Abrir menú principal

Discurso del presidente de Guinea Ecuatorial con motivo del 39 aniversario de la independencia

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.



(Leído ante las cámaras de la TV nacional)

Compatriotas Ecuatoguineanos:

Mañana día 12 de Octubre del año 2.007, Guinea Ecuatorial celebra con alegría eufórica el Trigésimo Noveno Aniversario de la Independencia Nacional, conquistada en aquella inolvidable mañana del Día 12 de Octubre de 1.968, acontecimiento que dio nacimiento al nuevo Estado Independiente, después de dos siglos de la ocupación y explotación colonialista a nuestro País.

Por este acontecimiento histórico que nos confirió los derechos inalienables a la libertad, dignidad y responsabilidad como seres humanos para nuestro propio autogobierno, me complace hoy dirigir al Pueblo de Guinea Ecuatorial mis más calurosas y sentidas felicitaciones, a la vez que formulo los votos para que la paz, características de nuestra vida presente y futura.

Este acontecimiento que es de orgullo nacional, debe conmemorarse con emoción desbordante en todos los ámbitos de la geografía nacional, porque los derechos adquiridos en virtud de la Independencia Guinea Ecuatorial, sin distinción ni discriminación de origen étnico, tribal o clánico.

Esta fiesta pertenece al Pueblo de Guinea Ecuatorial, como símbolo de su liberación de la esclavitud colonial; por eso hemos establecido el criterio de que se celebre con carácter rotatorio en las cabeceras provinciales del país, para que el Pueblo viva de lleno esta manifestación nacional.

La Provincia de Kie-Ntem, en general, y el Distrito de Ebebiyín, en particular, han sido seleccionados este año para albergar los actos conmemorativos de esta efeméride, convirtiéndose así la Ciudad de Ebebiyín en la capital política de Guinea Ecuatorial durante los tres días de las manifestaciones. Felicitamos, por tanto, a los habitantes de la Ciudad capitalina de Ebebiyín por esta confianza que han merecido de los órganos del Poder Estatal.

Sin embargo, aunque físicamente estamos concentrados en Ebebiyín, compartimos espiritualmente esta celebración con todos los demás compatriotas presentes en Ebebiyín, y quienes no han podido acudir a esta cita nacional, a los que expresamos todos nuestro apoyo y solidaridad, como miembros de una misma sociedad nacional que tienen un destino común.


Definición de la Independencia NacionalEditar

Precisamente la Independencia Nacional nos hermana, nos asocia y nos une en torno a nos ideales comunes que son la torno a unos ideales comunes que son la patria, la Nación y el Estado, como ideales y objetivos por los que nuestros padres, abuelos y tatarabuelos lucharon durante doscientos años.

En efecto, la Independencia de Guinea Ecuatorial fue el acto político y jurídico de reconocimiento internacional, en virtud de cual, Guinea Ecuatorial dejó de ser un País gobernado por otro; el acto por el cual el Pueblo de Guinea Ecuatorial asumió su soberanía para gobernarse a sí mismo; fue el acto por el cual se crea el Estado de Guinea Ecuatorial que, desde entonces, asume sus responsabilidades como tal ante la Comunicad Internacional; en definitiva, por la Independencia Nacional, los propios ciudadanos tienen el deber y la obligación de auto realizarse.

Es lo que con frecuencia hemos denominado como “el corte del cordón umbilical”. Como el niño que se separa de su madre, debe asumir su vida independiente de sus progenitores.

Estimados compatriotas:

Vulgarmente decimos que “ los cargos son cargas”. Este adagio cobra su sentido real con la accesión de nuestro País a la Independencia Nacional el Día 12 de Octubre de 1.968. En virtud de aquel acto, se crea el Estado de Guinea Ecuatorial que tiene como misión principal, entre otras, proteger al ciudadano, garantizar su libertad e integridad física y moral; garantizar la unidad nacional, la integridad territorial; defender al paz, el orden republicano y la estabilidad de las Instituciones y su normal funcionamiento.

Esta es la arquitectura política que todos los Gobiernos presentes y futuros deben materializar, para que el Estado Ecuatoguineano cumpla con sus fines, como exigencias de la Independencia Nacional. Es lo que hemos realizado y estamos realizando, desde que asumimos la responsabilidad de conducir los destinos históricos de nuestro País, con los cambios políticos operados en 1.979.

Sin embargo, el Estado constituido por sus órganos de Gobierno, el territorio y la población, no puede cumplir con estos fines cuando el Gobierno y la población como elementos de acción, no funcionan adecuadamente.

En este caso, considerando al Pueblo como emanación del poder del Estado, las responsabilidades del ciudadano cara al mantenimiento de la Independencia Nacional son extremadamente importantes, necesarias y absolutas.

No solamente el ciudadano es merecedor de la protección del Estado, sino que debe corresponder con su acción a determinados deberes y obligaciones a fin de que el Estado tenga esta capacidad de obrar en defensa de los intereses del Pueblo.

Por tanto, frente a la Independencia Nacional, el ciudadano ecuatoguineano debe asumir el deber de amar a la Patria, defenderla y sacrificarse por ella, si fuese necesario; contribuir con su acción personal al desarrollo político, económico y socio-cultura de la Nación; ser solidario con las leyes del Estado y los valores esenciales de la cultura nacional; proteger los intereses nacionales y contribuir a la formación de una sociedad justa, fraterna y solidaria.

La defensa nacional, la paz y la seguridad del EstadoEditar

Estimados compatriotas:

Si no hay paz, ninguna actividad del estado puede desarrollarse. La paz es la premia indispensable para que tanto el Estado como el ciudadano puedan trabajar en armonía para el desarrollo de la sociedad. Por tanto, la obligación primordial de todos, el Estado y los ciudadanos, es defender la paz.

La paz no es siempre la ausencia de hostilidades y conflictos. La paz es todo lo que pone armonía en el comportamiento del ser humano. Una ofensa, por mínima que sea, siempre provoca una alteración en el humano. Por eso, la mejor forma de defender la paz en nuestra sociedad, es no hacer a nuestros semejantes lo que no queremos que se nos haga. En una palabra, defender la paz es hacer el bien y evitar el mal.

La República de Guinea Ecuatorial ha llegado a los actuales niveles del desarrollo gracias a la paz que día a día estamos forjando desde los cambios ocurridos en el país en 1.979, con la no extralimitarse en esta libertad.

Guinea Ecuatorial tendrá la posibilidad de desarrollarse hasta los niveles insospechados, si conservamos el cual ambiente de paz, libertad y tolerancia.

La defensa nacional y la seguridad del Estado solo se alcanzarán de forma duradera si conservamos la paz nacional, pues, quien atente contra el normal funcionamiento de los órganos del Estado, provoca también la paz; los que vulneran la unidad territorial, atentan contra la paz, la estabilidad del estado y la armonía nacional; los que incumplen sus obligaciones profesionales, violan la paz y la seguridad socio-económica del estado; enfin, cualquier quebrantamiento de las obligaciones que nos impone la sociedad, constituye una provocación a la estabilidad nacional, a la paz y a la seguridad del Estado.

Hacia el afianzamiento de la democracia nacional, el respeto de los Derechos Humanos y la buena gobernabilidadEditar

Estimados compatriotas:

Nuestro País evoluciona naturalmente como un niño que se independiza de sus progenitores. En efecto, después del corte político del cordón umbilical, es natural que Guinea Ecuatorial se haya encontrado grandes dificultades para consolidar esta Independencia. Años tortuosos y de incertidumbre han afectado nuestra moral en el pasado dictatorial. También el Pueblo a conocido momentos de crisis económicas sin precedentes que amenazaron su estabilidad y fortaleza.

Sin embargo, es más fuerte un Pueblo convencido de sí mismo, que conoce la verdad de su pasado, del presente y aspira a sus derechos irrenunciables, que cualquier intento de desviar a este pueblo de sus legítimas aspiraciones.

En efecto, el Pueblo de Guinea Ecuatorial accedió a la Independencia Nacional, con la aspiración suprema de vivir en paz, en la unidad y en justicia; estos objetivos que constituyen la máxima de nuestra entidad estatal resumen el porvenir de la Nación, porque a través de ellos podemos alcanzar la democracia nacional, que es el ejercicio de la voluntad libre y soberana del Pueblo; a través de ellos podemos garantizarla dignidad de nuestros ciudadanos y el disfrute de sus derechos fundamentales e inalienables; en fin, a través de esta máxima, podemos alcanzar la buena gobernabilidad de la Nación, el desarrollo económico, la prosperidad y el bienestar de todos.

Pero nada es gratuito en la vida; lo que sembramos hoy es lo que cosecharemos mañana. Hay que dar algo de sí mismo, si queremos alcanzar los objetivos de la democracia, de los Derechos Humanos y de la buena gobernabilidad. Todo Ecuatoguineano debe esforzarse para alcanzar una cultura democrática y romper los vicios tradicionales que se oponen a ella.

A través de nuestra filosofía de Ensayo Democrático, hemos practicado varias alternativas posibles de acuerdo a las circunstancias de cada momento.

Dentro de este orden de ideas, el principio del liberalismo económico ha sido asimilado por el Pueblo, de tal suerte que cada ciudadano tiene hoy la opción y la posibilidad de desarrollar las actividades de su preferencia, con la salvedad de que debemos desarrollar todavía las estructuras de apoyo a la iniciativa ciudadana.

En el mismo ámbito de libertades, no nos cabe duda alguna de que el Pueblo haya ensayado suficientemente la democracia en todas sus variantes, hasta el punto de ser referente para algunos países de nuestro entorno geográfico. Pues, hemos pasado del sistema de democracia monolítica a un sistema pluralista; hemos pasado de la política de intolerancia, de la violencia, de las exclusiones y descalificaciones a la política de tolerancia, de consenso, de la coalición y de la cohabitación.

Actualmente no hay razón de hablar de los exilios políticos en Guinea Ecuatorial, después de tanta demostración de la voluntad política del Pueblo de vivir en democracia que se ejercita a través de las leyes adoptadas por el Pueblo, en base a las cuales los actores políticos pueden crear sus partidos políticos y adoptar las distintas estrategias para defender los intereses nacionales.

Por tanto, invitamos una vez más a nuestros compatriotas que se encuentran fuera de nuestro País que desean contribuir al enriquecimiento de la democracia nacional, para que se reintegren a la Sociedad Ecuatoguineana, sin otra garantía que el ejercicio de su libertad en las condiciones garantizadas por las leyes.

Por otra parte, los Derechos Humanos se inician desde el acceso al derecho a las libertades individuales y colectivas que las leyes reconocen a nuestros ciudadanos y terminan con la protección a la integridad humana que el Estado ejerce en virtud de las leyes.

Dentro de este orden de ideas, el Gobierno ha venido trabajando infatigablemente para garantizar estos derechos, tanto a nivel jurídico como en el político-administrativo, bien entendido que como toda evolución humana, los ciudadanos deben consolidar la cultura de los Derechos Humanos, para que el Estado no tenga necesidad de imponerse a la fuerza. Es lo que sucede en todas las sociedades humanas, incluidas las de alto standing en la observancia de los Derechos Humanos, donde se detecta todavía reminiscencia en su acatamiento.

La buena gobernabilidad es otra del as condiciones para que el Estado actúe como garante de los derechos políticos, económicos, sociales y culturales del Pueblo. Esta condición no puede darse sin el debido cuadro jurídico de las leyes e Instituciones encargadas de administrar y defender estos derechos, ni mucho menos cuando la ciudadanía no haya alcanzado la cultura necesaria para su aplicación.

Es por ello que, considerando la gama de disposiciones y reglamentos promulgados para el funcionamiento coherente del Estado, cuya observancia implicaría la buena gobernabilidad, apelamos a los organismos del Estado: el Gobierno, la Cámara de los Representantes del Pueblo, los órganos del Poder Judicial, a fin de emprender acciones que conduzcan al estricto cumplimiento de dichas normas por las Instituciones y los ciudadanos en general.

El trabajo como contribución obligatoria de los ciudadanosEditar

Estimados Compatriotas:

La moral cristiana impone el trabajo como obligación del Hombre para su propia existencia: “comerás el pan con el sudor de tu frente”; otro principio filosófico concluye que: “el trabajo dignifica al Hombre”.

Por tanto, no podemos aspirar a la Independencia Nacional con los brazos caídos. Todo empleo, cualquiera que fuese, es una contribución positiva al mantenimiento del equilibrio económico nacional. La mujer que prepara buñuelos, por ejemplo, no solo gana dinero por su venta, sino que contribuye para que los que no tengan acceso al pan se sirvan de este alimento.

A este respecto, observamos con bastante preocupación el abandono de muchas actividades productivas que antaño constituían el sustento de muchas familias.

El sector agropecuario, al que el Gobierno ha consagrado importantes partidas presupuestarias debe ser reactivado por la población, para no abrazar irremediablemente el hambre, dependerse del extranjero o incrementar la inflación.

Actualmente, se observa que los empleos no cualificados están siendo ocupados mayoritariamente por súbditos extranjeros, mientras que los propios nativos muchas veces los rehúsan, bien sea por poca remuneración o por falta de su rendimiento. Sin embargo, son precisamente estos empleos los que pueden ayudar alas familias más desaventajadas.

La ociosidad, la vida fácil, la vagancia, se están apoderando de nuestra juventud que, con frecuencia, se dedica a la delincuencia y al vicio del alcoholismo, apartándoles de la contribución que como fuerza laboral podrían contribuir al desarrollo económico de Guinea Ecuatorial.

Sobre esta situación, apelamos a los servicios de la Seguridad Nacional para que lleven a cabo los estudios sobre la delincuencia y la ociosidad en el País, levantando las estadísticas que permitan emprender los controles necesarios.

El estado actual del PaísEditar

Estimados Compatriotas:

Nuestro País ha experimentado avances considerables en su desarrollo global, después de la explotación de los yacimientos petroleros que Dios y la naturaleza nos han regalado.

En efecto, durante la aguda crisis de la década de los ochenta, Guinea Ecuatorial estaba calificado como país de “riesgo” para la vida humana. Nadie quería venir a Guinea Ecuatorial, y los que lo hacían tenían que gestionar un seguro especial de riesgos. Sin embargo, nuestro País es visitado actualmente por nacionales de todas las partes del planeta, tanto por las excelentes condiciones del hábitat, como por las grandes oportunidades económicas que ofrece nuestro País.

En efecto, nadie va a un país donde hay guerras, aunque se reparta el oro por doquier. El fenómeno de la inmigración que sufre Europa desde los países menos desarrollados de los cuatro continentes restantes, lo está experimentando actualmente la República de Guinea Ecuatorial que hoy alberga incontrolados ciudadanos europeos, africanos, americanos y asiáticos, atraídos por estas facilidades de vida y las oportunidades de enriquecerse.

Pedimos al ciudadano ecuatoguineano que se despierte de su letargo, para no quedarse con las manos vacías cuando en su propio País Guinea Ecuatorial se reparte el pastel.

Hemos invitado a este respecto al talento empresarial del ecuatoguineano, pero que sean honrados y eficientes los que quieran gozar del apoyo económico que brinda el Gobierno. También hemos invitado a la juventud para que se someta a la formación de estudios técnicos y profesionales, a fin de ocupar los empleos que ofrecen las sociedades que operan en el país.

Hemos creado la Universidad Nacional de Guinea Ecuatorial, que cuenta hoy con varias facultades para la formación de nuestros jóvenes, así como la elevación del nivel a las distintas escuelas profesionales del País, a fin de dar la suficiente cobertura formativa de los mismos.

No obstante, el Gobierno está haciendo mucho lo que es de su parte, dotar al país de la necesaria infraestructura a todas las ciudades del ámbito nacional, sin distinción ni discriminación de ninguna clase.

Estamos construyendo la infraestructura vial en todo el País, que facilite el tránsito de las personas y de las mercancías.

Hemos establecido instalaciones de telecomunicaciones en todo el País, incluyendo el Internet, afín de facilitar las comunicaciones de los operadores económicos y de la población en general.

Estamos dotando al País de modernas instalaciones de hospitales, escuelas, hoteles, viviendas sociales, etc., para brindar a la población unos servicios sociales de calidad.

Estamos acometiendo instalaciones para el suministro de agua potable al Pueblo.

En fin, estamos modernizando los centros administrativos, para la comodidad del funcionario y para ofrecer una atención de calidad a los administrados.

Hoy la ciudad de Ebebiyín, como Capital de la Provincia de Kie-Ntem, está adquiriendo un crecimiento impresionante y se clasifica actualmente como la tercera ciudad de importancia infraestructural de la República de Guinea Ecuatorial.

Ya en el inicio de este programa de celebrar la Independencia Nacional por rotación a todas las provincias del País, la primera vez que correspondió a la Provincia de Kie-Ntem, los gastos autorizados por el Gobierno para apoyar las infraestructuras de esta Provincia en aquel año 1996, apenas superaron los 300 millones de Francos CFA.

Sin embargo, las previsiones de gastos autorizados por el Gobierno para financiar la mejora de dichas infraestructuras en Ebebiyín durante el presente año superan los 42.000 millones de Francos CFA.

Quiero reiterar con ocasión de esta conmemoración del XXXIX aniversario de nuestra Independencia Nacional lo que siempre he afirmado al Pueblo de Guinea Ecuatorial que: “si soy Presidente elegido popularmente por el Pueblo, no lo soy de un Distrito, Provincia, grupo étnico o tribal, ni mucho menos lo soy de un partido político. Soy Presidente de la República de Guinea Ecuatorial para todos los Ecuatoguineanos y para todas las Provincias, Distritos, Municipios, grupos étnicos y tribus que integran la República de Guinea Ecuatorial.

Por tanto, antes del petróleo y después de su explotación, en mi condición de Ordenador Nacional de Pagos, nunca he practicado la discriminación en la atribución de gastos a las divisiones administrativas del País, ni por la importancia económica de una Provincia o Distrito, ni mucho menos por compensaciones electorales.

El caso de la Provincia de Annobón es un ejemplo elocuente de esta imparcialidad, porque no hemos tenido en cuenta su reducido número de población y extensión territorial, ni mucho menos su poca productividad económica para destinar importantes cantidades de dinero con respecto a otras provincias de mayores dimensiones.

Sin embargo, gentes de poco pudor político se aventuran a avanzar criterios que califican al Gobierno de actuar con parcialidad en la distribución del Presupuesto de Inversiones Públicas, sin ninguna justificación aceptable.

Si este criterio se ha avanzado con fines electoralistas para crear un sentimiento negativo a la población en contra del Gobierno, en lo sucesivo tendremos que favorecer a los Distritos que más han votado en porcentaje a la candidatura del Partido Gubernamental y discriminar a los que menos lo hayan votado.

De cara al futuroEditar

Estimados Compatriotas:

Siempre hemos anunciado que el tren del desarrollo de Guinea Ecuatorial ha arrancado y avanza vertiginosamente hacia su destino final, un destino que debe ser una Guinea Ecuatorial altamente desarrollada que no tenga complejo ante otras naciones del mundo.

Nuestro tren arrancó con la celebración de la Primera Conferencia Económica Nacional celebrada en Bata en el año 1997, cuyos objetivos a corto, mediano y largo plazo fueron alcanzados mayoritariamente en el 2007, después de los diez años de previsiones.

El resultado de estos diez años es el cuadro infraestructural que acabamos de exponer someramente y que está a la vista del Pueblo.

Nuestra mayor aspiración es llegar a más. En este sentido, nuestros propósitos deben duplicarse a partir del próximo año 2008, en el que el nuevo Plan de Desarrollo Macroeconómico que será adoptado por la Segunda Conferencia Económica Nacional prevista del 12 al 14 de noviembre próximo, se proyectará para los próximos veinte años, es decir, al final de ese tiempo Guinea Ecuatorial debe lucir y relucir su transformación como País desarrollado de África Central.

Podemos alcanzar este objetivo sin desmayos, si toda la población ecuatoguineana, los hombres de negocios que operan en el país y los países que detentan la tecnología secundasen los esfuerzos del Gobierno para ejecutar el programa del nuevo plan de Desarrollo Nacional.

En busca de la globalizaciónEditar

Estimados compatriotas:

A nuestro juicio, la idea de globalización es una teoría estratégica de los países desarrollados que lejos de promover el desarrollo de los países menos Adelantados, pretende absorber la capacidad de estos para garantizar la supervivencia de los más poderosos.

En efecto, una globalización implica si no un equilibrio de fuerzas, al menos una igualdad de capacidades.

Dentro de este orden de ideas, es incomprensible concebir una globalización de Estados con diferentes culturas, diferentes teorías económicas, con grandes desniveles de tecnología y, sobre todo, con aspiraciones hegemónicas divergentes.

Guinea Ecuatorial no aspira concurrir a la globalización con esta lista indefinida de desigualdades. Aspiramos entrar en el juego de la globalización, cuando Guinea Ecuatorial resulte un exponente que no solo es capaz de contribuir sino también de competir en esta simbiosis que nada se regala, sino que se intercambia.

Guinea Ecuatorial en el concierto InternacionalEditar

Estimados compatriotas:

En este recorrido de 39 años, Guinea Ecuatorial ha ido forjando su situación como un sujeto de derecho internacional. Hemos partido del apego a la antigua potencia administradora. También hemos abrazado al mundo bipolar de la guerra fría. Actualmente nos encontramos abocados a un mundo unipolar en el que predominaba los conceptos de la democracia liberal, de la economía descentralizada y del poderío del sector privado.

Si la globalización implica relaciones entre países de distintos niveles de desarrollo, de diferentes culturas, de las diferentes aspiraciones hegemónicas y de distintas formas de ejercer la democracia, creemos que la Republica de Guinea Ecuatorial constituye uno de estos ejemplos de integración globalizada.

En efecto, estamos desarrollando relaciones con todos los países del mundo, sin discriminar sus tendencias políticas. Esta es la única prueba para demostrar al mundo que Guinea Ecuatorial es un país neutral, abierto a todos y depuesto para cooperar con todos, siempre y cuando se respete su identidad como Estado independiente, libre y soberano.

En consecuencia, manifestamos nuestro apego a los principios del Derecho Internacional de la autodeterminación de los Pueblos, del respeto a la independencia y soberanía de cada estado, de la no-interferencia en los asuntos internos de cada Estado, del mantenimiento de relaciones de amistad y cooperación de beneficios recíprocos entre los Estados.

En aplicación de estos principios, Guinea Ecuatorial no discrimina a ningún país en sus relaciones internacionales y nuestro mayor deseo es que así nos entiendan nuestros socios internacionales.

La identidad hispánica de Guinea EcuatorialEditar

Sin embargo, a pesar de todo ello, y sin que signifique de modo alguno una discriminación, respetando la Historia de nuestro Pueblo, Guinea Ecuatorial mantiene en alto su identidad como país de la estirpe hispánica.

Guinea Ecuatorial nunca solicitó la intervención de España en Guinea Ecuatorial. Tampoco supongo que ningún país colonizado lo solicitó de su antigua metrópoli. Estamos frente a una realidad histórica que solo debemos aprovechar para obtener las mejores ventajas.

En este sentido, y pese a las influencias interpuestas por la propia Historia de la Humanidad, Guinea Ecuatorial no se considera huérfana en hele concierto internacional. Pertenecemos a un vasto mundo de la hispanidad que representa casi una cuata parte de los habitantes del planeta.

Si por razones lingüísticas Guinea Ecuatorial puede considerarse huérfana en el Continente Africano, creemos que la lengua, como vehículo de comunicación y de intercambios entre los Pueblo, no sitúa en la situación ventajosa como embajador de la hispanidad en el Continente Africano.

En el contexto de la necesidad de integración, Guinea Ecuatorial se siente orgullosa de pertenecer al mundo de la francofonía, con la aportación de vincular la hispanidad con el mundo de la francofonía.

Dentro de este orden de ideas, Guinea Ecuatorial puede considerarse, y siempre lo hemos manifestado, como el puente de los países ibero-americanos en África, al ser nuestro país el vértice del triangulo cultural afro-ibero-americano.

La convivencia pacífica con los extranjerosEditar

Estimado compatriotas.

En este contexto de la integración y considerando la masiva inmigración a nuestro país de ciudadanos procedentes de todos los países del mundo, Guinea Ecuatorial abre sus puertas a todos los extranjeros de buena voluntad, a los que pedimos la colaboración para que coadyuven ala ambiente de paz y estabilidad que les ha traído a nuestro País.

Estamos dando ejemplo de lo que debe ser el libre transito de personas y bienes que la Comunidad Económica y Monetaria de los Estados de África Central desea implantar en nuestra Sub-Región. Pero esta libertad no implica la impunidad de los delincuentes y traficantes de menores, drogas y estupefacientes. La paz es muy sensible y frágil, y puede quebrantarse con cualquier actitud indigente de quienes no tienen la responsabilidad de mantenerla.

Por tanto, la comunidad extranjera en la Republica de Guinea Ecuatorial debe unirse a nuestro Pueblo y contribuir en el sostenimiento del Estado independiente de Guinea Ecuatorial

Ecuatoguineanos todos:

El proceso del desarrollo de Guinea Ecuatorial es irreversible. Unámonos las manos todos, para forjar la aceleración de este proceso.

¡Que Dios bendiga a la República de Guinea Ecuatorial!

Muchas Gracias.