El Gran Teatro del Mundo: 17

Pág. 17 de 30
El Gran Teatro del Mundo Pedro Calderón de la Barca


(Sale el REY.)


REY



A mi dilatado imperio

estrechos límites son

cuantas contiene provincias

esta máquina inferior.

De cuanto circunda el mar

y de cuanto alumbra el sol

soy el absoluto dueño,

soy el supremo señor.

Los vasallos de mi imperio

se postran por donde voy.

¿Qué he menester yo en el mundo?


LEY


(Canta.)

Obrar bien, que Dios es Dios.


MUNDO



A cada uno va diciendo

el apunto lo mejor.


POBRE



Desde la miseria mía

mirando infelice estoy

ajenas felicidades.

El rey, supremo señor,

goza de la majestad

sin acordarse que yo

necesito dél; la dama,

atenta a su presunción,

no sabe si hay en el mundo

necesidad y dolor;

la religiosa, que siempre

se ha ocupado en oración,

si bien a Dios sirve, sirve

con comodidad a Dios.

El labrador, si cansado

viene del campo, ya halló

honesta mesa su hambre,

si opulenta mesa no;

al rico le sobra todo;

y solo, en el mundo, yo

hoy de todos necesito,

y así llego a todos hoy,

porque ellos viven sin mí

pero yo sin ellos no.

A la Hermosura me atrevo

a pedir. Dadme, por Dios,

limosna.


HERMOSURA



Decidme, fuentes,

pues que mis espejos sois,

¿qué galas me están más bien?,

¿qué rizos me están mejor?


POBRE



¿No me veis?


MUNDO



Necio, ¿no miras

que es vana tu pretensión?

¿Por qué ha de cuidar de ti

quien de sí se descuidó?


POBRE



Pues, que tanta hacienda os sobra,

dadme una limosna vós.


RICO



¿No hay puertas donde llamar?

¿Así os entráis donde estoy?

En el umbral del zaguán

pudierais llamar, y no

haber llegado hasta aquí.


POBRE



No me tratéis con rigor.


RICO



Pobre importuno, idos luego.


POBRE



Quien tanto desperdició

por su gusto, ¿no dará

alguna limosna?


RICO



No.


MUNDO



El avariento y el pobre

de la parábola, son.


POBRE



Pues a mi necesidad

le falta ley y razón,

atrevereme al Rey mismo.

Dadme limosna, Señor.


REY


Para eso tengo ya

mi limosnero mayor.


MUNDO



Con sus ministros el Rey

su conciencia aseguró.