Abrir menú principal

Discurso de Jaime Roldós Aguilera en el Estadio Olímpico Atahualpa (24 de mayo de 1981)

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Discurso de Jaime Roldós Aguilera en el Estadio Olímpico Atahualpa

Quito, 24 de mayo de 1981.

Hemos avanzado 21 meses, bajo un gobierno constitucional, cuando significa en países como el nuestro en los que ganar la estabilidad democrática, implica conquistarla día a día...

Las democracias no deben ni pueden ser débiles, por lo mismo, este gobierno, con la fuerza del derecho y de su origen popular, no confunde libertad con anarquía, critica con irrespeto, tolerancia con la bulla.

No hemos abdicado ni abdicaremos de las tesis de los derechos humanos, puesto que no es tesis coyuntural ni acomodaticia pero somos claros al expresar que los derechos humanos no pueden ser invocados como arbitrio negativo de las democracias o caballo de Troya de los extremismos.

Los principios valen por sí y no por su condicionamiento a determinadas doctrinas políticas. Por ello no permitiremos, a fuer de ser y seguir siendo democratices que el terrorismo o la anarquía ingresen al país. Seremos, como lo hemos sido, inflexibles y con la ley en la mano.

Tolerancia democrática no es impasibilidad ante los enemigos del orden legítimamente constituido. Seguiremos defendiendo, como hemos defendido la no intervención y la libre determinación de los pueblos y saludamos con beneplácito los avances democráticos que hacen los pueblos del mundo.

Procuramos una América Latina más unida, más fuerte y más solidaria, que partiendo de todo aquello que nos une pueda ir superando lo que nos divide. En momentos críticos de nuestra historia reciente, hemos tenido una respuesta que no olvidaremos y por eso vale recordar en este momento la decisión de la Organización de los Estados Americanos y la gestión efectuada por Argentina, Brasil, Chile y Estados Unidos de Norteamérica en los conflictos de enero de este año.

Para los ecuatorianos, nuestra primera prioridad es y debe ser Ecuador. Y esto lo hemos cumplido sin mediatizar los principios. Somos Integracionistas y permaneceremos en el grupo andino. Las crisis económica y política del pacto deben superarse por la voluntad política y la expresión sincera de probar que se quiere la integración cumpliendo lo pactado, de otra suerte no seria el grupo andino, sino una triste mascarada y el Ecuador no se presta a eso. Hasta Junio estarán listos y en firme los planteamientos que haremos a los demás integrantes del grupo.

Hemos dado y seguiremos dando el mas firme aporte a la estabilidad democrática, pero a partir de ahora impulsaremos con mayor firmeza el proceso de cambio económico social que constituye el único afianzamiento serio de la democracia.

Hemos constituido comisiones especiales para que elaboren los proyectos de ley indispensables para la puesta en marcha de las 5 reformas estructurales y al congreso ordinario que se reunirá de Agosto a Octubre de este año le enviaremos dichos proyectos de ley que darán de habilidad plena a la reforma planteada en los campos tributario, agrario, administrativo, político y educacional, a los 2 años de gobierno, todas las reformas legales estarna planteadas.

El país necesita de obras, pero las obras necesitan de recursos y las medidas económicas por nosotros dictadas han procurado estabilizar la economía del país, introducir correctivos al proceso inflacionario, buscar una política de precios reales frente a un mundo convulsionado económicamente, donde imperan altas tasas de interés, la inflación y la recesión, la economía ecuatoriana ha sido manejada con prudencia. No ha llegado el descalabro como pregonaban las pitonisas del apocalipsis económico social.

Se han tomado medidas y algunas muy duras. porque otros gobiernos a los que añoran los serviles y los plutocratas no tuvieron el coraje de hacerlo. Nos entregaron un pais endeudado, pero claro, casi a 2 años de gobierno constitucional, se han olvidado de los 9 años de dictadura.

Hoy no estamos en la bonanza del petroleo, ni con los grandes precios del cacao y el café, por el contrario, vivimos una crisis internacional de estos productos, y sin embargo controlamos la economía nacional.

Hay que partir del pueblo y sus posibilidades para adoptar las medidas económicas y del pueblo y de sus necesidades para adoptar las medidas sociales.

Ecuatorianos, fuimos serios y honestos. Seguimos siendo serios y honestos en todos y cada uno de nuestros planteamientos. Que no sean las palabras sino las obras, las que den el mejor testimonio de nuestras intenciones, es hora del trabajo, el esfuerzo, la solidaridad, no de los paros, huelgas, amenazas, incomprensión o rumores.

Probemos el amor de la Patria cumpliendo cada quien con nuestro deber. Nuestra gran pasión es y debe ser el Ecuador. Nuestra gran pasión, oídme; es y debe ser el Ecuador. Este Ecuador que no lo queremos enredado en lo intrascendente, sino en lo valeroso, luchador, infatigable, forjando un destino de grandeza. El Ecuador heroico que triunfó en Pichincha, el Ecuador de los valerosos de hoy, heroicos luchadores de Paquisha, Machinaza y Mayaycu, inmolados en estas legendarias trincheras. El Ecuador heroico de la Cordillera del Cóndor.

El Ecuador eterno, unido en la defensa de su heredad territorial. El Ecuador democrático, capaz de dar lecciones históricas de humanismo, trabajo y libertad. Este Ecuador Amazónico, desde siempre y hasta siempre. ¡Viva la Patria!