El Gran Teatro del Mundo: 7

Pág. 7 de 30
El Gran Teatro del Mundo Pedro Calderón de la Barca


MUNDO

Con lo cual en tres jornadas,

tres leyes y un estatuto,

los hombres dividirán

las tres edades del mundo;

hasta que al último paso

todo el tablado, que tuvo

tan grande aparato en sí,

una llama, un rayo puro

cubrirá porque no falte

fuego en la fiesta... ¿Qué mucho

que aquí, balbuciente el labio,

quede absorto, quede mudo?

De pensarlo, me estremezco,

de imaginarlo, me turbo;

de repetirlo, me asombro;

de acordarlo, me consumo.

Mas ¡dilátese esta scena,

este paso horrible y duro,

tanto, que nunca le vean

todos los siglos futuros!

Prodigios verán los hombres

en tres actos, y ninguno

a su representación

faltará por mí en el uso.

Y pues que ya he prevenido

cuanto al teatro, presumo

que está todo ahora; cuanto

al vestuario, no dudo

que allá en tu mente le tienes,

pues allá en tu mente juntos,

antes de nacer, los hombres

tienen los aplausos suyos.

Y para que desde ti

a representar al mundo

salgan y vuelvan a entrarse,

ya previno mi discurso

dos puertas: la una es la cuna

y la otra es el sepulcro.

Y para que no les falten

las galas y adornos juntos,

para vestir los papeles

tendré prevenido a punto

al que hubiere de hacer rey,

púrpura y laurel augusto;

al valiente capitán,

armas, valores y triunfos;

al que ha de hacer el ministro,

libros, escuelas y estudios.

Al religioso, obediencias;

al facineroso, insultos;

al noble le daré honras,

y libertades al vulgo.

Al labrador, que a la tierra

ha de hacer fértil a puro

afán, por culpa de un necio,

le daré instrumentos rudos.

A la que hubiere de hacer

la dama, le daré sumo

adorno en las perfecciones,

dulce veneno de muchos.

Solo no vestiré al pobre

porque es papel de desnudo,

porque ninguno después

se queje de que no tuvo

para hacer bien su papel

todo el adorno que pudo,

pues el que bien no le hiciere

será por defecto suyo,

no mío. Y pues que ya tengo

todo el aparato junto,

¡venid, mortales, venid

a adornaros cada uno

para que representéis

en el Teatro del mundo!

   (Vase.)