El Gran Teatro del Mundo: 16

Pág. 16 de 30
El Gran Teatro del Mundo Pedro Calderón de la Barca


LABRADOR



¿Quién vio trabajo mayor

que el mío? Yo rompo el pecho

a quien el suyo me dio

porque el alimento mío

en esto se me libró.

Del arado que la cruza

la cara, ministro soy,

pagándola el beneficio

en aquestos que la doy.

Hoz y azada son mis armas;

con ellas riñendo estoy,

con las cepas, con la azada,

con las mieses, con la hoz.

En el mes de abril y mayo

tengo hidrópica pasión,

y si me quitan el agua

entonces estoy peor.

En cargando algún tributo,

de aqueste siglo pensión,

encara la puntería

contra el triste labrador.

Mas, pues trabajo y lo sudo,

los frutos de mi labor

me ha de pagar quien los compre

al precio que quiera yo.

No quiero guardar la tasa

ni seguir más la opinión

de quién, porque ha de comprar,

culpa a quien no la guardó.

Y yo sé que si no llueve

este abril, que ruego a Dios

que no llueva, ha de valer

muchos ducados mi troj.

Con esto un Nabal-Carmelo

seré de aquesta región

y me habrán menester todos;

pero muy hinchado yo,

entonces, ¿qué podré hacer?


LEY


(Canta.)

Obrar bien, que Dios es Dios.


DISCRECIÓN



¿Cómo el apunto no oíste?


LABRADOR



Como sordo a tiempos soy.


MUNDO



Él al fin se está en sus trece.


LABRADOR



Y aun en mis catorce estoy.
 

(Sale el POBRE.)

 

POBRE



De cuantos el mundo viven,

¿quién mayor miseria vio

que la mía? Aqueste suelo

es el más dulce y mejor

lecho mío que, aunque es

todo el cielo pabellón

suyo, descubierto está

a la escarcha y al calor;

la hambre y la sed me afligen.

¡Dadme paciencia, mi Dios!


RICO



¿Qué haré yo para ostentar

mi riqueza?


POBRE



¿Qué haré yo

para sufrir mis desdichas?


LEY


(Canta.)

Obrar bien, que Dios es Dios


POBRE



¡Oh, cómo esta voz consuela!


RICO



¡Oh, cómo cansa esta voz!


DISCRECIÓN



El Rey sale a estos jardines.


RICO



¡Cuánto siente mi ambición

postrarse a nadie!


HERMOSURA



Delante

dél he de ponerme yo

para ver si mi hermosura

pudo rendirle a mi amor.


LABRADOR



Yo detrás; no se le antoje,

viendo que soy labrador,

darme con un nuevo arbitrio,

pues no espero otro favor.