El árbol del mejor fruto: 104

Escena XI
Pág. 104 de 115
El árbol del mejor fruto Acto III Tirso de Molina


CONSTANTINO, dormido;
IRENE, ISACIO y LISINIO, de villanos.
  
LISINIO

Entrado hemos en su tienda,
sin habernos conocido
nadie en el disfraz fingido
que nuestros pasos ofenda.


IRENE

Hoy la venganza encomienda
las armas a mi rigor;
agravio es ejecutor
que viene a satisfacerme.
Pero ¿no es este que duerme
el mudable emperador?


ISACIO

Él es, y los dioses altos
en fe que los ha ofendido,
te le dan, prima, dormido.


IRENE

Amor todo es sobresaltos.
Dentro el pecho, dando saltos
el corazón inquieto anda.
Matarle el rigor me manda;
la voluntad no obedece,
pues si la ira le endurece,
con su presencia se ablanda.
Pero venza la razón
y el desprecio de mi ley.


LISINIO

¿Qué aguardas?


IRENE

Si el gusto es ley,
monarcas mis celos son.
Cobrarán satisfacción
con su muerte. Amor, no hay más:
sujeto a mi agravio estás;
satisfacelle colijo.


El árbol del mejor fruto de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III