del magisterio, porque allí ha encontrado el porvenir para su cuna, el fruto de sus sacrificios y vigilias y almas aurorales, escribiendo grandes capítulos de una brillante obra educativa. LABOR PERIODISTICA.- Junto a la brega diaria de la educación, ha estado su labor periodística, con sus artículos de índole pedagógica, social, cultural; sus crónicas iluminadas y tropicialistas, que tienen el viejo sabor de la Sultana de los Andes. Los Semanarios "La Justicia, "Rumbos" y "Atalaya", editados en su ciudad natal, han publicado sus colaboraciones, enlazando iniciativas de dinamia y esfuerzo; de cultura y nobleza de alma. En la Revista "El Ex-Becario Ecuatoriano", de Quito; "Facetas", de Machala; y, "En Marcha", del Colegio "26 de Noviembre", también ha dejado el artículo sugerente y emotivo; tanto como en las columnas de los Diarios "El Universo", de Guayaquil; "El Comercio", de quito, y "El Nacional", de Machala, ha puesto la nota periodística de las efemérides nativa, los planes de acción cívica, de servicio y de la idea del bienestar colectivo, que lleva en su pecho de patriota y de amor a su tierra. En resumen, su labor periodística ha sido serena, equilibrada, que no ha perseguido el interés mezquino y egoísta. Ha hecho de esta labor una información fiel, una siembra generosa de cultura, siempre afanosa de acrecentar y dar prestigio a su tierra hogareña, a su Clase, distinguiéndose por la mesura y variedad de sus crónicas CARGOS Y DIGNIDADES.- Ha venido ocupando, a más de sus cargos educacionales, dignidades de prestancia, y a través de ellas ha preconizado los postulados de progreso institucional, cubriendo con el escudo de sus funciones honestas la pureza de una vida entera. Las dignidades confiadas a su responsabilidad han sido las siguientes: Vicepresidente de la Agrupación Cultural "Atalaya"; Sub-Director del Semanario "Atalaya"; Presidente de la Asociación Cantonal de Periodistas de Zaruma; Consejero de la Federación Provincial de El Oro; Vocal de la Confederación de Periodistas del Ecuador; Presidente del Comité "Pro Bodas de Plata", de la Escuela Salesiana Don Bosco, de esta ciudad, en 1975, que se cumplieron con gran solemnidad; Vicepresidente de la Asociación de Municipalidades de El Oro, en 1976. Ha desempeñado la Presidencia y secretarías de varias Instituciones y Comités de orden social, cultural y de defensa de los intereses de Zaruma, cumpliendo así una labor en donde ha campeado la sinceridad de sus obras y se ha destacado la nobleza de un espíritu fuerte, luchador y sacrificado.

	VIDA POLITICA.- El Prof. Celi Romero ha honrado su conciencia de labor docente, periodística y de servicio público, porque ha cumplido sus deberes de ciudadanía y de patriota, celoso del progreso natal, sin buscar recompensas, sino la satisfacción de contemplar la obra realizada. Desde que fue designado Presidente del Concejo Cantonal, el 17 de Noviembre de 1975, mediante Decreto Supremo, se ha constituido en propulsor de entusiastas energías; en palenque vital y figura con un vasto Plan de realizaciones en beneficio de la colectividad; con una labor de tino político, ya recomendado por su corrección y mesura; por ser lección de honradez, esfuerzo superador y empuje de fuerza estimulante en todas las actividades progresistas del Cantón. Pero ya en 1967 fue electo Vicepresidente del Concejo Cantonal de Zaruma, y en 1969 asume la Presidencia del mismo

Cabildo por renuncia del titular, siempre velando por los intereses de su tierra y a la espectativa de todos sus problemas. Desde estas funciones ha defendido los más caros intereses de la Sultana de El Oro y de todo su Cantón; con dedicación, inteligencia y esmero; defendiendo su integridad y fomentando la educación, la vialidad, salubridad, electrificación, pavimentación, para la ciudad como para las parroquias rurales del Cantón. Está casado el Prof. Guillermo A. Celi Romero con la damita Flora Vega de Celi y su hogar formado con cinco hijos, que responden a los nombres de Mirian Lolita, Guillermo Alfredo, Maruja Eufemia y Carlos Augusto, quienes han terminado su Educación Superior; Narciza del Carmen, termina el 5to. año de Educación Media en el Colegio Nacional "26 de Noviembre", de Zaruma.


Síntesis de obras realizadas y programadas por la Administración Mpal. 1976/77

COLISEO CERRADO.- Se ha dado gran impulso a esta obra de tanta importancia para Zaruma; pues en este lugar se realizan actos deportivos, sociales, culturales y artísticos de trascendencia en la vida de la Sultana de El Oro. En esta obra se han invertido ya varios millones de sucres y que se la realiza únicamente a esfuerzos del Municipio. Para el presente año el Ministerio de Educación y Deportes tiene asignada una partida de s/. 500.000,00 y para el próximo año, la suma de s/. 2'000.000.00 para su terminación. PISCINA MUNICIPAL.- Se construyó un elegante Bar de donde se ofrece una hermosa vista panorámica de la ciudad. TORRE DE LA IGLESIA MATRÍZ.- Es parte de nuestro Escudo Cantonal y por lo mismo mereció una buena reparación. VIALIDAD.- La actual .Administración Municipal da preferente atención al mantenimiento vial con la colaboración del Ministerio de Obras Públicas y del H. Consejo Provincial, con el propósito de que la gran producción agropecuaria del Cantón pueda salir con facilidad a los centros de consumo. Se mantiene los siguientes caminos vecinales: Zaruma-Río Amarillo: 6 km; Zaruma-Sinsao-Ortega: 12 km; Zaruma-Portovelo: 8 km; Zaruma-Paccha: 30 km: Malvas-Botoneros-Buza: 6 km; Zaruma-El Guando 10 km: Ortega-San Pablo-Güizhagüiña: 9 km; Buza-Ayapamba: 10 km; Salvias-Palenque: 4 km; Torata- El Guayabo: 4 km; Zaruma-Salatí: 30 km; San Juan-Güizhagüiña: 8 km . En 1976 se construyó la Carretera San Juan-Güizhagüiña; actualmente se trabajan las carreteras: Salvias-Palenque; Ortega-San Pablo, con la colaboración del Ministerio de Obras Públicas; y la de Zaruma-Los Ciruelos que empatará en el Sitio El Pache con la carretera asfaltada que viene de la costa y que adquirirá gran importancia cuando Zaruma se haya convertido en un Centro Turístico. Del Ministerio de Obras Públicas se consiguió la terminación, afirmado, lastrado y alcantarillado de la Carretera Zaruma-Curtincapa-Salatí, mediante contrato con la Compañía Agro-vial por la cantidad de s/. 9΄811.386,00, que tiene una longitud de 30 km; con la misma Compañía contrató el afirmado, lastrado y alcantarillado del ramal San Juan-Güizhagüiña por la cantidad de s. 3΄821.000,00 El primer contrato está aún realizándose; el segundo, está ya terminado. Para la Carretera Zaruma-Paccha-Pasaje constan en el Presupuesto de Caminos Vecinales del Ministerio de Obras Públicas s/ 20'000.000,00; así mismo se ofrecen los estudios de la Carretera Zaruma-Sinsao-Manú-Saraguro. Pronto saldrán las licitaciones para estos trabajos. El 22 de Noviembre de 1976 se inauguró la carretera Uzhcurrumi-Guanazán, obra financiada íntegramente por el H. Consejo Provincial. EDUCACION.- Tradicional mente el Municipio zarumeño invierte gran porcentaje de sus rentas en educación. Actualmente sostiene, en gran parte, el Centro Escolar Municipal "Guillermo Maldonado" y sus Anexos: Jardín de Infantes y Escuela de Música y Danza. En Escuelas rurales mantiene varios profesores. Continúa otorgando a jóvenes de escasos recursos económicos ayuda para que sigan con sus estudios superiores. Son varios los locales escolares que han recibido ayuda municipal para su reparación o ampliación. AGUA POTABLE.- En 1973 el I. Concejo contrató con el IEOS los estudios para el Agua Potable de Zaruma y Portovelo; y Alcantarillado Sanitario para Zaruma. El 26 de noviembre de 1976 se firmó, como homenaje a la celebración de la efemérides cívica de Zaruma, un préstamo del Fondo Nacional de Desarrollo Municipal por la suma de s/. 20.000.000,00; y en el presente año se suscribirá otro por el valor que sea necesario para la financiación total de la obra que tiene un costo de 25΄511.000,00. El 16 de Diciembre de 1976 se suscribió con el IEOSS el contrato para la ejecución de los trabajos de construcción de los sistemas de Agua Potable para Zaruma y Portovelo y el Alcantarillado Sanitario para Zaruma. El 18 de Enero del presente año (1977) el IEOSS recibió la primera transferencia por s/. 6.885.000,00 del Fondo Nacional de Desarrollo Municipal para que inicie los trabajos, contratos, en el mes de febrero, ya decurrido, del presente año, los mismos que deben ser terminados durante el primer trimestre de 1978. Este contrato lo firmaron los Ings. Germán Chacón Bucheli y Alfredo Burbano Rivas, en calidad de Subsecretario de Saneamiento Ambiental y Obras Sanitarias y Director Ejecutivo, respectivamente; y por el Concejo el Prof. Guillermo A. Celi Romero y Sr. Manuel Alberto Maldonado, en calidad de Presidente y Asesor Jurídico Ad-Hoc, en su orden. De esta manera se dará por concluido el gran problema que tiene Zaruma y Portovelo por la falta de agua químicamente potable. En diferentes Parroquias se han realizado fuertes inversiones para dotar a las poblaciones, por lo menos, de agua entubada y trabajos de canalización. ELECTRIFICACION.- El Concejo mantiene alumbrado eléctrico en las parroquias de Malvas, Huertas, Paccha, Ayapamba, Guanazán y Salatí. Este servicio se ha mejorado reparando los generadores; cambiando y aumentando transformadores; extendiendo el servicio a un mayor número de usuarios. En 1967 se electrificó las parroquias de Güizhagüiña y Curtincapa. Del Ministerio de Recursos Naturales y Energéticos se consiguió la cantidad de s. 12.000.000,00, mediante acciones en la Empresa Eléctrica El Oro (EMELEORO), para la, electrificación del Cantón; cantidad que fue entregada por el Coronel René Vargas Passos al Gerente de EMELEORO, Ing. Ignacio Montalvo, el 20 de diciembre próximo pasado. La Empresa Eléctrica El Oro está construyendo las casetas para la instalación de fres generadores electrógenos que debían ya funcionar hasta fines de febrero, del año en curso, como medida emergente para solucionar el déficit de energía que soporta actualmente la ciudad y que venía estancando el desarrollo de nuevas industrias, de nuevas fuentes de trabajo. Es necesario el cambio de los actuales generadores obsoletos de la Planta El Amarillo, de propiedad municipal, con otros de mayor potencia. Está planificado este cambio con un préstamo que tramita INECEL en un Banco Suizo. De esta manera, se habrá solucionado otro problema de infraestructura en Zaruma. El I. Concejo el año pasado, de su escuálido Presupuesto se vio obligado a duplicar sus acciones en la EMELEORO con el fin de superar el problema de electrificación. SUBCENTROS DE SALUD.- Colaboró para el arreglo de los edificios donde funcionan los Subcentros de Salud en Huertas, Malvas y en el que próximamente se inaugurará en Guanazán. CONVENIOS CON PREDESUR.- La actual Administración Municipal suscribirá próximamente dos importantes convenios con la Sub-Comisión Ecuatoriana -PREDESUR-; una es de desarrollo industrial que comprende: Centro Industrial, Central Panelera, Pasteurizadora de Leche, Curtiembre de cueros, Confecciones planas de cuero, Asociación de Ganaderos, Cooperativa de confecciones de vestidos, Enlatadora de frutas que funcionará en Paccha, aprovechando las instalaciones que tiene el Colegio Técnico Ángel Tinoco Ruiz"; Talleres de Orfebrería, Cerámica, Ladrillos y Tejas. El otro, es un Plan de acciones inmediatas que consiste en el levantamiento de un Plan de Desarrollo Urbano y Catastro; construcción de un Camal que ofrezca las condiciones básicas de función e higiene; construcción de un Terminal Terrestre que ofrezca facilidades para el estacionamiento vehicular y comodidades para los usuarios; formación de una Empresa de Economía Mixta para el desarrollo turístico; construcción de una Casa Comunal en la Parroquia de Paccha; y solicitar a la Dirección Nacional de Turismo, se declare a Zaruma Monumento Nacional de Turismo, en vista de los muchos informes favorables que hay al respecto; considerando la arquitectura, tipología usada en la construcción de los edificios y por múltiples características que distinguen a Zaruma y que hacen realmente una Ciudad digna de ser conocida y visitada. ECONOMIA MUNICIPAL.- El I. Concejo atraviesa actualmente una crítica situación económica; pues a partir de 1974 no han tenido casi ningún incremento de sus rentas del Fondo Nacional de Participaciones, salvo el irrisorio incremento de s/. 900.000,00 que se le concedió en el año de 1975, el mismo que fue considerado como bienal. Mientras que a otros Municipios de esta misma Provincia y con sobrada razón se les incrementó con varios millones de sucres sus Presupuestos. Con el actual Presupuesto no puede realizar ninguna obra de infraestructura de importancia y que tanta falta hacen en cada una de las diez parroquias que forman el Cantón, como lo exige el momento actual, capaz de ofrecer formas de vida racional a los habitantes del agro y que por falta de ellas se produce el abandono y el éxodo de sus habitantes de las zonas agropecuarias a otros lugares en busca de mejores medios de vida. Del actual Presupuesto le quedan disponibles escasamente un millón de sucres para realizar obras en todo el Cantón. La actual Administración consciente de su responsabilidad, trata de encontrar solución a este grave problema económico; y para ello el 16 de Diciembre del año anterior el Presidente y Vicepresidente del Concejo fueron recibidos en el Palacio Nacional en audiencia concedida por el Jefe Supremo de Gobierno, Vicealmirante Alfredo Poveda Burbano, a quien le expusieron la gravedad del problema económico del Concejo de Zaruma y demandaron la ayuda gubernamental de la misma manera como lo hace con los otros pueblos hermanos, y le entregaron un Memorándum que contiene un Programa de Obras debidamente planificadas y con sus respectivos Presupuestos de inversión y que constituyen las principales aspiraciones y de orden prioritario de cada una de las parroquias zarumeñas. Se solicita: construcción de Casas Comunales, Camales, Mercados, Lavanderías, Parques de ornamentación y recreación, Servicios Higiénicos, Canalización, Puentes peatonales, Locales escolares, Mantenimiento vial; Agua Potable con sistema de filtración y clorificación, y Electrificación. Valor total de lo planificado: s/. 18'00G.000,00. El Triunviro ha ofrecido estudiar el planteamiento formulado por la representación del Cabildo de Zaruma y atender de la manera más acertada. Se espera los resultados y se confía que se hará justicia en esta ocasión a este centenario Cantón, que ha vivido marginado de los Poderes Centrales. EL PL\N DE ACCION QUE HABRIA QUE AÑADIR.- Después de que las minas de Portovelo han causado la muerte de la vida mismo del Cantón, conviene retornar a las actividades de la tierra, para conseguir la rehabilitación de los pueblos y hacer el resurgimiento del "Ave Fénix", desde ese montón de escombros que nos dejó el laboreo de las minas. A la tierra tenemos que volver nuestras miradas, si queremos hacer frente a la crisis total que se ha venido agudizando en ese sector de la Patria. Para el efecto, hay que exigir del Gobierno Central, y, especialmente, del Ministerio de Recursos Naturales, el desarrollo de UN PLAN DE REFORESTACION, como premisa indiscutible, para dar paso a las realizaciones agrícolas-pecuarias. La vida de los árboles, a través de 100 y 200 años, según la calidad de ellos, constituye, hablando en términos alegóricos, un batallón de conscriptos voluntarios, situados en los campos, en las poblaciones, caminos y carreteras, para trabajar día y noche, bajo las normas del Código de la Naturaleza, recogiendo aire para la sanidad, como una fina esponja; fabricando oxígeno para la robustez de los pulmones; transpirando agua y humedeciendo la atmósfera; afirmando los terrenos propensos a la erosión, con la cabellera de sus raíces y reteniendo, cada día más, la humedad necesaria para la vida de la comarca. Contar con árboles, no solamente es disponer de sombra y de frutos, sino de una verdadera fábrica de funcionamiento automático, para abonos y leña. El árbol arroja al suelo, hojas, ramas, flores y frutos, que, mediante el proceso de descomposición, se forma la capa llamada tierra vegetal o humus. La red de raíces, afirma los suelos e impide que las buenas tierras se derrumben y se arrastren con las corrientes de agua. Las lluvias que son atraídas por las hojas, luego conducidas por las ramas y troncos hacia la tierra, aparecen en otros lugares en forma de manantiales. En donde hay agua, hay árboles, humedad constante y fructificación. Con este PLAN DE ACCION, se podría rehabilitar la región reseca que encontramos en el Cantón Zaruma, como trágico resultado del laboreo de las minas, que provocaron grandes filtraciones de agua y el arrasamiento de sus montañas adyacentes. EL PLAN DE REFORES-TACION restañaría el cáncer de erosión que nos dejó la Compañía Extranjera que se llevó el oro y la sangre de los pulmones de nuestros pueblos australes.

Colegio Nacional "26 DE NOVIEMBRE" de Zaruma

RESEÑA HISTORICA

Zaruma había permanecido por algunos años, sin contar con un Colegio de Enseñanza Media para la educación de sus hijos. Los que disponían de recursos económicos y deseaban prepararse, concurrían a Loja, Cuenca, Guayaquil y Quito para seguir sus estudios secundarios. La urgencia y aspiración que tenía Zaruma de incorporar a sus generaciones al inmediato nivel de educación media y superior, impuso la necesidad de que emprenda en una campaña de gestiones ante el respectivo Ministerio del Ramo, para conseguir la creación de un Colegio. Fue el Ledo. Eduardo Guzmán Matamoros, que en su calidad de Diputado por la Provincia de El Oro ante el Congreso Nacional, hizo realidad esta aspiración de los zarumeños, durante el año de 1940, consiguiendo la expedición del Decreto Legislativo de fundación del Colegio, el 7 de Noviembre de ese mismo año, con el nombre de "VEINTISEIS DE NOVIEMBRE, en homenaje y recordación a la histórica fecha de emancipación política de Zaruma. RECTORES DEL COLEGIO.- Primer Rector del Colegio fue el Dr. Antonio Honorato Márquez. El Plantel comenzó a funcionar desde el mes de Mayo de 1941, en un local donado por el I. Concejo Municipal, situado en el centro de la ciudad y hacia un costado del actual Parque principal. Como toda obra que se inicia, requirió sacrificio, consagración y verdadero talento pedagógico de parte de su Primer Rector y Profesores. El Dr. Márquez fue el sembrador de los primeros basamentos de la disciplina, el estadio y la moral: trilogía gloriosa en la que se levantó el actual prestigioso Colegio. Al Dr. Márquez le correspondió vencer las dificultades iniciales, luchar por el establecimiento de los demás Cursos, hasta completar el ciclo organizativo. Fue, propiamente, el Dr. Márquez el abanderado de la organización y del funcionamiento eficaz del Plantel, desde el mes de Mayo de 1941, año en que fue designado como su Primer Rector, iniciándose su gestión de Rector con el funcionamiento del Primer Curso de Cultura General. Además, su fecunda labor, consagrada integralmente en beneficio del Colegio, afrontó la iniciación de Ha construcción del edificio del Colegio, en su mayor parte. La invasión peruana de 1941, repercutió desfavorablemente en el reciente creado Colegio zarumeño. Algunos alumnos abandonaron los estudios, como también profesores por falta de pagos. Fue la época crítica para la Institución, aunque por otro lado, la fuerza de voluntad y el amor al terruño nativo, superaron los problemas y se llegó a terminar el Año Lectivo. El Dr. Modesto Peñaherrera, es el segundo Rector que dirigió los destinos del Colegio, desde 1944 hasta 1946. Se crea el Primer Curso de Especialización durante esta administración. En 1956, es designado Rector el Señor Magno Napoleón Astudillo Romero, después de haber sido Encargado desde 1955. Su gestión Administrativa termina con su separación en 1959. En 1960, asume el Rectorado el Dr. Miguel Sarmiento Avecillas, que tiene poca duración, desde Marzo hasta Septiembre del mismo año, por renuncia. En este mismo año es nombrado Rector el Prof. Héctor A. Toro B., experimentado y prestigioso Maestro, quien con su espíritu amplio y de relevantes aptitudes intelectuales-pedagógicas, enrumbó al Plantel por el camino del progreso. Sus obras fueron: construcción de la Piscina; adecentamiento interior y exterior del Plantel; cerramiento del área que ocupa el local; adquisición de aparatos y más implementos para Educación Física; incremento de la Biblioteca; adquisición de un potente equipo de amplificación y grabación; incremento de Partidas Presupuestarias; aumento del número del Personal Docente; modernización de las Oficinas, etc., etc. El Prof. Toro Balarezo desempeñó sus funciones hasta Agosto de 1966, después de haber dejado una obra educativa que mereció el reconocimiento de las Autoridades del Ramo y la gratitud del pueblo de Zaruma. Así continúa el Colegio con nuevas designaciones de Rectores. En 1968 es nombrado el Dr. Enrique Poacarina Cajas. En 1970, el Lcdo. Fausto Lovato Santillán. En 1971, el señor Ramón Cerda Nieto, hasta 1972, año en que se encarga del Rectorado el Prof. Eduardo Espinosa Cornejo, permaneciendo con estas funciones hasta la actualidad, a pesar de que se había anunciado su separación para acogerse a los beneficios de la jubilación. Es posible que hasta que circule este Libro, ya el Prof. Espinosa Cornejo se haya separado del Colegio. El Prof. Eduardo Espinosa Cornejo, ha desarrollado una meritoria labor docente. Su responsabilidad y bien ganado prestigio como Maestro, en tres años de Rectorado, ha inventariado ya estas obras: construcción de un Pabellón con cuatro aulas y aumento de dos más en el local antiguo; dotación de Gabinetes elementales para Física, Química y Ciencias Naturales; material didáctico para Biología; arreglos de los Gabinetes; adquisición de ayudas audiovisuales con proyectores; un moderno Laboratorio de Idiomas con sus equipos necesarios; colocación de azulejos y baldosas en las piscinas y anexos; incremento de herramientas y más enseres para los Talleres de Artesanías, Costura, Economía, Educación Física y Banda de Guerra; adquisición de 48 máquinas de escribir para Mecanografía; escritorios, armarios, porta-mapas y los enseres necesarios para las Oficinas; organización del Grupo y Teatro Folklórico, con los implementos necesarios; incremento de obras para la Biblioteca del Plantel; servicio completo de Comedor Escolar, con local propio y vajilla; aumento de Profesores para las cátedras, Inspección y Oficinas. El Prof. Espinosa Cornejo, ha venido ejerciendo el Magisterio cerca de 40 años, de los cuales, 17 en Primaria; 2 como Supervisor; 2 en calidad de Profesor del Colegio "26 de Noviembre, y, los 5 últimos, ha estado al frente del Colegio con funciones directivas; 2 años de Vicerrector y 3 de Rector. Muy merecidamente, en 1971 el Ministerio de Educación le confirió Medalla de Oro "AL MERITO EDUCACIONAL". La Asociación de Rectores de los Colegios Secundarios de la Provincia, otorgó al distinguido Maestro Espinosa Cornejo, Medalla de Oro y lo declaró DECANO DE LOS PROFESORES DE SEGUNDA EDUCACION DE LA PROVINCIA DE EL ORO. Además, varias Instituciones Clasistas, le entregaron sendos Acuerdos, en homenaje a los dos actos, exaltando la intensa labor del Prof. Eduardo Espinosa Cornejo, con su vida consagrada a la educación de la niñez y la juventud de la Provincia de El Oro. Como ya anotamos en líneas anteriores, cuando entre en circulación este Libro, tal vez el Prof. Espinosa Cornejo se haya retirado del Magisterio, con la satisfacción de haber dejado el recuerdo de su abnegación, responsabilidad y eficiencia pedagógica, plasmada en la forja de decenas de profesionales que fueron sus alumnos y que hoy ocupan relevantes situaciones en la vida pública profesional, técnica, industrial, quienes recordarán con cariño y gratitud a su verdadero Maestro.

Vista parcial de la Ciudad de ZARUMA


Zaruma es la ciudad levantada en rocas de cuarzo aurífero y en una fecunda arcilla cafetera; en vetas de oro y sobre el imperio de una vegetación frondosa y colorida. Es un regazo de contemplación artística y de reposorio vital para la abundancia de auras perfumadas, cargadas de oxígeno sonoro de sus multicolores aves y plantíos. La ciudad castellana abre sus calles a desnivel y zigzagueantes, que serpentean por laderas y declives suaves como mil culebras inofensivas, inundando barriadas soleadas y su parque central constelado de ornamentales y palmeras, que dan paréntesis de sosiego humano, de belleza y contemplación hogareña Es la tierra escondida en una estribación andina, que permanece ansiosa de una paleta que entregue toda la plenitud de la milagrosa belleza paisajista que tiene su ánfora de breñas. En ella se vislumbra modalidades de un espíritu de extraña exquisitez. Tal vez, el amor a la tierra nativa, se la podría expresar en armonía de colores, aprisionando esa ilusión mágica excepcional que tiene y su visión de hermosura y dulcedumbre de las fructificaciones propias de su suelo.

Lo que llama la atención en Zaruma, dice Teodoro Wolf, es de que, en ninguna otra parte se encuentran tantas labores de minas antiguas, y, aunque faltaran las tradiciones constantes, solamente la presencia de los socavones, serían una prueba suficiente de que las minas eran buenas, porque se ha razonado que, en caso contrario hubiera sido incomprensible que los primeros explotadores hubieran trabajado, con tanta constancia y un número tan grande de minas. Todos estos pozos y galerías abandonadas han facilitado en todo tiempo, el estudio de las vetas, porque con ellas se ha orientado su potencia, calidad, rumbo, buzamiento y los minerales que contiene. Según Wolf, al no haber existido vestigios de minas trabajadas, hubiera sido difícil descubrir nuevas vetas.

A más del paisaje, riqueza aurífera, Zaruma tiene en su suelo lugares arqueológicos, que pueden convertirse en centros de atracción turística nacional. Estos sitios pueden significar el aporte de mensajes de una civilización que pasó por estas tierras, que aportarán valiosos datos para nuestra Historia un tanto confusa y enredada en laberinto de teorías no comprobadas. Los sitios que se han señalado en el Cantón, están ubicados en las zonas: Saladillo, en el Río Amarillo; La Chorrera, en la parroquia de Güizhagüiña; Buza, en el Río Calera; Salvias, en el Río del mismo nombre; Cachicarana, en Huertas; y, Pueblo Viejo, en Paccha. Los sitios Huayquichuma y Los Cedros, en la parroquia de Huertas; Shurquillo, San .Antonio, Chilola y Chinchillos, en Paccha; Cerro de Arcos, en Guanazán. Este descubrimiento se debió al interés de la Casa de la Cultura, Núcleo de El Oro, que destacó una Comisión presidida por el estudiosos de los vestigios antiguos, señor Gilberto Maldonado Elizalde, en compañía del arqueólogo y asesor de la Sociedad de Investigaciones y Estudios Arqueológicos de la Provincia de El Oro, Ing. Vicente Hernández.

Por otro lado, vibra el hacha en el aire. Cae el filo, bajo el impulso de los fuertes brazos, sobre el árbol tranquilo que se despierta y cruje a los hachazos; mientras se amarra al tronco la bejuquería, y el árbol vacilante, herido mortalmente se desploma. Así se estremece la montaña, aquel rezago de montaña que nos dejaron los gringos, que aún grifa su dolor en los caminos y vericuetos de la enmarañada. Allí, ya despejada la pampa, la ladera, la playa, surge el arroz, que es palabra de ilusión, sabia palabra que habla del campo y sabe toda la tragedia campesina. Arroz que se siembra a lo largo de las orillas de los Ríos, Calera, Amarillo y otros afluentes, traduciendo una dura campaña, un largo proceso de penosos días; consumo de energías, en lucha mortal con las plagas y en triunfo rotundo sobre las hierbas malas del terreno. Esta es la acuarela, la realidad y sintonía de la Sultana de los Andes: ZARUMA.

Elegante pila española en el Parque Central de Zaruma


Una elegante pila española y árboles ornamentales, forman el lindero del Parque Central de la ciudad de Zaruma. Al fondo se aprecia en la gráfica el edificio del Palacio Municipal. El Parque que actualmente luce la Ciudad, fue la Plaza de Mercado de ayer, en donde se expendían los productos agrícolas del Cantón que organizaban una de las mejores ferias dominicales de la Provincia. La Plaza principal es el único espacio plano, que se levanta frente a la colonial Iglesia Matriz. El resto de la geografía que sirve de plataforma a la Ciudad, tiene un plano laberíntico, con calles que parecen tocar el cielo, de rápidos recortes y casas que permanecen en equilibrio al borde de barrancos. Todo este recorte geográfico está cercado de lomas, empenachadas de platanales y árboles enraizados que sirven de muralla y ornamento. La topografía típica de la ciudad de Zaruma, forma también una psicología caracterizada y peculiar de este pueblo, que a veces es costeño, pero que no deja de ser serrano por la altura en todas maneras es costeño definido, porque ha llegado a la Sultana de los Andes, toda la influencia y embajada de la costeñidad con jaguayanas, desde los pueblos orenses costaneros, con su dialecto, costumbres y vestimentas.

Iglesia Matriz de Zaruma Uno de los carteles del Escudo de Zaruma, de estilo español, porque fueron los españoles los fundadores de la Ciudad y, hacia la izquierda, sobre "Campo de Oro", calzada en un fragmente de la naturaleza del Distrito Aurífero, se yergue la elegante y estilizada Torre de la Iglesia Matriz, que enseña la gráfica. Esta es la reliquia histórica que rememora y ciñe la frente de la Ciudad españolísima, con la aurora de la Libertad del 26 de Noviembre de 1820, destrozando en gesta inmortal que ennoblece a las generaciones, las cadenas de la servidumbre que le habían tenido atada al yugo español, y, proclamando su independencia política, mediante una acción heroica y viril de distinguidos patriotas zarumeños, que dieron, desde ese ángulo de la ecuatorianidad, una lección de dignidad y rebeldías cívicas. Sus nombres que están en el corazón del pueblo zarumeño son: Ambrosio Maldonado, Bonifacio Reyes y Gálvez, Antonio Barzallo, José María Gálvez y José Guzmán y Román; quienes portando por bandera el ideal sublime, con la conciencia nutrida de vigor cívico y el corazón anhiesto de patriotismo, dieron el grito emancipador, destacando así su altivez y amor al terruño. Desde aquel día fulgió en el cielo zarumeño el hermoso sol de la LIBERTAD, apagándose para siempre en el ocaso, la vieja estrella del despotismo esclavizador español. Cada año que transcurre desde aquella jornada histórica, que marcó el inicio de una nueva era para Zaruma, se enciende en todos los corazones una verdadera llama de recuerdos, en homenaje ferviente a los que lucharon por su libertad, juntamente con una proclamación vigorosa de gratitud para Ellos, profunda y sentida devoción a sus virtudes cívicas, que se hace oración en todos los labios de las generaciones al pie del altar de la Patria.


PORTOVELO

FISONOMIA.- Al pie de Zaruma y a la distancia de cinco kilómetros, se halla Portovelo, siempre impregnado de un ambiente plomizo y cargado con el carbón de la mina el azul-celeste de sus cabeceras. El Río Amarillo que se tiende a sus pies, corre turbión, monótono y orillado de melancolías pardas-cenicientas. Allí han quedado los tatuajes de la codicia y el trajín de amontonar riquezas. Por más de cincuenta años los gringos vaciaron el lastre de rocas perforadas sobre las linfas cristalinas que antes corrían copiando siluetas fugaces de emplumados, para luego tornarse "amarillas" y hurañas al espíritu de esta Tierra. Ellos los advenizos descuajaron bosques, montañas vírgenes y rastrearon hasta las malezas, torturados con la idea obsesionante de buscar oro y más oro. Desde entonces, se anuló todo el paisaje nativo y se quebró para siempre el silencio de égloga que se esparcía por las húmedas playas del Río. Se crisparon los nervios con el grito de los pitos metálicos; con la porfía de las máquinas y la epilepsia de las bocanadas de humo, que salían de las chimeneas, obscureciendo el cielo campamental, el destino y la libertad de este pueblo. Ni siquiera los Molinos que trituraban, día y noche, el cuarzo aurífero, hacían un alto de silencio respetuoso el Día Viernes Santo. Sus enormes columnas de bronce, año tras año, golpeaban hasta las cienes del Divino Redentor, en los precisos momentos en que el Pueblo Católico, rememoraba con copiosos llantos y oraciones, el angustioso minuto del Descendimiento del Divino Nazaret desde el Calvario de la Cruz.

El Delirio de los extranjeros se aferró a la mina inagotable, diezmando sádicamente millares de vidas, para extraer, con trabajos forzados, todo el oro del Distrito y la sangre de los pulmones del Pueblo Austral, empujando con golpes de aceros vuelto máquinas y la ruda fortaleza de músculos reclutados en los pueblos paramunos, convoyes de oro, con destino al extranjero, al otro lado de los mares. DESFILE DE EXPLOTADORES El desfile de explotadores del precioso metal arranca de lejanos tiempos incásicos. En el escenario de las labores mineras aparecen ya los Incas, explotando los lavaderos y mineral aurífero de los yacimientos de Zaruma. En la época de la Colonia, el Distrito Aurífero de Zaruma, adquiere gran apogeo y renombre. Los españoles cautivaron su atención en algunas minas y descubrieron la más rica, llamada SEXMO, sobre la cual, la fantasía ha tejido leyendas de fabulosas riquezas.

En 1896, toma posesión del Asiento Minero de Portovelo LA SOUTH AMERICAN DEVELOPMENT COMPANY, que explotó las minas hasta 1950. Fue en este año en que terminó el desfile de los explotadores y aventureros extranjeros, que llegaron a nuestras tierras, como águilas en ayunas, buscando por sobre las rendijas de las rocas auríferas, las pepitas doradas para saciar su ambición de siglos. Con la terminación de los trabajos por parte de la Compañía extranjera, se inició, también, el desfile y el éxodo de nuestros compatriotas, mostrando por todas partes sus pulmones raídos por la tuberculosis y toda la tara de una raza de mineros. El oro que lo explotaba nunca constituyó la moneda para las curaciones del cuerpo, ni para las miserias del espíritu adolorido. Quedó como inventario de miseria herencial de nuestro pueblo, y para los explotadores la riqueza del despotismo y desprecio a nuestros hermanos.

LO QUE NOS DICE LA TRADICION.- La misma tradición, apunta que en la Hoya de Zaruma, vivían los zarumas, pacchas y vizhagüiñas, descendientes de saraguros y yulugenses, que eran propiamente Cañaris. Los investigadores han acogido como criterio general de que, en el estado actual de la ciencia, tienen mucha importancia las leyendas y tradiciones, como elementos de juicio para estudiar la vida de los pueblos primitivos, sus ideas según el grado de civilización alcanzada; así como por medio de éstas, vislumbrar las relaciones entre pueblos que tienen análogas mitologías. Los historiadores han afirmado, entre ellos González Suárez, que los Cañaris eran descendientes de los Mayas de da Península de Yucatán, por analogía de cultos que han figurado en los mitos y leyendas de las dos Civilizaciones; por los objetos hallados en los sepulcros y tolas, y por la antigua tradición bíblica que conservaban Mayas y Cañaris, acerca de su mismo origen. CIVILIZACION MAYOIDE.- Concretamente Max Uhle nos habla de una Civilización "mayoide" con asiento en Cuenca, Cañar, proyectándose a El Oro, en virtud de la influencia Maya en esta Región, aparte del resto del Ecuador, derivada de las fuentes mayoides de Centro América y Méjico, que fueron los países de origen. La Civilización Maya, dice Max Uhle, es una de las más vigorosas prolongaciones étnicas, como trazadas en lí nea recta, hacia las múltiples variedades de las civilizaciones sudamericanas, que llegaron a da América del Sur en diferentes siglos. QUIENES FUERON LOS QUICHES DE GUATEMALA.- Los Quichés de Guatemala, sentamos como principio, apenas representan una pequeña influencia de sangre, creencias religiosas y elementos idiomáticos, que viajó con los Mayas a las costas de Manabí. Tanto los Mayas como los Quichés tenían rasgos comunes, en cuanto a costumbres, idioma y religión, en razón de que primero los Mayas tuvieron su centro el Norte de Guatemala y Occidente de Honduras, donde floreció su civilización en forma notable, o sea, en la tierra de los Quichés, mezclándose, desde allí, las dos civilizaciones, pero con predominio de los Mayas. De Guatemala los Mayas emigraron a Yucatán, llevando consigo solamente sangre Quiche y los elementos de su talento, que más tarde fueron transportados hasta las costas del Ecuador, especialmente a Cuenca y Cañar, amalgándose con la Civilización de los aguerridos Cañaris, pobladores primitivos de las Provincias del Azuay, Cañar y El Oro, estableciéndose en forma masiva especialmente en la Hoya de Zaruma, con denominaciones varias que las tomaban de los lugares fijados para residir y fundar sus pueblos. Por otra parte, la crueldad y persecución inexorable que ejercitó Atahualpa contra los Cañaris, castigando su traición al haber servido a los Incas para la conquista de los Puruháes y a Benalcázar, para la de Quito, obligó a un doloroso éxodo a grandes masas de Cañaris a diseminarse por todas los lugares de la Hoya de Zaruma y otros, en busca de refugio y protección a sus vidas, irrupcionando las cordilleras de Dumarí, Chilla y las Nororientales de la Hoya, al mismo tiempo que lo hacían par las costas de Machala, huyendo de la venganza del Inca, que lapida, ahorca y degüella a millares de Cañaris, a la vez que, incendia templos, pueblos y arrasa la ciudad de Tomebamba, otrora espléndida y soberbia, 'hasta convertirla en un solo haz de llamas ardiendo en la "llanura grande como el cielo", comenta Víctor Manuel Albornoz en su obra "Monografía Histórica de Cuenca . En esta forma, los Cañaris se establecieron y fueron los primeros pobladores de Zaruma y de los demás pueblos de la Provincia de El Oro.

Colegio Nacional "TRECE DE MAYO" de Portovelo



Primera fila. De izquierda a derecha, sentadas: Sra. Eufemia, Díaz de Aguilera, Srta. Jhonny Espinosa Mejía, Srta. Eider Díaz Aguilar, Sra. Lady Enriqueta Vicuña de Cueva, Srta. Betty Armijos T., Srta. Gladys Díaz Aguilar, Srta. Eugenia Toro Loaiza, Sra. Nelly Díaz de Alvarado, Srta. Raquel Díaz Aguilar y Srta. Carmita Orellana Peña. Segunda fila.- En el mismo orden, de pie: Sr. José Alvarado Sánchez, Sr. Ing. Agro. Jorge Valle, Rvdo. P. José Tinajero, Sr. Juan Aurelio Zúñiga, Sra. Rosa Martínez de Briceño, Srta. Yoya Madero Aguilar, Sr. Héctor A. Toro B. (Rector), Srta. Sonia Orellana O., Sr. Arturo Aguilera Salazar (Vicerrector), Sr. Alejandro Ore-llana, Sr. Eduardo Jaramillo, Sr. Víctor Muñoz, Sr. Fortunato Abrévalo, Sr. Dr. Hugo Miño Villacís y Sr. José María Gootman. Atrás: Dr. Carlos Cueva Mora.

BREVE HISTORIA DEL COLEGIO NACIONAL "TRECE DE MAYO" Portovelo, el histórico Asiento Minero, que ahora tiene la jerarquía de Parroquia, cuenta con un Plantel Secundario bien organizado, que está forjando, desde hace algunos años, la cultura de ese pueblo laborioso. Su nombre es TRECE DE MAYO. Se le denominó así en homenaje a la fecha en que el Concejo de Zaruma acordó erigir a Portovelo en Parroquia y en que nuestra Patria, separándose de la Gran Colombia, resolvió, en 1830, constituirse en Estado libre y soberano. Este importante Establecimiento, regentado desde sus comienzos por el conocido intelectual y pedagogo, señor Héctor A. Toro B., abrió sus puertas a la juventud estudiosa, con el carácter de particular, el 19 de Mayo de 1969, en que, por disposición ministerial, se dio inicio, en la Costa, al año lectivo 1969-70. Pero lo hizo llenando previamente todos los requisitos legales, o sea después de haber obtenido la correspondiente autorización del Ministerio del Ramo, a cargo en ese entonces del Sr. Ledo. Alfonso Arroyo Robelly. Cúpole el honor de conseguir esta autorización, después de arduas gestiones, al señor Arturo Aguilera Salazar, Presidente del Comité Pro-Colegio, organismo que se creó con la exclusiva finalidad de conseguir este adelanto para Portovelo. La directiva de dicho Comité, que aún subsiste, quedó conformada así: Presidente, Sr. Arturo Aguilera Salazar; Vicepresidenta, Sra. Mercedes Orellana de Orellana; Secretario, Sr. Eduardo Jaramillo; Tesorero, Sr. Segundo Orellana. Vocales: Sra. Eufemia Díaz de Aguilera, Sr. Sergio Sotomayor, Sra. Cristina Aguilar de Madero, Sr. Humberto Aguilar, Sr. Alejandro Orellana, Sr. Ángel Bravo, Sra. Rosa Torres de Samaniego, Sr. Rigoberto Briceño, Rvdo. P. Jorge Terán y Rvdo. José Tinajero. Consignamos este dato por su importancia histórica y porque la fundación de este Comité constituyó la piedra angular para la creación del Colegio. Conseguida la autorización ministerial para su funcionamiento, había que resolver urgentemente otros problemas: dotarlo de los elementos humanos y de los recursos materiales necesarios. Para lo primero, se apeló al patriotismo de algunas distinguidas maestras de la Escuela de Niñas "Federico Froebel y de varias personas del lugar que, por su preparación y apego a la cultura, podían desempeñar eficientemente las cátedras. La respuesta no se hizo esperar: todas ofrecieron de buen agrado sus servicios, sin exigir ni esperar ninguna recompensa. Su afán fue colaborar desinteresadamente para que la juventud portovelense, especialmente la carente de recursos económicos, tuviera donde adquirir una preparación más elevada. Así, pues, a primera planta de Directivos y Profesores quedó constituida por el siguiente personal: Prof. Héctor A. Toro B., Rector; Sr. Arturo Aguilera Salazar, Vicerrector; Drs. Carlos Cueva Mora y Hugo Miño Villacís, Ing. Agron. Jorge Valle, Rvdo. P. José Tinajero, Srs. José Alvarado Sánchez, Víctor Muñoz, Juan Aurelio Zúñiga, Alejandro Orellana, Eduardo Jaramillo, Fortunato Arévalo y José María Goottman; Señoras: Eufemia Díaz de Aguilera, Nelly Díaz de Alvarado, Gladys Díaz de Aguilar, Enriqueta Vicuña de Cueva y Rosa Martínez de Briceño; señoritas: Eugenia Toro Loayza, Jhonny Espinosa, Betty Armijos, Yoya Madero y Raquel y Eider Díaz Aguilar, Profesores. El Personal Administrativo quedó integrado por las señoritas Sonia Orellana y Carmita Orellana Peña, Secretaria ¡y Colectora, respectivamente; y por el señor Kléber Aguilar, Conserje. Lo demás, o sea lo relativo a la parte material, se encargó de proporcionar el Comité Pro-Colegio: vinieron en su ayuda la Corporación de Accionistas de Portovelo, que prestó su local; la Compañía Minera "Cima", que proporcionó una ayuda económica; la Junta Provincial de Fomento de El Oro, que donó cuarenta pupitres; y la Junta Parroquial, que prestó algunos muebles. Con estos auspicios, el Plantel comenzó a funcionar normalmente, en un ambiente de entusiasmo, disciplina y trabajo, que su Rector se empeñó en establecer desde el primer momento. Concluido el primer año de Ciclo Básico, con las Opciones Prácticas de Comercio y Administración y Artes Industriales, y con halagadores resultados, había que pensar en afianzar BU vida y desarrollo consiguiendo su oficialización, lo que logró, apoyándose en la petición del Rectorado, el mismo señor Presidente del Comité Pro-Colegido, con el apoyo del propio Ministerio del Ramo y de algunos Representantes por El Oro al Congreso Nacional. Le correspondió al Sr. Dr. José María Velasco Ibarra, Presidente Constitucional de la República, expedido el respectivo Decreto de nacionalización, el 8 de Mayo de 1970. Desde entonces, ya con la ayuda económica del Estado, él Plantel ha ido mejorando su organización, perfeccionado su obra y adquiriendo notables adelantos. Cuenta en la actualidad con los dos Ciclos de Enseñanza, el Básico y el Diversificado, este último de Bachillerato en Ciencias Químico-Biológicas-Físico-Matemáticas, Ciencias Sociales y Comercio y Administración, en la modalidad de Secretariado; y además, con un Cuerpo de más de 20 Profesores; con oficinas bien montadas; con talleres para la enseñanza de Opciones Prácticas provistos de las herramientas y máquinas más necesarias; con una biblioteca cuyo acervo de libros se lo incrementa anualmente; con cerca de 30 máquinas de escribir para las prácticas de Mecanografía; con abundante material didáctico, etc., etc. En cuanto al personal educando, éste aumenta todos los años. Cuando el Establecimiento abrió sus puertas, en 1969, se matricularon 102 alumnos; hoy tiene algunos centenares, entre varones y mujeres. El afán del H. Consejo Directivo, y del señor Rector, principalmente, es dotar al Colegio de todos los adelantos que exige la Pedagogía Moderna e iniciar, en este año, la construcción del edificio, para lo cual se tiene ya en Caja una considerable suma de dinero. De lo expuesto, se desprende que el Plantel marcha con paso firme por la senda del progreso, todo gracias al espíritu emprendedor de sus dirigentes y a la pulcritud con que se manejan sus fondos. Producida la separación del prestigioso Maestro Héctor A. Toro B., asumió el Rectorado del Colegio el destacado Profesor Carlos Factos, quien ha continuado la labor educativa con esa misma filosofía del anterior

	Rector. Pero, cabe en esta parte, hacer un examen de la idea predominante e indiscutible que viene desarrollando el actual Rector del Colegio "Trece de 'Mayo", de Portovelo. A más de afianzar eficazmente la orientación educativa del. Plantel, intensificando y poniendo nuevas bases para superar la labor docente, con la inquietud dinámica de nuevos sistemas pedagógicos, ha venido, paralelamente, imprimiendo un proceso de cambio en todos los órdenes del conjunto enseñanza-aprendizaje. Se está ya claramente asimilando y comprobando, el drama que se suscita en la Educación Media, como en la Superior. Existe la presencia, lamentablemente, generalizada en los Colegios, que persiste en seguir el derrotero tradicional o tradicionalista; que se resiste a aceptar cambios frente al momento complejo y convulsionado que viven los pueblos, sin alejarse de la Cátedra meramente informativa y magistral; sin dar oportunidad a que los educandos aprendan a enjuiciar, a cabalidad, los problemas sociales y a formarse espiritualmente con insurgencias sugestivas y vigorosas de una educación crítica, constructiva, demodeladora y acusante de la actual realidad nacional.

A pesar del medio apático y que aún conserva la psicosis de la mina, como en Portovelo, sin embargo, el Colegio, certeramente regido por el Educador Carlos Factos y un selecto Profesorado, ha comenzado a hacer un Plantel singularizado en la Provincia: de tránsito cultural ascendente y progresivo en todas sus actividades y Secciones; de transformación rectora de la educación, como para corregir los descalabros, desviaciones y deterioros de la sociedad de ese medio. El Colegio y su labor está sumergiéndose, exitosamente, en esa entraña reseca por las excavaciones rocosas; resolviendo ese montón de escombros contradictorios que nos dejó la codicia extranjera; imprimiendo el incentivo intelectual, analizando los problemas, para entregar contingentes humanos, de las nuevas generaciones, con mensajes de soluciones que concuerden con los propósitos de cambio a que aspiran los pueblos de la Región Latinoamericana. Podemos decir, que el Colegio "Trece de Mayo", incrustado en lo que ayer fue solamente bullicio de máquinas que trabajaban a porfía, con los materiales humanos de los músculos jóvenes de las Provincias del Austro Ecuatoriano, hoy está poniendo cimientos de educación hacia un nuevo porvenir de la zona; enquistando un pretérito que tiene razón mental; ya no de seguir con la única labor de hurgar las entrañas de la tierra y cavarla para que sirva de tumba del mismo pueblo, sino como definición de una nueva vida humanizada, profesionalizada y que exalte la personalidad de nuestro pueblo, con el modelo de una cultura más equilibrada y compartida con niveles democráticos, rescatándola de los arcaicos moldes de la sugestión, llevada por siglos, que fueron los yacimientos auríferos. En donde, propiamente, nos ha parecido difícil la educación ha sido en Portovelo. Ha significado su encauce y progreso una obra de titanes; de verdaderos maestros, consagrados por entero a moldear lo que, podríamos decir, ha tenido alma de cuarzo. Por estas consideraciones y que no necesitan mayor razonamiento, los que laboran en el Colegio "Trece de Mayo", son los Profesores seleccionados por su alta calidad moral y pedagógica. Solamente la categoría de dos Rectores hasta esta fecha, Profesores Héctor A. Toro B., y Carlos Factos, podían conformar un Colegio que se ha colocado con harto prestigio dentro del rol de los Colegios de la Provincia y la República.

P A C C H A

DATOS HISTÓRICOS DE LA PARROQUIA DE PACCHA.- En Auto y Decreto de la Ciudad de San Francisco de Quito, expedido el 13 de Julio de 1709, documento legalmente rubricado que había sido encontrado por el señor Elíseo Peña, en la cabecera Parroquial y publicado, posteriormente, por el señor Alcides Espinosa Ordóñez en 1946 en el periódico EL CAMPAMENTO que se editaba en Zaruma, en su parte más esencial dice lo siguiente: "En la Ciudad de San Francisco de Quito, en trece días del mes de Julio de Mil Setecientos y Nueve Años, el señor D. Juan de Loayza, Caballero de la Orden de Santiago y del Consejo de su Majestad, Presidente de la Rea! Audiencia, Gobernador y Capitán General de esta Provincia. Habiendo visto los Autos de Protector General de los Indios Naturales del Pueblo de Paceña, Jurisdicción de la Villa de San Antonio de Zaruma, sobre la pretensión de la Mudanza y Traslación de dicho Pueblo del Sitio de Haripoto, a los Zuy-Zuo y Zurimpalta y en conformidad de lo expuesto por el Maestro D. Marcos de Veintimilla, Cura beneficiado del Pueblo de Manú, autorizo y mando se proceda a demoler la actual población y trasladarla a los sitios mencionados, debiendo intervenir en esta traslación, para el mejor efecto, ordenanza y armonía de dichos indios, la persona o personas de la Villa de San Antonio de Zaruma, que legalmente quedan comisionados según consta "en este" Auto.- Cítase al Cacique o Caciques de dicho pueblo de Paccha". De conformidad con el documento transcrito, el nuevo Pueblo de Paccha tiene hasta esta fecha 267 años, de su segunda fundación en el Sitio en donde hoy se encuentra. La primera fundación en el lugar llamado, generalmente, Pueblo Viejo, situado hacia el Norte de la actual población, a cinco kilómetros de distancia, en el primitivo Sitio de HARIPOTO, así llamado por los Cañaris, se ha calculado fue realizada durante el reinado de Atahualpa. En el Auto y Decreto de la Real Audiencia de Quito, que anotamos en líneas precedentes, aparece equivocadamente, que fue expedido por orden de Juan de Loayza, en calidad de Presidente de la Real Audiencia ^de Quito. Rectificamos este dato, aclarando que, el Presidente de la Real Audiencia de Quito, durante el año de la segunda fundación de Paccha (1709), fue Don Juan de Sosaya, oriundo de Navarra y que fue sucesor del Ledo. Don Francisco Dicastillo, y no Juan de Loayza que nunca fue Presidente. Sosaya sirvió como Presidente de la Real Audiencia de Quito, en tiempo de Felipe V., gobernando hasta 1714. La rectificación del error que apareció en el artículo publicado en el periódico "EL CAMPAMENTO", de carácter tipográfico, indudablemente, se ha hecho de acuerdo con la verdadera fuente histórica que nos da González; Suárez en su Historia, Tomo 49, capítulo 17 y páginas 391-392-409. SUPERFICIE DE LA PARROQUIA.- Según los Censos nacionales de 1974, la superficie es de 92 Km2.; con una población total de 3.694 habitantes y 752 viviendas. SITUACIÓN.- La parroquia de Paccha, se halla situada dentro del ángulo formado por los Ríos: Palto, hacia el lado oriental, que es afluente del Río Salado, llamado también Piedras Verdes, denominado así por correr sus aguas al pie del Barrio de Piedras Verdes; y, el Río Bono al suroeste. La unión de estos dos ríos en la playa de Bledos, a un kilómetro de distancia, más o menos, del puente de este nombre, forma el vértice del ángulo que encierra el área parroquial. La Parroquia de Paccha, como la de Ayapamba, Huertas, Malvas, se halla situada dentro de los dos grandes ramales de Cordilleras que forman la amplia Hoya de Zaruma, ubicándose la Parroquia de nuestro estudio hacia el noroeste de las últimas estribaciones de los ramales interiores de la Hoya, denominados Palto y Pingllo, que se desprenden de la Cordillera de Dumarí. LÍMITES.- AL NORTE: Desde la Cordillera del Cerro Saladillo, el divisor de la Cordillera de Chillacocha hacia el Este, hasta su unión orográfica con la Cordillera de Pingllo. AL ESTE: De esta unión orográfica, el divisor de la Cordillera de Pingllo al Sur y su extensión hasta alcanzar el curso de la Quebrada Chinoñas (debe ser Chilola). De esta Quebrada, aguas abajo, hasta su afluencia con el Río Salado; el Río Salado, aguas abajo, hasta su continuación con el Río Bono, formadores del Río Calera. AL SUR: De esta confluencia, el Río Bono, aguas arriba, hasta su confluencia de sus Quebradas formadoras, las Quebradas Honda y Changuro; de esta confluencia, la Quebrada Changuro, aguas arriba, hasta su naciente Sur. AL OESTE: De la naciente Sur de la Quebrada Changuro, el divisor de las Cordilleras de Santa Bárbara y Dumarí hacia el Norte, hasta alcanzar la cumbre del Cerro Saladillo. CLIMA Y PAISAJE DE PACCHA.- La población de la cabecera parroquial está a una altura de 1.570 metros sobre el nivel del mar, con un clima templado, agradable y sano. La bondad del clima de Paccha, el mejor de la Provincia, durante los meses de verano, esencialmente, ha sido ya una invitación cordial al TURISMO hacia este pueblo hospitalario por tradición y trabajador por herencia de sus antepasados. Muchas familias están tratando de llegar a Paccha, para gozar de su clima reparador de energías físicas y psíquicas, porque, además de constituir la rehabilitación orgánica, la plenitud de la salud y el vigor de las energías; ofrece una variada gama de luz y color, de impresiones tonificantes de su ambiente Geo-sociológico. En verano, repetimos, Paccha se muestra como un gran escenario, que abre sus cortinas hacia horizontes completamente azules, risueños y llenos de vida completa hasta en el palpitar de los seres más pequeños. Durante el día, el sol abraza íntegramente a este girón de suelo ecuatoriano, para tonificarlo y levantarlo como un lugar de recuperación física y moral. El sol llega hasta los mismos linderos de la noche, con una claridad rojiza e intensa, inundando, de gozo hasta los últimos momentos de su ocaso. Al caer la noche, se presenta otro maravilloso escenario que hace continuar la euforia de su población, al mirar un cielo brillante y enjoyado con una vasta pedrería de estrellas, que impresionan las retinas como verdaderas cascadas de luz diamantina, en medio de una luna que nunca se cubre de velos ni de cielos nublados. Paccha, además de la fertilidad de su suelo, tiene su CLIMA, su PAISAJE y su GENIO POPULAR DECANTADO POR LOS SIGLOS, traducido en costumbrismos pintorescos y en arte folklórico. El clima de Paccha es su mina inagotable, que todavía permanece inexplotada por los demás pueblos, la misma que tiene como yacimientos las entrañas de esta tierra privilegiada de la Patria, para la rehabilitación humana, porque Paccha es un rincón sugestivo-maternal que prodiga mimos y caricias a todos los que llegan a sus lares; y es, a la vez, un pedazo de suelo que sirve para el reposorio y la terapia espiritual; el verdadero bálsamo para aliviar el cuerpo y las heridas morales del éxodo, producidas por este siglo de conmoción e insurgencias revolucionarias. EL RECLAMO DE PACCHA.- Desde el año de 1945 se iniciaron los trabajos de la construcción de la Carretera Zaruma-Paccha-Pasaje y hasta este año permanece con 30 kilómetros debidamente afirmados y lastrados, o sea la distancia entre Zaruma y Paccha. Con este kilometraje han transcurrido 32 años hasta el presente. Lo que falta para llegar a Pasaje son TREINTA KILOMETROS, desde la Cordillera de Daucay, que queda al Norte de Paccha. La construcción de esta carretera, constituye una vieja aspiración para estos pueblos de la parte oriental de la Provincia, como para los Cantones de Máchala y Pasaje, toda vez que, para los primeros favorece una salida directa al mar, y, por consiguiente, un enlace con los centros de mercado del resto de la República; para los segundos, o sea los costaneros, significaría una corriente vital de riquezas con la ganadería y cultivos principales, entre ellos el banano. Por estas razones, el clamor unánime de estos pueblos, es llegar a la Costa para unirse con Puerto Bolívar, la llave económica y turística de la Provincia de El Oro y Loja. Esta obra vial, además de facilitar el cauce de un intercambio de bienestar material y cultural; para vincular materialmente y espiritualmente las zonas subtropicales de la Hoya de Zaruma, con las costaneras y, por consiguiente, con las rutas del Pacífico y sistemas fluviales navegables, tiene en sí una mina inagotable para la explotación de grandes riquezas, traducidas en maderas de construcción y grandes extensiones de tierras para extensos cultivos de banano, café y caña de azúcar, productos que hacen actualmente el índice de la riqueza de esta Provincia, facilitando, a la vez, una rápida movilización con un tiempo mínimo de hora y media, en vez de seis horas que se hace actualmente por la carretera Panamericana, a la cual, tanto Zaruma como los demás pueblos de su Cantón, están solamente enlazados con ramales de carreteras que prestan servicios, especialmente, en la época de verano. Una razón más, para insistir en la pronta construcción de esta carretera, la ha venido a reforzar el trabajo de la carretera que hace una rectificación, inconveniente, a la Carretera Panamericana, desde Veracruz hasta Saracay. El trabajo de esta vía que está apoyada por los lojanos, se sostiene con el argumento de ser una vía recta con economía de más de treinta kilómetros en su recorrido. Es verdad que esta carretera rectificadora pasa por zonas agrícolas y traza una recta hasta Saracay; con economía de tiempo; sin embargo, no se justifica, porque acarrearía perjuicios a Zaruma, Pinas y Portovelo, ya que dejaría a estos pueblos en completo aislamiento y abandonados por sus importantes centros comerciales, agrícolas y de su cultura tradicional. Sería algo contradictorio, porque mientras las vías llevan la tendencia y finalidad de enlazar a los pueblos, para solucionar sus problemas y abrirlos a los corrientes turísticas y de cultura; con esta carretera rectificadora, se trata aislar a tres pueblos por donde hoy pasa la Panamericana. Una vez más, se hace imperativa la resolución de construir la Carretera ZARUMA - PACCHA - PASAJE, para proclamar la unión y redimir a nuestros pueblos, bajo el denominador común de un solo espíritu fraternal.


La gráfica capta uno de los matrimonios ejemplares de Paccha, formado por el señor Alcides Espinosa Ordóñez y la espiritual y bondadosa damita Sra. Clemencia Pereira Matamoros.


El señor Alcides Espinosa Ordóñez, de silueta amable, con sonrisa siempre en los labios y espíritu sin pretensiones, ha servido a su patria chica con especial interés de patriota; con características fervientes de ecuatoriano y órense, que le han llevado a ocupar sitiales de pleno civismo, tales como. Teniente Político de la Parroquia de Paccha; Concejal del Cantón; Representante del Municipio ante la Compañía "CIMA", de Portovelo; Colector del Colegio "Santa Teresita", cuando fue particular. Su primera educación la cursó en su lugar natal y la Secundaria en Cuenca. La vida del señor Alcides Espinosa Ordóñez se ha definido acogedora y comprensiva de todos los anhelos y aspiraciones de su pueblo. Lo hemos visto siempre haciendo filas en las nobles jornadas de progreso de Paccha, a la cabeza de los luchadores, de los sacrificados y de los apóstoles del amor patrio. Es el ciudadano probo y honrado, activo y esforzado en las tareas de su hogar y de la sociedad a la que se pertenece; dinámico y talentoso, que jamás ha torcido la línea recta de la moral y pulcritud. Está dejando con su esposa dos tesoros esmeradamente inventariados con todo éxito: la educación de sus hijos, ya meritoria y de arquitectura profesional; y, su nombre impoluto, honrado, prestigioso y modelo para su familia y la comunidad ciudadana. Contrajo matrimonio el 24 de Octubre de 1937 con la distinguida señora Clemencia Pereira Matamoros, siendo su hogar el trono robusto de una distinguida descendencia de hijos profesionales y en camino de superación: Dr. Juan Cristóbal, actual Párroco Vicario de Macará; Isabel Esmeralda, casada y residente en su cuna natal; Milton París, estudiante en la universidad de Guayaquil; Carmen Juanita, Carmelita en el Monasterio de Playas (Guayas); Daniel Remigio, Bachiller en Humanidades Modernas, del Colegio "Ángel Tinoco Ruiz; y, Camilo Alfonso Espinosa Pereira, que cursa el Sexto año en el mismo Colegio Técnico "Ángel Tinoco Ruiz", de Paccha. Sean nuestras palabras finales, traducidlas como un cordial homenaje al matrimonio ejemplar, sin mancha, y a un patriota que ha realizado una magna obra con el fruto de su esfuerzo y talento, y, con un nombre que ya tiene luz propia para alumbrar todos los caminos de la Patria Chica.


B I B L I O G R A F Í A

Arriaga, Jesús.- APUNTES DE ARQUEOLOGIA CAÑAR, Cuenca, 1922. Andrade Marín, Luciano.- QUE HAREMOS CON LOS PARAMOS? Quito. La Prensa Católica, 1925. Andrade, Manuel de Jesús.- LA PROVINCIA DE EL ORO.- Monografías Cantonales. Quito. Tipografía de la Escuela de Artes y Oficios, 1923. Albornoz,-Víctor Manuel.- MONOGRAFÍA HISTÓRICA DE CUENCA. Cuenca. Ed. Austral, 1946. Chávez González, Rodrigo.- HISTORIA DE LA PROVINCIA DE EL ORO. Machala, 1963. Fermín Cevallos, Pedro.- RESUMEN DE LA HISTORIA DEL ECUADOR. Quito. Imp. del Estado, 1870. González Suárez, Federico.- HISTORIA DEL ECUADOR. Lima. Imp. del Clero, 1890. González Suárez, Federico.- NOTAS ARQUEOLÓGICAS. Quito. Imp. del Clero, 1915. González Suárez, Federico.- ESTUDIOS HISTÓRICOS SOBRE LOS CAÑARIS. Quito, 1922… Hule, Max.-ESTADO ACTUAL DE LA PREHISTORIA ECUATORUNA. Quito. Imp. Municipal, 1922. Hule, Max.- TOMEBAMBA. Cuenca, 1922. Jaramillo Alvarado, Pío- EL INDIO ECUATORIANO. GUAYAQUIL. La Reforma. Ed. Jouvin, 1955. Jaramillo Alvarado, Pío.- HISTORIA DE LOJA Y SU PROVINCIA. Quito. Ed. Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1955. Jaramillo Alvarado, Pío.- LA GUERRA DE CONQUISTA EN AMERICA. Guayaquil, 1941. Jijón y Caamaño, J.- EL ECUADOR INTERANDINO Y OCCIDENTAL. Quito. Ed. Ecuatoriana, 1940. Matovelle, Julio.- LAS RUINAS DEL TOMEBAMBA. Cuenca. Imp. La Luciérnaga, 1876. Mora, Luis F.- EL ECUADOR AUSTRAL. Quito. Ed. El Vigía y El Clero, 1930. Mendoza, Virgilio.- MONOGRAFIA DESCRIPTIVA DE LA PROVINCIA DE EL ORO. Cuenca. Talleres Tipográficos Salesianos. Tomo Primero, 1946. Mendoza, Virgilio.- MONOGRAFIA DESCRIPTIVA DE PACCHA (EL ORO). Quito, 1970. Mendoza, Virgilio.- MONOGRAFÍA DESCRIPTIVA DEL CANTÓN PIÑAS. Quito. Imp. Argentina, 1968. Mendoza, Virgilio.- MONOGRAFÍA DESCRIPTIVA DEL CANTÓN MACHALA. Quito. Ed. Santo Domingo, 1971. Mendoza, Virgilio.- MONOGRAFÍA DESCRIPTIVA DEL CANTÓN ZARUMA. (Inédita), 1972. Madero, Mauro.- LA PROVINCIA DE EL ORO EN 1934, Guayaquil, 1934. Puente, Rafael.- LA MALA FE PERUANA Y LOS RESPONSABLES DEL DESASTRE DE ZARUMILLA. Quito. Ed. Moderna, 1946. Paredes, Ricardo.- ORO Y SANGRE EN PORTOVELO. Quito, 1938. Pérez Concha, Jorge.- PREHISTORIA. Guayaquil, 1954. Sáenz de Tejada, F.- EL DISTRITO AURIFERO DE ZARUMA. Guayaquil, "La Nación", 1891. Vega Toral, Tomás.- LA TOMEBAMBA DE LOS INCAS. Cuenca. Imp. de la Universidad del Azuay, 1921 Vera Arrata, Alfredo.-HISTORIA DE UN TRISTE BANANO. Guayaquil. Imp. Abad, 1972. Velasco, P. Juan De.- HISTORIA DEL REINO DE QUITO. 1789. Empresa Editora EL COMERCIO Quito, 1946. Villavicencio, Manuel.- GEOGRAFÍA DEL ECUADOR. New York, 1858. Wolf, Teodoro.- GEOGRAFÍA Y GEOLOGIA DEL ECUADOR. Leipzig. Tipografía A. Brocknaus, 1892. Wolf, Teodoro.- VIAJES CIENTIFICOS POR LA REPUBLICA DEL ECUADOR. Guayaquil, 1879. Yépez, Jesús María.- PROTOCOLO DE RÍO DE JANEIRO. Quito. Imp. del Ministerio de Educación, 1961. BODAS DE ORO DEL CINCUENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE "EL UNIVERSO". Edit. ALDO MANUZIO. Guayaquil, 1971.  FESTIN CON BIENES DE LOS FERROCARRILES DE EL ORO. "El Universo". Guayaquil, Junio, 27 de 1971. Pág. 9.

 CENSOS NACIONALES.- Junta Nacional de Planificación. EL ORO. Imp. Censos Nacionales. Quito, 1976.

 EL PLANETA VENUS Y LAS VIEJAS TEORIAS.-"EL COMERCIO". Quito, 1976. Pág. 15.

 CAFE.- Documentos de la Organización Internacional del Café (Sistemas de Control). Banco Central del Ecuador. Quito, 1969.

 INTERVENCIONES QUIRURGICAS INCASICAS AL CORAZON HACE 10.000 AÑOS.- "El Comercio". Quito, 1975. Pág. 20.

 Viajes de estudio socio-económico del autor, a través de los Cantones de Machala, Pasaje, Santa Rosa, Arenillas, Piñas y Zaruma.















Hombres y Mujeres Notables



ISMAEL PÉREZ PAZMIÑO

Fue Don Ismael Pérez Pazmiño el fundador y primer Director del Diario "EL UNIVERSO". Nació en la ciudad de Machala el 30 de Junio de 1876 en un hogar de familias puramente orenses. Fueron sus padres Don José Pérez Santander y Doña Elena Pazmiño Gómez. Su niñez transcurrió sin novedad, asistida con los esmeros de sus progenitores y las comodidades materiales de su hogar, ya que Don José Pérez Santander fue uno de los orenses de mayor fortuna económica, favorecido por sus actividades comerciales de mayor volumen en la Provincia de El Oro; poseedor, a la vez, de múltiples negocios con el mérito de su honorabilidad y constancia ejemplar en el trabajo. Sus florecientes actividades económicas, que se originaban desde un almacén bien provisto, con edificios propios, destacaban su espíritu noble y emprendedor, que tenía a su lado la riqueza de excepcionales virtudes de su leal y talentosa esposa, quien estimulaba los éxitos en todos los campos de las actividades de Don Ismael. A la temprana edad de 17 años, Don Ismael Pérez Pazmiño quedó huérfano de padre, precisamente en los años de su infancia en que más necesitaba de una conducción espiritual y formación integral, para que ese joven que había nacido con ese don especial de talento claro, se eleve con la frondosidad que le señalaba el destino, con el que se perfiló más tarde proyectándose como un verdadero genio en todas las actividades que emprendió. Poco a poco el joven Ismael, al transcurrir el tiempo, comenzó a sentir los efectos de necesidades apremiantes, que ya antes en los últimos años de la vida de su padre había comenzado a doblegar su espíritu, cuando la fortuna paterna disminuía y se agotaba sin esperanzas de nuevas economías. Al quedar sin el autor de sus días, sintió la urgencia de tomar una actitud decisiva para abrirse campo en la vida, a costa de cualquier sacrificio al que estaba dispuesto a afrontarlo. Con esa firmeza de roca de su carácter que no se dejaba rayar por adversidades de ninguna clase y con su espíritu hecho lanza de diamante, salió de su Provincia y se aventuró con rumbo a la ciudad de Guayaquil, llevando en su corazón un cúmulo de ideales generosos que lo acariciaban a ratos y engañaban su dad de rosa, pintándole castillos dorados de ilusión y empujándolo a acometer todo trabajo, que le sacara de su escasez de medios económicos y lo transportara a mejores días, aún cuando sea con la tortura del dolor y el sacrificio. En Guayaquil Don Ismael Pérez Pazmiño tuvo que enfrentarse con una realidad nueva, pero esperanzada a la vez, porque tenía por delante optimismo para luchar y un caudal de iniciativas para encauzarse. Sentía, de vez en cuando, el dolor de la añoranza de su tierra nativa que la había dejado con el nicho de muchos recuerdos de su infancia, que siempre se vio acariciada por la ternura y el cariño de sus padres. Tenía fé y presentía que más tarde iba a ser el gran empresario periodístico, y con estos pensamientos su conciencia se anestesiaba y se desarrollaba tranquila en el mar proceloso de su porvenir incierto, porque, además, con sus años mozos ya sabía dar certeros golpes de timón para que la barca de su destino se enrumbe sin zozobrar. Había llegado a Guayaquil allá por el año de 1895 cuando los acontecimientos políticos se atizaban como una llama envolvente para el país. En ese ambiente nacional que se caldeaba con el empuje de ideas liberales, Don Ismael Pérez Pazmiño se sumergió con todo su espíritu y modeló su conducta política liberal, cooperando decididamente en la revolución reformista que conducía al Ecuador por nuevos cauces de ideas sociales. La lucha diaria para supervivir la mantenía en forma altiva y digna, por medio de un modesto trabajo de comerciante con la venta de cigarrillos que los fabricaba en forma rutinaria. Así comenzó a ahorrar y reunió la suma de cien sucres, que consideró como un capitalito para continuar con su industria de carácter doméstico, aunque aquella suma no le satisfacía todas sus necesidades ni daba amplitud a sus aspiraciones de superación personal. $in embargo, su lucha siguió sin desmayar, con el estímulo de su voluntad de acero y de sus ideales que arrollaban toda dificultad que se interponía en su camino.

	Los acontecimientos políticos de 1904 que sacudió a todo el país, con la protesta multitudinaria de los ecuatorianos, por el alquiler de la Bandera Nacional que se realizó en la administración del Presidente Luis Cordero, en forma secreta y traicionera, para el traspaso de un buque chileno al Japón que se encontraba en guerra con China, templaron el espíritu del idealista joven liberal Ismael y trazaron surcos hondos en su conciencia, con la resolución de acoplarse al movimiento que insurgía con claros triunfos para el Ecuador, porque se trataba de re-habilitar a la Patria con una mentalidad nueva y canalizarla con un nuevo proceso social. Al estallar la revolución liberal, Don Ismael, saturado plenamente de los principios proclamados y afirmando su conciencia en su propio yo, ya nutrido de nuevos ideales y fogueado por sus luchas diarias, plegó a la acción Insurgente que desconoció un estado de cosas y una época caduca, envuelta en sombras de errores y dogmas, para ayudar a que la Patria amanezca con auroras libres en bien de la salud de los espíritus y el progreso de los ecuatorianos.

El trabajo fue la oración diaria que afloró siempre en los labios del futuro periodista. Había trabajado de todo y su espíritu se templaba cada vez más en esa fragua del dolor, de la angustia de salir avante en medio del egoísmo que le restaba estímulos para su progreso. Dependiente de tienda de comestibles, vendedor ambulante, creador de pequeñas industrias caseras, etc., etc., fueron en un principio sus actividades en donde puso a prueba su voluntad de acero y su fé en su misma persona. Frente a (a nueva revolución liberal del 95 que abría paso con la proclamación general de los ecuatorianos, Don Ismael formó filas en las Guardias Nacionales para defender las conquistas que se iniciaban en el campo de las libertades públicas y sociales. Poco después se incorporó al Ejército Patriota con el Grado de Teniente, sumándose al Batallón "Libertadores de El Oro", que sofocó la contra revolución en las campañas de Cuenca hasta el año de 1896. Una vez afianzada la revolución alfarista por la que había luchado en el terreno ideológico y en los campos de batalla, y establecida la Administración Liberal, Don Ismael retornó a los lares nativos, a su querida Provincia de El Oro, en donde aún le quedaban los recuerdos gratos de su infancia, en medio de la holgura económica que vivió sus primeros años, acariciado por su ambiente cordial y mimado por su familia que lo arrullaba, junto con el cariño que le acunaba su tierra nativa. En su Provincia todo le sonreía de nuevo y todos los horizontes le colmaban ele esperanzas para luchar con mayor ventaja y vencer las dificultades que se oponían a su mejoramiento integral. Fue la ciudad de Pasaje su residencia precaria, en donde fue nombrado Amanuense del Concejo Municipal. Desde este sitial pensó el Maestro del Periodismo Nacional hacer cátedra para cooperar con el progreso Cantonal y mejoramiento institucional de la Municipalidad. Lamentablemente, también allí encontró obstáculos que se disfrazaban de intrigas y egoísmos, que no los pudo vencer * pesar de su lucha cruenta y tenaz en allanarlos. Abandonando el modesto empleo fue hasta la hacienda "Pensilvania" para ganar el sustento en calidad de dependiente de una tienda de abarrotes. La soledad del campo invitó a Don Ismael a depurar más su espíritu con una vida de consagración al trabajo, y mientras atendía el mostrador campestre, fabricaba cigarrillos para la venta por su cuenta. Poco a poco se levantaba con pequeñas economías, que se saneaban cada vez más porque no le rodeaban vicios parasitarios. Al mismo tiempo que su emoción frente a la ruralidad era el trabajo cotidiano, se preparaba con la lectura de todos los libros que encontró en la casa de la finca. Andaba a caza de los periódicos que venían desde Guayaquil para leerlos y recortar los artículos que le parecían importantes. Todo leía y cada página de algún libro o de periódico nutría la raíz de su personalidad, que más tarde se hizo fronda gloriosa para el periodismo nacional; en tanto que, cada día, se encontraba siempre erguido y dispuesto a la brega. Sin embargo, Don Ismael permanecía inconforme y miraba otra vez nuevos horizontes para lanzarse hacia aquellos que sean más amplios y civilizados. Quería probar su espíritu que se había ensamblado con dos ambientes opuestos y en pugna: llenos de ternura en su infancia y acibarados desde su juventud. Su vida se había erguido como un edificio de hormigón armado y se batía al viento de las inseguridades: unas veces fuerte, con ambición noble y amor a la gloria; otras, con optimismo propio de los idealistas, que le servía al frente como una estrella que le guiaba su camino para conducirlo al puerto de su bienestar. El 21 de Diciembre de 1901 Don Ismael contrajo matrimonio con la damita órense Doña Herlinda Castro Santander, con quien luchó denodadamente en los años subsiguientes, realizando una obra admirable, porque la gentil consorte fue la inspiradora de sus Iniciativas y la que le alentaba en todas sus contiendas y reveces de los in* fortunios, estrechamente unida al insigne periodista que, además de fundar el primer Diario de la República, realizó una labor extraordinaria en todos los campos en donde apuntaban sus inquietudes y obligaciones cotidianas.

Frente a sus obligaciones y después de su matrimonio, nuevamente instaló un pequeño negocio de venta de comestibles. Aquí el futuro periodista quería encontrar su bienestar y tratando de ampliar su negocio requirió un crédito, pero que le fue negado. El millonario que le negó la garantía, dice en sus Memorias Intimas, Don Ismael, le vino la ruina económica muy pronto y cuando la invasión peruana obligó el éxodo forzoso a los orenses, aquel millonario ya en pobreza, fue atendido y auxiliado generosamente por Don Ismael, poniendo un velo de olvido al pasado irónico. Lo encontramos durante estos años en Machala a Don Ismael, siempre buscando la manera de hacer su porvenir y la de su futura familia. En Agosto de 1903 fue nombrado Comisario Municipal de Máchala, en donde siempre encontró los intereses creados que ponían barreras de decepción al que más tarde fue el ilustre periodista, porque su conducta rectilínea y dignificada por el ejemplo de un hogar honorable y trabajador, lo mantenía inflexible ante el cumplimiento de las leyes, amparando a los débiles contra el abuso de los gamonales. Don Ismael tuvo que renunciar el cargo, irremediablemente, porque no podía prestarse para las injusticias y su espíritu no había espigado para las contiendas estériles de intereses mezquinos, sino para hacer obras grandes y de beneficio colectivo. Entonces consultó con su alma que también habla nacido para modelar la plasticidad de las almas infantiles. Hacia allá trazó su línea de lucha, con angustia y con aspiración de hacer obra digna. Previo el permiso de la Dirección de Estudios, así se llamaba la hoy Dirección Provincial de Educación, abrió una Escuelita para educar a los máchatenos. En este campo sincero y leal comenzó a sembrar sus ideales y a abrir nuevos surcos para el incremento de la educación nacional. Lamentablemente, las apremiantes necesidades económicas y la falta de apoyo constreñían su espíritu cada día más y le obligaron a cerrar su Escuelita, pasando otra vez a enrolarse en las filas de la burocracia, con el cargo de Secretario de la Gobernación de la Provincia. Dos años más tarde, pasaba a la Intendencia de El Oro hasta 1904 en que se separó. Don Ismael con su carácter de batallador inquebrantable y vertical en sus decisiones, siempre identificado con sus ideales de justicia que fue su postulado y su norma de conducta, siguió recorriendo con valentía las asperezas de su primer sendero, en donde solamente había tropezado con adversidades y contemplando apenado las miserias humanas, conociendo a malandrines y ruines mezquindades. Por ese erial tuvo que caminar muchos años, asimilando amarguras pero siempre con altivez y dignidad por su intachable honradez que la heredó de sus padres. Conoció durante esta dura prueba a los hombres y se adentró en los ambientes casi indeseables donde se desenvuelve la administración pública. Con este lastre de experiencias y sabiduría, resolvió en forma solemne no volver a ser empleado público. Su promesa la cumplió por el resto de su existencia.

Apuntando nuevamente Don Ismael a otra forma de trabajo, amplió entonces su negocio en Machala, ya tonificado con nuevos créditos. Hasta aquí había recorrido treinta años de luchas cruentas en campos distintos, que le habían dado inventarios decepcionantes, pero en cambio, tenía en su haber un badajo de conocimientos de la realidad ambiental y humana, que le afirmaban sólidamente más con una conducta rectilínea en la justicia social, con el anhelo de servir a los demás, procurando de que cada hombre labre en su espíritu la autonomía de sus actos, sin limitaciones odiosas a la libertad de conciencia. EL PERIODISTA.- Don Ismael Pérez Pazmiño es el hombre símbolo de la auto formación, que forjó su recia personalidad con múltiples facetas de talento e integridad, con las cuales adornó su valioso continente moral. Sintió tempranamente la vocación de periodista, de poeta, filósofo y Cronista historiador, y, con todas estas potencias de su alma, vibró como una cuerda al contacto de las impresiones de la vida, con todo e) temblor de su sensibilidad delicada, sutil y vibrante. Inició su labor periodística en su propia Provincia, en donde por muchos años había pasado su vida a través del despecho del tiempo, con golpes de una lucha dura y fatigosa, a lo largo de variadas actividades de la Patria, pero poniendo siempre el mayor esmero en ser, en la vida-pública y privada, un ejemplo de civismo y un modelo de ciudadano honesto. Fue en 1900 cuando comenzó a escribir en el Semanario "Orense" que se editaba en Machala, enviando sus correspondencias desde Buenavista, población cercana a la ciudad de Pasaje, en donde residía. Desde 1901 hasta 1902 colabora en el periódico "El Centinela de El Oro". Meses más tarde, se propuso editar a golpe de pulso un periódico semanal que lo bautizó con el nombre de "Eco Juvenil". A partir del año de 1902 publica el periódico "La Idea Libre", en donde Don Ismael hacía de todo, de redactor de todas las secciones hasta de prensista y cajista, corrector de pruebas y armador, llevando un trabajo agotador, pero al mismo tiempo cautivante, porque el principiante periodista, comenzaba a poner seguridad y experiencia en la acción diaria; sintiendo cada vez más intensamente, en su sangre y en su espíritu, el quehacer periodístico; poniendo fuerza de voluntad y lucha tenaz, para imponerse en el ambiente estrecho pueblerino, con la finalidad de fijar rumbos y asegurar metas. Desde esta pequeña tribuna combatió las lacras de su ciudad, sin eufemismos ni reticencias, a pulmón lleno de oxígeno que proclamaba su espíritu de libertad periodística, de verdad y justicia. Sostenía con altivez y valentía un periódico de veracidad y de interés fidedigno en la defensa de la colectividad, con el imperativo supremo de la defensa de los débiles y contra la agresión avasalladora de les que se creían más fuertes; tratando de alejar las alimañas que pugnaban por corroer a la sociedad suya y de su noble estirpe. Esta labor altiva de Don Ismael, que sólo se traducía en ser un celoso guardián de las libertades públicas, con el señalamiento de los desmanes administrativos, fustigando, por otro lado, con su indómita energía que le caracterizó en sus campañas, todo procedimiento deslayado e ilícito de algunos ciudadanos, le acarreó, indudablemente, enemigos gratuitos, especialmente por parte de aquellos que no podían continuar con el tráfico de inmoralidades, en su afán de saciar apetitos de dinero. Paralelamente a su labor periodística que se veía interrumpida por falta de apoyo, rendía culto fervoroso a los precursores de Liberalismo Ecuatoriano. Desde cuando afloró su espíritu comenzó también a desplegarse y su corazón a inflamarse con esos fervientes entusiasmos patrióticos de sus años juveniles. Se exaltó y cooperé decididamente, cuando sus fibras sintieron el estallido de los primeros disparos del 9 de Mayo de 1895. Para ese monumento granítico de Libertad machaleño, que tuvo como escenario las pampas de Pilo, Don Ismael puso su granito de arena, rindiendo culto fervoroso a los precursores del Liberalismo Ecuatoriano. La histórica jornada del 9 de Mayo de 1895, en las pampas de Pilo, rubricaron para siempre la rebeldía y patriotismo de los orenses, abonando con sangre esa vasta extensión salina; sangre que ha sido savia fecunda para que espigue arrogante el Cuerpo Libertario de la Patria. Con orgullo pueden decir los machaleños, que el NUEVE DE MAYO DE 1895, es la fecha precursora del Liberalismo Ecuatoriano. La fecha luz y guía del pensamiento libre en el Ecuador. La antorcha de la Libertad que con llamaradas de reivindicación nacional, se impuso en el País, levantada por sobre ese pedestal que formaron los cuerpos de los mártires, sacrificados bárbaramente el 28 de Enero de 1912, en la Pira Sacrosanta del Ejido, que incendió todos los horizontes de nuestra Patria, iluminando con más claridad el camino de las libertades públicas. El 9 de Mayo de 1895 es la fiesta cívica predilecta para los orenses, que se la celebra anualmente con sentida devoción patriótica. Con esta glorioso fecha la Revolución Liberal triunfó en El Oro, veintiséis días antes de que, definitivamente, se afianzara en Guayaquil el movimiento de transformación nacional que se operó el Cinco de Junio del mismo año. FUNDACIÓN DEL DIARIO "EL UNIVERSO" 1921 Allá por el año de 1921, desafiando las difíciles condiciones de la mentalidad de ese entonces y con el anhelo de poner en el surco idealista que se había trazado, una semillita de periodismo que germinara junto al trigo para el pan apetecido del hogar, fundó Don Ismael Pérez Pazmiño su Diario "EL UNIVERSO", con la idea de no dejarlo abandonado, como una débil planta que se rinde en la misma fosa de su surco, tal como había ocurrido con otros Diarios, que no habían tenido el cuidado de un hombre héroe, de arma fuerte y combativa, como la tuvo Don Ismael Pérez Pazmiño, que vigiló su antorcha de luz y con ella y su lumbre se purificó, sintiéndose fuego sagrado de amor a su Patria, a la Verdad, a la Justicia, a la Belleza y al Bien. Así, con ese martirizante dolor del qua piensa y vive caldeado de ideales, se entregó de Heno al periodismo, después de haber pasado por épocas acibaradas, de sufrimiento infinito y luego de haber dejado los campos de batallas y las filas del Ejército. Fue desde entonces, el adalid valiente que levantaba hacia el cielo su ideología, para hacerla tribuna y plegaria de su alma grandiosa e impoluta. Con sus ideales y el acero de sus máquinas, su Empresa Periodística iba roturando nuevos y triunfales caminos, dejando afirmada la vía para el paso seguro de la labor del naciente Diario, que se internaba agradablemente en el corazón de la Patria, enfocando sus más palpitantes problemas de interés nacional. La fundación de su Diario la había hecho Don Ismael a través de una constante lucha, en medio de un ambiente casi hostil para estas tareas y con los presagios egoístas de que morirá pronto esta luz, que la lanzaban a los cuatro vientos los que se sentían culpables de toda clase de incorrecciones y delitos. Así anunciaban los seudo médicos que tomaban el pulso fatigado del Diario, desahuciando su existencia a corto plazo, porque arreciaban factores negativos como la insuficiencia económica, esencialmente, que corre parejas con toda obra que se Inicia. En estas condiciones de vida, se levantaba el Diario en un ambiente modesto y sencillo de su fundador y de sus hijos, que compensaban las estrecheces de carácter económico con una redoblada labor asidua y esforzada, con el ideal de constituirlo en una tribuna de la Verdad y del Liberalismo, defendiendo la causa ideológica y la de su Patria. Con esta enseña y Bandera que la levantó en alto, para batirla a los cuatro vientos -su prístina ideología liberal-, como símbolo de justicia y regeneración democrática, Don Ismael prosiguió solamente mirando al sol de su ideales, en forma rectilínea y honorable, sin torcer el sentido espiritual de su decálogo de periodista inmaculado, con la línea desviada con que entran muchos periodistas a laborar en la Prensa, como si se tratara de irrupcionar a un mercado de conciencias para explotar el fácil negocio del silencio. Nunca dependió de ningún Gobierno, ni aceptó dispendios que ofrecen los comerciantes de conciencias. No combatió por intereses de politiquería, ni se dejó cohechar por funcionarios que viven tras los escritorios como lacras administrativas. Menos rindió homenajes por afanes de granjearse simpatías y de figuración efímera en un pobre y desprestigiado proscenio oficial. Mantuvo una heroica misión periodística, rectilínea e indeclinable, que logró imponer la Justicia y la Verdad, tanto como depurar con honor el Diarismo Nacional. Y así, el Gran Darío "EL UNIVERSO", saltó a la palestra de todas las batallas: de la Cultura, la Libertad y la Democracia, con las genuinas armas de la sinceridad para servir a la Patria, con todo el fervor doctrinario de su fundador, de inquebrantable anhelo para realizar una obra buena, digna, altamente honrosa y plausiblemente duradera. La JUSTICIA, la LIBERTAD, la DEMOCRACIA y su IDEOLOGIA LIBERAL, fueron sus postulados máximos, la aspiración culminante del periódico que se imprimía con la sangre de su existencia, y con estos postulados siguió adelante, por sobre los Gobiernos deshonestos y caudillistas; de los partidos políticos arribistas y vividores impúdicos. En esta forma de lucha, Don Ismael, llamado así cariñosamente por los que han enjuiciado su labor periodística maestra, llegó a hacer un Diario y un Periodismo alentado por ideales de avanzada, que promovían la marcha de las ideas modernas del progreso social, que realizaba una obra grande, manteniendo con brillo y abnegación los postulados del cometido periodístico; que no fomentaba ni auspiciaba aquellos intereses con detrimento de los otros partidos, sino los intereses permanentes y trascendentales de la Nación, cuyo heraldo necesario y auténtico es el periódico autónomo e independiente, como lo encauzaba Don Ismael Pérez Pazmiño a su Gran Diario "EL UNIVERSO".

LA ROBUSTA PERSONALIDAD MULTIFASICA DE ISMAEL PEREZ PAZMIÑO TRASCENDIO CON BRILLO EN OTROS CAMPOS DE LA ACTIVIDAD MENTAL

Don Ismael Pérez Pazmiño no fue sólo un periodista, que permaneció profundamente inclinado al periodismo activo, cumpliendo honrosas jornadas reivindicatorias, con certeros comentarios de hechos y problemas sociales. No fue sólo el organizador de la formidable Empresa Diarística "EL UNIVERSO", sino que también se manifestó su robusta personalidad en otros estadios de la actividad mental, en forma brillante y promisoria: ya como escritor que volaba sobre las cuartillas y el libro con una pluma de pensador agudo, con profunda orientación filosófica, firmemente asentada en una visión positivista de la vida; ya como poeta de fina elegancia, cautivante gusto literario y caudalosa sentimentalidad; como cruzado de nobles campañas, en las cuales, el estilete de su pluma viril sostenía resonantes acometidas por la legalidad, la justicia, por el respeto de los derechos políticos conculcados por los gobernantes, haciéndola bisturí, en muchas ocasiones, para la disección de las gangrenas morales. Con su brillante pluma protestaba altiva y virilmente contra los impostores y explotadores de la Democracia; fustigaba el ridículo y el crimen y perseguía a los parásitos y enemigo?, de la Patria; luchando incansablemente por la Justicia, el Bien, la Verdad y el progreso como verdadero patriota, conceptos que ya hemos anotado ampliamente en líneas precedentes.

SERVICIOS A SU PATRIA. Además de haber prestado sus relevantes servicios como Presidente de la Cruz Roja del Guayas en 1943 y Senador de (a República, sobresalió con su fructífera gira cultural por los países de América y Europa, como Embajador del Espíritu Superior de la Patria. En su visita a los diferentes países publicó sendos artículos periodísticos referentes al Ecuador y entrevistó a grandes figuras de la Política y de la Cultura, haciendo conocer a los valores de nuestra cultura nacional y la imagen gallarda y digna del Ecuador. Aunque en forma pálida e incompleta, porque solamente hemos enfocado su labor periodística, dejamos sintetizada globalmente, la figura y existencia de un gran espíritu luchador y vertical, Don Ismael Pérez Pazmiño, que se identificó con el obsesionante Ideal de Justicia, de Verdad y Libertad: trípode, vértebra y cauce de su vida llena de energías de superación; de su espíritu vendimia de iniciativas; del varón caballeroso e ideal, paré* bola de santas rebeldías que se lanzaban en pos de reivindicaciones sociales. Las generaciones de espíritu creador y visionario, ya tienen en este ilustre órense un ejemplo palpitante, que se proyecta hasta nuestros días, con ese Monumento de Cultura y Civilización, manifestado en su gran Diario Nacional "EL UNIVERSO", sincelado con todo el acoplamiento de sus geniales fuerzas morales, intelectuales y físicas, que es, a la vez, como la forja de una tesis inquebrantable de su voluntad y talento, que se volvió oro licuado en el crisol caldeado de cruentos sacrificios y torturantes vigilias agotadoras en el trabajo cotidiano: razón y síntesis de una existencia brillante, que atesoró la sabiduría de una honda y humana comprensión para luchar en la vida y por la vida de su Patria.

M A C H A L A Tus cielos incendiados son espectaculares cuando tu sol de oro se abisma en el Poniente. Finges a la distancia en tus verdes manglares mil garzas eucarísticas dormidas dulcemente.

Tus mujeres son sílfides, laboriosa tu gente: a Libertad y Patria les erigistes altares. Tienes fama en la Historia de ser pueblo valiente y vives arrullada al canto de los mares.

Almáciga es tu suelo de ilustres ciudadanos. Cumples una divisa: SIEMPRE, SIEMPRE ADELANTE! del negro oscurantismo destrozando las vallas.

Y aunque fuera la víctima de déspotas enanos... que aciagos retardaron tu florecer pujante, ni te arredra la suerte ni en tus avances desmayas.

Gravados llevo en mi alma, de mis queridos lares recuerdos perdurables: la dicha evanescente de mi infantil edad mis días adolescentes en tu vergel vivido sin ansias ni pesares.

El tiempo que he pasado del Ecuador ausente a través de otros pueblos, por extranjeros mares, añoré tus pensiles y, persistentemente, tus días luminosos y tus noches lunares...

Mi suerte me ha impedido por azares arcanos gozar de tus fragancias, que en tus jardines cante, mas sí en discordes ritmos y lejos de tus playas.

Acoge ciudad plácida, estos versos profanos de un hijo de tus pampas de tu beldad amante, que te llevan las brisas y las ondas del Guayas.

ISMAEL PÉREZ PAZMIÑO ISMAEL PÉREZ CASTRO

A Don Ismael Pérez Castro le sucedió en la dirección del Diario, su hijo Ismael Pérez Castro, que fue la columna sólida y vertebral de la Empresa periodística. Con visión certera de lo que significaba mantener en pie una Empresa, en medio de una realidad nacional contingente y voluble, continuó su labor de conductor, timoneándola a través de vericuetos y recodos que se presentaban en el camino, pero con capacidad meritoria y plena comprensión de la trascendencia que implicaba la obra moderna de hacer un periódico. Fue, propiamente, después de ese gran talento periodístico de su padre, el propulsor infatigable del Gran Diario "El Universo", que en los años subsiguientes, se perfiló como Diario Grande en sus dimensiones culturales e innovado en la trayectoría del periodismo ecuatoriano. A golpes de talento y constancia ascensional, e! Sr. Pérez Castro, levantó "El Universo" con esa bandera de independencia económica, asentada firmemente en un terreno de estabilidad definitiva y de línea recta hacia el éxito.

	Nació Don Ismael Pérez Castro en la ciudad de Machala el 30 de Septiembre de 1902, recibiendo su primera educación en su ciudad natal. Los estudios secundarios los realizó en el Colegio Nacional Vicente Rocafuerte" de (a ciudad de Guayaquil, continuando los superiores en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Estatal de la misma ciudad, que no los continuó porque tempranamente, sintió la vocación periodística, y junto con su progenitor, desde el año de 1921, se dio a la inmensa y sacrificada tarea de vitalizar la organización y conducción del Diario que hoy está catalogado como el primer Diario del País.

Durante su vida de estudiante vicentino se destacó como sobresaliente en sus estudios, haciéndose acreedor al Premio de Honor del Colegio y a la inscripción en la Placa de Bronce, destinada a los mejores alumnos de cada promoción. A más de sus estudios de Derecho, inventarió en su haber cultural y periodístico, conocimientos de Administración de Diarios y Revistas, siguiendo un Curso en la Escuela Internacional de los Estados Unidos, que le capacitó para un desempeño de verdadero profesional en estas labores. Fue Don Ismael Pérez Castro el máximo dirigente de la Empresa, al ser el Primer Director-Gerente, después de la muerte de su señor padre. Allí en ese elevado puesto se destacó como el caballero de moralidad profesional impecable y de estricto decoro, en sus relaciones con el público y el Comercio anunciador. Concurrió a muchas asambleas internacionales de relieve como las convocadas por la Sociedad Interamericana de Prensa. En 1953 recibió en Nueva York el Premio "MARIA MOORS CABOT", que la Universidad de Colombia otorgó al Diario "El Universo" en reconocimiento a su tesonera labor que amalgaba la fraternidad de los pueblos del Continente y forjaba el adelanto periodístico en general. El pecho del adalid del periodismo ecuatoriano, lució con significativo honor tan alta distinción. La muerte que le sorprendió el 24 de Febrero de 1967, privó a la Prensa Nacional del factor más progresista y capacitado, que mantenía erguida con fortaleza de cimiento, la estructura periodística nacional, con ese monumento gallardo y prestigioso que es el Diario "EL UNIVERSO", pero dejando como herencia cultural al Ecuador una obra calificada, una gran Tribuna del Pensamiento escrito, que ha permanecido, a través del tiempo, sin dar tregua a su acción benefactora y nutritiva del espíritu ecuatoriano, receptando lealmente el latido nacional de las aspiraciones mayoritarias, a la vez, orientando a la opinión pública por los mejores senderos de servicio patriótico a las causas sociales con elevado sentido de Patria y Comunidad.


DR. SUCRE PÉREZ CASTRO

Gestor y planificador de la serie de avances técnicos de la Empresa periodística, que, junto con su hermano Ismael Pérez Castro, ya fallecido, ha logrado culminar con el funcionamiento de una modernísima rotativa y maquinarias de gran calidad y eficacia, con lo cual, mantiene el Diario más destacado en servicio informativo y de mayor circulación en el País.

Nació en la hermosa ciudad bananera de Machala el 24 de Diciembre de 1903. Sus estudios primarios los realizó en Guayaquil, continuando los secundarios en el Colegio Bolívar de Ambato. Retornó a Guayaquil y se graduó de Bachiller en 1923 en el Colegio Vicente Rocafuerte.

Desde las aulas del Colegio su espíritu se inquietó por las publicaciones, trazando una recta mental hacia la vocación periodística. Editó su ensayo periodístico que lo llamó 'Gaceta Estudiantil", suscribiendo sus trabajos con el pseudónimo de Sacro Paro. Esta primicia le dio una carta de merecido crédito ante sus compañeros, que lo consagraren tempranamente como hombre de prensa. Sin embargo, no interrumpieron sus estudios las irrupciones que hacía por los campos del saber periodístico. Ingresó en 1923 a la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil, destacándose en el curso de los años como un brillante estudiante, que hizo historia de méritos alcanzados por su capacidad y labor desarrollada. En 1944 fue acreedor a la Presea que la Benemérita Sociedad Filantrópica del Guayas otorga al mejor estudiante de la Facultad. En 192/ viaja a EE. UU., para seguir estudios de técnica periodística en la Universidad de Missouri, del Estado del mismo nombre, en donde se gradúa de Doctor en 1931.

SU LABOR PERIODÍSTICA. Paralelamente a su carrera universitaria el Dr. Sucre Pérez Castro, desplegaba, también, su amplia capacidad periodística en el naciente Diario que fundó el autor de sus días. Ágil en la concepción de ideas organizativas, dinámico en el trabajo orientador y sugerente de un sentido de perfección creciente, laboró con ponderadas aptitudes vocacionales en la tarea prediodística, a través de diversas Secciones del Diario: Ya estaba en la Información General; ya como Jefe de Circulación y Propaganda; ya como Secretario del Directorio de la Empresa; en la Secretaría de la Dirección del Diario; en la Sección Deportiva. Fue desde el año de 1922 hasta 1924 el alma del periódico, que llevaba la noble empresa de Impulsarlo y prestigiarlo cada día más, dándole el ritmo vital de Empresa de categoría.

Con este traginar laborioso y febril en las labores Intelectuales de reciedumbre periodística, el Dr. Sucre Pérez Castro llegó a ocupar el cargo de Vice-Director, asumiendo grandes responsabilidades que las compartía con su hermano Francisco, otro valioso hombre abnegado y celoso del progreso empresarial. Con su hermano afirma su personalidad en redoblada dedicación a las relaciones obrero-patronales. Francisco Pérez Castro Director de "El Universo" y el Dr. Sucre Pérez Castro, Director-Gerente, han vivido inclinados profundamente hacia el periodismo activo, cumpliendo honrosas jornadas, haciendo de la ciudad de Guayaquil y del Ecuador la mejor cátedra y la eficaz fuente de interpretación, aplauso o denuncia, acercándose con el Diario mediante una delicada y sensible comprensión de los elevados intereses comunitarios y de la Patria.

Al celebrar el Diario Nacional EL UNIVERSO sus Bodas de Oro en 1971, el Dr. Sucre Pérez Castro estaba ya de Director-Gerente, haciendo la entrega al País de una obra de vigoroso crecimiento periodístico, orientada firmemente con luces de experiencia y ejemplar serenidad; respaldada con lecciones de nobles luchas y renovadas victorias; tanto como, nutrida íntimamente en su fibra del ideal de su ilustre Fundador: que dejó dignificada su tarea al consolidar la posición del Diario "EL UNSVERSO", como Vecero de una nueva doctrina periodística y como Portador genuino de un brillante mensaje, pleno de verdad, de justicia social y de libertades públicas proclamadas con pasión sincera y patriótica.

VIAJES DE OBSERVACION Y ESTUDIO

Después de haber adquirido conocimientos vastos y dinámicos en la Universidad de Missouri y cuando se proponía retornar al país, equipado, especialmente, de la técnica que necesitaba "El Universo", para hacer un periódico más a tono con el tiempo, librándolo del estancamiento rutinario, con un ingenioso desvío hacia su ascenso progresista, el Dr. Sucre Pérez Castro realizó un extenso viaje de observación y estudio por Europa. Al acogerse al regazo de su Patria, tuvo que soportar el doloroso caso del fallecimiento de su padre en el año de 1944.

Un nuevo capítulo de esfuerzos titánicos y de vendimias periodísticas se abrió a raíz de la muerte de Don Ismael Pérez Pazmiño. El Dr. Sucre Pérez Castro compartió las responsabilidades y cargos más relevantes del Diario con su hermano Ismael, porque para ese entonces la circulación de "El Universo" y la acogida que tenía, creaban nuevas formas de trabajo, mejor y más amplia organización y agilidad de soluciones. LA PERSONALIDAD DEL DR. SUCRE PEREZ CASTRO

A través de la multifásica y sugerente labor periodística que ha desplegado el Dr. Sucre Pérez Castro, se traduce su recia personalidad de periodista con mentalidad de organizador, que ha hecho de la Empresa un ejemplo de trabajo disciplinado, respetable, puntual, especializado y serio en su gran misión de conductor de la opinión pública. Su vida pulcra y rectilínea, de incansable servicio a la colectividad por medio de esa impecable línea de acción dialéctica que mantiene y ha mantenido el Diario "El Universo", ha colmado el pecho del héroe periodista, con merecidos reconocimientos y precias por parte de la ciudad de Guayaquil y de la Patria: A\H la Condecoración de la Orden Nacional al Mérito en f el Grado de Gran Oficial; las honrosas invitaciones del B Instituto de la Prensa Americana de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. Todo este inventario de labores periodística, han hecho del Diario "El Universo" un Vocero del sentir mayoritario del Ecuador, dirigido con sensibilidad i y visión; con sabiduría y comprensión diáfana de las aspiraciones colectivas, por el Dr. Sucre Pérez Castro, actual Director-Gerente del Diario Nacional "El Universo".

Como su padre, Don Ismael Pérez Pazmiño, siente íntimamente las llamadas de la filantropía, porque su proverbial sentimiento humanitario define a su personalidad como una antena receptora de beneficencia y acción i- social. Es así que en 1945 la Benemérita Institución de ¡I la Cruz Roja Provincial del Guayas llama al Dr. Sucre h Pérez Castro para que ocupe la vacante que había dejado su señor padre, con la dignidad de Vocal.

Por más de un cuarto de siglo el Dr. Sucre Pérez Castro ha venido laborando ininterrumpidamente en la Cruz Roja, dejando en cada una de sus obras y gestiones, su expresión profundamente humana y el sello característico del Ideal apasionante que ha sentido con júbilo en la e obra da beneficencia, de servicio social y de acercamiento fraternal a sus semejantes y compatriotas.

MACHALA: cuna de los Periodistas Ismael Pérez Pazmiño, Ismael y Sucre Pérez Castro. GENERAL MANUEL SERRANO

Ilustre machaleño que se alineó en las filas de los luchadores contra las oligarquías conservadoras de su tiempo. Inició su vida militar desde el año de 1882 con la investidura de Jefe Revolucionario, para combatir a la Dictadura del General Ignacio Veintimilla, que se había proclamado Dictador después de cumplir su período presidencial, por sobre la inconformidad y protestas del pueblo ecuatoriano.

Una serie de campañas en los campos del honor y proclamando la libertad del pueblo ecuatoriano, amenazado por gobernantes foráneos y déspotas, le hizo saborear al Genera1 Manuel Serrano muchas amarguras y vicisitudes inesperadas, pero, al mismo tiempo, anotaba en las páginas de su Historia, nuevas auroras de triunfos en su vida de irreductible revolucionario por la causa liberal alfarista. Por dos ocasiones y tras una brega que costaba vidas y sangre de los patriotas, se tomó la plaza de Machala que yacía en poder de los Gobiernos feudalistas. Con sus tropas marchó sobre Guayaquil para cooperar con el General Eloy Alfaro en el ataque a esa ciudad. Posteriormente, combatió y contribuyó poderosamente dando el glorioso triunfo en la histórica jornada del 9 de Julio de 1883, que puso fin a la dictadura del General Veintimilla, en donde sobresalió como pocos militares en nuestro País, junto a otro bravo patriota el General Landázuri, con quien entró a la ciudad dirigiendo en forma arrolladora el combate que selló la gloriosa fecha de liberación de una ambiciosa e ineficaz dictadura que encabezaba el General Veintimilla. Cuando el país protesté enérgicamente por el oscuro negociado del transporte "Esmeraldas", donde se alquiló el Pabellón de la Patria y se empeñó el honor de nuestro país, el General Manuel Serrano vuelve a tomar las armas con decisión y coraje contra el Régimen Conservador imperante en el Ecuador, causante de esta traición a la Patria, y con indignación viril acomete con la resolución de hacerlos desaparecer por constituir una lacra y corrupción nacional. Tuvo el General Manuel Serrano que soportar situaciones adversas de sus fuerzas liberales que se lanzaron con ira santa contra las camarillas azules de ese tiempo. El entonces Coronel Manuel Serrano, se sublevó el 2 de Mayo de 1395 en la histórica población del Guabo, llevando en alto una conciencia liberal de elevados kilates con firmeza inamovible de convicciones profundas. Se sublevaba el Coronel Serrano en los momentos en que el Gobierno Conservador hacía manifestaciones de triunfos rotundos y fiereza incontrolada. Con un fuerte número de patriotas que engrosaban un ejército respetable y echando mano a los dineros de su tesoro, siguió adelante combatiendo, y, después de cinco días tomó cautivas a las poblaciones de Pasaje, Santa Rosa y otras aledañas, llegando a controlar casi toda la Provincia de El Oro, a excepción de Machala en donde se habían atrincherado las fuerzas conservadoras al mando del Gobernador Vaquero. La táctica revolucionaria del valiente y prestigioso militar órense, unida a su sagacidad en conquistar adeptos a la causa, lo hizo acercar cada vez más hacía los enemigos que se encontraban apoderados de la Plaza de Machala, su bella ciudad. Pronto supo que el Gobierno habla despachado un fuerte contingente con armas de artillería para combatir a los patriotas. Es entonces cuando el General Manuel Serrano se prepara para dar un audaz encuentro de sorpresa a las fuerzas gobiernistas. Fueron las gloriosas pampas de Pilo en donde atacó con toda la temeridad de su patriotismo y amor al terruño que lo vio nacer. Luchando cuerpo a cuerpo con las tropas que llegaban y avanzaban hasta la ciudad de Machala, arrolló a las tropas que invadían y se apoderó de los cañones y más piezas de artillería, derrotándolos completamente. Con esta hazaña cruenta de los patriotas al mando del General Manuel Serrano, en las pampas de Puerto Pilo, se perfiló la aurora del 9 de Mayo de 1895, que es la fiesta cívica predilecta anualmente celebrada con fervor patriótico por los orenses. La revolución liberal había triunfado en El Oro y ponía cimientos firmes para que se levante el triunfo nacional en lo venidero, tal como ocurrió un mes después al afianzarse en Guayaquil el movimiento popular del CINCO DE JUNIO. Pero aquí no termina la carrera gloriosa del General Manuel Serrano. Ya con la victoria liberal en el haber de sus acciones patrióticas, emprende al mando de ¡a División del Sur en la difícil campaña del Azuay, para combatir al poderoso ejército conservador que estaba a órdenes del prestigioso y aguerrido Coronel Vega. Fueron los mismos campos del Pórtete de Tarqui, en donde Sucre derrotó a las huestes invasoras peruanas, al mando del Mariscal La Mar, las que también sellaron la victoria del General Manuel Serrano, al derrotar a las fuerzas conservadoras, luego de tomarse la Plaza de Cuenca, en donde se hablan atrincherado los conservadores y constituía un fuerte baluarte de las fuerzas clericales. En 1907 vuelve el General Manuel Serrano a combatir los rezagos de la revolución conservadora que había estallado en la Provincia de El Oro. Después de una cruzada valiente y protegida por el fervor de los patriotas liberales, derrotaron a los conservadores, tomándose el Cantón Pasaje que fue el campo en donde se venció a las tropas enemigas. Estas acciones guerreras se sucedieron durante la segunda administración del General Alfaro, quien nombró al General Manuel Serrano Jefe de Operaciones para debelar la revolución que amagó por breves días a la Provincia de El Oro.

EL GENERAL MANUEL SERRANO EN LAS FRONTERAS PATRIAS EN 1910

En este año el Gobierno del Ecuador, presidido por el General Eloy Alfaro, se apresta para defender las fronteras patrias, amenazadas por el secular enemigo del Sur, que desconoció el fallo arbitral que iba a dictar el Rey de España sobre el diferendo limítrofe entre los dos países. El Ecuador planteó la demanda ante el Rey, limitándola a la línea Túmbez-Marañón. La exposición del Dr. Honorato Vásquez pidió al Real Arbitro: "Se digne resolver que; prescrita cual está por el Tratado de 1829 como límite en el Pacífico la desembocadura del río Túmbez entre Ecuador y Perú; y convenida y resuelta el 11 de Agosto de 1830, en virtud de la ejecución de lo prescrito en dicho Tratado, por los Plenipotenciarios señores Mosquera-Pedemonte, la línea del Marañón o Amazonas sea el curso de éste, desde el Yavarí, el que, siguiendo el río Huancabamba y no el de Chinchipe, cierre la frontera ecuatoriana en la desembocadura del río Túmbez en el Océano Pacífico". Por estas razones, el Rey español se inhibió de dictar su fallo. El Ecuador, como es natural y lógico, procedió a levantar el grito de protesta frente a estas declaraciones del Perú. Por aquellos tiempos en nuestra Patriare levantaban vigorosas las personalidades de Luis Felipe Borja, Gonzalo Córdova, y la más descollante y fúlgida, la del ilustrísimo González Suárez; estas augustas personalidades unidas al Caudillo Liberal Eloy Alfaro, aceptaron el reto del secular enemigo del Sur y en un solo y potente grito se oyó: TUMBEZ-MARAÑON O LA GUERRA. Nuestro Ilustre Arzobispo había dicho ya a todo el país y aún hasta la presente las ondas del patriotismo ecuatoriano lo recogen: "Si ha llegado la hora de que el Ecuador desaparezca, que desaparezca pero no enredado en los hilos de la Diplomacia, sino en los campos del honor, al aire libre y con el arma al brazo. Todo el país estuvo presto a la defensa de su suelo, de su historia y de su honor de hombres, lo cual contrasta con la actitud cobarde y miserable del 41. El General Alfaro al llegar a Puerto Bolívar, fue recibido por el General Manuel Serrano, Comandante General de la División del Sur. La presencia de Alfaro en los pueblos orenses, levantó el patriotismo de sus hijos y forjó la resolución de llegar hasta las fronteras patrias, para rubricar con sangre y fuego, la línea de nuestra soberanía nacional, que estaba tentada por la ambición de los peruanos. Es digno y honroso para el pueblo de Machala, destacar la actitud decidida y valiente que asumió el General Manuel Serrano, al insinuar al célebre Caudillo Liberal Alfaro, atacar al Perú y castigar su felonía y traición, y que no se acepte la tregua pedida por el país vecino, en esos momentos en que el Ecuador contaba con un Presidente do la talla de Alfaro, con Generales patriotas y valientes, con Estado Mayor y tropas, listas y resueltas a llegar a las fronteras patrias, para hacer respetar los inalienables derechos territoriales del Ecuador. El General Alfaro, había llegado hasta los pueblos orenses con la firme resolución de frenar por la fuerza de pretensiones del enemigo sureño, situando al valeroso militar General Manuel Serrano, frente a Huaquillas para que ocupe Zarumilla. La oportuna mediación de los países amigos, suspendió el peligro de una guerra entre el Perú y el Ecuador, en donde el Perú hubiera perdido y, el Ecuador, retenido en sus páginas de Historia Patria, una jornada triunfal y gloriosa. El Rey de España- ante esta situación beligerante de los dos países, se excusó de conocer y dictaminar su laudo arbitral, quedando, nuevamente, el secular litigio fronterizo, sin la resolución definitiva, resolución que la pedían los orenses alfaristas, para llegar hasta el río Túmbez, reconquistando los legítimos derechos territoriales señalados desde la Colonia.

LUCTUOSO 28 DE ENERO DE 1912 APAGO LA VIDA HEROICA DEL GENERAL MANUEL SERRANO

El General Manuel Serrano al llegar a Guayaquil, fue tomado prisionero, acusado de haber temado parte en la revolución contra el Gobierno de Freile Zaldumbide. Hasta esa fecha ya el General Montero había sido asesinado en Guayaquil, en forma salvaje. Los demás prisioneros, entré los cuales se encontraba el prestigioso y valiente militar machaleño, General Manuel Serrano, fueron conducidos al Penal García Moreno de Quito, juntamente con el general Alfaro, desde donde, las turbas asalariadas y del odio, luego de darles muerte, sus cadáveres se los arrastró en forma sádica, incinerándolos y esparciendo hasta sus cenizas al llegar al Ejido, hacia el norte de la ciudad de Quito. Con la trayectoria de una vida brillante que se engastó como diamante en la Historia Nacional, con el brillo de una gloria purísima que tiene el recuerdo de laureles frescos inmarcesibles, el General Manuel Serrano rindió su vida el 28 de Enero de 1912, en una hoguera luctuosa y sacrificada, que la atizaron sus crueles enemigos y las turbas asalariadas enceguecidas de odio en ese año aciago para la dignidad de los ecuatorianos. Murió y se consumió en la Pira Sacrosanta del martirologio, junto a ese gran portaestandarte de las Libertades Públicas: el General Eloy Alfaro y otros abnegados Jefes del Radicalismo Ecuatoriano. En esta forma, terminaron la vida los líderes del Liberalismo Radical. El valiente militar machaleño, General Manuel Serrano, hombre público y político de altos merecimientos; de probada fe liberal radical, a más de haber dejado un precioso volumen de Historia Patria, escrita con la sangre de sus hazañas guerreras, con sus luchas heroicas y encendidas de patriotismo, ha puesto muy en alto el nombre de su cuna natal, con el mérito imponderable de su nombre glorioso, que hace marco de oro a la bella ciudad bananera orense. La sangre de sus venas de mártir, que empaparon los campos de su Provincia, está aún clamando venganza por ese crimen que cometieron las turbas del odio. Las cenizas de su ser, desparramadas por la crueldad de sus enemigos, aún fecundizan los campos de la libertad y son barricadas, que junto con la indignación y el dolor de los orenses, están erguidas para no permitir que se borren las libertades públicas de la cuna del héroe GENERAL MANUEL SERRANO; símbolo de la Libertad Nacional y del sacrificio heroico al pie de la Patria Ecuatoriana. La tragedia de los alfaristas conmovió profundamente a los orenses, muy especialmente, a los macha-leños, al lamentar el fin trágico de uno de sus mejores hijos, el GENERAL MANUEL SERRANO. Con esta tragedia y vergüenza nacional, pasó a la Historia el cínico Gobierno de Freile Zaldumbide, envuelto en las más duras acusaciones y señalado por la conciencia americanista como criminal sectario. El General Manuel Serrano sirvió a la Provincia de El Oro, como soldado de su causa liberal y como forjador de su progreso integral. Fue Presidente del I. Concejo Cantonal de Máchala; Gobernador de El Oro; Jefe de la Primera Zona Militar, Intendente General del Guayas, etc., etc. Se distinguió el General Manuel Serrano por su lealtad a sus principios, por la firmeza de su carácter en sus nobles empeños patrióticos. Consiguió amigos y adeptos a su causa, porque todo su continente personal era un imán que atraía por su noble corazón, que fluía generosidad, sentimientos altruistas y trato cordial. Por estas virtudes el General Manuel Serrano conquistó el aprecio de todos tas que le conocían, y, en cada pueblo, en los campos y en todos los sitios, quedaba para él, como placa de bronce, eternamente grabada la gratitud con altos relieves de cariñosa recordación.

GUABO: progresista e histórica población que dista 20 kilómetros de la ciudad de Machala, en donde el General Manuel Serrano se sublevó el 2 de Mayo de 1895, al mando de un numeroso y respetable ejército de patriotas orenses, contra el Gobierno Conservador de Luis Cordero, para castigar por su traición del alquiler del Sagrado Tricolor Patrio, que empañó el Honor Nacional, mediante el oscuro negociado del transporte "Esmeraldas", que significó en aquel año, de triste recordación, una afrenta para el Ecuador.


JOSÉ MOISES UGARTE

	Distinguido y valioso jurisconsulto orense; ciudadano benemérito, dechado de honradez y de virtudes cívicas-morales, que honró a la Provincia con las funciones de servicio que le tocó desempeñar. Nació en Machala en donde ejerció su profesión de Abogado, prestigiando la fecundidad de su cuna pródiga en grandezas de virtud y de ingenio, junto a otros destacados profesionales orenses.

Realizó sus estudios secundarios y superiores en la ciudad de Cuenca, graduándose de Abogado en 1900, e incorporándose el mismo año al Cuerpo de Abogados de los Tribunales de Justicia de la República. Ejerció el Dr. José M. ligarte las delicadas funciones de Juez de Letras de El Oro, administrando justicia por muchos años, bajo la garantía de su claro talento, su probidad y experiencia, que fue el patrimonio empleado en beneficio de su pueblo, en honra y prestigio del País. Por varias ocasiones fue elegido Concejal de la Ilustre Municipalidad de Machala, llegando a ocupar la Presidencia del Cabildo. Concurrió al Congreso Nacional como Diputado, representando a su Provincia. Dentro del campo administrativo, ejerció los cargos de Presidente de la Junta de Obras Públicas, Gobernador de la Provincia, Director de Estudios de El Oro y Profesor del Colegio Nacional "9 de Octubre". Como funcionario público, Ministro de Justicia, Ejecutivo Provincial, Legislador, Parlamentario y tribunicio de atlética apostura; tanto como patriota y prócer del prestigio social, el nombre del Dr. José Moisés Ugarte ha tenido el sonido de bronce sagrado. El medallón de su distinguida personalidad, de amplia cultura y versación jurídica, esencialmente, se destacó tempranamente y se tornó en marco glorioso para nuestra Provincia de El Oro. Fue liberal definido desde muy joven. Durante su vida universitaria se enroló en las filas revolucionarias del General Eloy Alfaro, llegando a rendir su tributo de sangre al ser herido en la pierna izquierda, en un combate por la toma de Cuenca, cuando formaba parte del Batallón de Orenses. Por esta acción fue ascendido al Grado de Teniente de Ejército. Fue el Dr. José M. Ugarte, en todo momento, el patriota elevado que, como el General Manuel Serrano, se sacrificaba por su fe de conciencia liberal, ajeno al interés mezquino y a las viles especulaciones del cálculo innoble. Amó y sirvió a su Provincia y a su Patria, con excepcional abnegación y vivió rindiendo culto santo al suelo que lo vio nacer. Por su lucha titánica, por su espíritu revolucionario y sus principios doctrinarios que los mantenía como la sagrada Enseña Patria, incólumes y venerados, fue por varias ocasiones reducido a prisión y desterrado a Piura. Los liberales orenses admirando las grandes virtudes de este conspicuo y benemérito patriota órense, por algunas ocasiones le confiaron la Presidencia de la Junta Liberal de El Oro, funciones que las cumplió con celo patriótico de héroe del deber, dejando en todas sus luchas revolucionarias, aquel noble apostolado histórico y secular, como herencia espiritual para su noble estirpe. Se dedicó también el Dr. José M. Ugarte a las actividades agrícolas y fue dirigente de la Sociedad Ugarte Hermanos, incrementando considerablemente la industria agraria, base de la riqueza de El Oro. Este es el resumen de una vida fecunda en virtudes cívicas, morales y, especialmente, de servicio a su Provincia y a la Patria, cuando dejó girones de su existencia en los campos de batalla, empapando con la sangre nutricia de sus venas para que campee altiva la Libertad Nacional.


DR. LAURO SERGIO HIDALGO COSTA

Abogado prestigioso de la República que ha honrado al Foro Ecuatoriano con el desempeño de altas funciones, en donde ha sobresalido por sus profundos conocimientos jurídicos, rectitud en el cumplimiento de sus deberes, amor a la justicia y a la verdad.

Un ligero inventario de sus altas funciones de Magistrado de la Justicia en las provincias de El Oro y Loja, ratifican los valiosos kilates de su prestigiosa personalidad moral e intelectual, especialmente, en el campo jurídico. En 1970 estuvo de Ministro de la Corte Superior de Justicia en Machala, ciudad en donde dejó una obra recomendable por su lealtad a la alta dignidad confiada a su persona y fiel cumplimiento a los mandatos de la Ley. En septiembre de este mismo año pasó a desempeñar igual dignidad en la Corte Superior de Justicia de Loja. En mérito a su capacidad y versación en su ramo fue designado Presidente de la Corte Superior de ese Distrito; habiendo sido también Presidente del Colegio de Abogados de Loja en 1972. Las dotes de sus iniciativas, de su constancia en el trabajo y talento práctico, las puso íntegramente en beneficio de la Clase Profesional Jojana, consiguiendo durante su Presidencia dotar a la Institución de un moderno y elegante edificio, que actualmente sobrepasa de un valor de medio millón de sucres, el mismo que está destinado para el desarrollo de las actividades sociales, científicas y culturales de los Abogados lojanos y de diversas Instituciones de !a ciudad castellana. También en Loja desempeñó otras funciones judiciales de ese Distrito, fue Fiscal, Juez Primero del Crimen y Juez Primero Provincial, cargos en los cuales puso sus características virtuales de ejemplar corrección, afán de servicio al pueblo, en calidad de infatigable operario de la administración de la ley en el Distrito lojano.

Cuando se encontraba en Machala en el desempeño de Ministro Juez de la Corte Superior, sus colegas lo designaron Presidente del Colegio de Abogados de El Oro, en reconocimiento a su vida profesional meritoria y como ratificación de la estimación que gozaba dentro del Cuerpo de Abogados. Una vez más, el Dr. Hidalgo Costa, destacó su personalidad vertical y de exquisita cultura, con la cual, hizo un verdadero marco de garantía y prestigio al profesionalismo de los Abogados orenses.

En noviembre de 1972 fue nombrado Ministro Juez de la Quinta Sala de la Excma. Corte Suprema de Justicia, desde donde el Dr. Hidalgo Costa ha afianzado su prestigio profesional, colocándolo a la altura de los altos exponentes mentales de la ciencia jurídica, porque se ha recomendado por la austeridad de sus conceptos y la sabiduría de las doctrinas, que las vierte en el estudio de los complejos problemas de sus funciones, en forma desapasionada, con mente clara y bien organizada, siempre con su conciencia blanca y sin mancillar la majestad de la Ley, con la mínima injusticia que vaya en perjuicio de los demás.

El Dr. Hidalgo Costa es zarumeño y su vida profesional la forjó en las aulas universitarias de Loja, con especiales distinciones, por haber sido un estudiante de brillante trayectoria en el inventario de su rendimiento intelectual, graduándose de Abogado de los Tribunales de Justicia de la República, en el año de 1949, con promesas para el futuro, para la Justicia y su Clase.

Desde que el Dr. Lauro Hidalgo Costa estuvo en el campo de las actividades jurídicas, ha desarrollado una labor de intensa calidad profesional, desde los honrosos cargos que ha venido desempeñando en El Oro y Loja, y, actualmente en la Capital de la República, integrando, como Ministro Juez, la Excma. Corte Suprema de Justicia.

Todavía tiene el prestigioso Profesional Dr. Hidalgo Costa, con miras al frente, un camino ancho y despejado para nuevas conquistas que, su talento ágil y versado en cuestiones de Códigos, le están augurando y trazando un proyecto de triunfo para el porvenir, que, será, a la vez, prestigio y éxito de la Administración de Justicia Nacional.

Las dignidades de alta jerarquía que ha venido ocupando el Dr. Hidalgo Costa, sumada la actual, de meritoria significación para la historia política-jurídica ecuatoriana, confirman a nuestro comprovinciano como un verdadero valor órense dentro de la abogacía, redundando, por consiguiente, en honra y prestigio de nuestra Provincia de El Oro.



LCDO. DIEGO MINUCHE GARRIDO

Es un valor prestigioso de la Provincia de El Oro, cuya personalidad se mide con tres dimensiones de luz: a través de su vida de educador consagrado a la preparación de las juventudes; de poeta apasionado de su tierra y de gran Administrador de la Empresa Estatal. En todas sus obras se advierte su clarísimo talento, su vasta y refinada cultura espiritual, definiéndose como un extraordinario privilegio, con el que se aureola su personalidad cordial.

No sabemos cómo ubicar el espíritu febril del Ledo. Diego Minuche Garrido, frente a sus actividades, todas ellas buriladas a la perfección. La vibración centelleante y luminosa de su talento, trasladado magistralmente a todos los mundos de sus obras fecundas, nos hace inciertos en aparejar sus facultades en tal o cual Magisterio. Pues, todos los campos que ha recorrido y en todos los horizontes en donde se ha columpiado su espíritu, se descubre solamente una llamarada aguda de ingenio que está iluminando con ansiedad las cumbres idealistas.

Ha sido educador que ha pasado por los diferentes niveles de la Educación Provincial, ya como Director Provincial de Educación de El Oro; Rector del Colegio Nacional "9 de Octubre", de Machala. Desde estos estadios de la cultura, el Lcdo. Diego Minuche Garrido, manifestó su recia, personalidad y celo apostólico, consagrándose a la difícil siembra de la Cultura en el terreno de las almas juveniles, con todo el vigor de su alma. Allí prendió la llama de la esperanza que necesitaba Machala, para continuar en la curva evolutiva ascensional de su progreso. Allí comprendió el Maestro, que de la Escuela y el Colegio, debía surgir el porvenir luminoso de esta Sección Patria.

Pero sus grandes inquietudes espirituales, no se limitaron solamente a la Cátedra, sino que rebasaron para espigarse en otras parcelas, en donde abundó con su vena poética, surgiendo el inspirado vate y versado literato, rico en virtualidades líricas, puestas de manifiesto, especialmente, con esa mina de nuestro folklore nacional, con cuyo lastre ha pintado en forma viva las costumbres del Pueblo Orense, con fuerza creadora y con una pluma ágil y desenvuelta.

Desde temprana edad, el Ledo. Diego Minuche Garrido, captó la gama hermosa de la tierra nativa y compuso su bello poema: "EL MOMTUVIO ORENSE", con el que obtuvo el Primer Premio Literario en un Concurso nacional. Llega también con sus estrofas buriladas con toques de luz de su espíritu brillante hasta su misma Cuna, para acariciarla con el fuego caldeado de su inspiración vibrante, haciendo de copiador auténtico en sus pupilas, aquel dombo cautivante de sus cielos natales. En todas sus producciones líricas, hay siempre la Cátedra del Maestro: de una Poesía de pensamientos nuevos, de Ideas luminosas, de magistrales enseñanzas estéticas, la completa visión del panorama que se aprisionó en sus retinas escrutadoras, y sin faltar, como racimos jugosos, el concierto de armonías y ritmos, y el solfeo de sonidos musicales, nuevos, que van de corazón a corazón, de cerebro a cerebro, como mariposas de luz de flor en flor. El Ledo. Diego Minuche Garrido, como hombre de cultura ya reconocido, desempeñó la honrosa dignidad de Presidente de la Casa de la Cultura, Núcleo de El Oro, desde donde desarrolló una amplia labor de ciencia y de estética, de cultura y poesía, vaciando su espíritu preocupado en todas esas bellas actividades de libros y certámenes intelectuales, con el fin de calmar la sed de sabiduría que tienen nuestros pueblos orenses y bordear de belleza emocional los caminos sacrificados de la Comunidad.

En los campos de la Administración Pública, también el Ledo. Diego Minuche Garrido, ha dejado bien honda la semilla de su patriotismo, en un surco apto y capacitado para nuevas siembras y conquistas. Como Alcalde de Machala, durante el período 1943-49; Presidente del Honorable Consejo Provincial de El Oro y Director del Banco de Fomento de El Oro, a más de sus obras recomendables, ha puesto como hitos de luz a lo largo de su camino, principios de sólida disciplina y honradez cívica; la austeridad y sacrificios personales, porque el Ledo. Minuche Garrido, solamente tuvo como normas de sus funciones: servir a su Patria Chica; consolidar sus Instituciones básicas, su prestigio cultural y labrar el progreso de Machala, con la palanca formidable de sus nobles sentimientos cívicos y gran corazón de patriota y de funcionario honorable.

Entre otras dignidades, desempeñó con acierto la Presidencia de la Federación Deportiva de El Oro. Por mandato Legislativo, decretado el 15 de Abril de 1969; fue Delegado para organizar la Universidad Técnica de Machala, constituyéndose, el Ledo. Diego Minuche Garrido, en uno de los pioneros de esta máxima conquista para la cultura órense, porque desde los primeros momentos en que se echaron al vuelo las aspiraciones machaleñas, para contar con un Centro de Cultura Superior, estuvo allí el Ledo. Minuche Garrido, para poner la primera piedra de esta Institución Universitaria, hasta entregarla a Machala, su Ciudad, con sus aulas listas para la juventud estudiosa, después de una lucha titánica, junto a otros patriotas, cuyos nombres ya están consignados en la Historia de la Cultura de Machala, para el reconocimiento y homenaje de las nuevas generaciones

EL MEJOR CIUDADANO DE MACHALA

La ciudad de Machala al conmemorar el Sesquicentenario de su Cantonización, hecho histórico que culminó el 25 de Junio de 1974, declaró por intermedio de su Ilustre Municipalidad, "El Mejor Ciudadano del Cantón Machala", al Sr. Licenciado Diego Minuche Garrido, en consideración a sus relevantes méritos que distinguen a tan esclarecido ciudadano machaleño, que ha capitalizado, además, una arraigada simpatía popular porque ha trabajado asiduamente en diversos campos de la actividad ciudadana, cumpliendo con capacidad, dinamismo, profundo sentido humanitario y acrisolado espíritu patriótico una variedad relevante de funciones públicas, que el Gobierno Nacional y Seccional le ha encomendado en diversas etapas de vida de la Provincia de El Oro, dejando en cada una de sus acciones la rúbrica espiritual de su ascendrado amor al solar nativo.


LCDO DIEGO MINUCHE GARRIDO PIONERO DE LA CREACIÓN DE LA UNIVERSIDAD TÉCNICA DE MACHALA

El Lcdo. Diego Minuche Garrido que aparece en quinto lugar en la presente gráfica, de izquierda a derecha, en unión de los Delegados de la Comisión Académica del Consejo Nacional de Educación Superior, fue Delegado por mandato Legislativo, decretado el 15 de Abril de 1969, para organizar la Universidad Técnica de Machala. Está considerado el Ledo. Minuche Garrido como uno de los pioneros de esta máxima conquista para la cultura órense. Allí, en esta noble cruzada, estuvo el Ledo. Minuche Garrido, al lado de otros patriotas, desde los primeros momentos, hasta cuando entregó a su Ciudad, el Centro de Cultura Superior, que Machala lo había reclamado en lucha titánica tiñendo hasta con sangre la explosión de aspiraciones que salieron a las calles solicitando al Gobierno la creación de la Institución Universitaria.

FUNDADOR DE PIÑAS-EL ORO

DR. FRANCISCO HIDALGO

Realizador de la Segunda Fundación de PIÑAS.

En 1879 el Dr. Francisco Hidalgo, realiza la segunda fundación de Piñas en el lugar en donde hoy se ubica, distante medio kilómetro del antiguo asiento, que fundara por primera vez el Bachiller Juan de Loayza. El lugar de la primera fundación, se afirma, quedaba en el sitio del antiguo Cementerio, hacia arriba de la carretera Panamericana que cruza !a población por su cabecera y a los costados del camino de herradura, que conduce a Ayapamba y barrios de Calera Chica, Calera Grande, en dirección Noroeste de la Ciudad.

Manuel de Jesús Andrade anota en la página 192 de su Monografía del Cantón Zaruma, lo siguiente:

"1870. TRASLACIÓN DEL PUEBLO (PIÑAS) AL SITIO DONDE SE ENCUENTRA, DISTANTE MEDIO KILÓMETRO DEL ANTIGUO. LA VERIFICÓ EL CURA DR. FRANCISCO HIDALGO CON EL APOYO DE LOS PATRIOTAS JUAN Y JUAN MARIA LOAYZA, TOMAS Y JUAN VICENTE ROMERO, JUAN ANTONIO JARAMILLO. ESTOS SEÑORES COMPRARON EL TERRENO, CONSTRUYERON CASA DE DOS PISOS PARA OCUPARLAS CON SUS FAMILIAS Y GRATUITAMENTE DIERON LOTES A QUIENES QUIERAN EDIFICAR".

De acuerdo con lo que índica Manuel de Jesús Andrade y otras versiones autorizadas que se han pronunciado ratificando el dato histórico, la segunda fundación la llevó a cabo el DR. FRANCISCO HIDALGO, cuando ya Pinas había adquirido la categoría de Parroquia Civil, con el nombre de LA MERCED DE PIÑAS, en el año de 1866; y, do Parroquia Eclesiástica en 1868.

El Dr. Francisco Hidalgo, fue el Sacerdote que acometió como un héroe el apostolado de su estirpe gloriosa de varón ilustre, al haber hecho realidad y obra la SEGUNDA FUNDACION DE PIÑAS; una Obra casi imposible porque ya Pinas había permanecido en su primer lugar desde 1822, en calidad de barrio de la Parroquia de Paccha, y años antes come barrio del Cantón Zaruma.

Hasta 1839 Piñas había continuado como un insignificante Anejo de Paccha, que con el de Buza, Calera, Piedra Blanca integraban la mencionada parroquia.

En 1845 el Concejo de Zaruma resolvió, en sesión del día seis de Diciembre, solicitar al Congreso General, reunido en Cuenca, desde el dos de Octubre del mismo año, la erección del barrio de LAS PIÑAS a la jerarquía de Parroquia Civil.

El 21 de Octubre de 1846, el Anejo de LAS PIÑAS se eleva a la categoría de Vice parroquia, integrada con el barrio de Calera, del cual era antes sitio, pero dependiente siempre en Paccha. En 1862, los vecinos de la Vice parroquia de Piñas, vuelven a solicitar e insistir al Concejo de Zaruma la creación de la Parroquia de Piñas. En 1869 Piñas se erige a Parroquia Civil, perteneciente al Cantón Zaruma, Provincia de Loja, en virtud de la Ley de División Territorial del 30 de Agosto de ese mismo año.

De acuerdo con la suscrita relación de la evolución histórica de Pinas, la empresa de¡ cambiar de lugar a un pueblo que ya se había arraigado profundamente en su limo primitivo, con bases perdurables en la tierra y en el alma de los vecinos, era una obra de romanos, que solamente el ilustre Sacerdote, de energía poderosa y de actividades sorprendentes podía llevarlas adelante, perqué el Dr. Francisco Hidalgo fue una figura visionaria del porvenir, que se proyectó con torrentes de bienes y luces a su pueble, siempre con los claros propósitos de la grandeza de su alma, de su enorme sinceridad y patriotismo; alumbrando todos los caminos con los fulgores de su preclaro ingenio y agudeza intelectual.

Además de ser el Dr. Francisco Hidalgo una figura religiosa que cautivaba a su pueblo por la autoridad de los conceptos y la sabiduría de sus doctrinas, era el varón revestido de noble severidad y civismo, que ha trascendido a través de los tiempos, como un factor destacado del progreso seccional, alcanzando preferente sitio entre la galería de los patricios más conspicuos y beneméritos de la Provincia de El Oro, porque es el fundador de Piñas en su segunda etapa de vida histórica y política nacional y que la situó, precisamente, en el lugar propicio para su desarrollo integral, ubicándola entre los ramales de Chilchiles, al Norte; el Cerro de la Independencia o Pata Grande, al Sur; Matalanga o el Prado, al Occidente; y, Sesteadero-Guiricuña, al Sur. Allí dejó al pueblito de Piñas el sabio Sacerdote DR. FRANCISCO HIDALGO, al fundarlo por segunda vez. Y allí está ahora gracias a su obra gigante de civismo, de su espíritu egregio, intuitivo de la grandeza nativa, que tuvo alas para columbrar el mejor panorama y cielo para la naciente Piñas. Con esa genial visión futurista que dio a Piñas, el DR. FRANCISCO HIDALGO ha llegado también a inmortalizar su nombre y a colocarlo en el corazón de esta Sección Patria, con la recordación y homenaje perenne de las generaciones, dejada a sus pies, como lámpara votiva, siempre ardiendo en plegarias cívicas para el meritísimo Sacerdote.

Con ese impulso de alas que dio a su Obra de fundación, por segunda vez, Piñas quedó firme en la actual localidad de suave declive, que baja hasta el río de su mismo nombre. Allí se yergue actualmente la Ciudad, en medio de vistosos barrios nutridos de población, que se esconden como alegres chiquillas por entre el furor de los sembríos de cañaduzales, cafetales, platanales y de un plantío generalizado de árboles frutales de aguacates, limoneros, pomarrosas, y a lo largo de un barrio abigarrado, promisorio de fructificación tropical.

Piñas se ha levantado definitivamente desde entonces (1870), con fisonomía de ciudad moderna, con sus múltiples construcciones blancas, bajo un inmenso cielo azul por las mañanas; encerrada por una cadena de montañas y cerros, que estrechan con lujuria clorofílica su determinismo geográfico y significan la unión fraternal de los espíritus que moran, de ese colmenar de abejas humanas, que no sienten cansancio ni dan tregua a su ingeniería de progreso social.

Por su obra de patriota y de gran empresario, el DR. FRANCISCO HIDALGO, al fundar Piñas, en su segunda etapa, ya es un nombre símbolo, inmortal y consagrado en la Historia, que cada día que pasa, se hace más glorioso y resistente a la acción corrosiva de los siglos. Es un nombre que lo dejamos reverentemente en estas páginas, consignado como verdad histórica, como fulgor de gloria, porque es convincente y más fuerte que el mármol, que el monumento y el diamante. Esta gloria de Pinas y de nuestra Patria, y esta Verdad de la Historia de la fundación de Piñas, es el mayor pedestal indestructible que lo dejamos levantado ante la conciencia de tos ecuatorianos: pedestal eterno de gloría auténtica, ante el cual, las generaciones rindan el más fervoroso reconocimiento al Ilustre Sacerdote DR. FRANCISCO HIDALGO, por su grandiosa arquitectura dejada a la posteridad, con el nombre de PIÑAS, al fundarla por segunda vez, en el actual lugar, donde hoy se levanta la progresista y gallarda Ciudad del Bachiller Juan de Loayza.

Si en verdad el Bachiller Juan de Loayza, aparece en la Historia como el único fundador de Piñas, que indudablemente, le acompañaba un contingente de españoles colonos, con quienes recorría estos lugares en busca de minas para explotarlas, al igual que el Distrito Aurífero de Zaruma; sin embargo, fue el DR. FRANCISCO HIDALGO el que reafirmó definitivamente esta gran empresa de fundar un Pueblo, ubicándolo en el lugar en donde podía espigarse con toda la fisonomía progresista de Pueblo civilizado y culto, al trasladarlo cinco kilómetros más abajo, para que se desarrolle a lo largo del valle que forma el Río Piñas, con los beneficios de una topografía menos empinada y del agua para los menesteres de la comunidad que iba a asentarse.

En honor a la justicia, el DR. FRANCISCO HIDALGO, ilustre religioso que desempeñaba su ministerio sacerdotal en la primitiva Piñas, fundada por el Bachiller Juan de Loayza, mantiene ante la Historia una estatura moral de prestigio relevante, tanto como el Bachiller Juan de Loayza, porque ambos, eximios valores, son fundadores de Pinas, dentro de su tiempo: el Bachiller Juan de Loayza funda Piñas entre los años 1815-1816 hacia arriba de la carretera que cruza la población sobre la cabecera de la misma, al pie del Cementerio y en una planicie que se afirma fue la plaza principal; en tanto que el DR. FRANCISCO HIDALGO traslada la población en el año de 1870 al sitio actual en donde se levanta, porque atisbó que el pueblito en crecimiento debía algún día conformarse como Ciudad, y por consiguiente, necesitaba de un valle extendido hacia el Sur para que levante su casco urbanístico con urgencias de progreso, sobre una topo-grafía plana, tendida con amplitud, con un ambiente más luminoso y más abrigado para el bienestar de la comunidad social. La visión prodigiosa del Sacerdote DR. FRANCISCO HIDALGO, tuvo, indudablemente, el mejor acierto al fundar Pinas, por segunda vez, en el valle risueño y fructificado de abundancia y fraternidad, como el actual; como si dijéramos, el sabio Sacerdote fundador, depositó la semilla de una nueva existencia de Piñas, precisamente en el surco abonado para la germinación y desarrollo frondoso de la Ciudad futurista, de impulso cerebral y espiritual, que mantiene anhiesta una personalidad política y jurídica, con el sello inconfundible de su cultura en plenitud, de su geografía labrada de progresos y de psicología con reacciones indeclinables ante los obstáculos y problemas que pretenden detener su marcha ascendente.

La grandiosa obra de la segunda fundación de Piñas allá por el año de 1870, inmortaliza el nombre de su autor: el DR. FRANCISCO HIDALGO y lo consagra en la Historia Nacional, reclamando en cada una de sus líneas, a las generaciones, se lo destaque en el BRONCE DE LA INMORTALIDAD, para perpetuar su memoria y ratificar su hazaña gloriosa.

PIÑAS DEBE EL HOMENAJE DEL BRONCE AL SABIO Y PATRIOTA SACERDOTE DR. FRANCISCO HIDALGO

Largo sería enumerar las obras y conquistas que realizó el ilustre y sapiente Sacerdote, DR. FRANCISCO HIDALGO, durante los años que vigiló su semilla depositada en su Primera Fundación, con el fin de mantener encendido el homenaje e inmortalizar con esta SEGUNDA FUNDACIÓN, el glorioso nombre del geólogo castellano Bachiller Juan de Loayza, en razón de que dicho Bachiller era oriundo de Piñas, España.

Una vez que la Historia ha dictado su sentencia y sin lugar a apelación, confirmando el preclaro nombre del DR. FRANCISCO HIDALGO, como autor y empresario de la SEGUNDA FUNDACION DE PIÑAS EN 1870, con asiento en el lugar actual, se hace un imperativo de deber ineludible y de gratitud, que la progresista Ciudad de Piñas, levante como una sola voz su petición al Ilustre Ayuntamiento y al Gobierno Central, para inmortalizar en el BRONCE el nombre del distinguido y benemérito patricio, ubicándolo con el elocuente lenguaje de su presencia en el mismo corazón de su Ciudad, que la edificó con visión de profeta, fundada en ese Valle alegre y fructificado del Río Pinas, para que la población se vaya extendiendo hacia las playas de! Pache, en dirección al Oriente. El sabio y patriota Sacerdote DR. FRANCISCO HIDALGO, quiso que Pinas siga creciendo y prosperando en un propicio medio geográfico que modele su futura personalidad jurídica y civilizada. Con esta visión admirable de su talento, la trasladó al Valle actual, para que se favorecida su población futurista con ese clima abriga y confortable, de luminosidad radial intensa y en una topografía bastante plana, que, al mismo tiempo que afiance la firmeza de su arquitectura urbanística, también acoja a la población y a todos los seres, para alimentar los con su seno nutricio de una mejor asimilación elementos de sanidad ambiental y riqueza química, cor también, para procurar una mejor estructura anatómica humana de la población.

Al honrar estas páginas con la efigie eximia del DR. FRANCISCO HIDALGO, fundador de Piñas, en su segur da etapa, nos place dejar en pié la encarecida sugerencia y petición, para que la Ilustre Municipalidad de Piñas, en nombre de la ciudadanía, que ya tiene en el pedestal de su corazón, el glorioso nombre del Sacerdote, levante el pendón blanco del reconocimiento y gratitud al BENEMERITO Y PATRIOTA SACERDOTE, DR. FRANCISCO HIDALGO, con la proclamación vigorosa y cívica del Proyecto, para rendir el Homenaje de BRONCE al Ilustre abanderado de una de las más grandes causas cívicas y gestor de la efectiva realización la imponderable obra patriótica que quedó, como base granítica, al fundar Piñas por SEGUNDA VEZ, en año de 1870.


ASÍ ES PIÑAS

Tierra de paz, de cortesía y hospitalidad. Bella tierra vestida con cuadros verdes de franciscanas cementeras; acariciada con cerros guardianes y colmas soleadas, que pasan el tiempo peinándose con la cordialidad de la sombra y del silencio. En el vientre de sus campos, está latiendo siempre el pulso de la semilla libre. En sus montañas se asoma el vigor de los pechos vegetales y en las orillas de su río, que baja desde la garganta, haciendo remansos y descansos en blandos sosiegos de lagunas, se escucha un lenguaje de guijarros, cadencias de gorjeos suaves, ruidos de alas maternales apretujadas en los nidos y un dispersar de plumas por las praderas. Tierra nutrida de pájaros cantores, de plantas y espigas que dan vida, la magia del ensueño y la fuerza de una existencia dichosa. Es la tierra que devuelve con pan y frutos el sudor y las lágrimas de los que la comprenden y la aman. Tierra que nunca promueve el éxodo, porque no es empobrecida ni ¿crea, al contrario, está pronto para ofrecer el arraigo más cariñoso, perqué a todos les da pan y hogar; les brinda su alma diáfana como el agua de su río; el sol, el paisaje de sus campos y la sonrisa angelical de sus bellas mujeres.

Aquí en este girón subtropical órense, el sabio Sacerdote Dr. Francesco Hidalgo, fundó Piñas en 1870, ubicándola en lugar que nos enseña la gráfica.



MONSEÑOR DR. JOSÉ OCHOA LEÓN







El Ilustre Sacerdote Dr. JOSE OCHOA LEÓN, que ocupó destacadas dignidades eclesiásticas, como la de Vicario General de Guayaquil, Vicario Foráneo de Machala, y realizó ponderadas obras educativas, mediante la creación del Colegio Nacional "9 de Octubre" de Machala, la fundación de su Colegio en la ciudad de Pasaje que Meya su nombre, culminando con su brillante obra patriótica y de heroicos esfuerzos personales, que dieron fisonomía política cantonal a Pasaje, en el año de 1894, cuando integraba la Cámara de Diputados en calidad de Representante por la Provincia de El Oro, nació en un bello sector patrio azuayo, denominado Quingueo, el 28 de Abril de 1841. Sus padres, don Pedro Ochoa y doña Narciza León de Ochoa, habían fijado su residencia definitiva en esta población, que permanecía en las soledades paraminas como un soñoliento lago dormido, llena de paz y confortada por una apacible vida rutinaria, en donde habían encontrado una especie de asilo político en aquellos tiempos, en que arreciaban las guerras intestinas y las ambiciones del militarismo foráneo. El niño Pedro José Ochoa León fue bautizado el 2 de Mayo del mismo año de su nacimiento en la Iglesia Parroquial de San Pedro de Quingueo, recibiendo su primer nombre de su tierra cuna, por inspiración de sus padrinos don Lucas Ríos y doña María Clavijo. Pedro José Ochoa León crecía como una promesa en ese ambiente ruralista, que se extendía por todas direcciones incontaminado del acecho aleve de las viles pasiones del corazón. Su vida se desarrollaba lozana en ideales y muy alejada del más ratigado del mundo fementido, en donde se rompen los lazos sagrados del amor bendecido por Dios. Se conservaba elevado en su estío gris, caracterizándose, cada vez más, con una singular majestad de apóstol, de patriota, de espíritu amplio e inteligente, a medida que avanzaban los esmeros afectuosos de sus padres, que se habían dedicado a capacitarlo en sus conocimientos, desde el peldaño de sus primeras letras hasta culminar con el ciclo de la enseñanza primaria, con el esfuerzo mancomunado de todos los padres de familia, que sostenían los servicios de la educación de su pueblo, pagando al Maestro modestas contribuciones económicas en forma obligatoria. Después de concluir sus estudios primarios en su lugar natal, continuó el joven Pedro José Ochoa León en el Seminario San Andrés, matriculándose en el año de 1897, para seguir estudios de Latín, Literatura, Matemáticas, Filosofía y otras asignaturas de reglamento. Terminado sus estudios tuvo que trasladarse a Quito para optar el Título Académico de Bachiller o Maestro en la Facultad de Filosofía de la Universidad Central. Pero aquí no terminan sus inquietudes por equiparse de más conocimientos. Su vocación había sido el Sacerdocio y su espíritu se dirigía hacia esa vida vertical de los altos valores mentales en las filas religiosas. Enérgico consigo mismo se inició con los Reglamentos rígidos del ascetismo y la santidad. Bebió con toda su inspiración maravillosa la sabiduría consignada en los libros santos. En 1864 abrazó con devoción cristiana su vocación sacerdotal y dio comienzo a sus estudios eclesiásticos, hasta culminar en 1868 su carrera, mediante la Ordenación Sacerdotal, elevada al sitial de Ministro del Altísimo, bendecida por el Ilustrísimo Prelado Esteves Toral. Así el ¡lustre Sacerdote JOSÉ OCHOA LEÓN penetró en los campos del triunfo, con majestad de gloría por sus elevados dotes de talento.

	Su misionerismo luego se derramó como un puñado de brillantez por los campos en donde prestó sus servicios religiosos. Desde que su vida plena de atributos morales y humanitarios se arrancó desde las aulas del Seminario, que lo había honrado con la Capellanía y la dirección espiritual de los jóvenes, allá en el año de 1869, su existencia preciosa se extiende como bálsamo de piedad y curación de males sociales a través de varios pueblos serraniegos. En 1871 se encontraba en la población de Guasuntos, luego de haber estado en calidad de Interino meses anteriores. Las parroquias que le tocaron abrazar con su corazón profundamente fraternal, fueron de indígenas, y con elfos dulcificaba sus horas sacrificiales y de apostolado. En esos campos ingenuos, sencillos y humildes sembró sus semillas espirituales cargadas con potencias de reivindicación social cristiana, señaladas por el Divino Nazaret. Esos entes humanos olvidados por los Gobiernos, fueron sus promisorios surcos de progreso seccional, desde donde brotaron espigas robustas de mejoramiento con beneficio para todos.

Más, el Dr. JOSÉ OCHOA LEÓN a pesar de que cumplió con dedicación jesucristina su misión sacerdotal, había sido amenazado, por los sayones de ese tiempo, cuyo crimen era solamente haber defendido a sus pastores. Una noche indeterminada tuvo que abandonar la ciudad de Riobamba, juntamente con el ilustrísimo Ordoñez Laso, siguiendo una travesía cuajada de privaciones y sinsabores, hasta avanzar a la población fronteriza de Túmbez. Regia los destinos nacionales el Dr. Antonio Borrero y Cortázar y estaba de Comandante General de Guayaquil el General Ignacio de Veintimilla, ambicioso militar que se proclamó Jefe Supremo de la Marión el 8 de Septiembre de 1876, para luego atropella a los derechos de todos aquellos que no comulgaban con sus ambiciones desmedidas y sectarias. Desde Túmbez el Dr. José Ochoa León siguió hacia Panamá y recorrió' algunas naciones de la vieja Europa, llegando hasta Palestina y todos los lugares santos en donde había posado la divina planta del Redentor. A su retorno a la Patria, ya cargado su espíritu de vastos conocimientos, con toda la plenitud de su vibración doctrinal, con una mentalidad máxima, en las que se habían dado estrecho abrazo la metafísica y las ciencias auxiliares de la comparación doctrinaria, que definieran integralmente el valor de altos kilates del erudito y docto Sacerdote, recibió la designación de Vicario de la Ciudad de Machala, Provincia de El Oro, a raíz de su reciente creación como Provincia. Puso al servicio de la Provincia su política sana, sincera y patriótica, con variadas actividades progresistas, mediante una visión exacta de su porvenir. Toda su política se canalizó en beneficio de la educación provincial, con la creación de escuelas, colegios. Creó, además, parroquias, cantones, puertos para abrir nuevos horizontes al comercio de los pueblos orenses. Llegó hasta el Congreso Nacional como Diputado por la Provincia en el año de 1894 y desde este elevado sitial político trabajaba tesoneramente y con cariño de órense adoptivo por la cantonización de Pasaje, logrando plasmar su ideal que lo había agitado como una gran bandera desde el Capitolio Nacional, mediante el Decreto de Cantonización, expedido con fecha 7 de Agosto de 1894. El primero de Noviembre del mismo año, el progresista Pueblo orense de Pasaje inauguraba su nueva vida política, con la categoría de Cantón, Pasaje mantiene su nombre como símbolo de reivindicación Cantonal y lo ha engastado en su corazón, con la devoción de héroe de su emancipación política y forjador de la cultura de su pueblo. Hay en cada aniversario de su cantonización el homenaje más sentido a sus virtudes cívicas y patrióticas. Todos los labios solamente pronuncian su nombre glorioso y en uno de los centros educativos de prestigio, se ha puesto con relieve de veneración su nombre, como bautizo de indiscutibles méritos y confirmación definitiva de tan distinguido educador nacional. Al fundarse en la ciudad de Pasaje el primer Colegio Técnico el 23 de Julio de 1948, le dio el nombre del Ilustre Sacerdote y Maestro de juventudes JOSE OCHOA LEON, que guía desde entonces, como faro la mentalidad estudiosa de las generaciones de la floreciente Ciudad Orense: PASAJE. El Dr. José Ochoa León murió el 27 de Julio de 1908, cubriéndose su féretro con todos los honores militares, porque fue Capellán Castrense del Ejército Nacional, con el Grado de Coronel; Sacerdote Ilustre y Maestro ejemplar, consagrado a la noble misión de orientar a las generaciones; honra y gloría del Magisterio Nacional.

Al Dr. José Ochoa León se debe la Cantonización de Pasaje en el año de 1894. Durante este año el Ilustre Sacerdote Dr. José Ochoa León integraba el Congreso Nacional, en calidad de Diputado por la Provincia de El Oro, quien intervino en forma activa y patriótica para obtener del Presidente de la República, Dr. Luis Cordero, el Decreto de Cantonización, poniendo en juego su amistad personal y paisanaje con el Primer Magistrado de la Nación.

La presente gráfica representa el centro urbano de la progresista y laboriosa CIUDAD, bautizada cariñosamente por nosotros con el nombre de CIUDAD SOBERANA DEL PAISAJE ORENSE. LCDO. ALEJANDRO CASTRO BENÍTES

Nuestro país, además, ha confiado al Lcdo. Castro Benítes, destacadas misiones de observación y estudio en los países del exterior. En sus viajes ha escrutado con su talento ágil en el campo de las actividades agrícolas, la realidad prometedora de las nuevas técnicas agrarias. Ha visitado algunos países de ultramar, acumulando en su haber una imponderable experiencia sobre los negocios y mercados del banano, que ha afirmado su reconocido genio de versado economista agrario.


Nació en la ciudad de Machala el 10 de febrero de 1918. Fueron sus padres la señora Pubenza Benítez Noblecilla de Castro y el Sr. Enrique Augusto Castro Aguilar. Los estudios primarios los realizó en su ciudad natal; los secundarios y superiores en el Colegio "Vicente Rocafuerte" y Universidad Estatal de Guayaquil, desde donde egresó de Economista y especializado en Bancos Agrarios.

Posteriormente, el Lcdo. Castro Benítes fue becado por el Presidente de Méjico, Manuel Ávila Camacho, para estudios de especialización en Economía Agraria, durante un año, habiendo, además, prestado sus servicios por el tiempo de nueve meses en el Banco de Crédito Ejital de Méjico. Establecido en nuestro país, el Lcdo. Castro Benítes, ha venido prestando sus valiosos servicios en la Administración Pública, y, especialmente, a su Provincia El Oro, dando un aporte extraordinario a las exportaciones del banano. Durante la Administración del Dr. Velasco Ibarra (1947) desempeñó las funciones de Subsecretario de Economía. En 1948 fue designado Primer Auditor del Sistema de Bancos de Fomento de la República. En el Gobierno del Dr. Carlos Julio Arosemena Tola, se le nombró de Jefe del Control de Exportaciones en Guayaquil; pero ya anteriormente de su ausencia de nuestro país, desempeñó la Jefatura de Importaciones del Control de Cambios. Así la recia personalidad del Lcdo. Castro Benítes, ha venido con pasos firmes sobresaliendo en los campos de nuestra economía nacional. Con entereza, capacidad y dinamismo, ha laborado intensamente por los intereses públicos y ha servido lealmente a su tierra natal, como Concejal del Cantón durante seis años y Presidente del H. Consejo Provincial, desde cuyo sitial dejó la huella imborrable de su patriotismo y amor al terruño, mediante el trabajo de una red de carreteras que sirven a la Provincia.

	Cuando regía los destinos nacionales el Dr. Carlos Julio Arosemena Monroy, concurrió como Delegado ante el Gobierno de Argentina, en compañía del Dr. Carlos Luis Plaza Dañín y el Sr. José Jalil M., para gestionar mercado para el banano, que lo dejó expedito. Concurrió también ante el Gobierno de Chile y consiguió la libre exportación de la pina. Asistió a las sesiones de ALAL en Montevideo, que trataron del tráfico marítimo. En 1959 fue invitado el Lcdo. Castro Benites por IFAT, para observar y estudiar la técnica del cultivo de frutas en todos los países de la Costa de África, recogiendo experiencias valiosas que las ha puesto en práctica en nuestro país. Como Jefe de Comercialización en la Flota Ecuatoriana Israelí, el Ledo. Castro Benítes fue el iniciador del mercado de banano en Italia. Cuando se retiró desde estas funciones y misiones al exterior, el Ecuador ya contaba con un mercado hasta' de 100.000 toneladas de banano, que consiguió de la Co. COGIS de Italia.

Hasta 1974 el Lcdo. Castro Benítes fue Gerente de Combaoro y Presidente del Centro Agrícola Cantonal de Machala, y sus actividades de agricultor progresista en la línea del banano, se han desenvuelto muy halagadoras, tanto a través de sus funciones empresariales, como de sus extensas propiedades bananeras del Cantón Machala. Fue el Lcdo. Castro Benítes el primer bananero que inició la exportación de la fruta en cajitas con destino al Golfo de Estados Unidos. La fisonomía inconfundible que le distingue al Lcdo. Alejandro Castro Benítes, es la de su espíritu superior al medio en que actúa; dueño de una cultura exquisita y vasta, como pocas veces se halla entre nosotros. Poseedor de un talento suigéneris para enfocar los problemas económicos e industriales con verdadera maestría, compendiando en su continente personal todo un verdadero hervor de vida multifásica, como un colmenar de trabajo, constancia y progreso. Allí, en sus obras está patente el músculo y nervio de la superación de su yo; el industrial, el economista y el agricultor. En la rúbrica de su espíritu dinámico está el intelectual, funcionario y dirigente de empresas de producción, sobresaliendo como un hombre dínamo en este siglo de prisa emotiva, y destacándose como un forjador de fuertes guarismos de actividad económica agraria. Ligeramente, en breves apuntes, éste es el film de una vida honorable, dignificada por el trabajo creador de la riqueza nacional, puesta al servicio de la Provincia de El Oro y de la Patria toda, que podríamos decir, se ha traducido como el Maestro de la energía y la voluntad; como el talento de las direcciones eficaces y progresistas, y como el foco de la dialéctica progresista nacional agraria.


MONSEÑOR ANTONIO BERMEO Fundador y primer Rector del Colegio Nacional "José Ochoa León", de Pasaje, había arribado a esta ciudad cargado de sabiduría, con el corazón en la mano y con entusiasmo desbordante para cultivar la ciencia y dar alas a los espíritus jóvenes de aquella época. Desde que puso sus plantas en la ciudad serrana-morlaca, que ha llegado a fusionar dos regiones de vida abundante con el fuerte abrazo vial de su carretera Cuenca-Machala (Girón-Pasaje), el Ilustre Sacerdote pensó en equipar el espíritu de las juventudes con los conocimientos sistematizados de un Plantel de enseñanza secundaria, porque advirtió que en ese pueblo habían verdaderas canteras inexplotadas de talento e ingenio, que darían raudales de acertadas direcciones a todas sus inquietudes renovadoras. Entonces el Dr. Bermeo al comprender que el campo era propicio para el mejor incremento de la educación, se irguió como un abanderado de la causa y tomó sobre sus hombros toda la responsabilidad de sus planes educativos, hasta que vio, poco a poco, con la cooperación de elementos prestantes de la localidad, levantarse airosa su obra, con la presencia tangible del Primer Colegio de la Ciudad de Pasaje. Su obra había nacido bajo los auspicios de un clima espiritual comprensible y acogedor, en medio de una región costanera atrayente por la belleza de sus huertos, en sucesión de llanuras caliginosas y saturadas de dificultades climatéricas. Era ardua la empresa de sostener esta espiga, que se comenzaba a elevar apuntando la fé religiosa y la sublimidad del pensamiento creador. El Dr. Bermeo comprendía todo el dolor que tenía que fundirlo en su crisol de cultura pasajeña, que se iniciaba bajo su pasión redentora ambiental. Por eso cuidaba a su Colegio naciente, con ese esmero de verdadero padre de familia que quiere ver, cada día, la verticalidad de sus hijos, elevándose hacia arriba con vida abundante, culta y jubilosa. Se había hecho a su Colegio como el labrador de la tierra, a su surco, dándole todo lo que tenía en su alma y corazón, para que germinaran lozanas semillas en promesas de frutos y epitalamios de fraternización. Quería el Sacerdote que la bella Ciudad y Señora de los Huertos y Paisajes Orenses, se desenvuelva con todas las virtudes que abriga el corazón de este pueblo; para que su nombre viva en forma perenne con elevación de altura, constituyéndose en égida culta, en expresión sublime del cúmulo abundante de las bellas cualidades innatas que había apreciado; traduciendo en el devenir de los tiempos todos los anhelos y propósitos creadores que se advertía como potenciales de luz en esta seductora geografía órense. Con la presencia de Mons. Dr. Bermeo en Pasaje, quedó este monumento de cultura hecho realidad, tras juna dura brega de titán para allanar todos los obstáculos y dificultades que se oponían a su arquitectura mental y tangible. Y su nombre se hizo fiesta de ardientes recordaciones en cada aniversario de su fundación. Los nuevos cultores de la educación en este Plantel, antes que hacer una fiesta de simples recordaciones y ceremonias insubstanciales, con el deseo aparente de llenar un programa de contenido rutinario, han hecho una fiesta de tradicionales actos de cultura, que se han desarrollado a través de varias actividades del intelecto de sus profesores, dando énfasis a la parte espiritual de los educandos, poniendo de relieve las conquistas culturales del Colegio, el arte y la dulce inspiración de las generaciones que se educan en este prestigioso Plantel educativo órense. Así quedó grabado con la fundación del Colegio "José Ochoa León", el nombre de Mons. Dr. Antonio Bermeo, que había nacido en la Provincia de Bolívar, saturado con la vocación sacerdotal y su espíritu dirigido a la noble misión de educar. Durante los años 1922 y 1928, el joven predestinado para las grandes obras de progreso cultural, aparece realizando sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario de San José, en Quito. Años más tarde, ya se destaca como Catedrático en el Seminario Mayor de Quito, luego, como Profesor de Literatura y Filosofía en el Seminario de Guayaquil. Viaja posteriormente a Europa para agitar su espíritu de inquietudes culturales en esos ambientes tradicionales de la alta intelectualidad. Su recia preparación de Catedrático le abre todos los horizontes de la cultura. Es contratado Conferencista para el Ministerio de Cultura en Roma y Profesor del Instituto "Carlos Massarutti" de la misma ciudad legendaria. Al retornar a su patria, fue designado Vicario de Daule y al llegar a la ciudad de Pasaje, funda el primer Colegio que lleva el nombre del ilustre Sacerdote educador, legislador y patriota, Mons. Dr. JOSÉ OCHOA LEÓN, del cual fue su primer Rector. Mons. Dr. Antonio Bermeo ha sido miembro de prestigiosas instituciones culturales, en donde ha honrado a su Patria con la sabiduría y versación de las disciplinas intelectuales que se especializó. Estas son las instituciones a las que ha pertenecido en su calidad de Miembro: de la Sociedad Bolivariana de Quito, correspondiente a la Academia Nacional de Historia; Miembro de Número del Centro de Investigaciones Históricas de Guayaquil; Secretario del Comité Cervantino y del Instituto Hispanoamericano de Relaciones Culturales de Guayaquil; Miembro de Número de la Academia Ecuatoriana de Lengua, correspondiente a la Real Academia de Lengua de Madrid; Miembro de la Sociedad de Americanistas de París. Entre otras dignidades que han sido confiadas a su talento, están la de Presidente del M. Ilustre Cabildo Eclesiástico Guayaquileño y Primer Rector del Colegio Técnico "José Ochoa León", de la ciudad de Pasaje, Provincia de El Oro. Estas son en síntesis las alta distinciones que han dado relieve de distinción intelectual a Mons. Dr. Antonio Bermeo, con las cuales, su espíritu investigador de las ciencias en el Ecuador y en el Continente Americano, y su valiosa labor docente desarrollada con ponderación de méritos, han burilado su nombre con caracteres de oro en el campo sacrificado de la docencia y de las letras nacionales. El pecho del sabio Sacerdote ha permanecido enaltecido por numerosas instituciones que han prendido con admiración y laureles frescos, los representantes que aplaudieron sus conquistas culturales. El Gobierno de Francia le otorgó Medalla de Oro por haber sido designado con el Primer Premio en el Concurso Internacional, promovido con ocasión del Bicentenario del arribo de los Geodésicos Franceses a la Presidencia de Quito. Su valioso estudio, intitulado "Importancia de la Primera Misión Geodésica", se hizo acreedor al Primer Premio. En 1950 obtuvo el Primer Premio en el Concurso Internacional, organizado por ta Argentina, con motivo del Cuarto Centenario del Nacimiento de Cervantes, con su Obra: "Estilística del Quijote". Las Municipalidades de los Can-tones de Urdaneta, Daule, Pasaje, también galardonaron al Ilustre y sabio Sacerdote, que nos ha dejado una estela de luz, con ganancias de amplias dimensiones de cultura intelectual, especialmente en nuestra Provincia El Oro.

La gráfica enfoca una área del sector céntrico de la Ciudad de Pasaje, en donde Mons. Dr. Antonio Bermeo fundó el Primer Colegio Nacional "José Ochoa León", el 23 de julio de 1948, para perpetuar la memoria del Ilustre Sacerdote, forjador de la Cantonización de Pasaje, mediante Decreto expedido el 7 de agosto de 1894, cuando integraba el Congreso Nacional como Diputado por la Provincia de El Oro, en ese año.

Mons. Dr. Antonio Bermeo, además de ser el fundador del Colegio, fue su Primer Rector.


DR. ERNESTO VICUÑA TRÉLLEZ Distinguido Abogado que reside en Machala por más de veinte años. Es el caballero de la exquisita cultura y el profesional honorable que ha dignificado a su clase, con el característico sello espiritual de su lealtad en el cumplimiento de sus obligaciones. A la vez que se advierte en el Dr. Vicuña Tréllez versación jurídica, también rebasa en su personalidad una honda llaneza espiritual, muy propia de los grandes valores que sirven de guía y luz a los pueblos. Es el Dr. Vicuña Tréllez la personificación de una modestia cargada de pensamientos, que ha continuado rodeada de las mejores consideraciones, porque su vida ha sido inmensa e intensa por sus valiosas actividades múltiples, inflexible en el cumplimiento del deber, pura, abnegada en la vida pública y privada. Ha honrado la Administración de Justicia Provincial, con relevantes cargos, en los cuales, ha dejado la huella de su capacidad y honestidad, la riqueza de su talento, sus luces, probidad y experiencias, durante el desempeño de las funciones de Juez Cantonal de Machala; Juez Provincial de El Oro; Ministro Juez de la Corte de Machala; Conjuez de la misma, desde su fundación hasta la fecha; Juez Partidor designado por el Tribunal de la Corte para varios períodos; Vocal del Tribunal del Crimen, por repetidas ocasiones. Procurador Síndico de Pasaje, por algunos años; habiendo formulado casi todas las Ordenanzas de la Ilustre Municipalidad pasajeña. Asesor Jurídico de la Municipalidad de Santa Rosa, en donde formuló la Ordenanza de Ornato y Fábricas con criterio moderno y la Ordenanza de Calles y Aceras. En años anteriores, fue Presidente del Tribunal Electoral Provincial de El Oro, y, luego, Miembro del mismo Organismo órense. Asesor Jurídico de la Municipalidad de Machala últimamente. En la última reorganización del Poder Judicial fue propuesto el Dr. Vicuña Tréllez para el cargo de Ministro de la Corte Superior de Justicia de Machala. Así el Dr. Vicuña Tréllez con una vida cargada de muchos méritos, levantados por su calidad mental, ha florecido con altos y honrosas recomendaciones sobre el limo orense, que lo acogió con cariño de hijo, regando incansable en sus surcos la simiente de su profesionalismo diáfano, profundamente sincero y fraternal, como el verdadero Apóstol de la Justicia y como el leal operario de la ciencia jurídica, del trabajo y la civilización. Ha concurrido con honrosas misiones a los certámenes de su Clase, como Representante Provincial de El Oro, a la Convención Nacional de Abogados, celebrada en Cuenca y otras, y es Miembro de la Federación de Abogados del Ecuador, designado en calidad de Representante Suplente ante el Directorio Central. Dentro de las organizaciones sociales, el Dr. Vicuña Tréllez, ha ejercido la Presidencia de M.E.C. de El Oro y pertenece al Club Rotario de Machala, en el que ha desempeñado las funciones de Secretario y Presidente del Club, durante el año rotario de 1971-72, fundando, como obra del año, el Consultorio Médico Jurídico Gratuito de Machala, que está prestando importantes servicios. Asimismo, dejó muy adelantadas las gestiones para el funcionamiento de la Biblioteca de la Juventud de Machala y la fundación del Colegio Marista. En el campo de la educación, el Dr. Vicuña Tréllez ha sido un misionero de la enseñanza; un sembrador genuino del saber, que ha incursionado con su talento de educador los niveles de la educación nacional, haciendo vigorosas siembras de la vedad y la justicia, en donde antes se enseñoreaban los eriales de la falta de educación capacitada. Fue Rector del Colegio "Vicente Maya", de Machala; Profesor Ad-Honorem del Colegio Nacional "Kléber Franco Cruz" y uno de los entusiastas fundadores de este Colegio, en su calidad de Júnior del Capítulo de la Cámara Júnior de Machala, en donde prestó sus servicios dictando la Cátedra de Educación Social, Derecho Mercantil y Derecho Territorial. El Dr. Vicuña Tréllez, además, prepara para la publicación tres obras valiosas de su intelecto, que se ha adentrado cautivante en la maravillosa arquitectura del Derecho Civil Ecuatoriano, que son: "La Evolución del Derecho de! Trabajo en el Ecuador", "Impacto de las Reformas en el Derecho Civil Ecuatoriano" y "Sociología Ecuatoriana", con el propósito de dejar escrito e inventariado en la cultura nacional, el vuelo de su espíritu con todos sus resplandores de luz intensa, con la cual, ha iluminado, con sabiduría, el problema jurídico del Ecuador. Esta es la Obra escrita que el Dr. Vicuña Tréllez va a legar a la ciencia jurídica-social, muy pronto, depositada como un robusto racimo de su ingenio, de su talento poderoso, cortésmente afable y sagaz, nacido para la superación y la diplomacia espiritual. Dejamos esbozada ligeramente la figura ponderada He un verdadero valor profesional, que honra a nuestra Provincia de El Oro, por su prestancia y labor exitosa en los campos educacionales, sociales, administrativos, judiciales y en los caminos complejos de la Jurisprudencia Nacional.


ING. JOSÉ CORSINO CÁRDENAS






Entre los hijos ilustres de la Provincia de El Oro, tiene su puesto de honor el Ing. José Corsino Cárdenas, quien ha honrado con su nombre a la Provincia, y, especialmente, a la floreciente y edénica Ciudad de Pasaje, en cuyo regazo meció su cuna y nutrió su existencia de sus primeros años. Nació en esta ciudad el 7 de Julio de 1915, modelando su espíritu inquieto en el saber con la pedagogía de su exhuberante naturaleza, de su tierra fecunda en promisión de bienes y virtudes, que tiene como marco de oro abundantes huertas cacaoteras y explanadas con periódicas cosechas del mejor banano del mundo, derramadas en la planicie cantonal, fingiendo un mar verde-esmeralda, extendido hacia la Bahía de Puerto Bolívar. El Ing. Corsino Cárdenas inició sus estudios primarios y secundarios en las ciudades de Machala y Guayaquil. Tentado por los estudios de leyes, ingresó a la Escuela de Derecho de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central de Quito, con la vocación primigenia que tempranamente se despertó en el que años más tarde se perfiló como prestigioso economista y diplomático, aquella de formar filas y pertenecer al Foro Ecuatoriano. Cambiando el timón a su destino que se abría como un espejismo en un principio, abandonó sus estudios de Derecho y siguió los de Economía en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Chile, graduándose de Ingeniero Comercial en 1944. Pero la incorporación al profesionalismo académico con su flamante título, no significó el punto final en su camino de estudio y ascensión al éxito, porque la ruta de su vida de servicios a la Patria estaba ya trazada en bosquejo. La imagen de su prestancia personal se proyectaba más allá de su ingeniería. Durante los años de 1949 y 50, realiza estudios de post-Grado en el Departamento de Economía en la Universidad de Michigan, EE. UU. Posteriormente, continúa estudiando en la Universidad de Harvard, donde obtuvo el título de Máster en Administración Pública, con estudios en el Departamento de Economía. Esta es en síntesis la trayectoria de la preparación académica del Ing. Corsino Cárdenas en las mejores Universidades de Estados Unidos, después de cursar estudios en la Universidad de Chile, acervo con el cual, formó su recia personalidad vasta y meritoria, proyectada desde sus inicios como sombra de roble en el campo mental económico, capacitado, esencialmente, para las nobles y altas funciones públicas de asesoría en las finanzas nacionales, a través de relevantes dignidades oficiales que el Ing. Corsino Cárdenas ha desempeñado con sabiduría y talento. SERVICIOS A LA PATRIA El Ing. Corsino Cárdenas ha desempeñado relevantes funciones en nuestro país, dejando en cada una de ellas, el balance de una obra halagadora, con el sello de su doctrina de honestidad y patriotismo. Desde 1963 hasta 1964 desempeñó las funciones de Ministro de Fomento de la Producción. Entre otras posiciones destacadas que ha ocupado están las siguientes: Jefe de Departamento de Seguros de la Superintendencia de Bancos; Director de Cambios del Banco Central; Director de Investigaciones Económicas de la misma Institución; Miembro del Consejo Nacional de Economía; Asesor del Ministerio de Finanzas y del de Relaciones Exteriores; Sub-Director Técnico ad-honorem de la Junta Nacional de Planificación Económica; Consultor de la Presidencia y Vicepresidencia; Asesor de Integración, y desde 1972 ha sido Director Ejecutivo Alterno por el Ecuador y Brasil, ante el BID. Dentro de estas actividades, contribuyó a la formación de tres entidades de gran trascendencia nacional:' el Centro de Desarrollo (CENDES), la Junta Nacional de Planificación Económica y la Comisión de Valores-Corporación Financiera Nacional. Ha sido, además, Catedrático universitario, que ha prestado su valioso concurso en los estudios económicos. Como Ministro de Fomento le correspondió preparar y dictar, en 1964, la primera Ley de Reforma Agraria que tuvo el país.

REPRESENTACIONES HONROSAS QUE LE HA DADO EL ECUADOR

En representación del Ecuador ha concurrido a importantes reuniones internacionales de carácter económico; como son: a las reuniones del Fondo Monetario Internacional, como Gobernador Alterno y Gobernador Alterno Temporal; a las del Banco Interamericano de Desarrollo, como Gobernador Principal y a las del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, como Gobernador Alterno. En 1964 presidió la Primera Reunión Mundial del Banano, realizada en Guayaquil. Es autor de diversas obras relacionadas con temas de carácter económico, de desarrollo e integración.

VIDA POLÍTICA Fue Diputado a los Congresos de 1947-49, en representación de la Provincia de El Oro, y de 1954-55, en representación de la Provincia de Pichincha. Su política ha sido exclusivamente de servicio al país, alejado, por consiguiente, completamente de banderías ideológicas y partidarismos caudillistas. CONDECORACIONES RECIBIDAS Los Gobiernos del Ecuador, Chile y Francia han condecorado al Ing. Corsino Cárdenas por su importante labor en la organización y marcha económica del país, como por su espíritu patriótico y consagrado al beneficio de los pueblos en donde ha prestado sus servicios. Los Concejos Municipales de Pasaje, Portoviejo y Quito lo han honrado con sendas condecoraciones, el primero, declarándolo su "HIJO ILUS1RE", el segundo, de "CIUDADANO HONORARIO", y el tercero, con la alta dignidad de "CONCEJAL HONORARIO". Durante el año de 1974, el Gobierno Nacional de las Fuerzas Armadas, designó al Ing. Corsino Cárdenas, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario del Ecuador ante el Gobierno de los EE. UU, de Norte América. He ahí, en breves líneas, una vida fecunda en servicios a la Patria, que ha jalonado prestigios y producciones progresistas, en donde arde la llama de lo académico, de lo genial, de lo maestro y la dirección versada en las promociones desarrollistas del Ecuador. Su existencia florida se ha extendido, casi milagrosa, por los campos de la Economía, de la Política, la Diplomacia, la Docencia Universitaria y lo internacional, haciendo obra duradera y destacando el nombre de la Patria con ponderados relieves de prestigio y dinamia progresista.

PASAJE: cuna de hombres ilustres como el Dr. David A. Monroy, Agustín Pazmiño, Andrés Corsino García Serrano, Dr. Méliton C. Ochoa, Dr. Francisco Ochoa Ortíz, Ing. José Corsino Cárdenas, Alejandro Campoverde Andrade y otros tacados pasajeños que ocupan un lugar preferente en la Historia Patria

DR. LAUTARO CASTILLO RAMÍREZ Prestigioso Abogado que ha vivido consagrado en el estudio de los Códigos y ejerciendo pulcramente su profesión, alejado de los ruidos y de los reclames de la política asfixiada de ficciones e ingratitudes. Es un valor órense muy apreciado, diríamos ya tradicional y que simboliza múltiples facetas de talento e integridad; de ejemplos y acciones honrosas para la Provincia; valor órense que no ha hecho de su gloria una feria ni de su genio un bazar. Su nombre se destaca brillante en el triángulo de la Justicia, la Patria y el Hogar, con un sonido de oro de buena ley, porque ha sido Maestro de Juventudes; el Legislador rectilíneo y capacitado; el jurista equilibrado entre la conciencia y la moral, y el hombre público que honró los altos sitiales de la Administración Provincial, dejando en cada uno de ellos, huellas brillantes e imborrables de patriotismo, como sólo lo hacen los ilustres varones ingenieros del porvenir de los pueblos. Nació en el Cantón Santa Rosa y su instrucción primaria la recibió en la misma cuna que acuñó su nombre prestigio en el devenir de los días. Sus padres, el señor Ramón Castillo Calero y la señora Hermelinda Ramírez Mora de Castillo, modelaron el espíritu selecto del futuro Abogado, que jamás ha torcido la línea recta de su moral y de su política doctrinaria. Los estudios secundarios los continuó en el Colegio "Bernardo Valdivieso", de la ciudad de Loja; culminando más tarde, con la Educación Superior, en la Facultad de Jurisprudencia de la misma ilustre ciudad lojana de Mercadillo; incorporándose de Abogado de la República, ante la Corte Superior de Justicia, el 19 de enero de 1914. Los dos primeros años ejerció su profesión el Dr. Castillo Ramírez en la ciudad de Santa Rosa, para luego pasar a radicarse en la ciudad de Machala, desde el primero de diciembre de 1916, en donde se ha radicado definitivamente. El Dr. Castillo Ramírez ha sido siempre el patriota cabal, que con sus virtudes fervientes de ecuatoriano y órense, ha llegado a ocupar importantes funciones de pleno civismo, tales como Senador y Diputado de la República; Gobernador de la Provincia, Consejero Provincial, Concejal del Cantón Santa Rosa y Presidente del Concejo Cantonal de Machala. En el ramo educacional el Dr. Castillo Ramírez ha sido Profesor y Rector del Colegio "9 de Octubre", por varios años. Allí estuvo con espíritu consagrado en la senda del Magisterio, haciendo una labor de arte y modelación de las juventudes. En la Función Judicial, desempeñó las dignidades de Ministro Fiscal de la Corte Superior de Justicia de Máchala, desde su creación, caracterizándose como el funcionario correcto e intachable en todas sus actuaciones. Nadie tildó su noble misión justiciera, porque el Dr. Castillo Ramírez se constituyó en la Magistratura de la Ley como un apóstol de conciencia cristalina y solamente dirigida a hacer el bien y reparar la justicia en donde había sombras sobre ella.

	En las grandes jornadas de la ecuatorianidad el Dr. Castillo Ramírez ha estado al frente de los luchadores, de los sacrificados y de los apóstoles del amor patrio, porque la arquitectura de su personalidad está fundida en el crisol del más sincero convencimiento de las doctrinas liberales, que fueron emanadas del Evangelio de la Revolución Francesa, proclamadora de los derechos del hombre y de la trilogía que requieren ardientemente los pueblos de vivir democrático y que se define con los postulados de Libertad, Igualdad y Fraternidad. El Dr. Castillo Ramírez desde su juventud amó la libertad y con pasión entrañable la ha defendido en todos los campos de su actividad mental. Ha querido todo para su Patria Chica y la Provincia: Ha trabajado en forma incansable porque tenga su suelo natal vida de renovación y resurgimiento; de progreso en todas las esferas de sus actividades; de superación en las conciencias que la administran y destellos de civismo y honradez en todos sus caminos de laboriosidad comunal.

Este es a grandes rasgos el panorama biográfico del prestigioso jurista órense, que cada día, con su espíritu que aún no descansa puliendo la magnitud de la obra realizada y el fruto de su esfuerzo sembrado, con girones de su preciosa vida, a lo largo de su camino, se baña en permanentes destellos de luz, irradiados desde su vida de talento fecundo y heroicas realizaciones.

DR. JOSÉ UGARTE MOLINA

El Dr. José ligarte Molina nació en Pasaje el 22 de Marzo de 1903. Realizó los estudios primarios y de educación media en el Colegio San Felipe de Riobamba y se graduó de Bachiller en Filosofía y Letras, en el Colegio "9 de Octubre", de Machala, Continuó los estudios de Derecho en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central de Quito, en donde se graduó de Doctor en Jurisprudencia, incorporándose al Cuerpo de Abogados de la República. Radicado en Machala desempeñó Importantes funciones, con las cuales honró las dignidades que ocupó con el mérito de su capacidad y virtudes cívicas puestas al servicio de la Provincia. Fue Director de Estudios de El Oro, así llamado en esos años. Posteriormente, por dos ocasiones, fue Gobernador de la Provincia de El Oro. Dentro de la Función Judicial ha ocupado los siguientes cargos: Juez Cantonal de Machala, Juez Primero del Crimen, Juez Segundo del Crimen y Juez Primero Provincial. He aquí, brevemente, el Dr. Ugarte Molina se esboza como una figura de real prestigio, de decoro para la Provincia y orgullo legítimo de la noble estirpe que procede. Está considerado como un valor auténtico de acción múltiple y de un cordaje de nervios, que se han estremecido a los cuatro vientos de la sensibilidad de su siglo, brillando en todos sus campos con el característico fuego sagrado de su mentalidad y de su ingenio espontáneo. Durante la invasión peruana, el Dr. José Ugarte Molina fue hecho prisionero y conducido al Campo de Concentración de Catacaos. Cuando se hizo la devolución de la Provincia por parte de las tropas peruanas, el Dr.

	Ugarte Molina integró el grupo de ecuatorianos que, en el primer barco que atracó a Puerto Bolívar, recuperaron el suelo órense. En esta caótica etapa de la Provincia de El Oro, el Dr. Ugarte Molina ofrece sus servicios patrióticos para la rehabilitación de la Provincia arrasada por las hordas peruanas. Desde entonces, una vez más, el Dr. Ugarte Molina se yergue como órense de arraigado cariño a su suelo natal, con su singular espíritu cordial e invencible, estimulando las tareas de la reconstrucción, poniendo la luz de su talento en los senderos de la incertidumbre y del pesimismo, en que se encontraban los orenses que retornaban a su suelo patrio. Su presencia fraternal está en todos los momentos de angustia, con el fulgor de su corazón comprensible, humanitario, y su talento florece pronto con fama sobre las excelencias del limo nativo que comenzaba a espigarse nuevamente en los años subsiguientes, gracias al esfuerzo y patriotismo de sus hijos, que se abrían paso con primaveras de bienestar, para dar cauce a los anhelos de cultura y de riqueza agraria. Su aporte valioso a la rehabilitación de la Provincia, se inició con sus servicios en el cargo de Secretario del Juzgado de Paz y Conciliación de Machala. Años después fue Delegado de la Caja del Seguro Social en la misma ciudad de Machala, por más de catorce años. Presidente del Consejo Provincial de El Oro; Presidente de la Junta Provincial de El Oro y del Centro Agrícola Cantonal de Machala. Por varias ocasiones, ha sido elegido Diputado y Senador por El Oro, desempeñando en la Legislatura importantes Comisiones que se le confiaron en forma distinguida.

En el campo social y fomento del deporte órense, el Dr. Ugarte Molina ha desarrollado una labor incansable y fructuosa, desde la Presidencia del Club Social de Machala; en la Presidencia del Machala Rotary Club, y, durante los años 1952-53 fue Gobernador del Distrito 440 de Rotary Internacional. Sus aficiones deportivos lo llevó a desempeñar la Presidencia de la Federación Deportiva de El Oro y fue uno de los Socios integrantes del cuadro futbolístico "Oriente Ecuatoriano", junto con Bolívar Madero, Clemente Valdivieso, Jorge Prefacio Barrezueta y otros distinguidos orenses. Su infatigable actividad, ya en la Justicia, la Administración Pública, en la Legislatura y lo Social Deportivo, no faltó también en la palestra periodística y patriótica, reafirmándose su prestigio como divisa segura de triunfo. Colaboró en "El Comercio" de Quito, Ha publicado sus artículos en "El Día" de Quito, Diario desaparecido; en "El Telégrafo" y "El Universo" de Guayaquil, así como en algunas Revistas nacionales y extranjeras, en cuyas páginas se han publicado sus producciones del "Anecdotario Orense". Fundó y publicó el Semanario "Nuevo Tiempo" y ha sido Presidente de la Unión de Periodistas de El Oro. El sugestivo panorama bañado de luz que Se ha contemplado en el espíritu selecto del Dr. José Ugarte Molina, brevemente delineado en esta página, ya es una brillante lección que abarca un valioso y trascendental capítulo de nuestra Historia Orense, que constituye honor y prestigio indiscutible para la Provincia de El Oro.



DR. NICOLÁS CASTRO BENITES

Es uno de los valores orenses que está honrando a su Provincia, desde diferentes campos de acciones creadoras, en donde su vida múltiple y fecunda le ha dado el contorno de figura que se destaca como en bronce de gloria, con relieves de preparación vasta y compleja. Desciende el Dr. Castro Benítes desde un hogar de ejemplares virtudes de patriotismo, honorabilidad y talento, formado por Don Enrique Castro Aguilar y Doña Pubenza Benítes de Castro. Es casado con la distinguida Matrona señora María Patino de Castro Benítes, cuyo hogar se nutre con la alegría y promesas de seis hijos. Nació el Dr. Castro Benítes en la ciudad de Machala el 29 de Marzo de 1922 y sus estudios primarios los cursó en su cuna natal, iniciando los secundarios en el Colegio "9 de Octubre'7 de su misma ciudad de nacimiento, para luego terminarlos en el glorioso Colegio "Vicente Roca-fuerte", de Guayaquil. Los estudios superiores los siguió en la Universidad Estatal guayaquileña, en donde se graduó con todo éxito de Doctor en Jurisprudencia y Ciencias Sociales, el 12 de Octubre de 1946. Desde que el Dr. Castro Benítes egresó de la Universidad, coronando brillantemente sus estudios al recibir el Premio CONTENTA, al que se hizo acreedor por su destacada labor de carácter intelectual y científica, comenzó a desarrollar su carrera profesional como un Abogado de prestancia y honor para el Foro Ecuatoriano; incursionando los campos de la Jurisprudencia con habilidad de artista, porque en cada une de sus obras, ha quedado prendida su alma arrebatada por los Códigos. Actualmente, es Miembro perteneciente a la Academia de Abogados de Guayaquil; de la Casa de la Cultura Ecuatoriana; del Instituto de Ciencias Políticas. En 1937 concurrió en calidad de Delegado de la Décima Conferencia Inter americana de Abogados, reunida en Buenos Aires; y, en 1968, a la Conferencia de Decanos de las Facultades de Derecho de América Latina, que tuvo lugar en Río de Janeiro, honrando al Ecuador con la dignidad de Vicepresidente del Certamen de Juristas. De promesa que emergía el Dr. Castro Benítes, desde las aulas universitarias, pasó a la obra plena de madurez espiritual, al haber sido designado Catedrático de Ciencias Políticas en la misma Universidad donde realizó sus estudios. Allí se estilizó la figura del Maestro y del encauzador de juventudes. Desde esas aulas comenzó su noble tarea, regando desde la Cátedra de su Especialización el manantial de las doctrinas diáfanas y augurarles de la política, considerada como Ciencia y como Arte al mismo tiempo. En 1937, en mérito a su valiosa obra de Maestro Universitario, fue nombrado Decano de la Facultad de Jurisprudencia. En 1969, es designado Rector Interino de la Universidad Estatal de Guayaquil; y, durante este mismo año, fue postulado al Rectorado de la misma Universidad Porteña.

	Como Catedrático y Jurista versado, el Dr. Castro Benítes ha inventariado en su haber de prestigio, muchas preseas y distinciones honoríficas, que se han manifestado en verdaderas vendimias colocadas sobre su pecho. Ha recibido estas preseas y distinciones de la Sociedad Filantrópica del Guayas, de los Consejos Directivos de la Facultad, del Consejo Universitario y de 2a Asociación Escuela de Derecho, de la cual es Socio Vitalicio.

En los campos de la política nacional ha empuñado, casi siempre, la bandera de las santas reivindicaciones, presidiendo movimientos de sentida ecuatorianidad, pulsando palpitantes minutos de supremas etapas críticas y angustias de la Patria. Su vida rebelde ha campeado olímpicamente, como un cóndor, las alturas del civismo y de la política nacional, bajo el signo de su sincera ideología, que ha tenido solamente la nobleza de su acción patriótica, fecunda, fuerte y tesonera. Su fructífera vida política, por otra parte, le ha llevado con Justicia a desempeñar cargos de gran responsabilidad, trascendencia y prestigio: Consejero de Estado en 1958; Diputado por algunas ocasiones y Senador de la República, en representación de la Provincia de El Oro; Vicepresidente de la Cámara del Senado en 1959; Candidato a la Vicepresidencia de la República, acompañando a Don Galo Plaza, -Ex Secretario de la O.E.A.- Presidente de la Junta Constitucionalista del Guayas en 1966-67. Más tarde, por su cruzada patriótica frente a la Dictadura de la Junta Militar, fue expulsado del País con destino al Paraguay, junto con otros destacados políticos. Ha sido Presidente del Colegio de Abogados de Guayaquil, en donde con su lucha heroica y limpia, ha forjado las mejores metas para la Clase Profesional. En 1973 es nuevamente elegido Presidente del Colegio de Abogados de Guayaquil; y, en el mismo año fue designado Presidente del II Congreso de Abogados de los Países Andinos, reunido en Guayaquil; Presidente de la Confederación de Abogados de los Países Andinos y Presidente de la Asociación Orense con sede en Guayaquil. En 1974 presidió en III Congreso de Abogados de los Países Andinos, reunido en Bogotá y reelecto Presidente de la Confederación. En este mismo año fue invitado de honor al Congreso del Colegio de Abogados de Chile reunido en Talca, en donde dictó conferencias. También fue Invitado para dictar conferencias en el Colegio de Abogados de Lima. De todos estos Colegios recibió el Dr. Castro Benítes sendas Insignias que lo han ameritado como Miembro del Número. En nuestro país ha dictado algunas conferencias, una de ellas fue dada en Quito para el Círculo de la Prensa.

En 1976 ha seguido presidiendo los altos organismos de la Institución Jurídica y honrando los Tribunales nacionales e internacionales, desde donde derrama su sabiduría en las Ciencias del Derecho y la Política.

El IV Congreso de Abogados de los Países Andinos, que se realizó en Caracas, del 21 al 30 de Abril del presente año, reeligió, por segunda vez, al Dr. Castro Benítes en sus funciones de Presidente de la Confederación de Abogados de los Países Andinos y el Colegio de Abogados de Caracas honró a nuestro ilustre compatriota confiriéndole un Diploma y una Medalla al MERITO PROFESIONAL. La sesión Inaugural del IV Congreso de Abogados de los Países Andinos y II de la Confederación de los Juristas de la Subregión Andina, estuvo presidida, en su sesión inaugural, por el Dr. Armando Sánchez Bueno, Ministro de Justicia de Venezuela y fue Presidente del Congreso el Dr. Héctor Soto Guédez, Presidente del Colegio de Abogados del Distrito Federal de Caracas. Fueron Conferenciantes en este Congreso el Dr. Rafael Caldera, Ex-Presidente de la República de Venezuela, el Dr. Héctor Hurtado, Ministro de Hacienda, el Dr. Rafael Soto Álvarez, Superintendente de Inversiones Extranjeras en Venezuela y el Dr. Nicolás Castro Benítes, Presidente de la Confederación de Abogados de los Países Andinos. Los objetivos de la Confederación son, esencialmente, fomentar la solidaridad entre los Abogados; analizar y orientar los problemas jurídicos surgidos en el Derecho de integración Andina; crear una conciencia necesaria para que los pueblos de la Subregión participen en el proceso de integración en todos los órdenes del convivir humano, a objeto de que obtengan comunes y equitativos beneficios; cooperar en la solución de problemas inherentes a la aplicación del Acuerdo de Cartagena en el derecho inferno de los países miembros y de las normas emanadas de los órganos creados por él; y coordinar la acción de los miembros en sus relaciones con los Órganos del Acuerdo cuando así sea resuelto por convenir a los intereses comunes, dice el II Congreso de la Confederación de Abogados de los Países Andinos, que tuvo su rede en Caracas durante el presente año. La Confederación está constituyéndose en un Organismo Asesor, en materia Jurídica, de los Órganos del Acuerdo de Cartagena. El Dr. Nicolás Castro Benítes, es además, el orador de verbo luminoso que, paralelamente a su insurgencia destacada en la Cátedra Universitaria, ha campeado en la arena política nacional, fulminando las conciencias con brillantes Intervenciones, llevadas con esa misma maestría de su labor de Catedrático; derramando desde las tribunas de la alta política, fogosos discursos originados de su reciedumbre espiritual y el brío de sus convicciones doctrinarias; caudales y torrentes de barricadas desde su sapiencia parlamentaria, con su espíritu combativo que se ha levantado desde las curules Impetuosas a don-que lo Nevó su Provincia y su Patria, a través de la orfebrería de su música verbalista, que se exalta y vibra a lo ancho y largo de la Patria, con su característico estremecimiento de sismo espiritual y su palabra elocuente de improvisación y barricada. Su lucha política de arrebatos revolucionarios, se ha erguido siempre con la energía estilizada que adquiere la bella fiereza del tigre en las grandes reivindicaciones colectivas. Por todo ese fuego sagrado que lleva el Dr. Castro Benites en su corazón, con la firmeza de un porte rectilíneo y fuerte, combativo y medular, constituye ya su nombre el blasón de oro en el frontispicio de nuestra Provincia Orense y un auténtico valor nacional, con su innegable calidad de Genio, Maestro y Político.

DR. RODOLFO VEINTIMILLA FLORES

Abogado prestigioso de la Provincia de El Oro, por sus dotes de talento y de una exquisita cultura que le ha hecho distinguir en nuestra Provincia. Personalidad sobresaliente en muchos campos mentales. Espíritu selecto que lleva en su sangre el sello de la nobleza de alma y corazón. Además de poseer una cultura vasta, es también líder de las grandes causas, que lleva tempranamente en su pecho las condecoraciones de dos triunfos para la Provincia de El Oro: de ser el fundador del Primer Diario Orense "EL NACIONAL" y autor del Decreto Legislativo de Creación de la Universidad Técnica de Machala, cuando integraba el Congreso Nacional como Diputado de El Oro. El Dr. Vintimilla Flores que se caracteriza por su actitud noble e impoluta, ya está figurando en la Galería de los Abanderados de la Idea, del sentimiento y del patriotismo. Su obra realizada en calidad de Diputado por El Oro, ante el Congreso Nacional de 1960 y 1968, ha quedado como una huella firme e imborrable, como una palpitación luminosa de beneficios de primer orden para la Provincia de El Oro, que, día a día, florece con matices de gratitud en cada pueblo, con esa misma diafanidad de intenciones que emergiera desde su corazón y vida nutrida de riquezas cívicas. Nació en la ciudad de Pasaje el 9 de Junio de 1933. Su primera enseñanza la recibió en el mismo regazo de su cuna natal, pródiga de hombres patriotas que han servido a su pueblo con todo el ímpetu de fuerzas anímicas hasta hacerlas convertir en grandes obras. Lleva en su alma el Dr. Rodolfo Vintimilla Flores, la semilla potencial de los brillantes legisladores pasajeños, como el Dr. Francisco Ochoa Ortiz, Dr. Milton Ochoa, Dr. Alfonso B. Larrea y otros ilustres pasajeños. Los estudios secundarios los continuó en Guayaquil y Cuenca, graduándose de Abogado de la República, en esta última ciudad, con el merecido estímulo de la Condecoración 'Benigno Malo", que la Universidad Azuaya coloca en el pecho, anualmente, al mejor egresado de la Facultad de Jurisprudencia. Desde las aulas universitarias el Dr. Vintimilla Flores, vació todo el vigor de su talento que amanecía en alboradas, en anchas formas de acción fecunda del universitariado ecuatoriano. Desempeñó consecutivamente, por dos años, la Delegación ante el Consejo Universitario, en Representación de (a Facultad de Jurisprudencia. Fue Presidente de FEUE filial de Cuenca. Delegado a Congresos Internacionales de Estudiantes en Caracas, Panamá, Bogotá, Cali. Fundador en la ciudad de Machala, del Centro Ecuatoriano Norteamericano. En esta forma su vida estudiantil fue fructífera en obras y dignidades, que las sustentó con altura y talento, dada su capacidad que se perfilaba con la personalidad de Ejecutivo y líder de los movimientos reformistas contemporáneos. Al retornar a su Provincia y radicarse con la finalidad de servirla, luego de incorporarse como Abogado, comienza a redondear su obra política de talento y beneficio colectivo. Ocupa situaciones de prestancia, como la de Diputado por El Oro, por tres ocasiones, desde donde ha preconizado el progreso órense en toda su amplitud; la afirmación de los postulados de la libertad en todas sus actuaciones públicas, como única base y fundamento de democracia y bienestar de la comunidad órense. Fue Vocal de la Comisión Legislativa Permanente, Gobernador de El Oro, Ministro de Previsión Social y Trabajo. En cada función pública, el Dr. Rodolfo Vintimilla Flores, ha dejado la imborrable huella de patriotismo y responsabilidad, haciendo suyas todas las obras que reclamaba la Provincia, tanto como las aspiraciones de sus pueblos. Actualmente es funcionario del Banco de Machala. Su presencia en este campo económico, ha dinamizado las actividades, esencialmente, agrícolas e industriales, constituyéndose en garantía y confianza de los orenses agricultores y comerciantes, porque el Banco de Machala, se ha tornado en el Banco propio de este gran sector de la riqueza seccional. Es la institución que ha impulsado fuertemente la grandeza económica de la Provincia de El Oro.




LCDO. LUIS ALBERTO LEÓN L.

El Lcdo. Luis Alberto León León está considerado como un factor de progreso orense y un destacado valor Intelectual, que ha honrado la administración pública municipal, por sus obras de envergadura y brillante capacidad de Ejecutivo. Nació en la Ciudad de Machala y en un hogar distinguido, porque conserva atrayentes páginas de honorabilidad, trabajo, honradez, virtudes ejemplares de talento y civismo; tanto como, significativas preseas de una vida fructuosa, heroica en el cumplimiento de los deberes cívicos y pura en sus acciones múltiples. Son sus padres, el culto caballero señor Luis Ángel León Román y la distinguida Matrona, Doña María Inés León de León. El Lcdo. Luis Alberto León, cursó sus estudios primarios y secundarios en su ciudad natal, continuando los Superiores en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Estatal de Guayaquil, en donde obtuvo el Título de Lio en Ciencias Sociales, durante el año de 1267. Establecido el Ledo. León en su ciudad natal, emprendió con pasión y fogosidad en el progreso de su ciudad, participando activamente en su política de servicio sincero y patriótico. Se inició durante el mismo año que egresó de la Universidad, encabezando una Lista para Concejales del Cantón, la misma que triunfó en forma abrumadora en los comicios de ese año, que también se elegía Alcalde y Consejeros Provinciales. Llegaba el Lcdo. León al Concejo Cantonal en su calidad de Vicepresidente, con su fé puesta en el destino de Machala, para cambiar su débil y estancado progreso de ese entonces, en una nueva ciudad, mediante la presencia de una nueva fisonomía civilizada. Desempeñaba en ese año 1968-, las funciones de Alcalde el Señor Manuel Encalada Mora, joven elemento que comenzaba a forjar el progreso de Machala, con la pujanza de su patriotismo y la euforia de sus ideales. Lamentablemente, el 24 de febrero de este año, se tronchó trágicamente la vida de este órense valioso por sus virtudes de trabajo y patriotismo, que significaba una promesa y realidad nueva para el Cantón. El I. Concejo, designó, por unanimidad, al Lcdo. León León, Alcalde de Machala para que complete el período al que fue electo el señor Encalada Mora. Comienza desde entonces el Lcdo. León León, a labrar el progreso de Machala, pero trazando una recta hacia su cultura, a una vida noble y civilizada, a fin de que no solamente se la admire como una ciudad mina inagotable de riquezas agrarias, con los recuerdos en lo alto dé su laureles cosechados en el campo de sus épicas jornadas libertarias; sino como Ciudad cuna de hombres de vasta cultura y grandes conquistas del saber. Su plan de acción se dirige, especialmente, al plano educativo, mediante la creación de Escuelas. Con edificio propio funda el Colegio "José María Velasco Ibarra" en la población de El Guabo, siendo el primer Establecimiento de Educación Media que creaba la Municipalidad de Machala. Construye los Mercados de Machala, Guabo y Puerto Bolívar. Realiza la pavimentación de importantes sectores de la ciudad. Dota de agua potable a Puerto Bolívar y Guabo y suscribe con el Gobierno Nacional el Convenio de Financiación de la obra de agua potable para Machala. Esta es en síntesis la obra calificada de redentora, realizada por el Lcdo. León León, en corto tiempo que le tocó actuar como Alcalde. Durante los comicios electorales de 1970, el pueblo de Machala, eligió directamente al Ledo. León León para Alcalde de Machala, como entusiasta reconocimiento a su labor anterior, que levantó notablemente el adelanto de Machala. En esta nueva administración, el Lcdo. León León, pone en marcha una amplia y financiada programación de obras, como: construcción de la Planta de Agua Potable; edificación del nuevo Palacio Municipal; alcantarillado de aguas servidas y lluvias de la ciudad; pavimentación total de las calles de la ciudad. Consiguió del Gobierno Nacional la asignación de cuarenta millones de sucres para obras como el Palacio Municipal, para la cual, el Presidente de la República expidió el Decreto 579. Debemos dejar constancia, en honor a la verdad y justicia, que el Ledo. León, contrató, financió y dejó iniciadas las obras de la nueva Plañía de Agua Potable, del Palacio Municipal, la Circunvalación y otras, con las cuales se iba a forjar una etapa de innegable progreso para la ciudad de Machala. Lamentablemente, el golpe de transformación política inesperada, truncó todas estas obras, quedando en el vacío las aspiraciones ciudadanas y hasta cierto punto, sepultado el porvenir, porque los Alcaldes posteriores solamente han asistido a su entierro, con lamentaciones y críticas producto de incapacidades. El espíritu progresista y de talento ejecutivo del Ledo. León, se puede medir por la calidad de sus obras realizadas, que nadie las puede negar, porque allí están a la vista de todos en la ciudad de Machala y en las demás poblaciones del Cantón. Por otra parte, se puede medir su talento de administrador y de empresario de obras, por las delicadas funciones y dignidades encomendadas a su responsabilidad. Fue el Ledo. León, designado Vocal del Instituto Ecuatoriano de Obras Sanitarias, en representación de las Municipalidades del País. En el Congreso de Municipalidades, celebrado en la ciudad de Cuenca, el Ledo. León fue electo Vicepresidente del mismo. Los Alcaldes de la República lo eligieron para que integre, en representación de las Municipalidades del País, la Comisión Nacional Plebiscitaria, que iba a dirigir y organizar el Plebiscito que convocó el entonces Jefe Supremo de la Nación, Dr. José María Velasco Ibarra, Plebiscito que sor fas razones que son de dominio público, no llegó a realizarse. Fundó y dirigió el periódico EL DIARIO, haciendo un periodismo moderno, ágil; analizando problemas palpitantes del país y adentrándose en la conciencia provincial como genuino defensor de los intereses colectivos. Este es un ligero apunte espiritual del prestigioso machaleño, Sr. Lcdo. Luis Alberto León, con cuya efigie honramos esta página.

PROF. HÉCTOR A. TORO B.

Periodista, Escritor, Poeta y Maestro, es la columna que arma su recia arquitectura intelectual. Es el brillante pedestal granítico de su cultura, con la cual, ha mantenido juicios certeros y firmes sobre la filosofía de la vida empapada de erudición, de benevolencia, serenidad y nobleza de alma. Como periodista el Prof. Héctor A. Toro B., ha tenido una pluma lucida por los méritos y altas cualidades intelectuales y morales. A través de sus lucubraciones han fluido cristalinamente sus ideales, en forma espontaneo y libre, sin la contaminación nociva ambiental y mercantilista que empequeñece y desautoriza virtualmente la sagrada labor de la prensa. Profesor intelectualizado, que ha brillado con luz propia y ha desarrollado en todos campos una labor ponderada por su múltiple personalidad. Ha sido el escritor que por algunos lustros ha mantenido una pluma blanca, con raudales de luz, con la que ha paseado amplios panoramas de cumbres idealistas, de hechos y hombres, recorriendo grandes dimensiones y trayectorias históricas, abrazado siempre su lira de gallarda inspiración y fecundidad astral. Es el poeta que ha venido cultivando el verso con serenidad jugosa en su pensamiento lírico, adornado de exquisita delicadeza y sentimentalidad en su inspiración, salpicada ingeniosamente de emocionales tintes multicolores y de amor a la tierra nativa. Nació el Prof. Toro Balarezo en la castellana ciudad de Zaruma, en un hogar distinguido por sus virtudes morales y cívicas. Sus padres, Don Daniel Toro Román y Doña Rosa Balarezo de Toro, acuñaron en el oro de sus virtudes la existencia del que más tarde debía ser llamado para modelar el alma del pueblo órense, con el acabado perfecto, que sólo su corazón ha sabido dar, porque nació para ser taller espiritual de sabias enseñanzas. Sus primeros estudios los realizó en su ciudad natal, concurriendo luego al Colegio Normal "Juan Montalvo", de Quito, en donde se graduó de Bachiller en Ciencias de la Educación, en el año de 1943. A sus títulos de periodista, escritor, poeta, se añade su obra vigorosa de Maestro; de sembrador incansable de la simiente del saber, en los predios de la plasticidad infantil. Allí ha venido dejando el Prof. Toro Balarezo, girones de su vida y caudales de su mentalidad iluminada, que las regó a manos llenas, forjando la cultura y la fraternidad de todos los pueblos en donde arraigó su apostolado educacional. Su vasta obra educativa, ya como Director del Centro Escolar Municipal "Guillermo Maldonado V. de Zaruma; como Rector de! Colegio "26 de Noviembre", de su ciudad cuna; como Director Provincial de Educación de El Oro, por dos ocasiones; y como Rector del Colegio Nacional "Trece de Mayo", de Portovelo; a más de haber sido reconocido oficialmente, ha llegado al pueblo órense, como toques de luz irradiada por su espíritu selecto, que ha irrupcionado inquieto y febril por todos los campos de las manifestaciones culturales, exaltando su nombre y cubriéndolo de una aurora de admiración y espontáneos aplausos. Porque el Prof. Toro Balarezo ha sido el Maestro insuperable, que ha mantenido solamente el afán de educar a las generaciones, con el ejemplo y la riqueza de su didáctica, bien pronto su obra ingente y meritoria en los surcos infantiles y juveniles, se vio premiada con el justo reconocimiento y gratitud de los pueblos. Ha recibido valiosas distinciones que han honrado al Magisterio Nacional, tales como: la Condecoración por el Ministerio de Educación Pública, con la Medalla "AL MÉRITO EDUCATIVO", discernida en 1962. Condecoraciones por varias Instituciones Educativas de la Provincia. Numerosos Acuerdos, otorgados en reconocimiento de su labor educativa. Su obra ingente, el periódico, el libro, la cátedra, ha llevado al distinguido Maestro Toro Balarezo más allá de las fronteras provinciales y nacionales, con las credenciales de sus legítimas ejecutorias brillantes, que han levantado airosamente el vuelo de su inspiración por los campos de la belleza poética, esencialmente, y buena prosa. El Diario guayaquileño El Universo, lo nominó por dos ocasiones, para que integre el Jurado Calificador del Concurso Nacional de Poesía "Ismael Pérez Pazmiño", que promueve anualmente el mencionado Diario, tomando en cuenta su valiosa obra literaria, la aristocracia de su cerebro y corazón, nacidos solamente para deshojar pétalos y fabricar alas espirituales potentes, trazadas en vueles raudos para roturar cielos de celebridad y bonanzas. En 1969 obtuvo el Primer Premio en el Concurso Nacional de Poesía "Ismael Pérez Pazmiño". Dueño de un estilo fluido, saturado de admirable erudición, ha publicado verdaderas joyas de obras poéticas: "Armonías de Primavera"; históricas, "Biografía de Juan Montalvo"; Geo-sociológicas, "Breve Monografía del Cantón Zaruma"; biográficas, "El Dr. Carlos E. Reyes"; y, filosóficas, "El Pacifismo como factor de la Cultura en las Américas", "dejando en cada una de ellas, el signo de su espíritu investigador y sociológico, con un contenido de vino añejo, que se purifica en las entrañas del mismo viñedo, al transcurrir el tiempo, para deleitar i- a la humanidad y calmar su sed de sabiduría, en esa fuente diamantina que forman sus versos, salpicados de ideas y sugerencias valiosas para la educación, especialmente. Muchas de las veces, el Prof. Toro Balarezo, ha hecho del periódico la barricada democrática, para librar a sus batallas civilizadoras en bien de su pueblo y su Provincia. Con esta finalidad, dirigió el Quincenario "RUMBOS" y la Revista, muy propia de su ciudad de alta fisonomía civilizada y progresista, intitulada "ZARUMA", desde donde irradiaron todos los destellos de su ética periodística, con la fiel balanza de su criterio ecuánime, las bondades de su corazón de oro, de ciudadano austero en b sus meditaciones y de patriota sin tacha en todas sus robras educativas. En todos los campos en donde se agitó su espíritu, el Prof. Toro Balarezo, ha destacado una actuación con justos relieves de lucimiento, forjando una obra multifásica de esclarecido periodista, escritor, poeta y pedagogo, que, como apuntamos al principio de esta ligera semblanza biográfica, constituyen las columnas de hormigón armado de su fecunda existencia, que ha seguido irguiéndose lozana, en constante y primaveral producción espiritual.

A SAN FRANCISCO DE ASIS

San Francisco de Asís, oh dulce santo, panal de miel, arroyo de bondad, consuelo del humilde en su quebranto, llama de fe, de amor, de caridad.

San Francisco de Asís, oh buen hermano de la bestia, del agua y de la flor, apóstol generoso, más que humano, lumbre clara en las noches del dolor.

San Francisco de Asís, gloria de Umbría, sembrador de virtud y de belleza, del pobre pecador antorcha y guía, devoto de la paz y la pobreza.

Ven y danos el agua de tu fuente para esta sed del alma en agonía, ven y danos la flor resplandeciente de tu rosal de amor, de poesía.

Ven y danos la miel que repartiste con el sabroso pan de tu bondad, ven y danos la luz que difundiste con tu verbo encendido de verdad.

Ven y danos el místico perfume de tus albas virtudes nazarenas para curar el mal que nos consume, ancha de vicios y de penas.

El cielo no se viste de hermosura, negras nubes presagian tempestad, la tierra está mojada de amargura y sedienta de amor y claridad.

Todo está -flor y erial- lleno de brumas, en las almas hay nieblas, sombras largas, un secreto temor que las abruma, y en los pechos, el mal, frutas amargas.

La funesta ambición tiende alas, la soberbia y el odio vierten fuego, la calumnia, la envidia, sierpes malas, envenenan los lagos del sosiego.

La pobre humanidad está sin norte; el hombre se halla fuera de sí mismo; no tienen quién lo alumbre y lo conforte y marcha presuroso hacia el abismo.

Oh santo de los místicos fervores, de la noble humildad, la mansedumbre, ven y danos tus auras y tus flores, tus efluvios de amor, tu dulcedumbre.

Ven y siembra tu doctrina; en los surcos resecos pon la mies y haz en ellos caer lluvia divina para que hayan milagros otra vez.

Haz que el hombre se torne manso y bueno; haz que riele un crepúsculo de amor; que la siempre no riegue su veneno, ni nos hunda sus garfios el dolor.

Haz, en fin, que la paz brote y florezca en las almas, los mares y senderos, y que sus bellos dones nos ofrezca en una alba bordada de luceros.


TOMADO DEL LIBRO "POESIAS"

ING. CIVIL EDUARDO ORELLANA LEÓN

Nació en la ciudad de Machala el 29 de Octubre de 1934. Son sus padres el Señor Humberto Orellana Barrezueta, ya fallecido, y la Señora Heriberta León Román, Vda. de Orellana. Contrajo matrimonio con la damita zarumeña, Señora Lady Román de Orellana, con quien ha formado un hogar modelo por sus virtudes de trabajo y dignidad, alegrado por sus hijos José Eduardo, Marco Vinicio y Mauricio Fabián. El Ing. Orellana León recibió la instrucción primaria y secundaria en su ciudad natal, graduándose de Bachiller en el Colegio Nacional "9 de Octubre", en donde sobresalió como el mejor estudiante de su promoción, siendo acreedor a varios premios y honrosas distinciones que le confirieren la I. Municipalidad de Machala y varias instituciones de la ciudad. Los estudios superiores los realizó con todo éxito en las ciudades de Cuenca y Quito, graduándose de Ingeniero Civil en la Universidad Central de la Capital de la República, con la aprobación de su Tesis: "PROYECTO, DISEÑO Y CÁLCULO DEL PUENTE DE HORMIGÓN ARMADO, DE 120 METROS DE LONGITUD, SOBRE EL RÍO VINCES". La vida profesional del Ing. Orellana León ha sido fecunda en obras y ha tenido la definición de que "el tiempo es oro'". Ha transcurrido pródiga en iniciativas, con las cuales ha cristalizado una obra maestra de dinamia y esfuerzo; de talento e ingenio; de capacidad y patriotismo. Ha desempeñado importantes funciones técnicas en el Ministerio de Obras Públicas, en la Junta de Reconstrucción de El Oro, en la Empresa Eléctrica de El Oro C. A., en la Municipalidad de Machala, ele, habiendo dejado huellas imborrables de trabajo tesonero, en sus últimas funciones de Director Provincial de Obras Públicas de El Oro, desde cuyo cargo sirvió lealmente a su Provincia, con las características de su elevado patriotismo y profundo cariño a su suelo natal. Durante dos años sirvió a su Ciudad en calidad de Concejal del Cantón. Posteriormente cuando se organizó el Colegio de Ingenieros Civiles de El Oro, sus colegas de profesión, le confiaron la Presidencia de esta joven institución clasista, dignidad con la que concurrió al Primer Congreso de Ingenieros Civiles del Ecuador, realizado en Guayaquil, en Mayo de 1969, evento en el cual tuvo el honor de ser Vicepresidente. Asimismo, en su calidad de Miembro del Club Rotario de Machala, sus compañeros rotarios lo eligieron Presidente del Club para el período de 1970-71, dignidad que la desempeñó con todo acierto organizador y talento de dirigente capacitado. Como profesional de reconocidos méritos, que ha escrito ya páginas de aplaudidas obras en todos los campos de su actividad, mediante el fuego sagrado de su mentalidad ágil y vasta cultura, la Universidad Técnica de Machala requirió sus servicios, nombrándolo Profesor Principal de Matemáticas, Cátedra que la ha desempeñado con preparación que ha satisfecho plenamente al estudiantado, contribuyendo lealmente a superar la cultura profesional que desarrolla la Universidad macha-leña, tanto como a reafirmar su prestigio institucional.

	Además, el Ing. Orellana León ha sido Miembro del Consejo Universitario, como Representante del Ministerio de Educación Pública. Durante las gestiones para la elección del Primer Rector de la Universidad, un calificado grupo de Profesores y Representantes, auspiciaron en forma espontánea la candidatura del Ing. Orellana León para ocupar esta dignidad en la U.T.M. Entre otras funciones, ejerce el cargo de Fiscalizador del I.E.S.S. (Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, de las obras que ejecuta en esta ciudad.

El Ing. Eduardo Orellana León, está considerado como uno de los prestigiosos hijos de Machala y la Provincia, que, con sus propios esfuerzos y el impulso de sus indiscutibles méritos, se ha elevado a esferas dignas de especial distinciones, destacándose como una figura profesional esperanzada para el progreso futuro de nuestra Provincia, por sus claras proporciones de sinceridad y patriotismo, de preparación severa y preclaro ingenio.



SR. ABRAHAM ABAD ROMERO

	La provincia de El Oro, enalteciendo a la Patria, se ha honrado siempre con la presencia de hombres y mujeres de alta jerarquía en el escenario de sus actos vitales. De ahí son sus méritos y la fama que se proclama en la nación ecuatoriana, ya que sus virtualidades creadoras son eternas en todos los órdenes de la actividad humana, porque permanentes son sus realizaciones y arraigado el espíritu cívico y patriótico del pueblo.

Uno de estos casos está presente en la personalidad del distinguido ciudadano y caballero cuyo retrato exorna este bosquejo biográfico. En medio de su modestia es de veras respetable, porque sabe mantener esa personalidad en alto nivel, como lo hacen los hombres de auténtica valía. En la ciudad de Pasaje, en ese histórico Pasaje de las Nieves, donde fue su nacimiento y donde vive consagrado a sus quehaceres agrícolas, -porque Abraham Abad Romero es esencialmente hombre del agro- ha honrado a la función pública en los siguientes cargos: Concejal y Vicepresidente del I. Ayuntamiento, y Jefe Político del Cantón. Al finalizar su período edilicio, fue elegido por el pueblo Vocal Representante de Pasaje ante el H. Consejo Provincial de El Oro dignidad en la que laboro durante dos años con notorio afán de servicio y laudable honestidad administrativa, dignos de todo encomio. Ha formado filas y ha sido dirigente de otras organizaciones sociales, y tuvo destacada actuación en el rotarismo pasajeño. Es País. Presidente del Club Rotado de Pasaje. Presidente de la Junta Liberal Cantonal, ha vigorizado con sus hechos positivos este movimiento ideológico, ofreciendo así su aporte, en los planos cantonales, para la mejor conducción de los destinos políticos de la República. El señor Abad Romero es uno de los más prominentes personajes del agro orense. De ahí es la razón por la que los auténticos trabajadores del campo, lo eligieron, en magna Asamblea, Presidente del Centro Agrícola Cantonal, y su período, que acaba de terminar, se caracterizó por una interesante y fecunda gestión de bien institucional. En este nuevo período de 1973 ha actuado como, Asesor del Centro. Anteriormente, una numerosa audiencia de agricultores lo eligió Vocal Principal del Directorio de la Junta Provincial de Fomento. Esa Junta de Fomento que tantos bienes hizo a nuestra provincia, en su época de oro, cuando el denominador común de su acción progresista, sin precedentes en la historia de El Oro, era una nítida e incólume honestidad administrativa; Junta que, por una traición del velasquismo a la provincia que le ungió Presidente de la República al Dr. Velasco Ibarra, por una aberración absurda e imperdonable, fue liquidada por un decreto dictatorial sin pena ni gloria, en vez de superar los problemas y sistemas de organización institucional, destituyendo, así mismo, por decretó supremo, a los malos servidores que habían causado la ruina de la Institución. El señor Abad Romero proclama la unidad nacional de los hombres del agro. Idealista y realizador, tiene en su haber dos importantes obras, material, la una, espiritual, la otra: construyó en 1966 la Casa del Agricultor, magnífico edificio que sirve de lugar de cita de los hombres del campo, el mismo que permaneció en armazón, abandonado por anteriores administraciones durante muchos años. Concibió la idea, digna de estímulo y aplauso, de institucionalizar el DIA DEL AGRICULTOR ECUATORIANO, para, sin distingos de regiones, lograr así la ansiada unidad nacional y formar un frente común en defensa de los intereses agrícolas y vigorizar la acción creadora de la riqueza nacional. La brillante iniciativa avanza en sus propósitos bajo los auspicios de la Cámara de Agricultura de Guayaquil y de los Centros Agrícolas de la República, que, después de una gran asamblea, gestionarán ante el Supremo Gobierno que dicte el decreto de creación correspondiente. Esta es a grandes rasgos la personalidad del señor Abraham Abad Romero, cuya semblanza nos es grato presentar.


SEÑOR VÍCTOR MANUEL SERRANO MURILLO

El Señor Víctor Manuel Serrano Murillo, desciende de una estirpe gloriosa de patriotas, que forjó la nueva mentalidad ecuatoriana a raíz de la revolución del 95, grabando hondamente en el espíritu de la nacionalidad la filosofía del Liberalismo alfarista, a fuerza de cruentos sacrificios en los campos de batalla. Fueron sus padres el General Manuel Serrano Renda y la Señora Clara Murillo de Serrano Renda, quienes dejaron en sus descendientes, la semilla de su vida ejemplar de patriotas, hondamente sumergida en los surcos de vidas modeladas, con el pulso y abono de la belleza de sus corazones y talento creador. Desde esas almas nobles que gestaron la transformación nacional y dieron al Ecuador un nuevo Código de Libertades Públicas, han surgido los patricios y beneméritos ciudadanos, como el Señor Víctor Manuel, el Lcdo. Colón Serrano Murillo, que honran a la Provincia de El Oro y al Ecuador. Ha venido trabajando el Sr. Víctor Manuel Serrano Murillo, íntegramente por nuestra Provincia, a la que ha consagrado todas sus energías y su política de beneficio colectivo. Es uno de los patriotas y arquitectos del progreso de la Provincia de El Oro, que dirigió preferentemente su atención al desarrollo de la vialidad, mediante un meditado Plan Vial, que lo cumplió en su mayor te, cuando estaba presidiendo el H. Consejo Provincial allá por el año 70. Con su acertada política vial logró enlazar a los pueblos que antes habían permanecido distanciados y cada uno viviendo en forma íslica. Promovió su dinamia económica, con el intercambio constante de pasajeros y turistas, incorporando, a la vez, nuevas áreas agrícolas al movimiento de producción y consumo interno. Esta política caminera llevada por el Sr. Serrano Murillo, dio posibilidades de trabajo a sus habitantes, una fácil penetración a los campos de cultivo, por parte de negociantes y comerciantes, promoviendo, consecuentemente, un verdadero despertar de las actividades comerciales, industriales y agrícolas, en una escala apreciable, surgiendo como cuota de ventajas inmediatas, la formación de nuevos núcleos poblacionales de la ruralidad, con lo cual, se logró descongestionar otros sectores que han estado abrumados por una superpoblación, que ha presionado con gravedad de problemas a todos los habitantes. Cuando regía los destinos provinciales en su calidad de Presidente de la Primera Administración del H. Consejo Provincial de El Oro, el señor Víctor Manuel Serrano, dio iniciación al Plan General de Desarrollo de la Provincia de El Oro, emprendiendo en un capítulo de importantes obras víales, mediante contrato suscrito con la Constructora Nacional de Carreteras Sociedad Anónima (CONACA S. A.), el 20 de Octubre de 1960, para los trabajos de mejoramiento de la capa base y pavimentación asfáltica de las carreteras que abarcan el ámbito territorial de los tres Cantones costaneros, incluyendo construcciones de puentes como el de hormigón recomprimido sobre el río Jubones, en el Sitio La Iberia, y otro sobre el río Moromoro. Aparte de estas obras que realizó el Señor Serrano Murillo, ya en servicio, trabajó las de alcantarillado; de ensanche y mejoramiento del puente sobre el Canal de Riego y la entrada de la población del Guabo. Rellenos con material transportado para las carreteras vecinales al Guabo. Puente en la carretera Arenillas-Hualtaco. Carpeta asfáltica en la zona urbana de Arenillas, etc., etc.. Hasta aquí solamente mencionamos las obras viales que las dejó expeditas en su administración, el Sr. Serrano Murillo, desde la Prefectura Provincial. Con este inventario de realizaciones es suficiente lastre para conocer su valía como hombre de empresa y como ejecutivo progresista y de grandes iniciativas, que se ha caracterizado por su talento administrativo, celo patriótico y leal espíritu de servicio al pueblo.

	El Sr. Víctor Manuel Serrano M., además de ha desempeñado la Presidencia del H. Consejo Provincial de El Oro, durante el período de 1959-1962; y, luego, la Prefectura Provincial en el período 1967-1970, ha sido Concejal de la I. Municipalidad de Machala, Encargado, por varias ocasiones de la Alcaldía, durante la primera administración Alcaldicio del Señor Manuel Laniado de Wind.

En la campaña que inició Machala para conseguir la creación de la Universidad Técnica, el Señor Víctor Manuel Serrano Murillo, fue designado Presidente del Comité Pro Universidad Técnica de Machala, habiendo desarrollado una labor altamente patriótica, junto a destacados machateños, con quienes consiguió ceñir la frente de la progresista Ciudad Machaleña con laureles de triunfo, al obtener la autorización legal para el funcionamiento del Instituto de Cultura Superior en la Capital Orense. Con todas estas obras, que brevemente hemos expuesto, realizadas con sinceridad patriótica y capacidad a prueba, por el Sr. Serrano Murillo, la Provincia de El Oro, ha grabado en el pecho de cada ciudadano, el nombre de un patriota cabal y de ejemplar consagración al bienestar y progreso de los pueblos orenses, confirmando al abanderado que honra esta página con su efigie, la insignia de la Gratitud Provincial Orense, especialmente por sus valiosas obras de vialidad y educación. De esta manera el Sr. Víctor Manuel Serrano Murillo ha engrandecido a su Provincia y a Machala, la bella Ciudad que se asienta ufana en un pedazo luminoso de trópico y llanura exuberante, cubierta de realizaciones, racimos, promesas económicas y talentos extraordinarios. El patriota solamente ha tenido la preocupación de hacer el bienestar del pueblo órense. Por todas partes se ven los caminos de su impulso creador y fecundo, adentrándose en el corazón de los pueblos y fundiéndose en una época histórica trascendental. En todos los pueblos está el espíritu anheloso, progresista y cordial del Señor Víctor Manuel Serrano Murillo, como la magnificencia de la naturaleza del suelo órense, que permanece ardiendo de energías y primaveras, plena de sol y desbordante de clorofila, donde se siente el alma de ancestros libertarios, cuajados de grandeza en los años transcurridos, en cuyos vasos se ha modelado ese infinito destino económico y victorioso de nuestra Provincia de El Oro.

SR. VICTOR SERRANO MURILLO PRESIDENTE DEL COMITE PRO-UNIVERSIDAD TÉCNICA DE MACHALA. EN 1968, LUCHÓ Y CONSIGUIO SU FUNCIONAMIENTO. Histórica gráfica captada el primero de Septiembre de 19G8 en el Salón Máximo de Sesiones del H. Consejo Provincial de El Oro, que recoge el momento en que se organizó el COMITÉ PRO-UNIVERSIDAD TÉCNICA DE MACHALA. El Sr. Víctor Manuel Serrano Murillo, Prefecto Provincial en ese año, fue elegido Presidente del Comité, quien aparece de pie exponiendo la planificación de la noble causa que había emprendido con fervor patriótico la ciudad de Machala y la Provincia.

Es digno dejar constancia que el Sr. Víctor Manuel Serrano Murillo desarropó una labor ampliamente patriótica y consagrada a la petición de conseguir la Universidad para su Ciudad, junto a destacados machaleños cuyos nombres ya están consignados en la Historia, con quienes logró gloriosamente ceñir la frente de la Bella Ciudad Bananera, con laureles de triunfo al conseguir la autorización para el funcionamiento de la Universidad Técnica de Machala.

DR. BERNARDO AGUILAR L. El Dr. Bernardo Aguilar L., fue el gestor y realizador de la cantonización de Piñas; de aquella ardua y gigante empresa, de cuerpo y alma, de reivindicar los justos derechos políticos de este progresista pueblo orense, que se halla situado, en parte, dentro de los ramales de las Cordilleras que forman la amplia Hoya de Zaruma y en el punto donde comienza a abrirse, hacia el Occidente, los dos grandes ramales de Cordilleras, que en forma de un gancho abierto, se desprenden desde el Nudo de Guagra-uma, engastado en la Cordillera Occidental de los Andes. A esta noble y cruenta tarea cívica, de dar fisonomía y personalidad jurídica a su ciudad natal, consagró por entero su vida, sus mejores esfuerzos y claro talento, el prestigioso Abogado, honra del Foro Ecuatoriano, que en la Ciudad de la República, tuvo destacadas actuaciones, junto a eminentes colegas jurisconsultos. El Dr. Bernardo Aguilar L., fue hombre de acción, inteligente, sagaz y patriota a carta cabal; que se manifestó grande por sus ideales, inflexible en el cumplimiento de sus deberes; abnegado y verdadero misionero de de las causas que abrazaba su espíritu, como la Cantonización de Piñas, El Oro. Los historiadores que algún día traten escribir la biografía de los exponentes del civismo de Piñas, tienen que perfilar la silueta gallarda del prestigioso jurista órense, con las características brillantes del continente de su recia personalidad intelectual, destacando con relieves de diamante, en el Dr. Aguilar L., sus altas virtudes patrióticas, la frondosidad de sus notables ideales civilizadores; sus convicciones profundas y sinceras. En el Dr. Aguilar L., se advirtió, como moneda de buena ley, su desinterés absoluto. Nada quiso para su vida y la de los suyos. Vivió sordo al interés mezquino y a las especulaciones del cálculo egoísta y destructor, y, solamente amó y sirvió a su Patria Chica, con aquella noble abnegación que constituye el culto santo: únicamente con el anhelo febril de verla progresista, culta y grande, ungida gloriosamente a la categoría de Cantón, porque así, este ilustre hijo de Pinas, se rendía con todo el cariño para acariciar la maternal querencia que lo vio nacer. La bella Ciudad de Piñas, que nosotros la hemos llamado cariñosamente, CIUDAD HOSPITALARIA Y CORDIAL POR TRADICION; culta y atrayente por herencia; generosa y acogedora como cuna maternal, porque está siempre lista para dar el abrazo de amistad y de familia a todos los ecuatorianos, cada año que transcurre y al rememorar su gesta aniversaria de Cantonización, recuerda con lealtad y gratitud el nombre de este patricio y lo recomienda, a las nuevas generaciones, con las excedencias de sus méritos, para que estimulen su vida, con el contenido de sus lecciones cívicas, edificantes y constructivas. Nació este misionero de la grandeza de Piñas, el 23 de Diciembre de 1889, y en su misma ciudad siguió sus estudios primarios. Los secundarios en el Colegio Nacional "Bernardo Valdivieso", de la ciudad de Loja; continuando los Superiores en la Universidad estatal de la misma ciudad castellana; habiendo culminado su carrera profesional en la Universidad Central de Quito, con la incorporación al Cuerpo de Abogados de la República el 13 de Septiembre de 1920. Desde que formó filas en el profesionalismo, en su calidad de Abogado honesto y digno, empuñó con emoción todas las banderas que se agitaban por las reivindicaciones cívicas. Con una poderosa mentalidad de conductor y líder de las nobles campañas, se alineó como soldado de la cruzada política de la Cantonización de Piñas, gestionando incansablemente su autonomía política administrativa. Levantó su tienda de campaña en Quito como REPRESENTANTE de este movimiento cívico-patriota, y convirtió su bufete profesional en trinchera y barricada hasta conseguir el triunfo de su suelo patrio, luchando día y noche; soportando vigilias y hasta carencia del pan cotidiano para su familia. Por su pasión en el anhelo de forjar la nueva vida política de Piñas y su tenacidad empeñosa en culminar con su empresa, el Ilustre Ayuntamiento que se inauguró el primero de Enero de 1941, depositó en el pecho del patriota y de verdadero hijo, frescos laureles de reconocimiento y gratitud en nombre de Piñas, declarándolo en su primera sesión solemne de inauguración: HIJO BENEMERITO Y PREDILECTO de Piñas. Así el benemérito Dr. Bernardo Aguilar L., cumplió con calidad excepcional de héroe, de jornada patriótica, el apostolado histórico de su misión que se había impuesto: CANTONIZAR A PIÑAS. El Dr. Bernardo Aguilar L., fue casado con la distinguida señora Arcelia Loayza, cuyo hogar acarició la vida de cinco hijos que responden a los nombres de Emma Piedad, Augusto Guillermo, Galo Arturo, Gonzalo Alfredo y Enrique. Los únicos sobrevivientes son la señora Emma Piedad Aguilar Loayza de Merizalde, casada con el Capitán de Aviación (r) Francisco Merizalde y Enrique Aguijar Loayza, quienes han heredado las brillantes virtudes de sus padres. La señora Emma Aguilar de Merizalde es Profesora de Música y tiene una hijita llamada Grace Marianita. El Lcdo. Enrique Aguilar Loayza, reside en Suiza, casado con la damita Fabiola Ruiz Armendáriz de Aguilar. Su hogar está alegrado por cuatro hijos: Doris, Natalia, Ada Fabiola y Pablo Alberto. Después de la muerte del Dr. Bernardo Aguilar L., que enlutó a su ciudad cuna, acaecida en la Capital de la República el 25 de Julio de 1967, su nombre insigne ha quedado como galardón de la Ciudad de Piñas, honrando desde ultratumba la fecundidad pródiga de su tierra nativa, con la grandeza excelsa de las semillas de sus virtudes cívicas y de su elevado ingenio.




SR. HARALDO G. GALLARDO A.

Poeta de sensibilidad exquisita; dueño de una forma rítmica y elegante. Sus poesías nos ha entregado como el testamento anticipado de su vida y de su dolor infinito. Al reconstruir mentalmente el retorno a sus lares, el poeta se deja llevar tranquilo y muellemente por las corrientes emotivas de su propio corazón, y, desde la distancia, escucha a su río parlero y contempla la belleza de sus campos multicolores. Al recuerdo de su patria Chica, su espíritu se desborda con todos los caudales de su música interior, pugnando por encarnarse en la orquestación del verso, que brota espontáneo en cada motivo geográfico y paisajista de su ciudad cuna. Cuando el poeta ciñe con sus versos la frente de su querida ciudad de Pinas, cariñosamente le dice:


Qué hermoso es el paisaje en que se ostenta el hidalgo y cristiano pueblo mío, con sus altos y bajos edificios. Lo circundan los viejos centinelas, dos cumbres escalando el infinito, lindo cofre de lujo diamantino.

Que en muy suave declive, estrecha vega. Alzase la ciudad...! Un paraíso, por su paz, belleza y atractivo.

Un símbolo que entraña la grandeza, el honor, el deber y el patriotismo, la católica fé: dignos principios.

Como todo poeta que conserva preciosos inventarios de inspiración lozana y rica en matices, el señor Haraldo G. Gallardo A., ha modelado su alma con fuertes golpes del mar de su vida, que, de cuando en cuando, agudizaron su dolor en acantilados inevitables. Con este dolor sintió hondamente el despertar de su espíritu, con amplitud de alas en busca de alturas, a través de caudales de luz, para enseñorearse en los mundos de la belleza ideal y hacer de la poesía guía y consuelo de sus inspiraciones; la brújula y piloto en la navegación de sus ideales; la compañera y maestra en su misión de cantar a su tierra nativa, puesto de hinojos, con los ritos elevados de su lira poética y belleza profundamente humanística. Sus joyas literarias, de apreciable quilataje, las ha repujado con una imaginación exuberante y de profundo sentimentalismo. Hay en cada una de ellas una maravillosa producción de versos, la floración espontánea y rica de poemas y églogas, que irrumpieron de su vena lírica, en diferentes etapas de su existencia valiosa y bajo los diversos estados de su alma delicada, versos que se hallan diseminados profusamente en revistas y periódicos nacionales. Asimismo, en homenaje a Piñas, su cordial y hospitalaria ciudad, como la hemos bautizado cariñosamente, lanza como nidadas de ruiseñores, en plenitud de ascenso y vuelo, bajo los cielos de la inspiración prefabricada del artífice del ritmo pulcro, diamantino y avasallador, estos fragmentos que los hemos tomado de su poema, intitulado "HOMENAJE A MI PIÑAS", y que dice:

Cual pétalos de rosas, mi poema lo deshojo a tus pies, Piñas querido, desde un paisaje de la heroica Quito.

Tu ruta alumbra una feliz estrella, y tiene en tu haber Bandera e Himno y Escudo de Blasones honoríficos.

La antorcha del progreso centellea...! Es tu carrera próspera... Tus hijos, te colmen de ventura y de prestigio...!

Un nuevo Aniversario...! En tu diadema se engarza, reluciendo otro zafiro...! Nuevo anuncio de gloria es tu destino...!

Ha colaborado, además, el señor Gallardo A., en varías revistas del país: "Iniciación", de Portoviejo; "Guayaquil Gráfico" y "Letras y Números de Guayaquil. También ha prendido su pensamiento patriótico en los Diarios "El Universo" y "La Opinión Pública", de Guayaquil; "El Municipio", de Zaruma. Redactor del periódico "En Marcha", Quincenario Independiente y Órgano del Grupo Periodístico Piñasiense. Corresponsal con el pseudónimo de Jorge Militar. Autor de la letra "Himno a Piñas", cuya música es del compositor lojano Segundo Cueva Cely. En el campo del civismo, la figura del Sr. Gallardo A., descuella como ejemplo y lección para las nuevas generaciones. Fue uno de los gestores que llevaron a feliz término la cantonización de Piñas; Primer Vicepresidente del I. Concejo Cantonal, y, luego, su Presidente. Delegado al Primer Congreso de Municipalidades de la República en 1941, que no tuvo realización debido a la invasión peruana en ese año. Jefe Político del Cantón en 1944, que impulsó obras de adelanto, como la construcción de dos tramos de carretera a la troncal Panamericana (Presidente Ayora), desde San Roque y Moromoro. En 1948, concurrió como Diputado Suplente por El Oro al Congreso Nacional. En el mes de marzo de 1949, asistió a las Sesiones Plenarias de Legisladores del Litoral en la ciudad de Guayaquil. Durante los años 1957-1959, fue designado el Primer Agente-Cajero del Banco Provincial de El Oro en Piñas. El señor Gallardo A., se ha caracterizado como el ciudadano más fervoroso por el progreso de su tierra nativa, poniendo su especial interés en la educación y cultura de su pueblo, así como en diversas obras públicas. Realizó, mediante su influjo y espíritu patriótico, la apertura de la Avenida Loja de Piñas, desde el antiguo edificio de la Escuela González Suárez hasta la Cadena, carretera troncal de la Panamericana, conocida con el nombre de Presidente Ayora. Como autor del Himno del Cantón Piñas y del Colegio Nacional Nocturno "Leovigildo Loayza", se le ha otorgado sendos y honrosos Acuerdos. Se halla actualmente el Sr. Gallardo A., preparando para su publicación un Libro de Versos con su aditamento en prosa. Reside en Quito, desde el tres de enero de 1942.

HIMNO DEL COLEGIO NACIONAL NOCTURNO "LEOVIGILDO LOAYZA LOAYZA"

Letra de: Haraldo G. Gallardo Añasco Música de: Zulemma Blacio Galarza

CORO Bello día ya vemos clarear a la luz de esplendente alborada; de la noche de sombras poblada, áureo sol en el cielo brillar.

ESTROFAS

La apertura de un nuevo Colegio brinda a Piñas hermosa esperanza en su ideal de progreso que alcanza y, a la par, un altísimo honor. Es augurio de bien y alegría, nuevo nuncio que al pueblo engrandece y que nunca, jamás, lo envanece y en silencio se eleva a un sitial.

De entusiasta alumnado sea norma de respeto, de amor y nobleza al Colegio, que es templo y grandeza del honor, la virtud y el saber. Que se sienta movido a ser honra, pedestal, con pasión generosa, y a seguir trayectoria gloriosa del Patrono, un egregio varón.

Adelante a un futuro halagüeño, adelante a los grandes anhelos: recompensa tendrán los desvelos, el esfuerzo, el honor y el deber. Que el emblema sagrado de Patria, tricolor cantonal, flote al viento, y nos una cordial sentimiento de dar honra a la tierra natal.


SRA. ARCELIA LOAYZA DE AGUILAR


Esposa y madre abnegada, que rodeó de brillantes virtudes de civismo a su digno hogar, como si fuera una corona de brillantes ciñendo la frente de una Soberana. Nació en Piñas el 14 de Octubre de 1897 y fue hija del Señor Nazario Loayza y de Doña Alcira Coronel. Heredó de su padre el patrimonio espiritual de su vida pulcra e intachable; de su amor al trabajo y política sana, sagaz, esmeradamente delicada.

Porque la distinguida Matrona Arcelia Loayza de Aguilar, descendía de esa estirpe gloriosa y pujante que hizo el progreso Seccional, era de alma grande y exquisita, que se estremecía de emoción y de civismo, al contacto de las causas nobles, como fue la Cantonización de Piñas, Cuando se agitaban las campanas de la ciudad predestinada a los triunfos, llamando al civismo para que Piñas se incorpore al concierto de los pueblos progresistas y libres, con la fisonomía de Cantón, la distinguida Damita, digna esposa del Dr. Bernardo Aguilar L., se unió resueltamente para cooperar con el empeño patriótico, de hacer realidad la Cantonización de Piñas. Junto a su esposo y adalid de esta Obra emancipadora, estuvo acompañándolo en todo momento, ayudando en forma silenciosa y sacrificada a modelar el triunfo de su pueblo natal. Con su espíritu sublime de comprensión fraternal y de selección de su progenie, empuñó también esta bandera de lucha y con Ella caminó gestionando el Decreto de Cantonización, casi siempre por senderos de espinos, porque ambos: Ella y su esposo, se veían abocados, muchas de las veces, a angustiosas situaciones de que también hacía falta el pan en su mesa, porque toda su vida la entregaron a la causa y no había tiempo para atender las necesidades hogareñas de su fámula. Sin embargo, afuera, los incomprensibles, aquellos que cerraron los ojos para no contemplar a los forjadores, que solamente se dedicaban a abrir sendas expeditas hacia el porvenir de su pueblo nativo; aquellos, decimos, echaban sombras sobre la luz meridiana de su obra patriótica, que nunca la abandonaron hasta contemplarla hecha realidad tangible. Cantonizado Piñas, la Señora Arcelia Loayza de Aguilar, miró jubilosa y complacida el fruto de sus vigilias y sacrificios. Entonces, y sólo entonces, retornó el pueblo agradecido para rendirle el homenaje de gratitud a los esposos: AGUILAR-LOAYZA, porque comprendieron que en ellos hubo pureza de civismo, estallido sublime de sentimientos patrióticos y cumplimiento cabal de sus deberes para con su suelo natal. La Señora Arcelia Loayza de Aguilar, falleció el 18 de enero de 1967, en el mismo año en que también se apagó la preciosa existencia fecunda de virtudes cívicas de su esposo el Dr. Bernardo Aguilar L. Piñas en cada aniversario de su Cantonización, recuerda con sublime respeto y admiración, el nombre de la Sra. Arcelia Loayza de Aguilar y de su esposo, Dr. Bernardo Aguilar L., engastándolos en el corazón de su pueblo, con sus virtudes de egregios patriotas, que emanciparon a Piñas a golpes de cruentos heroísmos y sacrificios ejemplares. Con ellos también destaca los demás nombres de los ínclitos varones que forjaron la Cantonización de Piñas. Falta, ahora, solamente, que la Ilustre Municipalidad, relieve en una placa de mármol sus gloriosos nombres, para que las generaciones venideras rindan su reconocimiento con más claridad de recordaciones cívicas y perpetúen la efemérides del 8 de Noviembre, como fecha luz de emancipación política, de ejemplar patriotismo y amor al terruño. Dejó la dignísima Matrona una distinguida descendencia de cinco hijos: Emma Piedad, Augusto Guillermo, Galo Arturo, Gonzalo Alfredo y Enrique, sobreviviendo la Señora Emma Aguilar Loayza de Merizalde y el Ledo. Enrique Aguilar Loayza, quienes han formado hogares respetables y Heno de las virtudes que les dejaron sus padres, como herencia espiritual.



SEÑORA MARÍA INES AGUILAR DE UGARTE






SEÑORA MARÍA INES AGUILAR DE UGARTE PRESIDENTA DEL COMITE DE DAMAS DE LA CRUZ ROJA PROVINCIAL

Su noble misión Jesucristina ha florecido con múltiples cualidades por muchos años, para auxiliar a las familias caídas en desgracia.

La Damita Orense Sra. María Inés Aguilar de Ugarte, se ha identificado con el ideal de las grandes Instituciones humanitarias del mundo.


La Sra. María Inés Aguilar de Ugarte ya es una figura destacada y de existencia fecunda, vaciada en moldes de sinceridad y patriotismo y purificada en el fuego sagrado de amor al prójimo y a su Patria; de amor al hogar, a la verdad y a la nobleza; a la justicia y al bien. Su espíritu altruista y que ha tenido el acento de una voz armoniosa con su característica piedad que se acendra con rasgos de misticismo, se ha tendido como una gasa sutil sobre ese inmenso campo desolado donde solamente se levantan penas, necesidades y el martirizante dolor humano. Allí ha puesto su vida como un manojo de fibras sensitivas, para cubrir las angustias de los desheredados de la fortuna Allí ha permanecido como una lámpara viva, ardiendo permanentemente para alumbrar las débiles existencias. Allí se ha venido consumiendo su vida, que otras mujeres la hubieran dedicado al disfrute en medio de las comodidades, porque a la distinguida damita nada le ha faltado en su hogar; sin embargo, prefirió estar al lado de los que sufren intensamente, consumiendo toda su vida que arde, porque ha sido intensa vibración espiritual humanitaria y llamaradas de luz que han alumbrado piadosamente el camino de los menesterosos. Como Presidenta del Comité de Damas de la Cruz Roja Provincial, ha aliviado con su acendrada labor humanitaria las angustias de los sectores indigentes de Machala y Puerto Bolívar: ya llevando el alimento de primera necesidad, como poniendo la venda sobre los dolores, cuando las enfermedades han invadido los hogares pobres; ya prodigando ayuda a los que requerían, mediante aportes económicos a los enfermos hasta que recuperen la salud, a los que se sometían a operaciones quirúrgicas; a las madres de numerosos hijos y a los viajeros indigentes que necesitaban dinero para su transporte; a las víctimas de incendios o de calamidades públicas; como también su corazón ha vibrado de alegría con las caritas risueñas de los niños de nuestra Frontera Sur-occidental, dándoles momentos de felicidad, desgarrando aunque sea por momentos, ese tradicional velo de tristeza congénita, al haber llegado hasta los umbrales de modestos hogares, para acariciar los rostros inocentes y hacer sonreír esas vidas abandonadas, estimulándolas con obsequios de ropa, dulces, juguetes, haciendo realidad auroral las pascuas en estos apartados rincones fronterizos de nuestra Patria. Amando a buenos y a malos, sin establecer prerrogativas y discriminaciones, con un corazón que ha perdurado como oro de buena ley y engastado, a la vez, como diamante en el corazón del pueblo necesitado, al que lo auxilió y lo ha venido cuidando solícitamente, concurría la distinguida Damita Sra. María Inés de Ugarte, juntamente con su Comité, para ayudar a las víctimas de los incendios, como el de El Cambio en 1962; el de Portovelo en 1963; el de la ciudad de Pasaje en 1964; y allí junto a los damnificados extendía sus manos de ayuda y consuelo. La Matrona, flor de bondad se sublimizaba con su espíritu de caridad jesucristina y para ella no eran obstáculos de ninguna clase las distancias ni temporales, para acudir pronto y solícita a cubrir el dolor y la desgracia de nuestros hermanos, con la venda de su cariñosa ecuatorianidad y con toda la pasión de su amor y delicadeza a las familias sufridas. Como incansable buscadora del ideal de Jesucristo, la prestigiosa Damita Orense, María Inés de Ugarte, ha sacrificado horas de horas en bien de los necesitados; ha dedicado todo su valioso tiempo para repartir beneficios a las familias que pedían ayuda, con el aporte de una vida inmensa e íntegra, prolongada en interminables actividades sociales, identificándose con el gran ideal que persiguen las Instituciones humanitarias, como CARITAS, potente organización conformada por los católicos de Estados Unidos, de la filial de Alianza para el Progreso, que consiguió la inscripción del Comité de Damas de la Cruz Roja, para atender con alimentos a los barrios pobres de Machala y Puerto Bolívar. La Sra. María Inés de Ugarte, con su noble misión humanitaria, cada día, florece en amaneceres de múltiples actividades sobre el limo órense, para conseguir fondos que vayan a auxiliar a los necesitados caídos en desgracia. Organiza rifas, bailes de gala en los Salones del Grand Hotel Machala; presentaciones de atractivos Show de desfiles de elegantes peinados en moda; desarrolla actividades culturales, como Horas Radiales, presentando la Guía Profesional de Machala. En asocio de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas; todo con el fin de recoger fondos, aparte de las cuotas de las Socias de su Comité. Además, con su Comité participa en una intensa vida social, cumpliendo con deberes cívicos al tomar parte en los desfiles con motivo de las fechas históricas, como la del 24 de Mayo, dando así ejemplo de amor a la Patria. Organiza el Ropero del Pobre con el aporte de las Sodas del Comité y de personas caritativas. Inaugura Cursos de Enfermería de Primeros Auxilios, con la cooperación de distinguidos profesionales. Reparte Botiquines de Primeros Auxilios a Colegios, Escuelas de Machala y la Frontera Sur-occidental. Y así, la Cruz Roja que preside con tanto acierto la dignísima Benefactora Sra. María Inés de Ugarte, se multiplica en actividades y bienes para los pobres, colaborando con todas las instituciones de Beneficencia pública; repartiendo a las Brigadas Juveniles de la Cruz Roja, literatura ilustrativa, estandartes y botones insignias. Al Hospital Teófilo Dávila, el Comité hace la donación de una incubadora y un resucitador de oxígeno, artefactos que fueron importados directamente, por intermedio de la Junta de Asistencia Social de Machala. Pero el campo del dolor, de la desgracia y de las necesidades imperativas, no fue su radio de acción benefactora. La Sra. María Inés de Ugarte y su Comité llego hasta el campo primaveral de los niños, hacia los sitios más alejados, como el Batán, en donde visitaron la Escuelita que permanece arrinconada en las estribaciones de las Cordilleras provenientes de la Hoya de Zaruma, como perdida en la jungla hostil. Allí, junto a los niños abandonados, se sucedieron las emociones más tiernas que surcaron las mejillas con lágrimas espontáneas, porque nadie había visitado este paraje, que aún demora olvidado del resto de los pueblos progresistas. Los niños y los padres de familia vivieron momentos de intenso júbilo y hubieron muchas lágrimas furtivas e impresionantes que rodaron silenciosas por las mejillas de los nativos. Los corazones de las damitas humanitarias de la Cruz Roja latieron con más afecto, compartiendo horas de felicidad con nuestros ecuatorianos, casi olvidados en esos sitios agrestes y amurallados por falta de vías expeditas de comunicación. Y así, con la dignísima Matrona María Inés de Ugarte, Presidenta del Comité de Damas de la Cruz Roja Provincial, llegaban las Navidades hasta las apartadas Escuelitas de los pueblos de nuestra Frontera Sur-occidental, al amparo de su estandarte y de su misión noble y redentora. Se hacía presente en las Escuelas de Chacras, Guabillo, Balsalito, Carcabón, Huaquillas y la Pitahaya, repartiendo ajuares, agasajos hogareños a los niños, las cajitas enviadas por la Cruz Roja de EE. UU.; ropa, juguetes, dulces, pastas dentífricas, cepillos de dientes, vajillas, etc., etc. El selecto grupo de Damas de exquisita cultura, presidida por la distinguida Sra. María Inés de Ugarte, con su labor constante y abnegada, ha hecho el bienestar de Machala, bajo ese principio de que, ayudar a vivir feliz y en paz a otro, se ayuda también a sí mismo, porque crece la estatura moral e intelectual y se dulcifican las almas con ese júbilo de la magnanimidad y la caridad cristiana. La vida de la distinguida Damita María Inés de Ugarte, a través de sus múltiples labores de beneficio social, constituye una enseñanza viva y plausible de virtudes singulares de grandeza moral, que con justicia han atraído la admiración y la gratitud del pueblo orense. Está considerada como la heroína de las clases indigentes de su pueblo, porque ha cumplido fielmente el apostolado piadoso y de la caridad cristiana, socorriendo a los necesitados, ayudando a los niños abandonados y poniendo la miel de su corazón humanitario y filántropo, en esos campos donde campea la vorágine del oro que produce el banano.

La Sra. María Inés León de León, en nombre del Comité de Damas de la Cruz Roja de Machala, hace la entrega de un conceptuoso Pergamino a la distinguida damita Sra. María Inés Aguilar de Ugarte, en reconocimiento a su labor profundamente humanitaria, desarrollada, algunos años, en beneficio de los pueblos orenses. La benefactora también ostenta la dignidad de Presidenta de Honor de la Cruz Roja de Machala.


CASA CUNA "FERNANDO UGARTE", DE MACHALA Obra Humanitaria de la Damita Orense: MARÍA INÉS AGUILAR DE UGARTE

Edificio funcional de cemento armado inaugurado el primero de Noviembre de 1964, que el Comité de Damas de la Cruz Roja de El Oro, presidido por la distinguida matrona señora María Inés Aguilar de ligarte, entregó a la altiva y gallarda ciudad de Machala, con el júbilo del deber cumplido y el ideal alcanzado. Un alegre hogar confortable que, desde ese entonces, sirvió de albergue cariñoso a la niñez de hoy y de mañana de la ciudad de Machala. El Comité de la Cruz Roja femenino, formado con almas de dilección y nobles corazones; con espíritus exentos de egoísmos, que saben olvidarse de sí mismo en pos del ideal de servicio a sus semejantes, levantó su estandarte como símbolo de cruzada humanitaria, hasta hacer tangible su obra de caridad social. Fue, entonces, la dignísima Damita María Inés de Ugarte, la que enarboló este gran ideal: la Casa Cuna para que preste albergue a la niñez desvalida que busca protección y abrigo. Fue su Comité el propietario exclusivo de esta feliz iniciativa y el que concretó en realidad el Hogar de los niños desheredados, con el aporte efectivo de sus esfuerzos, diseñándolo de acuerdo a la técnica moderna, con amplias y ventiladas habitaciones, con un pafio central amplio, en donde los niños disfruten de sus juegos sin peligros de ninguna clase, bajo el cariñoso y maternal cuidado de sus vigilantes, prodigándoles atenciones y ternura filial.


Es sin duda el mejor edificio destinado a la protección de menores, que viene prestando invalorables servicios a la mujer trabajadora de Machala, que por su ausencia obligada del hogar, se priva involuntariamente cuidar y vigilar a sus tierno hijos. Así pensó la distinguida Matrona Señora María Inés de Ugarte, Presidenta del Comité de Damas de la Cruz Roja Provincial de El Oro: proporcionar un hogar alegre y lleno de cariño a las madres que por razones de su trabajo y para procurarse el sustento diario, tenían que confiar a sus hijos tiernos a algún vecino, o dejarlos confinados bajo llave en la humilde vivienda, o abandonados a su propia suerte. En esta forma la virtuosa Damita, solucionó el tremendo problema social del abandono de los niños y de las madres pobres, que tienen que trabajar para beneficio de su prole de padres desconocidos o que abandonaron sus obligaciones. La Ilustre Municipalidad de Machala, con motivo de la inauguración de la Casa Cuna y haciendo un paréntesis para rendir homenaje y hacer público reconocimiento de la magna obra social humanitaria de la Señora María Inés de Ugarte, Presidenta del Comité de Damas de la Cruz Roja Provincial de El Oro, y Past. Gobernadora del Distrito 440 del Rotarismo Internacional, le entregó un honroso Acuerdo, exaltando la labor de la meritísima benefactora y de sus Consocias que integraban la Cruz Roja Provincial con sede en la ciudad de Machala, por la indeclinable y sacrificada labor humanitaria, manifestada en obras que iban en ayuda directa de las clases desvalidas. La resolución de la I. Municipalidad ponía de relieve, con ponderación de virtudes, el más cálido reconocimiento a la obra y filantropía de la Señora María Inés de Ugarte, que con tanto acierto y talento enrumbó el Comité de su Presidencia por el sendero de las más nobles causas. En ese Acuerdo quedó grabado como en placa de bronce, la actividad y claros merecimientos de la distinguida órense, Señora María Inés de Ugarte, que se consagró por entero a cumplir, en forma superada, la función acertadamente confiada a su responsabilidad, ahora materializada en un elegante edificio de perfiles monumentales y arquitectónicos que, desde 1964 abrió sus puertas para todos los niños de madres pobres que necesitaban ayuda y protección, tanto como cariño y ambiente hogareño. Machala ya ha consignado su voto de estímulo y reconocimiento a la forjadora de la obra humanitaria, la virtuosa damita María Inés de Ugarte, que, por muchos años ha ejercido la Presidencia del Comité de Damas de la Cruz Roja Provincial de El Oro. Ha exaltado su personalidad de grandes iniciativas, de civismo inquebrantable y poderosa acción social. Ha ponderado con justicia la belleza de su corazón que se ha inclinado a todas las lágrimas de los necesitados y de la humanidad en desgracia, porque se ha comprendido que, todo su ser y continente personal, no ha sido otra cosa, que, remedio para el dolor y bálsamo para los casos fatales; sombra de consolación en las angustias domésticas y una luz sincera y leal para los que acudían a la Benefactora, ofuscados por las dificultades tenebrosas, en busca de remedios para sus males y alimentos para sus hogares pobres. El pueblo órense todo ha relievado justicieramente la grandeza de su alma, que se ha entregado ampliamente como una gran rosa para recibir todas las lágrimas de la noche, inflexible en el cumplimiento de sus deberes, abnegada ejemplarmente, trabajando sin horarios y limitación de actividades y haciendo egresos monetarios de su propio tesoro y de su hogar, cuando se trataba de viajar a otras ciudades de la República para gestionar ayudas y donaciones. Fue la honesta y celosa guardiana de las inversiones que llegaron para la Casa Cuna. Vigilaba cada paso, cada tramo de la construcción y alentaba la obra con ese espíritu florido de la emoción sentimental piadosa, armonizándolo alternadamente con sus méritos intelectuales ya reconocidos en el mundo del talento, al ser incorporada, en calidad de Miembro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de El Oro, con especial distinción que solamente excepcionales mujeres orenses la ostentan. A más del Acuerdo que la Ilustre Municipalidad extendió como frases previas y de rigor a la ilustre damita señora María Inés de Ugarte, con ocasión del solemne acto inaugural del edificio de la Casa Cuna en 1964, recibió en el Día de la clásica fecha del 23 de Abril del mismo año de 1964; Día de fiesta Provincial que celebraba un aniversario más de la erección política de esta sección patria, la "Presea de la Gratitud", como premio a sus destacadas actividades humanitarias y a sus valiosas obras materiales en beneficio del Cantón Machala. El pecho de la abanderada de la cruzada humanitaria, se vio colmado con la Condecoración, bien merecida, que discernía la I. Municipalidad, como justa recompensa a la labor encomiable, abnegada y silenciosa, que había desarrollado la Benefactora y filántropa damita orense en bien de Machala y la Provincia. La obra máxima de la señora María Inés de Ugarte, es sin duda, la Casa Cuna "Fernando Ugarte", de Machala, para la cual, puso todo su empeño y desvelos. El primer contrato lo realizó con la Cía. Constructora Orense, representada por el prestigioso Ing. Eduardo Orellana León, el que fue suscrito en 1962 y comprendió el trabajo de la estructura y canalización de aguas servidas. El segundo contrato con la misma Cía. Constructora Orense, se refería al trabajo de rejas de hierro, ampliaciones de la estructura y arreglo de las fachadas principales. Un tercer contrato, se formalizó el 30 de Marzo de 1964 con las obras de cerramiento, relleno y pavimentación del patio interior; instalaciones higiénicas, colocación de puertas, ventanas y otros detalles de acabado. Esta obra social redentora para Machala, la llevó la señora María Inés de Ugarte, con asignaciones del Congreso Nacional de 1963, de la Junta de Reconstrucción de El Oro y de la Junta Militar de Gobierno, que, sin embargo, no cubrió el total del costo que ascendió la edificación, a la suma de s/. 180.928,00, teniendo el Comité que pagar el saldo de s/. 49.261,8/, con sus fondos particulares, a pesar de que no percibía ningún impuesto, ni ayuda estatal de ninguna clase. La inauguración del edificio de la Casa Cuna, no puso punto final a las actividades de la Benefactora, Presidenta del Comité de Damas de la Cruz Roja Provincial de El Oro. Siguió la señora María Inés de Ugarte, cuidando con más esmero el funcionamiento de esta Casa de los niños pobres, con esa tenacidad de labrador que ama a su parcela y vigila el desarrollo de sus plantitas, hasta verlas florecer y ataviarse de racimos, para la satisfacción de las necesidades de la comunidad a la que se pertenece. Con su frente cargada de iniciativas e ideales humanitarios, estuvo siempre atenta a sus necesidades, proveyéndola de lo indispensable, como una verdadera madre de familia. La dotó de una cocina de petróleo y la instalación de aparatos de juegos en el parquecito de la Casa, para la distracción y solaz de los niños. Como esta grandiosa obra social hay otras que la consagrada damita ha realizado en forma plausible, llevando siempre en su corazón la caridad e identificándose con los nobles postulados de la Cruz Roja; buscando en forma incansable la oportunidad para servir a los demás, a Dios y a la Patria. Rindiéndose como un Nazareno por ese ideal del bienestar social, de la superación ética, de la vinculación afectiva y fraternización humana, como aconsejable fórmula para mejorar las condiciones de vida colectiva y armonizar sus relaciones sociales. Con su obra humanitaria, la señora María Inés de Ugarte ha redimido horas angustiosas, ha solucionado conflictos de calamidades públicas, ha mitigado el hambre de las clases menesterosas de Machala y Puerto Bolívar; ha socorrido a enfermos y protegido a personas indigentes, con la ayuda de un selecto grupo de nobles y abnegados corazones femeninos, que han conformado el Comité de Damas de la Cruz Roja Provincial de El Oro. MIGUEL SÁNCHEZ ASTUDILLO S. J.

El P. Miguel Sánchez Astudillo nació en Zaruma. Provincia de El Oro, el 10 de Enero de 1917. Fueros sus padres: el Señor Miguel Mardoqueo Sánchez y Sra. Felicia Astudillo de Sánchez. Sus estudios primarios los cursó en la Escuela Fiscal "Juan Montalvo", de su ciudad natal, Plantel dirigido por el prestigioso educador y periodista Guillermo Maldonado Valencia. Su vocación religiosa que se surtía desde su espíritu delicado y sensible, la llevó a continuar sus estudios secundarios en el Seminario Menor de Loja. Luego pasó al Seminario Mayor de Quito, y después de concurrir a la Universidad Javeriana de Colombia, terminó sus estudios Superiores en Granada (España), en donde se ordenó de Sacerdote Jesuita y Doctor en Teología y Letras. Doctorado ya el P. Sánchez Astudillo, viajó a Inglaterra y Francia para especializarse en Filosofía y Letras. En Europa visitó varios países con el propósito de acrecentar su cultura y de asimilar la misión Sacerdotal que la había acogido a conciencia para definir su vida de servicio de Religioso y de Educador. El P. Miguel Sánchez Astudillo, desde que recibió la investidura en la Orden de los Jesuítas, se encerró en el castillo de su inteligencia prodigiosa, para producir en forma brillante una verdadera obra de Religioso, de Maestro, de Poeta y de Crítico. Desde entonces, significó la fuerza social cristiana, espigada de la recia cultura del Jesuitismo Ecuatoriano. Su talento superior lo llevó a las más altas cumbres del saber, alcanzando una vasta y sólida cultura y constituyéndose en la columna recia y vertical de los valores mentales del Ecuador, con la cual, dominó algunas disciplinas del talento, haciendo filas en el Sacerdocio del Jesuitismo, con una visión singular y polifacetada como pocos. Sin embargo, el P. Sánchez Astudillo, pasó por la vida como el modesto hombre de letras, que se sumergió en este mundo por vocación natural, así como tomó el hábito de Sacerdote Jesuita por vocación sobre-natural. Dios mismo le señaló su misión y hacia allá encauzó sus virtudes de talento extraordinario. Hablaba varios idiomas y fue el lingüista de los más valiosos. Conocía con profundidad gramatical, el latín, el griego, el castellano y dominaba el francés y el inglés. El Prof. Héctor A. Toro B., dice: que el P. Sánchez Astudillo era docto en cuestiones idiomáticas y figura cimera en los dominios de nuestra lengua. Fue Secretario Perpetuo de la Academia Ecuatoriana de la Lengua. Entregó, además, su vida y su capacidad a defender el credo religioso que profesaba, a ensalzarlo con acciones beneméritas para el catolicismo. Por esta senda toda su obra se hizo humanismo, siguiendo las luminosas huellas del insigne Maestro Aurelio Espinosa Pólit. Fallecido su eximio Profesor Padre Aurelio Espinosa Pólit, lo reemplazó en el Ecuador como Miembro correspondiente de la Academia de la Lengua Castellana. SU OBRA.- Su obra de académico de la Lengua, en forma ponderada y ferviente, que siguió el camino de los grandes estilistas exquisitos, le señaló un alto sitial de destacado escritor vario y múltiple, que llevaba en su espíritu una biblioteca de grandes personalidades del mundo actual, cuya trascendencia se baila en ejemplo de perseverancia en el estudio, en la reflexión y en las conclusiones robustas y atrayentes, que supo poner en todo lo que lleva su rúbrica, en todas las ciencias encaminadas a la purificación de la Lengua, muy especialmente, siendo, al mismo tiempo, académico y también un distinguido virtuoso del verso. Burilador de crónicas iluminadas que con galantería académica enseñaba el bien decir, desde las columnas periodísticas del Diario Capitalino "El Comercio". Propiamente, fue el sabio, poeta, el investigador, que pasó entre nosotros como una silueta de alucinado, con fuego sagrado de mentalidad en su voz, en su mirada, en sus múltiples actividades, siempre cargado de ciencia. En su vida el P. Sánchez Astudillo, y a arrastraba su gloria por varios cenáculos del saber, con una arrogante figura rectilínea, fuerte, combativa y modulada en las discusiones de la Lengua, manteniendo siempre gallardía en el equilibrio de la idea y de la moral. Su obra incursionó exitosamente por los campos del ensayo, de la columna periodística, de la crítica, la poesía y la traducción de las lenguas clásicas. Al presentar la vida de actividad intelectual de Zaldumbide, Barrera, Carrera Andrade, fluye como una vertiente cristalina de altura, la claridad meridiana de la relación, él conocimiento documentado y abundante del personaje y la honestidad literaria, sin giros prosaicos que muchas de las veces, afectan la pureza del idioma. En 1961 publica el ensayo intitulado: "DEL CIELO Y DE LA TIERRA". En este libro se aprecia al estudioso de los más competentes, con un estilo que tiene rasgos de maestría. El P. Sánchez Astudillo, anota en este libro un gran principio que guió su vida y que lo mantuvo como lema y bandera en sus labores cotidianas de talento, y era: "ofrecer sus trabajos para ayudar a los que saben menos, aceptando apaciblemente que se rían de él los que saben más". Este lema era toda la expresión de su modestia, que, al mismo tiempo, destacaba más su valioso continente de cultura multifásica. "DEL CIELO Y DE LA TIERRA", que resumía su vida en el sentido elevado de que, en la tierra su misión era servir a sus semejantes, alentarlos a vivir, estimular su existencia con algún idealismo; al mismo tiempo que, dirigía sus miradas al cielo, para pedir al Altísimo por sus semejares, con todos sus indestructibles y convergentes fuerzas anímicas. Así los temas literarios de su libro, se hermanaban con los espirituales y se unificaban con el anhelo estético, para mantener en alto la dignidad huma na, como eran sus temas desarrollados con todo el resplandor y espontaneidad de la caracterización de quien los escribía. En el ensayo "ALMA" se volcán la mayor parte de sus años en constante intimidad lírica. Es breve el libro, con solamente 84 poemas de una poesía de elevación mística y de ponderación humana, pero que era suficiente para presentar a un poeta exigente en la selección y que no se rendía al trance poético, como acontece con esa modalidad corriente de divagaciones difusas siempre en caza de metáforas. Allí en el libro está verdaderamente su alma, retratada con un criterio muy original, en donde se saborea la crítica eminente; aquella crítica del psicoanalista que desdobla las personalidades complejas, y que la manejó con suprema elegancia, como si fuera un sutil bisturí, en las disecciones elevadas y de alta significación humanística. Allí se rastrea un temperamento excepcional, que era el propio sello de su personalidad, fraguada en una espléndida cultura y extensos viajes, en donde, en cada ribera, planificaba y pulía una nueva arista brillante de su vida de producción intelectual, de académico y cultor de la literatura. En el dato editorial que se presenta en poemario "ALMA", publicado en 1963, el P. Sánchez Astudillo, consigna esta verdad sobre criterio para juzgar las cosas, y, dice: "La tragedia del criterio está en la renuncia a los dones más puramente artísticos, pues a fuerza de juzgar va perdiendo la capacidad de crear". Esta frase del P. Sánchez Astudillo era una sentencia, que se la aceptaba sin apelación, aunque para unos puede tener el carácter de una singular aventura. Otra emisión del P. Sánchez Astudillo, fue la de enseñar. Desempeñó la cátedra de Filosofía y Letras en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, por algunos años, y cumplía cotidianamente con su magisterio, como el Maestro Universitario, constituido, tempranamente, en uno de los genuinos blasones de nuestro País, caracterizado por llevar en alto una sola conciencia y una sola responsabilidad: dos virtudes que irradiaban en común en todos los campos fructuosos de su labor intelectual, dinámica y creativa; como un sol brillante y sin ocaso para alumbrar solamente su mundo. Fue el verdadero Maestro de Juventudes que amanecía regando desde su cátedra el manantial de sus doctrinas diáfanas y evangélicas, integrando la galería de los grandes Maestros que por este sitial han desfilado. Uno de los Colegios de la ciudad de Zaruma, su tierra nativa, perpetúa su nombre de Maestro, Poeta, Académico, Crítico, Escritor y lo lleva grabado en el fondo del espíritu admirativo, en alto relieve de cariño, comprensión y honra para su Pueblo. La muerte segó prematuramente esta vida gloriosa, abundante y buena, en los momentos en que rendía a plenitud lo mejor de su vida, de su cultura y todo lo que abrigaba su espíritu idealista, cuando aún el libro blanco de su futuro tenía para él muchas páginas brillantes y llenas de promesas. Falleció en Quito, el 28 de Febrero de 1968.

SR. LEOVIGILDO LOAYZA LOAYZA


	El Ecuador hallábase envuelto en las transformaciones implantadas por don Eloy Alfar o, y, Piñas, mecía en su regazo a Leovigildo Loayza Loayza, el 25 de Octubre de 1905. Su niñez fue tranquila, como tranquila era la vida de su ciudad a comienzos del siglo. Sus padres, don Juan José Loayza y doña Celina Gertrudis Loayza, con el ejemplo y el cariño, fueron modelando el alma de quien sería más tarde el apasionado poeta que cantó al amor y a la belleza; el dulce Maestro que ayudó a la formación de varias generaciones.

Su educación la inicia en la Escuela de su ciudad natal, para continuar en la Escuela de los Hermanos Cristianos de la ciudad de Cuenca y terminar su Bachillerato en la misma Institución de La Salle, en la ciudad de Quito. Su labor como Maestro, la inicia en 1924, como Profesor-Auxiliar de la Escuela Fiscal Media de niños de Piñas, según lo certifica don Juan Antonio Loayza, Teniente Político de la Parroquia el 1? de Diciembre de 1924; escuela en donde continúa desempeñando su cargo con "plausible interés y competencia", como certifica el 11 de Diciembre de 1931, el Señor Director de Estudios de El Oro, don Aurelio Zamora, designado ya a la Escuela de niños "González Suárez; así como también el Director de Escuela, don César Virgilio Loayza, en Octubre de 1932. El 27 de Abril de 1937, el Ministro de Educación, J. A. de Rubira Ramos, lo designa Visitador Escolar de la Provincia de El Oro. El V de Enero de 1938, el Tnte. Coronel E. Urrutia S., Ministro de Educación, lo nombra Visitador Escolar de la Provincia de Loja. El 26 de Abril de 1939, el Sr. José M. Estrada Coello, Ministro de Educación, lo designa Inspector Escolar de la Provincia de El Oro. El 25 de Septiembre de 1939, es nombrado Inspector Escolar del Guayas. El 12 de Marzo de 1941, como Inspector Escolar del Guayas, el Ministro de Educación, don Guillermo Bustamante, felicita al Prof. Leovigildo Loayza, por su activa labor educativa desarrollada en la zona del Guayas, haciendo resaltar "la organización de las Escuelas de la zona, la labor técnica escolar; el fomento de prácticas y virtudes cívicas y morales, la labor social, actividades de los Centros Pedagógicos". En 1941, el Ecuador se vio abocado al conflicto internacional con el Perú, y, el Maestro Leovigildo Loayza, una vez más, hace honor a su misión de educador y amor por la niñez ecuatoriana. Inicia una campaña en favor de los niños de la frontera de El Oro y Loja y solicita y sugiere la formación de Colonias Escolares en Saraguro y Chuquiribamba, haciendo ostensible, "la obligación del hombre, de la sociedad y del Estado, para velar por la conservación y mejoramiento de la vida infantil en todas sus manifestaciones y necesidades'\ Con este motivo, los Diarios de Guayaquil y Loja editorializan y ponen en claro que, "ha sido necesario que un comprensivo y entusiasta Maestro, el Señor Inspector Escolar Leovigildo Loayza de la voz de alerta y tome las iniciativas para que se piense en organizar Colonias Escolares en Saraguro y Chuquiribamba, porque el Maestro, dice el Diario lojano, el Maestro verdadero, debe hacer abstracción de su persona en beneficio del niño". En el Diario EL TELÉGRAFO, en su edición del 25 de Julio de 1945, se publica una comunicación dirigida por el Inspector Leovigildo Loayza al Señor Ministro de Educación, en donde se sugiere el establecimiento de Colonias Escolares en las poblaciones de Guanazán y Chilla, situadas en la Provincia de de El Oro. El Ministro de Educación, en telegrama de 31 de Julio de 1941, participa al Prof. Loayza lo siguiente: "aceptando humanitaria sugerencia Inspector Escolar Loayza, referente Colonias niños lugares fronterizos haya sido necesario evacuar, Ministro autoriza traslado mencionado señor Inspector Escolar a Provincia El Oro y Loja fin organizar tales servicios. Fondos tramitase este momento. Destinándose 210 sucres viáticos aludido funcionario. Meducación. El 22 de Enero de 1942, con Acuerdo 116 del Ministro de Educación, don Abelardo Montalvo, el Prof. Loayza es designado Inspector Escolar de Loja. El 8 de Mayo de 1942, el Dr. Ricardo Crespo Ordóñez, Ministro de Agricultura, Industria, Minas y Turismo, lo nombra Secretario de la Dirección de Agricultura del Litoral. El 23 de Octubre de 1942, en calidad de Secretario de la Dirección de Agricultura del Litoral, es designado Inspector-Fiscalizador, ad-honorem, de la Junta Central de Control de Subsistencias y Medicinas. El 9 de Febrero de 1944, es nombrado Corresponsal Epistolar y Telegráfico del Diario El Telégrafo, en Pinas. El 28 de Abril de 1944, se lo designa Profesor del Colegio "9 de Octubre", de Machala, nombramiento que no le acepta. En la Revolución del 28 del Mayo estuvo frente al movimiento Velasquista en Pinas, y el 30 del mismo mes, posesionábase de Comisario Nacional del Cantón. El 23 de Agosto de 1944, es nombrado Director Provincial de Educación de El Oro. El 9 de Noviembre de 1944, el Vicepresidente de la Asamblea Constituyente, Dr. Manuel Agustín Aguirre, agradece sugerencia y ofrece interesarse por aprobación de un Proyecto de Decreto sobre la estampilla conmemorativa del 28 de Mayo, cuyo producto vendría a beneficiar a la niñez de la Provincia de El Oro, a través de las Construcciones Escolares en la Provincia, de cuya campaña fue un entusiasta propulsor, llegando a reunir hasta Diciembre de 1944 la cantidad de s/. 97.009,50; en dinero efectivo; además de terrenos donados y materiales de construcción, a través de la Dirección Provincial de Educación de El Oro, de la cual era su titular, desde el 23 de Agosto de 1944 hasta el 12 de Febrero de 1947, como lo certifica el Dr. Luis Pallares Zaldumbide, Subsecretario de Educación, el 23 de Junio de 1947. El 16 de Abril de 1948, es designado Secretario-Habilitado-Bibliotecario del Colegio César Borja Lavayen, por el Alcalde Municipal. El V de Febrero de 1951, es designado 3er. Vocal Suplente del H. Consejo Directivo del Colegio Borja Lavayen. El 15 de Junio de 1053, es nombrado 1er. Vocal Suplente del H. Consejo Directivo del Borja Lavayen, el 20 de Agosto de 1953, recibe el nombramiento de Jefe de Importaciones de la Subdirección de Cambios del Banco Central del Ecuador, en Guayaquil. El 15 de Junio de 1963, es nombrado Presidente de la Comisión Técnica-Pedagógica del Colegio Sta. Mariana de Jesús, de Guayaquil. En el año de 1964, se acogió a los beneficios de la jubilación, pero, sigue desempeñando funciones de alto valor, propios de su valía cultural e intelectual, entre otros: Secretario del Registro Civil del Guayas, Agente de la Cía. Sudamericana de Seguros; Representante por El Oro a la Cámara de Agricultura del Litoral; Vicepresidente de la Comisión Permanente de Defensa de los Jubilados, Pensionistas y Retirados del Ecuador, en calidad de Delegado de Machala; Vicepresidente del Centro de Profesores Jubilados y Activos Jubilados del Guayas. EL POETA.- Leovigildo Loayza, desde su juventud cultivó las letras, sobre todo la poesía, así lo demuestran las obras de su elegante repertorio. Cantó a Piñas, a la mujer de su tierra, a la madre, a la naturaleza; así tenemos: "Poesía al Maestro", "Mi canto a Guayaquil", "Himno del Colegio 8 de Noviembre", "Himno a la Escuela Ecuador de Huaquillas"; los pasillos Madrigal de Seda, Amémonos Ahora, Marianita, dedicado a Mariana Loayza Apolo, como Reina de las Bodas de Plata Cantonales de Piñas. A Piñas, le canta y le dice:

"La corona inmortal que altiva ciñez y enemigos y obstáculos hollares será eterno trofeo de tus riñas que brinden los dioses tutelares".

Su vida llena de tantas actividades dinámicas, de tan variado colorido, que abarcó un campo tan vasto en lo social, cultural, intelectual, pedagógico y en el trabajo mismo, le hicieron acreedor a múltiples demostraciones de gratitud y reconocimiento, como las siguientes:

1. El 10 de Agosto de 1954, Medalla de Oro, por sus Bodas de Plata Profesionales, conferida por el Personal Docente, Alumnos y Padres de Familia de la Escuela Municipal "Emilio Clemente Huerta", de Guayaquil. 2. El 1° de Octubre de 1965, Mención de Honor del Banco Central, Sucursal de Guayaquil, como testimonio de "su fructífera y edificante labor en beneficio del Banco y como prueba de afecto y amistad que supo cultivar entre sus compañeros que forman el Club de Empleados". 3. El 6 de Diciembre de 1963, Condecoración y Acuerdo del Consejo Directivo y Alumnos del Colegio Municipal Nocturno "César Borja Lavayen". 4. En Piñas, el 8 de Noviembre de 1965, Pergamino del M. I. Concejo Cantonal, con el que premió a sus mejores hijos. 5. "Pensamiento de Oro", conferido por el Colegio "8 de Noviembre" de Piñas, por haber triunfado en el Concurso del Himno del Colegio.

Su vida, su proficua existencia, rinde, finalmente, su tributo al Creador, un 17 de Agosto de 1971. Podríamos decir con Gabriela Mistral: Que la vida del Patrono del Colegio que lleva su nombre en la ciudad de Piñas, estaría comprendida en las siguientes frases:

"Maestro, hazme perdurable el fervor y pasajero el desencanto. Arranca de mí este impuro deseo de justicia que aún me turba, la protesta que sube de mí cuando me hieren. No me duela la incomprensión ni me entristezca el olvido de los que enseñé".

SEÑORA ZOILA LETICIA MOLINA CELI La Señora Zoila Leticia Molina Cely fue una de las Profesoras ecuatorianas de más larga trayectoria dentro del campo educacional. Maestra por temperamento y vocación, que ejerció el magisterio por más de cincuenta años, con admirable constancia y dedicación. Su misión de enseñar la inició en Piñas, donde fue Directora de la Escuela durante veinte años; el resto de su dilatada carrera trabajó en el campo; o sea donde el influjo del maestro es más necesario. Fue allí donde empleó sus energías la mayor parte del tiempo y echó, como el buen sembrador, con fervorosa diligencia, mañana y tarde, las semillas del saber; fue allí donde, sin desmayar jamás, difundió la luz del alfabeto y realizó una encomiable obra civilizadora. Ella no estuvo nunca, ni halagando a nadie, ni socavando a nadie, para encontrar acomodo en otras partes; ella, que bien pudo reclamar, con todo derecho, un cambio a mejor situación, no lo gestionó jamás, porque se sentía feliz haciendo luz donde otros, por importantes y sabios, no quieren hacerla. Por esto viene para ella, como hecho para ella, el canto de Gabriela Mistral: La maestra era pura. "Los suaves hortelanos", decía, de este predio, que es predio de Jesús", han de conservar puros los ojos y las manos, guardar claros sus óleos, para dar clara luz".

La maestra era pobre. Su reino no es humano. (Así en el doloroso sembrador de Israel). Vestía sayas pardas, no enjoyaba su mano y era todo su espíritu un inmenso joyel!

Sí, era pura y modesta. No la manchaba el odio, ni la envidia, ni la vanidad. Y era también pobre, pero rica en dones espirituales. Cumplía su ardua misión con dulzura y bondad y la sonrisa en los labios. Y así todos los días, desde que empezaba la faena hasta que llegaba el instante de que sus queridos alumnos abandonaran las aulas. Entonces los despedía con un esperanzado "hasta mañana"; y, cual si fueran pedazos de su alma, se quedaba mirándolos, en actitud vigilante, hasta que se perdían en algún recoveco del camino. Pero enseñar a los niños no era su única ocupación. Ayudaba también a los padres de familia, siempre con la sonrisa en los labios, a resolver sus problemas. Aún más: se afanaba por conseguir alguna mejora para provecho de la comunidad. Por eso gozaba de la estima y el respeto general. Sus alumnos la recuerdan ahora con profundidad. Uno de ellos me decía hace poco: "era una gran profesora; a ella le debo todo lo que sé". Cuando, por derecho adquirido, se retiró del Magisterio para acogerse a los beneficios de la jubilación, todos, donde había estado prestando sus servicios, sintieron su separación. Y no era para menos. Perdían una Maestra auténtica de honda sensibilidad, porque si como tal amaba a los campesinos y se dolía de su suerte, como mujer sabía ejercitar el don de la caridad, y como madre, dar a sus hijos raudales de ternura. Durante el desempeño de su ministerio fue galardonada dos veces, por el Club Femenino de Cultura de Machala, y otra, por la Inspección Escolar de la Zona, cuando estuvo al frente de ella el ahora Lcdo. Luis Poveda Orellana. Esta ameritada educadora nació en Catacocha, el 18 de Julio de 1887. Fueron sus padres el señor Manuel Molina y la señora Eloísa Cely. Hermana suya fue la señora Teresa Molina de Muñoz, destacada Maestra y encumbrado valor de las letras ecuatorianas. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio de las Catalinas de la ciudad de Cuenca, donde obtuvo con todo lucimiento el Diploma de Séptimo y Octavo Grado. Su única hija la señora Dora Jaramillo de Almeida, vigiló su vida en sus últimos días de existencia, mimándola en su regazo hogareño, dignificado por una familia distinguida, formada por el señor Coronel Jorge Almeida Flores, que reside en la ciudad Capital. Junto a la madrecita adorada la señora Dora Jaramillo de Almeida unió su dolor a la cruel enfermedad prolongada de la que le había dado una vida de abundancia espiritual y ejemplarizadora lecciones de virtudes cívicas y humanitarias. Falleció el 24 de Junio de 1974, en Quito. La señora Dora Jaramillo de Almeida, junto a la autora de sus días; sintiendo hondamente un dolor infinito y nobles sentimientos de ternura filial, nos ha dejado los versos que a continuación los transcribimos, que expresan la aristocracia y exquisitez de su alma profundamente sentimental y de humanista. La semblanza biográfica que antecede fue trazada por el escritor y poeta Héctor A. Toro B., quien ha honrado las filas del Magisterio Nacional con el alto quilataje de Maestro en los campos de la educación primaria, secundaria y con las designaciones de Director, Rector y Director de Educación Provincial de El Oro.

De nuestra parte, casi nada tenemos que agregar sobre la obra de la educadora Zoila Leticia Molina Celi, que honra con su efigie las páginas de este libro.

Mientras que Teresa Molina de Muñoz, su hermana, inició su magisterio en Portovelo para sembrar la verdad en ese erial minero, que opacaba la luz de las mentes con el ruido interminable de las máquinas y el sonido sordo del oro, que salía de los cuarzos filtrados en el molino, incesante y porfiado con el fuerte galopar de sus enormes pisones metálicos; la Maestra Zoila Leticia Molina Celi, se encaminaba también hacia el aula de la Escuela Fiscal de Pinas, en donde se inició para forjar el progreso cultural de la Ciudad ORQUIDEA DE LOS ANDES, nombre con que la bautizó a Pifias, la pluma ágil de Teresa Molina, la misma que corría por las columnas del Diario "EL UNIVERSO", con el pseudónimo de ORQUIDEA, rubricando sesudos artículos que exaltaban a su tierra natal, porque Teresa Molina nació en Piñas el 10 de Agosto de 1888 y descendía de un distinguido hogar, que tenía las puertas abiertas para servir y recibir a sus semejantes. Sus padres y toda su familia hogareña, siempre tenían extendidos los brazos para dar el abrazo cariñoso al que llegaba casa. Era el hogar risueño con fiesta diaria de júbilo en los corazones, que permanecía presto para la recepción generosa y confortable a los amigos, con su característico trato exquisito, sincero, familiar y fraternal. De este hogar, formado por la damita lojana, doña Eloísa Celi y el patriota zarumeño, don Manuel J. Molina pero que más tenía de órense, surgió la milagrosa descendencia de cinco hermanos, todos ellos con corazón de oro, porque habían nacido y vivido en la Provincia El Oro, y que fueron: Zoila Leticia, Teresa, Emilia, Luis y Emelina.





La gráfica capta el momento en que el Dr. Presidente de la Colonia Orlando E. Carri6n, Pre-Zarumeña, en Quito, ciñe la Banda consagratoria de REINA DE BODAS DE PLATA DE LA COLONIA, a la distinguida y espiritual señorita MARIA TERESA ALMEIDA JARAMILLO, al cumplirse VEINTICINCO AÑOS de fundada la Colonia, que ha venido cumpliendo una fructífera obra social, cultural y de defensa de los derechos de Zaruma. La Colonia zarumeña se creó el 26 de Noviembre de 1951, en homenaje a la clásica fecha del 26 de Noviembre de 1820, que proclamó la emancipación política de Zaruma, mediante una acción heroica y viril de un selecto grupo de patriotas zarumeños, rompiendo en gesto inmortal que ennoblece, las cadenas de las servidumbre que la habían atado a la esclavitud oprobiosa del yugo español. Los zarumeños dieron una edificante lección de patriotismo y rebeldía con su fecha emancipadora: 26 de Noviembre de 1820. María Teresa Almeida Jaramillo nació en Zaruma el 21 de Diciembre de 1959. Son sus padres los señores Crnel. Jorge Almeida Flores y Dora Jaramillo de Almeida. Sus estudios primarios los inició en su ciudad natal, continuando en Quito en el Colegio Rumipamba, en dónde obtuvo el bachillerato en Secretariado Bilingüe, con todo éxito, el 16 de julio de 1976. Por su belleza y talento María Teresa ha sido electa Madrina del Equipo de Foot-Ball, del Seguro Social. en 1965. El 26 de Noviembre de 1976 fue exaltada a REINA DE LAS BODAS DE PLATA DE LA COLONIA ZARUMEÑA, en Quito, María Teresa continúa sus estudios universitarios en la Universidad Central del Ecuador.

ANHELOS (A mi Madrecita Zoila Leticia Molina Celi) Por Dora de Almeida


Yo quisiera ser árbol frondoso y corpulento que jamás ningún viento lo pueda derribar; ser árbol del camino donde algún peregrino cansado y somnoliento se quede a descansar.

—x—x— Yo quisiera ser piedra de la roca más pura que jamás broca dura la pudiera romper; ser roca endurecida que haga guardia a la Vida de los Cielos y Tierra que la hizo nacer.

—x—x— Yo quisiera ser nieve d e las más altas cumbres donde sólo la huella de los astros esté; ser nieve derretida y en agua convertida bajar hasta los surcos que añorándola estén.

—X—X— Ser quisiera la tumba de tu alma dormida para en la noche eterna tus secretos guardar; ser tumba bien sellada y en la noche callada tras la luna plateada poderte, silenciosa escuchar.

—x—x— Yo quisiera ser todo: ser lo puro, lo santo, lo que Dios de lo alto complacido ha de ver; ser aroma, ser canto, ser plegaria y con llanto los rosales del alma, hacerlos florecer.

—x—x— Y quisiera ante todo, ser la brisa o el viento para en alas sutiles ir buscando el aliento de mi madre querida que hace poco se fue.



DR. MIGUEL H. GALLARDO A.

El Dr. Miguel H. Gallardo A., está considerado en el ámbito de su profesión como un valor auténtico y plural, como el prócer del sentimiento, de la idea y de la adición. Dinámico por temperamento y luchador por ancestro, porque heredó de sus antepasados esa fibra que tiene telares propios para la urdimbre incansable de las obras que se propone y proyecta realizarlas. Nació en Piñas, el 20 de Junio de 1918. Sus padres, los señores: Anastacio Gallardo Sánchez y Sra. Amalia Añasco Gallardo de Gallardo, que conformaron un ambiente familiar para modelar espíritus con distinción, acuñó la vida del que más tarde debía ser el portaestandarte de la Medicina Odontológica. Inició sus estudios primarios en la Escuela González Suárez de su ciudad natal, continuando los secundarios en el Colegio Nacional "Vicente Rocafuerte, de Guayaquil, en donde se graduó de Bachiller en Humanidades Modernas, el 9 de Mayo de 1941. Los estudios Superiores en la Escuela Dental de la Facultad de Odontología de la Universidad Central, confirmaron en el Dr. Miguel H. Gallardo A., su talento sobresaliente y de verdadera vocación por la Medicina. De haberse establecido el Dr. Gallardo en Guayaquil o Quito, hubiera podido ascender merecidamente destacadas posiciones en su campo profesional. Su amor a esta humanitaria Ciencia, le hubiera señalado un alto sitial en el Escalafón Profesional, porque su función de apóstol y el profundo conocimiento y convencimiento que tiene de su profesión, lo hacían necesario en la Cátedra Universitaria. Una fotografía de sus diarias intervenciones quirúrgicas, que tenemos el placer de publicarla, levada en su Clínica Dental, que, "no es una de las mejores, sino simplemente la mejor del país…..", como se expresara el Dr. Armando (Béjar Velarde, Ex-Rector de la Universidad de Guayaquil y Ex-Decano de la Facultad de Odontología, lo destacan al Dr. Miguel Gallardo, como el mago de la Cirugía Dental, en cuyo campo ha conseguido valiosos triunfos que lo han hecho merecedor, no solamente de la confianza y reconocimiento, sino de la gratitud del pueblo. El 28 de Abril de 1948, el Dr. Gallardo optó su Título de Doctor en Odontología. Su Tesis: "PROTESIS INMEDIATA", mereció la distinción de ser recomendada para que se publicara en la Revista ANALES DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL. Era la primera ocasión que una Tesis de Odontología merecía tan alto honor. Como habíamos apuntado en líneas precedentes, su vida está consagrada íntegramente a su profesión y ha pasado su mano de técnico y artista, pulcra y dinámica, honrada y de triunfos, por todos los hogares, repartiendo solamente él bien y el lenitivo para el dolor. Sin embargo, su vida es optimista y de una voluntad de roca, capaz de torcer hasta el destino de los pueblos, aquel mal destino, y enderezar los vericuetos de los malos caminos. Es el patriota soñador, el profesional entusiasta que enciende su voz con altas calorías, manteniendo siempre la eterna juventud de su espíritu. A la vez que ha venido colaborando en varias Revistas Científicas del País y del extranjero, recibiendo opiniones autorizadas, como éstas: "...apreciamos debidamente sus colaboraciones y espero querrá seguir honrándonos con ellas..": Dra. Fanny C. Vinacour, Directora de la Revista L. T. O., de Buenos Aires; también, al mismo tiempo, ha fomentado el Deporte, porque nació con espíritu deportista. Fundó el Comité Pro-Construcción del Primer Campo Deportivo, de Piñas, el 14 de Julio de 1941, inaugurando meses más tarde la Primera Cancha de Básquet-Ball. Años más tarde, amplió esta Cancha, para construir la Primera Cancha de Foot-Ball, en el sitio en donde hoy está el Hospital. Fue propulsor de Ajedrez en su época de oro y patrocinó eventos en Quito y Guayaquil, donde los pequeños ajedrecistas se destacaron en la blanca competencia. En 1968 el Dr. Gallardo obtiene el Campeonato Provincial de Ajedrez, en forma invicta. Actualmente, mantiene el Club Juvenil para el fomento del juego-ciencia y abriga la esperanza que pronto revivirán épocas para cosechar nuevos lauros. Entre sus valiosas iniciativas y obras, constan en las páginas del arte musical, la formación del Primer Grupo Musical, debidamente organizado en Pinas, bajo el nombre de "LOS REBELDES", que cosecharon nutridos elogios de propios y extraños. Luego organizó la prestigiosa Agrupación Musical "BODEGA", que la patrocina con sede en Guayaquil, dirigida con verdadero talento artístico musical por sus señores hijos Miguel y Homero, quienes han merecido múltiples trofeos en el Ecuador y Nueva York, porque en ellos vive el genio del fervoroso culto al arte de la armonía, que lo han traducido en aporte triunfal para la cultura ecuatoriana. El Dr. Miguel H. Gallardo A., contrajo matrimonio con la Damita Lilia Romero, el 10 de Octubre de 1944. Sus hijos: Amalia de Marengo, Graciela, María Concepción de Machado, Miguel, Homero, Petronio y María del Carmen Gallardo Romero, han llevado en alto el nombre sin mancha de su padre, que se ha destacado en su raimo profesional como el más sutil, penetrante y consagrado, con manojo de ideales altruistas elevados en su mente y como el espíritu más fanático de todos los ritos de la belleza, la ciencia, el arte y el deporte.




Súper grupo B O D E G A Moderna Agrupación Musical, con sonido ACOUSTICO, que dirigen los hermanos Miguel y Homero Gallardo Romero. Se inició el 27 de Noviembre de 1971. Anteriormente, habían conformado el Conjunto Sicodélico LOS HlPPIES, que impresionó exitosamente en sus pocas intervenciones, dada la calidad de sus ejecuciones y los instrumentos que disponía. Los hermanos Miguel y Homero Gallardo Romero se han consagrado ya como verdaderos artistas y han hecho de sus vidas, tempranamente, un fervoroso culto al arte de la armonía instrumental. Se han entregado con pasión a escuchar el alma del Genio que se esconde en las partituras. Sacrificio, tenacidad, constancia en modelar exquisitamente su espíritu, sumada a la vocación que significa capacidad emotiva, han sido los escalones de luz que los ha colocado en el alto sitial de Maestros, que saben traducir las vibraciones de la propia alma y la de su Patria. Estos artistas tienen ya valiosas producciones musicales, grabadas en discos de largo y corto recorrido, que han viajado al otro lado de los mares, llevando el mensaje más sentido de ecuatorianidad, para deshojarlos con emoción, con sabor y dulzor de tierra nativa, en el ánfora de otros cenáculos musicales del ámbito internacional. Ellos, como si fueran, al mismo tiempo, poetas, al sentir el aletear en sus espíritus poemarios de las modulaciones del mejor deleite musical, han desgranado con sus manos aristocráticas las mejores notas del pentagrama, cosechando nutridos aplausos y homenajes sobresalientes, que brevemente los vamos a indicar: Diploma EQUINOCCIO, como revelación del año 1967 (Los Hippies); Trofeo HUANCAVILCA, como el mejor Conjunto de Música Moderna de 1969 (Los Hippies); Primer puesto en popularidad en las principales Radiodifusoras del país; Tercer, puesto en popularidad en Sud América, can su éxito "Los Problemas de mi corazón", en Radio Caracol, Colombia, 1975; Honorosos comentarios en múltiples publicaciones del país y del extranjero, Radio y Televisión; Trofeo HUANCAVILCA, en 1972; Trofeo EQUINOCCIO, en 1973; Trofeo IFESA, en 1973; Trofeo HUANCAVILCA, en 1974; Trofeo PRIMAVERA, en el CONMODORE Hotel, New York, en 1974; Trofeo GUAYAQUIL LUMINOSO, en 1974; Trofeo HUANCAVILCA, en 1975; Trofeo GUAYAQUIL LUMINOSO, en 1975; Trofeo GUAYAQUIL LUMINOSO, en 1976; Diploma de HONOR por IPAMA, en 1975; Diploma de HONOR por el Club de Leones Roca-fuerte, Guayaquil, en 1976; Medalla de ORO y DIPLOMA por el M. I. Concejo Cantonal de Piñas, en la Sesión Solemne del 8 de Noviembre de 1976. Este ligero inventario de testimonios muy honrosos, alcanzados en las múltiples interpretaciones de los artistas Miguel y Homero Gallardo Romero, que dirigen el SÚPERGRUPO "BODEGA", nombre sugerido por el lugar en donde realizaban sus primeros ensayos, que era una "bodega", consolidan su obra como Maestra en el Arte Musical. Los artistas nuestros trajeron el ritmo en su sangre, que les llevó en línea recta a los grandes éxitos con exúbera eclosión de sentimientos en el alma. En nuestras tierras y las extranjeras, han viajado llevando laureles frescos de sus triunfos en la noble misión de deleitar a los pueblos, con la exquisitez y delicadeza de su arte, haciendo vibrar el alma de los compositores nuestros y de los otros países, por intermedio de su prestigiosa y Moderna Agrupación Musical, bautizada con el ya glorioso nombre de SUPERGRUPO "BODEGA", en donde el alma de los artistas se ha vaciado rebosante de armonías, en ansias expresivas de emoción, de éxtasis y de sublime Maestría.

DOCTOR SERGIO ROMERO GONZÁLEZ

El Dr. Sergio Romero González nació en la ciudad de Zaruma el 2 de Febrero de 1911 y fueron sus padres Don Aparicio José Romero y Doña Rosenda Romero de González. Sus estudios secundarios los realizó en el Colegio Nacional "Bernardo Valdiviezo" de la ciudad de Loja, y los Superiores en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central, donde opta el Titulo de Abogado y Doctor en Derecho el 19 de Diciembre de 1936. En los años de 1941 y 42, el Dr. Sergio Romero González es contratado como Abogado de la Misión Técnica Orense, con sede en Puerto Bolívar, para los trabajos de rehabilitación, a raíz de la desocupación de la Provincia por parte de los invasores peruanos. Desde comienzos de 1943 hasta 1952, el Dr. Romero González presta sus servicios personales en el Asiento Minero de Portovelo, en calidad de Jefe del Departamento Legal y de Relaciones Públicas de la South American Development Company, hasta la terminación de sus labores en el año 50, y de aquí en adelante, hasta el año 52, desempeña iguales funciones al servicio de la Compañía Industrial Minera Asociada (CIMA) en cuya promoción y organización el Dr. Romero González, fue su principal impulsor y el autor de esta iniciativa, que, indudablemente, ha servido para que ese Campamento Industrial siga superviviendo y laborando, como una solución práctica al grave problema social que se presentó en Portovelo, por la liquidación de los trabajos auríferos de la Compañía Norteamericana. Haciendo un paréntesis a su agitada vida de trabajo en Portovelo y con el propósito de tener mayor experiencia en su vida profesional, el Dr. Romero González intervino en un Concurso Internacional y ganó una BECA ofrecida por el Instituto Internacional de Educación, para realizar durante un año 1948-49, estudios de Legislación Comparada en la Universidad de New York. En esta forma, la figura del Dr. Romero González se iba perfilando con caracteres de perdurabilidad prestigiosa y levantándose como un Abogado de mayor prestancia, fraguado en los difíciles campos de la Jurisprudencia y saturado de la ciencia de los Códigos, para bien de la comunidad social en donde ha prestado sus servicios profesionales.

	En la Provincia de El Oro, el Dr. Sergio Romero González ha desempeñado importantes funciones públicas. Ha sido Gobernador de la Provincia, Director y Gerente, respectivamente, del Banco Provincial de Fomento, Sucursal de Machala; Presidente de la Ex-Junta Provincial y Legislador de la Cámara de Diputados durante el período de 1958-59. Su acertada y lucida actuación en todos y cada uno de los importantes cargos que ha ejercido, le ha valido para que se haga acreedor al respeto y aprecio de la sociedad, dentro y fuera de la Provincia.

Después de haber llevado una brillante actuación como Magistrado de la Exma. Corte Superior de Justicia en los años 1970-72, fue elegido en el mes de Abril de 1972, a raíz de la reorganización de la Función Judicial por la Dictadura Militar, como Ministro Juez de la Corte Superior de El Oro, y el Tribunal de este Distrito lo designó como su Presidente Titular, cargo que desempeñó el Dr. Romero González con brillantes ejecutorias y versación jurídica. Esta es en síntesis el panorama bañado de luz de la vida profesional fructífera del Dr. Sergio Romero González. Espíritu selecto que está adornado con facetas luminosas de una vida correcta; de jurista destacado; de profesional probo y honrado, que se ha distinguido como un caballero; a carta cabal, y que hace honor al solar órense como un valor auténtico y plural. Hay en su integridad personal toda una explosión de virtudes y de sentimientos altruistas de ayuda a sus semejantes, que se perfila con esa expresión característica muy propia de su yo, de sencillez y franqueza, sin poses ni ademanes estudiados: caudal de virtudes que se diluyen como una cinta de agua cristalina por todos los valles promisorios de su vida, haciendo paradisiacos remansos con su acento idiomático agradable y cordial. Su actividad de Magistrado de la Justicia la alternado con sus actividades agrícolas, en donde junto al surco con los latidos de las semillas de la abundancia, se apasiona también el Dr. Romero González por la ganadería y pone un paréntesis de admiración por sus esperanzados ejemplares de la Hacienda de su propiedad, llamada "Chaguana Chico", situada en las inmediaciones de la parroquia de El Guabo, que además de ser epitalamio de cosechas, es emporio de belleza paisajista para la terapia de la vida espiritual. Hasta allá lleva a sus amigos el Dr. Romero González, para que gocen de las delicias de ese sugestivo paisaje cordial. El Dr. Romero González desciende de una distinguida familia zarumeña que está vinculada con otras familias de distinguido abolengo residentes en la Provincia de El Oro y en las ciudades de Guayaquil y Quito, y representa uno de los altos valores de la Provincia de El Oro. Está casado con Doña Lucrecia Witt Rossi, única hija de Don Ernesto Witt Añasco y de Doña Catalina Rossi. Su hogar paradigma de virtudes y de ejemplo de armonía conyugal está alegrado con sus siete hijos: Sergio Ernesto, Aviador Comercial, desempeñando funciones de Jefe de Pilotos de la Compañía Nacional SAETA, es casado con Doña María Rosa Farre Minuche, de la ciudad de Machala, con tres hijos que forman su hogar. Francisco Enrique, Aviador Comercial, presta sus servicios en la Compañía Fumigadora LABORES AEREAS, casado con Doña Estelita Ochoa y alegrado su hogar con un primogénito. José Gabriel, Aviador Comercial con sus servicios profesionales en la Compañía SAETA, en calidad de Copiloto, casado con Doña Margarita Landázuri. Catalina del Carmen, desposada con e! Teniente Víctor Eduardo Espinosa, perteneciente al Curso de Oficiales que realizaron estudios de ingeniería en la Ciudad de Quito.


SR. MANUEL ENCALADA MORA

Fue el Señor Manuel Encalada Mora un propulsor del Deporte a nivel nacional. En Cuenca, Machala como en Guayaquil se manifestó como un dirigente deportista, siempre dinámico y agitado, demostrando en este campo como en otros, un espíritu de brío, iniciativa y lucha. En Guayaquil fue Presidente de uno de los mejores cuadros, el Audaz Octubrino y el Patria. En la Provincia de El Oro, tenía proyectado establecer el foot-ball profesional. Nació el señor Encalada Mora en la ciudad de Machala el 5 de junio de 1937, en un hogar que ha sido taller y cenáculo por el ejemplo dignificante que recibió, en donde sus padres han mantenido una verdadera fiesta de bregar cotidiano para labrar ia riqueza, que ha sustentado y alegrado la vida; de aquella riqueza de la que tanto se ha beneficiado nuestra Provincia, esencialmente la educación. Sus padres los señores Manuel Encalada Zúñiga y la Señora Carmen Mora de Encalada, han prendido una hermosa lumbre de luminosos ejemplos en el camino de sus hijos y de la comunidad órense. Su enseñanza primaria la recibió en la Escuela "Honorato Vásquez", de la ciudad de Cuenca; los secundarios en la Capital de la República, aprobando los cuatro cursos. Continuó en el Colegio "Benigno Malo", de Cuenca, en donde se graduó de Bachiller en Humanidades Modernas. La inquietud por equipar su espíritu de una educación que espigue mejor su personalidad, lo llevó a la República de Alemania para realizar estudios superiores por el tiempo de tres años. Al retornar a su ciudad natal, hace la promesa para servirla con el ideal de sacrificarse, de vivir para los suyos y los demás, con un profundo sentimiento de comunidad. Interviene en los comicios electorales de 1967, cerno candidato a la dignidad de Alcalde del Cantón, y el pueblo machaleño lo eligió con una votación popular que rebasó con un fuerte guarismo a su contendor de filiación velasquista. Machala le dio el triunfo porque comprendió que el señor Encalada Mora era el Ejecutivo que necesitaba para labrar su progreso. Y el pueblo órense no se había equivocado, porque fue el verdadero benefactor y propulsor del progreso cantonal, vislumbrado en sus pocos meses de administración, ya que su vida se truncó trágicamente el 24 de Febrero del siguiente año en que había asumido sus funciones de Alcalde, dejando para la posteridad una estela de gratísimos recuerdos, porque pasó con sus fugaces días de administración, como un hilillo de agua límpida y cristalina, sin herir a nadie, sin sembrar espinas en el sendero de los demás, y, solamente haciendo bienes como ese hilillo de agua que solamente tiene la sana aspiración de ser la frescura de la pradera. La muerte le sorprendió a este distinguido órense en plena juventud y cuando apenas había comenzado a desarrollar su patriótico programa de acción, que lo había trazado con verdadero cariño para su ciudad y en reciprocidad a la acogida entusiasta que le dispensó Machala, entregándole sus llaves con la alta investidura de Ejecutivo Cantonal.

	El Deporte y la Administración Municipal, no fueron solamente sus campos para la siembra de sus obras progresistas y renovadoras. Extendió siempre, también, su mano lista para la ayuda a los necesitados, a los in-comprendidos por !a sociedad y su egoísmo, y su palabra de bondad a flor de labios, para el que algo pedía, siquiera un pequeño gesto de justicia social, no se hizo esperar y estimulaba a las gentes levantando sus almas, que luego se inclinaban agradecidas; así como el pueblo de Machala mantiene el recuerdo de su acción patriótica y filantropía, izada como una gran bandera de recuerdos en todos los corazones y en las mismas entrañas de la sociedad culta y comprensiva, que lo valoró El Señor Encalada Mora como un paradina de virtudes sociales, digno de ser imitado por todos los funcionarios, para que evoque su decálogo con la única misión y finalidad de hacer siempre el bien a los demás y fomentar el progreso de su patria chica. En esta forma, la fraternización la fomentó con el apostolado de su progenie: rendida al surco y a la dignificación humana.

Machala evoca de tiempo en tiempo la figura paternal del Ex-Alcalde Sr. Encalada Mora, porque a todos atendió con esmero y cariño. Cristalizó su patriotismo y amor al terruño, con obras para su dilecto suelo natal y con acciones benefactoras y de filantropía para sus hermanos machaleños.

Rvdo. P. DR. ÁNGEL TINOCO RUÍZ Nació con la vocación de Sacerdote, Apóstol y Misionero, para hacer el bien y entregar su vida como Benefactor, aunque su camino sea lleno de dificultades e ingratitudes. Un día 13 de Agosto de 1918 vio la luz del día y se meció su cuna en la progresista y legendaria tierra de la Parroquia de Paccha, Provincia de El Oro. Sus padres: don Manuel Espíritu Tinoco y doña Luisa Ruíz, desde muy temprana edad, descubrieron en el niño Ángel Tinoco Ruíz, las virtualidades propias que caracterizan al Conductor de almas y al Pastor de la Democracia Cristiana. Vigilaron, desde entonces, su vida; la mimaron y modelaron con los sagrados ritos católicos que impartía la Iglesia Parroquial, forjando toda una vida humanizada y sensible a las aspiraciones colectivas. Las auroras y los minutos vesperales nutrían, cada vez más, la mente del futuro Sacerdote desde el Altar del Templo, y, poco a poco, formaban la personalidad del que más tarde se perfiló como líder de las nobles causas. La educación primaria la cursó en su propio pueblo, y la Media en las ciudades de Cuenca y Loja. Cumplidos sus dos ciclos educativos, continuó la Educación Superior en el Seminario Mayor de Quito.

	Ordenado de Sacerdote, no solamente planifica su vida para servir a Dios, sino también a los pueblos de su Provincia. En 1944 es designado Párroco en Santa Rosa, El Oro. Allí encontró, después de la invasión del 41, un campo desolado, aún cubierto de escombros y residuos del incendio que atizaron los invasores el 1° de Agosto de 1941. El cañón enemigo había destrozado vidas valiosas y los criminales sureños aliados con los traficantes y comerciantes orenses, quienes mantienen hasta ahora el sentimentalismo de hermandad, con manos enemigas, incendiaron la ciudad otrora progresista y lozana, convirtiendo en cenizas muchas casas particulares que realzaban la belleza del centro urbanístico. Otros tantos edificios como el Palacio Municipal y de Escuelas, fueron incinerados, juntamente con los cuerpos caídos en esa fecha luctuosa para la Provincia. Después de la irrupción grotesca de la soldadesca, solamente quedaba en la ciudad un cuadro de miseria, dolor y orfandad, extendido con esas agonías grises de cenizas y estanterías carbonizadas.

El Sacerdote Tinoco Ruiz tenía al frente una gran empresa de reconstrucción; de alma y cuerpo. Había que dulcificar, en primer lugar, esas horas amargas de la derrota e invasión injustificada, cargada de la voracidad que arribó desde el país vecino, como una manada de chacales hambrientos para destruir todo lo que encontraban a su paso. En esta Ciudad Orense, al mismo tiempo que ponía sus esmeros y solícitos cuidados en agrupar a los que habían retornado a sus lares después del forzoso éxodo, afincándolos con estímulos de confianza en el porvenir de cada uno de ellos, impulsaba las obras materiales del Cantón, sin escatimar energías, ni dar tregua a sus fatigas de patriota. Sus ideales fueron, desde un principio, trabajar por el progreso de la población y luego, mirar complacido el beneficio que se concretaba en cada obra, adonde llegaban sus manos, su mente y su espíritu ágil que volaba sobre las cosas por hacer. En 1946 se dirigió al Perú para tratar de recaudar los objetos valiosos saqueados por los invasores: libros, piezas arqueológicas, documentos, etc. porque había que reiniciar los servicios de la cultura órense. A su retorno el joven Sacerdote inicia una plausible acción humanitaria, destinada a procurar el mejoramiento hospitalario de Santa Rosa. Con esta finalidad viaja a Colombia en 1949, para contratar Religiosas para el Hospital, porque las Hnas. de la Caridad que administraban la Casa de Salud habían sido destinadas a otros lugares. El Doctor Tinoco Ruiz tuvo que desarrollar intensas gestiones en Colombia para conseguir que las Misioneras Teresitas acepten trasladarse a Santa Rosa. Un 27 de Febrero de este mismo año (1949) el Sacerdote llegaba a la ciudad de Santa Rosa con las Misioneras Religiosas para encargarles del cuidado y administración del Hospital como si fuera su obra propia, procurándoles comodidades y dotación de lo necesario para su labor de defender la salud del pueblo, mediante la ayuda de los organismos del Ramo. El Doctor Tino Ruiz, después de esta cruzada humanitaria que quedó solucionada con la presencia de las Misioneras Teresitas, abre un paréntesis a su vida intensa e incansable. En 1950 viaja a Europa y recorre los siguientes países: Portugal, España, Italia, Alemania, Suiza y Francia. En América visita EE. UU., México y Canadá. En 1951 emprende en la obra educadora y para iniciar su proyecto viaja a Colombia. En este país contrata otro contingente de Misioneras Teresitas. Funda con las Religiosas el Primer Colegio Católico "Santa Tere-sita", previamente remodelando el antiguo Convento Parroquial para su funcionamiento. Inicia, al mismo tiempo, la construcción del nuevo Convento, con Dependencias funcionales para la administración de los servicios religiosos. Realiza la construcción completa de la Iglesia Matriz y da una nueva fisonomía estilizada integralmente al centro urbano de la Ciudad. Desde 1944 hasta 1958 el Doctor Tinoco Ruiz permaneció en Santa Rosa, sirviendo al Cantón y llevando en alto la bandera de una titánica lucha patriótica y de beneficio general; portando en su corazón nobles sentimientos de ayuda a los semejantes y los ideales de trabajar incansablemente por el progreso de esta Sección Patria. Al retirarse dejó el Sacerdote en la Ciudad ultrajada por la bota insolente del invasor, muchas obras realizadas: Escuelas, Colegios para la educación católica; el Hospital rehabilitado integralmente; carreteras, caminos que han acercado fraternalmente a los centros poblados y de producción agrícola. Así, el nombre del Doctor Ángel Tinoco Ruiz quedó hondamente calado en el corazón de Santa Rosa, como una placa de bronce al pie de una Comunidad que lo acogió como a hijo propio, de su misma familia y espíritu noble. En 1958 es trasladado a Piñas por mandato de la Superioridad. Nuevamente en esta ciudad, el Dr. Tinoco Ruiz, se multiplica en obras religiosas que actualmente están sirviendo a la educación, evangelización y catequesis. Construye la Escuela Fisco-Misional "San José", el Convento Parroquial, la hermosa Torre y fachada de la Iglesia Matriz y coloca el potente Reloj Público, provisto de sirena. Remodeló todo el Templo, haciendo una Obra Religiosa Social que pone una nota de distinción artística estilizada en medio del urbanismo de la Ciudad cordial. Interiormente, realizó la ampliación de sus naves y el embaldosado general, destacándose, especialmente, la Capilla del Corazón de Jesús. Con esta obra de arte y expresión profundamente espiritual - religioso, el Dr. Tinoco Ruiz, se acercó más al pueblo y a Dios. Levantó los corazones, fortificó la voluntad y humanizó el vivir cotidiano. En ese año con la jerarquía eclesiástica de Vicario Foráneo del Cantón, hizo grande el vivir de la comunidad y ella se acercaba más devotamente a su Templo, con esa sublimidad y contemplación que se alineaba con la aguja de su torre, en perenne éxtasis si cielo, como un gran ideal, agitándose siempre. Otra de sus preocupaciones, fue la educación. Cooperó con entusiasmo en la fundación del Colegio "8 de Noviembre" y se alineó como uno de los gestores de la obra de cultura. En 1963 viaja a Méjico para seguir un Curso de Estudios Sociales. En 1966, concurre a la República de San Salvador, para asistir al Congreso de Educadores Católicos como Delegado de la Confederación. Con esta oportunidad, visita algunos países: Guatemala, Méjico y EE. UU. Durante este mismo año, viaja a Chile para seguir un Curso de Estudios Sociales, continuando, luego, en gira de observación y estudio, por los países de Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia y Perú. En 1969, nuevamente, es llamado a Quito para un año de estudios en el Instituto de Pastoral Latinoamericano, organizado por el Concilio para que los Sacerdotes estudien y dinamicen su misión sacerdotal. BODAS DE PLATA SACERDOTALES.- El 2 de Julio de 1969 el Rvdo. P. Dr. Ángel Tinoco Ruiz cumplió sus Bodas de Plata Sacerdotales. El Sacerdote pionero de las obras de progreso de los pueblos orenses y consagrado patriota, recibió el cálido homenaje de los pueblos en donde había prestado sus servicios; de las instituciones culturales, sociales, educativas, deportivas, sindicales, etc. El I. Concejo Cantonal de Pinas, exaltó sus méritos y obras y premió su vida heroica y sacrificada que la había entregado al servicio de las colectividades. El pueblo de Paccha se volcó en intenso júbilo para celebrar apoteósicamente sus Bodas de Plata Sacerdotales. El pecho del ya prestigioso patriota se vio colmado con galardones de gratitud que proclamaban el sentido y cariñoso homenaje a su predilecto hijo; al mismo tiempo que, muchas Delegaciones de los demás pueblos se hacían presentes en el emocionado ambiente de fiesta cordial y fraterna que vivió Paccha en ese año. El excepcional acontecimiento quedó grabado en esa fecha con manifestaciones caudalosas de testimonios y felicitaciones al portaestandarte de la nueva fisonomía cultural y progresista de la Parroquia de Paccha. El Dr. Tinoco Ruiz fue el Primer Sacerdote de Paccha, que se incorporó al servicio religioso con vasta ilustración y talento como para avizorar todas las peticiones y anhelos de los pueblos orenses. Desde la iniciación de su Sacerdocio se consagró al servicio de las colectividades, con abnegación y sacrificio, llevando el consuelo, y, al mismo tiempo, el estímulo para fomentar el progreso material de las localidades. Al cumplir Veinticinco Años en 1969, Paccha, Pinas, Santa Rosa y otros pueblos y ciudades, rindieron su testimonio de gratitud y reconocimiento al ilustre patricio y forjador del progreso de Paccha y de las ciudades en donde prestó sus servicios. Al Dr. Tinoco Ruiz se debe exclusivamente la creación y funcionamiento del Colegio que lleva su nombre. A esta obra, que es suya, se abrazó con toda dedicación hasta verla cumplida. Arrimó su hombro para la construcción del edificio y puso todo su talento y energías en las gestiones ante el Gobierno Central, para que funcione este Templo del Saber, junto al Templo Piadoso y de invocación religiosa católica. Nos cabe la satisfacción, al hacer brevemente los trazos de su semblanza biográfica en la Monografía de Paccha, publicada en 1970, de que, como acto de estricta justicia y leal reconocimiento al líder de esta obra, se le imponga el nombre de "ÁNGEL TINOCO RUIZ", al oficializarlo, porque sobraban razones y porque la Histeria local había ratificado en sus páginas, en forma aclamadora y solemne, que, el patriota Sacerdote era el autor del Colegio de Paccha, el gestor y abanderado de la obra de Cultura de esta Sección Patria. Hoy ostenta el Colegio en el frontispicio de su local, que está en pleno funcionamiento, el nombre que ha hecho la fructificación del saber, forjando una nueva generación redimida y apta para la transformación de una de las parroquias legendarias de la Provincia de El Oro y que está considerada como un codiciable cofre de Historia Antigua.

ING. GUILLERMO SAQUICELA ANDRADE

El Señor Ing. Civil Guillermo Saquicela Andrade tiene en su haber profesional una hoja brillante de servicios, que hacen marco de honor a la Clase Profesional a la que se pertenece, habiéndose destacado por su talento y acervo de experiencias, recogidas en los diferentes campos de sus actividades, y que, actualmente, constituyen su valioso patrimonio, que lo está empleando a fondo en beneficio de los pueblos. Nació el Ing. Saquicela Andrade en la ciudad de Riobamba el 14 de Julio de 1927. Sus estudios primarios los realizó en la Escuela de los H. H. Cristianos de su ciudad natal. Cursó la Educación Media en el Colegio "San Felipe" de la misma ciudad, hasta el tercer año, para luego continuar en el Colegio Militar "Eloy Alfaro", de Quito, en donde se graduó de Bachiller en 1949. En 1950 se incorpora al Ejército Nacional, con el Grado ele Subteniente, separándose voluntariamente del Ejército en 1962. Una nueva inquietud vocacional lo llevó a realizar estudios en la Escuela Técnica de Ingenieros del Ejército Nacional, graduándose de Ingeniero Civil el 4 de Diciembre de 1956. En 1959 concurre a Panamá y se perfecciona en inglés, obteniendo Diploma de especializa-clon en el Idioma. Desde aquí arranca la fecundidad y médula poderosa de su carrera profesional, levantándose en forma plausible en todos los puestos que le ha tocado desempeñar sus funciones, haciendo siembras magníficas con obras perdurables y de reconocimiento laudatorio. A su saber de ingeniería, materializada y difundida con direcciones ajustadas a la técnica de las construcciones, se ha unido la de sus fecundas iniciativas, que hallaron campo fructífero para su mejor desarrollo. El Ing. Guillermo Saquicela Andrade ha desempeñado con verdadero acierto lo# siguientes cargos: Ingeniero-Director del Departamento de 00. PP. Municipales del Cantón Pasaje, durante los años de 1962-1963. Ingeniero-Ayudante de la Dirección de 00. PP. Fiscales; 1965-1966. Jefe del Departamento de Riego del H. Consejo Provincial de El Oro: 1970-1971. Ingeniero-Director de 00. PP. Fiscales de la Provincia de El Oro: 1972-1974. Jefe de la Agencia de Machala del Instituto Ecuatoriano de Recursos Hidráulicos, desde 1974. En todas sus funciones el Ing. Saquicela Andrade, ha puesto su empeño patriótico y cariño al solar órense, con los recursos de sus experiencias y altos quilates de su definida personalidad profesional. Toda su contribución y afanes cívicos los ha rendido en la forja, muy especialmente, del progreso vial de la Provincia, en reciprocidad a la hidalga tierra que le ha brindado cordial acogida, con el consiguiente aplauso y reconocimiento a sus méritos, virtudes cívicas, patrióticas; tanto como a la labor y obra que viene realizando en beneficio y fomento de las diversas obras en El Oro. En breves líneas, dejamos esbozada la fecunda vida de estudios y conquistas profesionales del Ing. Civil Guillermo Saquicela Andrade, que se proyecta al futuro con las promesas de seguir impulsando la aspiración de los pueblos orenses, con sus políticas de obras viales, de riego y otras de su profesión, bien mantenida y expedita. La vida profesional del Ing. Saquicela Andrade, podríamos decir, no solamente se perfila como promesa, sino como una realidad halagadora, porque ha puesto decisión y permanente constancia en los planes de desarrollo, especialmente, las obras viales, haciendo suya cada obra, cada carretera, el puente, el mantenimiento de la vialidad y todo lo que significa incremento y facilidades para la comunidad, dentro del campo de sus funciones y de sus atribuciones que le han dado las dignidades desempeñadas. Trabajo, honradez y capacidad en las funciones que ha desempeñado, ha sido el lema que lleva izado el Ingeniero Saquicela Andrade en todas sus tareas diarias; razgo típico e inconfundible de la rúbrica de su espíritu bien formado y equipado de saber y experiencias técnicas, con el cual, ha acometido obras de envergadura con esa fuerza resistente de roca y cuarzo, con una voluntad de acero y superación encomiable, en donde se han estrellado todas las dificultades que han tratado de obstaculizar la obra suya. Así ha tenido siempre avante el profesionalismo, como una especie de dínamo: fuerte y entusiasta al amanecer de cada día; como hélice para propulsar hacia arriba el progreso del suelo de nuestra Provincia de El Oro. Nos ha sido muy placentero hacer brevemente el perfil de la silueta ya prestigiosa de un profesional y funcionario, que cumple sus obligaciones con versación de su ramo especializado; con interés patriótico y con el aplauso de los orenses, porque a más de que sus voces de estímulo son ofrendas a su labor meritoria, también, sus mismas obras realizadas, se han tornado en áureas medallas para condecorar al Profesional y Funcionario capacitado y patriota.

DR. FRANCISCO OCHOA ORTÍZ

	Representa la pléyade de los hombres ¡lustres qua ha dado la ciudad de Pasaje, con una provechosa entrega de esclarecido talento y mente robusta al servicio de su Provincia y de la Patria. El dilecto hijo de esta bella tierra órense, Dr. Francisco Ochoa Ortiz, ha significado la más alta representación dentro del campo jurídico, además de ser un valor polifacético, pero siempre distinguiéndose por su predilección en el cultivo de las Ciencias Jurídicas, en donde adquirió verdadera maestría, habiendo llegado en 1964 a ser el primer Magistrado Judicial, presidiendo el más alto cenáculo de las leyes ecuatorianas, o sea la Corte Suprema de Justicia.

Como hombre versado en las disciplinas del Derecho, se inclinó con esa convicción doctrinaria elevada de su ideología política, desde muy joven, a luchar en este campo de los eventos políticos nacionales. Sentimientos muy altos que rebasaron los bastardos intereses privados, los llevó con ese equilibrio que mantiene simbólicamente la balanza de la justicia. Quiso servir a su Provincia El Oro y llegó a satisfacer y abonar con creces este patriotismo suyo, muy peculiar de los hijos gratos y forjados en la alta cultura, en donde se modeló el espíritu superior del Dr. Ochoa Ortiz. Representó a su Provincia en los Parlamentos Nacionales como Diputado y Senador, interviniendo en los debates de los grandes intereses nacionales con un criterio orientador y de recomendable justicia, porque para el jurista, la justicia era su meta, y el progreso de los pueblos orenses, también su Norte de vida. Se hizo muy reconocida su actuación brillante en el Congreso Nacional su Proyecto de la Abolición de la Prisión por deudas. Hasta ese entonces, el hombre que llegaba a enredarse en deudas, se lo mantenía tras de las rejas de una prisión, por no haber tenido los medios para satisfacerlas. Es decir, se lo condenaba a morir a pesar de su plena capacidad física y mental para el trabajo, tanto como a su familia, empujado por una Ley absurda que manchaba a nuestra legislación civil y penal. Al Dr. Ochoa Ortiz se debe la libertad del hombre, ayer ultrajado por leyes inhumanas. Rompió con su Proyecto esa coyunda colonial que la mantenían los poderosos, a la cual, ataban la vida y la libertad humana, para liquidarla, después de que los habían explotado con los ultrajes más denigrantes. El Dr. Ochoa Ortiz también ocupó el Ministerio de Gobierno. Desde allí, se destacó como el mejor conductor de la política en aquel entonces. Hábil, pulcro, delicado y extremadamente versado en la ciencia política, lo llevó a los mejores éxitos dentro de este difícil campo nacional... El ex-Presidente Leónidas Plaza, afirmaba en declaraciones públicas, que el Dr. Francisco Ochoa Ortiz, se había distinguido como Ministro de Gobierno por su forma tan acertada y eficaz de dirigir al País, en medio del mar de intereses políticos que arreciaban con furor en aquellos tiempos. Fue también el Dr. Francisco Ochoa Ortiz el diplomático que dejó una obra que prestigió más su nombre. En tiempo del Presidente Gonzalo S. Córdova fue Enviado Extraordinario a Washington, cumpliendo una misión diplomática que enlazó a nuestro País con relaciones beneficiosas en todos los campos y para todas las actividades nacionales. AI retornar al Ecuador y en los años de mayor vigor intelectual y jurídico, el Dr. Ochoa Ortiz, ocupó la más alta Magistratura de la Función Judicial de la República. A su gestión e interés, como órense, se debe la creación de la Corte Superior de Justicia de El Oro. Con esta obra el Dr. Ochoa Ortiz demostró su patriotismo y sensibilidad comprensible de la necesidad que tenia la Provincia, de organizarse con un sistema unitario de la administración de la Justicia. Elaboró el Proyecto de Decreto y lo sometió a la consideración de la Junta Militar de Gobierno, mereciendo la aprobación y la consiguiente expedición. La Corte Superior de Justicia del Distrito de El Oro, colocó en el Salón de Actos el óleo del Dr. Ochoa Ortiz, en homenaje y reconocimiento al prestigioso hombre público y meritísimo profesional que honró al País en diversas funciones, especialmente de dignificación do la Justicia Nacional.

DR. JOSÉ J. CABRERA ROMÁN Honestidad, fiel cumplimiento de sus funciones públicas, en su calidad de Notario Público del Cantón Machala. Capacidad y versación jurídica; preparación cultural y exquisita delicadeza personal, son las virtudes que adornan al distinguido profesional, Dr. José J. Cabrera Román. Inició sus estudios en la Facultad de Jurisprudencia do la Universidad Estatal de Guayaquil. Luego, como para ampliar mejor el horizonte de sus inquietudes estudiantiles, viajó a España para continuar sus estudios, ingresando en las Universidades de Madrid y Salamanca, optando en esta última el Título de Doctor en Jurisprudencia y Abogado de los Tribunales de Justicia. DISTINCIONES EN SU VIDA ESTUDIANTIL En su calidad de estudiante el Dr. Cabrera Román, recibió las mejores distinciones en las Universidades de España, en razón de sus estudios que merecieron el reconocimiento por parte de sus Profesores. Honró al Ecuador por su brillante desempeño en las aulas universitarias, habiendo sido calificado como EL MEJOR EXTRANJERO EGRESADO, durante su promoción. En mérito de este triunfo y como justo premio a su talento jurídico, fue seleccionado para que integre la Delegación, que debía realizar la gira anual por el Continente, con los Egresados más destacados de las principales Universidades Europeas. DIGNIDADES ALCANZADAS El Dr. Cabrera Román fue designado por los estudiantes organizados, con la alta dignidad de Secretario de la Confederación de Estudiantes Hispanoamericanos, residentes en España; Secretario y Presidente de la Asociación de Estudiantes Ecuatorianos, como ratificación fehaciente a su meritoria vida de estudiante que se consagró fervorosamente a la cultura de los Códigos. En esta forma y con esta designación, muy honrosa para nuestro País, se reconoció el caudal de méritos que tenía el Dr. José J. Cabrera Román, juntamente con su corazón noble y exquisito; por su porte cordial y apostura de verdadero caballero de la ciencia jurídica. Además de ser el Dr. Cabrera Román un distinguido profesional, que goza de amplia acogida en la sociedad de Machala y en los círculos intelectuales de la Provincia, por su capacidad cultural, su responsabilidad y seriedad profesional; su ejemplarizadora actitud en las funciones que ha desempeñado, está revestido, repetimos una vez más, de una atrayente delicadeza y afabilidad en el trato diario con toda clase de personas, que promueven una simpatía generalizada hacia su persona. Estas expresivas virtudes, muy propias y originales de su espíritu y ancestro, las mantiene con emoción y colorido atractivo en su Oficina de trabajo, en el curso de sus variadas actividades profesionales y de amistad, las mismas que han dado personalidad distinguida al Dr. Cabrera Román, que continúa dinámico y esperanzado, cada día, forjando su mejor preparación y capacidad en el campo del Derecho Notarial, muy especialmente, asomándose en cada aurora, con más ideales, más prestigio y obras realizadas. En estos últimos años, la actividad intensa de sus funciones notariales le obligaron situarse en un mejor sitio de la ciudad, ocupando actualmente Oficinas elegantes y centrales del moderno edificio de la Federación de Choferes Profesionales de la Provincia, situada en al arteria urbana principal de la Capital Orense. Al ingresar a sus Oficinas se advierte una organización completa y eficaz, presidida por el titular profesional, que se manifiesta atento y espiritualmente amplio para atender a sus clientes. Es un verdadero taller del quehacer jurídico de la propiedad, que, a través de un intenso teclear de máquinas y empleadas cultas, preparadas y responsables en sus funciones, se van elaborando los Títulos o Escrituras, para la confirmación de la tenencia y respaldo de sus derechos que nacen de la Ley. Actividad, dinamismo y satisfacción del deber cumplido, es la nota sobresaliente de la Notaría Cantonal del Dr. José J. Cabrera Román, que armoniza y se ensambla con el trajinar febril que circula, día y noche, por las calles céntricas que rodean al elegante edificio de la Federación de Choferes de El Oro, en donde, sus Oficinas, marcan el ritmo acelerado con otras de prestigiosos profesionales y organizaciones de la cultura, el comercio y las industrias. SUS SERVICIOS JUDICIALES Su aporte valioso a Machala, se ha hecho presente en la Función Judicial y en la Educación Media. En el Poder Judicial ha desempeñado los siguientes cargos: Secretario del Juzgado Segundo del Crimen; Oficial Mayor de la Corte Superior de Justicia del Distrito de El Oro; Juez Cantonal de Zaruma; Juez Cantonal de Pinas, y, en la actualidad, Notario Público del Cantón Machala. El Dr. José J. Cabrera Román tiene aún un amplio y soleado horizonte de conquistas profesionales, que serán para la Comunidad Orense, un galardón más en el desarrollo histórico de la Justicia Provincial, porque se afirma con más vigor en sus funciones; se perfila con más ponderación de méritos en la interpretación jurídica-social, y continúa como una nueva cosecha de cultura general en el devenir órense. FUNCIONES CATEDRATICAS Al mismo tiempo que se ha manifestado fiel e incansable en la preparación de su ramo jurídico notarial, el Dr. Cabrera Román, también ha compartido su tiempo con las tareas de la Cátedra en los Colegios "La Inmaculada", de Machala y "8 de Noviembre", de Pinas. Su vocación de maestro la llevó tempranamente al aula y allí continuó por algunos años, modelando el espíritu juvenil con su palabra persuasiva, con sus lecciones confortables de pedagogo y con caudales de conocimientos, que, sin egoísmos, los vació en la mentalidad de sus educandos. No impartía la conferencia magistral a sus alumnos, en un ambiente frío, sin dinamia y solamente, diríamos, de trivial entrega-recepción de conocimientos aislados, difíciles por tu terminología y sin vislumbrar caminos metodológicos. Había en sus lecciones la actividad grupal, activa, cordial, de iniciativas personales, para que el estudiante elabore con toda comprensión su propio saber. La preparación del Dr. Cabrera Román, desde un principio, ha abarcado tíos campos difíciles: el jurídico y la educación. En estos dos estadios ha desarrollado amplia y plausible labor que le han hecho acreedor al espontáneo reconocimiento. Se ha superado en la versación jurídica notarial y por esto es que su nombre es crédito y garantía para todos los que concurren a sus oficinas. El perfil espiritual de su persona, fotografiado con un criterio imparcial y crítico de su vida y de su obra, tiene el continente de modestia, de aquella manera de ser de los grandes valores: atento, cordial, sencillo, que se desliza con una vida de ayuda a los que le solicitan algo; de apoyo a las obras que sus amigos emprenden; de cooperación con los demás y de decisión sin titubeos de los problemas que se les presentan. Nada niega, y su aporte, a la medida de sus posibilidades, y su consejo del ramo de su especialización, están pronto satisfaciendo el requerimiento, con la prisa emotiva del siglo que vivimos y con la sonrisa del amigo que atrae por el ambiente de confianza que brinda. Las Oficinas de la Notaría Cantonal funcionan en el Edificio del Sindicato Provincial de Choferes, ubicado en la Av. principal "Nueve de Octubre", de la Ciudad, entre Páez y Junín, Sector céntrico y de mayor movimiento comercial de la Capital Orense.


SR. ISAURO VALAREZO REYES

El señor Isauro Valarezo Reyes pertenece a los hombre de espíritu noble y de valor que tiene la Provincia de El Oro, registrados en los campos laboriosos de la riqueza nacional. Se inició desde temprana edad en la vida comercial, porque así le señaló la ley de su ambiente, pródigo en actividades de producción y transacciones mercantiles. Es un verdadero luchador en el palenque de variadas actividades y representa una lección dé honradez y esfuerzo personal. Su espíritu dinámico, forjador de renglones de economía suficiente para sostener sus negocios y afrontar las necesidades urgentes de su familia, lo llevó con el sello de una independencia dignificante por todos los caminos de la sierra y de la costa, sufriendo y levantándose, con golpes de energía y cruzadas de sacrificio, hasta alcanzar la conquista de una holgura económica y bienestar risueño, que labró la felicidad de su familia. Noble espíritu selecto de este orense, porque supo surgir a base de honradez, de laboriosidad incansable y de iniciativas múltiples en el desarrollo de sus negocios y de comerciante dinámico.

El Señor Valarezo Reyes ha dejado para sus hijos una obra maestra, que la sostiene aún, con esa enseñanza sincera y ardiente como una llama, aquella de abrirse paso por todas las asperezas del camino del triunfo, con paso firme y sin mirar los abismos que detienen la marcha del que persigue el progreso y el bienestar de su familia. Hombre modesto, afable, que tiene a flor de labios la palabra cordial y profundamente sincera, sin poses de los que no pasaron por la escuela del dolor de las necesidades y no sintieron el acicate desesperante de las angustias del proletariado.

Este hombre rectilíneo y de fecunda trayectoria en las faenas de la agricultura y del comercio, formó un hogar modelo, que fue el oasis de sus cruentas luchas y el remanso de sus fatigas. Fue la distinguida matrona Doña Alejandrina Valarezo Peña de Valarezo su digna esposa, con quien supo compartir sus horas tristes y alegres; sus fracasos y triunfos, en comunión de ideales y comprensión jubilosa, que amanecía en cada aurora, como pascua en su hogar ennoblecido por las virtudes del trabajo. De su hogar fortalecido con bendiciones de abundancia y paz, quedó una descendencia valiosa, que está heredando todo su inventario brillante de dos ejemplares vidas El Señor Valarezo R., aún sigue siendo el brazo fuerte en la vida de sus hijos, porque simboliza las intensas preocupaciones y acendrado cariño que puso en su formación; porque supo modelar espíritus selectos y amantes del trabajo; relievar sus nombres con indiscutibles méritos, como para destacar más la noble e imponderable misión que la cumplió a cabalidad en unión de su esposa que pasó a la eternidad. Los señores Mario, Marcelo, Plácido, Bolívar, Marina y Rebeca, están ostentando la vida fructuosa de su señor padre que aún vive para felicidad de sus hijos. Con su digno padre el señor Isauro Valarezo Reyes, sus hijos están sosteniendo esa Escuela de su formación, rindiendo culto diariamente al trabajo tesonero, evocando la honorabilidad y aristocracia espiritual, que corre en sus venas como sangre y savia de superación moral y económica. Una etapa de su vida fructífera, está señalada en sus participaciones patrióticas en la cantonización de Piñas. El señor Valarezo Reyes tomó como obra suya la aspiración que tenían los hijos de Piñas para alcanzar la categoría política actual de la ciudad. A ella se consagró con sus mejores esfuerzos y cooperó con emoción de hijo adoptivo, para hacer realidad lo que durante años solicitaba con justicia la floreciente Parroquia hasta el año de 1940, en que inauguró solemnemente su nueva filiación política de Cantón.


SR. FRANCISCO C. ARCELLES T.

El Señor Francisco Arcelles desde hace algunos años viene trabajando tesoneramente en la palestra del periodismo nacional, con el éxito que le da su capacidad promisoria y ágil, de su talento clarísimo, su vasta ilustración y conocimiento pleno de nuestros hombres y nuestra realidad nacional. De todas sus virtualidades el Sr. Arcelles ha aprovechado para traducirlas en una verdadera tribuna de altas consideraciones cívicas y morales, que han estimulado el patrimonio espiritual de los hombres y del pueblo órense. Desde diferentes campos de acción el periodista se ha interesado sobremanera por el progreso de los pueblos orenses, muy especialmente, por su tierra nativa: Machala; por la verdadera valorización de sus hombres, por el culto a la verdad y por la perdurabilidad de nuestro valor espiritual, como pueblo de aspiraciones y raza en camino de transformaciones. Su labor periodística la inició en 1924 en su ciudad natal, como Director de la "GACETA MUNICIPAL". Posteriormente, fue redactor de Periódicos locales "Nueve de Mayo", "El Obrero Orense" y Corresponsal de "El Universo" desde 1937. Radicado en Guayaquil, se incorporó el periodista Francisco Arcelles al Cuerpo de Redacción del Diario "El Universo", desde 1944, en cuyas columnas mantiene sus valiosos comentarios, bajo el título de SUCESOS DE EL ORO, que son leídos con mucho interés, porque provienen de un verdadero impulso psicológico-emotivo de uno de los predilectos hijos de Machala, que ha vaciado su mentalidad sobre temas de importancia sociológica, analizando con versación los campos de la Administración Pública, la educación, economía agraria, vialidad y deportes. A más de las columnas periodísticas el Sr. Arcelles ha intensificado sus labores desde la Radio de Guayaquil, manteniendo un espacio semanal desde 1955, tratando los problemas de El Oro de preferencia, con lealtad y patriotismo que le enaltecen y hacen cada vez recomendable su nombre. Inició su labor radiodifundida en el Sistema de Emisoras ATALAYA hasta 1961, y desde ese año hasta los últimos años, en Radio CRISTAL, desde donde sigue defendiendo con absoluta imparcialidad los intereses orenses, y sirve a la Patria, sustentando la defensa más ardorosa de los sagrados derechos territoriales del Ecuador. En la Administración Pública Nacional y Municipal en El Oro, se inició desde las Secretarías, avanzando ya como Presidente Ocasional del I. Concejo de Machala y como Profesor del Colegio Nacional "9 de Octubre", en cuyas aulas obtuvo su Título de Bachiller en Filosofía y Letras. Posteriormente, siguió prestando sus servicios en el Cuerpo de Bomberos de Machala, como Secretario de la Institución; Comandante de la Compañía "Machala" N°1 y Coronel Primer Jefe de la misma Institución hasta 1943, tocándole con el carácter de Jefe de Bomberos, asumir la enorme responsabilidad que significó la defensa de la ciudad de Machala en 1941, época en que la Aviación Militar del Perú, bombardeó y ametralló varias poblaciones orenses. También el Sr. Arcelles ha prestado su valiosa cooperación para el incremento y desarrollo del Deporte en su calidad de dirigente de la Federación Deportiva de El Oro, junto al prestigioso patriota Rafael González Rubio, cuando desempeñaba la Presidencia de la Federación Deportiva y la Gobernación de la Provincia de El Oro, en las obras de construcción del Primer Estadio en Machala. Por su amplia y meritoria labor periodística, desarrollada con éxito en la Prensa y Radio, el Sr. Francisco Arcelles ha recibido merecidos Acuerdos, Menciones de Honor, Medallas, Pergaminos y Condecoraciones de parte de las Entidades de El Oro y Guayas, siendo entre otras, las de la Unión Nacional de Periodistas, Núcleo del Guayas; de la Asociación de Periodistas de Guayaquil; Círculo de Periodistas del Guayas; Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de El Oro; del Colegio Nacional "9 de Octubre", de Machala; Colegio Nacional de Señoritas "Machala"; Condecoración y Pergamino del I. Consejo Cantonal de Machala, declarándolo el mejor ciudadano del Cantón en 1970, con ocasión del 146 aniversario de la Cantonización; Condecoración "AL MÉRITO CÍVICO", otorgada por el Colegio Particular "CICLO EDUCATIVO TARQUI", de Guayaquil, y Condecoración del Instituto Amazónico Ecuatoriano. Este es en apuntes luminosos, el marco de oro de la vida del ¡lustre periodista orense, Sr. FRANCISCO C. ARCELLES, consagrada por muchos años al servicio de su Provincia y de la Patria.

SRA. LUZ VICTORIA RIBERA DE MORA La distinguida educadora Luz Victoria Ribera de Mora, machaleña de nacimiento, que honra estas páginas con su fotografía, nació con la vocación de Maestra, y, desde temprana edad, luego de optar el Título de Bachiller, ingresó al Magisterio Primario en Abril de 1938, consagrándose, desde entonces, como misionera de la enseñanza en las Escuelas Fiscales de su ciudad. Después de haber dejado su espíritu inquieto, ágil, renovador y profundamente humanitario en el alma de la niñez machaleña, con el acento de una Pedagogía tierna y hogareña, ascendió a otros niveles de la educación provincial. En el mes de Octubre de 1955, el Alcalde de ese entonces, señor Carlos Verdaguer Coello, la designó Inspectora de Educación Municipal. Con esta nueva función, la educadora continuó formando con su talento la dinamia de las nuevas generaciones, en las cuales, imprimía el sello característico de sus virtudes cívicas e inquietudes espirituales. En 1960 es nombrada Profesora del Colegio "Nueve do Octubre", para la Cátedra de Literatura, que la desempeñó hasta 1969. En el ejercicio de la docencia, en el mencionado Colegio, fue designada Primer Vocal del Consejo Directivo y Vicerrectora del Plantel, habiéndole correspondida, muchas ocasiones, asumir el Rectorado por ausencia del Titular. Asimismo, durante varios años, la Señora Ribera de Mora, ha ejercido la Presidencia de UNE Provincial de El Oro, satisfaciendo los anhelos y aspiraciones de la clase, con el calor de su espíritu justiciero y ecuánime, de su lealtad y cariño a los Maestros. Cuando cumplía su misión de educadora en el Colegio "Nueve de Octubre", fue requerida por el Ministerio de Educación, para que organice el nuevo Colegio de Señoritas, que se creaba durante el año 1969, con el nombre de Machala". En comisión de servicio, la educadora comenzó a modelar el nuevo Colegio con los toques de la delicadeza de su alma, con la riqueza de su corazón, la pulcritud de sus sentimientos y los desvelos de su vida. Un Colegio nacía en Machala y para Machala, bañado con la luz brillante de la inspiración de una Maestra; con la lozanía de su espirita selecto que se había entregado a la educación de los hijos de Machala; con una voz esperanzada que confortaba el alma y con la dirección de una mano que sabe guiar los primeros pasos de una juventud sedienta de saber. Desde el 16 de julio de 1970 rigió los destinos del Colegio en calidad de Rectora Titular. Pero no termina aquí el campo de acción de la prestigiosa Maestra. Su espíritu ágil y emprendedor ha incursionado otros campos, para fertilizarlos con el temple de su carácter indomable de heroína, y, esencialmente, de educadora. En 1963 desempeña la Vicepresidencia de la Casa de la Cultura, Núcleo de El Oro. Con esta ubicación estimuló las letras nacionales, valorando a los hombres, rindiendo culto a la verdad y perpetuando nuestro valor espiritual. Estuvo la Maestra junto a ese valor órense, Lcdo. Diego Minuche Garrido, Presidente, en ese entonces de la C.C.E., Núcleo de El Oro. Fue también la Sra. Ribera de Mora, Miembro activo del Grupo Cultural "Amanecer", que hizo época de bellas manifestaciones en el espíritu del ámbito órense. Otro de los campos de la educadora, ha sido la Administración Pública. En 1937 ganó una curul en el Municipio de Machala, siendo elegida Presidenta Ocasional, y, luego, Vicepresidente del Concejo hasta el primero de Agosto de 1970. Con esta oportunidad, ha sido la primera mujer que ha desempeñado, por varias ocasiones, la función de Alcalde Encargado. Ha militado en el Partido Socialista. Como Socialista y Educadora, ha exaltad» la dignidad humana, ha forjado el carácter y voluntad a base de la educación y ha ensamblado la solidaridad fraternal de su pueblo. También se le han confiado dignidades honrosas. Concurrió en unión de otras distinguidas mujeres, al Congreso de Unión Nacional de Mujeres Ecuatorianas, realizado en Guayaquil en el mes de Julio de 1970, Certamen Nacional en la que fue elegida Vicepresidenta del Congreso. En la educadora Luz Victoria Ribera de Mora, no solamente hay vocación de Maestra, sino también espontaneidad maravillosa de excelsa poetisa; toda la eclosión de sus sentimientos más nobles y delicados que inspiraron su mina de virtudes, que emergieron desde la cantera de sus sacrificios, del fondo sentimental de su patriotismo. En el CANTO AL COMBATE NAVAL DE JAMBELÍ se advierte una cátedra de altas enseñanzas cívicas, con estrofas de históricas hazañas de antaño y con versos de profunda sensibilidad emotiva, que pinta con los coloridos del paisaje y del mar, la Imagen Altiva del Combate, con todo ese temple acerado del Héroe de Jambelí, Capitán Rafael Moran Valverde y la inmarcesible gloria de la Marina Ecuatoriana.

SRA. MELANIA GALLARDO HIDALGO DE MIÑO


Forma un respetable hogar en la Ciudad Capital, con el destacado Ingeniero Civil Genaro Miño Morejón, de cuyo hogar de vida ejemplar, han surgido a la vida, como racimo de promesas para la Patria, sus seis hijos, que responden a los nombres de María Velia, César Oswaldo, Edgar Efraín, Marcelo Enrique, Ruffo Miguel y Diego Genaro. Son sus padres los señores: Segundo Gallardo Añazco y Petita Hidalgo Sánchez. Nació en Piñas y sus estudios primarios los realizó en su ciudad natal; los secundarios en el Colegio Normal Manuela Cañizares, de la ciudad de Quito, en donde recibió una educación esmerada por parte de prestigiosos Profesores, que han honrado al Magisterio Nacional, como son los distinguí dos educadores: Doctora Lucila Salvador de Villacreces. Señorita Mercedes Herdoíza y la Sra. Blanca Andrade de Patino. La Sra. Melania Gallardo Hidalgo de Miño, que lleva aún en su alma la pasión de educadora y la inquietud febril de modelar espíritus, ejerció el Magisterio, durante seis años, en su ciudad natal, prestando sus servicios docentes en las Escuelas Centrales "Cristóbal Colón", y "González Suárez", dejando a su paso por las aulas una siembra magnífica de altas enseñanzas morales, pedagógicas y estéticas, que perduran con cariño a la Maestra, en los corazones de esa generación, porque sus enseñanzas, ricas en saber y moral, se hicieron esencia de vida práctica, soplo vital de su aspiraciones culturales y culminación de ideales y metas. Toda su vida se la puede traducir en símbolo ejemplar, porque es ánfora de ideales y virtudes nobles; profundidad de reflexiones visionarias y contenido abundante de bondad inmensa, que se derrama, como cristales de luz, en sus ojos; mientras que en sus labios amanece cada día la floración de una infinita suavidad y armonía de frases cautivantes, con el acento característico de su modestia y el colorido de sus palabras, juntamente con la sugestión de su continente personal y sus expresiones, tan variadas y familiares, que se extienden como una gasa por sobre el dolor humano, o como una caricia en las aspiraciones y angustias de los demás. Contrajo matrimonio con el Ingeniero Genaro Miño Morejón, el primero de Septiembre de 1939, y su hogar dignificado por el ejemplo se vio premiado con la presencia de seis hijos, que los ha entregado a la Patria, que responden a los nombres de María Velia, César Oswaldo, Edgar Efraín, Marcelo Enrique, Ruffo Miguel y Diego Genaro, quienes han colmado las aspiraciones de sus padres, porque han respondido a sus sacrificios y vehemencia de educarlos, habiendo todos ellos, realizado sus estudios primarios y secundarios en la Ciudad Capital de la República, con todo éxito. Luego, señalados por el destino de una mejor preparación, llevó a los jóvenes hacia Estados Unidos de Norte América, para continuar los estudios Superiores en las prestigiosas Universidades del Gran País del Norte. María Velia se especializó en Idioma Inglés, y, después de realizar una gira por Europa, retornó a Quito, desempeñando actualmente el cargo de Secretaria de la Embajada Norteamericana. César Oswaldo, obtuvo el Título de Arquitecto en la Universidad de Berkeley, California, y contrajo matrimonio con Bárbara Lambie, damita norteamericana, graduada de MASTER EN ARTES, en la misma Universidad que estudió su esposo. Posteriormente, el Arquitecto Oswaldo Miño, fue designado por la Empresa donde presta sus servicios profesionales, para que concurra a las Conferencias de su ramo en Inglaterra. En 1973 concurrió a la Universidad de Nuevo México, en Alburquerque y siguió estudios de Pest Grado, obteniendo el Título de MASTER EN ARQUITECTURA en el mes de Diciembre de 1975. Edgar Efraín, se graduó de Ingeniero Civil en la Universidad de Chico, California. Trabaja actualmente en 00. PP., Bakersfield, California, y forma un respetable hogar con Karol y Lasser, Norteamericana, cuyo matrimonio está alegrado con el advenimiento de una niñita, llamada Kachel Elizabeth. Marcelo Enrique, se graduó de INGENIERO MECANICO en la Universidad de San Francisco de California. Sigue sus estudios para optar el Título de MASTER y una vez graduado retornará a su Patria para prestar sus servicios profesionales. Está casado con la Damita María Teresa Delgado Andrade, quiteña. Tiene su hogar dos niños: Mónica Cecilia y Marcelo Alberto. Ruffo Miguel, graduado en la Universidad de Alburquerque, Nuevo Méjico, está incorporado al profesionalismo académico como INGENIERO CIVIL. Actualmente reside en nuestro país. Próximamente retornará a Estados Unidos para optar el Título de MASTER. Diego Genaro, estudia Finanzas en la Universidad Central de Quito y ha formado su hogar con Zoilita Miño Olivo, guayaquileña. Este el hogar prestigioso y dignificado por excelentes virtudes, de la Damita Melania Gallardo Hidalgo de Miño, casada con el distinguido profesional Ingeniero Civil don Genaro Miño Morejón. Con esta aureola de honor y triunfos alcanzados por sus hijos, que constituyen un galardón para su vida de abnegada esposa y madre ejemplar, la Sra. Melania Gallardo Hidalgo de Miño, es la Reina del verdadero Hogar y de la Simpatía, porque ha cautivado la voluntad de todos los que han tenido la suerte de conocerla. En 1939 fue merecidamente proclamada Reina de Piñas, El Oro, y recibió el homenaje emotivo de su fierra natal. Hoy, ya cumplida su misión de ejemplar madre consagrada al deber más noble de una mujer, vive mirando complacida la vendimia generosa y llena de virtudes de su hogar -dulce hogar-. Se siente feliz frente a todos sus hijos de vida profesional, que se han hecho espigas fructíferas de muchos éxitos en el exterior, a través de la formación académica alcanzada en las Universidades extranjeras, constituyéndose, todos ellos, para sus padres en orgullo de su hogar y para su Patria; en honor para la comunidad ecuatoriana con el prestigio de estos distinguidos compatriotas. La Sra. Melania Gallardo Hidalgo de Miño, es ascendiente del meritísimo patriota y consagrado Apóstol del Sacerdocio Católico, DR. FRANCISCO HIDALGO, que en 1870, realiza la SEGUNDA FUNDACION DE PIÑAS, en el lugar en donde actualmente se levanta la progresista Ciudad Orense. Lleva en sus venas la distinguida Damita Orense la brillante herencia sanguínea, en su calidad de SOBRINA NIETA DEL DR. FRANCISCO HJDALGO, Ilustre Sacerdote que a la vez fue hermano del Sr. Federico Hidalgo, padre de la Sra. Petita Hidalgo Sánchez, madre, a la vez, de la inteligente y virtuosa Sra. Melania Gallardo Hidalgo de Miño, cuya semblanza biográfica la dejamos ligeramente apuntada, con pespuntes de oro, porque hay en su vida todo un continente de nobleza y espiritualidad, de promisorio talento y caudal interminable de bondad Nazarena.

	Calle García Moreno, en la parte superior de la presente composición gráfica, es una de las principales arterias de la Ciudad, que pasa por un extremo del Parque Central, que se observa a continuación, en donde se levantará el Monumento al Ilustre Sacerdote DR. FRANCISCO HIDALGO, fundador de Piñas en 1870.

SR. JOSÉ UGARTE AGUILAR Desde muy joven al señor José Ugarte Aguilar, ha sido un infatigable propulsor del progreso de Machala. Un luchador tenaz en los campos do la administración pública, municipal y de la política. Con esfuerzos propios y llevando una vida de inquietudes por la conducción social, ha llegado a caracterizarse ya como un valor moral que ha logrado un significativo puesto en el rol de las actividades progresistas de su ciudad natal.

Nació en Machala en donde recibió su primera educación. Continuó sus estudios en la Academia Militar "Ecuador", de Quito y, luego viajó a EE. UU., para seguir estudios Superiores en donde obtuvo el Título do MASTER en Inglés. Al retornar a su Provincia se dedicó al servicio de Machala, en forma activa y desarrollando una labor de enfoque a los problemas que requerían atención del patriota, funcionario, y, propiamente, del machaleño que amaba a su tierra. Pronto la Provincia de El Oro se benefició de su dinamia y talento cuando fue designado Gobernador como colaborador de una de las administraciones de Velasco Ibarra. Las curules municipales también fueron honradas con la presencia del señor José Ugarte Aguilar. En 1973, nuevamente, ocupa la Vice-presidencia del Concejo Municipal y, con la entrega total de su persona trabaja tesoneramente para dar brillo a las fiestas del Sesquicentenario de la erección Cantonal de Machala. Se constituye en el brazo fuerte y eficaz del Ingeniero Eddie Muro Bonilla, Alcalde do Machala, para realizar obras básicas y primordiales: ampliación del servicio de luz eléctrica, de agua potable, embellecimiento urbanístico con la iniciación de la Avenida, que partiendo desde la entrada a la ciudad so prolongue hasta Puerto Bolívar, la misma que actualmente está en servicio dando una impresión de atrayente belleza urbanística al conjunto de las dos ciudades. El señor Ugarte Aguilar no deja a un lado otras obras que reclamaba Machala: educación, mercados, arreglo de calles barriales, para que Machala se presente en el Día de su Sesquicentenario como una Reina, exaltada sobro el trono de una geografía urbana civilizada y con las obras más urgentes do infraestructura. El Concejo que presidió el ex-Alcalde Ing. Muro Bonilla, con el señor Ugarte Aguilar, en la Vicepresidencia, pasó a la Historia como una Administración Municipal de Cultura, porque tuvo la feliz iniciativa de dar realce a la Ciudad de Machala, con una obra de talento que quede a la posteridad como una verdadera placa de bronce, incrustada en las columnas de la Institución Municipal. El acierto plausible de sus personeros se concretó en un Libro, intitulado: "EL LIBRO DE ORO DE LA CIUDAD DE MACHALA", en homenaje al Sesquicentenario de su Cantonización: 1824-1974, que fue escrito por el Dr. Virgilio Mendoza. Lamentablemente, el Libro no llegó a publicarse y reposa el original en el Archivo de la Secretaría, juntamente con el plan de gráficas. Sería de desear que este Libro original, en el que el I. Concejo de ese año, dio preferente atención, entusiasmo, con derroche de esfuerzos mancomunados de todos los Ediles, manifestando interés patriótico, amor a la ciudad y gastó crecidas sumas de dinero, para dejar constancia en las páginas de EL LIBRO DE ORO DE LA CIUDAD DE MACHALA, la Historia de una vida de consagración a las tareas agrícolas; a la Libertad de los machaleños; la arquitectura moral del Pueblo y el elevado índice de progreso de la Capital Orense; la Cultura y las potenciales riquezas del Cantón, se publique, para exaltar, una vez más, al pueblo laborioso de Macha-la, que ha forjado su propio nombre, haciéndolo símbolo do riquezas exportables, de trabajo ejemplar en el surco, con un promisorio perfil de Cultura Superior, como de obras civilizadas de este siglo. El señor José Ugarte Aguilar, actualmente, preside los destinos del Cantón Machala, con su investidura de Alcalde. Ha continuado imprimiendo adelanto a Machala, y dejando expresiones de progreso en todos los pueblos, caracterizándose siempre por su celo patriótico, espíritu de servicio público y solucionado los problemas del Cantón. Pertenece el señor José Ugarte Aguilar a un distinguido hogar de la Provincia de El Oro, formado por sus padres: el Dr. José Ugarte Molina y la Sra. María Inés Aguilar de Ugarte, cuyas efigies y semblanzas biográficas, también están honrando las páginas de este Libro. Además de que el señor José Ugarte Aguilar ha puesto al servicio de Machala, todo su espíritu de brío y tenacidad incansable, con un laudable trabajo y civismo, es un valioso exponente de las labores agrícolas de la Provincia. Ha seguido el ejemplo de sus prestigiosos progenitores, copiando en su alma los atributos morales y profesionales, que se han desplazado en todos los campos de las actividades honrosas para la Patria. A la agricultura so ha dedicado con la misma pasión de sus ascendientes, que es, a la vez, Himno y Oración de los Orenses, que se eleva desde las auroras hasta los últimos minutos vesperales. El señor Ugarte Aguilar ha viajado por algunos partes de Europa, con el fin de captar la política del progreso urbanístico que se destaca con procedimientos tecnológicos. Con esa visión renovadora equipó su mente, para descubrir eficazmente el complejo del porvenir machaleño, desde los sitiales de las altas funciones públicas y municipales que le ha tocado desempeñar.

ARQUITECTO CÉSAR OSWALDO MIÑO GALLARDO Nació en Piñas el 13 de julio de 1941. Su hogar formado por el Ing. Civil don Genaro Miño Morejón y la Sra. Melania Gallardo Hidalgo de Miño, formaron al distinguido profesional que, actualmente, está cosechando merecidos triunfos en el exterior. La enseñanza primaria la cursó en el Pensionado "Febres Cordero", de Quito. Sus estudios secundarios, en el Colegio "La Salle", de la misma ciudad Capital de la República; continuando los Superiores en la Universidad de Berkeley, California, en donde obtuvo el Título de ARQUITECTO. Contrajo matrimonio con Bárbara Lambie, ciudadana norteamericana y descendiente de familias italianas, digna damita graduada, en la Universidad de Berkeley, con el Título de MASTER EN ARTES. Durante el año de 1973, y en el mes de junio, el Arquitecto Miño Gallardo realizó una gira por Inglaterra y España, en comisión de servicio y auspiciada por la Empresa en donde trabajaba el ya prestigioso profesional. La gira la cumplió en unión de su esposa, con la finalidad de asistir a las Conferencias sobre arquitectura, que tuviera lugar en Inglaterra, a fin de ampliar, con esta oportunidad, el radio de sus conocimientos procesionales. Pero aquí no termina el afán y aspiración plausible del Arquitecto Miño Gallardo, que ha perseguido siempre el ideal de equiparse de conocimientos de su ramo. El 14 de agosto de 1973, concurre a la Universidad de Nuevo Méjico, en Alburquerque, para seguir estudios de Post. Grado, con el fin de obtener el Título de MASTER EN ARQUITECTURA, incorporándose con este Título en el mes de diciembre de 1975. La distinguida esposa del Arquitecto Miño Gallardo, Bárbara Lambie, es una de las mujeres promesas y realizaciones fructíferas de la vida profesional, con pulso de superación y garantía capacitada. Estudió en la Universidad de Berkeley, California, incorporándose al profesionalismo académico, con el Título de MASTER EN ARTES, con el que pasó a desempeñar, posteriormente, el profesorado do la misma Universidad, como reconocimiento a su capacidad y vocación de Maestra. Actualmente está radicada en Alburquerque, Nuevo Méjico, en donde sigue agitando nuevas aspiraciones de afirmación profesional. En 1972, la damita Bárbara Lambie, visitó el Ecuador en unión de su esposo, habiendo recibido gratísimas impresiones de nuestro País, por la variedad de sus paisajes, riqueza y cordialidad de sus habitantes. Visitó Cuenca, las ciudades del Norte de la República y todo el Oriente Ecuatoriano, observando museos históricos, iglesias coloniales y las grandes obras de arte, que testimonian la alta cultura antigua y contemporánea del Ecuador. El matrimonio Miño-Lambie está alegrado con un hermoso niño llamado Damon Miño Lambie, que actualmente tiene dos años, primogénito. Desde el mes de agosto de 1975 el Arquitecto Miño Gallardo ha venido desempeñando la Cátedra de Historia Colonial de Quito, con el auspicio de la Universidad de Nuevo Méjico. Cumplida su misión de Catedrático retornó nuevamente a Estados Unidos, el 28 de marro del presente año, en unión de su esposa e hijo.

MARÍA VELIA MIÑO GALLARDO

María Velia Miño Gallardo es hija de un respetable y distinguido hogar por las excelencias de ricas virtudes morales y cívicas, que tormo el Ingeniero Genaro Miño Morejón y señora Melania Gallardo Hidalgo de Miño, quienes han modelado el ejemplo y brillante trayectoria de vida fecunda y la distinguida personalidad de María Velia Miño Gallardo, con los atributos de su exquisita nobleza y talento en camino de éxitos. Se educó en Quito, ciudad de su residencia, graduándose de Bachiller' en el Colegio de Nuestra Señora de La Merced. Con el anhelo de ampliar su panorama de luz, viajó a Estados Unidos para ahondar más sus conocimientos fie especializados en inglés. Pero la constancia de su fibra que ha surgido para elaborar la selección de su espíritu ágil y progresista, con esa tenacidad de diamante, que se ha movido al ritmo acelerado de su corazón, que sólo ansia dimensiones de altura y aspiraciones que lleguen hasta el sol, la llevó hasta Europa, para recorrer sus países, en una gira de estudio y observación, con el fin de equipar más su espíritu inquieto en acumular conocimientos, con un contenido real de Impresiones sugerentes y de enseñanzas prácticas, tomando lecciones brillantes de ese tesoro de sabiduría que se guarda en el cofre del antiguo Continente. Con esta visión y alta cultura, María Velia, se ha manifestado como una vendimia de capacidad a toda prueba, de virtudes de talento y de belleza, física y moral, con cuyo caudal de cualidades excepcionales se ha constituido en Embajadora de la Cultura, Hospitalidad y Belleza de su tierra nativa: Piñas, porque Ella nació en el noble limo sugerente de cosechas espirituales y de acciones cívicas civilizadoras. Después de un tiempo de retornar visitando Europa, nuevamente María Velia volvió a los Estados Unidos para perfeccionarse en el Idioma. Al regresar a su Patria por segunda ocasión, siguió el estudio del Idioma Francés, desempeñando, a la vez, la Secretaría de la Embajada Norteamericana. TERCERA GIRA MUNDIAL DE ESTUDIO Y OBSERVACION Por tercera ocasión la talentosa Secretaria de la Embajada Norteamericana, María Velia Miño Gallardo, emprendió en una tercera gira de estudio y observación alrededor del mundo, saliendo desde Quito el 26 de marzo del presente año. María Velia visitó los siguientes países: Perú, Tahití, Japón, China, Tailandia, Israel, Grecia, Egipto y Francia, retornando a su patria el 10 de mayo del año en curso. Estas fueron las ciudades que visitó: Lima, Papeete, Tokio, Hong-Kong, Bangkok, Tel Aviv, Atenas, Cairo, Suiza, París y Londres. María Velia todavía es una flor en el paisaje juvenil y está predestinada para cosechar nuevos triunfos, porque su senda es ancha y soleada. Además, tiene talento y sigue estudiando a través de sus viajes por el exterior, para descubrir todas sus sendas, y carácter de misionera consagrada para llegar a los mejores y altos planos de vida profesional en el difícil campo de los idiomas. El ejemplo fructífero de su hogar, está siempre alumbrando su camino y arde como una llama perenne, con la presencia del espíritu superior de sus padres y el amor a su Patria Chica. Como un brillante cuadro sinóptico dejamos apuntadas la capacidad, el espíritu ágil en ascensión de mejoramiento profesional y la inquietud febril de María Velia Miño Gallardo, en la búsqueda de su perfeccionamiento a través de todos los horizontes de los países de ultramar, para de esta manera servir mejor a su Patria y honrar el nombre de sus padres.

RVDA. MADRE MARÍA TERESA GALLARDO LOAYZA Nació con la vocación de Religiosa, con su espíritu creyente y devoto, profundamente dolorido ante las miserias de este valle. Por eso se desplegó su alma en vuelo de libélula hacia el cielo, para contemplar la magnificencia de la grandeza Divina. Fue Piñas su ciudad natal, en donde vio la primera luz del día el 16 de Julio de 1921. Sus padres, los señores: Segundo Gallardo Añazco y María Teresa Loayza de Gallardo, forjaron en la futura Religiosa una vida de alondra recluida, solamente para la canción al Divino Nazaret. Con esta educación hogareña, caldeada de cariño, atenciones y nutrida de ejemplos edificantes, en medio de un hogar respetable y dignificado por las leyes cristianas, su vida se hizo plegaria frente a los altares y aulas de la educación; sus ojos se entornaron solamente hacia Dios, con el ritmo sacro de lágrimas matinales y vesperales, petitorios de bienes para sus semejantes, que muchas veces humedecieron la penumbra de las naves conventuales, con una radiosa postura arrodillada, en dulce éxtasis, para dialogar con el cielo y escuchar las partituras, que, únicamente Ella, la Religiosa Sor Teresa Gallardo Loayza, podía escuchar plenamente. Sor Teresa Gallardo Loayza, bautizada en la Congregación con el nombre de Madre Regina de Jesús, ingresó al Instituto Mariana de Jesús, en calidad de Aspirante, el 5 de Agosto de 1938. El 26 de mayo de 1940 ya ascendía a Novicia, y, la jerarquía de Primera Profesión Religiosa la recibió el 25 de mayo de 1941. Finalmente, su investidura de Profesión Perpetua, la adquiría el 26 de mayo de 1948.

RVDA. MADRE MARIA TERESA GALLARDO LOAYZA

	Durante sus pruebas sacrificiales de formación religiosa, Sor Teresa Gallardo Loayza, fue siempre la flor exquisita y delicada, que ascendía son riente por su   camino de renunciación, con esa singular distinción de gallardía y diafanidad espiritual.    Conversando con Dios y con su propio espíritu; escuchando el latido íntimo de su   corazón y aprisionando todo el poema de su vida misionera religiosa,    comenzó su siembra caudalosa de su Magisterio y de su Pedagogía, en calidad de Educadora,  a través  de los ciclos Primarios y Secundarios.

Hizo vibrar su alma piadosa y colmada de sistemas pedagógicos en los Planteles de San José de Chimbo, Guaranda, Ambato, Guayaquil, Cuenca, Riobamba, Fé y Alegría de la Capital. En todos estos campos de la educación, se ha destacado Sor Teresa Gallardo Loayza, como la Educadora más apasionada de las almas infantiles y juveniles, que logró aprisionar en su haber Magisterio con todas las aspiraciones de los educandos, dejando en cada corazón la expresiva emoción del deber cumplido y la voz formadora a pulmón lleno. Para cumplir con su apostolado, estudió mucho y se sumergió en la meditación religiosa. Obtuvo con lucimiento los Títulos de Bachiller en Ciencias de la Educación; de Corte y Confección, y, de Bordado a Máquina. Hoy su vida meritoria y distinguida en los campos religiosos y de la educación, se desenvuelve siempre cargada de promesas y obras realizadas, y está, actualmente, encargada del Relicario de la Sierva de Dios, que es su Obra, cobijada con ese bendito nombre de MERCEDES DE JESUS MOLINA, su venerada fundadora. Esta Institución Religiosa es propiamente la Casa Generalicia en donde Sor Teresa Gallardo Loayza es el alma de mucho influjo y dinamia que hace todo en función de todos, porque su actividad es varia y múltiple, desempeñando con satisfacción los cargos de Secretaria, Bibliotecaria y Tesorera. La Madre María Teresa Gallardo Loayza representa, propiamente, el alma profundamente religiosa de Piñas, su ciudad de nacimiento. Pinas es pueblo católico por tradición, por herencia y por distintivo psicológico. La Religiosa ha tomado su Religión Católica como banderas para las causas nobles de humanitarismo, como didáctica para enseñar y moralizar la existencia humana; para hacer un vivir ejemplar y pulcro, nutrido siempre con esa sublimación que le inspira la fé; con esa convicción profundamente piadosa y espiritual, con la cual, a la vez, sublima todos sus actos del civismo y ennoblece sus acciones en beneficio de la colectividad, observando celosamente el cumplimiento de las leyes de su Cristianismo, que es el Código de su alma y la fuente de las verdades que anhela la humanidad Cristiana, o sea: la bondad, la moral, el orden, el trabajo y la dignidad. De aquí, de esta tierra privilegiada en sentimientos hospitalarios, humanitarios y de piedad religiosa, han surgido las misioneras de la fé Católica. He aquí una vida ya prestigiosa, que se manifiesta como un joyel de oro, en donde se guardan las blanquísimas perlas de sus virtudes religiosas, de una brillante obra educativa y de un desempeño, altamente ejemplar, lucido, que se recoge cariñosamente y con la admiración de todos los que tienen la suerte de conocerla, especialmente el fondo de su alma grande, modelada para forjar también almas grandes y preparadas con el buril exquisito de su sabiduría santa.

RVDA. MADRE HERMINIA MOSCOSO Z.

La Rvda. Madre Herminia Moscoso Zambrano nació en Piñas-El Oro, en 1833. Fue hija del señor Luís Moscoso y de la señora Zenaida Zambrano. Desde temprana edad la niña Herminia se inclinó a la piedad jesucristina y significaba en su hogar, santificado por el ejemplo y la oración, una promesa para las mejores vendimias del misionerismo religioso. La educación primaria la realizó en su solar nativo, continuando la educación media en el Colegio de las RR. MM. Marianitas de Loja, cuyo ingreso se registró en el año de 1904. La conducta ejemplar, su piedad indeclinable a las obras benefactoras y su carácter sencillo, alegre y lleno de sensatez, fueron las mejores recomendaciones ante sus superiores, que le hicieron merecedora de las mejores consideraciones durante su vida estudiantil. Su monotonía de colegiala, que transcurría solamente inclinada a los libros y a la oración cotidiana, pronto encontró el estímulo de la armonía musicalizada, cuando comenzó a aprender la guitarra, cuya habilidad para pulsarla progresaba plausiblemente a medida que transcurría el tiempo. Al culminar sus estudios secundarios, optó el Título de Bachillerato, que le habilitaba para ejercer la docencia en las escuelas fiscales. Desde entonces, se consagró a la tarea nobilísima de educar a la niñez, siguiendo el ejemplo de sus Profesoras Religiosas, que habían dejado un camino expedito y plenamente alumbrado con el sol del intelecto.

	Mientras transcurrían los años, la Maestra que hacía siembras prodigiosas en el campo más sin-cero ce las almas infantiles; la prestigiosa Religiosa que se proyectaba como racimos de promesas para el futuro, se nutría de ideales y purificaba su espíritu en el crisol de cruentos sacrificios, porque sólo así, podía escuchar la voz de Dios, que la llamaba a una vida superior.

En plenitud de juventud y a los 23 años, ingresó al Noviciado de la Congregación Mariana, en Rio-bamba. Era en 1911 cuando la Madre Herminia se hacía a la vela de su Noviciado, en calidad de Postulante, en la Casa Matriz de la Congregación. Desde esas aulas salió la Hermana, bautizada con el nombre de Eufemia, para luego dedicarse por entero a la formación pedagógica y emprender activamente en el apostolado docente, con sus credenciales de abnegación y obediencia, cuando apenas cumplía 26 años de edad. Fue desde entonces la docencia religiosa, saturada de virtudes heroicas en el cumplimiento de sus deberes, la que la llevó definitivamente al claustro, con esa misma voz interior que la escuchó desde su infancia. Oración y trabajo eran sus postulados pedagógicos que los agitaban con vehemencia, dentro de su ambiente promisorio de piedad sacrificada. Al mismo tiempo que la Religiosa ponía un acento de beatificación en la Casona, la salpicaba también con la meliflua alegría de su espíritu festivo y cantarino, saturando el ambiente familiar religioso con singular entusiasmo, que se derramaba como cascadas de luz desde las fuentes de su vida juvenil, sencilla, cristalina y llena de santidad. Cada día la Rvda. Madre Herminia, sentía en su interior la inclinación impetuosa y constante hacia la vida religiosa. Ella era llevada como por la mano de Dios hacia la inmolación total de su persona, a una entrega integral de su ser, porque sólo así podía ser útil a Dios. Con estas brillantes cualidades morales, intelectuales y sociales, muy pronto la Rvda. Madre Herminia se constituyó en el ejemplo y admiración de su pueblo, porque en Ella se advirtió la superioridad y altura en todos los actos; la piedad sin sentimentalismos; la humildad sin humillaciones; la sencillez y amabilidad, sin las vulgares familiaridades. A su arte musical se unió su sentimiento poético, cuando escribía versos con ese sonido de sinfonía perenne. Escribió versos medidos, cadenciosos, rítmicos, con singular capacidad milagrosa, que penetraban hondamente en el corazón, como flechas de luz y de música embriagadora. La ya ilustre Religiosa que había laborado con un acervo imponderable de experiencias pedagógicas, con riqueza de preparación religiosa y cultural, a más de ejercer el Magisterio Católico en varias poblaciones, coopero en la fundación de importantes Casas para la Congregación. La incansable Religiosa que había venido labrando los espíritus e inmolándose por la redención de las almas, murió prematuramente, cuando su Congregación y la Educación esperaban cosechar mejores racimos de su vida, cargada de santidad y de sabiduría jesucristina. La implacable segadora de vidas tronchó con su guadaña la vida de una SANTA; el tallo de nardo que florecía como sombra protectora y sonrisa de invitación celestial. Y a pesar de las voces que clamaban por su presencia en este limo y de los brazos que la contenían para que no se vaya definitivamente del hogar religioso y del templo de la educación, Ella cerró sus ojos como para no ver tantas amarguras y dolores. Esta primavera humana-religiosa que tantos bienes había hecho a la humanidad, se cubrió de luto súbitamente. Con la muerte de esta SANTA se apagaron millones de watios de una intensa vida sideral para la humanidad. En su tumba, que es tumba de una verdadera santa, porque ya ha comenzado a hacer milagros, sigue fulgiendo la lámpara votiva de sus devotos, que permanecen acompañándola y bañándose con el destello de sus milagros, los mismos que se enjoyan con el rocío cotidiano del llanto y la admiración colectiva.

RVDA MADRE IBELIA LOAYZA AÑAZCO

La que más tarde fue Religiosa consagrada a su Ministerio, nació en Pinas, El Oro, el 7 de marzo de 1890. Sus padres los señores: Serafín Loayza y Asunción Añazco, burilaron la personalidad, que se espigó como flor de bondad en el huerto piadoso de su hogar. Había nacido la Madre Ibelia Loayza A., para servir a Dios y para ser una estrella de distinción del apostolado religioso. Con esta vocación sublime, ingresó al Instituto Santa Mariana de Jesús, de la ciudad de Loja, en calidad de Aspirante en 1907. El 12 de Enero de 1908 ya era acogida como Postulante. Luego Novicia el 26 de Junio del mismo año. El 24 de Septiembre de 1909, se consagraba como Primera Profesión Religiosa; culminando con sus Votos Perpetuos de Religiosa el 24 de Septiembre de 1919. La Rvda. Madre Ibelia Loayza Añazco, desde cuando ingresó a la vida religiosa, al contar apenas 18 años de edad, y después de graduarse en el Colegio Santa María de Jesús, de Loja, deslizó su vida, plena de energías y de promesas en potencia de realizaciones, a través de un campo amplio, con un espíritu equipado de nutrida cultura y armonizado maravillosamente con los postulados de la Educación Nacional. Trabajo constante, oración encarecida y sacrificio permanente, en el templo y en el aula, fueron como una especie de trípode de diamante, donde se irguió la figura destacada de la Religiosa, que tempranamente ciñó su frente con frescos y reverdecidos laureles de gloria religiosa y ponderación meritoria. Regó su manantial de luces y sabias enseñanzas en todos los eriales resecos por la ausencia de la educación. Enseñó en los Colegios de Loja, Riobamba y Chimbo. Como Superiora en las ciudades de Cali, Buga y Bogotá (Colombia), por el tiempo de 16 años, se constituyó en una gallarda continuadora de los grandes Maestros, que, como el inolvidable Hermano Miguel, desplegó una cruzada educativa fructífera y cimentada profundamente, con pilares inamovibles, de convicciones arraigadas, en el terreno de la misma sangre vivificadora en donde ejerció con satisfacción de todos su Magisterio. En las ciudades de Guaranda y Ambato, también fue la Superiora solícita y consagrada a su misionerismo religioso, que dejó muy hondamente la semilla de la educación religiosa y científica. Cuando ya la Rvda. Madre Ibelia Loayza A., (Sor Claudia de San Luis), había cruzado los campos blancos de las conciencias juveniles, haciendo germinar semillas de espiritualidad capacitada y modelando la plasticidad de la arcilla humana, se radicó en Riobamba para pasar el resto de sus días en la Casa Generalicia, en donde por un sexenio desempeñó la dignidad de Consiliaria General. Con esta etapa de jerarquía religiosa, la Rvda. Madre Ibelia Loayza A., perpetuó su nombre, nimbándolo con los claros destellos de admiración y gratitud para su obra, que el pueblo lo lleva grabado en el fondo de su alma, con altos quilates de reconocimiento y admiración, destacando, al mismo tiempo, en alto relieve el valor intelectual, moral y cultural de la ilustre Maestra y Religiosa. Como todo roble robusto que se levanta hacia el cielo, sosteniendo en sus raíces la sabia de sustentación, pero con el destino de desplomarse a tierra, inevitablemente, luego de dejar muchas semillas, flores y frutos, así la Rvda. Madre Ibelia Loayza Añazco, entregó su alma al Creador el 10 de Julio de 1972, a la edad de 82 años, luego de dejar un brillante inventario de 64 años de prodigiosa vida religiosa y de repartir como herencia espiritual, una caudalosa vendimia de sus virtudes morales-cristianas a sus semejantes; todas sus abundantes cosechas de su alma y todas sus obras religiosas, que las levantó durante su sacrificial apostolado social-religioso.


INGENIERO GENARO MIÑO MOREJON

El Ingeniero Civil Genaro Miño Morejón nació en Quito el primero de Febrero de 1909. Sus estudios primarios, secundarios y de educación superior los realizó en su ciudad natal, habiéndose graduado de Ingeniero Civil en la Universidad Central. El Ing. Genaro Miño Morejón tiene ya inventariada una brillante hoja de servicios públicos, que destacan su capacidad y preparación profesional en todos los campos en donde ha prestado sus servicios. Desde sus primeros años de vida profesional, se consagró por entero a la realización de grandes obras de ingeniería, que lo han destacado como un auténtico valor de la Ingeniería Nacional, con las cuales, garantizó, desde temprana edad, un futuro brillante de prestigio profesional, porque, además, sus funciones y sus obras, las ha cumplido con máxima honorabilidad, con verdadero acierto y eficacia. La Tesis de Grado, previa a la investidura de Ingeniero Civil, que la desarrolló el Ing. Miño Morejón, bajo el título de "ESTUDIO Y CONSTRUCCION DEL TUNEL DE "CONDOR PACCHA", EN EL REGADIO DEL CHIMBORAZO", bosquejaba un capítulo muy avanzado de ingeniería, que la dejó como una obra maestra de consulta en la Biblioteca de la Facultad Universitaria. Después de haber optado el Título de Ingeniero Civil, el distinguido profesional, continuó con una nueva preparación, de especialización Post-Grado, estimulado con la dinamia de su talento versado ya y la urgencia de llegar a la cima de una verdadera vida profesional, que promueva las grandes obras redentoras, de completa transformación nacional, con los recursos varios que ofrece la misma tierra. Concurrió, entonces, a realizar estudios en la ciudad de Mérida, Venezuela, para el Desarrollo de Recursos de Aguas y Tierras. Luego, siguió estudios de observación en la construcción del Túnel Corral Falso de la Presa "El Sabino", y de otras Presas en Méjico. Estudios de observación en Sistemas de Riego y Construcción de Presas en los Estados Unidos. Los estudios que el Ing. Miño Morejón los cumplió en el exterior, en calidad de Post-graduado, equiparon satisfactoriamente al profesional con un verdadero acervo de conocimientos especializados, con los que, fundamentó con solidez su profesión de Ingeniero versado, de vasta preparación técnica que se ha cimentado, a la vez, sobre sus indiscutibles méritos y obras recomendables, de valor cotizado en el campo de la técnica de la Ingeniería Nacional. Solamente la enunciación de sus obras realizadas y funciones desempeñadas, ya recomiendan al Ing. Miño Morejón, como un profesional que supo cumplir con eficacia sus tareas, calificado por sus altas virtudes de talento, patriotismo y preparación profesional. Fue Ingeniero de Estudios y Construcción del Ministerio de 00. PP. Trabajó asiduamente en la Construcción de las Carreteras Piedras-Piñas-Pindo-Loja; La Toma-Gonzanamá-Cariamanga; Las Chinchas-Catacocha-Macará. Además, tuvo un desempeño brillante, en calidad de Ingeniero y Superintendente de la "AMBURSEN ENGENERIG CO.", en la construcción de la Carretera Cuenca-Loja. A continuación apuntamos, ligeramente, sus más destacadas funciones y obras en Sistemas de Riego, tales: Ingeniero Superintendente y Jefe del Departamento de Construcción de la Caja Nacional de Riego INERHI, durante 27 años, teniendo los Estudios y Construcción de los siguientes Proyectos: CHIMBORAZO, MACHANGARA, CULLCA, CHAULLABAMBA, MANUEL J. CALLE, CALUGURO-SANTA ROSA; EL TABLON; PINDO-PUYANGO; MACARA-OLIMPO; GARRAPATA; JAMA; CASANGA; SABANILLA; ZAPOTILLO; GARCIA MORENO; PENIPE; QUIMIAG; SALINAS; AMBUQUI y MONTUFAR, en donde tuvo que atender como Obras de Arte, la construcción de túneles de más de tres kilómetros de longitud, cruzando la mayoría de ellos por terrenos de constitución geológica muy variable y con corrientes de aguas subterráneas. También supervisó la Construcción del Proyecto Hidroeléctrico de Alao. Esta larga e incompleta lista de sus obras y dignidades, constituyen un suficiente crédito para, una vez más ratificar la valía y prestigio profesional, alcanzado plausiblemente por el Ing. Miño Morejón: crédito, valía y prestigio, bien merecido y sacrificadamente alcanzado, en razón de sus importantes obras de progreso que ha desarrollado, muy especialmente en la Provincia de El Oro, en donde se lo recuerda con especial cariño y gratitud, y su nombre significa para los orenses, el símbolo do las mejores realizaciones viales en la Provincia. Como acápite especial debemos anotar que, son muy recomendables, por su importancia, los estudios e informes presentados por el Ing. Miño Morejón, sobre el RIEGO DE LA PROVINCIA DE EL ORO, que lo han recomendado como el Técnico muy versado y de asesoramiento ajustado a la realidad Geo-sociológica, tanto como de las clamorosas aspiraciones de los pueblos orenses. Muy especialmente, nos place dejar constancia de su cariño a nuestra Provincia y alto sentido patriótico en el trabajo de sus obras. Se destaca, entre otros, su indiscutible PROYECTO DE DESARROLLO AGRICOLA-INDUSTRIAL EN LA ZONA FRONTERIZA, considerado como uno de los mejores y de factible realización. Con mucha justicia, el Ing. Miño Morejón, ha sido galardonado por el Gobierno Nacional del Ecuador, con la CONDECORACION "AL MÉRITO", acompañado de los mejores elogios por sus Obras y valiosos servicios profesionales, con lo cual, ha confirmado ampliamente su preparación profesional y empeño patriótico en la realización de muchas obras confiadas a su experta ingeniería, de excepcionales cualidades de talento y consagración al trabajo. Como complemento de sus obras, el Ing. Miño Morejón ha publicado valiosas sugerencias especializadas de su haber profesional, en la Revista "RIEGO", órgano de INERHI. Pertenece a las entidades prestigiosas de su ramo, como Miembro de la Asociación Ecuatoriana de Ingenieros y Arquitectos; Miembro del Colegio de Ingenieros de Pichincha; Miembro de los Becarios de la O.E.A., y otras organizaciones profesionales y científicas. Esta breve reseña de su vida profesional es en síntesis el inventario brillante de sus Obras y el perfil de su silueta profesional prestigiosa, colmada de méritos y justo reconocimiento nacional. PROYECTO DE DESARROLLO AGRICOLA-INDUSTRIAL EN LA ZONA FRONTERIZA

El estudio más importante en beneficio de la Provincia es su Proyecto de Desarrollo Agrícola - Industrial en la Zona Fronteriza. Efectivamente, de llevarse a cabo algún día el valioso Proyecto del Ing. Genaro Miño Morejón, se redimiría a una zona que permanece abandonada y hasta en proceso de erosión en algunas partes. La parroquia de Chacras se levanta sobre una región árida, de influencia desértica. El ya seco río Zarumilla que venía desde las montañas de Tagüín para desembocar en Hualtaco hacia el sur, en el pasado le favorecía con sus aguas. Actualmente, la Parroquia ningún aporte de irrigación tiene, a no ser el proveniente de bombas de irrigación de ciertos lugares.

El Proyecto del Ing. Miño Morejón está dirigido a favorecer y dar vida nueva a esta zona, con cultivos hasta de bananeras, aparte de otros como los tamarindos y ceibos para mantener esta industria textil que ha desaparecido. Por ahora, a más de extenderse una región con espejismos casi de desierto, se envuelve con la variedad de algarrobos y fascales; plantas crasas como los tunales y zarzales que en nada sirven para la alimentación de los animales. Un desierto de plantas parasitarias y humícolas, como los hongos, y otras espinosas están obstaculizando el progreso de la zona. Por otra parte, como a consecuencia de haber desaparecido la selva antes tupida de maderas finas, se ha ahuyentado la alegría que a se pintaba en esta zona, con su contenido de trinos de aves vistosas y típicas, como la zona, perdices, hurracas, azulejos, carpinteros y otras que han servido para transacciones comerciales, debido a la vistosidad de sus plumajes y la variedad de sus trinos. A la distancia de 9 kilómetros de Chacras está la población de Huaquillas, frente a la población peruana de Aguas Verdes. Lo que se observa en esta población fronteriza es un activo y permanente comercio de toda clase de artículos, desde luego, lamentando los ecuatorianos que tenemos conciencia de Patria, que este sentimiento se ha pospuesto en forma indigna, porque lo que prima a los ecuatorianos que viven en los linderos nacionales y los que concurren para las transacciones comerciales y de negocios, es solamente la idea de lucro, de enriquecimiento valiéndose de todos los medios hasta indignos para llegar a cumplir con su finalidad materializada. Para estos ecuatorianos no existe Patria, sino el deseo de incrementar ganancias, aunque sea traicionando a la n cuna que les dio la personalidad de ecuatorianidad. En toda la parroquia de Huaquillas no existe aguas ni tierras de cultivo, porque todas las fuentes y faja de tierra feraz, está actualmente en poder de los peruanos, El Proyecto del Ing. Miño Morejón, cabalmente, quería solucionar el grave problema del agua en las fronteras patrias, después de que sus pueblos habían sido víctimas de los estampidos del cañón enemigo, del saqueo y la violencia de los enemigos del País Sureño, durante el trágico año del 41, año en que sus hijos pusieron su corazón y su patriotismo, como barrera de fronteras para frenar el avance de esa guerra que destrozó la armonía, los hogares y los cultivos naturales exuberantes de la zona. Después del desastre fronterizo, vino la indiferencia gubernamental y abatidos quedaron por algunos años. Nunca llegó como estímulo tonificante luego del golpe de la felonía y traición, la voz estatal para infundir ánimo, espíritu de trabajo, renovación y garantías ciudadanas, con el apoyo que debían haber tenido inmediatamente por parte de las autoridades, con acciones ágiles, humanitarias y con poderes para la defensa del estado de inseguridad en que quedaron nuestras fronteras patrias. Entonces, el Proyecto del Ing. Miño Morejón trata rehabilitar la zona y llevar la energía vigorizada con el regadío que claman las tierras desfallecientes hasta la presente e incapaces de producir la sustentación que necesitan nuestros hermanos ecuatorianos, aún para alejarlos de la humillación que sufren concurriendo a los pueblos peruanos para mendigar su apoyo con transacciones dones deshonestas en muchos de los casos. Se trataba con el Proyecto organizar la vida comarcana fronteriza y dar actividad a las labores agrícolas, ganaderas y a darles agua para todas sus tierras agrícolas, para su alimentación e higiene en los lugares que les destinó la bota peruana durante la invasión. Nuestros pueblos antes tenían la valiosa faja de tierra agrícola comprendida a entre el llamado Cause Seco y el de las aguas vivas del río Zarumilla, que era el legítimo lindero internacional, s de acuerdo con la recta interpretación del Tratado de Río de Janeiro. Pero esta faja de tierras está en poder del Perú y con ella se han enajenado los importantes sitios agrícolas La Delicia, La Cuchareta, Pocitos y Aguas Verdes, tierras que fueron la vida de nuestros pueblos fronterizos por su índice apreciable de producción.

DR. MILTON SERRANO AGUILAR Debemos anotar en la semblanza biográfica del Dr. Milton Serrano Aguilar, muy especialmente, su brillante labor periodística, desarrollada con el sello de su nobleza espiritual, para todo lo que ha sido obra constructiva y perdurable en beneficio de la comunidad orense. Su pluma solamente se ha agitado para la defensa de las causas nobles y amparar con celo patriótico la justicia social. Desde temprana edad y cuando hacía vida universitaria, emergió también, juntamente con la lozanía de su espíritu creador, la gallardía de su obra periodística que captó la simpatía del pueblo, porque se ex-tendía estimulante como una sonora voz dando aliento para las nuevas inquietudes en el campo de las ideas progresistas. Las dignidades alcanzadas meritoriamente en su vida periodística, son suficiente lastre para valorar la calidad intelectual del Dr. Serrano Aguilar. Fue Director de los Periódicos "23 de Abril", de la Colonia de Estudiantes en Cuenca, y de "Amanecer", que apareció en Machala, como órgano del Grupo Cultural de este mismo nombre, integrado por destacados periodistas e intelectuales orenses. Jefe de Redacción y Columnista del Periódico "Alerta", Órgano de la FEUE de Cuenca. Subdirector de la Revista "Unión y Progreso", de Guabo, que circuló el 12 de Octubre de 1955. Redactor de Honor de la Revista "7 Días", de Guayaquil, y de "Reportaje", de Machala. Ha colaborado, además, en los Diarios guayaquileños "El Universo" y "El Telégrafo"; en los Semanarios "El Arenillas" y "El Pasajeño", de las Ciudades Orenses que llevan sus nombres. En forma asidua y con artículos importantes colabora en "El Nacional", de Machala. Sus inquietudes periodísticas y de publicaciones han dado la medida dimensional de la capacidad vocación al que ha tenido el Dr. Serrano Aguilar, para las letras. En 1966 sale a la circulación en Machala, el librito "Amanecer", bajo la dirección de su versación y pulso periodístico, en homenaje a la III Feria Internacional del Banano. Las páginas del Folleto se nutrían, esencialmente con las magistrales décimas del Crnel. Gómez González, haciendo la exaltación de los productos tradicionales de la Provincia de El Oro: cacao, banano, arroz, café. En 1938, el Dr. Serrano Aguilar dirige la publicación del folleto "Ochenta Mayos", en rendido homenaje al pundonoroso militar y caballero de la pluma, Crnel. José Antonio Gómez González. Las tareas de la brega periodística que ha llevado el Dr. Serrano Aguilar, las ha compartido con la Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo de El Oro, en su calidad de Miembro Director de la Sección Literaria. Desde este ángulo de la intelectualidad machaleña, difundió con tenacidad y empeño el aporte brillante de su estudio y meditación; de su análisis crítico ambiental y de cultura, a través de las columnas periodísticas de "El Nacional", de Machala y "El Universo", de Guayaquil, con el pseudónimo de MILFRANK, haciendo una verdadera siembra de ideas, con frondosas iniciativas y dimensiones luminosas de su intelecto, proyectadas hacia el futuro. Con su pluma ha librado valientes batallas por la Universidad Técnica de Machala, previamente lanzando la idea precursora de la necesidad que tenía Machala, aquella de contar con un Centro de Educación Superior, para satisfacer las inquietudes espirituales y preparar a los profesionales con la responsabilidad de llevar adelante el desarrollo de la Provincia. Su idea sugerente que la prendió en las columnas del Primer Diario Orense "El Nacional", en 1967, germinó con beneplácito en la conciencia ciudadana, y conjuntamente con las caudalosas aspiraciones que rebasaban el marco Provincial, se hizo realidad exitosa, con hitos de una nueva etapa histórica en la vida cultural, al inaugurarse la Universidad Técnica de Machala en 1969. Así la labor periodística del Dr. Serrano Aguilar ha señalado épocas históricas de redención cultural para la Provincia y ha sido una espada combativa para señalar rutas de Libertad, de Derecho, de Justicia, teniendo como Norte y Bandera solamente la Verdad, su Patriotismo y Talento. El Dr. Milton Serrano Aguilar nació en la progresista población del Guabo, Parroquia del Cantón Machala, el 12 de Octubre de 1933. La educación primaria la cursó en su misma población natal y los estudios secundarios los siguió en los Colegios "Cristóbal Colón" y "Vicente Rocafuerte", de Guayaquil, graduándose de Bachiller en el Colegio "9 de Octubre", de Machala. La Universidad de Cuenca fue escogida por el estudiante Milton Serrano Aguilar para continuar con sus estudios superiores. Desde la Casona Universitaria Morlaca, desarrolla una labor ponderada y fructífera, en el campo de las letras, siguiendo a los prosadores de la literatura y empapándose con las virtudes exquisitas y elegantes de los escritores de la Atenas Ecuatoriana. El estudiante Serrano Aguilar pronto se rodeó de las mejores consideraciones y le encargaron altas dignidades universitarias y sociales que las supo llevar con altura y responsabilidad, sumando su crédito intelectual en los medios universitarios. Entre otras dignidades, fue designado Presidente de la Colonia de Estudiantes Orenses. Después de una exitosa carrera universitaria y luego de haberse caracterizado por su labor periodística, aureolada de un castellano pulcro y elegante, se graduó de Doctor en Jurisprudencia y Abogado de los Tribunales de la República el 13 de Febrero de 1965. Radicado en Machala, entrega su aporte cultural y de versación jurídica a su tierra natal y su Providencia, a través de la Administración Pública, el Deporte, la Educación, las actividades literarias, con una intensa vida profesional que la ha venido cumpliendo con esmero, eficacia y responsabilidad. Los cargos desempeñados han sido los siguientes: Vicepresidente de la I. Municipalidad dé Machala; Vicepresidente de la Federación Provincial de El Oro; Past. Secretario y Pas-Vicepresidente del Club Rotario de Machala; Asesor Jurídico del Centro Ecuatoriano Norteamericano en Machala; Secretario del Colegio de Abogados de El Oro; Profesor de Taquigrafía Gregg en la Universidad Popular de Cuenca, Catedrático de Literatura Ecuatoriana y Española en los Colegios "Nueve de Octubre" y "La Inmaculada", de Máchala; Profesor de Geografía Económica en el Colegio Nocturno "Kléber Franco Cruz", de la misma ciudad de Machala. Esta es en síntesis la fecunda vida periodística, literaria, profesional, de dignidades y cargos en la Administración Pública, que ligeramente la acotamos, haciendo marco de honor a la efigie del Dr. Milton Serrano Aguilar, que honra esta página.

SEÑOR AURELIANO S. GALLARDO A. El Señor Aureliano S. Gallardo A., lleva siempre el espíritu de este siglo: dinámico, luchador y Maestra de la voluntad y constancia en todas las obras que ha emprendido. Milita convencidamente en las filas del conservadorismo y la arquitectura de su personalidad estriba en el profundo (convencimiento de los postulados de su doctrina Nazarena. Estas son las huellas que ha seguido su vida, portando, diariamente, la bandera de su religión y del trabajo que dignifica. Otra faceta de su vida proba y honrada, es la de comerciante activo y esforzado, que la ha incrementado con valiosos haberes, tras una brega subrayada por la absoluta limpieza de actos en sus negocios, que, desde su Establecimiento Comercial acreditado y fundado en 1931, del cual es Gerente Propietario, mantiene la (cátedra del ejemplo y la pureza en el trajín de las múltiples transacciones comerciales. Así, el señor Aureliano S. Gallardo A., ha llegado a prestigiar su firma comercial y a redondear una satisfactoria situación económica para los suyos, puesta en función (social de su ciudad cuna.

Se ha caracterizado también, el Señor Gallardo, por sus servicios públicos, ocupando sitiales de los sacrificados y apóstoles del amor patrio. Cuando aún Piñas no se erigía en Cantón, ya la servía en calidad de Juez Parroquial. Alcanzada su Cantonización, siguió apasionado de su progreso, optimista, con su espíritu noble y sutil, como recio gladiador del palenque vital del auge que ha tomado Piñas, destacándose como una figura de relieve en el mundo social y de resoluciones de última instancia en los problemas de la comunidad. Ha sido Concejal por varias ocasiones; Presidente Ocasional y Vicepresidente de la I. Municipalidad de Pinas; Jefe Político del Cantón. Las dignidades confiadas a su dirección, traducen la capacidad organizativa del Señor Gallardo, ya como Presidente del Club 4'Unión y Progreso", por varias ocasiones; Presidente del Directorio Cantonal del Partido Conservador; Vocal de la Cámara de Comercio Cantonal; Miembro del Tribunal Electoral Cantonal; Primer Tesorero del Comité Pro-Escuda Católica San José, que años más tarde se organizó en Sociedad Protectora de la Educación Católica, la que, posteriormente, dio origen a la Escuela de los SS. OC, regentada por las HH. de la Caridad. Miembro del Grupo Periodístico Piñasiense y fundador, entre otros, del Primer Periódico que apareció en Pinas, con el nombre de "En Marcha". También cooperó decididamente, el Señor Gallardo, en la conquista educativa que alcanzó Piñas, con la creación de su Colegio "8 de Noviembre", el que en sus inicios solamente aspiraba a ser Colegio Artesanal. El señor Aureliano S. Gallardo A., nació en Piñas, el 18 de Febrero de 1888. Sus padres: señores Anastacio Gallardo Sánchez y Amalia Añasco de Gallardo, robustos robles de ejemplo que vivieron para los suyos y los demás, dejaron el camino expedito para que sus hijos sigan rindiendo culto fervoroso al ¡trabajo, con hogares convertidos en centros talleres para labrar la sustentación y la dignidad familiar. El señor Gallardo está casado con la Señora Delia María Moreno Paladines de Gallardo, con quien ha formado un hogar que ya ha escrito páginas de rotundo esfuerzo, de energía y de triunfos, porque se ha constelado con hijos que han prestigiado a su patria chica y honrado a nuestro País. El

los son: Efraín, Dr. Miguel, Violeta de Moscoso, Padre Arturo (salesiano), Guillermo (Contador), Marco, Edna Piedad, fallecida, Dr. Wenceslao y María Elizabeth de Loayza. El Señor Aureliano S. Gallardo, ya constituye una lección para las nuevas generaciones, porque pertenece a los forjadores y héroes de la acción constructiva; de la obra que fomenta la grandeza y riqueza nacional y de la capacidad en la conducción de los cargos públicos y dignidades que fueron confiadas a su responsabilidad y experiencia. Cuando Piñas solicitó al Gobierno su Cantonización, el Señor Gallardo se aprestó con desinterés y vigiló como obra propia la petición que la había elevado Pinas por algunas décadas. Allí estuvo aportando y personalmente junto a la noble causa; aportaba con entusiasmo sugerencias para buscar los mejores caminos que conduzcan al triunfo de la cruzada; estuvo pronto con el apoyo económico para que se sustente la campaña, y concurría con los demás patriotas, a los cenáculos y certámenes que se sucedían, con el fin de llegar hasta la cima de la conquista: aquella de alcanzar la autonomía política-administrativa para su Pueblo. En todos los actos cívicos, sociales, de reclamaciones reivindicatorias, como en las organizaciones comerciales y agrícolas, la presencia del Señor Aureliano S. Gallardo A., ha sido, en todo tiempo y actualmente, fuerza viva en su evolución; energía propulsora, estímulo y dinamia encauzadora que se abre paso a pulso de talento, constancia y patriotismo, a través de los caminos aconsejables, aportando soluciones para el triunfo de la causa y del ideal.

DR. LUIS CHUCHUCA PASSICHE Nació en la ciudad de Santa Rosa el 7 de Enero de 1933. Son sus padres los señores: José Cirilo Chuchuca Guerrero y Rosa Passiche Loayza de Chuchuca. Realizó sus estudios primarios en la Escuela "Antonio José de Sucre", de su ciudad natal. Los secundarios y superiores en el Colegio "Benigno Malo" y Universidad de Cuenca, en donde se graduó de Abogado de los Tribunales de Justicia, en el año de 1963. Radicado en su ciudad nativa, inició el ejercicio de su profesión, radicándose años más tarde en la ciudad de Machala. El Doctor Luis Chuchuca P., es un Abogado joven que ha desempeñado con acierto y responsabilidad, funciones delicadas e importantes dentro de la Administración Pública y de la Justicia Provincial, dejando en cada una de ellas, las recomendaciones de su capacidad y cumplimiento honesto de los cargos públicos que ha desempeñado. Como prueba fehaciente de su preparación, dinamia y versación jurídica, desde temprana edad fue requerido para que preste sus servicios en la Comisaría Nacional de Cuenca, ciudad en donde terminó en forma brillante sus estudios, habiendo sido a la vez, por varias ocasiones, Encargado de la Intendencia de Policía del Azuay. En la Provincia de El Oro, el Doctor Luis Chuchuca P., ocupa un sitial de distinción por las dignidades que ha representado. Ha desempeñado los siguientes cargos: Secretario del Concejo Municipal de Santa Rosa; Síndico Procurador de la Municipalidad de la misma ciudad; Juez Cantonal de Inquilinato y Trabajo de Machala; Juez Primero del Crimen de El Oro; Asesor Jurídico de la Gobernación de El Oro; Miembro del Directorio de la Autoridad Portuaria de Puerto Bolívar; Asesor Jurídico de la Municipalidad de Machala; Gobernador de la Provincia de El Oro; Secretario Abogado de la Faculta ' de Sociología de la Universidad Técnica de Machala; y Profesor de Literatura y Derecho Mercantil del Colegio "Kléber Franco Cruz", de Machala. He aquí en síntesis las funciones que ha desempeñado el Dr. Chuchuca P., lastre más que suficiente para juzgar al distinguido profesional, como un elemento valioso y factor del buen nombre de la Provincia, que cumplió a plenitud sus obligaciones públicas, con el justo reconocimiento por parte de la ciudadanía. Más, aún el Doctor Chuchuca P., constituye para el futuro de nuestra Provincia, una ánfora de energías y promesas, que está almacenándose con experiencias nuevas y conocimientos renovadores, y, que, cuando se colme con el hervor de las aspiraciones que reclama El Oro para su mejor encausamiento progresivo y civilizador, será un verdadero Norte y luz para descubrir todas las perspectivas provinciales, que permanecen veladas por la indiferencia y falta de capacitación ciudadana. El Doctor Luis Chuchuca P., además es un auténtico luchador por las reivindicaciones sociales. Ha llevado una vida profesional y de ciudadano, con páginas blancas de pulcritud y de sanas rebeldías, en donde campea la sinceridad de su militancia política, con una acción patriótica plausible y tesonera en sus postulados democráticos republicanos.

	Ha militado en las filas Velasquistas desde el año de 1960, siendo en el Cuarto Velasquismo Presidente del Comité Universitario del Azuay y Presidente de varias Comisiones a los Congresos de su Partido, que tuvieron su realización en Quito, Guayaquil y Portoviejo.

En el Quinto Velasquismo se constituyó en líder del movimiento, como Subdirector y luego Director en El Oro, ampliando sus actividades con visión certera y luchando paso a paso en el terreno de las conquistas que i hicieron la superación integral de la Provincia, porque en honor a la verdad, solamente el Velasquismo ha hecho obra plausible en la Provincia de El Oro, se ha dicho en forma proclamadora. Con este espíritu de sacrificio y promesas, el Doctor, Chuchuca P., llegó a ocupar situaciones públicas de relieve merecido, después de haber caminado en forma ascensional, pero siempre con la frente hacia e! sol de las reivindicaciones sociales, que fue su bandera de lucha con la que trazó la recta hacia la conquista de las aspiraciones populares. Esta fue la razón para que el Quinto Velasquismo de El Oro integre con su nombre la lista de Diputados al Congreso Nacional. Actualmente se encuentra ejerciendo la profesión, y, el Doctor Chuchuca P., representa la garantía de sus clientes, la confianza de resoluciones favorables y de servicios patrióticos de la comunidad órense. Su vocación profesional se ha inclinado por las causas penales, en cuyo campo su capacidad y talento se desenvuelve ágil y en forma eficaz, constituyendo una verdadera protección y defensa de la sociedad orense.

PROF. JUAN ARÉVALO ORDÓÑEZ

Se graduó de Profesor Normalista Urbano en el Colegio Normal "Juan Montalvo", de Quito, en 1936, después de una brillante carrera de estudiante distinguido por su talento y consagración vocacional al Magisterio. Desde aquí se inicia su carrera creadora de Maestro incansable en la tarea educativa, a través de sus cargos desempeñados con responsabilidad y cariño a la función docente. Se inició como Profesor de la Escuela "Abdón Calderón" de Pasaje, en 1936. Luego pasó a ser Director-Profesor de la Escuela "Sucre", de Yaguachi en 1941; Director de la Escuela "Gonzalo S. Córdova", de Pasaje, en 1944. Profesor fundador del Colegio "José Ochoa León", de su ciudad cuna, en 1950; Profesor del Colegio Nacional Piloto "Nueve de Octubre", de Machala en 1963; Inspector Escolar de El Oro en este mismo año; Rector fundador del Colegio "Carmen Mora de Encalada", de Pasaje, en 1965; Profesor del Colegio Nacional "José Ochoa Le