Abrir menú principal



Al hacer, niña, tus ojos,
dos milagros hizo Dios:
de dos gotas de tiniebla,
dos rayos de luz sacó.