Don Gil de las calzas verdes: 023

Escena II
Pág. 023 de 195
Don Gil de las calzas verdes Acto I Tirso de Molina


CARAMANCHEL

Serví luego a un clerigón
un mes (pienso que no entero)
de lacayo y despensero.
Era un hombre de opinión:
    Su bonetazo calado, 435
lucio, grave, carilleno,
mula de veintidoseno,
el cuello torcido a un lado;
    y hombre, en fin, que nos mandaba
a pan y agua ayunar 440
los viernes, por ahorrar
la pitanza que nos daba;
    y él comiéndose un capón
(que tenía con ensanchas
la conciencia, por ser anchas 445
las que teólogas son),
    quedándose con los dos
alones cabeceando,
decía, al cielo mirando:
¡Ay, ama, qué bueno es Dios! 450
    Dejéle, en fin, por no ver
santo que tan gordo y lleno,
nunca a Dios llamaba bueno,
hasta después de comer.