El Gran Teatro del Mundo: 18

Pág. 18 de 30
El Gran Teatro del Mundo Pedro Calderón de la Barca


POBRE



Labrador, pues recibís

de la bendición de Dios

por un grano que sembráis

tanta multiplicación,

mi necesidad os pide

limosna.


LABRADOR



Si me lo dio

Dios, buen arar y sembrar

y buen sudor me costó.

Decid: ¿no tenéis vergüenza

que un hombrazo como vós

pida? ¡Servid, noramala!

No os andéis hecho bribón.

Y si os falta que comer,

tomad aqueste azadón,

con que lo podéis ganar.


POBRE



En la comedia de hoy

yo el papel de pobre hago,

no hago el del labrador.


LABRADOR



Pues, amigo, en su papel

no le ha mandado el Autor

pedir no más y holgar siempre,

que el trabajo y el sudor

es propio papel del pobre.


POBRE



Sea por amor de Dios.

Riguroso, hermano, estáis.


LABRADOR



Y muy pedigüeño vós.


POBRE



Dadme vós algún consuelo.


DISCRECIÓN



Tomad, y dadme perdón.


(Dale un pan.)


POBRE



Limosna de pan, señora,

era fuerza hallarla en vós,

porque el pan que nos sustenta

ha de dar la Religión.


DISCRECIÓN



¡Ay de mí!


REY



¿Qué es esto?


POBRE



Es alguna tribulación

que la Religión padece.
 

(Va a caer la RELIGIÓN, y la da el REY la mano.)
 

REY



Llegaré a tenerla yo.


DISCRECIÓN



Es fuerza; que nadie puede

sustentarla como vós.


AUTOR



Yo bien pudiera enmendar

los yerros que viendo estoy;

pero por eso les di

albedrío superior

a las pasiones humanas,

por no quitarles la acción

de merecer con sus obras;

y así dejo a todos hoy

hacer libres sus papeles,

y en aquella confusión

donde obran todos juntos,

miro en cada uno yo,

diciéndoles por mi ley:


LEY


(Canta.)

Obrar bien, que Dios es Dios.


[Recita.]

A cada uno por sí

y a todos juntos, mi voz

ha advertido; ya con esto

su culpa será su error.


(Canta.)

Ama al otro como a ti,

y obrar bien, que Dios es Dios.


REY



Supuesto que es esta vida

una representación,

y que vamos un camino

todos juntos, haga hoy

del camino la llaneza,

común la conversación.