Abrir menú principal

Divagaciones sentimentales: I

Divagaciones sentimentales I de Medardo Ángel Silva

Vida de la ciudad: el tedio cotidiano,
los dulces sueños muertos y el corazón partido;
vida exterior y hueca, vida falsa, ¡océano
en que mi alma es igual a un esquife perdido!

No, dadme el reino puro del Silencio exquisito,
la Soledad de blancos pensamientos florida
y la torre interior abierta a lo Infinito
más allá del Dolor, del Tiempo y de la Vida.

Donde mi corazón —urna de melodía—
vierta en un verso triste su lírico tesoro;
y duerma en tu regazo —¡oh, sacra Poesía!—
¡frente al lirio, a la estrella, al tibio ocaso de oro!


Regresar a El árbol del bien y del mal
◄  Anterior
Siguiente  ►