Discursos oficiales de Salvador Allende/1972/Firma del Proyecto de Ley Sobre Nuevas Rentas Municipales

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.

Conversación con Trabajadores de la Papelera de Salvador Allende Gossens
22 de diciembre de 1972






PALABRAS DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA,
COMPAÑERO SALVADOR ALLENDE GOSSENS, Y
DEL MINISTRO DE HACIENDA, COMPAÑERO OR-
LANDO MILLAS CORREA EN LA FIRMA DEL PRO-
YECTO DE LEY SOBRE NUEVAS RENTAS MUNICI-

PALES.
Santiago, 22 Diciembre 1972.-

PALABRAS DEL MINISTRO DE HACIENDA COMPAÑERO ORLANDO MILLAS:

COMPAÑERO PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA:
GENERAL PRATS, MINISTRO DEL INTERIOR:
SEÑORES DIRIGENTES DEL REGISTRO NACIONAL DE COMERCIANTES:
COMPAÑEROS DIRIGENTES DE LAS ASOSIACIONES NACIONALES, TANTO DE OBREROS, COMO DE EMPLEADOS MUNICIPALES:
SEÑORES ALCALDES Y REGIDORES:
COMPAÑERO DIRECTOR GENERAL DE IMPUESTOS INTERNOS:

En el programa básico de Gobierno se plantea como uno o los puntos más importantes textualmente:

"Se modernizará la extructura de las Municipadidades, reconociéndolos la autoridad que les corresponde de acuerdo a los planes de coordinación de todo el Estado. Se tenderá transformarlas en los órganos locales de la nueva organización política, dotándolas de financiamiento y atribuciones adecuadas, a fin de que puedan atender en interacción con las Juntas de Vecinos y coordinadas entre sí, los problemas de interés local de sus comunas y de sus habitantes.

En relación a este punto fundamental de programa del Gobierno, hemos tenido que considerar el que las Municipalidades de Chile tienen un desfinanciamiento que se arrastra a través de sucesivos Gobiernos; un desfinanciamiento crónico, que durante los últimos decenios se ha venido acentuando; lo cual trae consigo problemas muy graves en el pago de las remuneraciones de los trabajadores municipales, que constantemente tienen que atrasarse en la pérdida de la autonomía que les corresponde, como poder comunal, a las Municipalidades, al tener que depender de la entrega de recursos por el poder Ejecutivo, en una forma extraordinaria o atendiendo al porcentaje de la contribución nobili financiamiento y el resto de la ciudad de Santiago, en que las Municipalidades no disponen de recursos para poder entregar a la población aquellos servicios indispensables, como es siquiera: laza de juegos infantiles, lugares de recreación, plazas avenidas, etc.

La situación concreta en estos momentos es que hay un desnivel muy grande en relación a las rentas municipales.

En la comuna de Providencia el ingreso anual, para la Municipalidad por habitante, es de 900 escudos. En la comuna de las Condes es de E°630.-, ya en Ñuñoa es de E°255.- y en comunas populares o en comunas que están distribuídas a través de todo Chile, va siendo cada vez menos, hasta la situación de Achao en que solo es de E°57 anuales por habitante, con lo cual la Municipalidad no está en condiciones de atender necesidades fundamentales.

Para el total de las Municipalidades de Chile se presenta la situación de que su ingreso ordinario ha ascendido en el año 1972 a 2.000 millones de escudos.

Pero los gastos presupuestarios para el próximo año –obligatorios mínimos- son no de 2.000 millones de escudos que perciben las Municipalidades, sino que tienen gastos comprometidos de 3.500 millones de escudos.

Concretamente, en relación a los ingresos del año 72, los presupuestos del año 73 de las Municipalidades de Chile, contienen en pago de sueldos, salarios e imposiciones –o sea todo lo que es el rubro de pagos de remuneraciones a sus trabajadores- un equivalente del 172% de sus ingresos del año 72; o sea que tienen un déficit del 72% de su presupuesto ascendentes al 72%, solo con pagar sus remuneraciones. Esto significa el peligro de que constantemente se atrase el pago de estas remuneraciones; y esto significa que no se puede hacer obra alguna por las Municipalidades de Chile A estos términos ha llegado la falencia contra la cual vienen clamando Las Municipalidades a través de sucesivos Congresos durante decenios.

Y a esta crísis el Gobierno propone ponerle término. La proposición que hace el Gobierno es de que en vez de esa contribución mobiliaria que distribuye el Ejecutivo, renuncia el Gobierno a que distribuyan las Municipalidades, eso que es una especie como de resorte extraordinario y que toma a veces el carácter -como lo han señalado algunos alcaldes- como una especie de dádiva que se distribuye; y en lugar de ello el Ejecutivo propone que la totalidad, absolutamente todo el ingreso de la contribución de Bienes Raíces, se destine en adelante, íntegramente, a beneficio municipal; y propone, después de estudios técnicos muy completos sobre la materia, de cuadros que se refieren a Municipalidad por Municipalidad, y que indica que van a tener un ingreso superior al actual, incluso las Municipalidades más ricas del día -pero solo levemente superior- y que tendrán un ingreso notoriamente superior en cambio las Municipalidades más pobres; tendrán mayores beneficios.

Propone el Gobierno que la contribución de Bienes Raíces; el total de ellas se distribuya 25% a todas la Municipalidades de Chile, según el avalúo territorial de cada una de éllas, y el 75% -las tres cuartas partes de este fondo- del que se desprende fundamentalmente el rico, se distribuya entre las Municipalidades de Chile en proporción al número de habitantes, porque estimamos que todos los chilenos son acreedores a los mismos servicios municipales.

Debemos aclarar, que hemos establecido esta modalidad del 25%, y hemos garantizado así que las municipalidades actualmente más ricas, tengan el mantenimiento y aún cierta ampliación de su presupuesto porque nos parece respetable e indispensable dar estabilidad a la situación de los obreros y a los empleados municipales, también de esas comunas más ricas.

Pero todo lo que es expansión del presupuesto municipal, proponemos derivarlo fundamentalmente, según el número de habitantes a fin de que se pueda atender a todos los chilenos en la misma proporción con las municipalidades, y deje de haber la discriminación que es patente para quien hoy día conozca una ciudad como Santiago.

Respecto de los vehículos, de las patentes de los vehículos, atendemos una antigua proposición municipal consistente en que la patente vaya íntegramente a beneficiar a la Municipalidad.

No voy a entrar en detalle de todas las fuentes de recursos municipales que se han considerado, pero quiero señalar la importancia que reviste para los comerciantes de Chile el que se ponga término con este proyecto de Ley a una situación extraordinariamente injusta. La situación que consiste en que hay una legislación anacrónica, en que hay una variedad inmensa de patentes, en que hay una situación verdaderamente compleja, anárquica, y que es muy poco favorable a la relación que debe existir y al derecho que debe implicar para el comerciante su patente municipal.

Se ha confeccionado, consultando de acuerdo con la Ley, al organismo al cual el Ejecutivo le corresponde consultar sobre esta materia, al organismo representativo, que es el Registro Nacional de Comerciantes; se ha confeccionado una proposición de nueva organización del sistema de patentes municipales: y el propio Registro Nacional de Comerciantes ha llegado a aceptar algunas determinadas proposiciones formuladas por el Ministerio de Hacienda¡ estudiadas técnicamente, que significa el que en relación al capital efectivo de los comerciantes se establezca una modalidad que permitirá que el comerciante pague patentes que en general van a significar un mayor aporte a las arcas municipales, relativamente significativo en algunos casos.

A cambio de esto, en relación con esto, conjuntamente con esto, el Gobierno ha llegado a un acuerdo con el Registro Nacional de Comerciantes, en el sentido de que la legislación en que los comerciantes van a dar un mayor aporte no solo contenga una modernización de la legislación sobre patentes y permisos municipales sino que contenga, además, algunas garantías para el comercio establecido; o sea, sanciones muy drásticas para el mercado negro y para el contrabando, medidas que han sido estudiadas de acuerdo con el Registro Nacional de Comerciantes, para que quien saque mercaderías, con el objeto de especular con ellas en el mercado negro o el contrabando, haciendo una competencia desleal a los comerciantes y perjudicando así a los consumidores, no pagando impuestos, no pagando patentes, especulando, no estando sujeto a fiscalizaciones y anarquizando la vida económica del país y martirizando a las dueñas de casa del país. Para esta gente se contempla una proposición a la que hemos llegado con el Registro Nacional de Comerciantes y que consiste en el decomiso liso y llano de la mercadería que es sacada de los márgenes de distribución y de comercialización que corresponde, además de otras series de sanciones que no entro a detallar.

El Gobierno está para considerar algunas nuevas indicaciones. El Registro Nacional de Comerciantes por ejemplo, está estudiando algunas variantes en relación a una u otra forma de procedimientos, en relación a una u otra de las medidas en cuanto al sistema de patentes. Tenemos extraordinario interés en profundizar el diálogo, en conversa más con los comerciantes de la Federación Nacional de Comerciantes de Ferias Libres, respecto de los cuales se considera que en las comisiones de patentes municipales según esto proyecto, tengan un representante directo, porque el Gobierno considera que en la comercialización, a ellos les cabe un papel muy importante, enmarcado en el carácter de su actividad.

De lo que se trata por lo tanto es de un proyecto de modernización del sistema de rentas municipales y un proyecto que entrega a las municipalidades, para el año 1973, aproximadamente 6.500 millones de escudos para su financiamiento, proyecto que no significa perjuicio para ninguna municipalidad sino asegurar en relación a todas ellas su funcionamiento presupuestario adecuado y beneficios, fundamentalmente, para las Municipalidades Populares. Este proyecto ha sido redactado, en cumplimiento del programa, por instrucciones precisas del Presidente de la República; de acuerdo con las instrucciones de él, el Ministro de Hacienda ha dedicado durante estos últimos meses un tiempo destinado a esto y ha habido una vincualación con las Municipalidades, a través. de quien, fundamentalmente, ha tenido a su cargo todos los estudios técnicos del proyecto y ha prestado una colaboración muy valiosa, de muy alto nivel técnico, como es el economista, compañero Leopoldo Yañez, que está actualmente a cargo de la Sección Municipalidades del Ministerio de Hacienda. Estas son las explicaciones en relación con el carácter del proyecto.

Puedo señalar que al Gobierno no se le escapa que un proyecto de esta especie es un primer paso para solucionar un problema apremiente de las Municipalidades, de los trabajadores municipales y de los vecinos de todas las Comunas de Chile, que tendrá que ser complementado por la preparación que se está haciendo a través de estudios del Ministerio del Interior, de un proyecto de nueva ley de organización y atribuciones de las Municipalidades, que tienda también, en el aspecto de la organización misma del poder comunal, a favorecer el que estos recursos que el Gobierno propone, se entreguen a las Municipalidades de Chile en beneficio de la familia, de los niños, de todos los hogares de Chile, y que sea complementado con otras disposiciones que hagan que estos recursos puedan ser empleados en la mejor forma por un poder municipal que se dinamice, que actúe de acuerdo con las modalidades indispensables, en relación al proceso de transformaciones sociales que vive nuestro país.

av. PALABRAS DEL COMPAÑERO SALVADOR ALLENDE:

SEÑOR MINISTRO DEL INTERIOR, GENERAL CARLOS PRATS:
COMPAÑEROS MINISTROS DE HACIENDA Y DEL TRABAJO, ORLANDO MILLAS Y LUIS FIGUEROA:
COMPAÑERO DIRECTOR GENERAL DE IMPUESTOS INTERNOS:
COMANDANTE EN SERVICIO, ROBERTO SANCHEZ:
COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS:

Casi creo innecesario intervenir, después de la apretada, significativa, exposición que ha hecho el Ministro de Hacienda.

Sin embargo, pienso que es útil insistir, en que este es uno de los proyectos más importantes que el Gobierno enviará o haya enviado al Congreso.

Desde que se concibió el Programa de la Unidad Popular, se miró con extraordinaria preocupación la situación permanente, no sólo del financiamiento de los Municipios, sino de las limitaciones de sus atribuciones; y la situación creada en la inmensa mayoría de los Municipios nuestros, que ha hecho que el presupuesto de ellos, en un porcentaje altísimo, si no casi en el 100%, esté destinado a ser invertido en sueldos y salarios, quedando en muy pocas Municipalidades, una cantidad de dinero y de recursos, que permita hacer una labor eficiente, en atención a las necesidades esenciales de la comunidad.

Desde la época en que estuve en el Congreso -y fueron largos años los que pasé allí como Senador de la República- veía cómo, sobre todo en vísperas de las elecciones, se despachaban leyes destinadas a dar facultades a las Municipalidades para contratar empréstitos; y estas atribuciones nunca significaron algo positivo para la mayoría de las Municipalidades que obtuvieron el despacho de estas leyes, porque empezaba, después de despachadas las leyes el largo peregrinaje, para conseguir en el Banco del Estado los créditos, a los cuales aparentemente o realmente, pero que no se materializaban, tenían derecho las Municipalidades que habían obtenido estas leyes. Muchas veces como Senador, y siendo Presidente del Senado, recibí a los representantes de las Municipalidades para insistir sobre la situación de postergación en que se encontraban; por cierto, que esto ha traído, lamentablemente, un desprestigio de la concepción misma de la Municipalidad, que a nuestro juicio es La célula inicial en donde se comienza el trabajo comunitario, frente a problemas directos que interesan a la comunidad.

En mi recorrido reiterado por Chile, el clamor permanente fue, y es, la situación de las Municipalidades, su desfinanciamiento, su falta de atribuciones, la imposibilidad de realizar obra que efectivamente fueran en beneficio de la comunidad.

Todavía perduran -y no es el caso citarlos- los nombres de algunos Alcaldes que en muchas provincias dispusieron de algunos medios y que realizaron obras. Y el recuerdo de ellos es la demostración más clara de que han pasado muchos y muchos Alcaldes que no han dejado rastro alguno, no por falta de iniciativa o por falta de interés, sino por no disponer de los medios ni las atribuciones.

Es por ello que yo creo que esta Ley, este Proyecto de Ley es un paso de bastante importancia. Ha hecho bien el Ministro en señalar que no nos detendremos aquí; tenemos una concepción distinta de lo que debe ser la organización de la Comuna, como una Comuna mucho más dinámica, mucho más activa, mucho más vinculada con la población, en un trabajo orgánicamente integrado por las Juntas Vecinales; pero esto será una etapa posterior. Pero lo ya reseñado por el Ministro de Hacienda, creo que demuestra que el Gobierno, en cumplimiento elemental de una obligación requerida nacionalmente, ha dado un paso trascendente.

Yo quiero agradecer a los compañeros que han trabajado en este Proyecto, a los técnicos del Ministerio del Interior, de Hacienda, de la Dirección de Impuestos Internos, por su colaboración. Ello refleja una responsabilidad en el cumplimiento, no sólo de un punto del Programa de mucha trascendencia, sino en el cumplimiento de una concepción destinada a hacer posible la presencia de las municipalidades, en beneficio de la Comuna, y con un criterio que, sin restringir los ingresos de las municipalidades que tienen medios, dá fundamentalmente espectativas a aquellas Municipalidades que han tenido hasta ahora escasísimos recursos. Por ello, yo he querido reafirmar Las palabras del Ministro de Hacienda, y sobre todo, señalar que este Proyecto de Ley ha sido democráticamente analizado y estudiado con Alcaldes, Regidores, personal y funcionarios de las Municipalidades; con los comerciantes del Registro Nacional, que están tan vinculados a la actividad municipal.

Creo que hacemos en vísperas de Pascua un buen regalo al país -diciéndolo así , simbólicamente,- contemplado en esta iniciativa. Esperamos que el Parlamento la mejore y que ojala dé más recursos.

TRANSCRIPCIONES OIR/LVR