El Gran Teatro del Mundo: 25

Pág. 25 de 30
El Gran Teatro del Mundo Pedro Calderón de la Barca


REY



Aquel fui que mandaba cuanto dora

el sol, de luz y resplandor vestido,

desde que en brazos de la aurora nace,

hasta que en brazos de la sombra yace.

Mandé, juzgué, regí muchos estados;

hallé, heredé, adquirí grandes memorias;

vi, tuve, concebí cuerdos cuidados;

poseí, gocé, alcancé varias victorias.

Formé, aumenté, valí varios privados;

hice, escribí, dejé raras historias;

vestí, imprimí, ceñí en ricos doseles

las púrpuras, los cetros y laureles.


MUNDO



Pues deja, suelta, quita la corona;

la majestad, desnuda, pierde, olvida, (Quítaselo.)

vuélvase, torne, salga tu persona

desnuda de la farsa de la vida.

La púrpura, de quien tu voz blasona,

presto de otro se verá vestida,

porque no has de sacar de mis crueles

manos, púrpuras, cetros ni laureles.


REY



¿Tú no me diste adornos tan amados?

¿Cómo me quitas lo que ya me diste?


MUNDO



Porque dados no fueron, no, prestados

sí, para el tiempo que el papel hiciste.

Déjame para otro los estados,

la majestad y pompa que tuviste.


REY



¿Cómo de rico fama solicitas,

si no tienes qué dar si no lo quitas?

¿Qué tengo de sacar en mi provecho

de haber, al mundo, al rey representado?


MUNDO



Esto, el Autor, si bien o mal lo has hecho,

premio o castigo te tendrá guardado,

que no me toca a mí, según sospecho,

conocer tu descuido o tu cuidado:

cobrar me toca el traje que sacaste,

porque me has de dejar como me hallaste.

 
(Sale la HERMOSURA.)

 
¿Qué has hecho tú?


HERMOSURA



La gala y la hermosura.


MUNDO



¿Qué te entregué?


HERMOSURA



Perfecta una belleza.


MUNDO



Pues ¿dónde está?


HERMOSURA



Quedó en la sepultura.


MUNDO



Pasmose aquí la gran Naturaleza

viendo cuán poco la hermosura dura,

que aun no viene a parar adonde empieza,

pues al querer cobrarla yo, no puedo;

ni la llevas, ni yo con ella quedo.

El Rey, la majestad en mí ha dejado;

en mí ha dejado el lustre la grandeza.

La belleza no puedo haber cobrado,

que espira con el dueño la belleza.

Mírate a ese cristal.


HERMOSURA



Ya me he mirado.