El árbol del mejor fruto: 097

Escena VII
Pág. 097 de 115
El árbol del mejor fruto Acto III Tirso de Molina


ELENA y CONSTANTINO.
  
CLORO

¿Qué es esto, madre y señora?


ELENA

Diligencias, hijo mío,
son de la cruz, en quien fío
que tengo de hallarla agora.
Tormento tengo de dar
a cuantos hebreos hallare
mientras la tierra ocultare
de Dios el divino altar
en que se pagó a sí mismo,
y en cuya ara misteriosa
halló la iglesia, su esposa,
su fuente y nuestro bautismo.


CLORO

Palma divina, regalado cedro
del fruto más sabroso y más suave
que la tierra gozó; nido del ave
del cielo, y no de Arabia, por quien medro.


ELENA

Restauración de Adán, cuyo desmedro
originó la culpa al hombre grave;
árbol mayor en la divina nave
que Andrés requiebra, que gobierna Pedro.


CLORO

Merezca hallaros yo, laurel divino.


ELENA

Alivie vuestro hallazgo nuestra pena.


CLORO

Enriqueced a Elena y Constantino.


ELENA

Sin vos no hay bien.


CLORO

Sin vos no hay suerte buena.


ELENA

Llave del cielo sois: abrid camino.


CLORO

Constantino os adora.


ELENA

Y busca Elena.


El árbol del mejor fruto de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III