Abrir menú principal



Midiendo mi ambición, dos tronos hallo
que un hombre puede sin desdén mirar:
para la guerra, el lomo del caballo;
para el descanso, el poyo del hogar.