El Gran Teatro del Mundo: 14

Pág. 14 de 30
El Gran Teatro del Mundo Pedro Calderón de la Barca


MUNDO



¿Quién hoy la loa echará?

Pero en la apariencia ya

la ley convida a su voz

que como corre veloz,

en elevación está

sobre la haz de la tierra.


 
(Aparece la LEY DE GRACIA con una elevación, que estará sobre donde estuviere el MUNDO, con un papel en la mano.)


 

LEY



Yo, que Ley de Gracia soy,

la fiesta introduzgo hoy;

para enmendar al que yerra

en este papel se encierra

la gran comedia, que Vós

compusisteis solo en dos

versos que dicen así:


(Canta.)


Ama al otro como a ti,

y obra bien, que Dios es Dios.



MUNDO



La Ley después de la loa,

con el apunto quedó.

Vitoriar quisiera aquí

pues me representa a mí:

vulgo desta fiesta soy;

mas callaré porque empieza

ya la representación.
 

(Sale la HERMOSURA y la DISCRECIÓN por la puerta de la cuna.)

 

HERMOSURA



Vente conmigo a espaciar

por estos campos que son

felice patria del Mayo,

dulce lisonja del sol;

pues solo a los dos conocen,

dando solos a los dos,

resplandores, rayo a rayo,

y matices, flor a flor.


DISCRECIÓN



Ya sabes que nunca gusto

de salir de casa yo,

quebrantando la clausura

de mi apacible prisión.


HERMOSURA



¿Todo ha de ser para ti

austeridad y rigor?

¿No ha de haber placer un día?

Dios, di, ¿para qué crió

flores, si no ha de gozar

el olfato el blando olor

de sus fragrantes aromas?

¿Para qué aves engendró,

que en cláusulas lisonjeras

cítaras de pluma son,

si el oído no ha de oírlas?

¿Para qué galas, si no

las ha de romper el tacto

con generosa ambición?

¿Para qué las dulces frutas,

si no sirve su sazón

de dar al gusto manjares

de un sabor y otro sabor?

¿Para qué hizo Dios, en fin,

montes, valles, cielos, sol,

si no han de verlo los ojos?

Ya parece, y con razón,

ingratitud no gozar

las maravillas de Dios.