El árbol del mejor fruto: 109

Escena XIII
Pág. 109 de 115
El árbol del mejor fruto Acto III Tirso de Molina


Dichos;
IRENE y CONSTANTINO, con una azada.
  
CLORO

Murió el tirano, y mi espada,
hermosa y querida Irene,
a vuestros pies, si es capaz,
mi bien, del que en vos encierra,
trocad mi enojo y su guerra
en vuestra amorosa paz.


IRENE

Con tanto gusto la admito,
generoso emperador,
que en fe de mi firme amor,
en cuanto hacéis os imito.
La cruz preciosa buscad,
que yo desde aquí, con vos,
a Cristo tendré por Dios
rendida mi voluntad;
que quien a un César obliga
a que la tierra grosera
cave de aquesta manera
y humilde sus pasos siga,
no es posible que no tiene
fuerza de Dios y valor.


CLORO

Echaste el sello a mi amor,
discreta y hermosa Irene,
y si idólatra te amé,
contra nuestra ley tirana,
ya agradecida y cristiana
sol de mis ojos te haré.


El árbol del mejor fruto de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III